Violet Evergarden Gaiden

Capítulo 6: La Compañía Postal Y La Auto Memories Doll

Parte 2

 

 

Salvatore Rinaudo miró fijamente a Claudia Hodgins. La persona a la que detestaba estaba en una alfombra de piel de oso importada de su elección personal, débil y con las muñecas atadas.

Estaban en una habitación rodeada de muebles negros. El hecho de que dicha habitación estuviera decorada con la personalidad de su dueño era evidente a simple vista. Había retratos de él mismo y estanterías con puertas dobles de cristal que no parecían abrirse a menudo. También había especímenes de mariposas y jarrones llenos de flores blancas y frescas. La música tranquila del violín sonaba desde un gramófono, pero no aliviaba en lo más mínimo la atmósfera inquieta. Con la mejilla golpeada e hinchada, Lux Sibyl estaba sentada en una silla, pero uno de los subordinados de Salvatore tenía un arma apuntando a su cabeza.

Publicidad M-AR

Lux estaba constantemente preocupada por el exterior. Desde el balcón, podía ver la oficina de Hodgins a la misma altura en la distancia lejana. El humo negro que salía de ella, la estructura de la sede de la Compañía Postal CH y de ese edificio eran muy similares.

Había una cosa más que señalar sobre el balcón. Era la artillería que parecía improbable que hubiera sido colocada allí como una antigüedad.

—¿Te digo la razón por la que te desprecio? —Estiró su brazo como para abrazar a Lux, acariciándola, la cual tenía su mejilla derecha hinchada, casi como si calmara a un gato doméstico.

Como la mejilla que había sido golpeada aún palpitaba, Lux se estremeció como si le doliera al ser tocada.

—Por encima de todo, eres tú mismo. Naciste en una familia de comerciantes acomodados, y pertenecías al ejército de Leidenschaftlich. Aunque fuiste ascendido al rango de mayor, dejaste el ejército inmediatamente después de terminar la Gran Guerra y enseguida fundaste una oficina postal, triunfando espléndidamente en ella. Gente como esa existe, ¿eh? Del tipo que puede llevar a cabo cualquier cosa bien sin importar lo que hagan. En la mayoría de los casos, pisotean los esfuerzos de los demás con la suela de sus zapatos. Y con una cara indiferente, para colmo. Puede que tenga todo esto, pero soy una de las personas que se enfrenta a dificultades, así que detesto a los que son como tú.

Publicidad Y-M2

—Si mi superioridad es un pecado, entonces ve a quejarte con Dios.

—Mi segunda razón para odiarte es que te rebelas contra los principios y reglas que nuestros predecesores establecieron. ¿’La Compañía Postal CH entrega en cualquier lugar’? Me das asco.

Hodgins le lanzó a la mano de Salvatore una mirada fulgurante.

—Alta calidad a bajo precio para los clientes… Es lo básico del negocio, ¿no?

—¿No aplastarás a los que no pueden hacer lo mismo si conviertes esto en un estándar?

—Te tropiezas porque te sientas sobre tus manos de esa manera. ¿Sabes?, me acordé cuando era soldado que una oficina de correos como esta sería genial y simplemente lo estoy haciendo realidad. Cartas que pueden ser enviadas a cualquier tipo de campo de batalla. Carteros que pueden entregarlas. Auto-Memories Dolls que pueden venir a ti si lo deseas, incluso si vives en el corazón de un mar de árboles. ¿Qué tiene de malo hacer algo que me gusta con mi propio dinero?

—Todavía hay otras cosas malas… ¿Qué es ese edificio? ¿No es casi como decir que vas a reemplazar a la Compañía Postal Salvatore? El hecho de que sólo se levante en lo alto de la fachada es también irritante.

La mano de Salvatore se movió de su mejilla a su pelo plateado, lo que emitió un brillo intenso.

—No toques a mi secretaria… Sí, así es, te declaré la guerra. Te conozco desde antes de entrar en la industria. Estás por todo el país que protegí, haciendo cosas que no lo favorecen.

—¿Qué, por ejemplo?

Un mechón de pelo recogido por los dedos de Salvatore fluía entre ellos, produciendo un sonido suave.

—El hecho de que hayas estado vendiendo armas tras la fachada de la oficina de correos… Estuviste vendiendo armamento nacional en el extranjero, ¿no?

—Somos una compañía postal que tiene la amabilidad y la cortesía como nuestros puntos de venta, así que entregamos cualquier cosa que la gente solicite. Sin embargo, no recuerdo haber entregado nada al Norte.

—Esa no es la cuestión. Incluso si no les vendiste nada cuando  las batallas estaban en marcha, sólo hace falta pensar un poco para darse cuenta de que este tipo de cosas circulan, ¿verdad? Era tan insoportablemente raro… ¿Cómo es que el enemigo tenía armas hechas en Leidenschaftlich? ¿Cómo es que a mis camaradas les disparaba el enemigo con ellas y morían…? Finalmente pude investigar ese misterio después de la guerra.

A Lux le tiraron del pelo con fuerza y su cuello se dobló hacia atrás. Le quitaron la bufanda, la clavícula asomando por debajo de la blusa.

Salvatore tomó el arma de su subordinado y la apuntó a su pecho.

—Si sabes tanto, también sabes que parte de mis diligencias fueron al ejército, ¿no? No es algo que sólo yo deseaba. Algunas personas de su país, a las que ustedes dedicaron su vida, sólo querían aumentar un poco su sueldo de jubilación. ¿No es una historia común? ¿No puedes dejar el acto moralista? Me da asco.

—No soy un moralista… oye… ¿cuántas veces tengo que decirte que no toques…?

—Claudia, tampoco es que tengas un estilo de vida respetable, ¿verdad? Apostaste toda tu fortuna en apuestas bélicas y ganaste una gran suma, ¿no es así? Los fondos obtenidos de las apuestas son un semillero de organizaciones clandestinas y grupos del mercado negro. Con esos fondos, venden armas, drogas y mujeres y niños maltratados. Incluso si estás en el bando que acaba de ganar, desde el momento en que hiciste una apuesta, también hiciste tratos y te convertiste en el asaltante de alguien.

—Por eso dije… ¡No soy un moralista! Lo hice todo porque quise. Tú y yo somos negros de corazón. Pero ¿sabes? Mi secretaria de allí es una chica respetable. ¡¿No escuchaste cuando te dije que no tocaras a mi secretaria?! Si te pones ansioso a menos que toques algo, ¡golpéame o lo que sea!

Tal vez porque esas afirmaciones lo molestaron, Salvatore hizo lo que Hodgins propuso, dejando a Lux y pateando la cara de Hodgins con su espinilla. El pelo carmesí se balanceó, Hodgins se desplomó en el suelo.

A pesar de todo, sonrió.

—Gracias; ¿debería quitarme la ropa ya que estamos en ello? Te excitaría, ¿verdad?

Salvatore agarró el cuello de Hodgins con rabia.

—Qué asqueroso. Tu compañía es tu propia naturaleza humana. Soy una víctima. Quiero que me devuelvas los clientes, las rutas y todo lo que me has robado. Creo que ser un soldado te conviene más que ser un hombre

de negocios. Tumbarte en el suelo así es apropiado para ti. Por qué… Sólo voy a hacer que escribas tu nombre en un documento. Prométeme que no invadirás mis rutas… Es difícil hacer cosas contigo merodeando por ahí. Muchas cosas, ¿lo ves? —Lo soltó abruptamente, la cara de Hodgins se golpeó en el suelo.

—¡Presidente! —La voz de Lux, mezclada con las lágrimas, se filtró.

Hodgins inmediatamente levantó la cabeza y le sonrió a Lux. Llegó a guiñarle el ojo.

Salvatore le dijo con dureza a su subordinado que llamara al escribano oficial que sería testigo de su contrato. Seguramente tenía la intención de aplastar la oficina de correos de Hodgins dejando un documento legal de contenido no equitativo.

Publicidad M-M3

—Tibio, eres tibio —La lengua de Hodgins lamió la sangre que goteaba de la esquina de su boca—. Comparado con los campos de batalla, eres realmente aburrido… —Mientras tosía con brusquedad y sutileza, su voz llegó a Salvatore—. Mi compañía no es sólo mía —Hodgins miró por la ventana. Comprobó si algo se acercaba y lo esperó.

***

 

 

—La Compañía Postal Salvatore identificada adelante —susurró Violet.

Benedict conducía su motocicleta, Cattleya detrás de él. Agarrada a los hombros de Cattleya, Violet estaba parada en el borde del asiento del pasajero. Atravesando el paisaje de la ciudad a primera hora de la tarde, la motocicleta no sólo llevaba tres personas, sino también el armamento descubierto.

—Hey~, hay un enorme cañón de mal gusto en el balcón~.

Publicidad G-M1




—Muy bien, estaba pensando en atravesar a la fuerza la puerta principal, pero cambio de planes. V, desaparece ese balcón —dijo Benedict con una despreocupación con la que uno invitaría a otro a ir de compras.

—Entendido. Cattleya, por favor dame apoyo —Violet tomó en sus manos un objeto cilíndrico grueso y largo que había sido colocado en el portaequipajes de la motocicleta. Era un objeto que podría llamarse tanto un rifle como un lanzador de cohetes. Lo apoyó en su hombro sobre el vehículo en marcha y determinó su objetivo.

Una vez que Cattleya se aferró a sus piernas para asegurar su cuerpo, Violet disparó sin piedad. Los sonidos de la explosión resonaron por toda la ciudad de Leiden por segunda vez ese día.

Publicidad M-M4

—Impacto confirmado.

Violet Evergarden Gaiden Capítulo 6 Parte 2

 

—¡Aterra~dor! ¡Pero sorpren~dente! Yo también quiero disparar eso — Cattleya gritó de alegría al ver el balcón destruido.

—No te dejaré, pase lo que pase.

—No puedes, no importa lo que pase.

Benedict y Violet sacudieron sus cabezas en sincronía. Ambos comprendieron que sería peligroso dejar que una mujer tan ingenua se aferrara a un arma de fuego.

—¿Qué pasa con eso? Yo también quiero hacer algo grande y salvaje…¡¿No está bien?!

—Entonces, que Cattleya sea la primera en entrar. Por favor, quédate satisfecha con eso.

—¿Qué estás decidiendo? El primero en algo tengo que ser yo.

—Me sigues por detrás. Porque la que salvará a nuestra princesa cautiva, el presidente, voy a ser yo. ¡A~hn, espérame, Presidente! ¿¡Dónde estás!?

—Tú… Como si un tipo tan grande pudiera ser una princesa. ¿Qué clase de princesa es esa?

—Si fueras tan alto como el Presidente, no tendrías que usar esos zapatos con tacón.

—¡Estás equivocada! ¡No es por eso que los uso! ¡Es porque son geniales! Tú… ¡te haré llorar después! Voy a pasar por tu casa hoy, ¡así que prepárate para ello!

—Tú… tú-tú… ¡Idiota! ¡¿Qué estás diciendo delante de Violet?!

Escuchando en silencio la conversación entre ambos, Violet tomó lentamente del portaequipajes el asa del arma que sobresalía de la tela andrajosa.

—Entonces, aprovecharé esta oportunidad y me iré.

No tenían idea de la oportunidad que estaba tomando, pero Violet saltó ágilmente en el aire después de decir sólo eso. Al aterrizar en el suelo, la motocicleta también se detuvo justo frente a la oficina central en el momento oportuno al conseguir una ostentosa maniobra de derrape.

—Aquí voy, Mayor.

Lo que se veía en los ojos azules de Violet era la Compañía Postal Salvatore – un edificio que se veía exactamente como la Compañía Postal CH. Aunque era un día entre semana, un cartel de «cerrado» colgaba de la puerta y cinco carteros vestidos con abrigos negros se paraban en la entrada fumando cigarrillos.

La impresionante mujer, el hombre montado en una motocicleta y la belleza detrás de él aparecieron ante sus ojos. Las cenizas cayeron reemplazando su sorpresa ante el trío misterioso.

—¿Quiénes son ustedes?

Mientras los hombres se congelaban en el lugar, con su cara sin pintar y su pelo color de luna, Violet rápidamente arrancó la tela andrajosa que envolvía el arma en sus manos. Una hacha de guerra de un tamaño no apto para moverse en un camino de la ciudad se reveló.

—Encantada de conocerlos. Soy una Auto-Memories Doll de la compañía postal CH; mi nombre es Violet Evergarden.

El nombre del hacha de guerra que esgrimía esa mujer tan ominosamente bella como una bruja era Brujería. Tenía una hoja de plata, y la lluvia roja en la que se tiñó por el número de personas que había matado era una manifestación de su existencia maligna.

—Disculpas porque están en medio del trabajo, pero ¿podrían permitirnos subir? Dado que el presidente y la secretaria de nuestra empresa desaparecieron en su agencia, no sabemos su paradero.

Mientras se aferraba a ella, iluminada por la luz del sol de la tarde, su cuerpo daba una sensación de estar fuera de lugar.

—Si no escuchan nuestra petición, ejerceremos la fuerza bruta basándonos en los preceptos de nuestra compañía.

Pero mientras la esgrimía, su figura parecía apropiada. Más bien, era todo lo contrario.

Levantando tranquilamente la gigantesca hacha de guerra, Violet apuntó con la hoja a los hombres. En lugar de abrir la boca, los hombres sacaron pistolas de sus abrigos y pantalones y las apuntaron a Violet.

—¡Los chicos de la Compañía Postal del CH están aquí! ¡No los dejen pasar pase lo que pase!

—¡Violet! —El grito de Cattleya resonó en los caminos de la ciudad.

Sin embargo, la hermosa Auto-Memories Doll se movió al mismo tiempo que los oponentes se preparaban, dando un golpe anticipado en un abrir y cerrar de ojos.

Publicidad Y-M2

—Negociaciones rotas.

Un solo golpe de la hacha de guerra alejó a los carteros. Fue un ataque que no los cortó y simplemente golpeó sus signos vitales usando armas contundentes, pero causó que tres de los hombres se golpearan la cabeza contra la pared exterior de su compañía y se derrumbaran.

Los dos hombres restantes, que habían esquivado la aparición y desaparición del hacha, apuntaron frenéticamente a Violet y apretaron los gatillos. Sin ningún cambio en su expresión facial, Violet giró el hacha de guerra y repelió las balas con su hoja. Cambiando de mano, apuntó con la punta del mango a los oponentes. Produjo un zumbido.

—Por favor, perdonen mi grosería.

El adorno de brotes de flores que decoraba la punta del mango salió volando junto con una larga cadena. Les quitó las pistolas en sus manos a los dos hombres. No les dio a los hombres, que tenían las manos abajo debido al choque, ninguna abertura para corregir sus posturas. Esta vez, Violet golpeó fuertemente con su hacha de guerra contra la superficie de la pared del edificio y la ancló. Mientras extendía la cadena y giraba en el aire, dio una patada voladora a la cara de uno de ellos, hizo que su cara se convirtiera en su peldaño y dio una patada al hombre que estaba a su lado. No hubo vacilación ni misericordia en sus acciones.

—¡Pero se suponía que yo era la primera!

—¡Era yo!

Indignada, Cattleya tomó un saco atado al portaequipajes, que contenía sus armas. Tras una profunda indecisión entre la tonfa, el látigo y el resto de armamento, eligió los nudillos de hierro.

Antes de que nadie se diera cuenta, las manos de Benedict estaban agarrando dos pistolas. Desactivó el seguro con movimientos practicados.

—¡V! ¡No te pongas demasiado seria! ¡Si estás enojada, puedo enojarme por ti!

Como si la gente de la Compañía Postal Salvatore hubiera previsto que alguien vendría a atacarla, los carteros se asomaron a las ventanas de los pisos de arriba con los rifles en posición. Las balas de las pistolas de Benedict perforaron sus brazos mientras hablaba, creando una lluvia de salpicaduras de sangre.

Publicidad M-M2

—Si esta es la emoción llamada ira, quiero deshacerme de ella rápidamente. Cattleya —Violet señaló con su dedo el lanzacohetes que ya no tenía municiones a Cattleya, que ya se había puesto los nudillos de hierro.

Agarrando con agilidad su empuñadura con una mano, Cattleya lo arrojócon una mayor velocidad de rotación después de tirar de él una vez con mucho vigor.

—¡Uno, dos, Tre~ees!

Publicidad M-M1

Junto con su adorable grito, el lanzacohetes golpeó a los carteros que habían aparecido en el piso de arriba, rompiendo el cristal de la ventana. Su poder destructivo era el mismo que el de un casquillo de bala.

Quien lo lanzó saltó de un lado a otro como si estuviera encantada.

—¡Kyah~! Les di…

No era un hecho que una persona promedio, y mucho menos una mujer joven, pudiera manejar normalmente. Era la poseedora de unos brazos tremendamente fuertes.

—Como se esperaba de la Mujer Estúpida – o más bien como la Mujer Estúpidamente Fuerte.

—Cállate, hombre de los zapatos de plataforma.

—Ah, ¿te apuntas?

—¿Qué, tú también?

Publicidad M-AB

El sonido de la cadena en el hacha de guerra de Violet, «Brujería», ahogó la pequeña disputa del dúo. Uno de los hombres gritó y salió por la ventana, cayendo sobre un macizo de flores delante de la compañía.

—Benedict, Cattleya. Por lo que parece, el Presidente y Lux están indudablemente dentro de este edificio. El Presidente Hodgins me dijo que imitó a la agencia de Salvatore cuando la oficina de nuestra compañía estaba en construcción. Si ese es el caso, entonces la posición más alta es probablemente el piso más alto – el tercer piso. Cuento con ustedes para que sigan los procedimientos.

Los dos asintieron con la cabeza en respuesta a las palabras de Violet.

—Vamos a patearles el culo de una vez e ir a celebrarlo.

—Después de todo, estamos molestando a los vecinos.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios