Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 6

R1: El Viejo se va de Viaje

 

 

Intento refinar mi poder mágico.

Pero no es más que una miseria, dista mucho de lo que estoy imaginando.




En mi mente, por supuesto, me estoy imaginando a ese ser.

La araña que vi en el Gran Laberinto de Elroe.

En comparación con el dominio de la magia de esa maravillosa criatura, que rozaba el arte, mis habilidades son toscas e inadecuadas.

¿Es este el mago más fuerte del Imperio—incluso del mundo—al fin y al cabo?

No puedo aceptar eso.




Debo ser el más fuerte.

Mi magia debe ir más allá que la de cualquier otra persona.

De otro modo…

“Ronandt, eres el mago más fuerte y yo el espadachín más fuerte del mundo. Si estamos juntos, especialmente con el héroe en el grupo, no debemos temer nada. Desde luego no a los demonios. Tú y yo tenemos la fuerza para proteger al Imperio y al mundo.”

Era el rey de la espada anterior quien había dicho esas palabras.

Era mi viejo amigo y camarada.

Desde una edad temprana, juramos proteger el imperio juntos.

Y sin embargo, un día, él desapareció. Sin una palabra, incluso a mí.

La desaparición del hombre que se dice que es un dios en el arte de la esgrima arrojó una sombra de miedo no solo al Imperio, sino a toda la humanidad.

Es por eso por lo que debo…

***

 

 

“Maestro Ronaaaandt. Me duele el culo.”

“Cuida tus modales, niña. Eres una chica, técnicamente hablando ¿no? No debes hablar de ese modo.”

Mientras vamos montados en el ruidoso carruaje, la niña sentada a mi lado, Aurel, se queja descaradamente.

Aun así, supongo que es natural que se sienta dolorida después de estar sentada en este incómodo carruaje por tanto tiempo. Yo tengo la habilidad de Nulificación del Dolor, por lo que a mí no me importa, pero es poco probable que Aurel disfrute del beneficio de algo similar.

“¿Qué quieres decir con “técnicamente hablando”? ¡Seguro que es una cosa muy grosera que decirle a una damisela tan encantadora, si me preguntas, colega!”

“Tonterías. Hay poca diferencia entre hombre y mujer, especialmente a una edad tan temprana. Eso es lo que lo convierte en un mero tecnicismo. Si deseas ser tratada como una dama, tal vez deberías actuar en consecuencia.”

“¡Hmph!” Gruñó Aurel irritada.

Aurel es una niña que se supone que será mi asistente.

Ella tiene siete años, ¿o quizás ocho?




De todos modos, no importa. Ella no sigue siendo más que una niña.

Mientras hincha sus mejillas malhumoradamente, supongo que en realidad hay algo entrañable en ella, pero no es nada diferente a lo de cualquier niño.

Desde luego es no la convierte en una “damisela encantadora”.

Pero supongo que no soy quién para intimidar a una niña.




Le lancé Magia Curativa a Aurel para disipar su dolor.

“¡Ooh, gracias! ¡Maldición, esa ha sido buena, Maestro Ronandt! ¡No te llaman el mago más fuerte del mundo por nada!”

El estado de ánimo de Aurel mejora de inmediato. Otra prueba de que ella es realmente una niña.

“La adulación no te llevará a ninguna parte. Y no soy el usuario de magia más fuerte del todo el mundo de ninguna manera.”

“Ahí lo tienes, vuelves a ser todo modestia.”

No, esto va más allá de la modestia.

Ver la fuerza de ese gran ser me hizo darme cuenta de todo lo lejos que todavía tengo que llegar.
El monstruo araña conocido como la Pesadilla, a quien considero como el verdadero maestro de la magia, me puso completamente en mi lugar.

Cuando luchamos contra aquel gran ser con un escuadrón de caballeros respaldándonos, solo Buirimus y yo sobrevivimos.

No, ni siquiera podría llamarlo una pelea.

Aquello no fue más que una matanza unilateral.

Incluso yo, el llamado mago más fuerte del mundo, no tuve más opción que huir.

Mi error fue suponer vanamente que ningún monstruo podría ser rival para mí y prender fuego al nido de ese gran ser.

Si hubiera procedido con más precaución, tal vez el resultado hubiera sido diferente.

En cambio, mi necedad provocó un desastre.

Sin embargo, por alguna razón, toda la culpa de la pérdida del escuadrón entero recayó directamente sobre Buirimus, el otro líder.

Él fue degradado y básicamente exiliado a los duros alrededores de las Montañas Místicas, una región hogar de muchos monstruos poderosos.

Mi ridículamente menor castigo fue el arresto domiciliario y, sin embargo, a Buirimus fue prácticamente condenado a morir.

Parece que no importa qué errores cometa, el Imperio no me pondrá una mano encima.

Incluso si la única razón por la que sobreviví fue Buirimus.




En cualquier caso, como compañero superviviente, deseo que Buirimus siga viviendo también, pero todo lo que puedo hacer es tener fe en su habilidad para autoprotegerse.

“¡¿Guh?!”

El carruaje da un último salto violento, y Aurel deja escapar un grito cuando aterriza bruscamente sobre su trasero. Debemos haber llegado a nuestro destino.

“Es hora de desembarcar.”

“¿M-Maestro Ronandt? Mi culo me duele demasiado como para moverme.”

Aurel se aferra a su trasero y se queja, sin dejarme otra opción que volverle a lanzar otro hechizo de Magia Curativa.

Cuando desembarcamos del carruaje, nos encontramos con un olor tan rancio que mi nariz casi se desvanece.

Sin duda había algo de mal olor mientras estábamos a bordo del carruaje, pero ahora que estábamos de pie en lo que parecía ser la fuente del hedor, se volvió mucho más fuerte e inmundo.

“Puaj…” Aurel se pellizca la nariz, luciendo bastante tonta.

Pago al conductor del carruaje por habernos traído hasta aquí.

Éramos los únicos pasajeros.

Hay pocos que querrían venir aquí voluntariamente y por capricho, y apenas se puede encontrar ninguna diligencia, por lo que tuve que conseguir un carruaje.

Como agradecimiento por las molestias, pago un poco más de la tarifa necesaria, y el conductor sonríe feliz antes de regresar por la dirección de donde vinimos.

“Venga—vámonos.”

Aurel continúa ahí parada, congelada por el horror, así que empiezo a alejarme sin ella.

Puedo sentirla apresuradamente darse prisa para seguirme.

Es difícil culparla por dudar, no obstante.

A pesar de su actitud, Aurel ha sido una chica nacida y criada como aristócrata.

Aunque es la hija de una familia noble relativamente pobre, sin duda es inusual que una niña con una educación decente pase su tiempo en un lugar como este.

Después de todo, este es un pueblo que fue invadido y destruido por un ejército enemigo.

Este es un asentamiento que se encuentra en el centro del condado de Keren en Sariella.

No, supongo que debería decir antiguo.

Este pueblo cayó en una batalla reciente contra Ohts y ahora está bajo su control.

“¡Deteneos!”

Nos gritó un soldado desde fuera de los restos de una puerta.

Ignorando la orden, sigo acercándome y el soldado entra en pánico y prepara su lanza.

“¡Deteneos, he dicho!”

“Será mejor que eches un vistazo a quién le estás hablando antes de ir dando órdenes, muchacho. ¿Sabes quién soy?”

El soldado y sus camaradas se miran los unos a los otros, sin saber cómo lidiar con mi actitud arrogante.

“Vosotros sois soldados de Ohts, ¿sí? ¿Vuestros superiores no os informaron de mi venida? Soy el Sabio Ronandt, el hechicero de la corte del Imperio Renxandt. He venido hasta aquí a toda prisa para investigar la conexión de este pueblo con la Pesadilla.”

Todos los soldados se quedan paralizados cuando me presento.

Puede que no conocieran mi cara, pero sin duda debían saber mi nombre.

Incluso si por una pequeña posibilidad no lo hicieran, ellos seguirían sin poder arriesgarse a faltarle el respeto a nadie asociado con la corte del Imperio Renxandt.

Oficialmente, el país de Ohts tiene una alianza con el Imperio Renxandt; en realidad, sin embargo, básicamente Ohts sirve al Imperio como vasallo.

Estos soldados no se atreverían a ser groseros con el hechicero de la corte real del Imperio que gobierna su país.

“No os quedéis ahí parados. ¡Id a llamar a vuestro comandante y dadme paso de una vez!”

Uno de los soldados se apresura hacia el edificio de la puerta, probablemente para obtener la confirmación de su superior.

Me quedo parado con los brazos cruzados, esperando imperiosamente.

Mientras tanto, puedo sentir la mirada de alguien clavada en mí.

Es Aurel, quien todavía está detrás de mí.

No necesito darme la vuelta para saber que me está mirando con la boca abierta.

Verás, a pesar de mi radical arrogancia aquí y la inmadura declaración de mi nombre, ¡Ohts realmente no había sido informado de que venía aquí!

¡Ahora mismo estoy bajo arresto domiciliario, después de todo!

Mi presencia es un secreto no solo para Ohts sino incluso para el propio Imperio.

Por lo tanto, si incluso su oficial superior no estaba esperándome, no imaginemos los propios soldados.

Sin embargo, un comportamiento con seguridad puede ayudarte mucho.

Mientras sigo esperando, el soldado reaparece con dos personas a su espalda.

El ver a uno de ellos me hizo estremecer mentalmente.

“Qué amable por su parte visitarnos hoy, Maestro Ronandt.”

Detrás de la amable sonrisa y las palabras del hombre, puedo prácticamente escucharle exigir, ¿Qué estás haciendo aquí?

“En efecto. Parece que tienes buena salud, Tiva.”

Sonrío también y le doy un apretón de manos al hombre, pero por dentro estoy empezando a entrar en pánico. No esperaba que este hombre estuviera aquí.

Tiva es uno de los caballeros del Imperio que tiene un rango en la corte.

Un hombre serio, en la flor de la vida, el rey de la espada actual confía altamente en él.

Lo más probable, es que esté aquí como el comandante supremo de las fuerzas de coalición desplegadas contra Sariella, un grave error de cálculo por mi parte.

Desde luego era una posibilidad que el comandante fuera alguien que conozco, pero de ahí a que fuera la persona más problemática posible es obra de una terrible mala suerte.

“Debo disculparme. Parece que hubo un problema de comunicación; Ohts no nos informó de que vendría, Maestro Ronandt. Perdona mi premura, pero ¿podrías redactar los documentos que permitan al Maestro Ronandt quedarse aquí?”

Además de ser excesivamente diligente, se adapta rápidamente a situaciones inesperadas como esta, lo que lo hace aún más peligroso.

Con unas pocas palabras suaves, él envió al oficial de Ohts que vino con él a hacer los papeles para mí.

“Ahora, si me disculpas, le daré al Maestro Ronandt una visita. Vamos, Maestro Ronandt.”

Guiado por Tiva, entro en la ciudad.

“Bueno, entonces, Maestro Ronandt, ¿por qué ha venido aquí?”

Mientras caminamos, Tiva me mira con frialdad, su amable sonrisa se desvaneció como si nunca hubiera estado allí.

“Hmph. He venido a buscar información sobre la Pesadilla, que según los informes apareció aquí.”

“Ah sí. Una criatura sobre la que desea vengarse, correcto, ¿Maestro Ronandt? Dios mío—supongo que eso debe ser un secreto.”

Oficialmente, Buirimus y sus hombres son las únicas fuerzas que lucharon con ese maestro de la magia en el Gran Laberinto de Elroe.




Según el Imperio, yo nunca estuve allí.

Es mejor que nadie descubra que el mago más fuerte del Imperio fue derrotado, al fin y al cabo.

“Sin embargo, mientras que la postura oficial puede que sea que usted no está conectado con ese incidente, no obstante está bajo arresto domiciliario en este momento. Preferiría que se abstuviera de este tipo de actividades independientes.”

La manera en que Tiva parecía ser aceptado por los demás mientras los engañaba con argumentos técnicamente correctos nunca me había sentado bien. Es por eso por lo que no me llevo bien con él.

Desearía que Aurel dejara de mirarle con los ojos llenos de admiración mientras me regaña.

“Como tal, agradecería que me confiara la supervisión de esta ciudad. Me pondré en contacto con el Imperio, así que espere aquí en silencio hasta que alguien venga a por usted.”

“¡No pienso hacer tal cosa!”

Tiva lanza un suspiro, sin hacer ningún esfuerzo por ocultar su irritación a mi respuesta.

“Maestro Ronandt, la Pesadilla fue asesinada por un ataque de magia masivo en aquel campo de batalla. No dejó un solo rastro o un cadáver, lo que significa que no tiene sentido buscarla.”

“No seas tonto. Tal cosa nunca podría haber matado a un ser tan grandioso como ese. Cualquiera que haya sido testigo de esa gran batalla sin duda llegará a esa conclusión.”

Tiva se queda en silencio.

En la batalla entre Ohts y Sariella, esa criatura maravillosa apareció y desató su furia.

Como comandante del Ejército Imperial en esta zona, Tiva seguramente habría estado presente.

Si vio el poder de ese grandioso ser con sus propios ojos, entonces debía haberse dado cuenta también de que ningún mero poder humano podría ni acercársele a hacerle daño.

No, ese ser sin duda alguna sigue vivo en alguna parte.

Pero no sé dónde fue. Esa es exactamente la razón por la que he venido a esta ciudad en busca de pistas.

“Maestro Ronandt, incluso si la Pesadilla todavía siguiera viva, ¿qué espera lograr al buscarla?”

“¿No es obvio? ¡Quiero volverme su aprendiz!”

Sí, ese es mi objetivo.

Una vez creí que era el más fuerte en todos los temas de lo oculto.

Pero ante el poder de ese maestro de la magia, mis habilidades no eran más que un juego de niños.

Si deseo aspirar a tal poder, la forma más rápida sería aprender directamente de ese maestro.

Tiva se queda congelado un momento tras escuchar mi respuesta.

“¿Es tonto de remate?” pregunta al fin. “Ah, disculpe. Debo pedir su perdón. No debería haberlo expresado como una pregunta: Usted es tonto de remate.”

¡Qué grosero!

“¿Va a pedir a un monstruo que le haga aprendiz? Y un monstruo que casi le mata, nada menos. Llevo preguntándomelo por algún tiempo—¿está usted en sus cabales?”

¡En serio, qué grosero!

Entonces es cuando un soldado vino corriendo.

Él informa algo a Tiva, quien se vuelve hacia nosotros.

“Mis disculpas. Ha surgido algo urgente. Si para por el puesto del Imperio más tarde, con gusto le prepararemos una habitación. En cualquier caso, Maestro Ronandt, por favor no salga del pueblo. Mientras permanezca dentro de las fronteras, puede investigar a la Pesadilla o cualquier cosa que desee. Ahora si me disculpa.”

Con eso, Tiva se aleja rápidamente con el soldado.

Dado que su ocupación en este pueblo es reciente, sin duda habrá algunos problemas que resolver.

Aun así, es sorprendente pensar que los soldados de Ohts rompieran los acuerdos tácitos de la guerra y volvieran sus armas a los habitantes inocentes de este pueblo.

En cada calle, hay señales de casas que han sido quemadas hasta los cimientos, mientras que el hedor a humo y muerte se cierne sobre lo poco que queda. Es todo demasiado obvio de que lo que sucedió aquí fue extremadamente cruel.

Aparté mis ojos de esas horribles escenas y comencé a caminar a través del pueblo otra vez, buscando cualquier pista que pudiera apuntar a ese grandioso ser.

Preferiblemente, me gustaría encontrar algo que pudiera indicarme su próximo destino.

Usando técnicas como Percepción de Poder Mágico mientras recorro la cuidad, al final descubro un lugar particularmente misterioso.

Cuando me acerco al área en cuestión, noto una mansión notablemente grande.

Sin embargo, parece demasiado al vacía. En contraste con su apariencia impresionante, los rastros de poder mágico o presencia aquí son excepcionalmente escasos.

Algo en esto se siente muy fuera de lugar.

Frente a esta inusual mansión se encuentra un soldado vestido con un uniforme diferente al de los soldados de Ohts que vi antes.

“Alto ahí. Tengo órdenes estrictas de no permitir que nadie pase de este punto.” El soldado levanta una mano con firmeza.

“¿Hay alguna manera de que pudieras hacer una excepción?”

“Lo siento.”

“¿Estás al corriente de que soy el hechicero de la corte del Imperio?”

“Lo siento.”

¡Hrmph!

Es lo que me temía. Ni siquiera mi posición social hará ceder a este soldado.

Él no es de Ohts.

Su uniforme blanco con sus diseños bastante elegantes indica que es un soldado de la Palabra de Dios.

La Palabra de Dios es una organización religiosa enorme basada en el Reino Sagrado de Alleius.

La influencia del Imperio no me ayudará aquí.

“Esta parece ser la casa del antiguo señor del condado, ¿no? ¿Qué pasó dentro?”

“No tengo la autoridad para decirlo.”




¡Hrmph de verdad!

Incluso si no puedo entrar, esperaba al menos reunir algo de información, pero el guardia es demasiado cortante.

Esto no es un buen augurio.

Sin embargo, el hecho de que un soldado de la Palabra de Dios haya sido estacionado aquí es una clara señal de que hay algo importante en este lugar.

Aunque no tengo ni idea de cuál podría ser el significado de eso.

“¿Hay algún problema ahí fuera?”

Justo cuando empiezo a entretenerme con la peligrosa idea de noquear al soldado y entrar en la mansión, una voz amable y anciana suena desde dentro.

Efectivamente, un anciano aparentemente bondadoso emerge de la entrada del edificio.

Tiene una sonrisa cálida, del tipo que tranquilizaría a la mayoría de las personas.

Sin embargo. En el momento en que lo veo, siento algo indescriptible.

“¡No, señor! Sólo le estaba explicando a este caballero que no se le permite entrar, señor.”

“Ya veo.” El viejo se vuelve hacia mí. “¿Y quién es usted?”

“Me llamo Ronandt.”

“¿Oh? ¿Es posible que sea el famoso Maestro Ronandt? Es un honor conocerle.”

“De ningún modo. En todo caso, estoy bastante sorprendido de encontrarme con la Palabra de Dios y nada menos que con el pont—“

Antes de que pueda terminar, el hombre se lleva un dedo a los labios. “¡Shhh! No soy más que un humilde anciano. Si bien uno con una conexión menos a la Palabra de Dios. ¿Sí?”

“Muy bien. Si eso es lo que dice, entonces eso será.”

No veo la necesidad de hurgar más en el avispero.

“Bueno, eres libre de mirar dentro de la mansión si lo deseas.”

“¿Está seguro?”

“Pero por supuesto. Después de todo, no encontrará nada aquí.”

El anciano se aleja con sus soldados a la espalda.

Los veo partir en silencio.

Ya fue sorprendente encontrarme con los soldados de la Palabra de Dios, pero esto es todavía más impactante.

Sin usar Apreciación, no puedo saber con certeza las estadísticas de ese hombre.

Sin embargo, mis instintos me dicen que no tendrían nada en especial.

Si se tratara de una lucha entre el grupo de ese hombre y yo, yo ganaría con seguridad.

Pero había algo en ese anciano que me puso nervioso.

Algo que va más allá de simples estadísticas.

“¿Quién era ese viejo?”

“Es mejor que no lo sepas.”

Nada bueno puede venir de asociarse con una figura tan misteriosa quien claramente domina el más alto nivel de autoridad dentro de la religión de la Palabra de Dios.

¿Qué estará haciendo alguien tan influyente como él en un lugar como este?

Por supuesto, lo que quiera que sucediera en esta mansión fue algo fuera de lo común.

Espero un buen rato hasta que el anciano se vaya antes de entrar en la mansión, pero tal y como él afirmó, no encuentro nada.

Sin embargo. Sí que noto rastros débiles de una batalla, así como partes de la pared y del suelo que han sido excavadas para ocultarlas.

Eso, y el inusualmente débil flujo de la energía mágica en este lugar, dejan claro que algo ha ocurrido aquí.

Pero al final, no soy capaz de averiguar el qué.

***

 

 

“Hrmmm.”

Hice todo este camino hasta un lugar donde ni siquiera me puedo teletransportar desde el Imperio, pero aún no he encontrado ni una simple pista de información sobre el paradero de ese grandioso ser.

Este puede ser el final del camino.

El único fruto de mis esfuerzos ha sido un encuentro casual con el pontífice de la Palabra de Dios en el primer día de mi búsqueda.

Y dado que Tiva estaba monitoreando mis acciones durante todo el día, ni siquiera puedo moverme libremente.

Puede que no tenga sentido que me quede más tiempo en este pueblo.

¿Tal vez deba volver al punto de partida y regresar al lugar donde me encontré por primera vez con ese ser?

Si es así, ahora sería la oportunidad perfecta, ¡mientras Tiva no está mirando!




“Aurel. Voy a visitar un lugar bastante peligroso ahora. Quédate tú aquí y continúa recopilando información.”

“¡¿Eh?! ¡¿Me vas a dejar sola en este viejo y apestoso lugar?! ¡además, el Señor Tiva te dijo que no abandonaras el pueblo!”

Ignorando las quejas de Aurel, activo teletransporte.

Mi destino es el laberinto más grande del mundo: el Gran Laberinto de Elroe.

Allí, pronto aprendería que estaba medio en lo cierto y medio equivocado.

 




 

 

Kumo Desu ga Nani ka Volumen 6 R1 Novela Ligera

AUREL STADT: La hija menor de una familia noble relativamente pobre que reside en una de las partes rurales del Imperio Renxandt. Fue enviada lejos de su casa con el pretexto de aprender las tareas del hogar para poder casarse con una familia más rica, pero inicialmente tuvo dificultades para encontrar empleo debido a sus malos modales. Fue entonces cuando Ronandt se topó con ella. A pesar de ser grosera, ella es en realidad es una joven bastante inteligente y talentosa. El problema es que no tiene intención de mejorar su comportamiento. Una niña imprudente que incluso tiene el descaro de ser brusca con su jefe. Ella y el excéntrico Ronandt hacen una combinación un tanto extraña, pero parecen llevarse bien, por eso a menudo ella soporta los extraños caprichos de Ronandt.

4.8 18 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
14 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios