Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 5

Interludio 7: El Choque de los Ancianos

 

 

Recuerdo cuando Blanca y yo hicimos equipo por primera vez.

No iba a quedarse muerta daba igual las veces que la matara, así que la única solución que se me ocurrió fue proponerle un alto al fuego e intentar ganarla en mi bando.




No morir por la habilidad Inmortalidad es una cosa.

Pero Blanca regresó incluso cuando la golpeé con Magia Abisal, con la cual incluso la habilidad Magia Abisal no debería haber podido salvarla.

Eso fue el colmo.

En ese punto, la parte de Blanca que estaba en mí, la Mente Paralela una vez llamada “cerebro del cuerpo” ya se había fusionado conmigo completamente, lo que me condujo a mi ser actual.

Una vez que estuve segura de que no me ocurrirían más cambios, al menos no en contra de mi voluntad, no tenía ninguna razón para continuar tratando a Blanca como a un enemigo.

Supongo que todavía estaba un poco amargada porque ella había asesinado a la reina, su ejército, mis marionetas y todo eso, pero no había nada que ganar luchando contra ella.

Además, por la razón que sea, tenía la intuición de que tarde o temprano sería yo la que caería.

Así que me rendí con lo de tratar de derrotar a Blanca y cambié el rumbo para intentar reclutarla.

Perdí a la reina, pero gané a la potencia que la derrotó.

Además de convertir a un enemigo poderoso en un aliado, esto significaba que podía vigilarla de cerca en todo momento.

Fue un poco arriesgado, ya que ella no era menos peligrosa entonces, pero no tenía otra opción.

Al ritmo al que iban las cosas, Blanca definitivamente me habría acabado matando algún día.

Gané esa apuesta y obtuve un aliado valiosísimo en el proceso.

Sí, un aliado muy importante y de un valor incalculable de hecho.

Han pasado más de diez años desde entonces.

Las dos trabajamos duro juntas para llegar donde estamos ahora.

“Ha sido toda una aventura.”

Esto es algo que había estado deseando desde hace mucho, mucho tiempo.

Y hoy, finalmente se materializará.

Cuando pienso en cuánto tiempo ha pasado, los diez años que he pasado con Blanca parecen haber pasado en un abrir y cerrar de ojos.

Aunque fueron diez años muy agitados.

A medida que las emociones me superan brevemente, miro hacia arriba para ver una amenaza mecánica que no debería existir en este mundo interponiéndose en mi camino.

Las únicas criaturas que utilizarían tal dispositivo son los elfos.

Más específicamente, sólo aquel llamado Potimas, supongo.

“Recuerdas lo que te dije, ¿verdad?”

“¿Quién podría decirlo? Apenas tengo tiempo de memorizar cada palabra que dice una niña pequeña.”

La voz de Potimas resuena a través del altavoz de la primera del ejército de máquinas.




Me encaro al ejército con una sonrisa burlona.

“¿Crees que estos pequeños juguetes pueden pararme? ¿No deberías haber enviado al héroe tras de mí en su lugar?”

No es que importe, ya que Blanca debería estar en camino hacia ese héroe en este mismo momento.

“Un héroe es simplemente el juguete de los administradores. No tengo necesidad de tales minucias.”

“Veremos si sigues sintiéndote así dentro de unos minutos.”

Un enjambre de monstruos araña se reúne detrás de mí, lo suficiente como para resistir las fuerzas mecánicas de Potimas.

Todos los teratects que viven en el Gran Bosque de Garam se han reunido aquí, con la reina teratect gigante liderando el camino.

El ejército imperial e incluso el ejército de demonios están aquí sólo para igualar los números.

Mis verdaderas fuerzas son este enjambre de arañas, incluida la reina teratect.

Sin mencionar algunos socios de confianza, especialmente Blanca.

Con toda esta preparación, debo asegurarme de que tengamos éxito, ¿sabes?

“Potimas. Lo diré otra vez. Hoy, voy a matar a tu yo verdadero.”

“Eso ya lo veremos.”

El ejército de máquinas invoca su barrera.

Una que cancela el mismísimo sistema que gobierna este mundo.

Pero una tontería como esa no me impedirá dar un paso adelante.

 




 

 

Kumo Desu ga Nani ka Volumen 5 Interludio 7 Novela Ligera

POTIMAS HARRIFENAS: El jefe de los elfos, tiene la autoridad total sobre su raza. Es el padre de Filimøs, también conocida como Srta. Oka, una reencarnación. De acuerdo con sus deseos, él se propone reunir a las otras reencarnaciones y protegerlas. Sin embargo, esto no se debe a la bondad de su corazón, sino que va de acuerdo con sus propios motivos. Él piensa en todos los otros elfos como nada más que peones. Potimas no es simplemente su líder; en su opinión, no es exagerado decir que toda la raza de los elfos existe únicamente para que él la use como desee. Lo que intenta hacer con ellos no lo sabe nadie más que él mismo.

4.9 40 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
16 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios