Great Demon King

Libro 4: La Ciudad del Valen

Capítulo 133: Yo También Quiero Matarlo

 

 

– Entiendo que se trata de un alumno sobresaliente dentro de la Escuela Necromántica, pero teniendo en cuenta su trasfondo ordinario, ¿realmente se merece tanta atención por su parte? – Preguntó asombrado el espía.

– ¡Ja ja ja! ¡Te aseguro que no hay nada ordinario en ese joven mago! Hay tantos secretos rodeándolo que ni siquiera puedo hacerme una idea concreta sobre su verdadera identidad. Es una persona demasiado interesante. – Lawrence respondió con una sonrisa.

- Gracias ( ◠‿◠) -

– Muchas cosas extrañas han estado ocurriendo últimamente. – Dijo el espía con un tono algo cansado: – Es casi seguro que el objetivo de Clark originalmente eras tú. Todos nuestros contactos nos advirtieron que la familia Ascher estaba confabulada con ese Archimago Duke del Imperio Kasi para averiguar todo lo que pudieran de tus orígenes y después eliminarte, pero a mitad de camino sus preparativos fueron abortados de forma repentina, luego Duke abandonó nuestro país con su escolta sin motivo alguno. Todo este asunto ha sido demasiado peculiar. –

Lawrence asintió con la cabeza, pero luego permaneció en silencio durante unos momentos antes de que finalmente dijera: – Muy bien, puedes retirarte de momento. Por si solo Clark Ascher no se atreverá a intentar nada contra mí en la Escuela de Caballeros mientras no tenga un plan claro que le permita retirarse con seguridad y sobre todo limpio de cualquier sospecha. Pero es cierto que se ha convertido en una ficha demasiado importante para su familia, así que tengo que actuar primero y encontrar un modo de eliminarlo. –

El espía no dijo mucho más después de escuchar sus nuevas órdenes y salió por el techo dejando solo a Lawrence en la habitación. El joven patricio continuó bebiendo tranquilamente como si nada hubiese sucedido, mientras contemplaba el amanecer.

***

 

 




El espía se había marchado rápidamente hacia las montañas detrás de la Academia y Han Shuo no podía arriesgarse a seguirlo descaradamente ahora que el sol brillaba. Además, había descubierto demasiadas cosas misteriosas y era necesario meditar al respecto, así que regresó a la Escuela Necromántica.

Los estudiantes aún seguían durmiendo y faltaba mucho para las primeras lecciones, así que Han Shuo se pasó la mañana arreglando su habitación de modo que no despertase sospechas en los sirvientes que la limpiarían en cuanto él se fuera.

Al sonar la campana se dirigió a clases, pero aunque pretendía seguir las explicaciones del Maestro Gene, lo cierto es que todo lo que hacía era pensar en cuál sería la verdadera identidad de Lawrence y el motivo por el cual Clark querría matarlo.

Al medio día terminaron las primeras lecciones y los alumnos abandonaron alegremente las aulas para almorzar antes de las clases prácticas.

Cada una de las grandes disciplinas tenía su propio comedor independiente y la Facultad Oscura no era la excepción. Este podía albergar a unas quinientas personas y estaba dividido en dos niveles diferentes, siendo el inferior un bufet libre para todos aquellos que hubiesen pagado su matrícula, pero, aunque los alimentos eran buenos, no se trataba de ninguna exquisitez y naturalmente no tenía el mejor de los sabores.

Gracias (づ ̄ ³ ̄)づ

En cambio, el nivel superior poseía varios cocineros que preparaban platillos personalizados para cualquier estudiante que pudiese permitírselo económicamente, sobre todo los hijos de los Patricios más adinerados.

Great Demon King Libro 3 Capítulo 133 Novela Web

 

Naturalmente este tipo de comensales exigía mucho más de los cocineros. Existía un complejo repertorio de modales y buenas costumbres que los aristócratas observaban a la hora de comer, así que los platillos tenían que adecuarse a esto, ya fuesen los cubiertos específicos para ciertos platillos, el modo de servirlos o la atención que requerían; todos estos factores provocaron que el segundo nivel fuese considerado una zona exclusiva para la élite de la Facultad, aunque las normas de la Academia Babilonia no lo permitían.

Técnicamente hablando, todos los magos adquirían un estatus que los volvía parte de la aristocracia en mayor en menor medida. Por ese motivo la escuela se esforzaba por tratar a los alumnos de un modo generalmente equilibrado, pero aun así existían varias de estas “reglas no escritas” que nadie criticaba porque se trataba de una realidad que existía inevitablemente.

Siendo un esclavo Han Shuo nunca había podido subir a ese prestigioso lugar ni tan siquiera para recoger los platos sucios. Pero ahora era el vencedor de su Facultar en el Torneo Anual de la Academia y poseía vastas riquezas tanto en su Anillo Espacial como en su Tarjeta de Cristal; así que no detuvo sus pasos y subió por las escaleras.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

Al principio uno de los criados intentó cerrarle el paso, pero una sola mirada suya fue suficiente para obligarlo a retroceder asustado. Cuando finalmente ingresó fue recibido por el silencio de todos los comensales, pero Han Shuo no se inmutó en lo más mínimo e inmediatamente se sentó en una de las mesas mientras colocaba un bolso lleno de monedas de oro a su lado.

Los sirvientes no sabían cómo proceder. Por un lado, Han Shuo era reconocido como el ganador del torneo y uno de los mejores estudiantes de la Academia, que además fue felicitado por la misma Decana, ¡¿con qué autoridad podrían pedirle que se fuera?!; pero también era evidente que todos los estudiantes a su alrededor lo despreciaban porque, aunque gracias a su esfuerzo la Facultad de Magia Oscura había sido victoriosa, sus integrantes sentían que fueron sido ridiculizados por Han Shuo públicamente en frente a todos los alumnos y visitantes, así que muchos le lanzaban miradas asesinas. ¡Si los sirvientes no hacían nada, se ganarían la mala voluntad de la mayor parte de sus clientes!

En su desesperación, uno de los meseros intentó darle a Han Shuo algunas indirectas con la mirada para llamar su atención al hecho de que todos a su alrededor lo encontraban indeseable, pero si el pobre sirviente esperaba que la presión social sirviese de algo no podía estar más equivocado. En la mente de Han Shuo todos esos jóvenes magos apenas eran unos púberes sin ninguna experiencia de vida real y no representaban una amenaza, mucho menos eran dignos de su atención.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

Cuando la tensión parecía a punto de llegar hasta el límite dos nuevas personas subieron por las escaleras atrayendo la atención de todos los presentes.

– ¡Estas aquí! – Exclamó Lisa alegremente. La joven sonriente se acercó hacia su mesa despreocupadamente, pero no venía sola, sino que estaba acompañada por Lawrence, quien lo saludó con un gesto de la cabeza. Ambos se acercaron a su mesa.

Ah, finalmente.” Pensó Han Shuo.

Lisa fue la primera en sentarse con el aplomo que tanto la caracterizaba, luego lanzó una mirada tan altiva a su alrededor que tuvo suficiente intensidad para intimidar a todos los que la observaron a pesar de sus hermosas facciones. Luego dijo con un tono airado: – ¡¿Tienen algo que decir?! –

Si bien la joven bruja no pasaba de ser una estudiante destacada de la Escuela Necromántica, tan venida a menos en la actualidad, su mal genio si era legendario en toda la Facultad Oscura y sólo tuvo hablar malhumorada una vez para que todos los estudiantes desviaran la mirada rápidamente, fingieran que nada pasaba o simplemente mascullaran un par de maldiciones antes de volver a sus asuntos.

– No les prestes atención, solamente están celosos de tu triunfo. – Dijo Lisa mientras se volvía con una sonrisa encantadora, la cual contrastaba como el día con la noche en comparación a la expresión que tenía cuando se dirigió a los estudiantes.

Han Shuo sonrió de buena gana y respondió: – Déjalos ser. No podría importarme menos que me odien por algo tan tonto como un torneo competitivo, donde había reglas establecidas y árbitros. ¡Ni siquiera podía hacer daño real a mi oponente! Ahora bien, si alguien que me diera una excusa de legítima defensa para ser libre de emplear todos mis trucos y hacerles daño o incluso… ¡Bueno, hay tantas magias que he aprendido y aún no consigo probarlas en un cuerpo humano! Somos Necromantes después de todo, siempre necesitamos nuevos materiales de investigación.  –




Al principio su respuesta fue en voz baja, pero se fue elevando apenas lo suficiente para que todos pudieran oírlo. Su amenaza terminó calando en el corazón de todos los presentes y si alguno todavía albergaba el deseo de maquinar alguna venganza, lo abandonó de inmediato. Todos habían visto lo fácil que Han Shuo se había desecho de los mejores estudiantes de dos Facultades y también fue obvio que todo ese tiempo había estado conteniéndose, así que era perfectamente capaz de llevar a cabo su amenaza.

Por lo tanto, cuando Han Shuo emitió esas advertencias con una cara de enojo, aquellos que no habían bajado sus miradas hostiles después de que las acusaciones de Lisa agacharon lentamente la cabeza al final.

– Je je ¡Parece que eres bastante impopular! – Dijo Lawrence sonriendo junto a Lisa después de que el sirviente recibiera su pedido.

Tras el pequeño evento nadie volvió a molestar a Han Shuo, así que los sirvientes tomaron su orden y la comida llegó sin problemas. Los tres disfrutaron de un excelente almuerzo.

En ese preciso momento llegaron Amy y Athena de la Escuela Necromántica. Cuando Lisa las vio dudó unos momentos, pero luego se levantó diciendo: – Voy a sentarme con mis amigar, ustedes hombres pueden hablar de sus asuntos. –

Luego se fue caminando alegremente.

Los últimos platos fueron retirados y les trajeron una excelente botella de vino que decidieron compartir. Al principio no hablaron de nada en particular, pero cuando llegó el momento Lawrence cambió el tono de voz a uno un poco más serio después de darle un largo sorbo a su copa.

– ¿En serio piensas hacer lo que dijiste a los estudiantes o simplemente faroleabas? –

Han Shuo sonrió mientras se encogía de hombros: – Yo creo que en este mundo uno puede mentir sobre cualquier cosa, excepto cuando está amenazando. Una amenaza vacía es lo mismo que una declaración de rendición. Pero tampoco soy algún tipo de loco sanguinario y nunca mato sin motivo. Ni siquiera el miedo es suficiente para motivarme y creo que puedo tener poder sin usarlo. –

– Tienes razón, de hecho, empatizo profundamente con tu perspectiva. – Respondió Lawrence sonriendo con elegancia: – Pero no creo que estos estudiantes te asusten. ¿verdad? –

Han Shuo soltó una honesta carcajada y dijo: – No. A diferencia de los Caballeros, que se entrenan desde su nacimiento, los magos somos personas con un talento innato. Casi todos los que están aquí son simplemente niños con demasiado tiempo libre, por eso pueden darse el lujo de estar celosos en vez de dedicarse a mejorar. Ya les tocará despertar cuando tengan que luchar por sus vidas afuera en el mundo, mientras tanto es mejor darles una dosis de realidad y no ser muy amable con ellos, porque no sabrán apreciarlo y en su lugar creerán que les tienes miedo. –

Ambos se rieron y volvieron a beber durante otro rato. Luego Lawrence volvió a hablar con un tono de voz particularmente bajo, lo suficiente para que nadie a su alrededor pudiese oírlo.

– Y hablando de caballeros, ¿sabes que Clark Ascher está de nuevo visitando nuestra Academia? –

– … –

– Escuché que el segundo día se vistió muy elegante y fue a visitar la Escuela Necromántica para cortejar a la Maestra Fanny, pero no debió salir bien porque cuando regresó todos los vimos bastante alicaído y hasta furibundo, diría yo. –

Si claro” Pensó Han Shuo. “El maldito jamás volvió, sino que se quedó acosándome toda la tarde. Seguramente está inventando el resto para ocultar lo de su espía.”

Ambos permanecieron en silencio otro momento mientras disfrutaban el vino antes de que Lawrence continuara.

– ¿Sabes que Clark no es exactamente como se presenta ante el mundo? –

– ¿En serio? – Preguntó Han Shuo fingiendo ignorancia, aunque por dentro sentía ganas de sonreír y con sorna. Durante toda la comida no había dejado de examinar a Lawrence cuidadosamente con sus sentidos amplificados a fin de memorizar cuidadosamente hasta sus movimientos más sutiles. El lenguaje corporal podía decirle a uno mucho más que las palabras y ahora mismo los gestos del joven sentado frente a él le decían que intentaba maniobrar para guiarlo en una dirección concreta.

– Siempre aparenta ser un hombre controlado, digno, un perfecto caballero. Pero en realidad es mucho más… “pasional” de lo que parece. Algunos dirían que es impulsivo, llegando al punto de ser demasiado intrépido y algo rencoroso con sus enemigos. –

– ¡No me digas! –

– Ahora que recuerdo. ¿No parecía tener alguna querella contigo la última vez que se vieron? Espero que todo aquel el asunto se aclarase finalmente. –

– ¿Quizá has notado que el señor Clark Ascher guarda algún rencor contra mi persona? – Preguntó Han Shuo alzando una ceja.

– ¡Nunca me atrevería a afirmarlo! – Respondió Lawrence inmediatamente con una sonrisa, como si todo el asunto no fuese más que un simple comentario sin importancia.

– ¡Cuánto me alegro! ¡Nada me afligiría más que haberme ganado el odio de un noble aristócrata! –

– Por supuesto. – Dijo Lawrence de forma tranquila, como quien hace un simple aporte: – Claro que tampoco puedo negarlo categóricamente. ¡Tantas son las historias de pasiones y discordias que se forman sin que las víctimas de tal ira hayan hecho nada para merecerlas! Por ejemplo, el amor puede hacer que un hombre se comporte de un modo imprevisible e incluso irracional. –

– Ciertamente es posible. He escuchado historias de mujeres tan hermosas que sin desearlo terminaron desatando auténticas guerras entre las naciones, así como la trágica muerte de tantos héroes y varones esforzados. – Respondió Han Shuo y luego agregó: – ¿Quizá el noble Clark está poseído por un amor funesto similar? –

– Yo no diría eso, aunque tampoco lo descartaría por completo. ¿Quién es capaz de ver el interior de una persona para saber exactamente lo que siente? –

– Por supuesto. –

Ambos volvieron beber su vino, pero, aunque parecían unos simples amigos conversando ambos estaban analizando las reacciones del otro con mucho disimulo.

Finalmente, Lawrence reanudó la charla: – ¿Sabes qué pienso, Bryan? –

– Por favor dime. – Respondió Han Shuo mientras pensaba con ironía: “¿Qué es lo que ‘NO’ me quieres decir esta vez?

– Quizá convendría que tomases algunas precauciones. –

– ¿Acaso estoy en peligro? –

– No digo eso. Es solo que Clark es tan apasionado que podría llegar a verte como un rival en el amor si piensa que la Maestra Fanny no le corresponde porque está interesada en ti. –

– ¡Me sorprende escucharlo! ¿Acaso el noble caballero a dicho algo que dé a entender eso? –

– Nunca lo ha dado a entender. Yo solo menciono que la posibilidad existe. –

– No veo cómo. Si la Maestra Fanny ha rechazado su cortejo es porque simplemente no está interesada en él, no veo como esto pueda llegar a involucrarme. –

Finalmente, Lawrence lo miró a los ojos y dijo sonriendo: – Bryan, Bryan. ¿Acaso no somos amigos? ¿O es que te hecho alguna ofensa para que quieras mentirme? Los rumores sobre el supuesto encuentro nocturno de la Maestra Fanny contigo fueron la comidilla de toda la Facultad Oscura hace poco tiempo. Y si bien no creo los detalles más ridículos o escabrosos, la verdad es que cuando el río hace ruido es porque piedras trae. Tampoco creo que no pase nada entre tú y esa bella dama. –

Han Shuo también lo miró a los ojos sonriendo. Entonces dijo: – Si somos amigos, trátame como uno y deja de hablarme como un político. Nadie nos escucha ahora mismo, así que puedes decirme lo que quieras sin necesidad de darle tantas vueltas al asunto. –

Lawrence dudó cuando sintió un extraño cambio en la actitud de Han Shuo, pues de pronto le pareció que un gato astuto se había trasformado de repente en un tigre agazapado, pero sólo fue por unos instantes y rápidamente se recuperó para decir: – Clark ya te ve como un enemigo e intentará matarte, si no lo ha intentado ya. Sea porque lo hayas ofendido, porque sospeche que mataste a su hermano o por el despecho que siente por el amor de la Maestra Fanny; no importa al final, porque ahora no va a detenerse ante nada… Bryan, somos amigos ¿verdad? –

– Yo diría que sí. – Respondió Han Shuo tranquilamente mientras dejaba su copa en la mesa.

– Entonces créeme cuando te digo que Clark es peligroso y pronto hará un movimiento. – Dijo Lawrence mirándolo seriamente.

– Lo sé. – Respondió Han Shuo con tranquilidad: – Por eso no dormí en mi habitación esta noche después de encontrarme con él ayer y cuando volví esta mañana ¡oh, sorpresa! Encontré un agujero en mi colchón. Solo tuve que sumar dos y dos para deducir quién era el responsable. –

Al oírlo Lawrence sonrió honestamente: – Como pensaba, eres un verdadero sobreviviente. ¡Así que te preparaste de antemano! Supongo que me preocupé inútilmente. Pero ya que me tratas como un amigo, creo que puedo ayudarte a lidiar con el problema de Clark. –

Y así es como llegamos al tema principal.” Pensó Han Shuo mientras permitía que un atisbo de asombro se asomase en su mirada. Entonces bajo la vista hacia su copa, simulando que observaba el vino mientras decía en voz baja: – ¿Cuándo dices ‘lidiar’ significa que te unirás a mí para matarlo? –

Lawrence abrió los ojos mientras sentía que un escalofrío le recorría la espalda. Luego miró a su alrededor antes de decir: – ¿De qué hablas Bryan? ¿Cuándo he hablado de matar a alguien? –

Han Shuo lo miró borrando su sonrisa antes de contestar con seriedad, para que Lawrence le prestara su completa atención: – Tú me lo acabas de decir, mi estimado amigo. Seguro eres un misterio para la mayoría de la gente, pero no me es difícil percibir un ligero instinto asesino en tu mirada cada vez que mencionas el nombre de Clark, aunque reconozco que lo ocultas muy bien.

Ahora mismo estas sujetando la copa con más fuerza porque tu pulso se ha elevado y no quieres que nadie vea el temblor de tu mano, pero las pupilas de tus ojos se dilataron por unos momentos cuando te dije que sabía la identidad del intruso en mi habitación y también contuviste la respiración.

Ja ja, te digo esto no porque quiera molestarte, simplemente quiero que entiendas que no tiene ningún sentido intentar ocultarme algo a mí o guiar mis pensamientos en modo alguno.

Se perfectamente que debes tener un motivo personal para deshacerte de esa sabandija y no tienes que decírmelo si no quieres, después de todo somos amigos, en serio. Pero no me digas que no quieres matarlo también, porque insultas mi inteligencia y eso no sería bueno para nadie.  –

Han Shuo le dijo todo eso a un asombrado Lawrence usando el mismo tono neutral que empleaba para realizar una exposición en clase. Pero en su último comentario volvió a mostrar esa sonrisa que tan terrible y tan bondadosa podía ser, según su voluntad, y que esta vez no trasmitía nada aparte de la más pura cordialidad.

Esta vez Lawrence se había quedado completamente sin palabras y en su lugar se quedó mirando a Han Shuo como si lo conociera por primera vez. Permaneció de ese modo por un minuto entero antes de soltar un largo suspiro para decir: – Es de grandes hombres reconocer cuando otros lo superan en algo. Te saludo, señor Bryan y me inclino ante tu perspicacia. Tienes toda la razón ¡Yo también quiero matarlo, es preciso y debe suceder! –

– Para mí se ha convertido desde hace mucho en un verdadero problema que tiene que desaparecer y él mismo me ha dado un buen motivo al intentar atacarme anoche. – Susurró Han Shuo con tono práctico.

– ¿Nuestros intereses coinciden, entonces? – Preguntó Lawrence mirándolo con cuidado.

– Coinciden perfectamente, mi estimado amigo. Pero este no es el mejor lugar para continuar esta conversación y ahora mismo tengo muchas cosas que arreglar. Por favor reúnete conmigo mañana, si te conviene, entonces haremos planes. –

Después de decir esto último, Han Shuo ya no miró a Lawrence directamente y en su lugar se concentró en beber su vino mientras mencionaba detalles irrelevantes sobre el torneo, las clases de la academia o el clima. Lawrence procedió de un modo similar, comentando detalles técnicos de los combates de la Escuela de Caballeros o alguna que otra anécdota.

Ante los ojos de todo el mundo eran un simple par de amigos que compartían una botella de buen vino antes de comenzaran las clases de la tarde. Y cuando llegó el momento, Han Shuo se levantó de su asiento para despedirse cortésmente antes de abandonar el comedor.

Solo entonces Lawrence se permitió relajarse mientras se bebía de un solo trago toda la bebida que aún quedaba en su copa. Luego se secó con disimulo el sudor de la frente y miró la espalda de Han Shuo mientras murmuraba:

– ¡Que tipo más aterrador! –

***

 

 

Tras abandonar el comedor, Han Shuo no le dio mayor importancia a todo lo que acababa de suceder, pues siendo de naturaleza practica sabía que no tenía sentido intentar resolver todos sus problemas al mismo tiempo y en su lugar decidió concentrar sus esfuerzos en lo que podía hacer en ese mismo momento. Por ese motivo abandonó rápidamente la Academia Babilonia eludiendo hábilmente a cualquier maestro que pudiese preguntarle por qué se salteaba las lecciones de la tarde y contrató un carruaje que lo llevase al Gremio Mercante de Boozt, tras asegurarse de que nadie lo seguía.

Ese mismo día era el que había acordado para acompañar a Phoebe en su reunión y también necesitaba confirmar el estado de sus dos pedidos principales: Las raciones de alimento para mantener bajo control a los Troll del Bosque y los materiales para refinar al Zombi Élite de Tierra.

También tenía que ir pensando en lo que necesitaría para la invocación de los Demonios Oscuros, aquellos que estaban un nivel por encima de sus Demonios Originales, si bien para esto aún le faltaba desarrollar sus poderes hasta alcanzar el Reino de los Demonios Verdaderos.

Por suerte ya tengo asegurado el Emplazamiento de Tierra Extremo en el Cementerio de la Muerte y el de Madera en la guarida de los Troll del Bosque. Tengo que pedirle a Phoebe que se concentre en conseguir primero los materiales para comenzar a refinar esos dos Zombis, los demás tendrán que esperar hasta que encuentre los lugares apropiados.

Cuando finalmente llegó al Gremio fue recibido por Fabián, quién le informó que Phoebe aún no había llegado, pero había dejado instrucciones para que Han Shuo fuese atendido mientras esperaba, pues su reunión era en la noche.

Sabiendo que tenía tiempo libre hasta la hora señalada, Han Shuo pidió ver a su amigo el gordito Jack y lo condujeron hasta el despacho donde trabajaba. Ahí se reunieron efusivamente y comenzaron a conversar alegremente de muchas cosas.

Jack le dijo que, gracias a su amistad, la señorita Phoebe lo valoraba bastante y estaba recibiendo la mejor educación en materia de negocios, contabilidad y administración. Aparentemente pensaban prepararlo para ser un miembro importante que estuviese en el mismo rango que el propio Fabián cuando llegase el momento.

Han Shuo se sintió muy agradecido con Phoebe por asegurar el porvenir de su mejor amigo y esto ayudó a que dejase de lado muchos de los miramientos que aún tenía sobre el evento de esa noche.

***

 

Finalmente Phoebe regresó y ambos se saludaron cordialmente, luego la muchacha le dijo: – Estuve ocupada toda la tarde, pero finalmente logré encontrar un conjunto de ropas apropiadas para ti. Ven a mi recámara y cámbiate, necesito ver si te quedan bien. –

Cuando Han Shuo supo que Phoebe había estado ocupada toda la tarde escogiéndole ropa, experimentó una emoción extraña en su corazón que lo hizo sentirse muy confundido mientras seguía a Phoebe hasta sus aposentos.

 

 

 

Great Demon King Libro 3 Capítulo 133 Novela Web

Hola amigos, soy Acabcor del Perú, donde se acaban de determinar más días de cuarentena. Al menos hasta abril.

Nuestro presidente, aunque yo sigo sosteniendo que es un dictador solapado (NOVA: Jajajaja), como siempre se ha pronunciado. Siempre comienza diciendo cosas que todo el mundo ya sabe si ha estado viendo las noticias como parte de su estrategia política para caerle bien a la gente: “El día de mañana también saldrá el sol” y la gente dice “tiene razón ¡realmente estoy de acuerdo con este presidente!”

Donde lo arruina es cuando comienza a cambiar el nombre de las cosas: En vez de “toque de queda” dice “inmovilización social obligatoria” en vez de “alimentos” dice “artículos de primera necesidad” y en lugar de una cuarentena dice “#yo me quedo en casa”. Ridículo si lo piensan, porque no creo que seamos niñitos a quien haya que dorarle la píldora. Al final solo hay que poner los últimos 15 segundos de su mensaje para enterarnos de cual era realmente la novedad.

Estas medidas por supuesto son necesarias y están evitando la propagación del virus, eso es un hecho que nadie debería negar y estoy de acuerdo con Vizcarra en esto, pero el problema está en otro sitio. Alemania tiene casi 40,000 contagiados, pero solo 222 muertos hasta hoy, o sea el 0,05 %. En cambio, Perú ya tiene 580 contagiados, pero 9 muertos o sea el 1,6 % un porcentaje muy superior que además ocurrieron por motivos ridículos (Uno de los casos fue el de un anciano que fue 2 veces a Essalud pero nadie le diagnosticó la enfermedad) ¿Qué pasaría si mañana tenemos 3,000 contagiados? El sistema de salud no está preparado y se han hecho gastos ridículos como las “píldoras del día siguiente” gratuitas que costaron varios millones que hoy en día se podrían usar para comprar las pruebas del coronavirus.

Luego están cosas como el famoso Referéndum que costó 108 millones y las ultimas elecciones congresales que costaron 338 millones. ¡Ah! Y las consultas de PPK para enseñar a los niños de primaria sobre las políticas [email protected] (cada año aumentan las letras) costaron 900 millones. Todo ese dinero que hoy en día nos serviría, pero la gente no aprende la lección y sigue creyendo que el problema del Perú se arregla cerrando el congreso ¡Si así fuera hace siglos que lo habrían hecho! Es triste saber cuántas personas dicen en la calle “¡El congreso no hace nada!” pero pregúntemeles si saben Exactamente-Cuáles-Son-Las-Funciones-De-Un-Congreso, ninguno te dirá nada más halla de “¿hacer leyes? Duh”.

Sin embargo, no aprenden la lección y ahora el señor Vizcarra está pidiéndole al congreso facultades para legislar, lo cual no estaría mal dada la situación de emergencia, pero al igual que una Postdata está incluyendo de taquito un paquete de leyes que nadie tiene que ver, como el derecho a nombrar a los jueces o cosas relativas a la aprobación del aborto…. ¿Tendrán algo que ver con la Pandemia? Me pregunto ¿Acaso hay alguien con la necesidad de hacer cambios en las denuncias judiciales últimamente? (LOL)

Gracias (๑˃̵ᴗ˂̵)و

En fin, en este capítulo toda la tensión dramática se encuentra en los diálogos entre Lawrence, el espía y la conversación con Han Shuo. Yo la he modificado para fuesen más largas y también modifiqué muchas frases para que fueran más coherentes.

También agregué muchas cosas basándome en series como Sherlock, The Mentalist y por supuesto el Padrino. No falto la influencia de libros como el Conde de Montecristo y películas como El Padrino.

La parte en la que Han Shuo llega al comedor fue enriquecida, porque el original simplemente describía el típico evento de bullyng silencioso en una cafetería escolar, pero ya se estableció que los magos son aristócratas y todo, incluso sus groserías, deben ser más refinadas y dignas.

Finalmente, la imagen del final es del videojuego de PS2 Prince of Persia 3, uno de mis favoritos. Se supone que es una alegoría para Han Shuo disfrazado de persona que en realidad es un demonio. Espero que todos los cambios gustaras y por favor no se olviden de valorar la novela si aún no lo hace

Nos vemos en el siguiente capítulo.

Deja un Comentario

avatar
500
  Suscribirse  
Notificarme