Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 5

S5: El Grupo del Héroe Vs. La Princesa Vampira

 

 

No sé mucho sobre Sophia.

Ni en este mundo ni en el anterior, todo sea dicho.

Sé que su nombre allí fue Shouko Negishi, pero si me preguntas qué clase de persona fue, no creo que sea capaz de decir una sola cosa con certeza.

Así de poco interactuamos.

No creo que hayamos tenido una conversación real nunca.

De hecho, el intercambio de palabras que tuvimos es probablemente más conversación que cualquier cosa que hiciéramos en nuestras vidas previas.

No sé nada sobre ella.




Ni entonces ni ahora.

No sé en qué estaba pensando cuando eligió tomar parte en todo esto.

Pero lo que ha hecho es mostrar un desprecio absoluto por la vida humana.

Ella ayudó a traer la catástrofe sobre las personas a quien Julius desesperadamente luchó por proteger.

No puedo perdonar eso.

Así que tengo que pararla aquí y ahora.

Saco mi espada y cargo con fervor, pero ella desvía fácilmente mi golpe con su mandoble.

“¡Ngh!”

Ella no tenía esa espada hasta hace un segundo, cuando esta apareció de su sombra.

Pensé que podría ser Magua de Sombras, pero eso no es del todo cierto.

Probablemente sea el efecto de alguna habilidad desconocida suya.

Parece que estaba guardando un mandoble en su sombra de algún modo, también, al igual que el hombre llamado Merazophis quien apareció no hace mucho.

La enorme espada a dos manos no parece encajar en el pequeño cuerpo de Sophia.

Pero ella la está empuñando con una mano.

Mi cuerpo es repelido como si no tuviera peso alguno.

Rápidamente giro en medio del aire para caer sobre mis pies, así que no recibo ningún daño.

Sin embargo, puedo sentir la diferencia de nuestro poder tan profundamente que es casi doloroso.

Cargué con todas mis fuerzas, y ella me paró y me desvió fácilmente.

Es seguro asumir que Sophia tiene una habilidad con la que puede cancelar la magia.

En ese caso, el único modo de derrotarla sería en una pelea física.

Y, sin embargo, ese breve intercambio de golpes me dejó una cosa clara.

No puedo vencerla.

Aunque no puedo usar Apreciación en ella, sé que la diferencia entre nuestras estadísticas debe ser enorme.

Pero estaba preparado para esta realidad.

Ha sido obvio que Sophia es mucho más fuerte que yo desde que nos conocimos por primera vez en la capital.

Pero incluso si sus estadísticas son más altas, encontraré un modo de ganar.

“¡Shun! ¡No cargues tú solo de esa manera!”

Katia se pone a mi lado.

“Asaka y yo detendremos a Merazophis. El resto depende de vosotros chicos.”

Tagawa y Kushitani se enfrentan a Merazophis, quien se prepara a su vez.

“Shun, yo también puedo luchar.”




La Srta. Oka se levanta, preparando su arco.

Anna ha terminado su tratamiento, lo que también la deja libre para volver a unirse a las líneas del frente.

Además del Sr. Hyrince, quien ya estaba protegiéndolas a ambas.

Es verdad.

No estoy solo.

Tal vez ni pueda hacer esto por mí mismo, pero hemos venido aquí juntos, sé que podemos ganar.

“Parece que va a ser un cinco contra dos. Espero que no os importe.”

Hyrince da un paso adelante, su escudo está preparado delante de él.

“Oh, me parece bien. De hecho, hagámoslo un cinco contra uno.”

Sophia lanza una mirada hacia la chica de detrás suyo.

La niña hace una mueca, pero se retira rápidamente.

“No pareces demasiado preocupada.”

“No estoy preocupada en lo más mínimo”, responde Sophia suavemente.

Esperando tomar ventaja de su estado relajado, la Srta. Oka lanza una flecha a Sophia.

Un ataque sorpresa perfecto en mitad de una conversación.

Por un momento, me pareció cobarde, pero tengo que recordarme a mí mismo que la Srta. Oka está tan desesperada como el resto de nosotros.

A parte, un ataque sorpresa no puede ser sucio si no funciona.

Sophia extiende su mano libre y atrapa la flecha.

Sus reflejos son aterradores.

No había necesidad para ella de agarrar la flecha en lugar de esquivarla.

Esquivarla habría sido más rápido y fácil, estoy seguro.

Pero ella probablemente decidió agarrarla para que su poder abrumador fuera mucho más claro.

Sin embargo, no importa cuán clara sea la desventaja, hay algunas batallas de la que no puedes retirarte.

Hyrince carga, empujando su escudo hacia delante.

Sophia arroja la flecha a un lado y agarra su espada con ambas manos.

Inmediatamente, un clang metálico resuena en el aire.

Sophia ha parado el ataque apresurado de Hyrince con su mandoble.

Su delgado cuerpo no flaquea ni un centímetro, a pesar del pesado equipamiento de Hyrince.

Pero entonces Katia y yo lo seguimos por ambos lados de Hyrince.

Mi espada y el estoque de Katia se lanzan hacia ella al mismo tiempo.

Luego, por un momento, no entiendo que fue lo que me pasó.

Mi visión giró, y me estrellé contra el suelo, incapaz de controlar mi caída.

Confundido, aun así, salto de nuevo de pie.

Hay un dolor sordo en mi mano, como si se estuviera adormeciendo.

Cuando vi que Katia y Hyrince habían sido derribados al suelo como yo y a Sophia terminando un golpe de su espada, me doy cuenta de lo que sucedió.

Sophia usó su mandoble para derribarnos a los tres.

Y todo de un solo golpe.

Katia no ha logrado levantarse todavía, y su estoque yace en pedazos en el suelo.

Sophia debe haber apuntado a nuestras armas.

Mi espada logró resistir el golpe de alguna manera, pero la réplica causó graves daños en mi muñeca.

Para ser honesto, es prácticamente un milagro que no haya soltado mi espada.

Pero ¿qué hubiera pasado si Sophia no hubiera estado apuntando a nuestras armas sino a nosotros?

La imagen de Katia y de mí siendo cortados por la mitad aparece por un segundo en mi mente.

Me estremecí por un momento.

Ella podría haberlo hecho probablemente.

Sophia debe de haber apuntado deliberadamente a nuestras armas para evitar matarnos.

La Srta. Oka dispara más flechas y Anna lanza magia contra ella, pero ella esquiva la flecha con un ligero movimiento de cabeza y cancela la magia antes incluso de que la alcance.




“Oh, cierto. Una medio elfa, ¿verdad? Qué inusual.”

La mirada de Sophia cambia hacia Anna.

Hyrince se levanta con su escudo preparado como para bloquear su visión, pero Sophia todavía parece sumida en sus pensamientos, ignorándolo por completo.




Mientras está distraída, cargo contra ella con mi espada.

Pero ya sé que ella no está realmente distraída; a ella simplemente no le importa.

Una vez más, ella esquiva con facilidad el ataque sorpresa.

Sin embargo, estaba esperando eso.

Inmediatamente, altero la trayectoria de mi espada, cortando hacia Sophia.

Dado que su mandoble es tan grande y pesado, no está diseñado para hacer giros cerrados.

Juzgando por lo que he visto de su poder hasta ahora, sigue pudiendo moverse bastante rápido con él, pero debe haber un límite.

Si no podemos vencerla con pura fuerza, ¡intentaremos vencerla con velocidad!

Muevo mi espada con tanta precisión como puedo, controlando con cuidado mi fuerza.

Usando tantas estocadas de espada como me sea posible, trato de mantener el movimiento de su mandoble bajo control.

Efectivamente, el largo mandoble no es adecuado para ataques rápidos, y Sophia empieza a usar el costado de su espada para defenderse.

Entonces la Srta. Oka lanza más flechas, presionándola todavía más.

Esta vez, Sophia tiene que esquivar las flechas, ya que no puede darse el lujo de atraparlas.

Lanzo aún más ataques de espada, tratando de perseguirla.

¡Esto podría funcionar!

Pero justo cuando ese pensamiento cruza por mi mente, veo el pie de Sophia moverse por el rabillo del ojo.

En el siguiente segundo, un poderoso impacto me golpea en el estómago.

“¡Oof!”

Un gruñido se escapa de mi boca, saliendo con el aire de mis pulmones.

Mi cuerpo salió despedido volando, pero el choque contra mi espalda nunca llegó.

Mirando hacia arriba, veo la cara de Hyrince.

Debe haberme atrapado cuando salí despedido hacia atrás.

“¡¿Estás bien?!”

“Sí, gracias.”

No estoy realmente bien, pero me lo guardo para mí.

Mi estómago todavía duele mientras me aparto rápidamente de los brazos de Hyrince.

Es obvio lo que ha pasado esta vez.

Ella me dio una patada.

Nunca esperé que ella pudiera lanzar una patada en esa situación.

“Tu puntería no es mala, pero tu habilidad como espadachín es demasiado primitiva y anticuada. Te das cuenta de que te deja vulnerable a trucos sucios como este, ¿cierto?”

La voz de Sophia es descuidada, casi amigable.

En silencio, blandí mi espada una vez más.

Ella tiene razón, por supuesto.

Tengo mucha experiencia de entrenar y luchar contra monstruos, pero mucho menos en el modo de luchar contra otros humanos.

Eso significa que soy débil a ataques imprevistos y probablemente fácil de prever, también.

Ahora soy real y dolorosamente consciente de que hay una mayor diferencia entre Sophia y yo que la que yo pensaba.

Es más que solo estadísticas.

Ella ha visto muchos más derramamientos de sangre que yo y ha peleado en batallas mucho más reales.

Eso está claro, a pesar de lo breve que ha sido nuestro intercambio hasta ahora.

Muy cerca, puedo escuchar los sonidos de Tagawa y Kushitani luchando contra Merazophis.

Sin embargo, no puedo darme el lujo de girarme.

No puedo apartar los ojos de Sophia ni por un momento.

Si bajo la guardia por un segundo, tengo la terrible sensación de que todo habrá terminado.

Y, aun así, no puedo evitar notar la mirada de Katia.

Todavía agachada en el suelo, parece estar tratando de decirme algo con sus ojos.

Reconociendo sus intenciones, concentro todos mis pensamientos en ese momento.

“Hmm. ¿Qué debo hacer? Sé que debo matar a todos los elfos excepto a la Srta. Oka, pero ¿dónde queda el factor de los medio elfos en esa ecuación?”

Sophia no se ha dado cuenta.

Estamos en medio de una batalla, pero sus pensamientos están claramente en otra parte, completamente tranquila.

Ahí es cuando Katia completa su magia.

En ese momento, me lanzo a la carrera.

Katia estaba invocando un hechizo de Magia de Tierra.




En lugar de atacar a Sophia directamente, hace que el suelo bajo nosotros tiemble.

La nulificación mágica de Sophia no parece funcionar en magia que mueve el suelo en lugar de atacarla directamente, por lo que el hechizo funciona.

El suelo se mueve violentamente, desestabilizando la figura de Sophia muy ligeramente.

Apunto a esa breve apertura.

¡Esta es la única oportunidad que nos queda para ganar!

Sophia da la bienvenida a mi decidido ataque con una sonrisa.

Como si se estuviera burlando de nuestros patéticos intentos.

Pero entonces su sonrisa se oscurece.

Volando junto a mí, la flecha de la Srta. Oka se dirige directa hacia Sophia.

Ella no pudo verla venir, ya que estaba escondida en mi sombra.

No planeamos esto, pero la Srta. Oka debe haber captado la oportunidad que Katia estaba creando.

Aún fuera de equilibro, Sophia es incapaz de esquivar la flecha.

No tiene más remedio que bloquearla con su espada y luego tratar de detenerme.

Esta vez, la sonrisa de Sophia desaparece completamente.

Porque el escudo de Hyrince ha chocado con su espada.

Un lanzamiento de escudo.

El escudo de Hyrince no es solo una armadura. También es una excelente arma.

Tan solo el peso del escudo la hace una magnífica arma contundente, y cuando se lanza, es como un cañón.

El escudo de Hyrince golpea justo cuando Sophia intenta recuperar su postura tras bloquear la flecha de la Srta. Oka.

Incluso ella no puede manejar el impacto, y el mandoble en su mano sale volando hacia atrás.

Ahora que ella está completamente desestabilizada, lanzo un ataque de mi espada hacia el cuerpo de Sophia.

“¿Realmente deberías haber ido a por el cuello en este momento, ¿no te parece?”

El insípido comentario me aturde en silencio.

Mi espada definitivamente golpeó el cuerpo de Sophia.

Pero no parece herida en lo más mínimo.

Está siendo bloqueado por algo duro bajo mi espada.

Cuando miro el cuello de Sophia desde muy cerca, me doy cuenta de lo que quiere decir.

La parte posterior de su cuerpo está cubierta por algo brillante y metálico.

Al igual que las duras escamas de un wyrm o de un dragón.

“Eso no ha estado tan mal, lo admito. Sin embargo, no funcionó.”

Sophia me da otra patada.

No puedo defenderme del todo contra ella, y me devuelve el golpe justo como antes, hasta que Hyrince me atrapa otra vez.

Pero esta vez, no puedo alejarme de Hyrince y ponerme de pie todavía.

Puse todo mi poder en ese golpe.

Sí, evité sus puntos vitales para no matarla, pero no me guardé nada.

Y aun así ese ataque no le causó ni un poquito de dolor.

Ella tiene ventaja en cuanto a estadísticas y habilidades, pero aun así de todos modos nos las arreglamos para crear un oportunidad breve y perfecta.

Pero ahora se ha quedado reducido a la nada.

Si simplemente hubiéramos fallado, aún podríamos ser capaces de crear otra oportunidad como esa.

Pero no volverá a funcionar.

La magia no afecta a Sophia-

Así que Anna, cuyo único medio de lucha es la magia, no ha sido capaz de ponerle ni una mano encima.

Si la magia no funciona, nuestra única oportunidad son los ataques físicos.

Pero un ataque con todas mis fuerzas no funcionó en Sophia.

Eso significa que ni los ataque físicos pueden tocarla.

Si ninguno de ellos va a funcionar, si sus defensas son tan invencibles, ¿cómo se supone que debemos luchar contra ella?

Por primera vez, siento el terror de estar verdaderamente indefenso.

 




 

 

Kumo Desu ga Nani ka Volumen 5 S5 Novela Ligera

SOPHIA KEREN: La hija única de la familia noble Keren en Sariella. Una reencarnación que retiene sus recuerdos de ser Shouko Negishi, una estudiante de secundaria en Japón. Ella en realidad es una progenitora de vampiros, un ser que ya no debería existir en este mundo. Exhibiendo un poder increíble, ella a menudo se interpone en el camino de Shun y los demás. Sirve a un ser al que llama Amo. Nacida en una familia humana, inicialmente vivió sin ningún contacto con demonios o seres similares, pero tras encontrarse con la Pesadilla del Laberinto siendo un bebé, su vida rápidamente se volvió muy turbulenta.

4.9 17 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
24 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios