Goblin Slayer

Volumen 10

Capítulo 2: Con Cadáveres y Fantasmas

Parte 4

 

 

“…… Oh, waah.” La Arquera Elfa Superior fue la primera en mostrar su asombro luego de que la niebla se desvaneciera suavemente como si fuera barrida con una escoba.

Ella subió el túmulo corriendo, pateando ligeramente el tupido musgo y la húmeda tierra, mientras miraba los alrededores.




El cielo era azul, el aire claro, y una suave brisa soplaba agradablemente sobre sus largas orejas.

A diferencia del turbio lugar en el que se había convertido debido a la niebla, ahora era una pendiente tranquila y pacífica.

Había una que otra lapida rudimentaria alineada por aquí y por allá.

La Arquera Elfa Superior golpeó una de las que estaban a su lado con su arco, y la tierra suelta se derrumbó.

Expuestos quedaron los restos de una de las criaturas que, hasta hace un momento, apuntaban sus colmillos hacia ellos.




La Arquera Elfa Superior había presenciado los milagros de los dioses por más de dos años, pero aún le eran difíciles de creer.

“Todos han vuelto a la tierra……”

“Cenizas a las cenizas, polvo al polvo, nos sucede a todos y lo mismo va para ellos.” Dijo con voz despreocupada el Sacerdote Lagarto, balanceando lentamente su pesado cuerpo.

Con obvia dificultad para moverse, masticó el queso que había traído consigo como provisión para quitarse el mal sabor de boca.

La Arquera Elfa Superior se preguntaba que sabor sentiría si no se hubiera enjuagado la boca.

“A pesar de que son llamados pequeños demonios, los goblins también rondan los cielos cuando mueren, aunque no logran ingresar. En fin, creo que fue un buen trabajo.”

“¡Ah, es verdad, sus heridas……!”

Por supuesto que no hablaba del Sacerdote Lagarto. Él era el más robusto del grupo.

Ella se giró, haciendo volar su cabello amarrado, golpeó la cabeza del Chamán Enano que se interponía en su camino, y corrió por el túmulo.

“¿¡Dónde está!?”

“Arriba” dijo Goblin Slayer mientras era dejado atrás. “Examínala.” Continuo diciendo mientras pateaba el montón de tierra que había dejado expuesto el cadáver del goblin para asegurarse de que realmente había dejado de moverse.

La Arquera Elfa Superior dijo “Yo me encargo” y siguió corriendo, llegando a la cima en un pestañeo. “¿¡Estás bien!?”

“…… Lo siento, me tomó algo de tiempo.” Ahí estaba la Sacerdotisa, con una admirable sonrisa en su pálido rostro mientras yacía en el suelo agotada.

Su atuendo sacerdotal estaba muy rasgado, pero no había rastros de que su cota de malla hubiera sido dañada.

Lo que más le preocupaba a la Arquera Elfa Superior era lo que veía en el muslo extendido de la Sacerdotisa.

Al ver la venda llena de sangre que cubría su herida, la Arquera Elfa Superior hizo una expresión solemne y cruzó sus brazos.

“Tal vez ahora es cuando deberías usar un milagro en ti misma.”

“No, aún podría haber algo……”

“…… Deben ser los efectos de tu entrenamiento, ¿no?”




Sonriéndole amargamente a su amiga que la reprochaba, la Sacerdotisa intentó ponerse de pie con ayuda de su sonoro bastón.

Pero, sin importar cuanto esfuerzo pusiera en sus adoloridas piernas, estas temblaban como hojas contra el viento.

Con un demonio…… La Arquera Elfa Superior suspiró, y sonrió como si no hubiera más remedio.

“Ven, te ayudare.”

“L-Lo siento……”

“Está bien” dijo la Arquera Elfa Superior para callar a la Sacerdotisa que se disculpaba demasiado, y la ayudó a levantarse.




El cuerpo de la Arquera Elfa Superior también era delgado y frágil, pero las facultades físicas de los elfos y los humanos son bastante diferentes.

“Aun así” dijo la Arquera Elfa Superior, sosteniendo a la Sacerdotisa. “Te encargaste de todos los zombis solo con un milagro.”

“Si fueran verdaderos no muertos, no habría sido suficiente con deshacer la maldición…… Qué bueno que funcionara.” (NOVA: Se refiere a que un verdadero no muerto no necesita una niebla maldita para permanecer animado.)

La muchachita que dijo eso acariciando su delgado pecho con alivio, estaba cubierta de pies a cabeza de lodo.

Su sombrero, su hermoso cabello dorado, su blanca ropa, y hasta sus botas. Aunque el tener esa apariencia era inevitable, ya que cayó en el lodo.

“……Vaya.” Al verla sonriendo, como si no notara que estaba cubierta de lodo incluso en las mejillas y la nariz, incluso el enojo de la elfa desapareció.

── Debo reprocharle esto a Orcbolg.

Sus ojos inmediatamente reconocieron la figura del Chamán Enano, y la de alguien más, subiendo el túmulo mientras ambos charlaban.

Por supuesto que incluso a esta distancia sus oídos podían escuchar la conversación de sus compañeros.

“¿Cómo lo ves?”

“Ya sea que haya un goblin nigromante o no, es seguro afirmar que el demonio no era más que una cortina de humo.”

“¿En serio?” dijo sorprendido Goblin Slayer. “Pensé que solo sería el demonio.”

“Él solo era la punta de iceberg, no creo que fuera el responsable.” El Chamán Enano dio un trago a la botella de licor que saco de su cintura, y miró hacia el cielo mientras acariciaba su barba de un modo muy prudente. “Esta vez nos enfrentamos a un subordinado de rango bajo. Estoy seguro que, de entre los rangos bajo, solo era alguien un poco fuerte.”

“Si fuera un goblin, ¿sería como un nómada?”

“No compares a un demonio con un goblin” dijo el enano frunciendo el ceño. “La fuerza es diferente, pero su rango sería algo así.”

“Entonces, ¿hay alguien que da las instrucciones……?”

“Así fue en la batalla de hace diez años.”

Hace diez años ── se llevó a cabo la exploración del laberinto más profundo del mundo, la Mazmorra de la 《Muerte》.

La 《Muerte》 se desbordo desde su interior creando un ejército de no muertos, que perturbo el Orden en todo el mundo.

La ambición de los seis aventureros que llegaron a la parte más profunda de la mazmorra y sellaron el poder maligno del Caos aún estaba fresca en su memoria.




Después de todo, incluso el grupo de este asesino de goblins se enfrentaba al misterio de si estos no muertos habían sido abandonados aquí recientemente.

“Pero no estoy seguro de su objetivo. ¿Crear zombis solo para atacar una aldea?”

“Puede ser una nueva táctica goblin.”

“Para nada” dijo el Chamán Enano. “Incluso si debajo de este túmulo estuviera enterrada la fuente de una inmunda corrupción o fuera el lugar donde se llevó a cabo un ritual pagano……” Si se ponía a pensarlo esto no tendría fin. Solo estaban haciendo lo que les solicitaron, además no tenían suficiente información como para comprobarlo. “Quizás sería mejor informarlo al gremio. Podrían mandar a otros aventureros a investigar.”

“Um” asintió Goblin Slayer. “Si no son goblins, no es asunto mío.”

Al escucharlo hablar de goblins esto, goblins aquello, como de costumbre, la Arquera Elfa Superior alzó sus largas orejas.

“¡Oye, Orcbolg! ¡Debes protegernos mejor!”

“Perdón.”

Ella solo recibió una brusca respuesta de su parte, como siempre.

La Arquera Elfa Superior resopló su nariz, y la Sacerdotisa se encogió diciendo “No, en realidad” al sentirse involucrada. “Y-Yo estoy bien, así que……”

“Te lo he dicho varias veces, creo que deberías enojarte más.”




Al verla encogerse aún más, diciendo “Lo siento”, la Arquera Elfa Superior suspiró.

Viendo esto como una oportunidad para intervenir, el Chamán Enano rápidamente las interrumpió en un tono bastante natural.

“No te enojes, yunque. Sabes que no es que a Corta-Barbas no le importe.”

“Bueno, sí…… lo sé, pero…”

“Hay algo más importante, ¿no hay nada más moviéndose por ahí?”

“No. No hay ni un solo sonido. Solo nosotros.” Dijo triunfantemente la Arquera Elfa Superior sacudiendo orgullosamente sus largas orejas.

“Ya veo” respondió el Chamán Enano en consentimiento, sin más opción que reconocer lo buenos que eran los oídos de los elfos.

En ese caso, esto significaba que la batalla había terminado.

La Sacerdotisa finalmente se relajó, y agacho su cabeza al recibir a Goblin Slayer.

“Lo siento, Goblin Slayer. Si tan solo fuera un poco mejor……”

“……”

Goblin Slayer no respondió de inmediato, giró su casco de hierro en dirección a la Arquera Elfa Superior.

Ella sacudió su barbilla en silencio, instándolo a decir algo.

Tras bramar en voz baja, giró su casco de hierro en dirección a la Sacerdotisa.

“…… No debes disculparte.”

── ¿Solo eso?

No, no era así. La Sacerdotisa comprendía que él solía hacer este silencio cuando estaba buscando que decir.

“Lo hiciste bien…… Fuiste de gran ayuda.”

“¡¡S-Sí!!”

Solo fueron unas pocas palabras, pero eran suficientes para ella.

El rostro de la Sacerdotisa se iluminó y asintió varias veces. Si fuera una chica padfoot es seguro que también estaría sacudiendo su cola.

“¿Qué tal estuvo Orcbolg? Sucedieron cosas inesperadas, y ni siquiera hubo tesoros, pero……” Al ver la situación, la Arquera Elfa Superior resopló por su nariz llena de confianza y extendió ambos brazos. “¡Criaturas desconocidas, abrirse paso ante una multitud de enemigos, una gran victoria contra los muertos vivientes! Esto es exactamente lo que es una aventura.”

“Um…… No fue un exterminio de goblins.”




Al escuchar eso, la Arquera Elfa Superior repitió “Así es, así es” cada vez más complacida.

Y es precisamente por eso que ella ya no lo estaba escuchando.

Sin embargo, la Sacerdotisa alcanzó a escuchar claramente su discreto murmullo.

Sin ocultar su disgusto, Goblin Slayer se quejó en voz baja.

“Entonces…… ¿dónde están los goblins?”

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios