Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 5

S4: Confrontación

 

 

Cuando Fei nos dejó en el límite donde la barrera solía estar, los elfos y el ejército imperial ya estaban enfrentándose.

El ejército élfico está haciendo uso total del bosque, usando los árboles como escudos y puntos de apoyo mientras disparan al enemigo desde la distancia con magia y flechas.




El ejército imperial, por otro lado, está siendo frenado por las innumerables raíces que sobresalen del suelo, junto con sus propias y pesadas armaduras.

De un vistazo, parece que los elfos tienen la ventaja.

Aun así, esto no va a parar al ejército imperial.

No a menos que derrote a la persona que está frente a mí en este momento.

“Bien, bien, bien. Tú también estás aquí, ¿eh?”




Hugo sonrió desagradablemente.

“Sí. Para acabar contigo.”

“¡Ha! ¡Eso es hilarante! ¿Tú, acabar conmigo? ¡¡Como si eso fuera a ocurrir!!”

Olas de presión salen de Hugo, como si estuviera tratando de dominar todo el área.

“¿Yuri está bien?”

Atreviéndome a ignorarlo por un momento, miro por encima del hombro de Hugo.

Yuri yace en el suelo, perdiendo una aterradora cantidad de sangre.

Mientras hablaba sentí que la Srta. Oka temblaba detrás de mí.

A juzgar por la situación, ella debió ser la persona que derribó a Yuri.

“La estamos curando en este momento, por lo que no morirá, por lo menos”, responde Sophia suavemente.

Un chico al que nunca había visto antes estaba tratando a Yuri.

“Wald, sé tan amable de llevártela a algún lugar seguro cuando acabes de curarla, ¿quieres?”

“… Está bien.”

El chico llamado Wald se ve disgustado, pero parece ceder y asentir.

“¿De verdad te piensas que te dejaremos llevártela?” le exijo.

“¿Oh? ¿Preferirías simplemente abandonar a una chica inconsciente aquí en el campo de batalla, entonces? A mí me da igual, realmente.

No tengo ninguna buena respuesta para eso.

Si abandonamos a Yuri tirada en el campo de batalla. Seguramente saldrá lastimada.




“¡Oye, no me ignores!”

Hugo se interpone entre Sophia y yo.




“Oye Natsume. Cuánto tiempo, ¿eh?”




Grita Tagawa casualmente, ignorando la furia de Hugo.

“¿Hmm? ¿Tú quién eres?”

“Oh vamos, soy yo. Kunihiko Tagawa.”

Hugo se ve extrañamente perplejo.

“Kunihiko Tagawa… Kunihiko Tagawa. ¿Tagawa?”

¿Qué está pasando? Hugo está actuando extraño, incluso para ser él.

¿Realmente no se acuerda de Tagawa?

“Bueno, lo que sea. El único tío con el que tengo asuntos aquí es Shun. Cállate y mantente al margen.”

Viéndose furioso por haber sido ignorado tan fácilmente, Tagawa intenta dar un paso adelante, pero tiendo una mano para detenerlo.

Debo enfrentarme a Hugo yo mismo.

“Hugo. Déjame preguntarte una cosa. No tienes intención de rendirte, ¿verdad?”

“¿Por qué tendría que hacerlo? Voy a dejarte hecho papilla aquí y ahora, entonces pienso joder a la Srta. Oka hasta que sepa cómo se siente un infierno en vida.”

“Ya veo. Muy bien, entonces.”

Claramente. Razonar con él no es una opción.

“P-por favor, parad”, dijo la Srta. Oka muy débil. “Tengo que ocuparme de Hugo con mis propias manos. No debes involucrarte.”

Sacudo la cabeza. “Lo siento, pero no tengo otra opción.”

La Srta. Oka ya está herida.

No parece ser fatal, pero obviamente ya no puede pelear.

“Anna, por favor cura a la Srta. Oka.”

“Por supuesto.”

Dejo a Anna al cargo de nuestra profesora y doy un paso hacia Hugo.

“¡Espera!”

“No puedo. Srta. Oka, Hugo no es tan solo tu problema. Yo también tengo que saldar cuentas con él.”

Oigo a la Srta. Oka revolviéndose detrás de mí, pero Katia la detiene.

Ella debe estar verdaderamente decidida a luchar contra Hugo.

Si intervengo y lucho contra él, podría ser un insulto a esa determinación.

Aun así, no puedo dar marcha atrás.

Tengo incluso más razones que la Srta. Oka para luchar contra Hugo.

“Sr. Hyrince, por favor proteja a Anna y a la Srta. Oka.”

“Entendido.”

Normalmente, estoy seguro de que el intentaría evitar que me enfrentara al general enemigo solo.

Pero esta vez no puedo dejar que nadie más se encargue de ello.

Creo que Hyrince entiende eso, también.

“Sophia. No interfieras.”

“¿Esas de nuevo? No te voy a ayudar incluso aunque estés a punto de morir esta vez, ¿vale?”

“Sí. Está bien.”

No esperaba que Hugo le dijera a Sophia que no se involucrara.

Honestamente, estoy aliviado.

Sophia es fuerte.

Si ella no interfiere, entonces me puedo concentrar completamente en Hugo.

“Chicos, vosotros también deberíais quedaros al margen de esto”, les digo a mis aliados.

Mientras los sonidos de la furiosa batalla entre los elfos y el ejército imperial hacen eco a nuestro alrededor, Hugo y yo nos enfrentamos en silencio.

Preparando mi espada, uso Apreciación en Hugo.

Kumo Desu ga Nani ka Volumen 5 S4 Novela Ligera

 

Sus estadísticas son dispersas.

Son bajas en general, pero tiene muchísimas habilidades.

Sus puntos de habilidad son extrañamente un número impar.

Esta es la fuerza que se ha construido Hugo usando Avaricia.

Debe haber adquirido las habilidades más poderosas debido a los títulos.

Los títulos de Gobernante de la Lujuria y la Avaricia deben haberle otorgado poderosas habilidades, así como Amo de la Locura, del que nunca había oído hablar.

Lo que realmente me preocupa es la habilidad de Señor Demonio.

Las habilidades de Señor Demonio y Héroe pueden obtenerse solamente usando una enorme cantidad de puntos de habilidad o acumulando suficiente dominio.

Como Hugo se autodenomina el verdadero héroe, no creo que haya hecho todo lo posible para conseguir la habilidad de Señor Demonio.

Lo que significa que debe habérsela ganado consiguiendo dominio.

Claro que, no sé cómo se puede ganar dominio para la habilidad de Señor Demonio.

Pero para la habilidad de Héroe, se dice que puedes obtenerla si te comportas como corresponde a un héroe.

Hyrince, por ejemplo, ganó la habilidad de Héroe por dominio.

Por lo tanto, es seguro asumir que la habilidad de Señor Demonio tiene requisitos similares a la hora de adquirirla.

Y Hugo cumplió esos requisitos.

¿Qué clase de crueles acciones ha cometido?

Invoco Intelecto Bélico y Divinidad de Batalla y miro a Hugo directamente a los ojos.

Su sonrisa es la de un hombre que se ha vuelto loco.

Como la de alguien que ya no puede regresar incluso aunque quisiera.

En silencio, levanto mi espada hacia mi antiguo compañero de clase.

“Aquí vamos.”

“¡Date prisa!”

Hugo me incita, así que cargo hacia delante.

Ataco con mi espada hacia él, pero Hugo lo bloquea con su propia espada.

“¡Ja!”

Bloqueamos las espadas por un momento, entonces Hugo me obliga a retroceder y asesta un contraataque hacia mí.

Utilizo ese impulso para esquivar hacia atrás, pero una nube negra brota de la espada de Hugo, persiguiéndome.

Sorprendido, aun así, lo disipo con mi espada.

Así que el arma de Hugo es una espada mágica.

También parece tener un efecto de atributo Oscuridad en ella.

De todas formas, su poder no es tan impresionante.

La espada mágica de Tagawa probablemente sea mucho más fuerte.

Baño mi propia espada con luz para contrarrestar a la suya.

Esta es una mejora hecha con mi propia magia, no una función de la propia espada.

Mi espada recubierta de luz choca con la oscuridad de la de Hugo.

La luz atraviesa la oscuridad y golpea la espada de Hugo.

“¡¿Eh?!”

Hugo tropieza hacia atrás, y golpeo su pecho con el extremo de mi espada.

El impacto le hace perder el equilibrio, y cae en el suelo con un ruido sordo.

“¿Te rindes?”

Apunto con la punta de mi espada a su cuello y le ofrezco a Hugo otra oportunidad para rendirse.

“¡Hmph! ¡No te creas tan bueno solo porque has tenido un golpe de suerte!”

Hugo aparta mi espada, se pone de pie de un salto, y rápidamente recupera su posición.

Luego, con la agilidad de una bestia, carga contra mí temerariamente.

Con calma evalúo los movimientos de su espada y esquivo el ataque.

Luego vuelvo a apartar su espada con la mía y lo tiro al suelo, justo como antes.

“¿Te rindes?” Repito.

Me mira con incredulidad, pero entonces una sonrisa reemplaza su expresión.

Sin embargo, la sonrisa se desvanece rápidamente, también.

“No sirve de nada. Tu magia no funcionará en mí.”

Me di cuenta de que estaba tratando de usar algún tipo de magia sobre mí.

Supongo que trató de usar Magia Gafada.

No sé qué efecto tiene esa magia, pero no importa.

El poder de ataque mágico de Hugo es demasiado bajo, y mi defensa mágica es demasiado alta.

Además de eso, tengo la habilidad de Poder de Dragón qué gané cuando derroté al dragón de tierra en el Gran Laberinto de Elroe.

Siempre que lo esté usando para debilitar el poder de la magia, los hechizos de Hugo no pueden tocarme.

“Ríndete.”

“¡Y una mierda!”

Hugo se levanta de nuevo, agitando su espada salvajemente.

No hay ni rastro de lógica en sus movimientos; simplemente está dando vueltas con su arma aleatoriamente.

Es como un niño haciendo un berrinche.

Su espada viene hacia mí, y la esquivo por un pelo.

Golpeo firmemente la mano de Hugo que sostiene su espada, quitándola de su alcance.

Entonces formo un puño con la mano izquierda y golpeo el ahora indefenso torso de Hugo.

“¡Uugh!”

Hugo gruñe dolorosamente y cae al suelo.

Al ver a Hugo en el suelo agarrándose el costado y gimiendo, no puedo evitar sentirme un poco satisfecho.

“Esto no puede estar pasando. Este mundo existe sólo por mí, ¿no es así? ¿Por qué no puedo ganar?”

Todavía agachado en el suelo, Hugo murmura para sí mismo con locura.

¿De verdad se cree eso?

“Este mundo no es tuyo. Pertenece a todo aquel que viva en él, no a una sola persona. Especialmente no a ti.”

Hugo me mira furioso.

Pero evidentemente todavía no puede levantarse por el golpe que le di en el estómago.

“¿Oh? Vaya, no es ese un sentimiento encantador. Pero como no sabes la verdad, tan solo suenas ridículo.”

La persona que habló da un paso adelante con una sonrisa bastante despectiva.

Sophia Keren.

Una reencarnación como nosotros.

Y, según la Srta. Oka, un enemigo que se ha puesto del bando de los seres llamados administradores.

Mientras Sophia avanza, Katia, Tagawa y Kushitani se adelantan a mi lado.

Armados y preparados.

Están listos para luchan en cualquier momento.

Sin embargo, Sophia simplemente se queda de pie tranquilamente, junto con el chico y la chica a cada lado de ella.

“¡Sophia!” gruñe Hugo, aún en el suelo. “¡Mátalos!”

“Hmm. ¿Qué debería hacer?”

Sophia parece entretenida.

Sus ojos son aquellos de los de alguien mirando a un insecto con desprecio.

¿Pero yo pensaba que estos dos eran aliados?

“¡Ahora no es momento de joder!”

“Sí, ¿pero no te acuerdas de lo que me dijiste? Pensaba que no debía interferir.”

“¡Ngh!”

Hugo tiembla.

“Además, ya no nos sirves para nada más”, continua Sophia con indiferencia.

Ella lo dice tan tranquilamente que ninguno de nosotros comprende su significado al principio.

Como si solo estuviera comentando algún cotilleo.

“¿Q-Qué?”

El propio Hugo es el primero en responder a sus escalofriantes palabras.

“Merazophis, ¿cuál es la situación?”

Sophia ignora a Hugo y se dirige a otra persona.

Al principio, pensé que había hablado con una de las dos personas que la flanqueaban, pero estaba equivocado.

“Ya hemos empezado la invasión.”

“¿Es eso cierto? Un poco pronto, ¿no crees?”

El hombre aparece tan repentinamente como si acabara de salir de la sombra de Sophia.

No hay otra forma de describir su abrupta aparición.

Tenía una expresión extremadamente seria y la palidez de un hombre que podría morir en cualquier momento.

“¡¿Huh?! ¡¿Qué haces aquí?!”

Tagawa deja escapar un grito de sorpresa.

“¿Conoces a este hombre?”

“Es un ejecutivo del ejército demonio.”

Me quedo sin aliento.

¿Un ejecutivo del ejército demonio?

¿Qué estaría haciendo aquí un hombre como este?

¿Acaso ya sabían los demonios que Hugo estaba fuera de control y eligieron este momento para atacar?

No, eso no tendría ningún sentido estratégico.

Entonces, de pronto me doy cuenta de lo que significan las palabras de Sophia.

“Ya no nos sirves para nada más.” Eso solo puede significar una cosa.

Ellos estaban trabajando desde las sombras, manipulando a Hugo para controlar el ejército imperial.

“¡¿Formas parte del ejército demonio?!”

“Muy perspicaz. Es un poco tarde para esa epifanía ahora, sin embargo. La invasión ya ha empezado, después de todo.”

Sabía que los sonidos de la batalla a mi alrededor parecían más intensos de lo normal.

Si Sophia estaba diciendo la verdad, el ejército demonio había empezado su asalto.

El ejército imperial no era más que un señuelo.

Mientras los elfos estaban ocupados luchando contra ellos, el ejército demonio lanzó un ataque sorpresa.

“¡¡Sophia, me utilizaste, escoria!!”

Sophia ignora los gritos de Hugo.

Como si estuviera diciendo que no tiene necesidad de perder tiempo en él.

No, como si su propia existencia fuera indiferente.

“Shun, ¿qué hacemos?” me pregunta Katia en voz baja.

Yo tampoco sé qué hacer aquí.

Pero sé que no podemos permitir que Sophia haga lo que quiera.

Es la persona más fuerte que me he encontrado.




No puedo dejarla ir libremente.

“Derrotamos a Sophia.”

“Vaya, eso es toda una declaración.”

Sophia se ríe burlonamente.

Su sonrisa dice que está más que segura que no tenemos poder para hacer tal cosa.

“Desde luego derribaste a nuestro pequeño títere aquí, pero si piensas que yo estoy a su nivel, lo vas a lamentar.”

Su tono es suave y burlón, pero no hay ni una pizca de alegría en sus ojos.

En ese momento, el chico llamado Wald recoge a Yuri y se retira con ella.




Al verlos irse, el hombre llamado Merazophis saca su espada.

La otra chica simplemente se mantiene detrás de Sophia, inmóvil.

“Bueno, si insistes, jugaré contigo.”

Sophia extiende sus brazos ampliamente, invitándonos con calma a atacarle.

Aceptando su oferta, cargo hacia delante.

4.8 18 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
20 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios