Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 5

Interludio 4: La Angustia del Señor

Parte 2

 

 

Mis malas premoniciones son, desafortunadamente, siempre correctas.

En este momento, en esta misma mansión, tengo a todo tipo de visitantes de diferentes grados de oficina.




La mayoría de ellos son nobles de otros países.

Y todos ellos están aquí por la Pesadilla del Laberinto.

Parece que todos están planeando atraerlo a su propia patria si es posible.

No obstante, eso no parece ir del todo bien para ellos.

La Pesadilla puede ser atraída fácilmente con comida.




Sin embargo, emerge solo lo suficiente como para mostrarse. Si se intenta cualquier otro tipo de contacto, se retira rápidamente al bosque.

Algunas personas intentaron comunicarse usando telepatía, pero la Pesadilla se retiró rápidamente como si huyera.

Solo cuando había gente que necesitaba ser curada hacía aparición la Pesadilla. Aparte de eso, se mantenía en el bosque.

Ordené a todos no entrar en el bosque en un esfuerzo de no enojar a la criatura.

La gente del pueblo ha aceptado esto, no queriendo molestar a la bestia Divina.

Sin embargo, nuestro codiciosos visitantes no hacen ni el intento de tratar de cumplir con estas reglas.

Algunos se han aventurado en el bosque, y unos pocos incluso intentaron acercársele a la fuerza.

“¡Maldita sea! ¡Ese estúpido bicho! ¡Insecto horrible!”

El hombre que ahora mismo está gritando y pataleando en la mansión es uno de esos individuos.

Debo decir, que es muy indecoroso presenciar a un hombre adulto teniendo un berrinche infantil.

Honestamente, preferiría no tenerlo en mi mansión, pero ciertas circunstancias me obligaron a hacerlo.

Este hombre es un emisario oficial de la tierra de Ohts.

No tengo más opción que proporcionarle a este emisario una cálida recepción, incluso aunque venga de un país con el que nuestra relación es tensa.

Y no importa cómo de detestable esa criatura pueda ser, por cierto.




Por la manera en que muestra su idiotez con una dejadez imprudente en mi casa, puedo decir que este no es un hombre de mérito.

De hecho, está constantemente causando problemas, y nosotros, sus anfitriones, somos los que tenemos que pagar el precio.

Desde que empezó a quedarse aquí, no ha pasado un día sin que no haya tenido quejas sobre mi personal.

Si se trataran de quejas legitimas, entonces seguramente las enmendaríamos para hacer su estancia más placentera, pero todas ellas eran insoportablemente tontas e irreparables.

“La comida es terrible.” Por supuesto la comida vegetariana de los adoradores de la Diosa no iba a ser atractiva para un hombre a quien no le gustan la mayoría de las verduras.

“La criada me sigue regañando.” Sí, porque estabas fumando tabaco cerca de la habitación de mi hija pequeña, Sophia.

“Esta habitación huele fatal.” Otra vez, eres tú quien está fumando en ella.

Y así sucesivamente.

En algunas ocasiones, sus demandas eran tan absurdas que no podía evitar pensar si lo podía estar haciendo a propósito.

Sin embargo, si sus demandas no son cumplidas, inmediatamente monta un berrinche.

En definitiva, todos nosotros queremos que se vaya de la mansión tan pronto como sea posible.

De hecho, me encantaría acompañarlo a la salida ahora mismo, si pudiera.

No obstante, si hiciera tan cosa sin una buena razón, Ohts seguramente se rebelaría contra mí.

Es más, tal vez ese sea su objetivo.




¿Por qué sino enviarían a un hombre tan ridículo como su emisario oficial?

Deben tener como objetivo provocarnos a los sarielianos para que dañemos a uno de los suyos.

Entonces ellos tendrían carta blanca para lo que sea que planearan negociar a continuación.

Sin embargo, no sé cuál podría ser su próximo movimiento previsto.

Entre las dos naciones, Sariella es mucho más fuerte que Ohts.

Ohts está en una alianza con el Imperio de Renxandt y tiene conexiones con el Reino Sagrado de Alleius debido a su creencia en la Palabra de dios, pero incluso con sus respaldos, no puedo entender por qué se propusieron provocarnos así.

A pesar de que es totalmente posible que su emisario cause tantos problemas aquí que ganaríamos una moneda de cambio.

De hecho, dada la suprema estupidez de este hombre, esa parece la posibilidad más probable.

No puedo imaginar lo que Ohts está pensando.

Uno debe suponer que está relacionado con la Pesadilla del Laberinto, pero no les creía tan tontos.

Seguramente se dieron cuenta que no es un asunto que se pueda decidir negociando con nosotros.

Aun así, el emisario se proponer molestar a la Pesadilla todos los días sin falta.

“¡Este horrible insecto! ¡Cómo se atreve a dejarme en ridículo!”

Sorprendentemente, el hombre sigue gritando.

Él ha estado yendo a ver a la Pesadilla del Laberinto cada día, alegando que es su deber como emisario.

Allí, se adentra en el bosque y se acerca a la criatura, exigiendo que se vaya a Ohts.

En cierto modo, tal vez el hombre se merezca un poco de respeto por ser tan valiente como para dar órdenes a la poderosa Pesadilla.

No es que no le ofrezca nada.

La Pesadilla del Laberinto no tiene en cuenta sus órdenes, por supuesto, y lo ignora de una forma u otra día tras día.

Es por eso por lo que está gritando y pataleando ahora.

Cada vez que el hombre aparece en el bosque, dice que la Pesadilla se sube a un árbol.

Luego lo mira fijamente, inmóvil.

No importa lo que el hombre le diga, eso es todo lo que hace.

No obstante, el emisario parece tomarse todo esto como un desprecio, y se enfada cada vez que ve a la Pesadilla del Laberinto.

Incluso aunque él es el que sigue entrando en el bosque, que esta cerrado a los intrusos, y grita altivamente órdenes a la Pesadilla que podemos oír desde el pueblo.

Sólo eso es suficiente para provocar la ira de la gente común que adora a la Pesadilla del Laberinto como a la Bestia Divina.

Ese hombre parece tener un don para hacer su presencia desagradable para todas y cada una de las personas.

Estamos gestionando por ahora, pero si esta situación continua, alguien de un lugar o del otro va a llegar al límite.




Afortunadamente, la estancia del emisario es temporal.

Tan sólo puedo esperar que no ocurran problemas hasta que finalmente se vaya.

 

Mis esperanzas llegaron a oídos sordos.

El emisario ha muerto.

En esta misma mansión, nada menos.

La causa de su muerte es desconocida.

No hay un solo rasguño en su cuerpo; según su sirviente que presenció la muerte, el simplemente cayó al suelo de repente como si fuera un títere al que le han cortado las cuerdas.

Por eso me despertaron con bastante brusquedad en mitad de la noche.

Ahora los sirvientes del hombre están sentados frente a mí, sus caras están pálidas.

“¿Bien? ¿Tenéis alguna idea de lo que podría haber causado su muerte?”

Los criados asienten en silencio a mi pregunta.

Aunque, puedo ver por como evitan mi mirada que no tienen ni idea.

Lanzo un suspiro audible.

Los sirvientes tiemblan como respuesta.

Tengo una muy buena idea de la causa de la muerte de este hombre.

Es obra de la Pesadilla del Laberinto.

De hecho, esta no es la primera misteriosa y repentina muerte que ocurre en este pueblo.

Ya ha sucedido antes en esta misma mansión, en realidad.

Un grupo de hombres de aspecto sospechoso fueron encontrados muertos aquí, sin ninguna herida visible.

Todavía no sabemos quienes eran esos hombres o por qué estaban invadiendo nuestra mansión.

Basado en los hechos más recientes, sospecho que deben haber sido agentes de Ohts, pero no tengo pruebas de esto.

¿Vinieron a asesinarme? ¿Para robar documentos confidenciales?

Debido a que las causas de su muerte fueron tan inusuales, parece probable que el culpable fuera una fuerza externa aberrante.

Y cuando uno considera el momento, parece bastante posible que la Pesadilla del Laberinto fuera la responsable.

Sin embargo, no sé por qué la Pesadilla del Laberinto tomaría tanto interés en proteger este pueblo.

¿Seguro que esta criatura no es realmente la Bestia Divina de las leyendas de la Diosa?

Dado que parece tener una inteligencia que podría fácilmente igualar a la de un humano, debe haber alguna razón detrás de estas acciones.

Aunque es posible que piense eso sólo porque yo mismo soy humano.

Incluso si tiene el mismo nivel de inteligencia que un humano, eso no significa que un monstruo como la Pesadilla del Laberinto siguiera los mismo patrones de pensamiento.

Debe tener motivaciones completamente diferentes a las de un humano.

Lo que haría más extraño que nada que haya elegido apoyar a nuestro pueblo.

Pero supongo que eso no importa mucho de todas formas.




Ya sea que piense de la misma manera que un humano o no, no puedo encontrar una sola razón para que un monstruo proteja nuestro pueblo humano.

No saber eso es realmente aterrador, la verdad.

Especialmente porque la criatura en cuestión es un monstruo inmensamente poderoso.

No obstante, esta vez creo que entiendo qué buscaba la Pesadilla del Laberinto.

Venganza.

“¿Entonces? ¿Por qué estáis todos despiertos a estas horas de la noche?”

La hora es pasada la media noche.

Afuera sigue estando muy oscuro, queda algún tiempo para que el cielo empiece a volverse azul.

A menos que el hombre estuviera de guardia nocturna, debería haber estado durmiendo.

Es muy sospechoso que estuviera despierto.

Más aún cuando él normalmente bebía lo suficiente como para llenar una bañera pequeña antes de ir a la cama.

“B-bueno, verá…”

Un sirviente está obviamente muy nervioso.

Su reacción es tan exagerada que estoy tentado a preguntarme si está actuando, pero a juzgar por su palidez, es claramente verdad.

Si puede poner una cara tan pálida actuando, este hombre se merece estar en papeles protagonistas en el escenario.

Los sirvientes se miran unos a otros con incertidumbre, preguntándose claramente si admitir la verdad o dar alguna excusa. Desafortunadamente para ellos, sin embargo, ya estoy al tanto.

Un vigilante me informó que un grupo de personas había atacado a la Pesadilla del Laberinto.

Tengo pocas dudas de que eran asesinos enviados por el señor de estos sirvientes, ahora muerto.




La evidencia circunstancial sola es más que suficiente.

Debe haber estado planeando hacer que la Pesadilla del Laberinto le obedezca por la fuerza.

¿O estaba planeando deshacerse de ella en venganza por ignorar sus demandas?

De cualquier manera, no se puede negar que fue un acto extremadamente estúpido.

Los delincuentes, por cierto, fueron despachador rápidamente por la que iba a ser su víctima, la Pesadilla.

Es difícil compadecerlos cuando no pueden percibir la clara diferencia entre su fuerza y la de su oponente.

¿O tenían alguna razón para no poder rechazar a su superior?

Si su superior era el emisario, entonces eso tendría sentido.




Me lamento por aquellos bajo el mando de un superior tan incompetente.

Ahora, ¿cómo lidiar con estos sirvientes restantes del fallecido incompetente en cuestión?

Uno debe esperar que los subordinados sean igualmente incompetentes.




Debo intentar guiarles de tal manera que Ohts no levante objeciones contra Sariella en este asunto, o al menos mantener su ira al mínimo.

Cuando un emisario muere en otro país, es inevitable que el anfitrión reciba algún grado de culpa.

Si no puedo crear una razón convincente, acabaremos debiéndoles una deuda innecesaria.

Y entonces, debo hacer que los sirvientes del difunto confiesen que intentó tocarle un pelo a la Pesadilla del Laberinto y fue asesinado por el dicho monstruo en represalia.

No podemos cambiar el hecho de que el emisario murió en Sariella, pero si se propuso atentar contra un monstruo peligroso, al menos aligerará la culpa con la que cargamos.

Y a la luz del comportamiento general del hombre, me imagino que aquellos que lo conocían estarán muy dispuestos a aceptar nuestra versión de la historia.

… Al menos, eso espero.

Soy muy consciente de que todo esto es una ilusión.

Si Ohts envió a ese emisario sabiendo perfectamente que esto sucedería, entonces la situación es grave.

Y estoy bastante preocupado porque no sé que está intentando hacer Ohts.

El ataque a mi esposa y a mi hija.

El repentino aumento de la población de bandidos, claramente influenciado por algún otro país.

Los intrusos misteriosos.

Todos estos signos apuntan a algo realmente malo en el horizonte.

Y como para confirmar mis temores, mis espías me han informado de que Ohts ha estado haciendo movimientos en secreto.

Hay signos de que se están preparando para la guerra.

No quería creer esto.

La diferencia de fuerza entre Sariella y Ohts es bastante clara.

Si estalla una guerra, seguramente terminará en victoria para Sariella.

Y Ohts debería ser tan consciente de ello como lo soy yo.

Entonces, ¿significa esto que tienen algunos medios secretos para la victoria?

¿Podría ser que el Imperio de Renxandt o el Reino Sagrado de Alleius intenten interferir?

No lo sé.

¿Ohts realmente nos va a proclamar la guerra?

Tampoco lo sé.

Sin embargo, debo hacer todo lo que sea posible para prevenirlo.

En este momento, eso significa hacer que los sirvientes que tengo delante de mí confiesen.

Aunque esto podría no importar mucho si Ohts realmente tiene la intención de empezar una guerra.

En cualquier caso, es demasiado pronto como para decir si estallará o no la guerra.

Quizás aún podamos resolver las cosas mediante a la negociación.

De nuevo, ilusiones, pero debo hacer todo lo que esté en mi poder.

Supongo que solo la Diosa sabe que pasará después de eso.

5 20 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
25 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios