86 [Eighty Six]

Volumen 3

Capítulo 8: Atravesando el Campo de Batalla

Parte 5

 

 

Las flores blancas brillaban como perlas en las exuberantes praderas de terciopelo verde, y Kiriya apartaba los pétalos mientras corría a través de ellos.

No había nada que impidiera que el enorme dragón de acero corriera a través del área controlada por la Legión. Pasó rápidamente por el bosque abierto, cruzó el puente sobre el enorme río, pasó las colinas que ondulaban como las olas y se detuvo en el área de batalla de la que estaba a cargo.

Publicidad M-AR

Solo él bastaba para destruir una fortaleza, pero después de cada batalla, requería un largo período de mantenimiento. El cañón se desgastaría por completo después de disparar cien de disparos, y el solo hecho de cambiarlo tomaba al menos medio día… en ese aspecto, era realmente inconveniente.

La velocidad de navegación de ese field-dress blanco podría ser similar, pero tendría que atravesar las filas enemigas, lo que lo retendría un poco, mientras que Kiriya podría pasar sin preocupaciones en el territorio enemigo.

Miró como a un lado la maquinaria de mantenimiento en modo de espera comenzó a trabajar. Sus ojos estaban fijos en la sombra gris en la distancia, levantando su cabeza para mirarlo.

“Habla Pale Rider a No Face. He Llegado al área de la misión. Atacaré en otras 40 horas. Comenzaré la ejecución al amanecer una vez finalizado el mantenimiento.”

«Entendido.»

Publicidad M-M3

Ahora bien.

Publicidad M-M3

¿Acabaría enfrentándose contra este compatriota inesperado?

Publicidad M-M3

¿O dispararía sus gloriosos fuegos artificiales para presenciar el fin de la Humanidad?

***

 

 

“──Mayor General, es hora de despertar”

Los ejércitos de los tres países habían estado luchando toda la noche, pero tomaban turnos, y los combatientes no terminaban luchando sin descanso.

Los soldados habían vaciado el espacio de carga utilizado para almacenar los tanques de infantería, automóviles y Vanargands, y los generales de División que avanzaban junto con las líneas del frente siguieron su ejemplo.

Publicidad Y-M2

En una esquina de la tienda de lona que formaba el cuartel general, el Jefe de Estado mayor estaba vestido de manera impecable, aunque no era hora de despertarse, y el General de División entrecerró los ojos con molestia.

Pasaron toda la noche anterior planeando planes de operaciones hasta el día de hoy, y el Jefe de Estado debería haber dormido un poco más tarde, pero parecía no importarle.

«Ya pareces viejo… o eso debería decir, pero todavía tienes 30 años, ¿no? Ten cuidado de que no te crezca una barriga.»

«Te ves animado, William… sigue siendo imprudente mientras aún seas joven. Terminarás pronto como yo.»

«Es difícil de creer.»

«Como digas Una vez que tengas más de 30 años, tu cuerpo se sentirá como si estuviera sobre una colina»

Habían vuelto a su antiguo tono de estudiantes de la escuela militar de hace muchos años, probablemente porque acababan de despertarse. El General de División sacudió la cabeza, dejando a un lado la somnolencia que no podía ser atenuada con menos de tres horas de descanso, y se puso el abrigo militar que había arrojado a un lado.

Publicidad M-M2

Por el bien de su objetivo, comenzó haciendo la pregunta más importante.

«¿Qué hay de los 86?»

«Me acabo de sincronizar con ellos… este invento de la República es realmente conveniente. Pero de ninguna manera haré que la Rama de Investigación trate de imitarlo.»

Señaló el anillo de plata llamado dispositivo Para-RAID, mirándolo de reojo.

Esto permitía que los humanos se comunicaran a través de sus conciencias. Habría sido inútil experimentar esto en humanos, y seguramente podría imaginar que muchas vidas humanas fueron sacrificadas hasta completarlo, o más bien muchos cerdos sin importancia para la República.

El Mayor General no tenía deseos de usarlo, o prefería que otros usaran algo que había sido creado a través de tan inmorales principios y tecnología, pero el Jefe de Estado tenía otras ideas. Aunque condenaba al dispositivo de inmoral, claramente lo veía como una herramienta útil y quería utilizarlo de manera efectiva.

Hablando de eso.

«¿… Finalmente estás conectado?»

«Es una conexión hecha a través de la conciencia compartida, pero es imposible conectarse cuando el otro está dormido. Es increíble que un escuadrón de cinco personas pueda dormir en medio del territorio enemigo»

Quizás,

Los 86 vivieron en el campo de batalla antes de llegar a la pubertad y sobrevivieron al área controlada de Legión durante al menos un mes. Seguramente fue una terrible pero esencial experiencia en sus vidas.

Quizás estaban acostumbrados a ello.

El Mayor General recordó una conversación de hace dos meses.

Incluso desde la escuela de cadetes, él había servido al ejército durante al menos 20 años, y siempre había estado en las líneas del frente desde que comenzó la guerra contra la Legión y las batallas le causaron mucho estrés mental.

Si el campo de batalla era simplemente el día a día de los 86, y la vida cotidiana que él y los demás soldados de la Federación tenían no era nada en comparación, llevándoles tiempo acostumbrarse a esta vida cotidiana extranjera.

Publicidad Y-M3

Incluso ella pasó 5 años acostumbrándose a eso… y en cuanto a cómo se acostumbró, era otro asunto.

«Adivina dónde están ahora. A 120 km al oeste de la antigua frontera del Imperio. Pasamos toda la noche avanzando a esta posición. Estamos impacientes, ¿no crees?

El Mayor General se dio cuenta de lo que estaba insinuado y levantó una ceja.

«… Es sorprendente. Pensé que intentarías usar a esos niños en esta batalla tanto como te fuera posible»

Y el Jefe de Estado a su vez se encogió de hombros con indiferencia.

Publicidad M-M3

«No te equivoques, creo que una cuchilla tan fina y afilada debe usarse apropiadamente, y sería mejor si los pudiéramos usar por mucho tiempo… pero será terrible si la Legión los tomara. Tenemos que recuperarlos lo antes posible»

Publicidad G-M1




Durante mucho tiempo, habían luchado con los Vanargands y ahora los Reginleifs los acompañaban. Así que la ausencia de ambos en la mañana lo ponía nervioso.

Bernault estaba en un rincón del cuartel cuando se prepararon para luchar, empuñando el rifle de asalto que era lo único que dejó fuera de su máquina personal desechada, y estaba sentado en un círculo con sus subordinados, levantando la cabeza cuando vio que Grethe se acercaba.

«Comenzaremos a avanzar al amanecer, ¿están listos?»

«Entendido, teniente coronel. Listos para movilizarnos, ya que…»

Levantó el rifle de asalto del piloto presente en el field-dress que tenía una culata plegable hacia ella.

«Todo es mucho más ligero para nosotros ahora.»

Un rifle de asalto de 7.62 mm podía destrozar las extremidades de un hombre adulto, pero ciertamente no tenía suficiente potencia de fuego si se enfrentase a la Legión. Los Wargus estaban empuñando estas armas que apenas podían defenderlos de los Ameise y los Grauwolf si se usaban apropiadamente, con la intención de luchar contra ellos en el campo de batalla. Grethe sonrió.

«¿Está preocupado por el teniente y los demás, sargento?»

«Quería preguntarle lo mismo, teniente coronel. También está preocupada por el teniente y los demás, ¿verdad?»

«Hice todo lo que pude. Solo queda creer en ellos»

«Aunque dice eso, envió una unidad de Reginleif de repuesto, municiones, piezas de repuesto y herramientas de mantenimiento de las líneas traseras solo por si acaso, ¿no es así? Escuché que discutió hasta el final con el Jefe de Estado con respecto a la disposición de la nave de transporte.»

Incluso el rígido, distante General de aspecto imponente terminó aceptando incondicionalmente.

«Bueno, ¿usted no es igual, sargento? Les dije a todos ustedes que ya no tenían que hacer más, que podían retroceder pero siguieron desobedeciendo.»

«Bueno, eso se vería mal por nuestra parte ¿Qué pensaría que sucedería si los mocosos vuelven gritando que han atrapado a un ciempiés y encuentran a un montón de viejos borrachos? Seremos un hazmerreir para los jóvenes.»

Ese sería sin duda el peor de los casos posibles.

Hmph. Entonces, Bernault dio un largo suspiro y continuó:

«… Podría ser difícil para este gran ejército, pero es mejor que nos demos prisa. Su Juggernaut sigue estando bastante decente, Teniente Coronel, pero hay algunos problemas, dado que la unidad en sí nunca pasó por muchas pruebas.”

«Si»

Todos los field-dress requerían una cantidad de tiempo de mantenimiento similar a la de la operación, incluyendo el Reginleif. Aunque las unidades no eran tan delicadas como para que dejaran de funcionar por falta de mantenimiento, el tiempo operacional actual del Reginleif era demasiado corto y podía haber fallas por descubrir.

Publicidad M-AB

Grethe asintió, y de repente frunció el ceño.

«Hablando de eso, ¿por qué todos ustedes lo llaman Juggernaut?»

«Es un nombre más apropiado que una adorable doncella de guerra para nosotros, los Wargus.”

Mientras la teniente coronel fruncía el ceño con tristeza, Bernault levantó una ceja.

«Y también para esos malditos mocosos imprudentes que siempre hacen con más ánimos lo que les decimos que no hagan.»

4.9 16 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios