Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 22

Capítulo 238: Un Segundo

 

 

Fuerte Necross, localizado en la región de Gaslow del Continente Demoníaco.

En lo profundo de la inexpugnable fortaleza del Continente Demoníaco, dentro de una mazmorra poco usada estaba un prisionero.

Publicidad Y-AR

«Grrrrrrrr…»

El prisionero tenía grilletes alrededor de su manos, bolas y cadenas en sus piernas, y estaba usando una pijama con rayas azules y blancas. Era una vista miserable.

El gruñido resonaba por la presión que se originaba en lo profundo del estómago del prisionero.

Uno podía decir que ese sonido agraz era la prueba que el prisionero no pensaba en su situación actual como algo bueno.

Por otro lado, el prisionero solo estaba hambriento.

Publicidad M-M2

«¡Fuera!»

De pronto, la puerta de la prisión fue abierta junto con dos hombres atemorizantes completamente blindados con armaduras negras.

Hicieron que el prisionero se levantara y lo llevaron fuera de la prisión, la bola y cadenas hacían sonidos de raspado mientras eran arrastradas.

Aunque el prisionero no mostró señales que le importara las cadenas y bolas, aparentemente tenía una sorprendente cantidad de fuerza.

Llevado por los caballeros negros, el criminal salió de la prisión.

Pasando por el largo corredor y subiendo un pasillo de escaleras, el prisionero llego al salón de audiencia.

«¡Muévete!»

La espalda del prisionero fue empujada como si recibiera un veredicto y caminara con gran dificultad en su camino a una plaza circular rodeada por candeleros violetas.

Levantando su cabeza, el prisionero vió un trono—el trono que una vez el prisionero se sentó como lo hacía ahora el Rey Demonio.

«Atofe…»

La Reina Demonio estaba blindada en una armadura negra.

Al momento el prisionero la vió, la cara del prisionero estaba teñida con enojo.

«¡¿…Qué significa eso?!»

El prisionero lo gritó desde el fondo de su estómago.

Tal vez fue debido a que no había nada en su estómago, su voz salió con un fuerte eco.

«Hmph, ¡él es que es más fuerte que yo! ¡Justo con Laplace y sucesivamente, es todo!»

En respuesta, la más temida Reina Demonio en el Continente Demoníaco miró al criminal, poniéndose irritada.

«¡Qué miserable, Necross debería cavar su tumba!»

«¡Papá dijo que debería vivir no importa cuánto quiera!»

«¡Es simplemente porque no escuchas lo que otras personas dicen! ¡Como sea, él meramente se rindió porque solo puedes vivir egoístamente!»

«¡No soy idiota!»

La Reina Demonio rugió.

Pero al criminal no le importó su enojo, solamente alejando su cara burlona.

«Lo eres. Siempre has sido una gran idiota e incluso lo sabes. Sabes que morderás el cebo delante de tus ojos sin pensarlo.»

«¡No lo soy! ¡Kalmann dijo que era lista! ¡Él dijo que tenía buena memoria!»

«Oh, pero Atofe…»

El criminal hizo una declaración, una declaración a la Reina Demonio que usó palabras que no debieron ser dichas.

«It’s naught but flattery.»

Publicidad Y-M2

La Reina Demonio chasqueó.

El cabello se le levantó de enojo. Los caballeros negros cerca se aferraron a ella, pero fueron arrojados al momento.

Pero los caballeros negros no sucumbieron, reagrupándose y detuvieron los ataques de la Reina Demonio.

«¡Perra! ¡Muere! ¡Te mataré! ¡Muerte otra vez!»

«¡Heh, heh! Trata de aprender aritmética o es así de irritable.»

«¡Ugaaaahhh!»

El criminal provocó más a la Reina Demonio, quien juntó todas sus fuerzas y forzó a retroceder a los caballeros negros.

«¡Gran Emperatriz Kishirika, por favor deje esto! ¡Por favor no, ya no provoque más a La Reina Atofe!».

Publicidad Y-M3

«¡Cállate! ¡Esta Una te sigue porque le dijiste a Esta Una que alimentarias a Esta Una con algo bueno y todo lo que recibe Esta una es un pobre

trato! ¡Está Una no se sentirá mejor hasta que Esta Una al menos diga todo!»

Sí, la criminal cayó en una trampa, fue engañada.

Ella había sido atraída por palabras, «Señorita, le daremos algo delicioso, así que venga con nosotros por un instante,» por el hombre que se había quitado su negra armadura y cayó en una trampa.

¡Sí, dejaron colgando un cebo justo enfrente de sus ojos, ella los siguió sin pensar nada, y calló en una trampa!

La promesa había sido rota; el hombre no le dió nada delicioso.

«¡En primer lugar, Esta Una todavía tiene que escuchar la razón por la que ha sido capturada! ¡¿Qué hizo Esta Una?! ¿Esta no ha… no… hecho ningún crimen?»

Entonces, las manos de la criminal empezaron a agitarse y friccionarse.

Muchas fechorías se le vinieron a la mente.

Pensando en ello, la criminal tuvo la desilusión que ella había hecho cosas malas, sus manos estaban manchadas en maldad.

Era natural para alguien enojarse con ella.

Pero la Reina Demonio declaró.

«¡Hmph! ¡Todavía no has hecho nada malo!»

Su enojo se había asentado en unos cuantos segundos. Dejando eso de lado si fuera alguien más, la Reina Demonio sabía que había un pequeño significa en el enojo de este criminal en particular.

«¿Entonces por qué es? ¡No eres una persona tan rencorosa para enviar a Esta Una a prisión por nada! Las veces cuando hiciste esto son las veces cuando fuiste engañada por alguien…»

Entonces, el criminal se dio cuenta de algo.

«¡Eso debe ser! ¡Has sido engañada por alguien otra vez!»

«¡Te equivocas! ¡No fui engañada!»

«¡Todos esos engaños hablan solos! ¡Muy bien! ¡Dile a Esta Una todo! Aún queda tiempo antes que sea irrecuperable y Esta una deba ayudar. Entonces, ¿no me quitarás estas esposas…?»

El criminal presentó sus esposas en frente de ella.

La Reina Demonio, en respuesta, viendo el día desapareciendo después de mañana.

«Aunque la decepción esta conversasión, pero no es lo que hicimos. Nosotros—nosotros peleamos. Después de la batalla, admití la derrota.»
«¡Con el hombre que perdí y lo reconozco… es él!»

LaReina Demonio señaló.

Allí estaba… había un mago usando una túnica gris con una expresión maléfica.

Era una cara de lujuria que parecía tener a 3 mujeres sirviéndole.

En tanto, también era probable que el hombre solo estuviera riendo con toda su fuerza.

«¡E-Eres tú… Rubens!»

«Cerca, pero no.»

«C-Ciertamente con la cantidad de maná que posees, incluso Atofe podía…»

El criminal fue superado con el terror.

Ella se encontró con el mago dos veces antes.

La primera vez que se encontraron, ella se había reído de su cantidad de maná, y la segunda vez, ella se había reído del poder mágico que podía repeler a un Rey Demonio.

La tercera vez no fue de risa.

Ella no podía reírse del hombre que sometió a Atofe y del hombre que la capturó.

«Heh heh…»

El mago rió mientras calmadamente la miraba.

«La verdad es, hay algo que quiero darte, veras…»

«¿Q-Q-Q-Qué es esto, un réquiem?»

«Heh heh heh, es algo mucho mejor.»

El mago estaba rebosante de alegría e hizo una brillante sonrisa.

«¡E-E-Esta Una no será engañada! ¡Los humanos siempre lo hacen!

¡Tratan de engañar a Esta Una usando palabras dulces!»

El criminal ofreció resistencia, pero no había escapatoria.

Su voz estaba temblando y ella estaba conteniendo su ingle que estaba al borde de perder el control mientras buscaba rehusar el aturdimiento.

«Veamos si puedes decir eso después de ver esto.»

El mago bajo el saco que estaba en su espalda y llevó una mano al interior.

«¡Eek…!»

Una sonrisa chillante salió de la garganta del prisionero.

¡Una profunda caja negra!

Justo imaginando qué podía estar en una caja negra profundamente alborotó al temeroso criminal.

¿Qué podía estar dentro?

No importa qué sea, es una profunda caja negra.

¡No había duda que algo inconcebible horrorífico estaba dentro!

¡Porque es negro!

«Una vez tomes esto, querrás hacer cualquier cosa que te diga.»

Publicidad M-M4

«¿¡Q-Qué es…!?»

Él abrió la caja.

Había anillos del tamaño de un puño, fuertemente empaquetados dentro.

Los anillos eran amarillos con blanco de algo pegado a ellos como un molde.

Esta extraña vista, peligroso color, y dulce aroma iban de ellos causando que el cabello del criminal se parara.

«¿Q-Qué son…? ¡¿Qué intentas hacer con ellos…?!»

«Heh heh, éstos, verás, son para esto.»

El mago recogió uno con la mano y lo llevó cerca de la boca de Kishirika.

Simultáneamente, los dos caballeros negros aprendieron al criminal para que no pudiera mover un músculo.

Publicidad M-M5

«Di ‘ahh’.»

«¡¡¡De…D… Detente!!!»

 

 

Punto de Vista de Ludeus

Kishirika Kishirisu, la Gran Emperatriz del Reino Demoníaco, estaba llorando mientras comía las donas que le traje.

«¡Una cosa tan maravillosa existe en este mundo, esas maravillas…!»

Eran donas que hizo con huevos y azúcar que consiguió del Santo País de Milis.

El productor: Aisha Greyrat.

Hace un tiempo, ella escuchó de Nanahoshi que había una comida como esa y le enseñó cómo hacerlas.

Nuestra comida en casa se hace usando aceite, asó que reunir los ingredientes fue fácil.

«¡Esta Una no sabe qué decir…! ¡Puede que Esta Una naciera hasta ahora por este sabor…!»

Kishirika lucía estar de mal humor cuando llegó a la sala de audiencia, pero parece que fue curada.

Debe ser la magia de las donas.

Cuando hubo muestras de donas, Roxy también lo intentó y el resultado fue excepcional.

No estoy seguro de haber visto a Roxy tan feliz antes.

Yo, al menos, no puedo hacer que haga una expresión de tal alegría.

No, fui quien hizo la ruta a Milis para reponer los stocks.

Por lo tanto, se puede decir que fui la causa de esa expresión.

Madre, padre, hice a Roxy muy feliz.

Publicidad Y-M3

Con donas que Aisha hizo.

Independiente a eso, las donas tienen el poder mágico para inhabilitar demonios.

«Oh…»

Pero ese poder mágico estaba al límite ya que la magia funciona en un repartido de sistemas.

Kishirika había terminado de comer 12 donas y estaba haciendo una expresión de dolor.

«¿No hay más…?»

«Ya no hay.»

«…Si fueras a darle a Esta Una una segunda ayuda, Esta Una te concedería cualquier deseo.»

«Esas son las palabras que quería escuchar.»

Publicidad M-M3

Hablé con una sonrisa, y Kishirika hizo una expresión de haberse dado cuenta y fuertemente abrazó su propio cuerpo.

«Kh… así que estás detrás del cuerpo de Esta Una… No importa cuán deliciosas sean esas cosas con las que alimentaste a Esta Una, el cuerpo de Esta Una es de Badi… pero si se me permite comer tal delicia… ¡Kh!»

«Voy a dejarlo pasar por esta vez, así que paso.»

«I see… Enduring it does not do wonders for one’s body, you know?» «Incluso si fuera incapaz de resistirlo, debo preguntar a mis esposas.»

«¿Esposas? Ohh, así es eso. Ya te casaste. Santo Dios, los humanos crecen tan rápido…»

Ahora bien, vamos al asunto.

Publicidad M-M1

Vine aquí hoy para pedir eso.

Ya que Kishirika repensara a cualquier que le dé comida, me salí del camino para tener unas donas hechas.

«Para empezar, deseo encontrar a un hombre llamado Gisu usando tu poder.»

«Hoh, Gisu…»

«Sí, sus características son—»

Le dije a Kishirika los detalles de Gisu y que estaba pensando que su nombre real estaba escrito en la carta.

«Hrmm, siento que he escuchado de éste en alguna parte… un momento.»

Kishirika, con su boca aún sucia, empezó a mover sus ojos.

Sus ojos se transformaron como en una máquina y de pronto se detuvieron en un cierto momento.

Ella examinó el aire con ellos y empezó a ver en alguna parte con el ceño fruncido.

«Hoh… Hm… Eso… Oh, luce bien…»

Kishirika murmuró, su mirada andaba deambulando.

Y otra vez más, en un cierto tiempo, Kishirika llegó a una repentina parada.

«Lo encontré.»

Fue en cuestión de tiempo.

«El Reino de Bihaeril, en la punta este de las islas del norte. Él está hablando con alguien en el bosque… Por el amor a Dios, que cara más de miedo…»

Kishirika se inclinó más hacia adelante mientras dejaba salir una risa «Ihhihi».

«Ahora bien, él está hablando… ¿Hm?»

Instantáneamente la expresión de Kishirika se nublo.

«Ya no puedo ver más.»

Kishirika hizo una expresión seria, un completo cambio de hace un momento y cerró sus ojos.

Ella vió al cielo mientras mantenía los ojos cerrados, como si los descansara.

Después de un tiempo, ella lentamente los abrió-

«Este sentimiento… Eso debe ser. Eres el que está peleando con Hitogami… ¿no es así?»

En contraste a su usual yo, ella dio una impresión casi al de una persona diferente.

«Eso es.»

«Para pelear con Hitogami significa que, en otras palabras, eres seguidor del Dios Dragón, ¿verdad?»

«Hrmmmm…»

Kishirika cruzó sus brazos, y tensó su quijada.

Estaba en una pose de pensamiento.

Varios segundos después, ella otra vez miró al cielo como si viera a la luna.

Aunque en realidad era mediodía, el clima era bueno; solo las nubes eran las que pasaban.

«Y Atofe, ¿estás siguiendo a este hombre?»

«Sí.»

«Entonces… puede que esta sea la voluntad divina.»

No había rastro de su usual atmósfera juguetona, casi como un sabio.

Me pregunto cómo pasó.

¿Las donas bajaron donde no debían…?

«Lord Kishirika, ¿conoce a Hitogami?»

«En efecto. Esta Una tiene historia con él… Honestamente, Esta Una que la conexión ya se había ido»

«¿Historia dice?»

«No es mucho. Fue hace 4,200 años, Esta fue usada—ambos Esta Una y Badi, por Hitogami quien quería matar a Laplace.»

¿Hace 4, 200 años…?

Ah, cerca de la Segunda Guerra Humano-Demoníaca.

«Si lo recuerdo, el Dios de la Lucha y el Dios Dragón pelearon.»

«En efecto. Badi, se armó con la armadura del Dios de la Lucha para protegerme, peleó con Laplace, el Rey Demonio Dragón.»

«Huh… ¿Su Majestad Badigadi tenía qué?»

Supongo que la verdad revelada solo podía llamarse impresionante.

Orsted nunca me dijo nada de esto.

«La armadura del Dios de la Lucha está perdida en una vieja historia… sin embargo, es mejor tener cuidado si Badigadi aparece. Incluso ahora, parte de él se siente en deuda a ese maldito de Hitogami. Puede que él esté con el enemigo.»

«…Entiendo.»

No es que quiera pelear con una animoso Rey Demonio.

Pero que él se convierta en un enemigo es algo que necesito tener en mente…

Si es posible, quiero que se olvide de esa deuda y se haga mi aliado.

«Bueno, para alguien que hizo a Atofe su aliado, Esta Una cree que deberías ser capaz de tratar con el actual Badi, pero por favor no lo mates si puedo ayudar con ello.»

Badigadi es el hermano menor de Atofe y está relacionado con Kishirika. Son familia.

Los demonios pueden tener un gran corazón, pero dudo que se sienten y vean a su familia siendo asesinada independiente a las circunstancias.

«Muy bien. Para empezar, no creo que pueda matarlo fácilmente.»

«En efecto. La tenacidad es el encanto para los demonios inmortales, así lo tienes.»

Kishirika lo dijo, viendo a Atofe.

Atofe estaba haciendo una expresión de confianza, pero creo que es probable que no sea un cumplido.

«Además… ven un poco más.»

Kishirika hizo señas.

Atraído por eso, me acerqué a ella.

Ella tenía su mano cerca de su boca, probablemente sea una conversación secreta.

«Mueve tu cara más.»

«Qué es—»

«Toma, Sploosh.»

Kishirika de pronto lanzó sus dedos a mi ojo izquierdo y sentí un dolor penetrante.

«¡¡Gighaaaahh!!»

Reflexioné tratando de escapar atrás, pero Kishirika tenía sosteniendo mi cabello y no pude.

Estoy usando la Armadura Mágica Mark II, ¿¡por qué no puedo escapar!?

¡Duele, duele!

Oh, en realidad, probablemente es lo mejor… no huir de esto.

«¿Oh? Te hiciste dócil.»

Acepté la reacción de Kishirika.

Hizo que duela, y me dio una gran jaqueca.

Entiendo que ella hizo algo repentino empujando sus dedos y que estuviera jugueteando.

Es la segunda vez, después de todo.

«Acabe.»

Finalmente, Kishirika sacó sus dedos.

El dolor se mantenía en los ojos que también sentían ceguera.

Pero también entendí que todo fue bien y que no perdí mi vista.

«Un regalo a cambio de algo delicioso, es la regla personal de Esta Una.»

«…..»

«Ese es el segundo ojo.»

Estaba de rodillas ante Kishirika en una rodilla mientras sostenía el ojo que dolía.

«Esta Una no tiene que ver en la pelea, pero Esta Uno tiene una ligera historia con Hitogami. Este es un regalo gratis y una despedida.»

Alejé mi mano y mi visión era doble, y como si fuera un ojo que hubiera quedado en la palma de mi mano; estaba viendo un escenario completamente diferente.

Hizo que mi cabeza doliera.

«Clarividencia. Un ojo que solo puede ver a la distancia, pero Esta Una está segura que encontraras un uso para ello.»

Clarividencia, ¿huh?

Al momento cierro mi ojo derecho y reúno maná en mi ojo izquierdo.

Ajustando el maná justo cuando usaba el Ojo de Premonición, traté de ver a lo lejano,

Estaba viendo la entrada del Fuerte Negros desde la sala de audiencias.

Allí, un caballero negro tenía su casco fuera y estaba rascando arriba de su cabeza.

Moví mi vista más.

Cuando reuní el maná, el cielo surcó mi visión.

Como una cámara que puede hacer un zoom infinito, seguí surcando.

Pude ver un cráter, y en el cráter estaba una ciudad, pero no podía ver toda la ciudad.

Puse más maná en la vista, pero se detuvo en una montaña.

Pude ver bien los detalles de la montaña rocosa, y un Gran Rey de las Tierras Tortoise gruñendo, pero eso fue todo.

Cuando hubo un obstáculo en el camino, mi vista fue obstruida allí.

Cesé el flujo de maná, mi vista regresó a la posición actual.

Todo lo que puedo hacer es simplemente ver a lo lejano.

No puedo decir fácilmente que su uso es un lujo, pero no es un mal significado.

«Esta Una está segura que puedes acostumbrarte a usar dos magias simultáneamente.»

«Muchas gracias.»

Expresé mi gratitud a ella con honestidad.

«En efecto. ¡Bien entonces, Redeus! ¡Si te encuentras en problemas otra vez, puedes apoyarte en Esta Una! ¡Mientras no tenga nada que ver con Hitogami, te ayudaré!»

Kishirika sacó sus esposas y cortó las cadenas que estaban pegadas a sus piernas con un corte.

Además, ella rasgó su pijama con rayas azules, regresando a su usual ropa de esclava.

Entonces, ella hizo un poderoso salto.

«¡¡Adiós!! Esta Una—¿¡!?»

Kishirika cayó de cara primero.

Porque Atofe tomó fuertemente su pierna.

«Espera.»

«¿Qué es? Incluso interrumpiste la grandiosa escena de salida.»

Kishirika miró a Atofe mientras toda la sangre salía de su nariz.

Atofe intrépidamente vio a Kishirika.

«Escucha mi petición.»

«¿Qué es? Esta Una no escuchará a la persona que de pronto capturó a Esta Una y lanzó a Esta Una a prisión. Fuera manos, shoo, shoo.»

Kishirika limpió su sangrado nasal mientras tiraba de Atofe con su otra mano.

Pero, Atofe no mostró intención de ello y tomó a Kishirika del collar.

La ropa de esclava era apretada y la parte bajo de los pequeños pechos de Kishirika fueron expuestos.

¡Oohh!

No, la Abstinencia de Redeus no sería tentada por algo… ¡Kh!

«Dime donde está Earl y Alex. Redeus necesita hombres fuertes , ¿cierto? Ellos deberían ser capaces de mostrar su valor.»

«Uhm, Esta Uno le dijo a Rudeus hace unos momentos… además, Esta Una le dio un ojo mágico como un servicio especial… cualquier otra casa está fuera de pregunta.»

Earl y Alex.

Me pregunto quiénes son.

Estoy seguro que tiene algún uso ya que Atofe lo dijo así, pero…

«Dime.»

«Esta-Una-No-Quiere.»

Pero Kishirika no escuchó. Aunque, descubrí donde esta Gisu.

Puedo no saber qué hace, pero incluso si es una petición irrazonable, quiero incrementar a mis aliados.

Entre más aliados mejor.

¿Irrazonable…?

Ah, eso es.

Tengo eso, ¿verdad?

Recordé la existencia del siniestro anillo de hueso en mi dedo—el anillo de Randolph.

«Señorita Kishirika, Señorita Kishirika. Por favor mire esto.»

«¿Oh? ¿Qué es esto? Esta Una lo encuentra Familiar, pero donde…»

«Es el ‘deseo de Randolph’.»

«Hm… ¡Oh, Randolph! ¡Esta Una lo recuerda! ¡Este es el anillo!»

Kishirika reaccionó dramáticamente.

Para ser especifico, su tez se fue pálida.

«Sí, sí, su deseo… porque Esta Una tiene una deuda con él, porque Esta Una está extremadamente en deuda con él… es porque cada vez él ayuda a Esta Una. Puedes pagarme eventualmente, eventualmente, Kuhuhuhuhu, con esa risa… cada vez que Esta Una ve esa sonrisa, Esta Una tiembla de miedo en lo que pueda pedir… «

«Incluso tienes eso.»

«¡¿De verdad?! ¡En serio! ¡Entonces, en este momento!»

Kishirika otra vez miró al aire.

La búsqueda tomó solo unos segundos.

«Earl no puedo decirlo. Creo que está en alguna parte de Asura, pero si él está en una área con denso maná o usando el Mágico Ojo del Sello, es borroso. Alex está caminando en un camino… su curso es al Reino de Bihaeril.»

Bighaeril otra vez…

¿Es coincidencia?

Atofe asiste aprobando la parte que estaba pensando.

«Ya veo, entonces es perfecto, Rudeus, si vas a Bihaeril, busca al hombre llamado Alexander. Él debería ayudarte.»

«¿Qué clase de persona es?»

«¡Él es Karlmann III, el Dios del Norte!»

¡Ohh, Karlmann III el Dios del Norte!

Él es una de las personas que tenía pensado llamar si lo encontraba.

¿Así que su nombre era Alexander? Estaba bajo la impresión que su nombre era Karlmann.

¿Huh?

Pero espera, ¿por qué va a Bihaeril?

¿Por qué donde está Gisu?

¿Es coincidencia…?

Suena a una trampa.

Sí, es una trampa.

«Bien, ¿todo bien? Esta Una se va ahora, ¿ok? No podrá tomar la pierna de Esta Una, cintura, u hombros, ¿cierto? ¡Entonces, adiós! ¡Fahahaha!
¡Faha faha fahahaha!»

Mientras estaba preocupado y Atofe estaba parada detrás de mí con sus brazos cruzados, ella dejó atrás un efecto Doppler (cambio de onda recibida por el movimiento de una onda cercana a una onda de sonido) y la risa desaparecía en la distancia.

¿Qué con eso?

Como siempre, es una persona como la tempestad.

Respecto a eso, he obtenido el paradero de Gisu y Clarividencia.

***

 

 

Me despedí de Atofe y regresé a Sharia.

Cogí el viendo por donde está Gisu, pero al mismo tiempo, también obtuve información que el Dios del Norte Kalmann III, uno de los Siete Campeones Mundiales va al mismo lugar.

Todo lo que tengo es una mala premonición de ello.

Entonces, ¿qué hago?

¿Debería ir y hablar con el Dios de la Espada?

¿Sería mejor moverme antes que Gisu pueda hablar con Karlmann III, hacer a Kalmann un aliado, y rápidamente derrotarlo?

Lo mejor es quitar enemigos e incrementar aliados, pero si Gisu percibe mi llegada, él solo huirá.

Ya que no

Since not running would mean he already has his fighting force in order, the former would be better.

Hmm…

Debería reclutar primero.

Además, debería prevenir el escape, cogerlo por la fuerza, y arrinconarlo con certeza.

Es una lástima que Kishirika se ha ido.

Estaba aquí, tendría más detalles tomando en cuenta la situación.

Supongo que no solo puedo seguir con la búsqueda por siempre.

Con esos pensamientos en mente, fui a casa.

«Oh, bienvenido nya.»

«Regreso en el momento perfecto-nano.»

Había dos personas inusuales aquí, Rinia y Pursena.

Ellas estaban sentadas en el sofá de la sala de mi casa como si fuera su propia casa.

No, no es exactamente eso.

Sentadas como si fuera la casa de Eris.

Rinia y Pursena tenían sus cabezas colocadas en el regazo de Eris y estaban siendo acariciadas detrás de sus orejas.

Estaban completa y absolutamente dóciles.

«Bienvenido.»

«Gracias.»

Eris, viéndome, no paró sus manos y continuó acariciado.

«Jefe, tengo un reporte nya.»

«¡Ah, tengo buenas noticias-nano!»

Las dos lo dijeron sin levantarse.

Estaban ronroneando como si estuvieran extremadamente tranquilas.

Ya estaban completamente domesticadas, supongo.

«Aquí-nano.»

Pursena, aun recostada, me pasó un pedazo de papel.

Que actitud….

Aunque, realmente no me importa.

«Un reporte que vino del este nya. ‘Un demonio con cabello era la imagen perfecta de la muñeca, con una joya en la frente—un Supard fue visto’… Eso es lo que estaba escrito nya.»

«¡Oh, por fin!»

Tomé el papel y lo leí.

Estaba escrito un conciso reporte del hallazgo.

Parece que en un cierto país mercante tenía negocios con un hombre. Cerca de él estaba pegado con un mago blanco envuelto en un trapo y él usaba una banda metálica.

Él estaba armado con una pesada túnica y estaba usando una capucha baja, pero habiendo ojeado bajo la túnica debido a un fuerte viento, el hombre estaba usando algo como un traje nativo idéntico al de las muñecas.

Aparentemente había comprado medicina mientras trataba de evitar la atención.

No sabían qué tipo de medicina compró, pero parecía tener el semblante de Ruijerd.

«¿…Qué?»

Habiendo terminado de leer, mis ojos de detuvieron en la línea final.

‘Locación avistada: El Reino de Bihaeril, a medio día oeste de la segunda ciudad más grande de Irell. Una villa cerca del Bosque Valle del Dragón.’

Bihaeril.

Escuchando eso tres veces en un día, incluso alguien tan denso como yo lo entendía.

«Entonces, es cómo es…»

Gisu, el Dios del Norte Kalmann III, y Ruijerd.

No puede ser una coincidencia en este escenario.

Algo definitivamente estaba pasando en el Reino de Bihaeril.

O más bien, Gisu está tratando de hacer que algo pase.

Incluso la carta podía ser una trampa de Gisu.

Tal vez él podía usar a Ruijerd como un escudo, o solo tal vez incluso Ruijerd se hizo un enemigo.

Es demasiado pronto para decirlo, pero hay una cosa que sé.

Si hay la posibilidad que Ruijerd sea expuesto al peligro, incluso Ruijerd siendo utilizado como un cebo para atraerme, tengo que ir.

La fase de preparaciones terminó.

El tiempo de la batalla decisiva ha llegado.

Publicidad Y-AB

 

 

 

– FIN DEL VOLUMEN 22 –

4.4 40 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
13 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios