Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 5

S3: La Batalla de la Aldea de los Elfos Empieza

 

 

En este momento, estamos esperando junto al árbol que alberga los puntos de teletransporte.

De acuerdo con los elfos, el ejército imperial ya ha llegado al perímetro exterior de la barrera.




Ya sea que ellos intenten romper la barrera, intentar usar los puntos de teletransporte para invadir, o causar algún tipo de caos con elfos a los que se les ha lavado el cerebro, definitivamente estoy esperando a que actúen hoy.

Parece que no soy el único que piensa de este modo, ya que el resto del grupo tiene expresiones igualmente tensas.

Y entonces sucede.

De repente, hay un fuerte clamor desde la dirección de los puntos de teletransporte.

Algo está pasando allí.




Y, como predijimos, es algo malo.

“¡Vamos!”

Grité a todo el mundo y corrimos hacia dentro del árbol a los puntos de teletransporte.

Todos los puntos de teletransporte conectado a la aldea de los elfos conducen a este árbol.

Como la mayoría de los edificios en la aldea de los elfos, esta es una sala vacía de uno de los árboles gigantes que crecen en el bosque, no un edificio hecho por el hombre.

Cuando entramos en el interior con forma de cúpula, encontramos a un hombre joven rodeado de guardias elfos.

“¡Oye!” gritó. “¡Nadie me dijo que sería rodeado nada más teletransportarme aquí!”

Todos los elfos de seguridad arrojaron sus espadas al chico a la vez, pero de repente desapareció antes de que le dieran.

¿Qué acaba de pasar?

“¡Hey, cuidado! ¡Podría haber muerto, sabéis! ¡¿Es que estáis intentando matarme o qué?! Oh, supongo que los estáis, ¿eh?”

La voz hiperactiva del chico rebotaba en las paredes, parecía estar fuera de lugar.

Algo sobre esto me da un déjà vu.

Nunca había visto a este chico antes, pero de algún modo siento como si le conociera.

Lo que puede significar solo una cosa.

“¿Kusama?”

Ante mi dudosa llamada, el chico se gira hacia mí.

“¡Oh, hola! ¡Si son Shun, Kanata y Kuniyan! ¡Cuánto tiempo sin vernos! Y Shinohara y Kushitani también. ¿Qué hay?”

El joven nos saluda alegremente, como ajeno a los enojados elfos que acababan de intentar matarlo.

Él es una reencarnación: Shinobu Kusama.

Kusama siempre fue un chico hiperactivo en nuestro viejo mundo, y claramente eso no ha cambiado en este.

De hecho, ha cambiado tan poco que es un poco espeluznante.

“Kusama, si sabes quienes somos, ¿significa eso que llevas bien lo de ser enemigos?”

Katia habla a Kusama en japonés.

Es cierto.

Kusama nos reconoció.

Si pudo decir quiénes éramos sin que nos presentáramos, eso quería decir que sabía de nosotros de antemano.

Y usó el punto de teletransporte para infiltrarse en la aldea.

Eso quiere decir que se ha convertido en nuestro enemigo a sabiendas.

“B-bueeeno. Sí, supongo que podrías decir que somos enemigos ¿eh?”

Su tono es reacio, pero aun así, su respuesta es clara.

“¡Muy bien, entonces! ¡Haremos lo posible para no matarte!”

“¡Quéééé! ¡De ninguna manera puedo enfrentarme a todos vosotros a la vez!”

Kusama gritó, obviamente nervioso.

Cuando uso Apreciación en él, sé que no está de farol.

Sí, las estadísticas de Kusama son altas.

Pero están sobre el mismo novel que las de Tagawa.

Él no está tan roto como Sophia.

Mi única preocupación es la habilidad de Ninja, la cual nunca había visto antes.

Definitivamente parece una habilidad de reencarnación única.

¿Pero no parece un poco demasiado obvio el darle la habilidad única a él sólo porque tiene el ninjesco nombre de Shinobu?

Las lanzas de los elfos se dirigen hacia Kusama de nuevo.

Atraviesan el cuerpo de Kusama—o eso parece, porque Kusama ya no está ahí.

Ha vuelto a ocurrir.

Justo como la primera vez, parecía que Kusama había sido golpeado, pero el lugar está en realidad vacío.

Esto debe ser el efecto de la habilidad Ninja.

Empujo a los elfos que están tratando de matar a Kusama y me paro directamente en frente de él.

Los elfos definitivamente no podrán con esto.

Me lanzo hacia delante, haciendo que parezca que voy a atacar con mi espada contra él, entonces en su lugar doy un paso más y le hago un placaje con mi cuerpo.

“¡¿Eh?!”

Mi cuerpo pasa a través de Kusama sin tocarlo.

Entonces veo al verdadero Kusama frente a mí.

Así que su misterioso poder de evasión es realmente un poder de ilusión.

Sin embargo, no es una ilusión normal y corriente.

Es casi como que él está haciendo copias de sí mismo que desaparecen cuando son atacadas.

Es un jutsu de duplicación, uno de los efectos de la habilidad Ninja. (N.T. “jutsu” es como se llama a las habilidades ninja, aunque los fans de Naruto ya lo sabrán 😉)

El Kusama frente a mí ahora es el verdadero Kusama.

Trato de golpearle con la punta de mi espada.

Kusama lo esquiva saltando hacia atrás.

Sin embargo, Katia y Fei ya están detrás suyo.




El estoque de Katia y el puño de Fei se acercan a él por ambos lados.

“¡!”

“¿Qué…?”

Sus ataques no perforan nada más que aire.

Él debe haber utilizado el jutsu de duplicación para esquivar otra vez.

Lo molesto de esta técnica es que él puede intercambiar de lugar con las duplicaciones que crea.

Básicamente le da la habilidad de imitar el Teletransporte de Corto Rango, haciéndolo muy difícil de capturar.

“¡¿Estáis tratando de matarme?!”

Kusama reaparece a poca distancia de Katia y Fei.

Entonces la magia de viento de Kushitani lo persigue.

“¡¿Uh?!”

Parece que esta vez le ha dado.

La masa de aire comprimido lo golpea en el estómago, y Kusama cae al suelo con una extraña exclamación.

Tagawa y yo nos acercamos para atraparlo.

Pero entonces la figura caída de Kusama desaparece.

Ha intercambiado lugares con una duplicación otra vez.

Qué habilidad tan molesta.

Miro a mi alrededor enseguida, buscando a Kusama.

¡Ahí!

Está de pie en uno de los puntos de teletransporte.

Debajo de él, el círculo empieza a brillar.

¡Está tratando de usar el punto de teletransporte para huir!

“¡No te vas a escapar!”

Tagawa carga contra Kusama.

“¡Maldita sea! ¡¿No se suponía que esto iba a ser un trabajo fácil en el que sólo tenía que escabullirme aquí por un minuto?! ¡Estúpido vejestorio!”

Kusama maldijo.

Él blandió la espada en su mano.




Tan pronto como veo la espada, mis instintos gritan que hay peligro.

Me apresuro para parar a Tagawa de cargar contra él, entonces uso Apreciación en la espada.

“Muy bien, me largo de aquí. Es mejor que corráis, también.”

Kusama arroja la espada.




Esta vuela por el aire, mucho más alto de lo necesario.

“¡Todo el mundo, id afuera ahora!”

Justo cuando grito esto, el punto de teletransporte brilla, y Kusama desaparece.

Tras ser utilizado una vez, lleva un poco de tiempo antes de que un punto de teletransporte pueda ser activado de nuevo.

Si queremos perseguir a Kusama, debemos esperar hasta que el punto de teletransporte vuelva a estar disponible. Para entonces, ya habrá llegado muy lejos.

Pero no me puedo preocupar sobre eso ahora.

Empezando por Katia, el resto de mi grupo corre hacia afuera, tal vez sintiendo la desesperación en mi voz.

Los elfos, por otro lado, reaccionan más lentamente.

Abro mi boca para advertirles de nuevo, pero antes de que pueda hablar, mi cuerpo es forzado a retroceder.

“¡Sr. Hyrince!”

Hyrince corre hacia la puerta, llevándome junto a él.

“No sirve de nada. Olvídalos.”

Sus breves palabras resumen con efectividad la situación actual.

La espada que Kusama lanzó atravesó el suelo.

Entonces explotó con un intenso destello de luz.

Hyrince se giró para enfrentarlo, preparándose al impacto que se acercaba con su escudo.

Él y yo salimos despedidos por la onda expansiva, y caímos fuera del árbol de los puntos de teletransporte.

La explosión en el interior del árbol lo arrancó de raíz.

“Los puntos de teletransporte…”, susurró alguien.

Levantándome y mirando alrededor, vi que todos los de nuestro grupo estaban a salvo.

Pero los elfos que estaban dentro del árbol cuando éste exploto no estaban.

La espada que Kusama lanzó era una espada mágica con un efecto de autodestrucción.

Las espadas mágicas contienen mucho poder.

Si liberas todo ese poder de una sola vez, éste resulta de una fuerza destructiva increíble.

El precio es que la espada mágica misma se destruye en la explosión.

“¡Maldita sea!” gritó Tagawa con furia. “¡Deben haber enviado a Kusama para destruir los puntos de teletransporte y atraparnos dentro de la barrera!”

Esa explosión debe haber destruido todos los puntos de teletransporte.

Esa era la única manera de salir o entrar en la aldea de los elfos.

En otras palabras, todo el mundo en la aldea, incluyéndonos a nosotros, estaba ahora atrapado aquí a no ser que la barrera se desactivara.




La barrera que estaba destinada a proteger la aldea ahora la encarcela.

Al mirar las caras de mis compañeros, veo que sus expresiones se pueden clasificar en dos grupos.

Alrededor de la mitad de ellos están frustrados como Tagawa, mientras que la otra mitad, especialmente Katia, están perdidos en sus pensamientos.

Finalmente, mis ojos se encuentran con los de Hyrince.

Cierto, todavía no le he dado las gracias.

“Sr. Hyrince, gracias.”

“Ni lo menciones.”

Si Hyrince no me hubiera rescatado antes, también habría quedado atrapado en esa explosión.

Después de hacer un juicio rápido de que no había forma de salvar a los elfos restantes, los dejo, me agarró y corrió.

Hyrince probablemente se imaginó que, si no me hubiera arrastrado a la fuerza, habría tratado de hacer algo para salvar a los elfos, aún sabiendo que era imposible.

Y probablemente estuviera en lo cierto.

Sé todo esto.

No había nada que pudiera haber hecho.

No podía evitar que la espada explotara, o proteger a los elfos de la explosión, o nada.

Si me hubiera quedado atrás, todo lo que habría logrado sería añadir una muerte más a la lista.

Aun así, no puedo evitar sentirme como si pudiera haber hecho algo.




No, espera. Aún hay algo que puedo hacer.

“Shun. No lo uses.”




Hyrince me para como si ya hubiese descubierto mi decisión momentos antes de que yo lo hiciera.

Él sabe exactamente lo que estoy planeando ahora.

“¿Por qué no?”

“Es un milagro que la mayoría de gente no se creería. No debes mostrárselo a completos extraños. Tan solo causará problemas en el futuro.”

Lo que quiero hacer es usar la habilidad Piedad para traer de vuelta a los muertos.

Pero Hyrince me detiene.

La razón por la que no se refiere a ello con su nombre es porque no sabemos quién podría estar escuchando.

Incluso yo puedo imaginar que, si la gente descubre que puedo revivir a los muertos, causaría un montón de problemas.

Pero si había un momento y lugar para usarlo, ¿no sería ese momento ahora?

“Además, ¿no tiene eso ciertos límites, por lo que sabemos? ¿Lo puedes usar incluso si no quedan nada más que cenizas?”

No tengo respuesta para eso.

La habilidad Piedad para revivir a los muertos no lo abarca todo.

Si el cuerpo está severamente dañado, no funcionará.

Los cuerpos e los elfos dentro del árbol que aún estaba en llamas probablemente estén más allá de la ayuda de la habilidad Piedad.

“Shun. Guarda ese poder por ahora. La verdadera batalla aún no ha empezado.”

“¿A qué te ref—?

De repente, un escalofrío abrumador me recorrió por dentro.

Es una corriente de miedo como nada que hubiera sentido antes.

El poder que estoy sintiendo está lejos, muy lejos.

Esa es la única razón por la que estoy todavía de pie.

Si hubiera sentido ese tipo de poder de cerca, probablemente habría caído en el acto.

“¡¿Qué diablos es eso?!”

Tagawa dice lo que todos estamos pensando.

Todo el mundo se ve pálido y aterrado.

Y como si eso no fuera poco, la extrañeza no se detiene aquí.

La barrera que cubre la aldea de los elfos desaparece tan fácilmente como una burbuja de jabón que ha estallado.

“¡La barrera!”

No sé de quién es esa voz.

Pero todos nosotros estamos mirando hacia arriba horrorizados.

No hay nada más que podamos hacer excepto mirar.

A medida que mis pensamientos vuelven a mí lentamente, entiendo el significado de las palabras de Hyrince.

Sabía que algo estaba mal.

Incluso si estábamos atrapados en la aldea de los elfos, ellos ya cultivan si propia comida, así que no sería un gran problema.

No habría razón de desactivar la barrera en un ataque de pánico.

Si ese era el objetivo de Hugo, el no era tan inteligente como pensaba.




El ejército imperial sería el que sufriría si se tuvieran que quedar por las inmediaciones esperando a que se derribara la barrera.

Hay monstruos peligrosos deambulando por ahí, por lo que no podrían ir en busca de comida de forma segura.

No estaba seguro en un inicio de lo que pretendía ganar el ejército imperial al destruir los puntos de teletransporte.

Desde su perspectiva, tan solo estaban perdiendo su único modo de entrada a la aldea de los elfos.

Ese es probablemente el por qué Katia y los demás parecía que estaban pensando mucho en algo.

Pero si la barrera está rota, todo se va al garete.

Estábamos operando sobre suposiciones falsas.

Kusama no rompió los puntos de teletransporte para atraparnos dentro de la barrera.

Era justo lo contrario.

Teníamos miedo de que el ejército imperial usara los puntos de teletransporte para invadir la aldea de los elfos, pero ellos estaban preocupados de que los elfos los usaran para huir.

Ellos rompieron los puntos de teletransporte para evitar que escapáramos.

“Es mejor que corráis, también.”

Recuerdo las palabras de Kusama.

Maldición. ¡Nunca nos iban a dejar escapar desde un principio!

Grité de inmediato. “¡Fei!”

“¡Lo sé! Pero mirad para otro lado, ¿vale?”

Sabiendo exactamente por qué la llamaba, Fei empieza a transformarse en su forma wyrm.




Mientras lo hace, le damos la espalda.

“¡Muy bien, estoy lista!”

Con la transformación de Fei completada, trepamos apresuradamente a su espalda y despegamos hacia el cielo.

Nuestro objetivo es el perímetro exterior donde solía estar la barrera.

Porque por ahí es por donde el ejército imperial debería estar invadiendo.

4.9 21 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
10 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios