Goblin Slayer

Volumen 10

Capítulo 1: El Frente de la Tormenta

Parte 7

 

 

“Ah, fueron de mucha ayuda. ¡Gracias!”

La voz de la alegre Monja Vitícola resonó en el acogedor comedor del cálido templo.

Publicidad Y-AR

Era bastante amplio, aunque era más modesto comparado con el palacio real o el templo de la ciudad de agua.

Por supuesto, eso no significa que aquellos dos fueran muy lujosos.

También es necesario que los influyentes mantengan las apariencias.

No es que hubiera alguien que no aceptara a un sacerdote que ensuciara su atuendo.

No es que hubiera alguien que le temiera a un rey que vestía trapos y usaba una espada de madera.

Publicidad M-M4

Sin embargo, el templo de la Misericordiosa Madre Tierra era diferente.

Solo contaba con humildes mesas y bancos, y comida sencilla. Pero a pesar de eso, más que nada, era cálido.

¿Se necesitaba alguna otra decoración para transmitir la vasta amabilidad de la gran madre?

“Sus enseñanzas son muy interesantes. Nosotros somos guiados por la fe.” Dijo el Sacerdote Lagarto mientras cortaba tímidamente una rebanada del pedazo de queso que tenía en su plato. “El temible dragón al que servimos dice que nos pongamos de pie cuando se trata de pelear.”

“En cuanto a eso” dijo la Monja Vitícola riendo entre dientes. “Nosotras también tenemos momentos para comportarnos como mujeres, ¿sabes?”

Aceptando sus significativas palabras, las otras monjas que se encontraban en el comedor rieron entre dientes.

La Sacerdotisa, que se encontraba entre ellas, fue la única que se sonrojó y bajó la mirada, moviendo su boca para masticar la comida.

Y no era porque ella había desempeñado el papel de la doncella del santuario en el festival de la cosecha del año antepasado.

Publicidad Y-M2

Se debía a que las monjas estaban mirando al extraño hombre sentado en el borde de la mesa.

Tenía una sucia armadura de cuero y un casco de hierro de aspecto barato. Con un pequeño escudo redondo en su brazo izquierdo y una espada de una longitud extraña en su cintura.

Y todo esto era porque fue ella quien, hasta hace un momento, estuvo secando el agua de todo su cuerpo con un trapo.

── Jaja, con que ese es el susodicho.

Tiene una mala apariencia. No conozco su rostro. Pero tiene buena complexión. ¿Qué tal estará su espalda? Su voz es muy grave.

Hace rato también se movía enérgicamente. ¿Cuál era su rango? ¿Plata? ¿No es ese el tercer rango? Genial.

¿Es un guerrero? Aunque también parece un explorador. ¿Y si voy y le hablo?

Los susurros y los gritos de sus animadas hermanas del templo avergonzaban a la Sacerdotisa.

“Ah……”

¿No era bueno hablar de esto cada vez que viniera al templo?

No, más bien, era vergonzoso que él descubriera que ellas hacían este tipo de cosas.

── ¿……?

“Bueno, así es cuando traes amigos a ver a tu familia, ¿no?”

Yo también tengo muchos parientes. Fue el Chamán Enano quien dijo esas palabras, con una sonrisa, para animarla.

Él no se contuvo al momento de aplicar mucha mantequilla con sus cortos dedos sobre un pan negro y masticarlo, ignorando su dureza.

La Sacerdotisa vio con un rostro miserable como el Chamán Enano sacudía las migajas que cayeron en su barba.

“Aunque digas eso…… después de todo, esto……”

Aunque ahora estuviera sentado, la altura de sus ojos no había cambiado.

Incluso para el Chamán Enano era obvio que la blanca piel de la Sacerdotisa se encontraba teñida de rojo.

“Acostúmbrate. Yo tampoco puedo soportar una comida que no tenga carne o pescado.” Dijo el Chaman Enano y rio animadamente, y luego bebió de un trago del vino de uva servido en su copa.

“¡Oh!” dijo él abriendo los ojos. “Con razón dicen que esto está al nivel del Dios del Vino, como era de esperarse de la gracia de la Misericordiosa Madre Tierra.”

“Estoy muy encantada de recibir sus halagos.” Sonriendo alegremente como un gato, la Monja Vitícola golpeó su bastón contra el suelo y desvió su mirada en otra dirección. “Por otro lado, parece que mis hermanitas ya han sido abrumadas por el espíritu del vino.”

“Sin duda.”

La Sacerdotisa se encogió aun más porque el Chamán Enano dijo eso con una estruendosa risa.

“Aah~, qué cálida me sientoo~” dijo la Arquera Elfa Superior, cerrando sus ojos como un gato relajándose bajo la lluvia. “Oye, oye Orcbolg.”

Ella estaba empujándolo repetidamente con su codo mientras él, en silencio, llevaba de manera alternada pan y sopa a su boca.

“¿Qué?”

Goblin Slayer detuvo su mano y giró su casco mientras remojaba el pan negro en su plato de sopa.

“No me digas qué” dijo la Arquera Elfa Superior de forma mordaz. “¿Y si mejor dices que sucede?”

“Qué sucede.” murmuró Goblin Slayer en voz baja. “¿Debería decir algo más?”

Inmediatamente, la nerviosa Sacerdotisa dijo “¡No, así está bien……!” con una voz muy tenue.

Por supuesto, las largas orejas de la elfa alcanzaron a escuchar eso, pero la Arquera Elfa Superior solo dijo “No puedo oírte”.

“¡Este tipo de cosas suelen pasarte a menudo, ¿no?!”

“Hmm……”

Entonces, la Monja Vitícola extendió suavemente su mano, interrumpiendo lo que estaba por decir. “Antes que nada, debo expresarte nuestra gratitud.”

“Gratitud.”

“Así es” dijo la Monja Vitícola sonriendo gentilmente, e inclinando su cabeza. “Por cuidar de mi hermanita. Muchas gracias en verdad.”

La mirada de la Sacerdotisa vagó nerviosamente entre ellos dos.

“No” dijo Goblin Slayer sacudiendo la cabeza. “Ella me está ayudando.”

La Sacerdotisa soltó abruptamente un “Eh” y luego un “Ah”, y miró atónita hacia su casco de hierro.

“Yo soy el que está siendo cuidado.”

Y sin poder soportar sus últimas palabras, ella volvió a bajar la mirada.

Publicidad M-M2

Goblin Slayer Volumen 10 Capítulo 1 Parte 7 Novela Ligera

 

Al notar que la Sacerdotisa estaba sosteniendo firmemente el dobladillo de su atuendo sacerdotal, la Arquera Elfa Superior se rio entre dientes.

Recibiendo la mirada de la Arquera Elfa Superior, el Sacerdote Lagarto giró alegremente sus redondos ojos.

“En realidad, yo soy un soldado bastante bueno. Es por eso que no noto los pequeños detalles.”

“A diferencia de cierto yunque, yo soy más sensible y un buen chico.”

La Arquera Elfa Superior alzó inmediatamente sus largas orejas con un “¿¡Qué dijiste!?”, que finalmente se convirtió en una carcajada.

Las demás monjas, perdidas en su propia conversación, comenzaron a reír con un timbre hermoso y claro que resonó en todo el comedor.

Publicidad Y-M3

Era un ambiente tan cálido que las lagrimas brotaban, y tan reconfortante que recordaba al amor de la Misericordiosa Madre Tierra.

Al ver a la Sacerdotisa con la mirada baja sin decir nada, la Monja Vitícola entrecerró los ojos y asintió.

Publicidad M-M3

“¿No es grandioso? Incluso la vieja madre superiora estaba preocupada.” La madre superiora no era tan mayor como para llamarla vieja. La Sacerdotisa alzó la mirada al notar el afecto oculto detrás de sus groseras palabras. “A mí también me tranquiliza que parezcan buenos compañeros.”

Publicidad Y-M1

Mientras reprimía sus palabras en su garganta, la Sacerdotisa finalmente pudo responder “Sí”.

La Monja Vitícola la miró fijamente, y finalmente dirigió unas palabras hacia él con una expresión convencida.

Publicidad M-M4

“Por cierto, este, Goblin Slayer…… ¿verdad?”

“Así me llaman.” En un rincón de este cálido ambiente, el aventurero que había reanudado su alimento volvió a detener su mano y respondió.

Publicidad Y-M2

“Escuché que un goblin apareció en una aldea de cultivo cercana, ¿podría pedir su consejo?”

“Iré” murmuró él en voz baja. Fue una respuesta inmediata. “¿Dónde queda? ¿Qué tan grande es?”

“Wow, esa fue una decisión realmente rápida. Tal como me dijeron……”

La Monja Vitícola miró con una expresión perpleja hacia la Sacerdotisa.

Ella dijo “Debe ser problemático”, moviendo los labios en silencio. La Sacerdotisa sacudió su cabeza.

Luego, la Sacerdotisa aflojó sus labios haciendo una sonrisa mientras limpiaba gentilmente las esquinas de sus ojos, ocultándose de él.

En serio, es alguien que no tiene remedio.

Era seguro que su próximo trabajo sería el exterminio de los goblins informado por la Monja Vitícola.

Al escuchar eso, la Arquera Elfa Superior gritó “¿¡Otra vez!?”, pero su voz no se sentía tan descontenta.

El Sacerdote Lagarto y el Chamán Enano fruncieron el ceño debido a algún asunto que habían discutido rápidamente con Goblin Slayer.

Publicidad Y-AB

Y aunque para la Sacerdotisa esta era una bendición a la que ya se había acostumbrado, aun así, ella parpadeó repetidas veces debido al asombro.

La fatiga por haber trabajado en medio de una tormenta, la calidez obtenida al tener un estómago lleno, la voz de todos, todo era tan reconfortante…

Que al ser atacada por una repentina somnolencia, no pudo evitar dejó escapar un pequeño bostezo, y caer dormida.

Fue un día alegre y pacifico como siempre. Un buen día por el que debía estar sinceramente agradecida con la Misericordiosa Madre Tierra.

No pasó mucho tiempo antes de que se esparciera el rumor de que la Monja Vitícola era hija de un goblin.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
7 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios