Goblin Slayer

Volumen 10

Capítulo 1: El Frente de la Tormenta

Parte 3

 

 

Goblin Slayer dijo “Había goblins” al momento de explicarles a todos los detalles de la aventura.

Después pensó un poco y añadió “Y un perro”. La Sacerdotisa rio irónicamente.

Publicidad M-AR

“Era un nido de goblins que criaban un huargo…… Aunque lo logramos, de alguna manera.”

“Hmm, ese fue un desperdicio.” Dijo el Sacerdote Lagarto después de abrir su enorme boca para morder el queso, tragándolo sin masticar. “Si yo hubiera estado ahí, habría arrancado la mandíbula del demonio canino y retorcido su cuello para matarlo.”

“Los hombres lagarto son unos bárbaros, ¿no?”

“¿Qué dices? No hay raza más civilizada que la nuestra.”

La Arquera Elfa Superior cortó una rebanada de queso calmadamente, y entonces el Sacerdote Lagarto, que la observaba fijamente, se lamió la punta de la nariz.

Publicidad Y-M1

“Más bien, hablando de ‘barbarie’, no es algo que los elfos puedan decirle a los demás, ¿no? No deberían depender tanto de sus conexiones y si en sus propias habilidades, ¿no?”

La Arquera Elfa Superior dijo erizando sus largas orejas “¡Qué grosero!” al Chamán Enano que se burlaba a su lado. “¡Eso es algo que se zanjó hace mucho tiempo! ¡Recientemente !”

“¿Cuánto es ‘recientemente’ para ustedes?”

“Este…… hm, ¿eh?” La Arquera Elfa Superior contó con sus dedos y soltó un “¿Hace cuánto?” inclinando adorablemente su cabeza.

Publicidad M-M2

El Chamán Enano se encogió de hombros, el Sacerdote Lagarto giró sus ojos hacia arriba alegremente, y Goblin Slayer guardó silencio.

El grupo estaba sentado en círculo alrededor de la mesa redonda de la taberna ── la mesa que había sido como su hogar por dos años.

La Sacerdotisa entrecerró sus ojos ante el espectáculo al que ya estaba familiarizada.

Cuando se propuso volverse aventurera, no imaginó que resultaría de esta manera ── en varios aspectos.

Al desviar ocasionalmente su mirada, pudo ver algunos aventureros vestidos con equipamiento nuevo.

Aun tenían una mirada incomoda, y se preguntaban si tomar una solicitud para ir a las alcantarillas o recolectar hierbas medicinales.

“¿Y qué hay de estas ruinas? Aunque dice que hay slimes.”

“No, no, imposible. Dicen que incluso con un revestimiento para la mucosidad es peligroso.”

“Ya veo…… Hmm, ¿entonces a las alcantarillas……?”

La Sacerdotisa aflojó suavemente sus mejillas para que no notaran que estaba escuchando su conversación.

Recordaba haber visto los rostros de algunos de ellos en el campo de entrenamiento. Ojalá les vaya bien. Ella deseaba eso de todo corazón.

── Quizás no haya nada que pueda hacer, pero……

Cortó gentilmente el sello dentro de su pequeño pecho y recitó las escrituras en un susurro y ofreció una oración a la benevolente Madre Tierra.

Publicidad M-M2

Como una oradora, que sabe lo que es tener encuentros cercanos con la muerte, rezó por su bendición antes de su aventura.

“¿Y bien muchacha?”

Publicidad Y-M1

La Sacerdotisa, que fue llamada repentinamente por el Chamán Enano, dijo “¿Sí?” mientras sostenía su sombrero caído.

Usando la botella de licor el enano barbudo vertió animadamente y , y dejando escapar un eructo, dijo.

“Ya hemos terminado por hoy el trabajo en el templo de la Madre Tierra.”

Dio otro trago, ignorando a la Arquera Elfa Superior que gritaba “¡Siii!” pellizcándose la nariz.

Al ver que vació su copa en un abrir y cerrar de ojos, la Sacerdotisa tomó la botella y le sirvió una segunda copa.

“Te lo agradezco. Perdón, por favor……”

“Ni lo menciones” dijo el Chamán Enano con el rostro rojo y de buen humor. “Lo que sea por el licor.”

“¡Oye, enano! No hagas que el cliente te sirva.”

Publicidad M-M5

Tan pronto como la Arquera Elfa Superior dijo eso bruscamente, la Sacerdotisa dijo “No”, con una sonrisa irónica y le sirvió a ella una copa de vino. “A mí no me importa…… más bien, esto es todo lo que puedo hacer.”

“Para nada, somos nosotros los que no hicimos nada importante. Solo vigilamos un viñedo unos cuantos días.” Dijo la Arquera Elfa Superior, saboreando el vino mientras sacudía sus largas orejas.

“Ojalá hubiera aparecido al menos un dragón o algo así, incluso una comadreja o un cuervo hubieran estado bien, ¿no?”

“Pero solo podía pedírselo a gente de confianza……” Diciendo eso, la Sacerdotisa observó a Goblin Slayer vertiendo el licor por la abertura de su casco de hierro. “…… No podía dejarlo ir solo.”

Publicidad M-M3

Cuando la Sacerdotisa iba a salir a acompañar a Goblin Slayer, apareció una solicitud para ellos tres ── fue algo así.

El mediador de la solicitud, no, la solicitud misma fue entregada en el gremio, así que ¿sería mejor decir que se las presentaron?

¿O quizás fue una solicitud en el sentido de pedir por un sustituto? ── lo que sea.

El templo donde ella se crio le pidió cuidar el viñedo, al mismo tiempo que les llego un trabajo para exterminar goblins.

Quizás debido a la influencia de Goblin Slayer, la Sacerdotisa no desistió en su afán de acudir ella misma a la exterminación de goblins.

“Fue problemático, pero siempre es así.”

El propio Goblin Slayer gruñó una palabra en voz baja.

“No me hubiera importado ir solo.”

“No puedes hacer eso.” La Sacerdotisa levantó su dedo índice hablando como si lo sermoneara. “Creo que ir solo es excesivo e irracional.”

Publicidad M-M3

“Hmm.”

“He escuchado que recientemente has tenido problemas por tu cuenta.”

“¿Es así?”

“¡Así es!”

“Ya veo.”

La Sacerdotisa tenia un rostro molesto que decía ‘Con un demonio’, pero también una sonrisa que decía ‘Esta persona no tiene remedio’.

Si las disputas entre la Arquera Elfa Superior y el Chamán Enano eran habituales, las discusiones de estos dos también lo eran.

“Pero la elaboración del vino es bastante interesante.” Dijo el Sacerdote Lagarto como si viera algo agradable mientras trazaba sus garras codiciosamente por su plato vacío. “Nosotros solo esperábamos a que las uvas se fermentaran y se convirtieran en vino.”

“Nosotros masticamos la fruta con la boca y…… bueno, algo así.” La Arquera Elfa Superior asintió como recordando algo nostálgicamente. “Después también esperamos a que las uvas se fermenten o generen alcohol o algo así…… y dejamos de lado la miel.”

“Bueno, es lo mejor que se podría esperar del vino preparado por los orejas largas.”

“Los enanos hacen su vino de fuego, ¿no?”

“Así es” dijo orgulloso el Chamán Enano golpeando vigorosamente su estómago. “Los alquimistas también hacen destilación, pero sin nuestras herramientas no podrían lograr hacerlo.”

De seguro no hacia falta volver a hablar de las destrezas manuales de los Enanos.

Así como se canta sobre la habilidad con el arco los elfos y las maravillas del bosque, sobre los enanos se habla de la precisión de sus mecanismos.

También estaban ahí incluidos los vinos de alta calidad y las delicias gastronómicas, el Chamán Enano rio ampliamente mientras pasaba su mano por su barba.

“De ser posible, también quiero probar este nuevo vino.”

“Ah, sí. Estaría complacida de que probaras lo que nosotros haremos.” Dijo tímidamente la Sacerdotisa algo sonrojada.

La Arquera Elfa Superior preguntó qué le avergonzaba, y ella respondió “Nada” ambiguamente.

Hmm. Goblin Slayer inclinó su casco de hierro y gruñó en voz baja. “Pero, ¿lo has hecho cada año?”

“Orcbolg, eres demasiado despistado.” Esta vez la Arquera Elfa Superior volteó hacia su casco de hierro y suspiró pasmada.

“Entonces, ¿lo has hecho cada año?”

“¡Oye!” Como se esperaría del Chamán Enano, la Arquera Elfa Superior lo fulminó con la mirada, y empezó a decir “Después de todo…” mientras sacudía sus largas orejas. “El año pasado volviste a tu ciudad natal, y el antepasado fuimos a la ciudad de agua, ¿no?”

Ahora que lo mencionaba, así había sido.

Estos últimos dos años los aventureros habían tenido trabajos que requerían viajar fuera de la ciudad alrededor de la época de verano y no se habían quedado en la ciudad fronteriza.

Vino hecho con uvas recogidas antes de su maduración ── ahora que lo decía, no sonaba tan sorprendente.

El problema era este aventurero con un casco de hierro de aspecto barato, que quizás cumpliría siete años en esta ciudad.

“No tienes de que preocuparte” dijo él excusándose. “Estabas ocupada.”

“Exterminando goblins……” dijo la Sacerdotisa mirándolo fijamente. “¿Verdad?”

“Así es.”

“¡Eso pensé!” De mal humor ── en realidad no lo estaba ── ella se sentó delicadamente y se volteó para ignorarlo.

Luego lo miró de reojo, instándolo a hablar.

“¿Están haciendo un vino que se sirve durante los tiempos de cosecha?”

“¿Es así?”

“Sí, bueno, este, aunque no se compara al que se fabrica en el templo del Dios del Vino.”

Al recordar el baile que interpretó en la ceremonia para pedir por una buena cosecha del año antepasado el rostro de la Sacerdotisa se puso caliente de la vergüenza.

Y ese conjunto tan delgado de una sola pieza, aunque fue elogiada por eso──……

“…… ¡De todos modos!” dijo ella sacudiendo la cabeza. “No olvides tu promesa.”

“Um.”

La Sacerdotisa tomó su copa sonriente, como si estuviera satisfecha con la respuesta de Goblin Slayer.

Era la celebración que hacían siempre que terminaban cualquier aventura. Aunque aun fuera de día, era algo que relajaba el humor de todos.

Qué agradable era disfrutar de la comida de la ciudad, a la que estaban tan acostumbrados, beber licor y conversar con los amigos.

“¡Ah, señorita Mesera!” Gritó el Sacerdote Lagarto, golpeando el suelo con su cola, cuando ya todos estaban bastante ebrios.

“¿Síii?”

El Sacerdote Lagarto asintió pesadamente cuando las orejas animales de la Mesera Padfoot se apresuraron hacia él.

“Un plato más de queso. Lo de siempre, tu sabes, ¿cómo lo llamaste? El que es como una bolsa.”

“Ah, el de crema envuelta en queso, ¿no?” dijo ella con una risita sacudiendo sus orejas. “¡Entonces, te traeré una porción un poco más grande!”

“¡Oh, te estoy muy agradecido!” Oró con una voz de admiración y juntando sus manos en un extraño gesto, y le dijo a la Mesera Padfoot “Tráelo, por favor” estrechando su mano.

“Bien, mi señor Goblin Slayer.” Entonces, viéndola irse a toda prisa, el Sacerdote Lagarto habló en un tono no tan grave. “Encontramos algunas pequeñas huellas en las afueras del viñedo. ¿Qué opinas?”

“Son goblins” respondió inmediatamente. “¿Había alguno?”

“Probablemente” dijo el Sacerdote Lagarto estirando su largo cuello. “Creo que podría ser un chico travieso, pero no puedo afirmarlo.”

“Ya veo.” Goblin Slayer gruñó en voz baja, se sirvió agua en vez de vino en su copa, y la bebió de un trago. “¿Hablaste con los demás?”

“Con la gente del templo, y mi señor hechicero.” Dijo el Sacerdote Lagarto en pocas palabras, y miró hacia la Sacerdotisa que comenzaba una conversación con la Arquera Elfa Superior.

Aunque la Arquera Elfa Superior aparentara tener su misma edad, la Sacerdotisa tenía la expresión de una chica de dieciséis o diecisiete años.

Había escuchado que el templo de la Madre Tierra fue el hogar donde se crio como huérfana.

“Puede que sea un miedo absurdo, no era mi intención preocuparte.”

“Entendido.” Goblin Slayer asintió sin ninguna duda. “Iré a ver.”

El Sacerdote Lagarto asintió. Y con eso, no volvió a tratar de sacar el tema.

“¡Biien, lamento la demora!”

Publicidad Y-AB

La Mesera Padfoot dejó un plato lleno de queso frente a sus ojos.

El queso, servido con forma de bolsa, estaba hinchado y lleno de crema.

El Sacerdote Lagarto lo arrojó a su boca para tragarlo de un bocado y gritó.

“¡Oh, dulce néctar!”

“Quizás no había nada que pudiera hacer, pero” esta mal porque la mayoría (sino todos) estos parrafos que tienen una línea larga al inicio son pensamientos

5 8 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios