Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 16

Capítulo 170.5: Noche de Chicas

 

 

Al momento en que Ludeus se encontraba bebiendo alcohol junto a sus amigos, completamente ebrio, gritando [Venga hombre, ¿cuántas van ya?], en la habitación del segundo piso de su hogar se encontraban tres mujeres, sentadas cara a cara sobre la cama, una frente a la otra, sin usar nada más que sus camisones.

«Entonces, comencemos con la 26a reunión regular de la casa Greyrat. ¡Aplausos!.»

Publicidad M-AR

En respuesta a las palabras de la joven de cabello corto y blanco, la peliazul aplaudía con sus pequeñas manos. La hermosa pelirroja les seguía el juego aplaudiendo con una cara seria mientras se sentaba sobre sus rodillas.  (NT: En posición Seiza).

A pesar de que la edad de una de ellas había ya excedido el reino de las chicas por mucho, de todos modos todos eran cautelosos en no hablar de ello, el simple hecho de sacar el tema a flote podría provocar que el señor de la Mansión Ludeus se enfade tanto como un gran Dios Demonio.

[En tanto que su apariencia sea la de una estudiante de escuela media no hay problema alguno] es lo que sentía el joven Ludeus.

Si esto no fuera un mundo alternativo, tal modo de hablar sería replicado con un [¡ese es exactamente el problema!].

Pues bien, la pelirroja, Eris, puso su cara en blanco y dio una mirada a los rostros de las dos restantes.

Publicidad Y-M2

Hacia poco Sylphy había ido al jardín e interrumpió el entrenamiento nocturno de Eris, tras lo cual la llevó hasta donde se encuentran ahora, el cuarto.

Sin siquiera recibir una simple explicación, Eris estaba algo confundida.

La peliblanco, Sylphy, aclaró su garganta tras toser. Como de costumbre, Sylphy estaba vistiendo una bata de noche la cual es del gusto de Ludeus, la parte superior e inferior estaban hechas de tela suave.

«Pues bien, daremos una breve introducción del por qué esta reunión, por el bien de Eris, quien se unió a nuestro grupo hace apenas unos cuantos días.»

«Yo me encargo.»

Interrumpió la peliazul – Roxy, ofreciéndose sin dudarlo. Estaba vistiendo una atractiva bata de noche de una pieza, pero la gente que no sabía eso solo vería un encantador diseño infantil.

«Esta reunión fue planeada por Sylphy para permitirnos fácilmente estar en posición de acabar discordias, permitiéndonos estar en buenos términos con las otras. Seguramente habrán sentimientos de especulación, envidia y el deseo de monopolizar a Ludy; como sea, Ludy no quiere que peleemos por esas cosas. Como esposas, pongamos nuestro mejor esfuerzo en hacer esta casa especialmente confortable de vivir para Ludy.»

Eris miró a sus propias prendas de vestir.

Tenían una apariencia simple, algo tosca.

Tomó nota mental [Mañana debo comprar una de esas].

«Eris, ¿estás escuchando?»

«¡O.. obviamente!»

Eris asintió firmemente.

Han pasado aproximadamente 20 días desde que se mudó a su nuevo hogar.

Recientemente, se sentía algo derrotada.

Principalmente contra la gran feminidad de Sylphy.

Empezando por la cocina, el cuarto de baño, la ropa de Ludeus y finalmente el mobiliario de la casa, todo fue escogido de acuerdo al gusto de Sylphy.

Luciendo galantemente tras Ludeus, ayudándolo a lidiar con el lado práctico de la vida.

Encima de todo, le ayuda financieramente, trabajando como escolta de la princesa.

En el corto periodo de tiempo en que Eris y Ludeus estuvieron juntos, ella no pudo ayudarlo ni siquiera en una de las tareas mencionadas.

Publicidad Y-M2

Que tal jovencilla sea la esposa de Ludeus, como era de esperar incluso Eris no podía lanzar una objeción.

Por el contrario, que ambas sean tratadas con igualdad la hacía sentir algo incómoda.

«De cualquier modo, si tienen algo que decir, por favor, díganlo en este lugar. No tengamos peleas frente a Ludy. Últimamente, se le ve muy ocupado. No lo molestemos con nuestros problemas en la medida de lo posible.»

«Entendido.»

Eris asintió honestamente.

No pelear dentro de la casa.

No molestar a Ludeus.

Recientemente, sólo había pensado en estar junto a Ludeus. Creyendo ciegamente que haciendo eso obtendría felicidad.

Con esa idea, sólo había pensado escasamente sobre otros asuntos fuera de este y mientras lo recordaba, Eris sintió como si se golpeara su propia cabeza.

«Por eso el tema de discusión para hoy es acerca de cada una. La verdad es que no conocemos mucho sobre ti y tu tampoco sabes mucho de nosotras. Dicho esto, profundicemos nuestra amistad aprendiendo más sobre cada una.»

Tras decir eso, Sylphy tomó una botella de alcohol que mantenía debajo de la cama, una bebida típica del pueblo, con un alto contenido de alcohol.

Roxy sacó unas copas y las puso sobre una bandeja preparada de antemano que se encontraba encima del estante, dejándola reposar en medio de la cama.

Sylphy acomodó la botella de alcohol en lo alto de la cama y dijo:

«Por lo pronto, hablemos francamente. Acerca de cómo conocimos cada una a Ludy, sobre cuánto amamos a Ludy… que no quede nada sin decir.»

«¡Así se habla!»

Eris sacó el pecho con confianza. Creyendo que no perdería ante nadie en lo referente a cuanto amaba a Ludeus.

«Bueno, yo empiezo. Aún vivía en la Aldea Bonna cuando conocí a Ludy. Si recuerdo bien, tenía 5 años…»

Así es como se dio inicio a la ‘noche de chicas’ en el hogar Greyrat.

***

 

 

La conversación entre las tres continuó hasta tarde. Como Roxy estaba embarazada, se privó del alcohol, mientras que Eris llegó a un nivel donde estaba ligeramente borracha. La única completamente borracha era Sylphy.

«Venga que ya lo saben pero la cuento de nuevo. Fue en la época en que recién nos volvimos amigos con Ludy. Desde aquella vez siempre me gustó. ¡Qué nostálgico! jejeje, verán, Ludy me abrazaba y estábamos bastante cerca el uno del otro, no decía nada, el sólo… sólo me abrazaba… Uhehe.»

Con su aliento impregnado en alcohol, Sylphy mientras contaba la historia se aferraba y abrazaba a Eris.

«¿Y qué? Hasta a mi me ha abrazado Ludeus.»

«Lo acabó de escuchar. Eris seguro la haz tenido fácil. Estuviste junto a Ludy en el mejor momento. Incluso te regaló su primera vez. ¿Cómo fue la primera vez de Ludy? Mi primera vez fue algo asombroso.» «N…Nada especial, fue ¿normal? Pero, S… Sylphy dio a luz a su primer hijo, incluso te casaste con él… tu situación es mucho más envidiable.»

Cuando la conversación procedió en una dirección peligrosa, quien forzó la conversación fue Roxy.

«Bueno, incluso si no fue su primera vez, está bien. A pesar de que no he recibido ninguna de las primeras veces de Ludy, estoy feliz.»

«¡Pffff! ¡Roxy no cuenta! Porque Roxy es la primera. ¿No eres la persona numero uno a la que Ludy respeta?»

«Respeto… me pregunto por qué Ludy me respeta tanto.»

«Ludy dijo: [Roxy me enseñó la cosa más importante] ¡Seguramente le has dicho algo asombroso! Algo que le guste a Ludy, ¡algo pervertido!»

«Ludy ya era pervertido de nacimiento. Me espiaba cuando me tomaba una ducha… o quiero decir, sólo le enseñé de forma normal…hm.»

Roxy se hundió en profundos pensamientos tras decir eso.

[En serio, exactamente que parte de mí le gustó tanto a Ludeus. Como sea, tengo la sensación de que nuestro primer encuentro fue horrible… Me pregunto qué le habré enseñado. Realmente no tengo ni la menor idea.]

«Bue~no, incluso si Roxy es especial, Eris es también un poco diferente. En cierta forma he perdido la confianza…»

«¿Qué quieres decir con ligeramente diferente…?»

«Quiero decir, Eris y Ludy tienen… ¿como la misma fuerza? Ser capaz de permanecer y pelear lado a lado es envidiable. Tuve la intención de poner empeño y hacerme fuerte, pero no estoy siquiera cerca de Ludy. Siento que intenta protegerme. Estoy feliz de eso…»

Por culpa del alcohol, la preocupada Sylphy se había vuelto una borracha depresiva.

Sin embargo, Eris comprendía a Sylphy por lo cual no se sentía superior.

Al fin y al cabo, Eris fue a la tierra sagrada de la espada con el propósito de hacer una buena dupla de combate con Ludeus.

De hecho, ella ha alcanzado manejar exitosamente habilidades que rivalicen con las de él.

Incluso en una batalla de prueba usando magia, ella podría ganar contra Ludeus.

Esa fue su meta, y finalmente pudo alcanzarla. Es algo de lo que se siente orgullosa.

Sin embargo, no importa que, de todas formas se siente un poco celosa en lo referente a la relación de Ludeus y Sylphy.

Sobre todo porque sabía que ella nunca podría ser así.

Sylphy afligida, Roxy sacudiendo su cabeza, Eris cruzando sus brazos.

La puerta del dormitorio se abrió.

«Discúlpenme, Madams.»

Quien entró por la puerta era una mujer de mediana edad, usando ropa de maid.

Lilia.

Sostenía una bandeja de la cual algo semejante a una ensalada de papas exudaba vapor.

«¡Ah, Lilia-San!»

«Les he traído un bocadillo nocturno.»

«Esto… perdón por molestarte, Lilia-san.»

«No, Roxy-sama. Naturalmente, es el deber de una maid asistir a las Madams.»

Al saludo de Roxy, Lilia respondió inclinándose.

«E…entonces, m…muchas gracias.»

«No, Eris-sama. No hay necesidad de agradecer. Desde que se convirtió en la esposa de Ludeus-sama, también se ha convertido en mi señora.»

Eris estaba un poco indecisa en lo referente a como exactamente tratar con Lilia. Había muchas maids en la mansión de su antiguo hogar en Fedora.

Sin embargo, Eris fue capaz de algún modo de adivinar que no podría tratar a Lilia como a esas maids. Ella es la madre de la hermana de Ludeus.

Parecía ser una nodriza o algo parecido a una segunda madre.

En su mente, Eris ya había decidido, iba a esforzarse en que la segunda madre de Ludeus no la odie.

«Y esta bien no ser tan formal. He oído muchas cosas referentes a Eris-sama desde los tiempos en la Aldea Bonna…!»

«¿sobre qué?»

«Bueno…»

Lilia vaciló.

Las noticias referentes a Eris que pudo oír en la Aldea Bonna eran bastante malas.

«Pues historias sobre como usted se alteraba y enojaba rápidamente, otras sobre como se le hacía imposible vivir como una noble… y que usted era como un mono salvaje.»

«…»

Eris puso mala cara.

Siendo honestos, no hay mucho en lo cual ella haya cambiado desde esos días aparte de su espada.

Hubo un tiempo cuando intentó dar su mejor esfuerzo, pero al final lo abandonó.

«Pero, se ha convertido en una gran persona. Un Reina de la Espada… si el señor feudal del Reino de Fedora viera a la actual Eris-Sama, seguramente estaría orgulloso.»

«¿De verdad? Pero otou-sama y Ojii-sama no están más…»

«¡Ah!, le ruego que me perdone.»

Lilia se inclinó mientras ponía un rostro triste.

«No te preocupes, fue todo por culpa de ese incidente. No importa a donde vayas, la desgracia ha azotado a todos. Incluso los padres de Ludeus…»

«…»

Publicidad M-M3

En un instante la atmósfera dentro de la habitación se volvió triste, sólo el vapor del plato caliente se elevaba. La que más sintió la incómoda atmósfera fue Sylphy.

«A…ahora que lo pienso, Lilia también estuvo presente en el nacimiento de Ludy.»

«…Sí, Originalmente fui contratada para ser la nodriza de Ludeus-Sama.»

«¿Cómo era Ludy antes de conocernos?»

«Mmm… ¿El nacimiento de Ludeus-sama?»

Habiendo dicho eso, Lilia comenzó a recordar cosas del pasado.

«Veamos, al principio pensé que Ludeus-Sama era extraño.»

«¿Eh? ¡Por qué?»

«Bueno, si tuviera que decir el por qué… Supongo que lo digo por el hecho de que hubo muchas veces en que Ludeus-Sama estaba en lugares inesperados, y cuando por fin aparecía lo cargaba en mis brazos, a lo cual él siempre hacía unas risas espeluznantes.»

Lilia rió cuando recordó esos tiempos.

[Aún cuando Ludeus-Sama era un niño encantador, me pregunto por qué lo evitaba. En ese entonces, ciertamente algo no encajaba, aunque esos malos sentimientos los fui olvidando con el tiempo, quedando sólo los buenos detrás.]

«Ah, pero ¿el no ha cambiado mucho incluso ahora? «

«Eso es verdad, pero sobre todo en estos días, el hace una expresión con una sonrisa desagradable cuanto está frotándote el pecho mientras te sujeta por atrás…»

«… entonces ¿no ha cambiado mucho? ¿no es así?»

«…bueno, hablando así, parece verdad.»

Desde hace mucho, Ludeus era un niño pervertido.

Luego de oír la historia, sólo una persona reía por la nariz en la atmósfera que se había vuelto ligeramente complicada.

«Si le gustaba el pecho de Lilia, entonces no tendrá ningún problema con el mío.»

Tal fue la declaración de una pelirroja quien poseía un busto extremadamente voluptuoso.

«Estaba un poquito preocupada por eso. Sylphy y Roxy son bastante pequeñas, me preguntaba si el mío estaría bien.»

«Lu…Ludy no se preocupa por esas cosas.»

Pese a que Sylphy dijo eso, su voz temblaba ligeramente.

«Ahora que pienso en ello, siempre estaba mirando fijamente el pecho de las mujeres en medio de nuestros viajes.»

«Eh, ¿incluso durante los viajes? Ah, hablando de eso, inmediatamente después de nuestra boda, cada vez que había una oportunidad me frotaba el pecho. Los días de descanso, el me los tocaba todo el día.»

«No frota tanto los míos… me pregunto si no le gustan…»

Roxy apretaba su propio pecho ligeramente decaída. Sin embargo, para su desgracia, no tenían el tamaño adecuado para apretarlos apropiadamente. Sin lugar a dudas algo que lamentar.

«Con esto, voy a…»

«Lilia-san, bebamos juntas. Al fin y al cabo la ocasión lo amerita.»

Sylphy detuvo a Lilia quien trataba de dejar el cuarto.

Roxy estaba de acuerdo.

«Ahora que lo recuerdo, durante el tiempo en la Aldea Bonna, no recuerdo ver a Lilia-san bebiendo alcohol… soy incapaz de beber en esta ocasión, pero luego de tomarte la molestia de prepararnos este plato, ¿que dices? ¿te unes?»

«Bueno, la verdad es que debo cuidar de Madam Zenith.»

«Entonces, bebamos todas, que venga Zenith-san.»

«¡Cierto!. Si eres adulto, al menos bebe alcohol.»

Sylphy y Eris hicieron un remarcado elogio.

Los bebedores son formas de vida con vigor.

En un instante Sylphy persuadió a Lilia e involucró incluso a Zenith a unirse a la fiesta de borrachas.

***

 

 

Elinalise se sintió solitaria la noche que Cliff no estuvo ahí.

Hoy Cliff salió.

Con un tono masculino, declaró que tendría una charla hombre a hombre con Ludeus y salió.

Sin pisotear su orgullo masculino, Elinalise levantó la voz y dijo [ten un buen viaje].

Estaba inmersa pensando para ella misma lo que era ser una mujer casta.

Sin embargo, inmediatamente se aburrió.

Publicidad Y-M2

Hasta para Elinalise, que jugueteaba con Cliff a pesar de estar embarazada, con el no estando aquí, era imposible podía satisfacer su deseo sexual.

Publicidad Y-M1

A pesar de esto, durante el embarazo su deseo sexual no crece demasiado.

No había problema en pasar un día sin tener relaciones.

Queriendo encontrarse con Sylphy y Roxy, Elinalise comenzó a caminar hacía la casa de los Greyrat.

Lo que vio al acercarse a la casa fue una divertida y animada batalla entre las cinco mujeres del hogar Greyrat.

«Vaya, vaya, casualmente me he encontrado con un interesante espectáculo frente a mis ojos.»

«¡Ah! ¡Oba-chan! Lise-Oba-chan, tu estomago seguro que está cada vez más grande. ¿Es un hermanito, una hermanita? ¿Hm? Pero siendo Cliff el padre, Ludy es… ehm, ehm.»

Para el momento en que Elinalise llegó, Sylphy estaba ya junto a Eris masajeándole el pecho por detrás.

Eris no reaccionó a esto, solo sentada en silencio, comiendo y bebiendo alcohol.

Publicidad M-M3

Zenith continuamente echaba alcohol en su copa, como si se tratara de agua.

A su lado estaba Lilia, también bebiendo. Mientras que tenía a Roxy encargada de llenar su copa con sake, Lilia discutía con ella.

«Roxy-san, ¡¿por qué mi hija no recibe el afecto de Ludeus-sama?!»

«Creo que si recibe su afecto.»

Roxy contestó honestamente a las palabras de Lilia mientras pensaba que era una lastima el no poder embriagarse por tener un niño en el vientre.

«Es sólo que ella es su hermana…»

«¿¡No es la felicidad de una mujer recibir el amor de un hombre!?»

«Es de hecho mi felicidad, pero no creo necesario recibir el amor de Ludy… Aisha es excelente, estoy segura que un día encontrará un buen compañero.»

Publicidad Y-M1

«¿¡Alguien mejor que Ludeus-sama!?»

«No hay muchos hombres mejores que Ludeus… pensando en eso, no es que esté equivocada. Aunque es verdad que se siente como que es un poco prematuro.»

En el momento que Elinalise vio eso, ella inmediatamente recordó la noche de chicas en el gremio de aventureros, las cuales no podían casarse.

A pesar de que en este caso todas aquí estuvieran casadas, le recordaba mucho esa reunión. Los que causaron esto fueron Paul y Ludeus.

Se dio cuenta del profundo karma padre-hijo, pero lo dejó de lado por el momento.

«En serio, incluso Ludeus lloraría viendo esto. Una mujer debería mostrarse borracha sólo cuando ella y su hombre están solos.»

Elinalise felizmente entró en la reunión.

No había nada que temer para ella.

«Oh! Oba-chan, diciendo esas cosas… Ah, cierto. ¿No está oba-chan sie~mpre enseñándole algunas técnicas pervertidas a Roxy? ¿Por qué no me enseñas esas técnicas? he~y, ¿por qué?»

«Ah, para que Sylphy haya bebido tanto ya… la razón por la que no te enseño técnicas es porque haciendo a Ludeus creer que eres una niña joven e ingenua que no sabe nada lo excita más…»

«Ee~ntonces, ya está bien, porque quiero saber varias cosas. ¡Estoy realmente enferma de dejar a Ludeus hacer lo que le place en la cama! ¡Es cuestión de tiempo para hacer a Ludeus jadear!»

Publicidad M-M3

Viendo esta escena desastrosa, Elinalise abandonó todo pensamiento racional por unos cuantos segundos. Su cerebro tomo la decisión de beber y unírseles.

«Por ahora, denme una copa.»

Elinalise tomó una copa vacía con una mano y de un sorbo vació la copa. Viendo esto, Sylphy levantó un dedo.

«¡Ah! ¡Operación cancelada!. ¡No puedes beber alcohol de esa manera, porque estás esperando un hijo!.»

«Mejor que diga eso Roxy.»

«No pasa na~da, porque Roxy no está ebria, No pasa na~da. Aún si tu bebes, hay magia de desintoxicación, No pasa na~da.»

Era algo que la Sylphy sobria no diría, pero hoy está borracha.

Elinalise se unió a la conversación y se sentó en una silla vacía en algún lugar.

«Incluso yo aprendí sobre desintoxicación en la Universidad.»

«Yo puedo hacerlo sin encantamientos.»

«Ah, sí, sí, muy impresionante, como esperaba de mi nieta.»

Elinalise fácilmente desvió el jactancioso discurso de Sylphy y empezó a abrir su boca.

«Más que ser la nieta de la abuela, es gracias a la educación de Ludy. Si se trata de magia o en la cama, estoy debajo de Ludy por un margen considerable.»

«¿Pero los hombres son despertados también por mujeres así?»

«¿Cierto~? Será en otra ocasión en la que le enseñe a Ludy mi otro lado. Uhehe.»

Le tomó aproximadamente una hora a Elinalise alcanzar a beber la misma cantidad que Sylphy había bebido.

***

 

 

Aquel día, cinco mujeres estuvieron bebiendo intensamente. Bebiendo y bebiendo, sin siquiera parar.

Sacando todos los problemas de sus cabezas.

La ansiedad que sintieron porque recientemente Ludeus se movía detrás de escenas.

Las sospechas hacia Orsted y el Dios Humano.

El optimismo con que de alguna manera lidiarían con ello.

Publicidad Y-AB

El aumento de alcohol, mientras hablaban sobre tales cosas, les daba un momentáneo sentimiento de goce.

Con todas las demás dormidas, luego de cansarse de beber, solo Roxy permaneció sobria y mientras se quejaba, aplicaba magia de desintoxicación en todas al final.

Entonces regresó a su propio cuarto y se fue a la cama, para estar lista para la Universidad mañana.

Aún tenía que ir a trabajar mañana.

No fue hasta la mañana siguiente en que recordó a la joven que fue incapaz de unirse a la fiesta y se fue a la cama de mal humor.

4.8 44 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
14 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios