The Tutorial Is Too Hard

Capítulo 175: Tutorial Piso 31 (Parte 3)

 

 

Estaba sumido en mis pensamientos mientras seguía el mapa; antes de que me diera cuenta, ya había llegado a mi destino.

Esta es la habitación de las personas que mandaron esos atacantes a la primera habitación a la que llegué.

Publicidad G-AR



 

[39]

 

A diferencia de la habitación previa que solo podía acomodar a siete personas, esta habitación podía albergar a más miembros.

Tenían muchos más combatientes y eran más fuertes.

Publicidad G-M1



Ello significaba que contaban con una fuerza suficiente para proteger la habitación.

Estaba caminando por los alrededores, y un demonio que parecía ser el portero se me acercó.

Con sólo mirarlo podías decir que no tenía la actitud de un guardia.

Publicidad G-M2



“¡¿Quién eres?! Esta habitación está llena. Si no quieres morir date la vuelta y toma un camino diferente.”

“¿Un camino diferente?”

“Así es, ¡no puedes pasar por esta habitación!”

Extendí mi mapa para revisar qué otros caminos podía tomar en el área cercana.

Pero si no atravieso esta habitación voy a tener que caminar una distancia considerable.

Publicidad G-M2



Honestamente eso no era un problema para mí.

Especialmente porque tengo asuntos que atender en esta habitación.

Escuché los ecos de unos gritos provenientes del interior de la habitación, al igual que el hedor de la sangre, así que estaba bastante seguro de que había llegado al lugar correcto.

“Esta es mi última advertencia. ¡Piérdete! También contamos con una alianza con el grupo de Kraagor. ¡Te aseguro que sufrirás una muerte dolorosa si empiezas una riña inútil aquí!”

Ahora sí estaba seguro de haber llegado al lugar correcto, como esperaba.

Ya no necesitaba tomarme la molestia de comprobar mi información, gracias a que el portero la había confirmado tan bondadosamente.

“Ahbubu.”

[Mi nombre es Ahoubuch, Guerrero.]

La espada sagrada se desenvainó sola y comenzó a volar otra vez.

Publicidad G-M2



Sin importar que fueran 5 enemigos o 37, todo ello resultaba fútil ante la espada sagrada, que podía volar a velocidades impresionantes revestida de aura.

No tomó mucho tiempo antes que los demonios dentro de la habitación estuvieran todos incapacitados.

Me acerqué al demonio que hacía de portero a quien la espada sagrada había dejado con vida deliberadamente.

Le pregunté al demonio, que tenía el hombro perforado por la espada sagrada y estaba clavado en la pared.

“Dime, ¿cómo encuentro al grupo Kraagor o lo que sea?”

Aquel demonio estaba aterrorizado ante mi presencia, pero de alguna manera logré calmarlo y pude hacer que me marcara la localización en el mapa.

Tras obtener lo que quería, la espada sagrada que estaba perforando al demonio, enseguida se encargó de él.

Había otros tres demonios en el interior de la habitación, que se veían como si los hubieran capturado y torturado.

Les obsequié unas pocas pociones.

Habían obtenido la posesión de una habitación vacante, de forma que no morirían siempre y cuando permanecieran allí.

Tampoco tendrían que preocuparse de que el grupo buscara vengarse, debido a que pronto yo me encargaría de todo.

Eso fue lo que les expliqué, pero los tres demonios se limitaron a seguir temblando.

No podían siquiera mirarme a los ojos, así que no podía estar seguro de si me habían entendido.

Abandoné la habitación y seguí con mi camino.

Continué reflexionando sobre aquellas preocupaciones que brevemente había dejado de lado.

Para ser exactos, estaba mirando atrás en mis memorias, proyectándolas en tercera persona, como si estuviera viendo una película.

Me analizaba a mí mismo, como si estuviera tratando de entender los valores y preocupaciones que aquejaban al protagonista de una película.

Mientras recordaba mi forma de pensar y actuar en el pasado, me vi en la necesidad de determinar cómo había cambiado y cómo estaba cambiando ahora.

Al final de esta prolongada introspección, sólo me podía enfocar en una sola cosa.

Desde hace tiempo había ayudado a los débiles.

Tenía muchas memorias en las que hacía precisamente eso.

¿O no era así?

Existía una pequeña diferencia entre ayudar a alguien y tratar de ayudar a alguien.

O talvez no.

Voy a pensar en esto un poco más.

No pensaba que requiriera tanto tiempo evocar mi pasado.

Justo había llegado a una de las habitaciones donde aquellos del grupo Kraagor se hospedaban.

El demonio que hacía poco había conocido me dijo que el grupo Kraagor poseía más de diez habitaciones, tanto grandes como pequeñas.

Esta era la habitación más cercana.

 

[24]

 

Este número era un poco más pequeño que el anterior.

“¡Oye, detente ahí mismo! ¿A dónde crees que vas así, cubierto de sangre?”

“Esta es la habitación en donde el grupo Kraagor se hospeda, ¿no es cierto?”

“Eso es… cierto, ¿pero qué asuntos podrías tener aquí? ¿Quizá has venido a ver al Líder de la Habitación?”

Había encontrado el lugar correcto otra vez.

“Ahbubu.”

[Ya te lo he dicho antes, ¡es Ahoubuch!]

Le tomó menos tiempo a la espada sagrada el limpiar la habitación que a mí el caminar por ella.

Como resultado, podía dirigirme a la siguiente habitación sin siquiera detenerme.

Debido a que ya conocía la localización de todas las habitaciones que eran propiedad del grupo, no necesitaba a nadie más.

Cuando pensé en ello, en vez de ayudar a los débiles parecía que ahora mismo tenía otro objetivo en mente.

Había cruzado una línea en la cual simplemente no podía permitir que alguien que considerara como mi enemigo siguiera con vida.

Ya no era solo en el Tutorial donde acabaría con mis enemigos; seria así en la Tierra también.

Especialmente con aquellos que son hostiles y tratan de engañarme.

Incluso si no me infligían daño directamente, si veo que las personas a mi alrededor son lastimadas, intervendré con gusto.

Por supuesto, el resultado final no siempre era el mejor.

Aunque podría decir que estaba más interesado en aquellos que eventualmente serían mis enemigos, eso no quería decir que mi deseo de ayudar a los débiles no fuera genuino.

Es complicado, lo mejor será que vuelva al punto de partida.

¿Corrijo esta debilidad o me aferro a ella?

Esa era mi preocupación.

Pongamos que corrijo esta debilidad, aunque por ahora no me pondré a pensar si realmente es posible arreglarla o no.

Ciertamente sería más eficaz y ventajoso a la hora de despejar los distintos pisos si no tuviera que diferenciar entre matar a los virtuosos y a los malvados o a los débiles y a los fuertes.

Si no tuviera que hacer distinciones de ese tipo, ciertamente se reduciría el nivel de peligro.

Analicemos la situación actual. Si hubiera decidido matar a todos los demonios de manera indiscriminada, ya habría reunido más de mil fichas.

No obstante, la cantidad de fichas que había reunido hasta ahora solo ascendía a ciento siete.

Si no fuera selectivo a la hora de matar y me centrara únicamente en despejar los pisos de forma rápida y segura para poder avanzar… habría una alta posibilidad de que me volviera loco.

¿Y si decidiera no lidiar con esta debilidad?

La situación se volvería inversamente mucho más peligrosa.

Reflexionemos sobre esto cuidadosamente.

Publicidad G-M2



Mi pasividad actual sólo me traerá más peligros y el derrumbe de mi moralidad, así que traté de descubrir hacia qué lado la balanza se inclinaría tras agregar este elemento de peligro.

***

 

 

“¡Ahhh!”

“¡Jefe, jefe! ¡Tenemos que rendirnos antes de que nos maten a todos! ¿Jefe? Oye, ¡¿dónde carajos está el jefe?!”

“¡Imbécil! ¡Está por allá escapando por su cuenta! ¡Atrápenlo!”

“¡Oigan, no permitan que el jefe escape!”

“Es demasiado tarde para atraparlo, idiotas. Tenemos que pelear por nuestra propia cuenta.”

“¿A quién llamas idiota? ¿Cómo esperas que luchemos contra eso?”

[Jajajaja, ¡Ardan hasta que la sangre en sus cuerpos hierva! ¡Hagan su sangre aún más caliente para mí!]

[¡Luz Sagrada! ¡Campo Ardiente! ¡Muro de Fuego! ¡Niebla Venenosa!]

La espada sagrada volaba por todos lados de forma errática, lanzando toda clase de hechizos, uno de ellos creando una niebla venenosa que causó una explosión inmediatamente.

Al parecer esta niebla venenosa contenía un gas inflamable.

Publicidad G-M2



Por supuesto, no había manera de que la espada sagrada se viera afectada por la correspondiente explosión.

Los demonios tampoco habían recibido muchos daños a causa de la explosión en el aire, pero el temor se intensificó tras el repentino rugido y la luz penetrante.

 

[273]

 

Esta era una de las habitaciones que servía como sede para algunos de los pertenecientes al grupo Kraagor, pero la espada sagrada se había encargado de todos ellos jugando con uno y con otro.

Mientras me acercaba a su sede, logré escuchar a varios demonios murmurar sobre las malas prácticas del grupo Kraagor.

Sin embargo, al menos en este preciso momento, los demonios enemigos ante mí tenían un aspecto deplorable.

Le eché un vistazo a la maniática y radiante espada sagrada.

Parecía que ya estaba a punto de terminar.

Se había encargado de exterminar a todos los demonios que podrían considerarse como enemigos.

A pesar de que la habitación era grande, y que cada demonio era extremadamente poderoso y hábil, al final no representaron ningún peligro.

Si estaban en un nivel tan débil como para ser aniquilados por la espada sagrada, a quien le encantaba matar, no habría habido ningún peligro si hubiese intervenido yo mismo.

Estoy seguro de ello.

No era peligroso para mí.

Ya me había vuelto mucho más fuerte, pero seguía sintiéndome insatisfecho debido a mis ansias de mejorar aún más.

Estoy convencido.

Sin importar qué dificultades se presenten en mi camino, sé a ciencia cierta que no moriré en vano.

Tal como pensé, no tenía sentido abandonar mi subjetividad sólo porque el riesgo hubiese aumentado.

Hacer uso de cualquier medio necesario y abandonar por completo tu moralidad era el método utilizado por los débiles para sobrevivir.

Yo también lo hice.

Había cotado mis brazos y piernas con una daga, y había metido mi mano dentro de una fogata.

Con el fin de mejorar más rápido, era necesario sobrecargar mi cuerpo y mi mente.

Cuando conocí a Idy, que en aquel entonces era más fuerte que yo, me aproveché de su bondad para atacarle.

Cuando maté a los goblins en el piso 4, los había masacrado a todos sin importar que estuvieran heridos o ya se hubieran rendido.

Incluso aunque hubiesen sido una simple milicia de reclutas.

En aquel entonces eso era lo correcto.

Si hubiera actuado diferente, yo habría sido al que habrían asesinado.

No obstante, ¿ahora eso sigue siendo verdad?

Ciertamente no.

Ahora estoy ocupando la posición de los fuertes.

Estoy tan relajado ahora que ya no necesito ser innecesariamente cruel o callado.

Realmente no necesitaba acabar con todos aquellos que no fueran mis enemigos y obtener sus fichas frenéticamente.

Siempre y cuando no me quede sin fichas, porque en esa situación ya no me quedaría otra opción que obtenerlas a la fuerza.

Claro que el riesgo aumentará, ya que limito mis medios.

Sin embargo, estoy a medio de desear que la dificultad del actual escenario sea más difícil.

Publicidad G-M3



Realmente recibiría con los brazos abiertos un aumento del nivel de peligro.

Pero sé que algún día definitivamente me enfrentaré cara a cara con un peligro que no pueda manejar.

Por lo tanto, incluso si cayera de mi posición de los fuertes, superaré dicho obstáculo sin importar qué.

Es para ese futuro que sigo esforzándome e incrementando mi poder.

Protegeré lo que deba proteger cuando llegue esa hora, y es una fortaleza que me permitirá pensar que estaba en lo cierto.

Ese es el propósito de que esté despejando este piso.

Eso era lo que realmente pensaba, y me comprometí a ello de nuevo.

[Ju. Ju. Ju. ¡Las campanas de la ruina están sonando! Guerrero, el ritual de purificación culminó con una bendición proveniente del cielo.]

Dijo la espada sagrada después de volar y plantarse enfrente de mí, derramando gotas de sangre de su filo.

Definitivamente había demonios supervivientes en los alrededores, que gritaban y formaban filas.

Me habían comentado sobre la crueldad de la que era capaz el grupo Kraagor, y aquellos demonios que practicaban esos actos tan malvados ahora estaban muertos y esparcidos por el suelo.

La línea que fijaba los límites de mi moralidad aparentaba estar profundamente enterrada, aunque eso es mejor que no contar con una en primer lugar.

Simplemente me dedicaré a lo que he estado haciendo hasta ahora.

Ahora que dejé de lado mis preocupaciones me sentía renovado.

Publicidad G-M3



 

[El Dios de la Devoción siente lástima por alguien.]

[El Dios de la Aventura, de alguna manera, se siente satisfecho.]

[La Diosa de la Lentitud se siente extremadamente feliz.]

***

 

 

“Y-Yo no estoy relacionado con este lugar. E-Ellos me arrastraron hasta aquí contra mi voluntad. Es la verdad. Por favor, créeme.”

“Lo sé. Ya lo sé.”

Observé al tembloroso demonio a la vez que limpiaba la sangre demoniaca de la espada sagrada.

Si pudiera, simplemente habría envainado la espada sagrada, pero si no la limpiaba ahora apestaría después.

“E-Es la verdad. De veras que lo es.”

Estaba tratando de idear una manera de hacer que este tembloroso demonio, que no cesaba de abogar por su inocencia, entendiera que yo confiaba en él.

No se me ocurrió ningún método adecuado.

Había unos pocos demonios dentro de la sede del grupo Kraagor que no tenían relación con ellos.

Por supuesto, todos esos demonios estaban inconscientes; el único demonio que había recobrado la consciencia se encontraba justo ante mis ojos.

“¿P-Por casualidad, quieres una ficha?”

Quizá pensó que yo quería algo a juzgar por mi silencio.

Honestamente, prefiero información en vez de fichas.

Había unos pocos demonios que no estaban relacionados con el grupo en las habitaciones del grupo Kraagor.

Deseaba saber la razón por la cual el grupo Kraagor capturaba otros demonios y los ubicaban en sus habitaciones, incluso aunque ello les quitara parte de su espacio.

“Ejem… Esta es la única ficha que poseo. Por favor, tenga piedad…”

Cuando vi como el demonio hurgaba de repente dentro de sus pantalones y sacaba una ficha, me apresuré a dar un paso atrás.

¿Por qué la estaría escondiendo en un lugar tan asqueroso?

Esto me está volviendo loco.

Al darme cuenta de que el demonio no tenía bolsillos, me pregunté dónde había ocultado la pieza de piedra…

La respuesta no me gustaba, pero podía suponer dónde la escondió.


El ángulo en el que se doblaba su muñeca y codo me reveló dónde había metido las manos dentro de sus pantalones.

El demonio se veía un poco atormentado al recuperar la ficha, y su grito vino acompañado de un poco de dolor.

Ademas, ese demonio era un hombre.

Me sentí asqueado.

No quería tocar una ficha que oliera a mierda.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

10 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios