Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 4

S8: La Aldea de los Elfos

Parte 2

 

 

“¿Cómo sobreviviste?”

La Srta. Oka le preguntó lo que yo también me preguntaba.




“Hay muchas maneras de evitar la muerte.”

Eso ni siquiera era una respuesta.

Por un momento, consideré el usar Apreciación con él como acto de venganza por la primera vez que nos conocimos, pero empeorar su carácter en esta situación me parece una mala idea.

“¿Qué hay del ejército imperial?”

“Todavía no han llegado a los límites de la barrera. En estos omentos están marchando por el bosque.”

Mientras hablaba, Potimas salía del edificio.

Siguiéndolo, el resto de nosotros os quedamos sin palabras cuando miramos el paisaje en el exterior.

A nuestro alrededor había un bosque compuesto por árboles tan grandes que bien podrían tener más de mil años de antigüedad.

Las raíces de los gigantescos árboles se habían tallado para formar hogares.

Recordando el edificio que acabábamos de abandonar, me doy cuenta de que también era, en realidad, un árbol gigante.

El pueblo de los elfos no era sólo un montón de edificios en un bosque. Estaba construido en los propios árboles.

“Guau”, murmuró Katia involuntariamente.

Era como si nos hubiéramos metido en un mundo de un cuento de hadas.

Sin embargo, innumerables ojos nos miraban, llevándonos de vuelta a la realidad.

Desde lo alto de las ramas y en las sombras de los árboles, los elfos nos observaban de cerca.

Podía sentir la cautela y el asco en sus miradas.

Era un nuevo recordatorio de que no éramos bienvenidos aquí., como si las espadas que nos apuntaron al llegar no fueran suficientes.

Preocupado, miré a Anna.

Para mí, esta era una bienvenida bastante desagradable. Pero para Anna, una semi elfa, este lugar estaba lleno de recuerdos dolorosos.




Ser observado de esa manera además de eso fácilmente podría sacar a la luz más traumas.

Anna aparentaba estar fuerte, pero sus manos temblaban ligeramente.

Me acerqué a ella, tratando de protegerla de las miradas penetrantes.

Potimas avanzaba rápidamente, sin prestarnos atención.

Mientras e seguíamos, la Srta. Oka le preguntó sobre la situación actual.




“¿Sabes cómo de grande es el ejército imperial?”

“Alrededor de ochenta mil.”

Eso fue una sorpresa para mí.

¿Es realmente seguro para ellos el enviar un ejército tan grande en mitad de la guerra entre demonios y humanos?

No, casi seguro que no.

Y, sin embargo, el ejército ya estaba en camino.

Si los demonios se enteraran de este acontecimiento, dudo que perdieran una oportunidad como esta.

Esta situación es incluso más desastrosa de lo que pensaba.

“El problema es que la iglesia ha proporcionado una cantidad considerable de sus soldados. El hecho de que hayan anunciado un falso héroe como Hugo demuestra que están profundamente vinculados al imperio.”

Si el ejército de la Palabra de Dios ha unido fuerzas con el imperio, eso debe significar que Hugo tiene a la iglesia firmemente en sus manos.

Lo más probable es que, Yuri con el lavado de cerebro esté con él, también.

“Si su marcha transcurre sin problemas, ¿cómo de pronto crees que llegarán?”

“Tres días, me imagino. Si son atacados por monstruos poderosos o cualquier cosa similar, eso sería otra historia, pero desafortunadamente la suerte parece haber estado de su parte.”

Incliné mi cabeza con curiosidad ante la extraña declaración de Potimas.

“El monstruo de clase legendaria que ha amenazado nuestra aldea durante años, la reina teratect, está en movimiento. Como resultado, todos los otros monstruos de la zona han huido. El ejército imperial probablemente se encontrará con pocos monstruos, si es que hay alguno, en su curso hacia aquí.”

¿Otra reina teratect?

Se dice que la reina teratect vive en el Gran Laberinto de Elroe, pero hay otras cuarto en el mundo también.

Por lo que parece, una de ellas vive en el mismo bosque donde los elfos tienen su hogar.

El pueblo de los elfos está en el corazón de un vasto bosque llamado el Gran Bosque Garam.

Según la Srta. Oka, el pueblo y la barrera que lo protege son del tamaño de los distritos especiales de Tokio.

Y el bosque, dado que es lo suficientemente grande como para ocultarlo en su centro, es fácilmente del tamaño de Hokkaido.




Hay muchos monstruos en el gran bosque, y la reina teratect gobierna como el más poderoso de todos.

Desafortunadamente, ya que la reina teratect se había movido y ahuyentado a todos los monstruos cercanos, esto funciona a favor del ejército.

Si la reina teratect se hubiera quedado atrás y quizás cruzarse mientras lo hacía el ejército imperial, eso habría sido mucho más favorable para lo elfos.

En cuanto a mí, estoy medio decepcionado y medio aliviado.

Vislumbramos el poder aterrador de la reina teratect de caminos hacia aquí.

Cuando dejamos el Gran Laberinto de Elroe, miré abajo y vi el lugar donde una vez la reina teratect se había liberado y se había vuelto loca.

La destrucción fue tan severa que cambió permanentemente el paisaje.

Si esa cosa se hubiera topado con el ejército imperial, este último probablemente habría sufrido bajas devastadoras.

Los elfos habrían triunfado sin necesidad alguna de luchar.

Pero eso también habría significado que los soldados que sólo están siendo utilizados pro Hugo serían asesinados en masa.

Incluso podría haber entre ellos personas a las que se les hubiera lavado el cerebro, como Yuri.

Cuando pienso en ello de esta manera, estoy casi feliz con los resultados.

Sé lo ingenuo que es eso.

Si realmente tenemos que luchar, será asesinar o ser asesinado, incluso si los soldados son inocentes.

Pero una parte de mí no puede evitar esperar que, si podemos hacer algo con Hugo, el resto de cosas funcionará de alguna manera.

Por lo menos, podría ser capaz de salvar a mis amigos con lavado de cerebro de él.




Incluso podría haber más de ellos aparte de Sue y de Yuri a quienes les hayan lavado el cerebro sin que yo lo sepa.

Mientras pensaba en ello, mi mano se cerró automáticamente en un puño.

“Estamos aquí.”

Potimas entró en una casa construida en uno de los enormes árboles, interrumpiendo y dando por terminada la conversación.

Dentro de la casa había un gran escritorio circular, creando una especie de sala de conferencias.

Tan pronto como nos sentamos según las instrucciones, los camareros elfos llevaron la comida a nuestra mesa.

“Estos son platos élficos, pero también deberían adaptarse al paladar humano.”

Tras las palabras de Potimas, le di un bocado a la comida.

Estaba ligeramente sazonado y concentrado con verduras, pero eso solo servía para resaltar la calidad de los ingredientes.

De hecho, estaba delicioso.

Agotados por nuestro viaje, nuestro grupo comió sin hablar.

“Parece que lo habéis disfrutado. Bien.”

Al ver que habíamos acabado de comer, Potimas habló de nuevo.

“Hemos preparado cuartos para vosotros. Me aseguraré de que podáis ocuparos de vuestros asuntos allí hasta que llegue el ejército imperial.”




Parecen muy bien preparados.

Casi como si ya supieran que íbamos a venir.

Lo que probablemente él ya sabía, supongo.

No sé como obtuvo esa información, pero era la única explicación que tenía sentido.

De lo contrario, ¿cómo habrían preparado los cuartos y la cantidad justa de comida para los humanos en un tiempo tan ajustado?

Y, aun así, nos recibieron don tanta dureza cuando llegamos.




¿Acaso la información no llegó a los guardias del punto de teletransporte, o fue sólo una actuación?

De cualquier manera, no puedo entender las intenciones de Potimas.

Todo lo que sé es que parece muy sospechoso.

Tal vez sea por eso que no puedo evitar en desconfiar en la siguiente propuesta de Potimas.

“Además, estoy seguro de que querréis ver a las otras reencarnaciones, ¿no? Se hace tarde. Lo arreglaré para que os encontréis con ellos mañana.”

4.6 14 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
20 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios