Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 15

Capítulo 165: Eris Greyrat – 2da Parte

 

 

En estos momentos, me encuentro frente a Eris a las afueras de Sharia, pero cerca de la muralla de la ciudad.

Aunque no pensé que fuéramos a tener audiencia, Ghyslaine se encuentra a algunos metros de nosotros; ya que Eris le pidió que fuera testigo y árbitro.

Publicidad Y-AR

Si ha pedido que haya un árbitro… seguramente no planea matarme…

O eso quiero pensar.

«…»

Eris se encontraba en silencio pero preparada, con su mano apoyada en el pomo de su espada y pudiendo escuchar una ligera vibración metálica proveniente de la hoja en su vaina.

¿Estará temblando por la expectación del combate?

Publicidad G-M1




Pero en serio, ¿qué hago? ¿Vamos a pelear de verdad y en serio? Porque lo cierto es que no me importaría perder a posta… perder me viene de fábula… me gusta Eris.

Puede que no tanto como amo a Sylphy y a Roxy, pero eso no tiene nada que ver con esto. Sylphy es Sylphy, Roxy es Roxy, y Eris es Eris. Cada una me gusta por algo distinto, sus cualidades propias son las que me hace quererlas.

Sí, sé que soy indeciso y caprichoso, pero no puedo evitarlo, soy así.

Pero dejando de lado mis expectativas lujuriosas, mi intención básica era solucionar el malentendido con Eris, me bastaba con acabar siendo amigos, aunque una parte de mí quisiera hacerla mía… Pero exactamente por eso, si Eris quiere que la ame, le daré toda mi amor.

Creo que desde el momento en que puedo aceptar que la quiero y que también quiero a Sylphy y a Roxy, no puedo verlo como una simple aventura o una infidelidad suelta. ¡¿Pero acaso no es normal?! ¡¿Cómo no voy a desear a una mujer tan atractiva como Eris?!

No me extrañaría que algún seguidor de Milis me deseara la hoguera o que me lapidaran por eso…

Pero dejando eso de lado… si me dejo vencer…….. ¿no se sentirá insultada? Después de todo, Eris odia esa clase de actos, ¿no es así?

Con todo lo que ha entrenado para ayudarme y poder enfrentarse a Orsted, después de protegerme y poner su vida en juego por mí… Creo que lo correcto debería ser pelear en serio contra ella y demostrarle que merezco ser su marido; es lo menos que puedo hacer para que vea cuánto me he esforzado yo también hasta este día.

…. Aunque… sé que seguramente mi esfuerzo y el de Eris en estos años no sea ni de lejos el mismo, pero no creo que le importe… Lo que importa debería ser que me esforzara en este duelo sin saber a ciencia cierta quién de los 2 saldrá vencedor.

Publicidad Y-M2

Gane o pierda… le pediré que se case conmigo sin importar el resultado.

¿Qué tal si, si gano, le digo algo así como ¡Ahora me perteneces, no hay más que hablar!

Suena bien, hagámoslo… (NT: Son frases similares a las de historias japonesas de amor sobre Samurais en las que personas con poca habilidad para relacionarse, tomaban coraje y representaban de esa forma sus sentimientos, aunque en algunas ocasiones era simple egoísmo).

Con los restos de la Armadura Mágica destrozados, desperdigados y olvidados en el lugar en el que combatí contra Orsted, no tengo forma de luchar contra Eris en un mano a mano; y menos teniendo en cuenta que fue capaz de enfrentarse en cuerpo a cuerpo contra Orsted en igualdad de condiciones.

Por eso, no tengo la menor expectativa de victoria en un combate a tan corta distancia.

Aunque bueno… si pierdo tampoco importará.

«Ludeus.»

Ghyslaine por su parte, había estado pensativa, pero mostrándose finalmente decidida por algo, me llamó.

«¿Sí, Ghyslaine?»

Hace bastantes años desde la última vez que vi a Ghyslaine, pero realmente, externamente no ha cambiado mucho; aunque queda claro que es una mujer con varios años a sus espaldas.

En estos días, tras nuestro reencuentro, aprovechamos para charlar, aunque evitando en todo momento la situación actual con Eris.

Tampoco es que habláramos demasiado, pero no sentí que hubiera ningún tipo de rencilla o mala sangre entre nosotros; le pregunté a Elinalise, y me explicó que Ghyslaine siempre había sido de esa manera.

«Eris-ojou-sama no ha cambiado nada en todos estos años; hazle frente a su postura como es debido.»  (NT: OJOU-SAMA, término japonés usado tanto como nombre como sufijo para referirse a mujeres jóvenes de alto estatus social; es la forma en la que Ghyslaine hablaba de Eris cuando se encontraban en el palacete de Sauros).

La forma respetuosa de hablar de Ghyslaine tampoco ha cambiado mucho; aunque me ha dejado algo extrañado con ese claro tono de que hay un significado oculto en sus palabras, haciéndome dudar de si mi decisión ha sido la correcta.

Observo a Eris y la veo esperando a que me prepare, ahora sí, con su pose de siempre; brazos cruzados, pies separados y barbilla alzada.

Es la misma pose, pero a la vez no lo es… Ahora es mucho más alta, su pecho es enorme ahora y la envuelve un aura más propia de un depredador.

Han pasado 5 años… Yo he cambiado; Eris también ha cambiado; pero Ghyslaine dice que no…

En ese caso… ¿Cómo habría actuado frente a una Eris obstinada por algo? ¿Qué habría hecho hace 5 años…?

«¡¿Listos?! ¡Comenzad!»

Ghyslaine dio la señal, pero al final no me preparé para el combate, dejando mi báculo colgando de mi mano. Por su parte, Eris tampoco alteró su postura.

..

.

Pasados unos segundos, Eris comenzó a avanzar hacia mí lentamente, esta vez desenvainando su espada, pero dejándola casi colgando de su mano sin prepararla correctamente, casi como si no tuviera fuerzas para alzarla; pero acercándose a mí con ella.

Se trataba de una espada con una hoja translúcida casi transparente, que según había podido entender, era un regalo proveniente del Dios del Filo Celestial; una de las 7 espadas de sus leyendas.

Finalmente, Eris se puso frente a mí, clavándome su mirada.

«…»

«…»

Se colocó a escasos pasos de mí y alzó su espada.

Yo por mi parte, me mantuve inmóvil.

«¿Qué pasa? ¿No vas a luchar?»

«Eris, yo… si vencerte significaría que te fueras a marchar, prefiero perder.»

Eris apretó sus labios, dibujando su ya famosa expresión con ellos.

«…»

«Además… No tuve oportunidad de decírtelo antes, pero… yo… también te quiero.»

Lo dije teniendo en cuenta que Eris podría reaccionar convirtiéndose en la famosa figura que recordaba de aquel entonces, con sus pelos alzándose del enfado; pensé que tras decirlo, sí que me atacaría en serio.

Y en efecto, la respuesta de Eris fue atacarme con su arma.

«…»

Cerré los ojos de forma instintiva y mi cuerpo se puso tenso esperando el golpe, que llegó en forma de un toque de la empuñadura contra mi frente.

Aunque fue solo un ligero toque.

Y nada más.

Reabrí mis ojos y vi que Eris se había acercado más a mí, dejando su cara justo frente a la mía.

«Yo… No puedo cocinar como Sylphy.»

«Lo sé.»

«Tampoco soy tan lista como Roxy.»

«Lo sé.»

«Tampoco soy tan bonita como esas 2.»

«Eres atractiva, Eris.»

«… Un cuerpo como este… no es de tu agrado, Ludeus.»

«No, eso no es cierto. Tienes un físico cautivador.»

Eris enfundó su espada; tras lo que con suma delicadeza, pasó sus brazos por mi cintura, y apretó su voluptuoso pecho fuertemente contra mí.

Me abrazó con su increíble fuerza; haciéndome posible recibir el aroma de su cuerpo entre mezclado con su sudor… que indiscutiblemente formaba el aroma de Eris.

Yo también la abracé con fuerza, pudiendo sentir el tacto de su espalda y notando como sus entrenados y endurecidos músculos ganados tras una vida de entrenamiento, no eran innecesariamente abultados, sino simplemente perfectos.

«Entonces… puedo decir que he ganado, ¿no es así?»

«Sí.»

«Si… Si hubieras ido en serio… si hubieras intentado rechazarme… me habría rendido definitivamente… ¿entiendes?»

Su voz salió temblorosa para confesarme esto.

No me digas que… si hubiera luchado en serio contra ella… ¿su intención era dejarse vencer y marcharse?

«No tienes que rendirte.»

«Entonces… ¿Puedo unirme a tu familia, Ludeus?»

«Sí, junto a Roxy y a Sylphy… por eso, si fuera posible…»

¡DILO! ¡DÉJALO CLARO! ¡No te guardes NADA!

Con esos pensamientos, respiré hondo preparado para decir esto con convicción, con la intención de decirlo alto y claro.

Quiero que me escuche bien.

«¿Querrías casarte conmigo?»

Eris abrió sus ojos al máximo tras escucharme.

«¡J-Jum! ¡¿Casarme?! ¡De acuerdo!»

Mushoku Tensei Volumen 15 Capítulo 165 Novela Web

 

Diciéndolo casi desafiante, apartó la mirada con una extraña expresión en su rostro mientras aceptaba casarse conmigo.

***

 

 

Esa misma noche, durante la cena, anuncié delante de todos que Eris se convertiría en mi esposa.

A diferencia de cuando anuncié que aceptaría a Roxy, debido a que en esta ocasión hubo mucho trabajo de preparación realizado, no hubo quejas; y aunque sabía que Norn no se opondría abiertamente, si que me esperaba que al menos dijera algún par de comentarios mostrando su desagrado, pero ni eso hubo por su parte.

Seguramente ya haya aceptado a su manera que puedo tener más de una esposa…

Hasta Roxy y Sylphy dejaron claro su aprobación.

«Eris, las 3 deberemos hacer cuanto podamos.»

«Luego te explicaré algunas cosillas que hemos acordado.»

Publicidad M-M2

Eris se veía nerviosa frente a ellas.

Publicidad M-M1

«E-Estaré a vuestra d-disposición…»

Mushoku Tensei Volumen 15 Capítulo 165 Novela Web

 

Creo que las palabras salieron un tanto extrañas… pero tampoco es normal ver a Eris tan nerviosa; pero supongo que comprende que ha sido aceptada por ellas.

Lo cierto es que espero que puedan coordinarse entre ellas… aunque soy el menos indicado para decir algo así…

Esa noche, como para cimentar su relación, las 3 fueron juntas al baño después de cenar para asearse, con la excusa de explicarle cómo usar el baño especial que tenemos en casa.

Lo cierto, es que con solo imaginarlo, me encantaría unirme, pero creo que, como mínimo, hoy debo contenerme.

En el salón, nos quedamos Lilia, mis 2 hermanas, Zenith y hasta Ghyslaine.

«…»

En cuanto Eris se fue con Sylphy y Roxy, Zenith se acercó a mí y comenzó a darme golpes en la cabeza.

«Oku-sama, no se lo tenga en cuenta…»  (NT: OKU-SAMA, no es un término que haya visto mucho en japonés, pero es una forma de referirse a la señora de la casa. Puede traducirse tanto como Señora, Madam, mi esposa, la señora… Lilia siempre se refiere a Zenith de esta forma).

Lilia intentó detenerla, pero Zenith no le hizo caso y continuó dándome golpes.

Pero es normal, Zenith es una ferviente seguidora de la religión Milis… Ya fue mucho que me perdonara casarme con una segunda mujer, pero con una tercera…

«Auh… Kaa-san, duele. Para, por favor. No volveré a hacerlo, te lo prometo.»

Cuando dije esto, Zenith por fin se detuvo y volvió a su asiento; aunque mis 2 hermanas me observaron con poca confianza en mí.

«¿Sabes, onii-chan? Con Roxy-ane dijiste lo mismo, por lo que por mucho que lo digas, no me extrañaría que tarde o temprano trajeras otra mujer a esta casa. Oh~ más coladas por hacer~ es un serio problema~.»

Las bromistas pero duras palabras de Aisha, me dejaron claro que a sus ojos, el aceptar a Eris ha hecho que mi palabra pierda cierta credibilidad. No obstante, casi siento que lo único que pretende con esas palabras es gastarme una broma.

¡Pero lo he dicho en serio! ¡Que conste!

«Nii-san.»

Esta vez es el turno de Norn, y sabiendo que no se trata de una persona que se tome este tema a broma, le hago frente seriamente.

«¿Dime, Norn?»

«Bueno… como seguidora de Milis, no puedo alegrarme por la situación.»

«Lo comprendo.»

«No obstante, he podido comprender cuánto le importas a Eris-san, tanto que en esta ocasión no me opondré. Por eso, nii-san, quiero que ames a Eris-san tanto como ella te ama a ti. Solo quería decir eso.»

«Lo haré. Me aseguraré de conseguirlo.»

Vaya, parece que a Norn le ha gustado mucho Eris.

Entiendo que Eris le enseña a usar una espada por las mañanas, pero es que fue la propia Norn la que fue activamente a pedirle que lo hiciera… Supongo que en estos años, Norn se ha vuelto mucho más sociable, quizás por su trabajo en el consejo de estudiantes.

«Ludeus-sama.»

Lilia comenzó a hablar con un tono algo apagado.

«¿Oh? ¿De qué se trata, Lilia?»

«Ahora que has aceptado a Eris-sama en esta casa, la casa se está quedando pequeña. Por eso, considero que sería recomendable que alquile un lugar cercano al que mudarme junto a Zenith-«

«No.»

Me niego a aceptar la propuesta de Lilia.

«Por favor, permíteme que siga ayudándoos a las 2… Aunque claro, en realidad eres tú la que has estado ayudándome a mí.»

«No, en absoluto… Aunque, si así lo quiere, Ludeus-sama, no tengo inconveniente.»

¿Cómo voy a mandar a la calle a mis 2 madres solo para aceptar a otra esposa en esta casa? Paul bajaría del cielo a maldecirme si me atreviera a hacerlo, estoy seguro.

Es natural que un hijo quiera ayudar a sus padres cuando se hacen mayores; y aunque es cierto que ahora que Eris vive con nosotros, no nos quedan habitaciones para invitados… ¿pero y qué? Ya veremos como solucionarlo si se presentase una situación que la requiriera.

«Ludeus.»

Finalmente, Ghyslaine se dirigió a mí.

«Ghyslaine-san.»

«Solo Ghyslaine.»

Según mis cálculos, Ghyslaine tiene unos cuarentaitantos años, pero su físico no ha empobrecido en absoluto; seguramente debido a una vida consagrada al entrenamiento.

«¿Puedo dejarte al cuidado de Eris-ojou-sama?»

«… Sí, lo juro por Dios.»

«Comprendo.»

Ghyslaine sonrió alegremente al oírme.

«Has madurado. Esa es la mirada que tuvo Paul el día que anunció que se casaría con Zenith.»

Oír algo así debería alegrarme, ¿no? Pues sí… me hace feliz escucharla decir que tengo la misma mirada que Paul…

Me alegro mucho de que Ghyslaine diga que he madurado- 1 segundo… Está hablando de cuando Paul aceptó casarse con Zenith… ¿De verdad debería alegrarme de algo así?

Bromas aparte…

«Ghyslaine, ¿qué planeas hacer a partir de ahora? ¿Vas a quedarte un tiempo en Ranoa?»

«No. Habiendo dejado a Eris-ojou-sama contigo, mi cometido ha concluido. Tengo la intención de volver al Reino de Asura.»

«¿A Asura? ¿Acaso vas a ir a ayudar a reconstruir la provincia de Fedora?»

Al escucharme, sus ojos dejaron ver un brillo extraño.

«No. Pienso encontrar a los asesinos que mataron a Sauros-sama, y acabar con ellos.»

El ambiente en la habitación se volvió tenso.

No me esperaba esa respuesta… Pero puedo comprender que se encargara de Eris todos estos años, y ahora que ha encontrado un lugar en el que quiera estar, su tarea ha concluido. Ahora lo único que le falta es vengarse.

«… ¿Encontrarles? ¿Significa eso que no sabes quiénes fueron? Aunque teniendo en cuenta que fue debido a temas políticos, lo más seguro es que fuera hecho por la orden de más de un grupo.»

«En ese caso, solo tengo que ir acabando con las vidas de todos los culpables, uno a uno, hasta terminar con todos los enemigos de Sauros-sama.»

Estoy seguro de que no parará hasta conseguirlo, pero es una estrategia demasiado inocente… ¿Qué le digo para detenerla? Es difícil detener a Ghyslaine cuando se decide a algo…

Aunque, ¿detenerla? Realmente, lo que debería hacer es ayudarla y apoyarla con algo que una persona a la que tanto respeto se ha decidido… Y ahora que lo recuerdo, según ponía el diario sobre la muerte de Ariel, tanto el Dios del Cauce como el Emperador Nórdico estuvieron involucrados con el reino de Asura…

«Ghyslaine, según mis fuentes, el reino de Asura cuenta entre sus fuerzas con el Dios del Cauce y el Emperador Nórdico.»

«¿Esos 2?»

«¿Les conoces?»

«Sí, aunque en realidad, Eris-ojou-sama sabe más sobre ellos. ¿Qué pasa con ellos?»

«Es posible que sean tus enemigos en esto. Si así lo fuera, ni tú sobrevivirías, ¿no es así?»

«Es cierto. Sola no podría vencerles.»

Ghyslaine asiente y me mira profundamente. En sus ojos puedo entender su petición de que vaya al grano.

«… Lo que quiero decir, es que conozco a una persona que también sufrió por el caos que causó la muerte de Sauros. Aunque te aviso de que esa persona podría desear también la caída de los Boreas, por lo que podría ser también enemiga tuya. Igualmente, bajo su mando, seguramente acabes descubriendo y pudiendo acabar con los enemigos de Sauros que se han lucrado con su muerte.»

«¿De quién se trata?»

«Ariel Anemoi Asura.»

Ghyslaine puso rígidas sus orejas al escucharme.

Qué recuerdos… cada vez que en clase había algo que no comprendía, hacía siempre un gesto similar. Aunque me alegro de que no la conozca, así es más probable que ella no tenga nada que ver con la muerte de Sauros.

«La 2da Princesa del Reino de Asura.»

«¡Oh!»

Aunque… ¿de verdad es buena idea presentarle a Ariel? No me cabe duda de que llegado el momento, Ariel regresará a Asura para luchar por convertirse en reina… ¿Seguro que debo involucrar a Ghyslaine en eso?

No, el futuro debe haber cambiado, y sabiendo lo que describe el diario, puedo darle muchos consejos para evitar que se repita lo de Asura; por no hablar de que la contienda seguramente tuviera que ver con Hitogami, y ahora que trabajo para Orsted, no sé exactamente cuál será el resultado.

En ese caso, si quiero que Ariel gane, la ayuda de Ghyslaine sería bien recibida; y hasta yo podría participar… Aunque eso es algo que seguramente tenga que discutir con Orsted primero.

«Pero en todo caso, ¿por qué no tienes una audiencia con ella antes de decidirte?»

«Si es lo que me recomiendas, lo haré.»

Ghyslaine dijo estas palabras sin pensárselo 2 veces.

Al menos, he conseguido que de momento no haga algo peligroso y con poca posibilidad de victoria… Bien hecho.

Pshpshpshpsh…

Aisha y Norn me observaban sorprendidas y con la boca abierta cuchicheando entre ellas.

«¿Qué pasa?»

«Esto… estábamos discutiendo sobre que al final era cierto que fuiste el profesor de Reina del Filo-sama, onii-chan.»

«¿Cómo? ¿No me creíais?»

«No es que no nos lo creyéramos, onii-chan… sino que no esperábamos que Reina del Filo-sama tuviera tanta confianza puesta en ti.»

Ghyslaine y yo nos observamos sin comprender bien lo sucedido.

¿Acaso tenemos una relación extraña? ¿Hemos dicho algo raro?

«Nii-san, ¿sabes? En la universidad hay un senpai que siempre ha soñado con ser aventurero, y ese mismo senpai dijo que habían un par de Reinas del Filo viniendo a la ciudad, incluso dijo que estaba asustado de cruzarse con ellas; eso sumado a que me contó que todos los aventureros de la ciudad te respetan y te ven como un gran hombre… Pues al verte ahora fue como un ¿cómo alguien tan fuerte respeta tanto a mi hermano? No sé si me he explicado bien…»

Tras escuchar a Norn, Ghyslaine se puso a reír de improviso.

«Pero es que debes comprender que Ludeus es muy superior a mí. Si no me crees, piensa que hasta el mismísimo Dios Dragón aceptó su utilidad.»

«¿De verdad~?»

Publicidad Y-M1

Norn quedó impresionada.

Parece que hasta las acciones de nii-san han ganado confianza… aunque solo sea en cuanto a respetarme como aventurero, mis acciones en temas terrenales siguen tocando fondo.

Pero igualmente, gracias a Ghyslaine, fui capaz de recuperar algo del respeto que había perdido.

Vamos bien… vamos bien…

***

 

 

Esa noche, Ghyslaine se volvió a su posada y tras despedirla, escucho como Sylphy, Roxy y Eris están charlando sobre algo entre ellas en el baño.

¿Sobre qué estarán hablando esas 3?

Pero aún con la curiosidad que siento, decido dejar que hablen tranquilamente entre ellas.

Mejor lo dejo estar, porque parece que se están divirtiendo y Eris hasta está prestándole atención a lo que Sylphy y Roxy están diciéndole; me cuesta creer que sea la misma Eris que la de hace 5 años.

Me acerqué al despacho donde me encontré a Norn estudiando tranquila; le ayudé un poco hasta que se fue a dormir y aproveché el momento tan tranquilo para escribir en mi diario.

Hoy ha sido un día bastante completo y animado… y eso que he estado bastante nervioso estos días pensando en qué me va a pasar ahora que trabajo para Orsted…

Aunque claro, con todo lo que ha pasado, no pasa nada por disfrutar un poco estos días.

Cuando salí del despacho, la casa se había quedado bastante silenciosa.

Parece que el encuentro entre esas 3 ha terminado… ¿Pero cómo nos organizaremos para esta noche? ¿Me tocará dormir solo? ¿O acaso me voy a encontrar a las 3 en la cama esperando~? Claramente no~.

Pero bromas a parte, con la casa tan silenciosa, estoy empezando a ponerme nervioso… porque esa noche en la que mi Yo-Futuro apareció, estaba todo tan tranquilo como ahora mismo…

¿Irá a pasar algo? No sé, por ejemplo que el cara mosaico aparezca de golpe al girar una de las esquinas del pasillo…

No… no va a pasar nada… seguro… Ahora voy a ir a mi cuarto y no va a haber nadie… ¿Ves? No se ve luz en el interior… supongo que esta noche definitivamente me toca dormir sol-

Conforme pensaba en estas cosas algo nervioso, la puerta de la habitación se abrió de golpe y una fuerza increíble tiró de mí hacia su interior.

¡¿?!

«¡Au!»

No me lo pensé ni un instante y acumulé poder mágico en mi mano para atacar al invasor nocturno, pero él mismo había conseguido apresar mis muñecas e inmovilizarme contra la pared.

¡Maldición!

Viéndome en esa situación, me fijé más detenidamente en mi oscuro adversario para descubrir de quién se trata-

..

.

«… Oh… Eris…»

En la oscuridad, comencé a vislumbrar la figura de Eris vestida con un camisón mientras sujetaba con fuerza mis muñecas.

«E-Eh… Ludeus…»

Tenía los ojos inyectados en sangre, la respiración agitada y su rostro enrojecido, que por su expresión, parecía estar enfadada.

¿Ha pasado algo? ¿Habrá habido algún problema?

Decido medir mis palabras al tratar con ella en esta situación.

«No-Nosotros… somos pareja, ¿cierto?»

«… Sí… claro. Ah, ¿quieres que celebremos una boda por todo lo alto? Podemos invitar a quienes quieras.»

«Eso no me importa. Y hasta ya he olvidado cómo bailar… Lo que quería decirte… esto… si somos pareja… se puede, ¿verdad?»

¿Se puede? ¿Q-¡!

Antes de que pudiera comprender sus palabras, me pasó los brazos por el cuello y me besó.

PAM

Nuestros dientes chocaron con fuerza y pude sentir un fuerte dolor extenderse por mi cuerpo.

Intenté separarme, pero tenía la espalda contra la pared y Eris no me dejaba espacio ni para respirar.

«Pua…»

Eris pasó su brazo por mi cintura y tiró de mí. Cuando me di cuenta de lo que estaba pasando, ya estaba sentado al borde de la cama.

¿Y esto? ¿Qué está pasando? ¿? Acaso… ¿quiere que nos acostemos juntos? ¿?

«Esto…. Eris… no sé… estas cosas… no deberíamos… no sé… ¿organizarnos un poco…? ¿hablarlo antes con Sylphy y Roxy?»

«Hecho. Me han cedido esta noche.»

«¿Roxy no puso ningún inconveniente? ¿No dijo nada sobre que era mejor controlarnos un poco durante el embarazo?»

«Me dijo que no había problema.»

Sin saber bien cómo ha pasado todo esto, ya estoy tumbado en la cama con Eris encima mía.

Dudo mucho que hubiera podido detenerla aunque quisiera.

«Eh, Ludeus… Quiero darte un varón…«

Siento de nuevo la respiración agitada de Eris, pero comprendo que no se trataba de ira, sino de pasión desenfrenada.

Menuda agresividad… aunque en realidad… sentirme tan deseado me hace feliz; por no hablar de la cercanía a la que se encuentran nuestros cuerpos, si no, mira lo contento que está minimí… parece el único capaz de ser honesto…

Aunque… ¿no es normalmente al revés? ¿No debería ser yo el que marcara el ritmo?

«Ludeus… te quiero… así que… no hay problema, ¿verdad?»

«¿Eh? Claro, no hay problema, ¿aunque no sería mejor que te tranquilizaras un poco? No sé, podríamos tener una preciosa velada, quizás con una copa de vino… podríamos hablar sobre estos 5 años, y llegado el momento, podemos continuar con lo que estamos haciendo.»

«Nada de eso. ¡Ansiaba tenerte así!»

Eris me dejó totalmente inmovilizado tras decir esto, aprisionándome con sus caderas y sus muslos y con mis muñecas atrapadas. Teniéndome así, hundió su cara en mi pecho y comenzó a olisquear fuertemente, casi imitando a un perro.

¿Acaso apesto?

«Hahh… Hahh… Ludeus… Ahora que estamos casados… me perteneces, ¿no es cierto?»

«¿Eh? Esto… no soy solo tuyo, Eris. Así que te agradecería que os llevarais bien las 3-«

«Pero esta noche es mi turno… en ese caso, hoy eres mío, ¿no?»

Diga lo que diga, parece que Eris está obsesionada en verme como suyo.

«… Bueno… sí, lo soy.»

Al escucharme, exprimió mis muñecas con una fuerza enorme.

¡AH! ¡Duele! ¡DUELE!

Me destroza de tal forma las muñecas que seguramente voy a tener que pedirle ayuda a Nº1 (Orsted) para que me las cure.

«E-Entonces… puedo hacer lo que quiera contigo, ¿verdad…?»

… ¿Qué es lo que quiere hacerme? ¿Qué me va a hacer?

Bueno.. está claro que tiene que ver con sexo… ¿Acaso me pienso negar?

La respuesta es NO… En ese caso, la única respuesta posible es YES.

«V-¿Vale?»

Y en cuanto respondí, Eris se convirtió en un animal.

***

 

 

Al día siguiente…

Me desperté con el cantar de los pájaros y todavía algo descolocado, me puse a buscar rápidamente a Eris, encontrándola casi de inmediato justo frente a mí. Estaba durmiendo profunda y tranquilamente frente a mis ojos.

«Uff…»

Dejé escapar un suspiro mientras repasaba lo sucedido en la pasada noche.

La verdad es que acabó siendo una noche increíble…

En cuanto a experiencia, estaba claro que llevaba ventaja, y eso me permitió marcar el ritmo en la primera mitad.

Al principio me costó aceptar la situación, pero algo en mí se encendió y decidí que no iba a quedarme de brazos cruzados; por lo que hice cuanto pude.

Pero llegados al segundo tiempo, nuestras posiciones volvieron a invertirse.

Menuda diferencia en resistencia hay entre nosotros… Recuerdo que algo similar ocurrió en nuestra primera vez… pero es que Eris parece tener un aguante ilimitado… Hasta el punto de que lo único que puedo hacer es aceptarlo…

Y en cuanto me quedé sin fuerzas, me usó como quiso el resto de la velada.

Lo siento mucho, cariño… pero esta persona me ha convertido en su juguete… ya no podré casarme~…  (NT: Creo que es de las frases más famosas del anime; aunque parece más que está refiriéndose a un hentai sobre NTR).

Aunque mírala ahora durmiendo tan adorablemente… Con lo salvaje que fue durante toda la noche, y ahora está tan modosita…

Verla de esa forma me lleva una sonrisa a la cara.

¿Será esto lo que Sylphy siente cuando me ve dormir?

«… Pero vaya…»

Mi cabeza se encuentra en estos momentos usando el brazo de Eris como almohada.

Por lo general es al revés, pero aunque es extraño… es bastante novedoso…

El tacto de su brazo es terso y suave, pero igualmente se puede sentir la fuerza del mismo. En su conjunto, me hace sentir seguro.

Ahora que lo pienso… Eris ha estado entrenando durante 5 años, que se dice pronto… siento curiosidad por la musculatura que ha desarrollado…

Sé que anoche debía haberlo visto todo, pero estaba bastante oscuro, y solo pude ver los contornos y hacerme una idea superficial… Así que…

Llevé mi mano al vientre de Eris.

«Guau… Impresionante…»

Un vientre plano con algunas formas aquí y allá, pero al tacto, puedo sentir cierta elasticidad, como si la mínima grasa del mismo estuviera encubriendo los fornidos músculos, que casi parecen hechos de metal.

Publicidad M-M4

Pero si puedo diferenciar los distintos músculos solo tocándolos…

¿Cómo es posible que aún teniendo yo bien desarrolladas las abdominales, sienta envidia de la espléndida tableta de Eris? Tiene una cantidad increíble de músculo sin llegar a perder la forma… sumado encima a esa cinturita…  (NT: TABLETA, forma de referirse a las abdominales cuando están bien desarolladas y marcadas).

No me imagino que clase de entrenamiento divino puede llevar a mantener semejante equilibrio entre las abdominales oblicuas externas, internas y hasta las psoas mayor….

Pero lo que más me llama la atención es lo atractivos que pueden ser los músculos de una mujer… No puedo dejar de tocarlos.

Justo cuando me dediqué a pensar en músculos, mis manos siguieron subiendo por su vientre atraídos por la grandilocuente voluptuosidad de semejante cordillera que resaltaban incluso desde debajo de varias capas de mantas que tenía la cama.

Anoche me tocaste a tu antojo pero yo no tuve oportunidad… y si somos pareja… se puede, ¿verdad?

Publicidad M-M4

«Fantástico…»

¡Increíble! ¡Qué tacto! ¡Menuda base…! ¡Menudos pectorales! ¡Qué firmes, qué fibrosos, qué maravillosos!

Y por si fuera poco, cabalgando sobre esos pectorales usándolos a modo de platos, ¡menudo par de flanes! ¡Menudo balance entre dureza y suavidad! Lo que intento decir es… ¡ECCHI SKETCHY ONE TOUCHY(NT: Frase japonesa usada casi de broma o de forma infantil para llamar a alguien pervertido).

Si fuera poco, veo que el tamaño también es increíble, casi parecen un par de melones, ¡y estoy siendo honesto! En ese aspecto, supera con creces tanto a Sylphy como a Roxy; y es que, aunque me gusten las suyas también, el tamaño es una cualidad en sí mismo…

¡Oh! ¡Mis! ¡Diosas! ¡Muchísimas gracias por poner al alcance de mi mano este regalo divino! ¡Roxy, Sylphy, gracias! ¡Con vuestro apoyo fui capaz de escalar las cumbres Eris! ¡Este día pasará a los anales de la historia!

«Jo-Jo-jo~»

En este momento, en mi mente aparece un anciano con un pelo y una barba larga y blanca.

¡Ermitaño! ¡Ermitaño Oppai! ¡Cuánto tiempo sin verte! ¡Mira! ¡Mira esto! ¡Son de verdad! ¡ALELUYA!

«Jo-Jo-Jo~… Joven, llegado este día, no hay nada más que pueda enseñarte… No decaigas.»

¡No, Ermitaño! ¡¿Por qué me abandonas?! ¡Ermitaño, por favor! ¡Sigo necesitando tu apoyo, Ermitaño Oppai!

«…»

Publicidad M-M3

«Ah.»

Mientras andaba perdido en mis fantasías, Eris abrió los ojos de golpe y observó lo que había estado haciendo.

De improviso, Eris me cogió de la muñeca con una expresión seria.

«Déjame explicártelo, honey… al menos, en lugar de pegarme, deberíamos hablarlo, ya sabes, conversación de almohada. Es posible que me hayas visto toquetearte más de la cuenta, pero es que cuando me desperté, más pudo la curiosidad y tuve que palpar yo mismo tus abdominales un poco y…»  (NT: HONEY/Miel, «cariñito» o «mami» cuando se usa para referirte a tu pareja).  (NT: Conversación de almohada/Pillow Talk, Charla después del sexo).

«…»

No solo no soltó mi muñeca, sino que además en un giro inesperado se colocó sobre mí, mirándome con los ojos de un cazador.

Vaya… así que no está enfadada, sino que mi sobeteo lo que ha conseguido es reavivar la pasión… O al menos, si yo me despertara y me viera una escena provocativa por la mañana, a mí también me darían ganas de jugar.

Siempre pensé que los hombres y las mujeres no reaccionarían de la misma forma… así que o bien me equivoqué, o bien Eris es la excepción…

¡Acepto el reto! ¡Venga! ¡Muéstrame lo que sabes hacer!

Aunque bueno… Siendo Eris mi oponente… estoy perdido…

«T-Trátame… trátame con cuidado… ya es de día, y esta noche fuiste… ¡Kya~!»  (NT: Esta frase es increíblemente femenina, porque además se usa cómicamente en innumerables series con eventos similares).

Soné como toda una jovencita tímida en su primera noche antes de que volviera a hacer cuanto quisiera conmigo.

***

 

 

Cuando me levanté por fin de la cama, ya había pasado el mediodía y Eris no estaba por ninguna parte, dejando únicamente la cama vacía para mí y una ligera sensación de frío a la que no estoy acostumbrado.

No siento pesar ni pérdida por lo sucedido, sino satisfacción y como mucho, algo de vergüenza.

Me levanté de la cama sintiendo algo de molestia en mi cintura y muñecas, pero igualmente me dirigí a la ventana, pudiendo ver el fuerte sol en el cielo, con un color tan amarillo como seguramente mi rostro después de semejante esfuerzo.

Observo por la ventana y me encontré a Eris entrenando en el jardín con una sonrisa pícara en su cara y claramente contenta.

¿Todavía le quedan fuerzas? Menudo monstruo…

Teniendo en cuenta que tanto Sylphy como Roxy tienen menos resistencia que yo, es la primera vez que siento que me han dejado sin una gota de fuerza.

Se podía decir que Sylphy es obediente y Roxy se centra en la técnica… así que supongo que Eris es del tipo agresivo… A lo Tokugawa, Toyotomi y Oda… Je… Vamos, casi puedo afirmar que ha despertado mi lado masoquista…  (NT: Existe un poema sobre estos 3 personajes que representan su personalidad usando la base de un pájaro que no sabe cantar. Según Tokugawa Ieyasu, si un pájaro no canta, espera a que lo haga; refiriéndose a la pasividad/obediencia de Sylphy. Según Toyotomi Hideyoshi, si un pájaro no canta, fuérzale a hacerlo; refiriéndose al lado magistral de Roxy. Según Oda Nobunaga, si un pájaro no canta, mátalo; refiriéndose a la agresividad de Eris).

Ese porte majestuoso de Eris, tras haber alcanzado el nivel de Reina del Filo, interponiéndose ante mí y Orsted después de que me diera una paliza… Pero vamos, mejor dejo las bromas, porque es posible que si se dejara llevar demasiado pudiera matarme sin querer… así que mejor controlo a mi Hideyoshi…  (NT: Refiriéndose a su lado masoquista).

Imagino que lo mejor es acordar una palabra de seguridad… Y creo que hoy mismo es un buen día para hacerlo, aprovechando que debería estar como mínimo un poco cansada por la noche que tuvimos…  (NT: PALABRA DE SEGURIDAD, palabra o frase usada en juegos sadomasoquistas y bondage para dejar claro cuando una situación se ha vuelto peligrosa, y así detenerlos en el acto. Es necesaria, debido a que a menudo, el «resistirse» es parte del juego, y por lo tanto, es necesario tener una palabra que de forma segura lo detenga).

Con esto en mente, fui al baño para darme una buena ducha, después, como todos los días, fui al sótano a rezar en el altar.

Cuando terminé, subí por las escaleras pensando para mí.

Supongo que tendré que agregar una nueva reliquia al templo… Por lo que serían, la Diosa de la Sabiduría, la Diosa del Amor y la Diosa de la Guerra……… imagino que una espada de madera sería una buena representación de Eris.

Cuando llegué al salón, me encontré a Aisha barriendo; que en cuanto me vio, dio un ligero respingo y se acercó a mí.

«¡Oh, onii-chan! ¡Buenos días! ¡Ha llegado una carta! No pone quién la envía, pero tiene un sello que no conozco, ¿te dice algo?»

Al ver la carta, me detuve en seco, ya que el emblema del sello sabía claramente de quién era.

Del Dios Dragón.

Era una carta de Orsted.

 

 

 

– FIN DEL VOLUMEN 15 –

 

 

Publicidad Y-AB

 

Mushoku Tensei Volumen 15 Capítulo 165 Novela Web

Mushoku Tensei Volumen 15 Capítulo 165 Novela Web

Mushoku Tensei Volumen 15 Capítulo 165 Novela Web

Mushoku Tensei Volumen 15 Capítulo 165 Novela Web

4.9 104 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
29 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios