Goblin Slayer

Volumen 9

Capítulo 8: El Asesino de Goblins Avanza hacia el Torbellino

Parte 5

 

 

── Luz blanca.

Era una luz intensa y pura, como si el sol hubiera descendido a la tierra.

Publicidad Y-AR

“¿¡Hm, oh!?”

El ogro se retorció debido a que su visión fue cubierta por el rayo de luz. El enemigo sobre el que aterrizaría se volvió borroso.

Con una sensación increíble Goblin Slayer pateó el suelo y salió volando.

Era como una hoja de papel. La nieve, el hielo y el agua salpicada salieron volando a causa de la caída del ogro. Era algo increíble.

Goblin Slayer se puso de pie y acomodó su respiración.

Publicidad Y-M3

Entonces oyó una voz que no debería haber escuchado.

Sin embargo, la oía.

“¡Goblin Slayer!”

Era una voz nerviosa, pero que quizás tenía alegría mezclada en ella.

La voz de esa chica resonó desde el pie de la montaña. Goblin Slayer miró hacia allá.

── Y ahí estaba ella.

Parada a la cabeza de un trineo y alzando su sonoro bastón, junto con sus compañeros, estaba la Sacerdotisa.

Su dorado cabello, sacudido por el viento, se pegaba a su frente y a sus mejillas, y estas se sonrojaron sin que hubiera temor en sus ojos.

“¡Esta vez…… llegamos a tiempo……!”

Goblin Slayer sonrió. Debajo de su casco aflojó un poco sus labios, era ese tipo de sonrisa.

“¿Un trineo hecho con una manta?”

“Así es.” El trineo se deslizó hasta llegar a un lado de Goblin Slayer, entonces el Chamán Enano se bajó mientras reía. “Fue esta chica quien dijo que empapáramos la manta y la congeláramos rápidamente con la magia 《Clima》.”

“Jajajajaja, no se puede esperar menos del entrenamiento recibido por mi señor Goblin Slayer.”

“¿Entrenamiento? Más bien mala influencia, ¡mala influencia! ¡Orcbolg es una mala influencia!”

El rostro de la Sacerdotisa se sonrojo debido a las palabras del Sacerdote Lagarto, cuyo enorme cuerpo temblaba repentinamente, y del comentario de la Arquera Elfa Superior.

Eso no es…… protestó ella débilmente. No, Goblin Slayer agito su cabeza de lado a lado.

“Es una buena idea”, él interrumpió sus palabras, y luego trató de decir con una tranquila voz. “Me han salvado.”

“…… ¡Sí!” La Sacerdotisa asintió con un rostro no menos brillante que el milagro que acababa de lanzar. “Pero más importante aún, ella está……”

De seguro se refería a la Vaquera. Goblin Slayer asintió en un tono preocupado.

“Está a salvo” dijo él, y después añadió como si no fuera suficiente. “Escapó.”

“Qué bueno……”

“Eso pensé.”

Al lado de la Sacerdotisa que acariciaba su pecho con alivio, la Arquera Elfa Superior bajó suavemente del trineo con una flecha en la mano.

“Podía verlos desde lejos.” Con una cara abatida, ella miró hacia la enorme sombra que se levantaba lentamente apoyándose en su martillo de guerra. “Por si te lo preguntas, es un ogro. ¿Qué hace aquí……?”

“Ogro” repitió vagamente Goblin Slayer. “¿Ah sí?”

“¡Recuérdalo!” dijo la Arquera Elfa Superior, alzando la mirada. “¡Lo enfrentamos en nuestra primera aventura!”

“Aventura……”

Publicidad M-M3

Goblin Slayer recordó su batalla en aquellas ruinas mientras miraba al ogro.

Ya veo.

¿Esa fue una aventura?

“……Lo recordaré.”

Cuando él asintió sacudiendo su casco de metal, la Arquera Elfa Superior dijo “¡Bien!” irguiendo su delgado pecho con satisfacción.

Publicidad Y-M2

“Bueno, bueno, en ese caso esta ocasión es la revancha. Es una buena oportunidad para vengar nuestro honor.”

Una placentera ── y feroz ── sonrisa se formó en las mandíbulas del Sacerdote Lagarto. El Chamán Enano tomo un trago de su fuerte licor.

“Entonces, ¿qué haremos, Corta-Barbas? Nosotros venimos de una aventura, estamos algo exhaustos.”

“…… Hay una jugada.” Dijo Goblin Slayer. Él siempre tenía algo bajo la manga. Con todos reunidos aquí era más que suficiente. “Hagámoslo.”

“¡Sí, lo haremos……!”

Los aventureros se movieron simultáneamente ante las palabras de Goblin Slayer.

Él tomo una postura baja preparando su espada y su escudo, mientras que a su lado, el Sacerdote Lagarto sostenía su afilada espada colmillo.

La Arquera Elfa Superior estiró la cuerda de su arco, la Sacerdotisa apretó su sonoro bastón, y a su lado el Chamán Enano metió su mano en su bolsa de catalizadores.

Era una formación que habían repetido muchas, muchas veces. Era su costumbre asumirla cada vez que iban a enfrentarse a algún monstruo.

El ogro abrió sus ojos y con su martillo de guerra en mano, vio ese desagradable espectáculo.

“¡Ya veo……!”

Publicidad M-AB

Eran aventureros.

Esos era aventureros.

“¡¡Ustedes, malditoos!!”

“Así es” respondió Goblin Slayer por tercera vez. “Estas en lo cierto.”

Entonces el salió corriendo, forzando su exhausto cuerpo.

5 6 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios