Goblin Slayer

Volumen 9

Capítulo 8: El Asesino de Goblins Avanza hacia el Torbellino

Parte 4

 

 

Goblin Slayer corrió a toda velocidad mientras cargaba a las muchachas a través del remolinante humo negro.

“¡GOORGB!”




“¡GB! ¡GOR!”

El grito de un horrendo goblin resonó a su alrededor. Aunque tuvieran visión nocturna, no podían ver a través del caliente humo.

Era lo mismo para el ogro, que destrozaba las ruinas de su entorno con un furioso rugido.

Cada vez que lo hacía, las muchachas que cargaba en sus hombros se estremecían del susto, pero Goblin Slayer las ignoraba.

Cada instante, cada segundo eran muy importante. Estaba incluso en desventaja numérica. No podía dejar pasar este momento de ventaja.




Goblin Slayer soltó por un momento a las muchachas y buscó en su bolsa de lona.

Tomó un puñado de afilados guijarros y los esparció en la dirección de dónde venían.

“¿¡GOORGB!?”

“¿¡GGBB!?”

Los goblins que lo perseguían de cerca ── que él no había notado ── gritaron.

Al lastimarse los pies, se redujo su velocidad. Eso dificultaría su escape de las llamas.

── Con esto morirán unos cuantos.

Después, arrojó los guijarros en su mano en una dirección diferente. Los proyectiles chocaron estrepitosamente con algún objeto metálico.

“¡GGOOBR!”

“¡GORB! ¡GGBRO!”

Se escucharon algunos goblins gritando y corriendo.

Goblin Slayer arrojó hacia allí su daga sin pensarlo.

“¿¡GOOBRG!?”

Un grito. Probablemente la hoja se clavó en su garganta. Él estaba muy bien familiarizado con su altura.

Estaba acostumbrado a luchar contra un oponente que no podía ver. Pero los goblins no.

Los goblins nunca esperaron encontrarse a sí mismos en este tipo de situación.

── No había razón para no quitarle sus ínfulas de superioridad a su oponente.

Esa fue la conclusión de Goblin Slayer, y estaba satisfecho con el resultado.

Y mientras los goblins hacían un caótico escándalo, él saltó al pozo que estaba mirando.

“Sumérjanse aquí.”

“……hí.”

Sus voces sonaban aterradas. El asesino de goblins les dijo eso con su voz grave sin perturbarse, luego deslizó un anillo en sus manos vendadas.




“Con esto podrán respirar. No las encontrarán. Hasta que todo se calme, escóndanse aquí y esperen.”

“……h …… hí.”

Tras confirmar su asentimiento, las sentó en la cubeta del pozo y las bajó.

Escucho uno y luego dos sonidos de algo pesado salpicando y hundiéndose en el agua.

Los goblins de los alrededores no estaban cerca de ahí. No pudieron haberlo notado.

── Con esto está bien.




Si su amiga de la infancia lograra informar de su situación a alguien, los aventureros vendrían.

Esta era su situación actual. No habría nadie tan estúpido como para no ir a buscar sobrevivientes.

En ese caso, incluso si él moría ante el enemigo, esas muchachas se salvarían ──……

“…………Hm.”

Pensando hasta este punto, Goblin Slayer bramó un poco.

Moriré. Era de esperarse, en este punto no hacía falta decirlo.

Sin embargo, de repente, los rostros de la Vaquera, la Sacerdotisa, la Chica del Gremio, sus compañeros y sus amigos vinieron a su mente.

¿Se pondrían tristes? Probablemente. Los demás también. Pero la muerte de un aventurero era algo normal.

Al parecer él quería beber licor, armar un jolgorio, reír y con el tiempo volver a su vida diaria habitual.

Muy bien. Él asintió. No debía esperar nada menos que esto. ¡Que ser tratado como un aventurero!

“Pero, quizás hoy no.”

Goblin Slayer desechó su feliz ensueño y rápidamente enfrentó la realidad.

Debía aceptar la muerte, pero no tenía intención de morir. Esta era una gran diferencia.

“Bien……”

Revisó sus armas y su equipamiento, y en su mente apareció la topografía de la aldea y su posición actual.

“¡GGBORB!”

“¡GOROOOBG!”

Los gritos de los goblins venían de todas direcciones. No tenía mucho sentido, pero también podía escuchar las burlas del ogro.

“¡Cobarde aventurero! Usando métodos tan insolentes…… ¡¡Alguien así de débil no podría haber ganado contra mi hermano de otra forma!!”

“Así es.”

Él no sabía quién era su hermano, pero como no tenía una razón para recordarlo, pensó que de seguro así fue.

Goblin Slayer tomó la nieve derretida y el barro a sus pies y los arrojó en la dirección desde la que provenían las burlas.

El sonido del agua salpicando se mezcló con el furioso rugido del ogro.

“¡¡Ahíí estáás!!”

“Así es.”

Murmurando nuevamente, Goblin Slayer se dio la vuelta y comenzó a correr para poder huir.

Corre, corre, corre, corre. Apuntó hacia cierto lugar como una espada cortando a través del humo.

Era obvio que los goblins ── o incluso ese monstruo, lo que sea que fuera, no conocían bien el terreno del pueblo.

── Después de todo eran estúpidos.

Los monstruos se dejaron guiar, mientras perseguían a su objetivo, sin saber a dónde este se dirigía.

Pronto, el humo se despejó de golpe.

Tal vez habían llegado hasta un lugar lo suficientemente amplio como para que el humo se dispersase.

El ogro parpadeó para liberarse del humo que sofocaba su vista, luego dio un paso al frente sacudiendo la amplia superficie.

Tal como esperaba, ahí estaba el aventurero.

Con una sucia armadura de cuero, un casco de metal barato, portando una espada de una extraña longitud y un pequeño escudo redondo en su brazo.

Incluso un escurridizo aventurero cualquiera llevaría un equipo mejor, este era solo un miserable hombre.

“¡Qué pasó con las mujeres, aventurero!”

Sin responder, Goblin Slayer retrocedió lentamente midiendo la distancia.

Como si percibiera su miedo, el ogro se burló como si hubiera encontrado un oponente al cual devorar.

“¡Parece que las tiraste porque eran pesadas! ¡Qué torpe!”

Goblin Slayer bramó en voz baja dentro de su casco. Los goblins brotaron desde detrás del ogro.

Había más de los que esperaba. Quizás sobrevivieron hábilmente entre el humo y el fuego mientras el jefe los aplastaba.

Por eso Goblin Slayer retrocedió otro paso. El ogro redujo la distancia, seguido de los goblins.

“¡GOOBORG!”

“¡GGBRG!”

Los goblins se rieron entre susurros mientras se miraban unos a otros.




Ese aventurero ya está muerto. Sin importar qué. Sobreviví. Recibiré una recompensa. Sin duda alguna.

Ese era un pensamiento completamente natural en los goblins.

Los goblins ensalzaban sus habilidades sin dudarlo, esperando obtener algo digno a cambio de sus proezas.

Para ello, debían lastimar a ese aventurero tanto como pudieran.

El cuello estaría bien, pero sino al menos uno o dos dedos de la mano. Necesitaban alguna prueba relacionada con su asesinato.

No, bastaría con arrebatárselo al que la obtuvo.

La multitud de goblins rodeaba al aventurero mientras vigilaban las acciones de los demás.

“…………”

Goblin Slayer estiró la espada en su mano mientras miraba a su alrededor.

Dibujó un círculo con su espada para intimidar a los goblins. Si se lanzaban todos a la vez, sería su fin. Eso era obvio.

Asegurando la distancia entre ellos mientras se acercaban gradualmente, Goblin Slayer retrocedió otro paso.

Entonces, rompiendo repentinamente el circulo que lo rodeaba, el ogro avanzó aún más.

Sin duda sería aplastado por el enorme martillo de guerra y moriría si este caía directamente sobre él.

El ogro lo balanceó de manera intimidante, y el aventurero cortó el aire con su espada para provocarlo.

“Eres prepotente aventurero…… ¡Prepárate, te convertiré en un clavo de ataúd!”

“Quiero preguntarte una cosa.”

Dijo brevemente Goblin Slayer. Mientras buscaba en su bolsa de lona, logrando sostener un objeto en su puño.

“¿Acaso tu hermano solo podía blandir esa arma?”

“¿¡……!?”

El ogro abrió ampliamente sus ojos sin lograr entender la intención de su pregunta, pero logro sentir el insulto que esta cargaba.

Si ese era el caso él lo recordaba. El aventurero continuo. En las alcantarillas de la ciudad del agua, había un enorme goblin.




“Sin embargo” murmuró Goblin Slayer con curiosidad. “Tu no pareces ser un goblin.”

“¡¡M-malditoOoooOoooOo!!”

El golpe del martillo de guerra resonó, haciendo añicos el lugar donde él estaba parado.

Goblin Slayer saltó hacia atrás entre la nieve y el hielo que salpicaban por montones.

Limpiándose la escarcha adherida a su armadura, el ogro alzó su voz maldiciendo.

“¡Pensé que no tendría que usarlo en alguien como tú……!”

Alzó su dedo índice. Dentro de su casco, Goblin Slayer reconoció la luz fosforescente que se encendió en el.

“¡《Carbunculus》…… 《Crescunt》……!”

La magia en la atmosfera se arremolinó en su dedo, llenándose de calor mientras recitaba el sonoro conjuro.

La luz se convirtió en una llama, que se infló hasta formar una esfera, aumentando su fuerza, secando el aire, y ardiendo brillantemente.

Brilló de color rojo, azul, y finalmente blanco, iluminando la zona nublada y alcanzando un calor letal.

La nieve y el hielo se derritieron, y todos se vieron envueltos por un espeso vapor. Goblin Slayer bajó su cintura y preparó su postura.

Sin importar cuán deslumbrante fuera, no se podía comparar con el resplandor creado por esa muchacha.

“¿¡《Iacta》……!?”

Entonces, justo en el momento en que la bola de fuego estaba siendo lanzada.

“¿¡Qu, ah……!?”

Fush, los pies del ogro se hundieron en el suelo.

No, fue mucho peor, lo que se hundieron fueron sus piernas.

La bola de fuego falló su objetivo, cayendo en la dirección equivocada ── y como se esperaba, se hundió profundamente en la nieve. El sonido del impacto fue acompañado por el sonido del vapor provocado por las altas temperaturas.

Lo que acababa de suceder era imposible. El ogro sorprendido miró a su alrededor. Ese accidente no se limitaba solo a sus pies.




“¿¡GBOORGB!?”

“¿¡GOBR!? ¿¡GOORGB!?”

Los goblins se estaban ahogando.

El hundimiento no se limitaba solo a sus piernas, abarcaba sus pechos, sus cabezas, dejando solo sus vacilantes manos emergiendo del suelo.

── ¿Suelo?

El ogro notó por primera vez el penetrante frio que lo congelaba.

Esto no es suelo. ¡No es nada parecido al suelo! Esto es ── ¡Esto es agua!

“¡¡A-aventurero…… Oo!!”

El ogro buscó a su enemigo esperando obtener una respuesta. Pero, este había desaparecido inesperadamente.

“¡¡Gah, AAaAaHhhH……!!”

El martillo de guerra, que antes parecía tan confiable, se convirtió en una carga y arrastraba al ogro hacia las profundidades.

El ogro desapareció en las oscuras aguas, arrastrado por los goblins que se aferraban a él para no ahogarse.

Goblin Slayer miró fijamente todo el espectáculo mientras flotaba cerca de la orilla.

Él se había dirigido al lago congelado del que había cortado el hielo junto con la Vaquera.

Lo que brillaba en su mano era un anillo de 《Respiración》. Era una chispa de luz tenue se aferraba a su cuerpo.

Ya sea que usaras magia o un martillo de guerra, si golpeabas el hielo que cubre la superficie de un lago, este sería el resultado.

Si sabes que eso sucederá puedes anticiparte y saltar hacia la orilla del lago. Así no te hundirás desconcertado, ni te ahogaras.

Se había encargado de toda la horda de goblins ── no, ¿habría algunos restantes en el pueblo?

Él se aferró a algunas hierbas que se encontraban en la orilla, se las arregló para levantar su empapado cuerpo y se arrastró hasta tierra.

Exhaló mientras se arrastraba en cuatro patas, se dio la vuelta y se recostó fuertemente sobre su espalda para calmar su respiración.

Su cuerpo se sentía inusualmente pesado. Quizás era fatiga. No había duda. También sentía frío. Estaba muy cansado.

“…………”

Después de dos o tres largas respiraciones, se puso de pie tambaleándose.

No quería dar ni un paso, pero tenía que moverse. Así que solo lo haría.




Todo consistía en si lo hacía o no lo hacía. No se trataba de si podía hacerlo o no.

Esta no era una situación en la que no podía darse el lujo de contarlos. Ni siquiera sabía cuántos goblins quedaban.

Pero Goblin Slayer tenía la necesidad de matarlos a todos.

“…… Vamos.”

El humo aún se elevaba desde del pueblo y los gritos de los goblins hacían eco en todas partes.

Las muchachas permanecieron escondidas sin ser encontradas. Pero precisamente por eso no quería hacerlas esperar tanto.

Y ya que siempre hacia esperar a su amiga de la infancia. Al menos hoy debería apresurarse.

“¿Qué dijo……?”

……Ese monstruo quiso preguntándole algo.

Goblin Slayer lo pensó un poco, pero las palabras no salieron de sus labios debido a la fatiga.

Bueno, está bien. Pensando en eso, Goblin Slayer se dirigió hacia la superficie del lago y murmuró.

“Lo que importa, es que me encargaré de los go ──……”

“¡¡¡Aven, ture…… roo!!!!”

En ese instante, una columna de agua hizo erupción frente a él.

Un gigantesco cuerpo saltó como siendo escupido hacia la superficie, y luego empezó a caer junto con su gran maza.

No se sabe si Goblin Slayer entendió lo que había sucedido de inmediato.

El hecho era que el Ogro, sin soltar su arma, gano más impulso y se hundió hasta las profundidades. Entonces, dio un gran saltó dando una poderosa patada cuando toco el fondo del lago.

Pero, en cualquier caso, él movió sus pesadas extremidades, preparó su escudo, sostuvo su espada, y tomo su postura de ataque.

Haciendo frente al poder letal de la enorme sombra que se aproximaba, él, él ──……

***

 

 

“¡《Oh Madre Tierra abundante en misericordia, concede tu sagrada luz a los que estamos perdidos en las tinieblas》!”

5 7 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios