Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 14

Capítulo 154: Principio y Fin

 

 

[Vengo del futuro].

Es lo que dijo el anciano.

Publicidad Y-AR

Honestamente, no entiendo a que se refiere.

Ciertamente, no es como si el viejo este no se pareciera a mí.

«Tú… ¿dices ser mi yo del futuro?»

«Sí. Soy tu yo del futuro, alrededor de unos 50 años del tú de ahora.»

Dijo claramente el anciano.

Publicidad Y-M3

Aún si de pronto él me dice algo como eso, no sé si debería creerle.

Pero este tipo conoce mi nombre.

Además de eso, llegué a este mundo luego de reencarnar junto a mis recuerdos.

Así que tengo el presentimiento de que no sería extraño que en este lugar puedan ocurrir Movimientos en el tiempo. (NT: MOVIMIENTOS EN EL TIEMPO, Timeslip en palabras simples vendría siendo que pueden haber dos Ludeus en el mismo tiempo como lo que ocurre en este cap. En cambio si hubiera ocurrido un Timeleap(lo que el viejo queria al parecer xD) la memoria de Ludeus sería reemplazada por la del vejestorio y solo existiría un Ludeus fisicamente).

«Lo siento, pero no tengo el tiempo suficiente para jugar aquí, así que no puedo explicarte los principios de la magia de teleportación al pasado.»

«Con lo de ‘no tener tiempo suficiente para jugar ni explicar’…»

«Lo siento por la frase hollywoodense, pero realmente no tengo tiempo. Escúchame con atención.»

Las palabras ‘frase hollywoodense’ fluyeron suavemente.

En otras palabras, este anciano definitivamente tiene una conexión con mi antiguo mundo.

… ¿realmente es mi yo del futuro?.

Esos deslumbrantes ojos.

Hay algo sombrío en las profundidades de esas pupilas.

Hablando francamente, son los ojos de alguien que mata personas como si fuera algo mundano.

Los ojos fríos de alguien que no piensa en absoluto sobre la vida de una persona.

¿Así que me volveré como él en el futuro?

Eso es absurdo.

Es completamente increíble, pero la expresión del vejestorio es seria.

Por el momento, y solo por tentación, escucharé la historia del anciano como si él fuera mi yo de 50 años al futuro.

«No hay nada en el sótano.»

Dijo el anciano deliberadamente.

«Fui al sótano y pensé que no había nada. Entonces al día siguiente, nuevamente oí las palabras [si no había nada, entonces no hay de que preocuparse] de Hitogami y me sentí reconfortado.»

El anciano hizo una mueca desagradable.

«Pero ese fue un grave error. Te lo puedo explico ahora.»

El anciano llevo su dedo a su frente como si recordara algo.

El dedo indice de su mano izquierda…

¿Hmm?

¿Tiene una mano izquierda?

«Presta atención, lo más probable es que haya un ratón en el sótano. Un ratón enfermo que tiene una característica peculiar, sus dientes deberían de ser violetas, como una piedra mágica violeta. No tengo la menor idea respecto a la procedencia de ese ratón o cuando entro allí. Lo más probable es que alguno del Continente Demoníaco o de la Fortaleza flotante se haya colado en algún equipaje. Bueno la verdad es que eso no es lo importante.»

El anciano abrió su palma y luego la cerró en un puño.

«Ese ratoncillo se asustó por tu presencia y huyó. Específicamente se dirigió a la cocina, en donde buscó un poco de alimento entre las sobras de la comida anterior, al día siguiente el ratón falleció y sus restos fueron encontrados y desechados por Aisha.»

«…»

«Al día siguiente le dieron esas sobras a un gato callejero, el cual luego desapareció.»

Su mano izquierda no es artificial.

¿Es realmente yo?

O tal vez en los próximos 50 años, consigue curarla usando alguna impresionante magia curativa.

«Pero antes de que eso suceda, una hambrienta Roxy baja las escaleras y toma un poco de esas sobras. Como resultado de todo esto es infectada por la enfermedad del ratón.»

«¿Roxy se enferma?»

Cuando escuché la palabra Roxy, mi concentración se centra en la historia del anciano.

«La enfermedad de la piedra mágica.»

Mmm…la enfermedad de la piedra mágica.

Me da la sensación de que he escuchado sobre ella de algún lugar.

Oh, si recuerdo bien, es una enfermedad que puede curarse solamente con magia restituyente de nivel deidad.

Por lo cual prácticamente es una enfermedad incurable que poco a poco convierte el cuerpo del afectado en piedra mágica.

«Al comienzo no me di cuenta. Al fin y al cabo, esa enfermedad es extremadamente rara. Ese virus reside dentro del cuerpo del portador, y sólo se manifiesta al infectar la vida del otro ser vivo que reside dentro del portador.»

«¿El otro ser vivo?»

«Exacto, un feto. Sólo las mujeres embarazadas pueden contraer esa enfermedad. Hice investigaciones más tarde y quede en estado de shock.»

«¿Aah?, espera… me estas diciendo que… No, Roxy aún no…»

«Ella debería estar embarazada en estos momentos. Pero suficiente de eso, al fin y al cabo hicieron el acto de amar, ¿acaso no es natural que cosas como estas sucedan?»

¡Roxy está embarazada!.

De alguna manera estoy muy contento, pero con esta explicación no estoy satisfecho en absoluto.

«Los ratones son los principales portadores de la enfermedad de la piedra mágica ya que una porción de ellos son resistente a ella. Puedes identificarlos a simple vista ya que sus dientes no son normales sino que son como un cristal violeta. La enfermedad se transmite a lo que el ratón muerda pero solo te puedes infectar vía oral, por cierto la enfermedad no perdura por mucho tiempo. Tiende a desaparecer después de unos días en la mayoría de las ocasiones, por no decir que el rango de contagio es bajo, cabe destacar que los infectados solo son los fetos dentro de una embarazada.»

«…»

«El virus al identificar el feto comienza a residir y crecer dentro de él, pasado un tiempo cambia la estructura del feto y entonces ocurre lo que se conoce la enfermedad de la piedra mágica, la cual afecta a la madre.»

… Entonces, ¿me esta diciendo que Roxy se infectará de una enfermedad como esa?

«Si fueras a ir insensatamente al sótano en estos momentos y dejas escapar al ratón, entonces mañana escucharas a Aisha quejarse vanamente [Encontré un ratón raro muerto está mañana], pasada dos semanas te contarán que [Se ha descubierto un gato infectado por la enfermedad de la piedra mágica], y exactamente después de eso Roxy caerá enferma con fiebre. Al final, pasaran 30 años para que por fin puedas conectar todos los hilos sueltos y darte cuenta de lo que ocurrió.»

«…¿Qué le pasa a Roxy?»

«Muere.»

Perdí las palabras ante tal despiadado comentario.

«Roxy cae postrada en la cama junto a una fiebre… Entenderás que es la enfermedad de la piedra mágica cuando veas como su pie comienza a convertirse en una piedra mágica, pero…»

«¿No la pudimos sanar? Intenté curarla, ¿no es así?»

El anciano puso un rostro triste y miró hacía el piso.

«Intenté salvarla, pero… A pesar de haber ido a la santa tierra de Milis y haber tenido éxito en obtener el hechizo de magia restituyente de nivel deidad, todo fue en vano… Sin mencionar que… Muchas cosas sucedieron en el camino, ademas de que llevó su tiempo. Para el momento en que había vuelto a casa ya era demasiado tarde, la mitad del cuerpo de Roxy estaba cristalizado y ella… Murió.»

Pero rápidamente alzó su rostro y me miro con unos ojos feroces cuya resplandeciente luz me llegaba.

«No te dejes engañar por las palabras de Hitogami. Sí eres tú, quien tiene conocimiento del mundo anterior, debes entender a que me refiero. Ese bastardo es la fuente de todo clase de mal. El jefe final.»

«Pero, ¿por qué le hizo eso a Roxy?»

Publicidad Y-M2

«Ni idea. Incluso ahora no lo sé. Pero ciertamente el debe de estar actuando con algún objetivo en mente. Al final, el mismo dijo [Gracias por ser un completo imbécil, todo ha marchado como esperaba.]... Hijo de puta.»

¿El mismísimo Hitogami dijo eso?

Pero, ¿ummm…?

«Orsted o Laplace podrían conocer algo respecto al objetivo de Hitogami… Pero no me encontré a ninguno de ellos por los últimos 50 años. Lo más probable es que tú tampoco los vas a encontrar, aún si vas en busca de ellos.»

«¿Nanahoshi no sabía donde estaba Orsted?»

Cuando dije el nombre de Nanahoshi, el anciano puso un rostro triste.

¿No lo sabía?

O podría ser que Nanahoshi también…

«No le pregunté, pero ciertamente en esta época, podría valer la pena preguntarle. Aún si ella no sabe donde se encuentra, ella también piensa bastante ese tipo de cosas. Podría ser que se le ocurra alguna clase de buena idea.»

«… ¿Qué sucedió con Nanahoshi?»

«……»

El anciano no respondió.

Simplemente su rostro tenia una expresión triste.

Pero pasado un rato, habló mientras suspiraba.

«Al final, ella fracasó… Se deprimió y fallé en apoyarla… Y entonces…»

Nanahoshi no volvió al otro mundo…

Y en la desesperación, quizás, ella misma, con sus propias manos…

«Entiendo. Suficiente de eso.»

«Sí, tampoco quiero habla respecto a eso.»

El viejo levantó su mirada y como si juntara fuerzas, continuó hablando.

«Escucha. Vas a aprender sobre esto en más o menos unos 10 años a partir de ahora, la verdad es que… Hitogami no es conocido por ese nombre en este mundo»

«… ¿Qué quieres decir?»

«El Dios de los seres humanos, escrito como Dios Humano. No hay nadie que no conozca el nombre del Dios Humano, pero sólo aquellos que se han encontrado directamente con el conocen el termino Hitogami. No tengo idea del por qué hizo algo como eso… Quizás sólo para joder y jugar con la gente que conoce ese término.»

… Ya veo.

No es de extrañar que es una reacción exagerada a la palabra Hitogami.

Así que es un nombre que sólo conocen aquellos que se lo han encontrado y han sido engañados por él.

«A simple vista, ese bastardo parecía hablar sobre cosas que eran por mi bien.»

El viejo apretó su puño otra vez.

La luz de odio solitariamente ilumina esas pupilas.

Una Increíble intención de matanza se desbordó, pero por alguna razón no sentí que fuera aterradora.

«Incluso ahora, hasta en este momento, él no ha dicho ninguna mentira. Ninguna mentira de la cual me pueda dar cuenta.»

Su puño se estremeció, puedo ver algo en las cercanías de ese puño. Un sonido eléctrico, el cual se enrosca, un rayo purpura.

«Todas y cada una de las cosas que te ha dicho han sido para este momento, ¡así las sospechas que siempre tienes desaparecerían y tú obedecerías sin dudarlo!»

Sentí un inexpresivo asombro hacia esas chispas que volaban por todos lados, sin embargo me puse en guardia.

«¡No te dejes engañar! Lo haz leído en los mangas, ¿no es así?. ¡Él bastardo que habla de creer y no creer definitivamente está mintiendo!»

«Bueno, sé sobre eso, pero…»

El anciano habló con una voz tensa.

«Tú no entiendes. Después de Roxy viene Sylphy. Con el corazón roto por la perdida de Roxy, por un corto periodo de tiempo dejarás de pensar en Sylphy, por lo cuál ella se sentirá herida y su animo decaerá. Ese bastardo manipulará a Luke para tomar ventaja de eso.»

«¿Luke?»

«Sí, más adelante vas a escuchar de una mujer que pasó una noche con Luke. [Cuando despertó a la mañana siguiente, Luke actuó nervioso y comenzó a hablar sobre como había escuchado un mensaje de Dios o algo por el estilo.]»

Publicidad M-M3

«Y entonces… ¿Qué pasa?»

«Luke aconseja a Ariel, y Sylphy me abandona y se va a Asura. ¡Junto con Ariel la cuál falló en conseguir el respaldo de Pelagius!. Desde una posición inferior, Ariel comienza un golpe de estado y pierde. Sylphy es asesinada en la revuelta.»

Asesinada en la revuelta…

Así que ella muere.

«Pierdes a las dos.»

El anciano meneó la cabeza mientras rechinaba sus dientes.

«Sí, incluso ahora la voz de ese bastardo al momento de revelarme sus trucos permanece en mis oídos. [Lo has hecho bien.], el sentimiento de que me den palmaditas en el hombro, y esa chillona risa… ¡¡¡Aaaaahhh mierda, es un puto infierno!!!»

El anciano golpeó el escritorio con un ruido sordo.

En ese instante, el relámpago púrpura se esparce por los alrededores, iluminando la habitación como si fuera mediodía.

La luz se desvaneció rápidamente, pero seguía quedando una marca de quemadura en el escritorio.

«Fiuuu…» El anciano exhaló.

«Lo diré otra vez. No creas en él. Terminarás lamentándolo.»

Después de decir esto, el anciano agarró repentinamente su estómago.

Mirándolo, su tez parecía un poco peor que antes.

«Así que estoy fuera de tiempo… Bueno, incluso si te digo todo esto, probablemente no tienes la menor idea sobre que deberías hacer.»

El viejo rostro del hombre estaba mortalmente pálido.

Habían aparecido ojeras púrpuras bajo sus ojos.

El viejo respiró profundamente y luego exhaló dolorosamente.

Es el tipo de sensación que da alguien que está al borde de la muerte.

Tal vez sufre de algún tipo de enfermedad.

«Lo primero que debes hacer es… Hhmm, Eris.»

Cuando escuche ‘Eris’, sentí como mi frente se arrugaba.

«Quiero que le escribas y envíes una carta inmediatamente. Pon [Bueno, he sido un poco infiel… Pero te amo.]»

«No la quiero ni amo. Es por ella que me volví impotente.»

«Perdónala. Eres un hombre, ¿no?»

«…»

El anciano sonrió burlándose de si mismo.

«… Aunque te diga eso, la verdad es que yo no la perdoné, y tuve un par de problemas con ella durante años, siendo yo el antagonista.»

«¿Antagonista?»

«Una y otra vez, casi fui asesinado por Eris. Ella iba en mi persecución sin importar a donde fuera, y cada vez que ella me encontraba se tornaba en una batalla sin tapujos. Bueno, ella me lo dejaba fácil. Si ella hubiera querido, tenía un montón de maneras para matarme. Se aseguró de nunca tomar una pelea en donde me fuera a matar».

«Por el contrario, si alguna vez me encontraba en problemas, ella iría a salvarme desde las sombras. Casi como si fuera Vegeta.»

‘Vegeta’…

«Bueno, ella es diferente del príncipe del país de los vegetales. Simplemente quería estar a mi lado, ella siempre me amó. Me amo y dió lo mejor de ella por mi… Sin embargo era malísima expresándose, y nunca supo que debía hacer, así que lo único que le quedaba era golpearme.»

Aún si él me dice eso.

Soy alguien con dos esposas y un niño.

Es cierto que hubo un tiempo en el cual amaba a Eris.

Pero, eso… Está en el pasado.

«Pero Sylphy y Roxy…»

«No hay problema. Sylphy es tolerante en lo que respecta al tema, y Roxy no piensa que esté a mi nivel, así que también lo permitiría. Incluso Eris, si de las una explicación del tema por adelantado lo aceptará. Oh, pero prepárate para ser golpeado… Porque bueno, ya sabes, ella es así.»

«Incluso si me dices eso…»

«Proteger a todas las mujeres que dicen amarte. ¿No es eso genial? ¿Qué hay de malo con eso? Un hombre debe ser confiable.»

«No lo digas como si fuera el problema de otro.»

«Te lo digo porque me quedé sin ninguna de ellas.»

Hubo una extraña sensación de peso a las palabras del anciano.

Pero sabes…

«Tengo una responsabilidad hacia Sylphy y Roxy…»

«Si estamos hablando de responsabilidad, tienes una hacia Eris también. Ella ha estado entrenando perseverantemente por tu bien todo este tiempo. Es mala en lo que respecta a hablar, así que no te ha llegado noticia alguna sobre ella, pero todo este tiempo ella ha entrenado. Si no tomas responsabilidad por ella, ¿qué hay de todo su esfuerzo? … Serás condenado por Ghyslaine. En frente del cuerpo de Eris.»

El cuerpo de… ¿Eris?

«¿Eris… también muere…?»

«Sí, para cubrirme. Si recuerdo bien… Fue cuando tenia una revancha con Atofe. Una Reina Demonio bastante sería, fue más fuerte que lo que pensé y deje mi guardia baja.»

Dijo con nostalgia el anciano al tiempo que la comisura de su boca se torcía.

Para ser capaz de estar con la guardia baja en contra de Atofe… ¿Qué tan poderoso es el vejestorio?… mejor dicho mi futuro yo.

Parece ambiguo, ¿realmente es yo?

«Escucha, debes mandar la carta. Si no quieres lamentarlo… si lo haces ahora, debería llegarle justo a tiempo.»

«Ah, aah, bueno, si tú lo dices, la mandaré. Pero, ¿A dónde la envío?»

«A la Tierra Santa De Las Espadas. Debes tener alguna idea de donde queda, ¿cierto?»

La Tierra Santa de las Espadas.

No queda tan lejos de Sharia.

Bueno supuse que seria algo por el estilo. Así que ha estado entrenando allí.

La Tierra Santa de las Espadas…

«Okay, yo me encargo.»

«No la escribas como si la estuvieras apartando. Si Eris se desespera te asesinará.»

«Ya lo sé.»

Creo saber que tipo de persona es Eris.

Publicidad Y-M2

… O por lo menos, pensé saberlo.

Si son verdaderas las palabras de este hombre.

Ella no tenía ninguna intención de abandonarme, y por supuesto, yo no entendí eso.

Ahora que lo pienso, no hay ninguna manera que una torpe oradora como ella pudiera escribir una carta también.

Y así, nos fuimos por caminos separados, lo cual dio lugar a la infelicidad.

«Fiuu…»

El anciano exhaló torpemente.

Y entonces levantó su rostro con una expresión sorprendida.

«También, me olvidé de decir algo importante. No te opongas a Hitogami.»

«¿Que no me oponga?, él te traicionó, ¿acaso no lo hizo?»

«Sí. Sin embargo no puedes ganar en contra de Hitogami. Yo no pude ganar contra él. Alguien como yo no pudo llegar al lugar en donde reside Hitogami.»

Dijo el anciano como si fuese humillado.

No pudo llegar a donde está Hitogami.

En otras palabras, como pensaba, ¿Ese sitio está en algún lugar en este mundo?

«Cuando me di cuenta, me estremecí. No podía cobrar venganza por Roxy y Sylphy. Trabajé muy duro para derrotarlo, pero no puedo llegar a donde se encuentra. De hecho, incluso soy capaz de controlar la gravedad, pero el simplemente no está ni fue a donde mis manos pudieran alcanzarlo.»

Después de decir esto, el anciano señaló al tintero sobre la mesa.

El tintero flotó suavemente hacia arriba, entonces inmediatamente se dejó caer otra vez con un tintineo.

Las gotas de la tinta volaron sobre el escritorio.

«Puedo flotar en el aire y comunicarme con otros a través de largas distancias. Regeneré mi brazo. Por no mencionar incluso que puedo saltar en el tiempo y volar al pasado… Bueno, la verdad es que esta magia es un fracaso.»

Un fracaso.

¿Qué fue un fracaso?

Este vejestorio realmente está aquí, ahora mismo.

«Probablemente ya lo habrás sentido vagamente, pero lo que conocemos como magia en este mundo en verdad es omnipotente. Una vez que te das cuenta de eso, esencialmente puedes hacer cualquier cosa.»

Al decir esto, el anciano levantó la mano izquierda.

En contraste con su comportamiento orgulloso, el viejo rostro del hombre había ido más allá del mortal pálido y ahora era blanco puro.

Ojeras negras aparecieron debajo de sus ojos y sus labios se tiñeron de un color azul.

«Pero este poder ya no significa nada. Fue muy tarde. Cuando me hice fuerte, no había ni siquiera una persona a la cual hubiera querido proteger.»

Los ojos del anciano deslumbraban como siempre, pero aquella fuerza ya se había ido de sus pupilas.

Su respiración era áspera y débil.

«Presta atención. Lo diré nuevamente. Odio al bastardo de Hitogami… Pero la realidad es que no puedo vencerlo, no hay forma de hacerlo. No tengo ninguna técnica que pueda llegar a donde se encuentra. En la época en donde vivo, la herramienta que se necesita para llegar a donde se encuentra Hitogami ya no existe. Así que no pelees con él. No tengo idea sobre su objetivo, pero está bien si actúas dócilmente con él, pero lo repito, no te opongas a él. Simplemente se aprovechará de ti, con todo yendo como él quiera… En lo que respecta ahora, antes de que alguien muera…»

La mano del anciano de pronto perdió su fuerza y cayó.

Levantó la barbilla y miró al techo.

«Hay tres cosas que debes hacer…

Hablar con Nanahoshi respecto a lo de ahora…

Enviar una carta a Eris…

Dudar de Hitogami, pero no oponerte a él. Eso es todo.»

«…»

No pude responder.

Cuando te dicen todas estas cosas de repente, simplemente las palabras no salen.

Pero de alguna manera sentí que este viejo estaba desesperadamente tratando de transmitir algo hacia mí.

«¿N-no tienes ningún consejo más concreto o algo por el estilo?»

«Ah, que nostálgico. Ahora que lo pienso, mi yo de esta época era un vago, Bueno, por supuesto, me gustaría enseñarte más detalles acerca de varias cosas, pero… Estoy fuera de juego, ya se acabó mi tiempo.»

«Todo este rato has estado diciendo que no tienes tiempo, que estas fuera de juego, etc… ¿Acaso es el comienzo de un anime nocturno o alguna cursilería?»

«No… es el final. Por cierto, no dependas mucho de otras personas. Cuando llegaste a este mundo, en tus primeros días, nunca dependiste de otros, ¿o me equivoco?…»

El viejo me miró como si fuera su nieto.

Ahora que lo dice, tengo la sensación de que no he hecho nada más que depender de otras personas últimamente.

«Además… ya que he llegado a esta era, la historia debió haber cambiado. Bueno da igual, no importa lo que diga, no es como que vaya hacerse realidad. Y puesto que la teletransportación al pasado toma este tipo de forma, la historia en la cual caminé no va a cambiar…»

Al instante siguiente.

Los ojos del anciano vagaron por todos lados y perdieron su enfoque.

Sus brazos sin fuerza alguna cuelgan de sus hombros, levantó su barbilla, y abrió la boca con dificultad.

«Tú… llevarás una vida diferente a la cual viví. Tendrás éxitos, tendrás fracasos, tendrás tiempos en los cuales reflexionarás, y tendrás momentos en los cuales te lamentarás. Simplemente como siempre los has tenido y tendrás.»

El anciano se movió lentamente, entonces se cayó de la silla.

«Oye, ¿estás bien?»

Corrí rápidamente y lo ayudé a levantarse… Sentí un escalofrío.

El cuerpo del anciano era ligero hasta un punto impensable en el cual dudas de si realmente estaba sólidamente constituido.

Podría pesar incluso menos de 40 kilogramos.

¿Qué es esto?, ¿Qué pasa aquí?.

«La verdad es que… no creo que porque venga del futuro seré capaz de redimirme por mis errores. Este hechizo es un fracaso… no hay posibilidad de hacerlo dos veces en la vida humana…»

Publicidad M-M2

El anciano dejó la mirada en blanco pasear mientras llevaba su mano temblorosa dentro de su túnica.

«Salté con el diario como un punto de origen… así que lo traje… Lo que he experimentado está escrito en él… Haz tu mejor esfuerzo… para que no tengas remordimientos… No seas como yo, y mantén esa juvenil risa que posees… por favor…»

Los ojos deslumbrantes ojos del anciano se humedecieron al tiempo que sacó un voluminoso librillo del bolsillo de su mullida túnica.

Está desgastado, pero lo conozco.

Es el diario que acabo de hacer.

Antes de que pudiera tomarlo, el diario se deslizó de sus manos y cayó al suelo con un golpe.

Pero lo que robó mi atención no fue eso.

Al momento en que retiró el diario, brevemente vislumbré algo hundido al otro lado de su túnica.

Casi como si no hubiera nada debajo de su ropa…

«¿Qué es… lo que paso con tú cuerpo?…»

«Hah, con que eso… bueno está incompleto… Mi teletransportación al pasado… no fue capaz de… llevar mi… cuerpo completo…»

«Eh, pero, antes habías dicho que pudiste hacer crecer nuevamente tu brazo…»

«No tengo más poder mágico… Lo siento… Si sólo Cliff hubiera estado vivo, la teletransportación al pasado habría podido ser mejor… mierda… sólo un poco más, ven, toma ten esto… es información para ti… «

«… Lo siento, está bien, comprendo, así que no te sobre esfuerces en hablar.»

«… Tú… te has lamentado… como Hitogami quería… ¿por qué en un lugar como este?… ¿qué debería decir?… Vine al pasado, así que al menos una miradita…»

Los ojos del anciano ya no ven nada.

Sus palabras no tienen sentido alguno, eran simplemente vagas frases saliendo de su boca.

Antes de que lo supiera, sus ojeras se tiñeron negras, y la sombra de la muerte había aparecido en su rostro.

Es el rostro de alguien a punto de morir, no… el de un cadáver.

«Ah»

De pronto, sus ojos se enfocaron en un solo punto.

Vio algo sobre mi hombro, detrás de mí.

Extendió su temblorosa mano hacía la puerta.

«Ahh, Sylphy, Roxy… Joder, tan hermosas como siempre…»

Una solitaria lagrima desciende desde sus ojos recorriendo su mejilla… la luz de aquellos ojos se desvaneció.

Lentamente la fuerza de su cuerpo disminuía, y su cuello se dejó caer por el peso.

… Falleció.

Di media vuelta.

La puerta no estaba abierta.

Tuvimos un alboroto bastante ruidoso, así que pensé que alguien pudo haberse despertado, pero…

Al borde de la muerte, me pregunto qué fantasma vió el anciano.

Justo cuando pensaba en eso, escuché los pasos de alguien proveniente desde arriba.

«¡ … !»

Salí de la habitación a toda prisa.

Justo entonces, Roxy y Sylphy, que llevaban su báculo y una vela bajaban desde el segundo piso.

«Ludy, escuche un par de sonidos y voces. ¿Hay alguien allí dentro?»

«¿Un ladrón?»

Las dos hablaron aliviadas después de verme, pero no dejaron su sentido de alerta, estaban con la guardia en alto.

¿Debería hablarles del anciano?

……No.

«No, lo siento. Estaba medio despierto. La verdad es que tuve un sueño extraño, y terminé utilizando magia. Parece que las desperté. Lo siento.»

«Un sueño.. así que utilizaste magia mientras estabas medio dormido… He escuchado algo al respecto también, ¿entonces todo está bien? Um, si fue así de malo, ¿deberíamos dormir juntos?… Osea me refiero a lo que obaa-chan dijo [El calor humano es lo mejor cuando quieres olvidar algo doloroso]...»

«No, está bien. Probablemente terminaría haciendo algo lascivo. Después de todo, la vitalidad de Sylphy no ha vuelto a su normalidad, ¿cierto?»

Cuando rechacé la atractiva propuesta de Sylphy, Roxy miró disgustada.

«Bueno si dices que fue un sueño tan pero tan malo, realmente no me importaría, Pe-pero recientemente he pensado que sea posible ‘eso’, así que si puedes me gustaría que te limitaras a solamente tocar.»

«No, en serio que digo que no hay necesidad por hoy.»

A las palabras de Roxy, de repente recordé las palabras del viejo.

El anciano dijo que Roxy estaba embarazada.

Cuando Roxy dijo [He pensado que sea posible ‘eso’] tal vez se refería al embarazo.

«… Estoy realmente bien, así que las dos pueden volver a la cama. Me iré a dormir también, aunque sera después de que ordene la habitación.»

«Bueno… Si Ludy dice eso, entonces lo haré, pero… Si no te sientes bien, dímelo, ¿ok?»

«Estamos casados, así que por favor no te guardes tus problemas. Pues bien, buenas noches»

Dijeron preocupadas Sylphy y Roxy, entonces subieron al segundo piso.

Después de confirmar que se hubieran acostado, bajé las escaleras y volví al laboratorio.

En cualquier caso, lo primero que debo hacer es confirmar las palabras del viejo.

Realmente no sé ni entiendo quién fue el viejo.

¿Realmente fue mi yo del futuro o simplemente fue alguien más?

Hizo algo lo suficientemente peligroso como para matar a alguien cuando vino hasta aquí.

Publicidad Y-M1

La verdad es que hay credibilidad en esa acción, pero es tan repentino que no puedo creer del todo lo que dijo.

«…»

Pero pensándolo bien…

No quiero perder a mis dos amadas.

Y no quiero morir en medio del pesar como el anciano.

Publicidad M-M2

***

 

 

Tras el evento.

Llevé a ambas de vuelta a sus habitaciones y les ordené que bajo ningún concepto salieran de sus habitaciones esa noche.

Pasara lo que pasara.

Recorrí los pasillos del 2º piso en cuyos cuartos dormían plácidamente el resto de habitantes de la casa, y los cerré con llave desde el exterior. Solo para confirmarlo, revisé el resto de habitaciones de la primera planta y me aseguré de que no había nadie en ella.

Mi siguiente acción fue regresar al estudio y quitarle todas sus pertenencias al anciano.

«…¡!»

A su cuerpo le faltaba toda la zona del estómago.

Debajo de sus costillas, en lugar de carne lo que había era un gran agujero desde el que solo se podía ver piel y huesos, pero casi ningún órgano interno.

Igualmente, dejando de lado el problema de su vientre, poseía un físico espléndido.

Tenía semejante musculatura que te haría dudar si de verdad tenía sesentaitantos años, además de varias cicatrices y marcas que dejaban constancia de la historia de batallas que había sido su vida.

Tenía la misma cicatriz en el pecho que yo, y un lunar también en la misma zona… bueno no, estaba como ligeramente desplazado una pulgada; pero lo mire como lo mire, físicamente es idéntico a mí…

El único detalle que cabría destacar de diferente entre nosotros, es que él sí tenía su mano izquierda de carne y hueso.

Dijo que la regeneró… pero me resistía a creer que la magia Curativa fuera capaz de algo así.

Pero dejando eso de lado, el viejo, a parte del diario, no tenía nada de especial interés encima; ni ornamentos de ningún tipo, ni un báculo. Lo único que llevaba debajo de su manto era una camisa, sus pantalones y ropa interior.

Busqué en los bolsillos de su ropa, pero tampoco encontré nada.

En mi caso, si Sylphy o Roxy hubieran muerto… quiero pensar que al menos llevaría un recuerdo de ellas siempre conmigo… aunque claro… 50 años… quizás ya no quede nada.

Reuní todas sus cosas y las amontoné en una esquina de la habitación, y al cuerpo sin vida del viejo lo envolví en una manta que tenía en mi estudio. Lo enrollé y me lo eché al hombro, yendo en dirección a la puerta trasera de la vivienda que había situada en la cocina.

«…»

En la cocina me encontré algunos restos de la cena de anoche que habían colocado en un plato sobre la encimera de la cocina.

Por lo que contó, ese ratón se comerá eso cuando salga… creo que lo mejor será tirarlo también.

Salí por el patio trasero de la casa y me dirigí hasta un descampado algo alejado.

Allí, cavé un hoyo y metí la manta con el cuerpo del hombre, y les prendí fuego con magia. No tardé ni un instante en convertirlo en cenizas; desprendiendo un molesto olor a carne humana chamuscada…

El olor de mi propio cadáver-

«Uugh…»

En cuanto lo pensé de esa forma, no pude soportar las arcadas y vomité en una punta del terreno.

Cuando terminó la cremación, fabriqué con magia una urna en la que reuní las cenizas del hombre, con la intención de enterrarlas junto a Paul.

Si de verdad ese hombre era yo… seguramente eso sea lo que más quisiera.

Recogí las cenizas, tapé el boquete del suelo y regresé a la casa, entrando por la puerta de atrás y me dirigí de inmediato a mi estudio.

Dejé la urna junto a sus cosas en el suelo de la habitación y cogí mi báculo y activé mi ojo místico.

Para dirigirme al sótano.

Ese viejo me dijo que no me acercara… me dijo que se escaparía un ratón… me dijo que se comería las sobras… y que infectaría a Roxy y al niño en su interior con la misma enfermedad que tiene…

NECESITO confirmar por mí mismo si ese ratón existe o no…

Si no lo hiciera, no podré confiar en todo lo que ese hombre me ha dicho, y si de verdad estuviera allí… tampoco puedo dejarlo estar como si nada.

«…»

La iluminación en las escaleras que llevaban al sótano era inexistente creando un ambiente lúgubre.

Saqué un pergamino de luz espiritual de mi bolsillo e iluminé la zona antes de bajar las escaleras. Cuando al final de las escaleras llegué a la puerta que daba literalmente a la habitación del sótano, respiré hondo.

«…¿Hm?»

Al hacerlo, me percaté que en el borde de las escaleras, sobre la fina capa de polvo, había algo más que llamó por completo mi atención.

Huellas… de ratón.

Esas mismas huellas bajaban de la casa hasta el sótano, a saber desde cuándo… pero no vi por ninguna parte huellas en dirección al exterior.

Fui a abrir la puerta al sótano… pero me detuve.

Lo que hice fue abrir un agujero en la puerta del tamaño de un puño, por el que colé mi báculo.

canalicé mi poder mágico a través del báculo, imaginando en mi cabeza la idea de Hielo y le di forma al hechizo con suficiente fuerza para cubrir la habitación al completo.

«… Nova de Escarcha…»

susurré esas palabras, como convenciéndome a mí mismo y al instante, la habitación entera se congeló.

Pero, por si acaso… lo hice de nuevo.

«Nova… de Escarcha.»

Quería asegurarme de que el frío se expandiera por completo por toda la habitación, incluyendo cualquier pliegue o esquina que pudiera haber; tras lo que comandé la luz espiritual para que atravesara el agujero e iluminara el interior.

Observé a través del agujero que segundos antes había creado y vi con mis propios ojos que la habitación había terminado completamente helada.

Tras lo que abrí la puerta.

Tuve que hacer fuerza debido a que se había congelado, pero en cuanto estuvo abierta, entré y cerré instantáneamente.

«…»

No tarde ni un minuto en encontrar al ratón.

Se encontraba cerca de la puerta al cuarto secreto, hecho una estatua blanca completamente congelada y muerta.

Y aún a través de la capa de hielo que había acabado con su vida, pude ver sus mandíbulas ligeramente abiertas, y allí… colmillos violetas transparentes que parecían piedras mágicas…

Examiné en profundidad cada esquina de la habitación en busca de un posible segundo ratón, y al no encontrarlo, creé una caja con magia en la que metí el cuerpo empalado del ratón que no tenía la menor intención de tocar con mis manos; tras lo que sellé cuanto pude la caja para asegurarme de que nunca sería abierta.

¿Debería incinerar el cuerpo? ¿O debería hacérselo llegar al gremio de magia para que lo estudiaran?

Creo.. que mejor lo segundo… así puedo corroborar la información del viejo para ver si de verdad sufría un caso de Maldición de Piedra Mágica. Aunque claro… quizás no haya forma en este mundo de extraer una muestra de la enfermedad a través de un cadáver congelado….

Salí del sótano y lo cerré con llave, y después, para asegurarme, taponé la cerradura con magia.

No parece que la Maldición de la Piedra Mágica se contagie por el aire, ni tampoco que sea especialmente contagioso… pero prefiero asegurarme.

Durante un tiempo, me aseguraré de que nadie entra en el sótano.

Tras eso, regresé al despacho.

No solo me había desvelado, sino que tampoco me apetecía dormir lo más mínimo.

¿Qué debería hacer ahora?… ¿Qué PUEDO hacer ahora?

¿Debería leerme ese diario tan demacrado?

Es posible que si lo leo descubra lo que acabará pasando…. aunque según ese hombre, la historia YA ha cambiado.

Si lo pongo como en todas esas series y juegos sobre viajes en el tiempo… estoy en otra línea temporal; y por mucho que lea el diario y me prepare para lo que pone que ocurrirá, es bastante probable que no acaben ocurriendo los eventos que relata.

Mis ojos inquietos acabaron llegando a las manchas de tintas que había sobre la mesa, junto a la grieta que ese hombre había provocado al dar un puñetazo cargado con poder mágico.

Y así recordé los 3 puntos principales que ese viejo me había pedido que hiciera.

Y aun en la situación actual, había uno de ellos que podía hacer justamente en este lugar, con los materiales que había en esta habitación y con mi falta de sueño.

Por eso, me senté en la silla.

«…»

Y lo primero que hice, fue escribirle una carta a Eris.

Publicidad Y-AB

 

 

 

– FIN DEL VOLUMEN 14 –

5 124 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
70 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios