Goblin Slayer

Volumen 9

Capítulo 7: La Cueva de la Bruja de Hielo

Parte 5

 

 

Al salir de la cueva el frio del viento ya se había apaciguado por completo y el deslumbrante reflejo del sol sobre la nieve saludó al grupo.

La Sacerdotisa espontáneamente dijo “Wow” y entrecerró los ojos, y la Coneja Blanca Cazadora se rio entre dientes.

Publicidad Y-AR

“Si lo miras directamente te dolerán los ojos. No tienes unas immiut, ¿verdad?” (NOVA: Las Immiut son las primeras gafas de sol de la historia de la humanidad y fueron creadas por el pueblo Inuit.)

Mientras ella decía eso, sacó una tabla de madera con un fino y delgado agujero.

La puso sobre sus ojos como si fueran anteojos y la amarró con una cuerda, mientras la Arquera Elfa Superior decía “Qué bien” mientras las observaba.

Como si le dolieran los ojos a causa de la luz, ella le dio un golpecito al enorme cuerpo del Sacerdote Lagarto mientras parpadeaba.

“Dejando de lado lo deslumbrante que es, si esto calma el frio, es para mejor ¿no?”

Publicidad M-M5

“Bueno, me he estado moviendo desde hace rato. Mi sangre ya está hirviendo.” Dijo el Sacerdote Lagarto asintiendo, pero de repente su cuerpo se estremeció con una expresión exageradamente bromista. “Pero qué se le puede hacer, solo tengo frio en mis escamas. Me gustaría tener algo de pelaje.”

“Ya basta, escamoso. No puedo imaginarte todo esponjoso.” Se burló el Chamán Enano mientras bebía un poco de licor a un costado.

Le ofreció un poco de su fuerte licor al Sacerdote Lagarto, este le dio un trago y se lo pasó a la Arquera Elfa Superior.

Inmediatamente, la Arquera Elfa Superior alzó sus largas orejas con los ojos bien abiertos.

“Oye, ya basta. ¡No lo necesito!”

“Demonios, tu como siempre con tus comentarios infantiles. Oigan, jovencitos. ¿Beben?”

El Guerrero Novato y la Aprendiz de Clérigo, se miraron mutuamente perplejos en su exhausta situación.

Hasta hace poco habían estado luchando contra ratas. Sus sucios rostros tenían impreso en ellos el intenso color de la fatiga.

“Bueno……”

Publicidad M-M4

“…… solo un trago, salud.”

Ambos recibieron tímidamente el licor, bebieron un poco y sacaron la lengua a causa del ardor.

Sin embargo, inmediatamente los rostros de los muchachos comenzaron a ponerse rojos como si su cuerpo se calentara.

El efecto era extraordinario.

“Muchas gracias” dijeron ambos devolviéndole la botella al Chamán Enano, e inmediatamente este se volteó hacia la Arquera Elfa Superior con una risa maliciosa.

“…… ¿Qué?”

“Bueno, supongo que aún es muy pronto para la delicada chica de orejas largas.”

“¡¡Si quieres pelea la tendrás, barril!!”

La Arquera Elfa Superior levanto sus largas orejas fastidiada, y el Chamán Enano solo se volteó con una risita.

Era una pelea ruidosa. La Sacerdotisa, que ya estaba acostumbrada, se rio entre dientes de la usual discusión de sus compañeros.

Todo lo que había que hacer ahora era tomar los tabores y bajar la montaña. Su aventura había terminado.

Subir la montaña nevada, pelear con los Sasquatch, escabullirse en la cueva de la Bruja de Hielo, conseguir la flecha plateada y derrotarla.

Ahora el mensaje del oráculo que el Dios Supremo le dio a la Aprendiz de Clérigo debería haberse cumplido.

La aventura fue un éxito. Era algo que celebrar. Solo restaba volver a casa. La aventura era de ida y de regreso.

Sin embargo ──……

──…… ¿Por qué me arde la nuca?

La Sacerdotisa se acarició suavemente la nuca mientras caminaba pisando la cristalina nieve.

Debía hacer un reporte cuando bajaran al pueblo, aunque lo había pasado por alto, también estaba el asunto de los Sasquatch.

Ella tenía una extraña inquietud en su pequeño pecho, parecía que no quería quedarse ahí por más tiempo.

“¿Nos vamos, chicos?”

Los aventureros asintieron ante sus palabras, y el grupo emprendió el camino de regreso.

No sucedió nada que valiera la pena mencionar.

Quizá porque los signos del invierno habían pasado, no había señales de que las criaturas del invierno fueran a aparecer de repente.

La Arquera Elfa Superior y la Coneja Blanca Cazadora sacudían sus orejas para prestar atención a su entorno, pero no parecía haber necesidad de estar alerta.

Debido a la fatiga y las repercusiones de la batalla comenzó a flotar en el aire un ambiente relajado.

No es que fueran despreocupados, y el camino tampoco era fácil.

Sin embargo, la Sacerdotisa y los demás se mantuvieron charlando, disfrutando el paisaje, y fueron cautivados por el blanco de la nieve y el azul del cielo.

En el valle que se podía ver desde la superficie rocosa de un acantilado se acumulaba la blanca nieve como formando un lago.

Quisiera saltar ahí ──……

Por supuesto que era imposible, pero el paisaje era así de abrumador.

Después de todo, las montañas no eran el territorio de las personas.

Tal vez, al igual que aquella Bruja de Hielo, sea el paradero de algún tipo de goblin.

Este era el lugar donde se asentaba un dios malévolo. Sin duda por eso el Dios Supremo llamó aquí a la Aprendiz de Clérigo.

Publicidad Y-M1

Para romper con la maldad que se estaba esparciendo sin control.

“…… Yo, me pregunto si pude lograrlo.” De repente, el murmullo de la chica que llevaba la espada-balanza alcanzó los oídos de la Sacerdotisa.

La Sacerdotisa se volteó pensando qué debería decir y abrió su boca, pero inmediatamente la cerró.

Porque vio que el Guerrero Novato le susurró algo a la Aprendiz de Clérigo y una sonrisa apareció en su rostro.

Entonces debería estar bien.

No había nada que tuviera que decir. La Sacerdotisa giró hacia el frente, golpeó su sonoro bastón, y avanzó dando pasos ligeros.

Comparado con el ascenso a la montaña podría decirse que el descenso era más fácil, pero en realidad no cambiaba mucho.

Por supuesto, se sentía más fácil. Solo había que bajar. Pero la carga sobre el cuerpo era la misma.

Publicidad Y-M2

El grupo se tomó algunos descansos en el camino, apuntando tranquilamente hacia la aldea de la gente conejo.

Publicidad Y-M2

“────”

¿Luego cuántas horas desde que salieron de la cueva de la Bruja de Hielo detuvieron su marcha?

“¿Sucede algo?” El Sacerdote Lagarto, acercó su largo cuello preocupándose por la Sacerdotisa, que súbitamente se detuvo.

Ella solo murmuró “No” sin apartar la vista de un punto en el horizonte.

“¿Qué? ¿Qué pasa?” La Arquera Elfa Superior, que por casualidad la miró desde el costado, concentró su mirada en la misma dirección mientras ella ocultaba su nuca.

Frente a una empinada pendiente, se amontonaban los restos de un pueblo al pie de la montaña que fue abandonado por la gente hace mucho tiempo.

“¿Eh?” dijo la Arquera Elfa Superior inclinando la cabeza, y al instante siguiente dijo “Ah” con los ojos bien abiertos.

Era humo.

El humo se elevaba desde el pueblo.

“…… ¿Una batalla?”

“Eso parece.” El decidido Sacerdote Lagarto sacudió la cabeza de arriba abajo ante el dudoso Chamán Enano.

“El olor a sangre, el aroma de la lucha. Bueno, bueno, ¿qué clase de personas habrán causado este problema?”

“Pero es un pueblo abandonado, ¿no? ¿Quién incendiaria……?”

¿Será algún tipo de bandido o algo así? No se podía culpar a alguien por ignorar algo en lo que no tenía nada que ver.

Sin embargo, la Sacerdotisa fue atacada por un escalofrío que hizo estremecer todo su cuerpo.

Su columna se congelaba tan repulsivamente que era como si algo extraño lamiera su nuca.

“──── ¿Goblins……?”

Fue como la visión de un oráculo.

El Guerrero Novato y la Aprendiz de Clérigo se vieron el uno al otro. La Coneja Blanca Cazadora inclino su cabeza perpleja.

Sin embargo, la actitud de los demás fue diferente.

“…… Ah, vamos, tenía ese presentimiento.” La Arquera Elfa Superior se cubrió el rostro y volteó hacia el cielo. ¡Desde que trabajo con ese hombre siempre es lo mismo!

Las jugadas hechas en el cielo también eran crueles. Sin importarle el lloriqueo de la Arquera Elfa Superior, el Chamán Enano la golpeó en el trasero.

“¿Es momento de quejarse? ¿No deberías estar pensando en qué hacer?, ¿eh?”

“¡Y-Ya sé!”

“Aun así, ir o volver, son nuestras dos opciones.” Dijo el Sacerdote Lagarto en un serio tono mientras calmaba a la Arquera Elfa Superior que se quejaba ruidosamente.

Cuando acercó su cuello para ver a la Sacerdotisa, giró su mirada como si estuviera profundamente complacido.

“¿Entonces?”

“Iremos” dijo la Sacerdotisa sin dudarlo.

Luego de morderse suavemente el labios, abrió su perspicaz boca mientras miraba el estado del pueblo.

“¿Cómo, lo ves?”

“Bueno” rio el Sacerdote Lagarto mostrando ferozmente sus colmillos. Era una pregunta que ese hombre le había hecho incontables veces.

── Aunque él sentía que aún cargaba con la cascara de su huevo en la punta de su cola. (Zeth Ito: Creo que intenta decir que aún es muy joven xD)

“Si el enemigo son goblins, tal vez no sea necesario llevar los tambores. También está el tiempo de la marcha.”

“…… Es verdad.”

Así es. Había dos problemas. Los tambores. También debían notificarle de este riesgo al pueblo. Y además estaba el tiempo de la marcha.

¿Qué haría él?

La Sacerdotisa pensó. Siempre hay una jugada. Sin importar el momento.

Es lo que esa persona decía. Entonces, ahora también debería haber una. Era imposible que no fuera así.

“…… Aún me quedan hechizos.”

“A mi también” dijo orgulloso el Chamán Enano golpeándose la barriga. “¿Me pregunto cuántos?”

“En ese caso……”

¿Qué hago? Equipaje, equipamiento, hechizos, circunstancia, piensa en eso ──……

“B-Bueno, ¿nosotros qué deberíamos hacer……?” Lo que interrumpió los pensamientos de la Sacerdotisa fue la voz reservada del Guerrero Novato.

Poniéndose de pie sin poder ocultar su cansancio, se dirigió directamente hacia ella.

Sus resplandecientes ojos decían que aun podía hacerlo.

“Dense prisa en regresar al pueblo, por favor.” Dijo la Sacerdotisa claramente. Nosotros enfrentaremos a los goblins.

Publicidad M-M1

El Guerrero Novato golpeó su pecho como pidiendo que los consideraran para eso también.

“A-Aún puedo hacerlo…… ¡Sí, tengo mucha energía de sobra!”

“Aún puedo hacerlo significa ‘Ya estoy en estado crítico’, ¿sabes?”

Sin embargo, la Sacerdotisa no fue conmovida por esa fanfarronería.

Siempre, en cualquier momento, ¿no es lo que él decía una y otra vez?

Publicidad Y-M1

“No importa si puedes ganar haciendo lo imposible o lo absurdo, si puedes ganar no hay problema.”

Ella se puso nerviosa. Su cabeza daba vueltas. Su voz sonaba estridente. Respiró profundo e inhaló el aire frio.

“Además, este es uno de los casos que les enseñaron en la escuela de entrenamiento. Sería problemático si la aldea de la gente conejo fuera atacada……”

“…… Supongo que debería ir a decirles.” Ella seguramente comprendió que de lo que hablaban estaba relacionado con su aldea. La Coneja Blanca Cazadora asintió con una expresión nerviosa. “Déjamelo a mí. También llevaré los tambores y les diré a la gente del pueblo que los cuiden bien.”

“Por favor.”

Cuando la Sacerdotisa inclinó su cabeza, la Aprendiz de Clérigo dijo “Está decidido” y suspiró de repente. “Vamos, apurémonos a bajar. Vamos, el tiempo es valioso.”

“Peroo” dijo el Guerrero Novato miserablemente. “En la granja y en la escuela de entrenamiento no he podido pelear justo en el centro de la formación, después de todo.”

“Jajajajajaja, si te mortifica deberías poder caminar más tiempo.” Dijo el Sacerdote Lagarto con una expresión triunfante, y golpeó fuertemente al Guerrero Novato en la espalda.

¡Duele! Gritó él.

“No hay soldados más fuertes que los que corren largas distancias. ¿Verdad, mi señor hechicero?”

“Así es. Si un soldado enano luchara desde la mañana hasta la noche caería muerto.”

“Siempre debes tener el estómago vacío, ¿no?”

Cuando la Arquera Elfa Superior se entrometió, el Chamán Enano dijo “Exacto” mientras golpeaba calmadamente su pecho.

Poder pelear varios días solo con licor y comida. Ese era uno de los orgullos de los enanos.

Sin decir nada más como si supiera de lo que estaba hablando, la Arquera Elfa Superior puso una refrescante sonrisa.

“Por eso es la distribución de roles. Déjanos esto a nosotros.”

De todos modos, también había una mente maestra. El Guerrero Novato asintió, a pesar de su apariencia reacia.

Publicidad M-M3

Este no era el final. Si todos sucumbían, no habría nada que hacer.

“Entiendo…… Entendido. Volver, avisar, esperar, y entonces regresar todos juntos.”

“Sí, buen chico.” Dijo la Arquera Elfa Superior en un tono risueño y cerró un ojo con una expresión refinada.

La Aprendiz de Clérigo golpeó con su codo fuertemente al chico conmocionado con la cara roja.

“Gya.”

Ignorando su grito, la Aprendiz de Clérigo inclinó su cabeza.

“¡Entonces, nos vemos luego……!”

Incluso la Sacerdotisa no pudo evitar notar los pensamientos ocultos en esas palabras.

Ella asintió y sacudió suavemente el sonoro bastón en su mano.

“Sí. Nos vemos.”

Los tres jóvenes se miraron el uno al otro, asintieron y comenzaron a caminar cargando los tambores mágicos.

Bajando por el camino con esos firmes pasos parecía que no había de qué preocuparse.

“Entonces, solo queda un problema……” Murmuró suavemente la Sacerdotisa mientras apartaba su mirada de los chicos que habían partido.

El humo que se elevaba del pueblo se incrementaba en cantidad y fuerza. ¿Un incendio? ¿Un ataque con fuego?

No había duda que era una situación inevitable.

Y si él estuviera ahí ──……

“……” La Sacerdotisa apretó con fuerza su puño y lo puso sobre su delgado pecho.

“Pero, ¿qué hacemos?” dijo la Arquera Elfa Superior volviendo a preparar su arco. “Ese lugar está muy lejos.”

“Incluso si bajáramos a toda prisa no llegaríamos a tiempo.” El Chaman Enano frunció el ceño prudentemente y dijo eso mientras bebía el contenido de su botella de licor. “Cuando lleguemos la batalla habrá terminado.”

“Debe haber una forma, mi señorita sacerdotisa.” Las palabras del Sacerdote Lagarto sonaron realmente emocionadas.

La Sacerdotisa sonrió irónicamente inclinando su cabeza a un lado, luego inhaló y exhaló.

Está bien. Debería estar bien. Él de seguro haría esto. Entonces no es un error.

Hechizo, equipamiento, circunstancia, ella pensó en todo. No debería haber nada más.

No, incluso si lo hubiera, esta era la mejor solución en la que podía pensar en este momento.

Y no tendría sentido que después pensara en una mejor manera.

Por eso, ella dijo claramente y con fuerza.

“── Hay, una manera.”

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
6 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios