Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 12

Capítulo 119: Entrando al Laberinto

 

 

Nos encontramos ante el Laberinto de la Teletransportación.

A simple vista, parece una simple cueva sin ningún aspecto especial o llamativo; tan solo un agujero en la base de una montaña. Si te mostraran una foto del mismo, como mucho, te llamaría la atención la cantidad de telas de araña que se pueden ver por la entrada y algunos restos de otros monstruos atrapados en ellas; pero nada más.

Publicidad Y-AR

Pero yendo en persona, una vez te encuentras lo suficiente cerca, la impresión que da es distinta; como si algún instinto te advirtiera de que es un lugar peligroso, una corazonada de que el lugar es un Laberinto propiamente dicho. Pero entremezclada con esa sensación, mi curiosidad iba en aumento haciéndome querer ver el interior del mismo.

Me pregunto si todos los Laberintos causarán este efecto…

«Bueno, Ludy, vamos a entrar siguiendo la formación que hablamos, ¿estás listo?»

«Cuando quieras.»

Al escuchar mi respuesta, Paul puso su mano en mi hombro y asintió tranquilo, tras lo que nos posicionamos como ya habíamos acordado el día de antes y nos preparamos para entrar.

Publicidad M-M5

Va a ser la primera vez que entre en un Laberinto, y estoy menos emocionado de lo que esperaba… seguramente los nervios y el miedo a cometer errores me tienen en tensión.

«Danna-sama… que la suerte os acompañe.»

«Tened cuidado ahí dentro.»

Lilia, Vera y Shera nos habían acompañado a la entrada, pero al final decidimos que sería más conveniente que regresaran a Lapan a caballo.

Por lo general, los clanes de aventureros montan campamentos temporales a las afueras de los Laberintos, pero debido a la cercanía con la ciudad, decidimos que no sería necesario. Por este motivo, no hay una verdadera necesidad de montar campamento justo en la entrada.

«Llegó la hora…»

Nos adentramos finalmente en el interior de la cueva y pudimos notar una clara falta de luminosidad en su interior, sin llegar a quedarse totalmente oscuro. El motivo de esta luminosidad era que las paredes de la cueva emitían un tenue brillo.

Aun así, no me cabía duda de que la falta de luminosidad podría llevarnos a cometer errores fatales.

«Voy a iluminar la zona.»

«De acuerdo.»

Poco después de entrar, utilicé uno de los pergaminos que me entregó Nanahoshi y los espíritus de la luz aparecieron y flotaron a nuestro alrededor. Gisu por su parte utilizó otro pergamino para tener un foco independiente de luz.

El motivo de esta doble iluminación es que al ser el explorador del grupo, debe ir adelantado analizando el entornos y por lo tanto alejado de la luz.

Ayer hicimos pruebas con los pergaminos y comprobamos que hasta Paul y Gisu eran capaces de utilizarlos. Aunque como era de esperar, a mayor poder mágico, los espíritus permanecían más tiempo brillando, por lo que seguía siendo lo mejor que fuera yo el que los utilizara.

Además que apenas consumen maná…

Aun así, todos en el grupo agradecieron no tener que ir cargando con antorchas, siendo molesto moverte y combatir con una mano ocupada.

La iluminación es mayor que la de una simple antorcha y consume muy poco poder mágico para lo que duran… Si esto se volviera mainstream, es posible que las antorchas desaparecieran del mercado. (NT: MAINSTREAM/Cultura de Masas, Referencia a la corriente principal, por lo general en temas de gustos, que sigue una mayoría de personas).

«Paul, he de decir que tu hijo ha traído cosas muy útiles consigo.»

«Era de esperar, por algo estoy tan orgulloso de él.»

Paul se dio un suave puñetazo en el pecho casi alardeando y Talhand dijo lo siguiente con un tono algo incrédulo.

«Puede, pero no parece que él tenga un padre del que sentirse orgulloso.»

«No le digas eso, que está un poco acomplejado.»

Las palabras de Elinalise hicieron que el exceso de orgullo de Paul se desinflara dejando caer sus hombros. Aunque Gisu nos trajo de vuelta a la realidad.

«Venga, dejaos de tonterías y moved el culo.»

***

 

 

Primera planta del Laberinto, como me comentaron, se trataba de una cueva similar a un hormiguero.

A su vez, las paredes y el techo tenían telas de araña decorando todo el lugar y por el suelo, a lo lejos, puedo ver un brillo azulado brillante emitido de un círculo mágico de teletransporte famoso en este Laberinto.

Al acercarnos, con el brillo de los espíritus de luz pude comprobar que el círculo mágico emitía una luz fluorescente.

«Según dijisteis, hay círculos mágicos de vez en cuando que no emiten luz y que por eso siempre hay que andarse con ojo, ¿no es cierto?»

«Exacto, Ludy, así que asegúrate de pisar sobre las pisadas de Gisu para evitar caer por error en uno.»

Gisu nos guiaba unos metros por delante nuestra, equipado con unas botas especiales que dejan al caminar pisadas marcadas con una cruz llamativa.

Pensé que se trataría de un objeto mágico, pero resultaron ser botas normales con unas placas afiladas de hierro en su base con forma de cruz; posiblemente nacidas de la experiencia y sabiduría de los aventureros que ya han explorado otros Laberintos y zonas peligrosas.

Encima parece que se agarran con mucha facilidad al suelo para evitar deslizamientos, y encima dejan esas marcas… qué utensilio tan útil.

Aun así, por lo que saben del primer piso del Laberinto es que los círculos mágicos se ven a simple vista y es difícil caer en uno por error; pero es mejor ir con cuidado desde el principio.

El motivo de esta facilidad es que, aunque los únicos monstruos que aparecen en esta planta son Tarántula Deathlord, por el suelo igualmente corren distintos tipos de araña que seguramente sirvan de alimento principal para los monstruos. Hay suficientes como para que cualquier persona con fobia a las arañas se pudiera desmayar.

Debido a estos insectos que pueblan completamente el suelo del Laberinto, es fácil saber dónde se encuentran las trampas de teletransporte, solo tienes que fijarte en las zonas en las que no hay arañas.

No me extrañaría que muchos aventureros hubieran pisado esos círculos mágicos por error al buscar sitios en los que no acabaran pisando algún insecto.

Crunch, Crunch, Crunch…

Debido a este hecho, continuamos nuestro camino pisando arácnidos a cada paso y dejando escapar crujidos a nuestros pies en todo momento. No es exactamente agradable, pero no hay más remedio.

Pero volviendo al asunto principal, el gran número de arañas, las Tarántulas Deathlords todavía apenas nos han salido al paso, y las pocas que Gisu ha ido encontrando, han sido despachadas por Paul en cuestión de segundos; dejándome sin nada que hacer por el momento.

«Eh~… Parece que de momento esto va a ser un paseo tranquilo.»

Paul mantiene un paso rápido armado con 2 espadas en sus manos.

¿2 espadas? Una es la que siempre llevaba en casa, seguramente sea su fiel compañera de aventuras; pero la de su mano izquierda no la había visto hasta ahora…

La espada con la que siempre he visto a Paul es una espada larga, que no sabría decir si posee alguna habilidad especial o no, pero con ella corta las arañas sin dificultad de un solo ataque. Aunque siento al ver a Paul pelear que más que depender de la fuerza del arma, el efecto es gracias a la habilidad de Paul con ella.

En su mano izquierda, lleva una espada cuya longitud se encuentra entre una daga y una espada larga…

Publicidad M-M4

Se parece a la tan aclamada espada corta de los videojuegos, aunque al ser la hoja algo curva con doble filo y encima tener una guarda que protege la mano del portador me recuerda más a un sable pirata… No me cuesta imaginar a Paul como un pirata, la verdad… Además tiene un extraño hueco en la hoja, ¿me pregunto para qué servirá? Aunque esta no la está usando mucho…

Aunque no la está usando mucho, sino que combate usando únicamente su mano derecha. ¿Para qué llevará la espada de su izquierda? ¿Será alguna clase de Chuunibyou en este mundo lo de llevar 2 espadas para llamar la atención?. (NT: CHUUNIBYOU/Síndrome del 8º Curso, Es un tanto ambiguo, pero es una actitud generalizada de niños de 12-14 años que actúan creyéndose especiales o poseyendo alguna habilidad especial que los diferencia del resto de personas).

«… Definitivamente un paseo por el parque, ¡¿No es así?!»

El tema de su segunda espada no es importante, sino el hecho de que cada vez que termina con un grupo de enemigos, Paul se gira hacia mí sonriéndome intentando poner una pose genial y que casi me permite escuchar el destello con el que relucen los dientes que me muestran.

Qué pesado… ¿Acaso estará haciendo eso para presumir delante mía sobre lo COOL que es? Papá… ya sé que eres guay y no te hace falta recordármelo, así que por favor, no bajes la guardia para hacer el tonto…

«¡Paul! ¡Deja de hacer el imbécil y presta atención!»

Mira… hasta la abuela Elinalise se está enfadando contigo.

«¿Pero qué más da? Con todas las veces que hemos atravesado el primer piso ya me lo sé de memoria.»

«La negligencia puede costarte la vida, ¿lo entiendes, Paul?»

«Eso ya lo sé, no hace falta que me lo recuerdes.»

«Pero si hasta te me estás adelantando… ¡¿Recuerdas que decidimos que yo me encargaría de recibir a los enemigos?!»

«Pero si aquí solo hay arañas, así que no importa realmente quién vaya delante, ¿no es cierto?»

Elinalise y Paul se pusieron a discutir, y al oírles, a mi espalda pude escuchar a Talhand suspirar.

«Me extrañaba lo mucho que estaban tardando en pelearse…»

«Puede que a mí no me afecte que te adelantes, pero es la primera vez que Ludeus entra en un Laberinto, ¡como adultos responsables tenemos que enseñarle correctamente cómo se hace!»

«Por eso mismo, intentaba calmar los ánimos con mi actitud, ¡así podría estar menos tenso!»

«¡Deja de inventarte tonterías! ¡Llevas todo el rato actuando como un estúpido intentando hacerte quedar bien, como cuando Zenith se unió a nuestro grupo por primera vez!»

«Eso… Bueno, no, no puedo negar que tienes algo de razón… Pero vaya, ¿ahora te dedicas a ir por ahí regañando a la gente?»

«Es normal que te regañe, ahora eres como un hijo para mí, y como tal, no me queda más remedio que corregirte cuando te equivoques.»

Al escucharla decir esto, Paul dejó escapar una risotada.

«¿A qué viene eso de un hijo para ti? ¿Acaso llevas tanto tiempo con Ludy que hasta me has cogido cariño? Debes estar de broma… verte actuar como mi madre hace que se me ponga la piel de gallina, así que para de una vez.»

«… ¿Ara? Ludeus, ¿se te olvidó mencionárselo?» (NT: ARA, Expresión japonesa, bastante femenina, que sirve para representar sorpresa, aunque a veces fingida).

«… ¿Mencionar qué?»

«Que Sylphy es mi nieta. Teniendo en cuenta que tu hijo está casado con mi nieta, significa que ahora somos familia, ¿no es así? En ese caso, Paul, podría decirse que Zenith y tú sois ahora como padres para Sylphy, y por lo tanto hijos míos…»

Paul se quedó petrificado, y lentamente, dejando escuchar un crujido a cada centímetro que su cuello engarrotado le permitió, giró para mirarme.

Pero no solo él, todos en el grupo tuvieron una reacción similar, siendo los únicos relajados Elinalise y yo.

«E-Eh… Ludy… ¿Qué ha querido decir con eso…? Sylphy… ¿Sylphy es la nieta de Elinalise? Parece una broma de mal gusto, ¿no te parece?»

Ahora que lo pienso…. es verdad que no se lo he comentado aun…

«De alguna forma… resultó que Rawls-san era el hijo de Elinalise-san.»

«¡¿Qué Rawls era qué?! Pero si el bueno de Rawls nunca me lo mencionó…»

«Eso sería… porque le pasaron varias cosas que le llevaron a preferir no mencionar mucho a Elinalise-san.»

«Ah… Eso lo explicaría…»

«Pero volviendo al Laberinto, no podemos detenernos. Continuemos, pero papá, asegúrate de no cometer ningún error.»

«C-Claro…»

Paul dijo estas palabras con la mirada un tanto perdida, pero actuando como si de verdad fuera a ponerlo en práctica, colocándose en su posición.

«¿En serio…? ¿Ahora soy familia de Elinalise…..? El mundo está patas arriba…»

Pero se le podía oír murmurar esto desde su posición, claramente afectado por el impacto de enterarse de este hecho.

***

 

 

Atravesar la primera planta fue increíblemente sencillo, demostrando que lo que Paul mencionó era cierto.

El pasillo con forma de hormiguero tenía pequeños descansillos de habitaciones de mayor tamaño repletos de Tarántula Deathlords; y era en estos puntos en los que me tocaba pasar a la acción. Aunque antes de entrar al primero de ellos, Talhand me dio una serie de consejos a tener en cuenta.

«Escucha, chico, ni se te ocurra utilizar hechizos de Fuego.»

«¿Y eso?»

«Porque al usar fuego, un gas venenoso acabará cubriendo por completo la habitación; la advertencia es aun más importante para los pisos inferiores.»

«… ¿Y no se puede curar con magia Restituyente?»

«Este veneno no.»

Analizando lo que dice… lo más probable que esa nube de veneno sea dióxido y monóxido de carbono, que es lo único que se me ocurre que puede generar un veneno incurable con magia tras usar magia de Fuego… Así que sería una intoxicación por monóxido de carbono… Tiene sentido… Si usas grandes fuegos en un espacio cerrado como es un Laberinto, se acaba consumiendo el oxígeno disponible, hasta desmayarte aquí y que los monstruos te ataquen, porque dudo que la mayoría respiren oxígeno.

«Además de eso, ten en cuenta que tienes tajantemente prohibido atacar el techo con hechizos. Imagino que entiendes el motivo…»»

«Porque el techo se podría venir abajo, ¿no es así?»

«Exacto, y lo mismo para al suelo, no debes usar hechizos de Agua tampoco. A ser posible, utiliza hechizos de hielo.»

«De acuerdo.»

Imagino que el agua podría hacer que el suelo cediera… aunque seguramente, sea solo en grandes cantidades. Con Tierra podría ocurrir algo similar, porque estarías manipulando el suelo que pisamos y es posible que estemos debilitando un punto de apoyo de la cueva, lo que causaría graves problemas.

Básicamente, cualquier cosa que pueda poner en peligro la estructura de la cueva está vetado para evitar hundimientos, y la opción más segura en estos casos es el hielo…

Tras pensarlo unos segundos, decido utilizar principalmente la magia combinada de hielo, GLACIE-PLUVIA, más popularmente conocido como Lluvia de Témpanos; hechizo que lanza una gran cantidad de estacas heladas sobre los enemigos.

Utilicé este hechizo con los monstruos de la sala, y para evitar que Paul y Elinalise pudieran sufrir daño de él, lo centré sobre sobre un punto alejado de nosotros en el que se estaban concentrando las Tarántulas Deathlord.

«Oh, menuda sorpresa, se nota que eres discípulo de Roxy, ambos acabasteis usando el mismo hechizo…»

Puedo escuchar el murmullo de Talhand a mi espalda.

Saber que Roxy-shishou también utilizó este hechizo, la verdad es que me hace bastante feliz.

«Je… Y por si fuera poco, en silencio… Es fácil comprender porqué Roxy habla tan orgullosa de ti.»

Dejando que mi ego se inflase a base de los comentarios sobre Roxy de Talhand, el grupo de arañas fue completamente aniquilado y continuamos nuestro camino.

Justo después de las habitaciones en las que se concentran las Tarántulas hay un final de trayecto coronado por un círculo mágico de teletransporte que una vez utilizado, nos lleva nuevamente a un pasillo largo que acaba nuevamente en otra sala llena de Tarántulas con otro círculo mágico.

Hemos repetido hasta en 5 ocasiones desde que entramos en el Laberinto este proceso, aunque no es que estuviéramos dando vueltas en círculos, que es lo que podría parecer a simple vista, sino que se trataba de círculos mágicos de doble sentido que permitían avanzar por este caótico sitio.

Por supuesto, el grupo de Paul ya se había organizado para detectar estos caminos a seguir, pero decidimos confirmar los círculos siguiendo las directrices del libro y confirmamos que todos los círculos de doble sentido tenían la misma forma, color y detalles que los círculos dibujados en el libro, dejándome completamente tranquilo sobre la credibilidad del mismo que el novato ya había confirmado.

El trayecto de un círculo mágico a otro era de aproximadamente una hora, y teniendo en cuenta que habíamos repetido el proceso en 5 ocasiones, diría que llevaríamos unas 5 horas en el Laberinto.

Cuando llegamos al 5º y último círculo mágico, pude ver que el tono azulado que emanaba de él era más brillante y que el tamaño era ligeramente superior a los anteriores; se trataba del círculo mágico que nos llevaría a la siguiente planta.

Este círculo mágico se encontraba en una sala abarrotada de los ya repetitivos monstruos araña que tan poca dificultad estaban siendo para nosotros; y por si fuera poco, en lugar de un único círculo mágico de teletransporte en la sala, había 2 círculos idénticos coronando el final de la habitación.

Estos círculos se trataban de la prueba final de este nivel, al ser casi completamente iguales en todos los detalles, si no tuvieras un modelo a seguir o si no los hubieras marcado de antemano, acabarías en un lugar aleatorio de la primera planta, llevándote a la muerte segura al verte separado de tu equipo. Pero el grupo de Paul ya había dejado marcado cuál era el círculo correcto con un gran círculo delante del teletransporte a utilizar para ir a la 2ª planta.

Solo para quedarnos tranquilos, decidimos comprobar lo que comentaba el libro sobre esta pareja de círculos, y en efecto, indicaba cuál de los 2 era el correcto y qué observar para diferenciarlos.

Una vez terminamos, dimos un paso en el círculo que nos llevaría a la 2ª planta del Laberinto de la Teletransportación.

***

 

 

Y así fue como llegamos al 2º piso de este Laberinto.

A partir de este momento, nos encontramos gusanos gigantes recubiertos de acero, los Iron Crawlers rondando por el lugar, las arañitas del suelo han desaparecido, y el número de telas de araña ha disminuido enormemente, permitiendo que sea más cómodo caminar por el suelo.

Los Iron Crawler son más o menos de un metro de alto y 2 de largo, y parecen bastante rechonchos; aunque son tan duros como aparentan.

La verdad es que me recuerdan mucho a los gusanos que aparecen en Nausicaa…

Pero contrario a las apariencias, son rápidos, y en lugar de poseer la velocidad propia de un gusano, se mueven a la velocidad de un ciempiés.

La estructura de los enemigos que nos vamos encontrando es una especie de ataque coordinado entre los Iron Crawlers y las Tarántulas Deathlord, en el que las arañas se esconden tras los resistentes caparazones de los gusanos para lanzar telas de araña e inmovilizarte; si lo consiguen, los Iron Crawler te aplastarán pasándote por encima.

La resistencia de los Iron Crawler impide a Paul acabar con ellos de un único golpe, y como era de esperar, tampoco Elinalise. Por eso mismo, soy el principal DPS en esta situación.

El truco en esta situación es utilizar 2 hechizos al mismo tiempo, por un lado acabo con las arañas con la Lluvia de Témpanos que tan buenos resultados obtuvo en el primer piso, y por otro, remato los Iron Crawler con Balas Rocosas una vez que Paul y Elinalise los van separando y posicionando estratégicamente.

Según comentó Talhand, por lo general un simple Cañón de Piedra no es suficiente para atravesar el caparazón de estos monstruos, pero los míos no tienen este problema y consiguen atravesarlos completamente de un único lanzamiento.

Aun así, si no impacto en un punto vital acabando con los gusanos tanque, se retuercen en el sitio agitándose violentamente… supongo que siendo algo propio de gusanos.

«Menudo espectáculo, no hay necesidad de que participe en el combate.»

Puedo escuchar a Talhand murmurar estas palabras debido quizás a que me estoy dedicando en cuerpo y alma al combate frente a mí.

Talhand por su parte, se encuentra posicionado cubriéndome la espalda preparado para cualquier emergencia, aunque aun en medio del combate, le presto la mayor parte de mi atención a seguir sus consejos y sugerencias, así como evitar pisar en zonas no marcadas con las pisadas de Gisu y asegurarme de que mi posición con respecto a Paul y Elinalise sea la adecuada.

Así que en definitiva, no tiene demasiado trabajo.

Personalmente, lo prefiero así… si en los niveles superiores podemos permitirnos ir con tranquilidad y sin que todos seamos necesarios, me da esa sensación de seguridad de que podremos con lo que nos encontremos más adelante.

Aun bajo la lluvia de hielo, las Tarántulas Deathlord no se detienen en su intento de rociarnos con su tela de araña.

Pensé que las tarántulas no usaban su tela de araña para atacar… pero imagino que la familia de estos monstruos será un primo lejano de las tarántulas de mi mundo.

En ocasiones los monstruos consiguen llegar a donde me encuentro y atacarme, pero debido a que voy con mi ojo místico activado, son incapaces de acertarme, y aunque me consiguieran golpear, las arañas no poseen suficiente poder ofensivo como para matarme de un único golpe, por lo que tengo libertad para contraatacar con Fuego sin dificultad, acabar con ellas y curarme yo mismo o que Talhand lo haga en el peor de los casos.

«Qué asco… Odio acabar llena de esta cosa…»

«Vaya… es absurdamente pegajoso…»

Aunque por mi parte acabo impoluto, la primera línea es incapaz de evitar todos los ataques, por lo que tanto Elinalise como Paul, acaban con pegajosos hilos de seda pegados a su ropa.

«Tomad, ¡pero ni se os ocurra gastarlo!»

Publicidad M-M1

Aunque tengo suficiente poder mágico para quemar las telas de araña que se adhieren a la ropa de Paul y Elinalise, Gisu ha traído un líquido capaz de debilitar y despegar la pegajosa seda.

Por lo visto, es un compuesto original del continente Begarito que aunque elimina las telas de araña, no daña de ninguna forma la piel humana. Digo que no la daña, pero Elinalise se estuvo quejando de que deja la piel rugosa cuando te cae encima y tienes que quitártelo.

Parece… ¿Jabón? ¿Desengrasante? Quizás sea buena idea llevar un poco a casa para ver si sirve para limpiar los platos.

«¡Chicos! ¡Descansemos un poco en este claro!»

Tras el combate, Gisu dio esta señal y todos hicimos un pequeño corrillo en el centro de la habitación en una zona alejada de trampas; aun así, Talhand y Elinalise montaron guardia ante posibles ataques.

Publicidad M-M2

Aprovechando el descanso, Paul se tiró al suelo tras desabrocharse la el protector pectoral y se puso a limpiar con una tela tanto las zonas manchadas con tela de araña y sangre tanto de su espada como de su armadura.

Me sorprendió lo poco que tardó en hacer un chequeo de todas sus pertenencias y equipo; pude notar la enorme experiencia que poseía en este área, remarcado aun más por la frase que me dedicó segundos más tarde.

«¿Qué pasa, Ludy? ¿Cuánto vas a tardar en comprobar tu equipo? No tenemos mucho tiempo.»

«Ah, tienes razón.»

Notando el tono excesivamente serio de Paul, me puse a inspeccionar mis pertenencias, aunque teniendo en cuenta que mi trabajo es atacar desde la distancia, no tengo apenas nada que revisar.

… Paul se ha puesto serio…

Mientras recorríamos el primer piso, se le notaba más relajado, diciéndome cosas como ¿qué tal vas? cada vez que hacíamos un descanso, pero en cuanto pisamos el segundo piso, su actitud cambió y pude notar que ahora se estaba tomando más en serio el trayecto.

Eres tan genial, papá…

«Tcht… cómo cuesta quitar esto…»

Paul se encontraba frotando con un paño su armadura en una zona en la que se había manchado con fluidos de los distintos monstruos que fueron muriendo antes, aunque se le notaba molesto por lo mucho que le estaba costando hacerlo.

«¿Por qué no pruebas a echarle el líquido que trajo Gisu?»

«¿? ¿Eso no era para quitar las telas de araña…?»

No parecía convencido, pero aun así, le echó algo del líquido transparente con el que antes se habían ido quitando las telas de araña de encima y comenzó a frotar su armadura, consiguiendo que adquiriera un blanco increíble.

Bueno… blanco no, porque la armadura no era blanca.

«V-Vaya, al final sí que lo limpió… Gracias por la sugerencia.»

«No es nada.»

Como me pensaba, es jabón líquido… Me pregunto si Sylphy y Aisha se alegrarían si llevara un poco a casa… Personalmente preferiría ser capaz de crearlo en Ranoa directamente.

Cuando Paul terminó de limpiar su armadura, se la puso de inmediato, desenfundó su espada y se acercó a donde se encontraba a Elinalise para dejarla reposar a ella.

Hice un amago de levantarme para ir a suplir a Talhand, pero Gisu se acercó a mí para hablar conmigo.

«Senpai, déjale la guardia al minero.»

«¿Y Talhand no va a descansar?»

«No te preocupes por el viejo, ha estado todo el viaje sin hacer nada. Además, quiero escuchar lo que tú opinas sobre lo que deberíamos hacer de ahora en adelante, senpai.»

«¿No sería buena idea que Paul participara en esto?»

«No hace falta, después de todo, senpai es mucho más listo que ese cabezahueca.»

Soltando ese comentario ofensivo contra Paul, sacó un libro y un mapa de su bolsa de viaje; tras lo que sacó 2 mapas que extendió delante mía.

Uno de los mapas parecía unificar todas las zonas que ya habían visitado en todos sus viajes, y el otro era de lo que habíamos recorrido en nuestro viaje actual, aunque dibujado más como un boceto comparado con el primero, que estaba más detallado.

«Pronto llegaremos a la 3ª planta, y perdimos a Roxy en… este punto. Con suerte, Roxy debería seguir en algún punto cercano a ese, si tenemos en cuenta lo que pone en el libro que trajiste.»

«Ya veo.»

Según el libro, las trampas de teletransporte aleatorias tan solo te llevan a alguna parte del mismo piso en el que te encuentres, y que por mucho que se llamen trampas aleatorias, no aparecerás de improviso frente al Boss Final si pisas una por error. Siguiendo esa lógica, Roxy debería haber aparecido en alguna parte del tercer piso.

Aunque el libro también comenta que todas las trampas aleatorias te acaban dejando directamente en una zona llena de monstruos, aunque es imposible estar seguro de si el círculo mágico que pisó era de teletransporte, de único sentido o de doble sentido. Hubiera sido demasiado peligroso que hubieran explorado el círculo sin suficiente información.

La regla en estos casos es retroceder a la entrada y esperar, y eso hicieron.

Pero eso, lo importante es que si Roxy sigue con vida, es muy probable que siga en el tercer piso.

Claro está, existe la posibilidad de que Roxy consiguiera escapar a la segunda planta, pero al ser una zona conocida por ella, y teniendo en cuenta su habilidad, debería haber sido capaz de escapar del Laberinto. Por todo esto, lo mejor es explorar el tercer piso para encontrarla.

«No conocerás ningún hechizo que sirva para encontrarla, ¿no es así?»

Hago un repaso a los hechizos que conozco y de alguna forma de aplicarlos para encontrar a Roxy, pero no se me ocurre nada.

«No, lo siento…»

«No te preocupes por eso, aunque dime, senpai, ¿en qué parte del mapa crees que estaría Roxy?»

«Ni idea… y tampoco tendría ninguna base…»

«En un Laberinto como este, no podemos seguir la técnica de seguir un muro para explorarlo entero, por eso, necesitamos probar suerte para ir explorándolo.»

«En ese caso, ¿qué te parece buscar por esta zona?»

Sin base ni una corazonada real, señalo un hueco en el mapa bastante grande cercano al punto en el que Roxy desapareció.

«Al este de dónde desapareció… Me parece correcto, busquemos por esa zona.»

No me deja muy convencido… y la verdad, siento que podríamos probar a buscar siguiendo un muro todo el trayecto, aunque seguramente el hecho de que los teletransportes puedan ser unidireccionales complique enormemente el proceso… Pero básicamente, tenemos que buscar en las zonas que aun no hayan sido exploradas.

«Si te soy sincero, senpai, sin la ayuda de Roxy, tuvimos graves problemas para avanzar incluso por el segundo piso, los Iron Crawlers son demasiado resistentes. Así que es gracias a ti, senpai, que hayamos llegado hasta aquí.»

«Puedo imaginarlo…»

Los hechizos de Talhand tienen una mala compatibilidad con los monstruos de este Laberinto y yendo en primera línea solo Paul, podían darse situaciones peligrosas en las que fuera inmovilizado debido a la gran cantidad de enemigos.

Sé que Vera iba con ellos, pero dudo que estuviera al nivel de Elinalise… esa mujer es increíble controlando mobs. Así que perder a Roxy hizo que fuera imposible para ellos continuar la búsqueda, necesitaban alguna persona que pudiera hacer ataques con hielo, y eso se consigue principalmente con magia. (NT: MOB/Grupos de monstruos, término usado en juegos de rol para referirse a grandes grupos de enemigos).

Vamos, me sorprende más que cuando Roxy se perdió en el Laberinto, consiguieran regresar a Lapan.

«Cuando llegamos a Lapan pensábamos que no tardaríamos en encontrar un sustituto, pero en esta zona apenas hay magos y de los pocos que encontramos, ninguno tenía huevos de adentrarse en el Laberinto de la Teletransportación.»

Por sus palabras, diría que Gisu intentó contratar a algún aventurero o algo.

Ahora que lo dice, cuando llegamos aquí, me pareció que estaba intentando persuadir a una persona en el gremio de aventureros, seguramente un mago. Aunque no parecía estar yéndole bien lo de convencerle.

«No me cabe duda de que te viste entre la espada y la pared, Gisu-san.»

«Je~… No te preocupes por mí, soy mayorcito. Aunque te dije que me siguieras llamando novato; cada vez que me tratas con respeto siento un escalofrío recorriéndome la espalda.»

«… Como quieras, novato… Aunque al menos, déjame que te compense tus esfuerzos presentándote a una monita adorable para que os rasquéis la espalda mutuamente.»

«Oh, eso suena bien, senpai. Y más teniendo en cuenta que no hay un buen distrito rojo en Lapan… Aunque… ¡¿Me acabas de llamar mono?!»

Me gustaría charlar tranquilamente con Gisu sobre lo que hizo desde que se separó de nosotros, pero no es momento ni lugar.

Por ese motivo, me dediqué a analizar la ruta a seguir con él mientras usábamos el mapa grande para orientarnos. Se trataba de un mapa hecho por él, fiable y muy fácil de comprender; aunque presentaba algunos huecos en el segundo piso, a diferencia del primero.

Publicidad M-M1

Si Zenith o Roxy estuvieran perdidas en alguno de esos huecos…. Espero que no sea el caso.

Los huecos en el segundo piso me desconciertan un poco, pero sigo sintiendo la prioridad de explorar el tercer piso, después de todo, es el lugar en el que es más probable que se encuentre Roxy.

«Gisu, más o menos, ¿dónde estamos ahora mismo?»

Elinalise se metió en nuestra conversación asomando su cabeza por encima de las nuestras. Y para responder a su pregunta, Gisu señaló un punto en el mapa.

«Ahora mismo estamos por aquí.»

«Entonces pronto llegaremos al siguiente piso, ¿no?»

Publicidad M-M3

«Sí, pero no te preocupes, seguirán habiendo arañas y gusanos en el siguiente piso.»

«Odio cuando la organización de los monstruos cambia conforme avanzas por un Laberinto, y este en concreto es bastante molesto en ese aspecto.»

Elinalise se apartó el pelo de una forma extraña dirigiendo su mirada al mono.

Vaya, hasta los rizos que tanto cuida empiezan a estar sueltos debido al viaje…

«Por cierto, Gisu, ¿por qué llamas a Ludeus senpai

«Jijiji…Pues de una vez que estuvimos en la cárcel de la aldea Dordia…»

«¿Una cárcel de los Dordia? ¿Te refieres a la aldea en la que vivía Ghyslaine? ¿Qué pasa con eso?»

«Cuando regresemos te lo cuento en detalle si quieres.»

Gisu sonreía y se reía de haber recordado algo gracioso, pero cortó la conversación.

Uff… han pasado años desde que me encerraron los Dordia… Todavía recuerdo la Libertad que tuve entonces, y es una lástima que hoy por hoy no pueda pasar el día de esa forma….

Aunque bueno… en la cama  que suelo ir Libre, ¿no es verdad?

Viéndome capaz de bromear y todo, pude sentir que estaba todavía bastante tranquilo aun en medio de una misión tan importante.

***

 

 

Y finalmente, llegamos a la 3ª planta del Laberinto de la Teletransportación.

Publicidad M-M3

En tiempo… creo que hemos tardado unas 10 horas, hora arriba, hora abajo… ha sido… Rápido.

Publicidad M-M1

«Pensé que tardaríamos unos días en llegar aquí…»

«Si no hubiéramos tenido el mapa, es posible… al igual que puede que tardemos eso en llegar a sitios que no hemos marcado en el mapa.»

Mi comentario en voz alta fue escuchado por Paul, que decidió responder mi duda.

Tiene sentido que se tarde más en ir sin un rumbo fijo que usando un mapa para orientarte…

En esta planta las pequeñas arañitas que pululaban por los suelos han desaparecido por completo y solo ocasionalmente encuentras esquinas en las que encontrar telas de araña. Ha desaparecido casi por completo la sensación de que hay vida en este lugar, y en su lugar puedo sentir un aire misterioso e inquietante que viene de lo más profundo de la cueva totalmente a oscuras, habiendo los círculos mágicos dejado de brillar cuando son simples trampas.

Ahora… ahora sí que empieza la verdadera lucha. Encontrar a Roxy.

Publicidad Y-AB

«…»

Pensando eso, no pude evitar olisquear el nostálgico aroma de Roxy por el lugar.

Sniff sniff

No… No es mi imaginación… ¡De verdad huelo a Roxy! ¡Siento a Roxy! No hay duda… No es solo el olor… ¡Algo me dice que de verdad es ella!

En algún lugar de este nivel, estoy convencido de que Roxy sigue entre nosotros.

5 60 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
18 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios