Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 9

Capítulo 81: El Primer Día en la Universidad – Historia Adicional

 

 

(Punto de Vista de Sylphy)

Todos los años desde que empecé a asistir a la universidad han pasado sin incidentes.

Publicidad M-AR

Bueno, cuando digo sin incidentes, me refiero a sin incidentes que pusieran en riesgo mi vida. Porque cosillas sin importancia que podrían categorizarse como tal sí que me han ocurrido, como el duelo con Rinia y Pursena, o cuando Ariel-sama paseó por las calles de la ciudad con mi apariencia y la asaltaron unos matones…

Por otro lado, las cosas nos estaban yendo como Ariel-sama quería y esta había conseguido reunir más apoyos en la Universidad de magia.

Al menos, hasta nuestro tercer año en este lugar, en el que nos llegó información sobre una persona conocida como Ludeus el Quagmire.

En ese momento, no me cupo duda de que se trataba de información sobre Ludy. Se trataba de un joven que desde una temprana edad y en un tiempo récord se había convertido en un aventurero de rango A, y cuyo nombre en apenas unos años había llegado hasta el Triunvirato Mágico.

Su especialidad según se contaba de él, era la magia de Tierra y no se conocía con exactitud el rango de sus habilidades; no obstante, era capaz de crear enormes lodazales conjurando en silencio.

Publicidad M-M3

Fue exactamente cuando escuché el detalle de los lodazales cuando supe con seguridad que se trataba de Ludy, ya que la primera vez que nos vimos, usó magia de Tierra para lanzarle barro a los jóvenes que se metían conmigo.

Como se convirtió en mago Santo de Agua uno se pensaría que solo sería bueno con agua, pero en realidad, ya fuera mezclando elementos, usos extraños con magia de aire para moverse rápidamente, o la creación de barro y agua caliente; lo cierto es que a Ludy se le daba bien aplicar la magia de forma versátil.

Cuando comprendí esto, decidí contárselo a Ariel-sama, diciéndole que Ludeus el Quagmire es la persona que me enseñó magia y que además es la persona desaparecida que llevo buscando durante todos estos años.

«Si lo que dicen de él es cierto, ten por seguro que me gustaría tener su apoyo…»

Es probable que Ariel-sama no se creyera toda la información sobre Ludy, porque ciertamente, sonaba bastante increíble todo lo que había escuchado sobre la persona conocida como Quagmire.

Ludeus Greyrat

Nacido en la aldea Bonna, en la provincia de Fedora del reino de Asura.

A los 3 años se convirtió en el discípulo de la maga Real de Agua, Roxy Migurdia; maga Santa de Agua en aquel momento.

A los 5 años alcanzó el rango de mago Santo de Agua.

A los 7 entró a trabajar como tutor particular de la hija del Lord de Fedora, Eris Boreas Greyrat. Y según cuentan, la que hasta ahora problemática y violenta hija del Lord, se convirtió en una dama recatada y distinguida gracias a sus enseñanzas.

En ese entonces fue cuando la Catástrofe Mágica sacudió la provincia de Fedora y Ludeus Greyrat desapareció…

Como lo conocía en aquel entonces, toda esta información no me pareció especialmente impactante, pero ahora que he estado viviendo en la capital del reino de Asura y estudiando en la Universidad de Magia, puedo decir con certeza que si no le hubiera conocido entonces, no me hubiera creído lo que los rumores decían sobre él y hubiera pensado que esos rumores los estarían extendiendo falsamente por algún motivo.

Pero la información que yo poseo, teniendo en cuenta que nos conocíamos entonces, es que Ludy siempre hablaba maravillas de su Shishou Roxy, aunque yo no la conociera personalmente, y que varios en la aldea Bonna confirmaron que Roxy-san estuvo en la aldea durante varios años y que le regaló un pequeño báculo a Ludy, que luego me entregó a mí.

También coincide el hecho de que sé con seguridad que cuando nos separaron teníamos 7 años, para irse a trabajar como tutor particular.

«No hay duda, es Ludy.»

Publicidad Y-M3

«Sylphy… si tú lo dices, me gustaría creerte pero…»

«El hecho de que no haya más que simples rumores, solo consigue…. hacer dudar de su veracidad.»

Tanto Luke como Ariel-sama no confiaban en los rumores, aunque gracias a mi aporte, les concedieron el beneficio de la duda, aunque solo fuera eso. Ya que hasta yo, que conozco a Ludy personalmente, no me creo completamente toda la información que nos ha llegado.

«¿Pero de verdad alguien tan extraordinario nos apoyaría en nuestros planes? ¿No es un miembro de la familia Boreas Greyrat?»

Si soy sincera, no conozco demasiado bien las luchas de poder internas en la nobleza del reino de Asura. Solo llevo 1 año siendo partícipe, pero sí puedo afirmar que he escuchado información sobre el apellido Greyrat.

En concreto, los Boreas se habían aliado con el primer Príncipe; los Eurus y Zephyrus eran aliados del segundo Príncipe; y aunque los Notus eran aliados nuestros, actualmente eran miembros de la facción del primer Príncipe.

Así que en definitiva, los Boreas son enemigos nuestros; y debido a esto, Ludy, que había sido tutor particular de la familia Boreas, podría haberse convertido también en nuestro enemigo.

Pero es bastante probable que Ludy y los Boreas hayan cortado sus lazos tiempo atrás, si no, sería imposible que Ludy estuviera viviendo como aventurero en la zona norte del continente central.

«Si se lo pido, estoy segura de que…»

Aunque yo misma sea quien haya pronunciado esas palabras, en realidad no tengo ninguna seguridad en lo que pueda pasar. Y escuchándome tan insegura, Luke se echó a reír.

«Con el tamaño de tus pechos, es impensable que un descendiente del clan Notus se incline ante ti.»

Mi reacción a sus palabras es taparme como puedo las curvas a las que hizo mención.

Luke nunca deja el tema, siempre hablando de pechos esto y pechos lo otro… diciendo cosas como Las mujeres sin enormes pechos no son mujeres o No puedo más que verte como una mujer sin encanto. Pero yo no puedo hacer nada para cambiar mi cuerpo, los pechos pequeños son un rasgo característico de los orejas puntiagudas.

Aunque Luke no solo se mete conmigo, sino que a menudo ha acabado diciéndome que como no me ve como mujer, podemos ser amigos.

Cuando dice que somos amigos solo puedo alegrarme, pero al mismo tiempo afirma que podemos serlo porque no tengo encanto… me molesta… aunque claro, si me compara con las… de Ariel-sama, tengo que darle parte de razón…

«No lo decía en ese sentido.»

«¿Entonces a qué te refieres? ¿Acaso piensas revelarle quién eres en realidad?»

«Oh, cierto…»

Se me olvidaba que ahora mismo estoy haciéndome pasar por Fitts… En ese caso, ¿qué hago para hablar con Ludy?

Fitts el Silencioso… y debido a mi trato con Ariel-sama no puedo decirle quién soy en realidad.

«¿Qué problema habría, Sylphy? Después de tanto tiempo, haz conseguido encontrar a la persona que andabas buscando.»

Ariel-sama entró inesperadamente en la conversación sonriéndome.

Si hay algo que puedo decir de ella, es que es increíblemente amable. Puede que en ocasiones sea estricta, y otras en las que haga cosas indebidas, pero esa amabilidad es imposible negársela.

Y Ariel-sama dijo algo que me sorprendió enormemente por el hecho de salir de su propia boca.

«Y puedo tomar como un caso especial el hecho de que le reveles tu identidad a ese Ludeus-san que por fin encontraste.»

«¿Cómo?»

…¿Qué le diga quién soy?

«Pero… Decírselo podría poner en peligro su plan, Ariel-sama.»

Conozco bien el cometido que debo cumplir, debo ser un misterio, un Símbolo de Poder totalmente desconocido que se encuentre junto a Ariel-sama.

En estos últimos años, he comprendido que supero con facilidad a los magos convencionales y típicos; y eso se lo debo completamente a mi entrenamiento con Ludy.

Puede que no pueda vencer a magos de nivel Real o superior, pero diría que como mínimo poseo la calificación de maga Santa. Y aunque no pueda reemplazar el apoyo de otros príncipes o de magos reconocidos como de nivel Real que Ariel-sama tanto necesita. Estoy al tanto de que sigo siendo una poderosa aliada que la princesa necesita.

«Sylphy, tu ayuda a mi causa ha sido enorme hasta este momento, qué menos que permitir que te reunas con esa persona, ¿no te parece?

«Pero…»

«Y si mi plan fracasa por esta reunión, ya lo solucionaremos en ese momento.»

Tras estas palabras, Ariel-sama juntó sus manos con un ligero aplauso, guiñándome amistosamente.

«Y si fuera necesario pedirle su apoyo a nuestra causa, considero que una amiga de su infancia tiene una mayor oportunidad de conseguirlo, ¿no crees?»

«…… Se lo agradezco, Ariel-sama.»

Le di las gracias de corazón. Porque aunque esté tramando algo, ella es así y eso es algo que no va a cambiar.

¿Pero qué me dirá Ludy cuando vea cuanto he madurado en estos años? Estoy deseando verlo.

***

 

 

Los planes para hacer que Ludy viniera a la universidad avanzaron sin ningún inconveniente.

Simplemente le hicimos llegar cierta información al subdirector Jinas, y eso fue suficiente para hacer que él mismo decidiera invitarle a unirse a la universidad. Pasados unos meses, el día que tanto había estado esperando por fin llegó.

Mientras realizaba mi entrenamiento en combate en el pabellón de prácticas mágicas, el propio subdirector llegó acompañado de alguien.

Casi me puse a gritar de la emoción ahí mismo al ver de quién se trataba.

Ludy… ¡Es Ludy, no hay duda! Ha cambiado bastante desde la última vez que le vi y parece algo desanimado, pero no hay duda de que es él.

Era imposible que yo no reconociera a Ludy o le estuviera confundiendo.

¡¿Qué hago?! ¡Pero si es todo un hombre ahora!

Aunque sigue recordándome mucho al joven niño de mis recuerdos, el Ludy que tengo delante es todo un hombre. Su forma de moverse es atenta, de movimientos decididos y su cuerpo parece bien entrenado; y todo esto puede verse a simple vista por su forma de desenvolverse.

El manto que lleva puesto está muy desgastado, prueba de lo mucho que ha estado esforzándose; y aun desde esta distancia, puedo afirmar que su báculo es de gran calidad y que lo ha usado durante mucho tiempo.

Esa forma de moverse estando tan atento de todo cuanto le rodea es exactamente igual a como lo recordaba… Oh. Dios. Mío… pero si de niña hasta pensé en casarme con una persona que ahora es tan genial…

Pensando esto, casi puedo notar como mi cuerpo empieza a agitarse, empezar a darme calor y salirme humo por las orejas.

«Lud-….¿?»

Justo cuando me iba a dejar por la emoción de volver a verle y llamarle por su nombre, me quedé completamente paralizada al ver a la persona que iba con Ludy.

Se trataba de una mujer estúpidamente preciosa que no se alejaba de él.

Ara… ¿Será la esposa de Ludy?

La mujer era miembro de la raza de orejas puntiagudas, y al verla, por algún motivo, me recordó a mi padre; quizás por sus rasgos elegantes y aura de nobleza que la rodeaba.

Alguien así iba cogida a Ludy, casi como si le obligara a ello, pero sin que a él pareciera molestarle.

… ¿Ara? …¿ara?

Presa de la confusión, no me atreví a ir corriendo a saludar a Ludy y perdí la oportunidad. Aunque poco después, me pidieron que tuviera un duelo de prueba con él para comprobar su nivel para unirse a la universidad.

La finalidad de la prueba era comprobar si Ludeus Greyrat era de verdad capaz de conjurar en silencio; y para entonces, había sido capaz de calmarme lo suficiente como para poder actuar con cierta naturalidad.

Viendo lo guapo que es ahora Ludy, estar casado con una belleza como esa no es difícil de imaginar.

O eso pensaba en aquel momento.

Porque claro, no importa si está casado o no lo está, lo que importa es que somos amigos.

No hay ningún problema, sí.

Es más, le daré la enhorabuena, aunque antes, tenemos que celebrar el hecho de que los 2 estamos sanos y salvos.

Mientras mi monólogo interior continuaba para calmarme, volví en mí cuando escuché a Ludy hablarme directamente…

«Encantado de conocerle, mi nombre es Ludeus Greyrat.»

«……………………»

Encantado… ¿de conocerle? ¿Ha dicho…? …¿Eh? Ara… ¿Ara? Dime que es una broma.

.

..

Eh, espera un segundo… ¿de verdad?…………… ¿No me reconoces?

«Si todo sale bien, este curso me convertiría en tu Kohai. En ese caso, me gustaría poder contar con tu ayuda y apoyo.»  (NT: KOHAI, Término japonés para referirse a personas con menor rango que otro dentro de una jerarquía).

«Ehh………………….¿?»

Mientras era incapaz de reaccionar por el shock, finalmente recordé que llevaba puestas las gafas de sol que tapaban casi todo mi rostro, mi pelo se había vuelto completamente blanco y que iba vestido como un chico.

Publicidad Y-M2

No solo eso, si hasta han pasado 8 años desde la última vez que nos vimos. He cambiado tanto que es normal que no me reconociera a primera vista. Pero solo pensé en mí misma, ya que como yo le había reconocido, él tenía que reconocerme a mí también.

Básicamente, me había precipitado en mi impresión. Tan solo tenía que quitarme las gafas de sol y presentarme, ya que la princesa Ariel-sama me había dado permiso para darle a Ludy mi verdadero nombre.

Aunque hacerlo aquí sería mala idea, es mejor que más tarde le pida que venga a un lugar apartado donde darle la noticia.

Pero, sin quererlo, un pensamiento cruzó mi mente.

Ludy puede que ya no se acuerde de mí.

Oírlo en mi cabeza una única vez fue suficiente para bloquearme y dejarme incapaz de quitarme las gafas de sol. Imaginándome cómo me sentiría si, cuando me quitara las gafas y me presentara, Ludy me respondiera con un Disculpa, ¿quién dices que eras?.

Solo de imaginarlo, me hizo incapaz de intentarlo por miedo a que de verdad ocurriera esa situación.

«Ah… Oh, sí, claro.»

Lo que antes me había imaginado como nuestro reencuentro se convirtió en una idea aterradora, olvidando todo lo que quería decirle, y dejándome sin saber qué decirle.

Y mientras mi cabeza no paraba de dar vueltas, la prueba comenzó.

Fue una completa derrota.

Su forma de usar la magia no era nada convencional y su estilo era muy impredecible. Utilizó una magia extraña que no había visto hasta ahora para sellar mis hechizos y me lanzó un sorprendente Cañón Pétreo que rozó mi mejilla.

Pensándolo fríamente, por su expresión y sus movimientos, me recordaron a todas nuestras horas juntos y comprendí que no había peleado en serio. Y el nivel al que Ludy había llegado en estos años no tenía nada que ver con el mío, me ganaba en todo.

«Yo… tú…¿eso?… ¿Cómo hiciste eso?»

Apenas pude decir esas palabras.

«Es un hechizo llamado Ran Ma o Distorsión Mágica. ¿No lo conocías?»

Era la primera vez que lo oía. Nunca había escuchado o leído nada al respecto; pensé que se trataría de una magia única propia de alguna raza en concreto.

Más tarde, cuando intenté estudiarlo, nadie en toda la universidad conocía ese hechizo.

Ludy es genial.

No pude sino volver a pensar eso, y el respeto que sentía por él incrementó todavía más.

Como imaginé, ha mejorado muchísimo… tanto que alguien de mi nivel no puede ni comparársele.

Mientras pensaba en esto, él inclinó su cabeza ante mí.

«Muchísimas gracias, senpai, por dejarse ganar en mi prueba de iniciación.»

«¿Eh?»

Me quedé sin palabras, al no comprender lo que quería decir.

Está claro que no pude hacer nada, y seguro que Ludy también lo sabe. Entonces, ¿a qué viene eso de que le dejé ganar?

Ludy me ofreció su mano para ponerme en pie mientras era incapaz de reaccionar ante sus palabras. Y al agarrarla, pude comprender que no era la mano de un mago, sino la de un espadachín, la mano de una persona que ha entrenado durante muchísimo tiempo, incluso más Luke. Y aun así, Ludy no es un espadachín, sino un mago.

Aún muda de la confusión, al coger su mano, mi corazón se puso a latir con fuerza.

Doki-Doki

Podía sentir el calor de Ludy mientras sujetaba su mano y este hecho me hizo sentir extrañamente feliz.

«Para darle las gracias por este gesto, me gustaría devolverle el favor en otro momento, senpai.»

Por animada y confusa que me sintiera en ese momento, estas palabras me dejaron todavía peor.

¿Darme las gracias? ¿Por qué tendrías que darme las gracias? No te entiendo… No entiendo nada de nada. Aunque al menos eso quiere decir que nos veremos más tarde…

Pensando así, pude notar como hasta la punta de mis orejas se encendía en un color rojo intenso, y le respondí asintiendo con la cabeza sin saber si me saldría la voz.

Pero cuando me marché al consejo de estudiantes, recordé todo lo que había pasado desde que volví a verle, la mujer que le acompañaba, que no me reconocía, que podía no acordarse de mí… y me puse a llorar.

***

(Punto de Vista de Ariel)

Cuando regresé a la sala del consejo de estudiantes, me encontré a Sylphy llorando.

«…… ¿Pudiste saludar a tu antiguo amigo?»

Al principio pensé que estaba preocupada por la mujer que Ludeus trajo consigo; la que por cierto, es una aventurera de rango S con la que está en el mismo grupo de aventureros.

Por su actitud y este hecho, supuse que tendría una estrecha relación con ese Ludeus del que tanto he oído hablar.

Pero lo importante ahora, es que el corazón de Sylphy se encuentra en tumulto, aunque para mi sorpresa, parece que el motivo es otro.

«Ludy… seguro que ya ni se acuerda de alguien como yo…»

«Sylphy……»

La situación me dejó muy confundida, ya que era la primera vez que había visto a Sylphy de esta forma.

Esta chica siempre ha poseído una actitud de hierro, dedicada, constante y que se cierra en banda cuando decide algo; nunca me habría esperado verla en este estado, llorando apoyada sobre mi regazo.

Hablamos de una chica que ni siquiera lloró el día que descubrió que sus 2 padres habían perecido con la catástrofe de la teletransportación, llorando desconsolada porque piensa que un chico andrajoso no se va a acordar de ella.

Viéndola en este estado, me entran unas tremendas ganas de aprovecharme de su estado y hacerla sufrir…….. No… No debo, me he prohibido hacerle algo así a Sylphyette por mucho que me muera de ganas de hacerlo. Quiero ser una amiga para ella.

Pero volviendo al chico… Ludeus Greyrat. Debería tener la edad de Sylphy, ¿pero no parece mucho más maduro? Si soy sincera, se aleja muchísimo de la imagen que tenía en mi mente tras basarme en la descripción de Sylphy, y cuando le vi en persona, mi primera impresión de él fue que era un andrajoso.

Pensé que podría cambiar ese manto casi deshecho que llevaba puesto por cualquier otro, hasta uno de segunda mano y causar mejor impresión. Pero su forma de vestir me hizo pensar que era una actitud humilde hasta el punto de no ser natural y hasta parecerme sospechoso, junto con una expresión sin apenas confianza en sí mismo.

Pero en definitiva, no pude ver en él ningún encanto ni virilidad. No creo que llegara a sentir ningún tipo de atracción por él aunque decidiera acercárseme, ni que siquiera me pusiera a flirtear con él ni para intentar hacer que se uniera a nuestra causa.

En ese ámbito, Luke es claramente superior; y hablamos de un hombre patoso e infiel como Luke teniendo más sex-appeal que un desconocido con ese increible historial como es el que recibimos de Ludeus Greyrat.

Pero jamás tocaré a Luke, ni él a mí, ya que nuestra relación es de Amo y sirviente y eso no va a cambiar.

Pero volviendo nuevamente a ese chico, el inatractivo Ludeus Greyrat que se atrevió a hacer que  Sylphyette llorara… Le necesitemos o no, eso es algo que no puedo perdonar…

«¿De verdad te ha olvidado, Sylphy? ¿Acaso le enseñaste tu cara y le dijiste quién eras?»

Mientras yo consolaba a Sylphy y me perdía en mis pensamientos, Luke hizo este comentario. Por su expresión, diría que él opina igual que yo de ese hombre.

«No….Pero… ¿pero qué pasaría si lo hago y no me recuerda? ¡¿Cómo reaccionaría a eso?!»

«Si ocurriera, tendrías que aceptarlo.»

«No me vengas con que tendría que aceptarlo…»

La voz de Sylphy sonó patética al decir estas palabras, y Luke solo pudo responder con un Yare-Yare’.  (NT: YARE-YARE, Expresión japonesa que se traduciría como vaya vaya).

A mis ojos, por mucho que Luke diga que es un espadachín de primera, en realidad su habilidad real es un tanto mediocre. Pero hay 2 cosas en las que no puedo negar su habilidad, una es su trabajo como guardaespaldas y mano derecha y otra son las mujeres.

El problema es que no le presta atención a nada más y acaba siendo un cabeza hueca.

Su frase preferida en lo referente a las mujeres es que hay que hacer todo lo que esté en tu mano para conseguirlas; digamos que es la hombría característica de la casa Greyrat.

Y aun dentro de este ámbito, posee una habilidad por la que destaca por encima de los demás y esa es su capacidad para analizar y comprender las emociones y corazones de las mujeres.

Por lo visto, es un ojo observador que sirve para diferenciar la valía de las mujeres extendida por todos los varones de la casa Greyrat, que utiliza la información no verbal para comprender lo que piensan.

No pregunté mucho porque de los Greyrat me lo creo, la verdad….

Y este casanova siente un enorme respeto por Sylphy, concretamente no como mujer, sino como compañera de armas y aliada. Y hablamos del primogénito de la casa Notus Greyrat, un hombre que piensa que le puede hacer cuanto le plazca a toda mujer que pase por delante…

Un hombre así tiene ese respeto por esta mujer, ya que Sylphy es realmente imponente y aplicada; algo por lo que yo puedo dar fe tras verla salvarnos de nuestros perseguidores y asesinos que intentaron tomar mi vida y que fue capaz de protegerme. Su dedicación es innegable.

Poco antes de este evento Luke vino a mí a comentarme su opinión sobre Ludeus, diciéndome que no podíamos confiar en él. Se basaba en los rumores que nos habían llegado.

Decía que para un hombre como el que Sylphy nos ha descrito y del que hay tantos rumores, no había ningún solo aspecto negativo sobre él mencionado. Hasta, según esos rumores, por poderoso que fuera, jamás se había enfadado ni peleado con nadie.

Cuando me lo dijo, no pude negar pensar que se asemejaba a los personajes de los cuentos y leyendas.

Pero siguiendo las palabras de Luke, una persona sobre la que tan solo circulan rumores positivos es peor que una persona sobre la que también se comenta algún rumor oscuro; agregando que es posible que el propio Ludeus estuviera manipulando la información.

Sobre esto, a modo de ejemplo decir que unos rumores que nos llegaron hace apenas dicen que Ludeus el Quagmire exterminó en solitario a un Dragón Errante.

Es imposible que haya exterminado a un Dragón Errante él solo… o eso quiero pensar.

Las palabras de Luke fueron.

«Serán simples rumores exagerados y lo más probable es que lo hiciera junto a un grupo reducido; es posible que se haya llevado todo el mérito».

«Pero, claramente, no se puede negar que Ludeus el Quagmire es como mínimo un buen combatiente, después de todo, pudo vencer a Sylphy; aunque seguramente usara algún objeto mágico extraño para conseguirlo».

«No hay duda de que está muy por encima del típico mago. O, quizás… sea capaz de acabar con Dragones Errantes en solitario…»

«Pero lo mire como lo mire, el rumor del Dragón Errante es extraño, ya que el hecho de que se haya extendido incluso hasta el Triunvirato Mágico en solo 2 años es imposible a menos que se esparza de forma intencionada. Y si es alguien que está manipulando la información para extender solo los rumores positivos sobre él, solo demuestran lo manipulador y astuto que es.»

O eso fue lo que Luke me dijo. Pero en realidad, no sabemos si un hombre así nos traicionaría o no, por lo que no podemos permitirnos confiar en él…

Pero volviendo a la situación actual.

«Ariel-sama, recomiendo que nos pensemos seriamente si incluirle o no en nuestra facción.»

«Bueno… yo también lo creo. Aunque no cabe duda de que al menos es poderoso…»

Sylphy no fue capaz de comprender que defendíamos nuestros intereses.

«¿Qué?»

Por lo que le defendió.

«Que no me recuerde es una cosa, y que su habilidad y fuerza nos sean de ayuda es otra. Ludeus, se ha convertido en alguien increíble en estos años, por no hablar de esa extraña magia llamada Ran Ma… imagino que se tratará de alguna magia específica de alguna raza demoníaca que habrá aprendido, con ella puedes convertir a todo mago en un ser insignificante. Como aliado su valor es incalculable.»

Puede ser, pero lo siento Sylphy… ya de por sí me pareció un hombre andrajoso y hasta manipulador, y las dudas de Luke poseen demasiada base para no escucharlas. Es posible que reunirte con él tras tanto tiempo haya afectado un poco a tu juicio y no podemos permitir que eso pase.

Pero lo que no puedo permitir es que el apoyo emocional de mi amiga Sylphy, que definitivamente es ese Ludeus del que tanto tiempo llevamos oyendo hablar, se haya olvidado de ella.

¿Cómo va a olvidarse de alguien como Sylphy, que lleva tanto tiempo esperando ansiosa reunirse con él? Hasta yo me había emocionado de imaginarlo, que tras la separación tan larga causada por la Catástrofe del Teletransporte los 2 se reunieran felizmente. Y va… y va… y sí, Sylphy ahora mismo está vestido como un hombre, pero hablamos de una persona de la raza de orejas puntiagudas (Elfos) con el pelo blanco; ¡esas características son inconfundibles e inolvidables! ¡Por no hablar ya de la actitud tan humilde que tomó después de vencerla en combate! ¡¿Acaso intenta decir que Sylphy es una maga del montón o algo?!

Estos pensamientos no dejaron de rondar mi cabeza, llevándome a un enfado controlado que me impedía aceptar en nuestros planes a Ludeus Greyrat.

Mientras tanto, podía ver a Sylphy, que tras perder de forma tan patética, estaba completamente feliz… Llevándome a sentir unos celos enormes.

«Puede ser el caso, pero me indigna que no te recuerde y eso es algo que no le puedo perdonar a ese hombre.»

«Pienso igual. Aun dejando el hecho de que se haya olvidado de ti, Sylphy, por mucho que sea poderoso no me gustaría tener como aliado a alguien que podría traicionarme en cualquier momento.»

Luke apoyó mis palabras, a lo que Sylphy respondió.

«…¿Por qué…? ¿Os habéis puesto de acuerdo para meteros con Ludy?»

Sylphy no parece conforme con nuestra decisión, pero finalmente, la idea de atraer a nuestro bando a Ludeus se ha detenido de forma temporal, prefiriendo que sería mejor esperar a ver como evolucionan los acontecimientos durante un tiempo.

Acordamos que un contacto excesivo con él es inviable y por lo tanto fue prohibido; aunque permitiríamos que Sylphy interactuara con él de forma personal como el Fitts el Silencioso.

Por mucho que sea sospechoso, sigue siendo un amigo de Sylphy… además que aun con todo lo ocurrido, Sylphy está contenta de verle. Por otro lado, es probable que nuestra primera impresión haya sido errónea y que en realidad es tan buen tipo como dicen los rumores… así que mejor no derrumbar esa posible conexión.

«Claro está, Sylphy, si creyeras oportuno revelarle quién eres, no tengo inconveniente.»

Estamos arriesgando parte de nuestro plan al hacerle conocedor de esa información, pero si con eso nos aseguramos de que los rumores son ciertos o no, lo veré casi como un mal necesario.

***

 

(Punto de Vista de Sylphy)

Un mes más tarde a todos estos acontecimientos, pude ver a Ludy asistiendo a la ceremonia de ingreso en la universidad.

Comparado con su apariencia el día del examen de ingreso, el uniforme que lleva puesto le convierte casi en un príncipe reluciente. Nuestros ojos se cruzaron durante un momento y me puse nerviosa.

A parte a este evento, descubrí que sería un Estudiante Privilegiado, y eso que pensaba que apenas tendría tiempo de poder contactar con él, y más con lo que acordamos de controlar nuestras interacciones con él.

En esa reunión me dio la impresión de que Ludy no le gustó demasiado a mis 2 compañeros, aunque no comprendo el motivo… quizás reencontrarme con él me haya nublado el juicio para verlo como ellos. Pero al menos me permitieron tratar con él de manera individual.

Osea… el contacto excesivo está vetado… ¿pero podemos ser amigos? ¿Cuánto contacto con Ludy se me está permitido entonces? Aunque es probable que permitirme esa amistad sea seguramente debido a la amabilidad de Ariel-sama, y si soy sincera… solo con eso, me es suficiente. Aunque… ¿seré capaz de hablar con él?

Y mientras andaba perdida en mis pensamientos, acompañaba a Ariel-sama a las clases como hasta ahora, ya que era de vital importancia mantener el carisma e influencia que posee en esta universidad, y para ello, necesita mantener sus calificaciones a buen nivel.

La magia combinada que le estaban enseñando en clase no se parecía en nada a la forma que Ludy me enseñó a mí.

Por lo que me contó, me enseñó de la forma que le enseñó a él Roxy-san, que supuestamente estudió aquí; pero parece que el método que siguen en la universidad es mucho más confuso.

Debido a que ya poseo unas buenas bases gracias a Ludy, seguir el ritmo de las clases no me cuesta, pero Luke y Ariel-sama están teniendo problemas para comprender e imitar al profesor. Por eso, y para ayudar tanto como me sea posible a la causa de Ariel-sama, les estoy dando lecciones de magia a los 2 y ayudando con otras asignaturas; aunque cuando se lo explico usando el método del Ludy, no parecen comprender lo que digo.

«Fitts, ¿podrías traernos los materiales para la siguiente clase?»

Siguiendo las instrucciones de Ariel-sama, me dirigí a la biblioteca que se encontraba en otro edificio externo.

Las clases están a punto de empezar, tengo que darme prisa.

Debido a que llevo aquí 3 años, sé dónde buscar los libros y materiales que necesitan dentro de la biblioteca, y tras buscarlos por fin los encontré y recogí.

Con suerte, llegaré a tiempo a clase…

«¡AH!«

Al ver a una persona que se encontraba observando libros en una estantería, no pude evitar que se me escapara un pequeño gritito, ya que se trataba de Ludy.

Esto me sorprendió muchísimo, porque aunque pensé que nos volveríamos a ver, no esperaba encontrármelo aquí.

«…………»

Hmmm…. ¿qué le digo?

Mientras estaba presa del pánico, Ludy se dio cuenta de mi presencia, y lo siguiente que hizo fue inclinarse mucho ante mí a modo de disculpa.

«Siento lo del otro día, senpai. Es posible que mis acciones desconsideradas le hayan causado perjuicios a su posición en la universdad. Siento muchísimo lo que hice, y aunque estuve pensando en comprarle un pastel con el que ofrecerle mis disculpas y presentarme propiamente dicho, he estado muy ocupado con los trámites para mi ingresos en la universidad y me ha sido imposible.»

«¡¿Uea?!… N-No importa, no hace falta que agaches la cabeza».

Por lo que ha dicho, Ludy se cree que me ha ofendido de alguna forma.

Así que a eso se refería con lo de dejarle ganar que me dijo tras la prueba. Aunque… ahora que lo dice… es probable que tenga razón y haya destrozado mi reputación de imbatible…

Vale sí… es normal que corran ciertos rumores negativos al respecto. Así que por eso Ariel-sama y Luke estaban tan de mal humor… Pero si yo tenía claro que no podría vencerle, aunque bueno, jamás pensé que sería una derrota tan clara, y es más que probable que el hecho de que perdiera pudiera afectar a nuestros planes, aunque eso ahora no importa.

«Ludy-eus-kun, ¿por qué motivo estás en la biblioteca?»

«Estoy investigando un poco.»

«¿El qué? si no es mucho preguntar.»

«La Catástrofe Mágica.»

Al escuchar esas palabras, no pude evitar pensar que es posible que Ludy estuviera investigando el incidente al igual que hice yo.

«¿Esa catástrofe? ¿Por qué motivo?»

«Porque yo también residía en la provincia de Fedora cuando ocurrió, debido al incidente, acabé en el continente demoníaco.»

«¡¿El continente demoníaco?!«

Publicidad M-M5

Esa información me dejó aún más sorprendida, ya que todo lo que había escuchado del continente demoníaco es que es una tierra peligrosa habitada únicamente por monstruos de rango C o superior.

A menudo, guerreros y espadachines viajan hasta allí para continuar su entrenamiento, y la mayoría de ellos nunca regresa. Por eso pensé que los que acabaran teletransportados a ese lugar casi seguramente estarían muertos.

Y Ludy fue capaz de volver de ese sitio….

«Vaya, tardé 3 años regresar, pero conseguí volver a Fedora, y aunque durante ese tiempo conseguí encontrar a gran parte de mi familia, todavía hay una persona que no ha aparecido. Por este motivo, existe una posibilidad de que si analizo el incidente en detalle consiga una nueva pista, ¿no crees?»

«Quieres decir… ¿que te uniste a esta universidad para encontrar a esa persona?»

«Así es.»

Escucharle decir eso, me hizo confirmar una vez más su grandeza.

«Ya veo, no puedo negar que eres sorprendente.»

Aunque le haya necesitado 3 duros años para conseguir regresar del continente demoníaco, en lugar de relajarse, decidió ponerse a buscar a esa persona que falta. Y aunque sea realmente increíble en magia, decidió unirse a la universidad para investigar la catástrofe.

Nadie más en el mundo haría algo así… si eso mismo me hubiera pasado a mí, al regresar, me habría ido al campo de refugiados una temporada para recomponerme.

«¿Y qué es lo que usted está haciendo aquí, senpai?»

Escucharle decir eso, me hizo volver en mí.

Mierda, tengo que llevarle estos libros a Ariel-sama, y la clase está a punto de empezar…

Quiero hablar más rato con Ludy, pero no puedo permitirme dejar a Ariel-sama sola.

«¡Aaahh! ¡Casi lo olvido! Tengo que llevar estos libros a una clase… no puedo pararme más rato. ¡Ludeus-kun, nos vemos en otro momento!»

«Ah, claro, ¡hasta luego!»

Conforme me disponía a salir, recordé lo grande que es la biblioteca y la enorme cantidad de libros que posee, para los pocos que hay referentes a la catástrofe del teletransporte.

Hasta para Ludy, debe tardar demasiado en encontrar lo que tienen aquí sobre el incidente…

«Oh, ahora que lo dices… sobre la teletransportación… hay un libro escrito por Animas llamado Memorias de la investigación sobre el Laberinto de la Teletransportación, es una buena historia que te recomiendo que leas. Está en narrativa, pero el texto está presentado de una forma fácil de comprender, por lo que creo que te irá bien comenzar por ahí.»

Decidí recomendarle ese libro ya que a mí me ayudó a comprender la catástrofe, aunque fueran los detalles básicos, porque está escrito casi como si quisieran enseñarle aun niño como funciona el teletransporte. Por mucho que estuviera incompleto.

Igualmente, sintiéndome que había ayudado a Ludy, salí más contenta de la biblioteca.

***

 

 

Esa misma noche, era el día de la colada, en concreto, la de Ariel-sama.

Esto se debe a que el levado de las prendas de Ariel-sama es uno de mis cometidos, y lo digo con tanta ceremonia porque hay un motivo a que no se le deje a la propia universidad hacerse cargo.

Toda la ropa de Ariel-sama está hecha de las más caras y preciadas telas, por no hablar de que la ropa interior de la realeza del reino de Asura posee un alto valor añadido por ser de quién es. En resumen, se vende como si fuera oro entre ciertas personas.

De hecho, en nuestro primer año en este centro, algunas de las prendas que fueron llevadas para ser lavadas por los responsables del campus fue robada y vendida. 4 de las 5 braguitas que Ariel-sama poseía fueron robadas, de las cuales, 3 vendidas.

No me extrañaría que esa última que nunca apareció se la quedara el ladrón para su uso personal…

La facción femenina de estudiantes, viéndose envuelta en tales incidentes y sintiéndose víctimas potenciales, solo pudieron responder con asombro y temor.

Como Ariel-sama nació y creció en el palacio del reino de asura y yo estuve viviendo allí durante un tiempo, no nos pareció tan sorprendente; principalmente porque entre los nobles hay una enorme cantidad de extrovertidos y fetichistas. Aunque claro, lo que es incómodo, no deja de serlo por acostumbrada que estés.

Por este motivo y desde entonces, el lavado de la ropa de Ariel-sama es uno más de mis cometidos.

Al principio fue ligeramente extraño lavar la ropa interior de otra persona; al final, como la lavaba al mismo tiempo que mi ropa interior me acabé acostumbrando.

Publicidad M-M2

Y debo destacar que, para esconder que soy mujer, mi ropa interior es similar a la de Ariel-sama solo que de distinto color; para poder hacer la colada de las 2 al mismo tiempo. Y para ocultar esta tarea del público, por lo general lo hago de noche para no llamar la atención.

Hoy me encontraba colgando cada una de las prendas de un hilo para ponerlas a secar hasta que…

«¿Ara …?»

De improviso y desde el balcón en el que me encontraba, no pude sino sorprenderme, ya que vi a un chico paseando por el dormitorio femenino pasada la hora de visitas, y según las reglas del dormitorio, ningún chico puede pasear por aquí pasada esa hora.

Hace mucho que se solucionó el tema del ladrón de ropa interior, y todavía falta bastante hasta que empiece la temporada de celo de los feral…… ¿por qué andará un chico por esta zona….? Aunque fuera un atajo para llegar antes a alguna parte, a esta hora las chicas no tardarán en rodearle… ¿debería avisar a las chicas que están de guardia?

La ley no escrita en el dormitorio femenino dicta que grupos de chicas patrullan el dormitorio pasada la hora límite, y que cualquiera que vea un intruso, debe ir a avisar a las guardas de ese día.

Publicidad M-M2

Aunque mejor que no sea yo…. no puedo dejar que escuchen tanto mi voz, o me descubrirán……¿? ¿Ara? ¿Pero no es ese…?

Al fijarme mejor, pude comprender que el intruso no era otro que Ludy.

P-¿por qué está aquí?

Ante la sorpresa, sin querer, las braguitas recién lavadas que tenía en mis manos se escurrieron de mis manos y acabaron cayendo sobre la cabeza de Ludy.

En cuanto notó que se aproximaba algo, no tardo en reaccionar a una velocidad increíble para capturarlas al vuelo.

Wo…¡¡Qué rápido…!!

Sus reflejos seguramente se deban al peligroso viaje que ha realizado en los últimos años; además, su velocidad al alargar su mano y sujetar la prenda han sido increíbles, no me cabe duda de que debe tener el cuerpo muy entrenado tras los enfrentamientos en el continente demoníaco.

Pasado un segundo, Ludy pareció darse cuenta de que lo que tenía en sus manos eran unas bragas, y alzó la vista hasta encontrarme, y por su expresión, comprendió que eran unas bragas que se me habían caído a mí. Sus gestos en estas acciones no tuvieron nada que ver con ese movimiento de su mano de antes, sino que tenían un toque más despreocupado.

….¡¡Claro!! ¡Si hoy es su primer día en la universidad, no se conoce las normas de los dormitorios! Y como encima es un Estudiante Privilegiado, no tiene un compañero de cuarto que le avisara.

Uno de los méritos de ser Estudiante Privilegiado es que el número de normas a seguir es muy inferior al del resto de estudiantes, como por ejemplo, el toque de queda

Tengo que avisarle que si se queda ahí parado con unas bragas en la mano, no hay duda de que le tomarán por un ladrón de ropa interior.

Publicidad Y-M1

«¡Kyaaaaaa!»

Pero mi preocupación no tardó en convertirse en realidad, cuando una estudiante se puso a gritar y la patrulla de hoy que se encontraba en la primera planta salió del edificio. En unos instantes, tenían rodeado a Ludy.

… Aunque… hablamos de Ludy, seguro que es capaz de resolverlo de alguna forma, ¿no?

Con ese pensamiento optimista, decidí esperar a observar como llevaba la situación, curiosa por saber como solucionaría Ludy el problema.

¿Hará como con los abusones de la aldea Bonna y les dará su merecido con barro? ¿O las calmará con palabras y argumentos? Quizás las amenace con magia o use esa magia para escapar…

.

..

Pero Ludy no hizo nada.

Llegó hasta el punto en que Goriade-san le había agarrado la mano y se le veía algo preocupado. Me recordó bastante a cómo me sentía en la aldea Bonna cuando los abusones del pueblo se metían conmigo; y recordar esto me hizo volver en mí.

¿A qué diablos estoy esperando?

Bajé las escaleras a saltos hasta que llegué al corrillo de gente que tenía rodeado a Ludy.

«Ehh~~, pero mira qué tenemos aquí, si el de hoy es todo un atrevido capaz de pasearse con ropa interior robada a estas horas… ¿Qué pasa?…. ¿Te comió la lengua el gato? ¿Acaso piensas que puedes vencernos a todas nosotras?»

Es probable que por la poca visibilidad nadie se hubiera dado cuenta, pero Ludy había bloqueado sus pies usando magia de Tierra; aunque en realidad, no comprendo el motivo, solo que puedo notar como sus piernas tiemblan…

Y en ese momento, lo comprendí… o al menos, tras recordar los hechos pasados.

Por ejemplo, cuando Ludy consiguió hacer huir a Somar y su grupo, sus piernas estaban temblando; cuando se enteró de que era una chica, su actitud cambió bastante, hasta el punto de que casi se pone a llorar cuando me dijo que últimamente había sido frío con él.

En todos esos momentos, es más que probable que estuviera asustado… y en ese último, le daba miedo hasta que le odiara… como un niño cualquiera…¡Ah!…

Y en ese momento, sí lo comprendí.

Hasta ahora he estado viendo a Ludy como a alguien especial, casi como si fuera un adulto…. pero en realidad, Ludy tiene la misma edad que yo.

Sylphy, ¿no te molesta que Ludeus siempre tenga que protegerte?

Y las palabras de mi padre que justo recordé en este momento fueron el detonante que necesitaba.

Había olvidado que me prometí a mí misma que no esperaría siempre a que Ludy viniera a rescatarme… así que le ayudaré cuanto pueda, lo juro. Prometo que pase lo que pase, estaré ahí para él. ¿Acaso ese no fue el motivo por el que me estuve entrenando tan duro? Y por si fuera poco, ¿acaso este incidente no ha sido culpa mía?

«Un segundo, ha habido un malentendido, esperad.»

Me acabo colocando entre ellos y defendí que Ludy llegó aquí por error.

Para que os hagáis a la idea de lo callada que he sido, creo que es la primera vez desde que entré en la universidad que he hablado con alguien a parte de Ariel-sama o Luke.

Pero la estudiante de la patrulla que había agarrado a Ludy del brazo se encabezonó e intentar castigar a Ludy de alguna forma; por mucho que ya le había dicho que todo esto era un error.

«Juhm… Bueno, Si Fitts el Silencioso lo dice, es probable que sea cierto; pero también es cierto que este chico ha incumplido las normas del dormitorio. Así que voy a usarle de ejemplo para todos y asegurarme que le aplican un castigo consecuente…»

Usarle de ejemplo.

En el momento en que escuché esas palabras, algo en mí se desató.

¿Qué alguien que no ha hecho nada malo va a ser castigado solo para ponerle de ejemplo y avisar al resto? No pienso permitir algo así..

Antes de darme cuenta, ya tenía la varita en mi mano y estaba a punto de usar la magia.

«Te he dicho que el chico no ha tenido la culpa. ¿No me has oído? Suéltale…»

«F-¿Fitts-sama…..?»

«¿O acaso queréis que os mande a todas a la enfermería?»

Esta amenaza es algo que me enseñó Luke cuando todavía nos encontrábamos en el reino de Asura.

A menudo, soltarte un farol amenazante es un buen modo de detener peleas y discusiones.

Debido a sus palabras, he entrenado esta técnica tanto como me fue posible, tanto en el trayecto desde Asura hasta Ranoa, con varios delincuentes y matones, y aunque Luke siempre se ríe de mí por lo infantil que me sale, parece que en esta ocasión ha surtido efecto.

«Tcht… De acuerdo…»

Finalmente, Goriade suelta a Ludy y sin decir nada más se marchó, tras lo que su grupo al completo acabó abandonando el lugar.

Viendo que el asunto se había zanjado, respiré más tranquila.

«Ufff… y todo porque Goriade-san nunca escucha lo que le dicen…»

Recuerdo varios momentos en los que han surgido pequeños roces con ella. Pero en realidad, no es una mala chica, sino que al ser de la raza feral, valora muchísimo la custodia de su territorio, aunque debería ser más flexible.

Aunque antes de echarle la culpa a otra persona, debería ser yo quien se disculpara, porque todo esto ha sido culpa mía.

«Lo siento mucho, todo esto ocurrió debido a que se me cayó esa prenda.»

Si no se me hubiera escapado de las manos, no habría acabado siendo una situación tan delicada; si Ludy no hubiera estado paseando con ropa interior de mujer encima, es probable que Goriade no hubiera sido tan brusca.

O eso creo…

«No, Fitts-senpai, no tiene de qué disculparse, y menos tras solucionar el problema.»

En su respuesta pude sentir que algo no encajaba, como si a Ludy le costara hablar cómodamente conmigo. Fijándome un poco más, puedo ver de cerca lo mucho que había cambiado tras todos estos años.

Y en ese momento comprendí el motivo de esa sensación.

….Eh… Es probable que Ludy haya estado siendo cuidadoso conmigo todo este tiempo. Cuando le vi al principio me pareció raro y encima luego hasta se inclinó muchísimo para disculparse conmigo… Pero claro, tiene sentido… en la universidad soy Fitts el Silencioso, y esa persona reconocida y callada hablaba tanto con él, no me extraña que hubiera estado a la defensiva.

Entendiendo el motivo, aproveché para quedarme más tranquila. Durante nuestra conversación, conseguí que esa actitud de Ludy hacia mí desapareciera, y aunque cometí un gran error con las braguitas, gracias a ellas he conseguido acercarme a Ludy.

Aproveché para explicarle las normas del dormitorio sobre que no podemos ir a otros dormitorios una vez que pasa la hora acordada. Como imaginaba, Ludy no lo sabía, y se tranquilizó al comprender el motivo de este evento.

«Senpai, le agradezco mucho su ayuda.»

Ludy me dio las gracias inclinándose otra vez hacia mí, y no puedo negar que me sentí rara.

Hoy hemos tenido una situación a la inversa a cuando los abusones se metieron conmigo. En aquel entonces… ¿Cómo se lo agradecí? No lo recuerdo.

Pero mientras recordaba esa escena, me salió una sonrisa en la cara.

«Vaya… que tú, Ludeus, me des las gracias se me hace raro.»

«¿Eh? ¿Por qué motivo?»

Claramente fue por como nos conocimos… Pero para decirte esto, tendría que decirte quien soy, y todavía no me siento capaz.

Recordando mis dudas, mi ansiedad fue en aumento imaginándome como me sentiría si en una situación como esta me dijera Lo siento… no te recuerdo….

Si soy sincera, aunque no sepa quien soy, me parece que la situación actual no es tan mala. Ahora que nos hemos reencontrado y que se ha alistado en la universidad, puedo ayudarle con cosillas como la de hoy. Puedo desentenderme del pasado y mantener esta situación durante más tiempo mientras nos llevemos bien.

Por todo esto, a su pregunta acabé respondiéndola con un:

«Es un secreto.»

Ludy se quedó extrañado conforme di media vuelta hacia el dormitorio.

Y por supuesto, cogí la ropa interior que se me había caído.

Como Ludy las cogió antes de que cayeran al suelo, no se ha ensuciado… pero mejor las vuelvo a lavar… no es que opine que Ludy sea sucio ni nada parecido, pero dudo que hacer que Ariel-sama se ponga unas braguitas que ha tocado un chico después de lavadas sea buena idea…

«Sí… lo mejor es que las vuelva a lavar…»

Pero cuando llegué a una zona iluminada me quedé petrificada.

Eran…. de las mías……… Ludy…. ha tocado mis bragas….

Los eventos posteriores no los mencionaré pero lo dejaremos en que la vergüenza que sentí por el evento hizo que me costara dormir esa noche.

***

 

 

1 mes más tarde, acordé con Ariel-sama y Luke poder quedar con Ludy para ayudarle en su investigación de la Catástrofe Mágica y aprovechar esos días para que la princesa Ariel-sama hiciera sus escapadas disfrazada como Fitts el Silencioso.

Aunque ha pasado 1 mes desde que volví a verle, sigo incapaz de decirle quien soy.

¿Qué hago si no quiere mi ayuda o si no le sirvo de nada? No sé como recibiría ese golpe…

Publicidad M-AB

Aunque ajeno a mis dudas, Ludy me dio una calida bienvenida y agradeció que le ayudara en la investigación; y gracias a esto, empezó a no estar tan a la defensiva a mi lado.

Aunque hubiera podido ocasionarle problemas a Ludy, al final me alegro de que se me cayeran las bragas… por mucha vergüenza que acabara sintiendo después.

Pensándolo seriamente, este fue un pequeño paso con el que acercarme a él; pero un gran paso para mí.

Tras ese evento, y sin ser capaz de aprovechar la gran cantidad de oportunidades que tuve para decirle quien era, no pude dar ningún paso más en nuestra relación.

Y con todo esto, acabó pasando un año entero.

4.6 39 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
12 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios