Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 6

Capítulo 58: Convirtiéndose en Adultos

 

 

Actualmente nos encontramos dirigiéndonos hacia el oeste desde el reino de Shirone de camino hacia el reino de Asura. El terreno bastante allanado y con tan buen clima que siento que estoy a punto de quedarme dormido.

Ambos lados del camino muestran praderas hasta donde alcanza la vista y a los lejos, al frente, se puede percibir levemente la cordillera del Dragón Rojo, donde se puede ver 3 pequeñas sombras rondándolas desde el cielo sobre las montañas. Pero en definitiva, es un lugar bastante pacífico.

Publicidad M-AR

De vez en cuando aparecen ladrones que no saben comprender la situación pidiéndonos que les demos todo lo que llevemos tengamos en nuestras manos y nos dejarán marchar, si no dicen eso, dicen cosas similares, pero tal y como lo pidieron, Eris se lanza por ellos y les da unos cuantos puñetazos hasta que huyen con el rabo entre las piernas.

Al principio Ruijerd parecía que se iba a lanzar contra ellos a destrozarles y eso, pero tras escucharles un poco por encima a los que capturamos, la mayoría de ellos simplemente eran incapaces de conseguir comida y de ahí su actitud, por lo que simplemente les dejamos marchar. Al menos la primera vez.

Aunque nos encontramos en el continente central, parece que el camino por esta zona tiene un ligero problema con el orden público… me gustaría que aprendieran del continente demoníaco, allí nunca aparecían ladrones, aunque en su lugar, aparecían 10 veces la cantidad de monstruos si lo comparamos con el número de encuentros con ladrones. Me pregunto si afectará el hecho de que haya paz por el lugar para que hagan lo que les venga en gana.

Escuchando rumores, nos enteramos de que un poco más al norte, una gran cantidad de países están en medio de trifulcas entre ellos y que la guerra hizo que aumentaran el número de ladrones.

Y aún así, este lugar es increíblemente tranquilo.

Publicidad M-M4

***

 

 

La cordillera del Dragón Rojo es una cordillera extremadamente larga que cubre gran parte del continente central. Estas montañas atraviesan por mitad el continente dividiéndolo en 3 secciones y, como su nombre indica, está habitada por Dragones Rojos.

Estos Dragones son los monstruos aclamados como los más poderosos en este continente, y en ocasiones se les ve como un desastre natural. Cada uno de ellos en solitario posee el rango S como categoría de monstruo y aún así organizan manadas con cientos de ellos.

Su mayor habilidad a mencionar es su capacidad para detectar y observar desde el aire, ya que nunca dejan pasar por alto ningún organismo vivo que entra en su territorio. Jamás.

Por dejar, no dejan ni que atraviese la cordillera ni algo del tamaño de un perro, y no importa lo fuerte que sea el monstruo o animal que entre en sus dominios, acabará siendo devorado por una horda de Dragones que no dejarán ni los huesos.

Se desconoce como controlan quienes entran en su territorio, lo que sí se sabe, y es considerado sentido común, es que si entras, mueres.

En este mundo, existen distintas variedades de Dragones, y casi todos ellos poseen al menos el rango A de manera individual. Pues entre ellos, los Dragones considerados como los más peligrosos son los rojos.

Individualmente, hasta el más débil de ellos sigue siendo de rango S, su territorio es simplemente enorme y además se mueven en bandadas.

El nombre de esta cordillera se instauró desde el momento en que los Dragones Rojos se asentaron en ella; y se entiende como una zona montañosa imposible de atravesar.

Y a esto es a lo que se conoce como cordillera del Dragón Rojo.

Pero aunque se les considera seres tan peligrosos, es de saber popular el hecho de que los Dragones Rojos poseen una única debilidad; y es que aunque su habilidad ofensiva sea elevada, su agilidad para volar es algo tosca y son incapaces de alzarse en vuelo desde un llano, sino que por lo general, para despegar necesitan lanzarse de un acantilado o una pendiente bastante alargada para ir ganando velocidad.

Las montañas del continente central son bastante elevadas, pero la base de todo el continente son prados, llanuras y bosques; lo que lleva a que los habitantes del continente rara vez se vean en peligro de ser atacados por Dragones Rojos.

Publicidad M-M1

Dicho esto, en ocasiones aparecen dragones solitarios algo estúpidos que quizás debido a turbulencias, acaban cayendo sobre las praderas; y en estos casos son conocidos como Dragones Errantes.

Pero aunque el señor de los cielos ponga los pies en la tierra, todavía se le considera un monstruo de Rango A de los más poderosos, ya que con su impresionante poder, cuando se enfurecen son capaces de causar enormes estragos por la zona.

Por ejemplo, cuando caen cerca de ciudades humanas, por lo general el país responsable organiza un ejército para subyugarlo. Se hacen encargos de misiones de emergencia al gremio y lo atacan como si se tratara de alguien que ha golpeado un avispero, en oleadas de pequeños ataques sin descanso; y por lo general acaban cayendo antes de acercarse lo más mínimo a las aldeas habitadas.

También he escuchado que esas misiones la categorizan como rango S, pero por ir sobre seguro, ya que a menudo se organizan 7 u 8 grupos de aventureros para cazarlos juntos a base de posicionar trampas que hacen que su cacería sea bastante simple, o eso tengo entendido.

Y por cierto, parece ser que los cartílagos y huesos de los Dragones se acercan muchísimo a los materiales de la mayor calidad para la fabricación de armamento; además que su piel tiene un alto precio como objeto de arte. Por supuesto, no solo eso se vende, sino que la totalidad del dragón se despedaza para aprovecharlo completamente.

Se dice que si 10 personas dividen equitativamente la recompensa y beneficios de acabar con tan solo 1 Dragón, obtienen suficiente dinero para vivir la buena vida durante al menos 1 año. Puesto en cifras, el precio de un único dragón es de unos 100 Asuras de oro.

Debido al precio que se puede amasar con los materiales de estos seres, hasta novatos del gremio de rango C que ni pueden aceptar la misión del gremio intentan lo imposible, consiguiendo en su mayoría simplemente ser convertidos en pollo frito y comidos de un único bocado.

Pero aunque la cordillera del Dragón Rojo sea un lugar tan peligroso y habitado por Dragones Rojos, existen 2 únicos lugares por los que se puede atravesar para llegar al otro extremo de esta. Los puntos en concreto son unos valles rodeados de pronunciados acantilados conocidos como La Mandíbula Superior del Dragón Rojo y La Mandíbula Inferior del Dragón Rojo.

Estos valles existen desde la segunda gran guerra entre humanos y demonios, y aun desde ese entonces, eran los únicos puntos por los que se podía atravesar esta cordillera; parece ser que para limitar el movimiento de tropas humanas Laplace mandó a los Dragones Rojos ocupar la cordillera en cuestión.

Lo ha dicho Ruijerd, así que seguro que es cierto.

Actualmente nos estamos dirigiendo al valle que conecta la zona sur del continente central con la zona oeste, La Mandíbula Inferior del Dragón Rojo; y en cuanto la atravesemos, estaremos en el reino de Asura.

***

 

Publicidad Y-M1

 

No obstante, el hecho de que tengamos que dar un rodeo a las montañas y alargar nuestro camino, no le ha gustado nada a una joven dama que nos acompaña a la que le molesta todo lo que no sea directo.

«¡¿Para qué vamos a dar esa vuelta estúpida?! ¡Pero si con Ruijerd aquí deberías poder atravesar algo como la cordillera del Dragón Rojo!»

O dicho de otra forma, Eris parece desear pelearse con lo que, desde aquí, parecen pequeños Dragones Rojos que vemos a varios kilómetros de distancia sobrevolando la cordillera.

«No pidas lo imposible.»

Ruijerd le respondió sonriendo algo forzadamente.

Personalmente, hasta yo creo que Ruijerd sería capaz de hacerlo, pero como imaginaba, ni él sería capaz de atravesar esta cordillera a pie. Pues si es imposible para Ruijerd, lo es para mí; porque después de todo, soy incapaz de ganarle.

«¡Pero Ludeus quizás podría hacer algo!»

«No-no, ¿qué dices? Imposible

Parece que de un modo u otro, Eris está deseando acabar con un Dragón. No es tan difícil de comprender y soy capaz de ponerme en su lugar, pero me gustaría que esperara un par de años para eso. Aunque como es normal, hay cosas que podemos hacer y otras que están fuera de nuestro alcance.

«¡Pero si Ghyslaine me dijo que una vez derrotó a un Dragón Rojo errante!»

«¿En serio?»

Es la primera vez que escucho eso… Quizás lo hiciera antes de convertirse en aventurera, porque si hubiera sido de cuando iba en grupo con Paul, este habría fardado de ello al menos una vez.

«¡Parece ser que antes de convertirse en Santa del Filo peleó contra un Dragón Rojo!»

«Ohh, ¿sola?»

«Hmmm, creo que dijo que fue junto a otros 5 espadachines de nivel Avanzado, como lo era ella en aquel entonces.»

«¿Y cuántos murieron?»

«Solo 2.»

Serás tonta, ¿no ves que hay un 40% de probabilidades de morir? Además, ¿cómo has llegado a la conclusión de que sería capaz de vencer a un Dragón Rojo?

«En primer lugar, la diferencia de poder entre un dragón errante y uno sobrevolando la cordillera no es comparable. Piensa que en la cordillera están surcando los cielos, ¿ves la diferencia?»

El simple hecho de que surcan los cielos supone una clara ventaja sobre los humanos, ya que al poseer el atributo Vuelo nosotros necesitamos el atributo Arco/Alcance para poder contraatacar. Sin contar el hecho de que son una bandada.

La mayoría de monstruos de este mundo que se organizan en grupo, poseen por lo general un sistema para cazar aprovechando esa superioridad numérica.

No sé bien qué opinar de los Reyes Dragón que hacen bandadas reducidas en número, o los Dragones Negros que ni siquiera se mueven en grupos; pero lo único que podría hacer contra una bandada de cientos de Dragones Rojos es dejar que me despedacen…

«¿No es así, Ruijerd-san?»

«Así es, no hay nadie en el mundo que pueda hacer nada contra una bandada de Dragones Rojos, y si lo hubiera, no me cabe duda de que sería alguno de los rangos superiores de los 7 Campeones Mundiales. Es más que probable que hasta el Dios del Norte o el Dios del Filo se vieran obligados a dar media vuelta por donde vinieron a medio camino.»

«¿En serio?»

Siempre pensé que cualquiera de los 7 Campeones Mundiales no vería a un Dragón Rojo como más que un simple oponente en el camino…

«Sí, lo más probable es que acabaran sin fuerzas a medio camino, ya que no podrían ni dormir mientras continúan avanzando.»

Comprendo… varios cientos de dragones no dejarían de atacarte ni en mitad de la noche evitándote descansar; por lo que más que un problema de poder ofensivo, es más la cantidad de recursos con los que te acabarían aplastando.

«Aunque, como el Rey de esos Dragones Rojos obedecía a Laplace, es más que probable que los rangos superiores de los 7 Campeones Mundiales podrían atravesar el territorio de los Dragones Rojos de un modo u otro. Si todavía fueran los 7 originales, cualquiera de ellos podría atravesar la cordillera.»

Ah, ahora lo entiendo. Los actuales 4º, Dios Demonio y 5ª, Dios de la Muerte son una especie de muro infranqueable imposible de superar.

«Pero algún día intentaremos vencer al menos a 1 de ellos, ¿de acuerdo?»

Eris parece que hoy actúa tan impulsivamente como siempre, y no me cabe duda de que algún día me veré obligado a seguirle el juego… por lo que para preparar el predestinado día, no me queda más remedio que empezar a pensar planes de contingencia contra Dragones Rojos …..

***

 

 

Todos nuestros días de viaje son increíblemente tranquilos, aunque en un día concreto, todavía a varios días de el paso de montaña de La Mandíbula Inferior del Dragón Rojo, me encontraba pensando sobre Hitogami mientras hacía la comida. En concreto, lo ocurrido en el reino Shirone.

Me encontraba comparando el consejo de Hitogami con mis acciones y uniéndolo todo junto a la información que ahora poseía.

Por ejemplo, cuando me escapé de los soldados con la Columna Terrestre, si me hubiera parado a escuchar lo que los soldados hubieran tenido que decir, me habría podido enterar de que Roxy no se encontraba en el castillo y hubiera conseguido evitar la trampa en la que me encerró Pax.

No obstante, gracias a que acabé encerrado en la trampa, conseguí el apoyo de Zanoba; pero si hubiera sabido que Roxy no se encontraba, es posible que la carta no hubiera sido escrita de la misma forma y hubiera evitado obtener la cooperación de Ginger.

En ese caso, casi seguro que no habría conseguido ponerme en contacto con Zanoba, pero todo se hubiera desarrollado bien igualmente.

Hmmmm… Si soy sincero, el hecho de haber conocido a Zanoba, es lo más extraño, ahora que lo pienso fríamente; aunque gracias a eso acabé obteniendo una solución favorable a mis intereses… Quizás Hitogami no solo posea la habilidad de ver el futuro sino de alterarlo también.

Pero el hecho de que Zanoba se encontraba en el castillo no cambia, al igual que tampoco hubiera cambiado su personalidad. Por ejemplo, siento que aunque no hubiera llevado la figura de Ruijerd, Ginger nos habría acercado por un motivo u otro.

Después de todo, Zanoba poseía la figura de Roxy y seguro que yo habría querido hablar de ello y que habría acabado indicando la falta del lunar.

¿Y qué pasó con lo del nombre falso? Como mínimo, debo agradecer a que no me presenté con mi verdadero nombre al hecho de que conseguí llevarme bien con Aisha. Pero eso en sí mismo no está especialmente relacionado con todo este incidente. Por el contrario, si por ejemplo hubiera usado mi verdadero nombre, ¿qué habría pasado?

Visto lo visto, Aisha se pensaba que yo era un pervertido, y al final conseguí solucionar ese malentendido, pero es más que probable que al menos cuando aún nos encontrábamos en la posada, ella todavía no habría estado segura de que yo era su hermano mayor aún.

Imagina que te encuentras sola en una posada con un hermano mayor salido, al menos yo, habría sentido un peligro claro a mi castidad y quizás hubiera hecho algo como huir diciendo que voy al baño y escapar por la ventana.

En ese caso, ¿dónde habría huido? Como dijo que quería enviar una carta, una posibilidad era que fuera a robar dinero, aunque ni eso le hubiera hecho falta por lo que me dijo. Pero siendo tan lista, habría conseguido los materiales y le habría preguntado a alguien cómo llegar al gremio de aventureros para enviar la carta… Aunque claro, los soldados la encontraron en una ocasión, si se hubiera acercado al gremio, es más que probable que la habrían capturado allí.

Eso se lo podría haber encargado a otra persona, pero no conoce a nadie aquí, lo más probable es que vagando sola al final se habría encontrado o a los soldados o alguna situación peliaguda. En esa situación, yo habría ido a buscarla, y lo habría hecho, sin duda, pidiéndole ayuda a Ruijerd.

Sabiendo que Aisha había desaparecido, habría lanzado una bengala explosiva con magia y hubiera contactado con Ruijerd, le habría dicho que encontré a mi hermana pequeña pero que huyó y la habríamos buscado juntos.

Y esa Aisha habría acabado siendo encontrada y custodiada por Ruijerd, porque a Ruijerd le gustan los niños y no me cabe duda de que Aisha habría confiado en él.

Lo mire como lo mire, no veo ningún caso que hubiera sido peligroso; y cuanto más lo pienso, menos sentido le veo a los consejos de Hitogami; porque aunque vea un patrón, en todos los casos hubiera acabado llegando a la misma conclusión. Vamos, hasta ahora siempre ha sido ese el caso.

El hecho de que intentara ayudar a Ruijerd y aunque no hubiera decidido aceptar su ayuda, estoy seguro de que habríamos acabado viajando juntos igualmente.

Cuando me encontré con Kirishika, no importaba realmente el ojo místico que hubiera aceptado, habría seguido siendo capturado por los de Dordia.

Siento que sus consejos tienen en mente una gran variedad de factores, pero como de costumbre, lo único que soy incapaz de averiguar es su objetivo. Si me lo contara honestamente, hasta yo sería más amistoso con él. Aunque eso, solo amistoso…

Y de este modo seguí dándole vueltas al asunto mientras observaba el cielo.

***

 

Publicidad M-M4

 

Hoy nuevamente como de costumbre, Ruijerd y Eris entrenan juntos y mientras les observo, me dedico a hacer la comida.

Al principio de nuestro viaje, yo también participaba en estos entrenamientos, pero seguramente por nuestra diferencia en fuerza y habilidad, acabé dejando de entrenar con ellos.

Eso se debe a que últimamente, la habilidad de Eris es increíble. Hace un año, mientras usara el ojo místico podría ganarle sin dificultad, hasta el punto de que seguramente habría sido capaz de bajarle las bragas a Eris en medio del combate.

Hoy por hoy, eso es imposible.

Esforzándome al máximo, y usando magia al igual que mi ojo místico, es posible que sea yo el que acabe vencedor, pero no me cabe duda de que será un combate bastante ajustado.

Por supuesto, si peleáramos con cierta distancia al principio, mis posibilidades de ganar ascenderían enormemente debido a que tendría más posibilidades; pero claramente, la posibilidad de hacer como que me tropiezo para manosearle las tetas aprovechando la confusión del combate ha desaparecido completamente.

Pero me pregunto si este avance se deba a lo que es considerado talento natural. Yo por mi parte, siento que estoy esforzándome a mi manera por mejorar, pero lo de Eris me sobrepasa con creces; tanto con la calidad, como con la cantidad de esfuerzo que le está dando a su entrenamiento. Viéndola, siento que necesito esforzarme más, pero mi cuerpo no es capaz de seguir el ritmo.

Podría decirse que mi cuerpo no posee una cantidad excesiva de fondo físico. Al principio lo comparaba con los estándares de mi anterior mundo y me veía bastante superior, pero siguiendo el estándar de este mundo me quedo algo por debajo de la media; aunque como no hay nadie cerca ni de mi generación ni de la de Eris, me es difícil de analizar esto correctamente.

Mientras andaba enfrascado en mis pensamientos, el entrenamiento de hoy llegó a su fin.

Una cosa que me ha llamado la atención es que últimamente Ruijerd ha dejado de preguntarle a Eris su ¿Lo comprendes?, seguramente porque ya es capaz de comprenderlo sin que se lo señale.

Eris absorbe todo cuanto Ruijerd le enseña sin dificultad ahora.

«Eris.»

Para cuando llegaron a donde me encontraba, Ruijerd de improviso llamó a Eris.

«¿Qué?»

Eris cogió un trapo bien estrujado que yo le ofrecía y comenzó a quitarse el sudor de debajo de la ropa con él. Antiguamente se habría quedado en sujetador para poder quitarse el sudor, pero ya que viendo esto acababa excitándome, decidió hacerlo de la manera actual.

No me cabe duda de que debe debe ser un incordio ir con la ropa sudada… lo siento, Eris.

«Desde hoy, puedes considerarte una guerrera.»

Ruijerd le dijo esto mientras se sentaba y apoyaba su espalda en el carruaje.

¿Una guerrera…? No una espadachina, sino una guerrera… Pero si los guerreros de este mundo son simplemente luchadores que no usan espada ni ninguno de los estilos… ¿Por qué habrá-?

Y en ese momento comprendí el significado de las palabras de Ruijerd; Eris por su parte también parecía haberlas comprendido ya que sus manos se detuvieron conforme limpiaba el sudor de sus axilas.

«…Eso significa…»

«Ahora eres una adulta.»

Ruijerd dijo esto sin darle especial emoción.

Eris reaccionó de forma extraña y quedándose intranquila, tras lo que lanzó el trapo en mi dirección. Nada más recibirlo, lo empapé con agua usando magia y luego lo estrujé para ponerlo a secar.

Cuando terminé, Eris se sentó a mi lado, y al observar su rostro recordé otra ocasión en la que se había visto de la misma manera a como estaba hoy. Fue el día que me entregó mi báculo en mi 10º cumpleaños.

Es el tipo de expresión que muestra cuando está tan feliz que quiere sonreír de oreja a oreja pero siente que no puede dejar que se le note.

«P-Pero Ruijerd, si todavía no he sido capaz de vencerte ni una vez…»

«No importa, ya posees más que suficiente habilidad como para ser considerada una Guerrera.»

Si me preguntaras a mí, la frase de Ruijerd es algo así como una licencia de mi antiguo mundo, similar a cuando Ghyslaine le dijo ese día que ya podía considerarse una Experimentada del Filo Celestial. En este caso, Ruijerd le está dando permiso para hacerse llamar una Guerrera, no me cabe duda de que es algo por lo que debo felicitarla.

«Eris, felicidades.»

Los ojos de Eris me miraron confundida, puede que hasta ahora no hubiera notado el punto al que había llegado con todo su entrenamiento.

«L-Ludeus, ¿Estoy soñando? ¿Podrías pellizcarme para ver si es un sueño?»

«¿No me vas a pegar aunque te pellizque?»

«No lo haré.»

Publicidad Y-M3

Ya que me lo había prometido, le pellizque uno de sus pezones, por supuesto con delicadeza, aunque sería más correcto decir que fue con indecencia, supongo.

Por su parte, el puño de Eris no tuvo nada de delicadeza.

«¿Dónde estás pellizcando?»

«Perdóname, pero te puedo asegurar que no es un sueño. Si lo fuera, no me dolería tantísimo el puñetazo que me diste.»

Con mi cara algo paliducha me estaba sujetando la mandíbula, le dije esto a Eris que se encontraba con la cara enrojecida mientras hacía por protegerse el pecho con los brazos.

«Entonces… soy… una guerrera…»

Eris observaba la palma de su mano mientras alcanzaba algún tipo de iluminación.

«Pero que no se te suba a la cabeza, tan solo significa que ya no te trataré como a una niña nunca más, ¿entendido?»

Lo dijo con un toque paternal, casi como un padre que avisa a un pequeño de algo.

«….¡Sí!»

La expresión dócil de Eris mientras decía esta palabra me encandiló muchísimo, parecía que casi no podía contener su júbilo como hasta ahora y las comisuras de sus labios estaban inquietas a punto de convertirse en una enorme sonrisa.

Y por algún motivo, la comida ese día tuvo un sabor mejor que el habitual.

***

 

 

Esa noche, para la hora en que Eris por fin se quedó dormida, algo me rondaba la cabeza que no me dejaba dormir. Abrí los ojos y me puse a charlar con Ruijerd que seguía haciendo la guardia aun estando medio dormido.

«¿Por qué decidiste decirle algo así a Eris?»

Ruijerd abrió sus entreabiertos ojos y me miró.

«Porque sin importar el tiempo que pasara, seguías tratando a esa joven como si fuera una niña.»

…Un segundo… Si hablamos de si Eris es una niña o no… más bien pienso que sí, que es una niña. Si tan solo la comparase con mi edad de cuando estaba en mi anterior mundo, seguiría siendo 20 años más joven que yo; por no hablar de que desde pequeños, la he estado llevando a todas partes cogidita de la mano mientras le enseñaba un poco de todo y me pegaba. Por lo que lo mires como lo mires, para mí es una niña. Aunque por otro lado, no puedo negar que Eris ha madurado últimamente, y no me refiero solo a su figura; aunque solo sea un poco, ha comenzado a mejorar su juicio, y ya no se mete tanto en peleas sin venir a cuento como en el pasado.

Todavía le queda mucho por mejorar en varios aspectos, pero la frecuencia con la que opino que no piensa las cosas ha disminuido. Por lo que si lo pones de esa forma, supongo que tienes razón. Me pregunto si se considerará que se encuentra en el proceso de pasar de ser una niña a una adulta… realmente no soy quién para hablar con mi historial. Pero…

«Hnnn…»

Mientras pensaba en todo esto, Ruijerd sin hacer ningún gesto cerró los ojos y dijo lo siguiente.

Publicidad M-M4

«Bueno, supongo que así son las cosas…»

¿A qué se referirá con eso?

No le di demasiadas vueltas a mi respuesta, pero por algún motivo, tuve una mala premonición que me llevó a hacerlo.

«Ruijerd-san.»

«¿Qué ocurre?»

«Por favor, guárdate una de estas monedas de oro en tu chaqueta.»

Tras decir esto, saqué una moneda de oro de mi bolsa de viaje y se la lancé a Ruijerd, que tras cogerla, pareció dudar donde ponerla, ya que su chaleco no tenía bolsillo donde guardarla. Pero aun así, consiguió amarrarla con un hilacho cerca de su pecho.

«¿Para qué es esto?»

«Un amuleto de la buena suerte.»

Publicidad Y-M1

Habiendo hecho esto, me quedé satisfecho y más tranquilo, por lo que me volví a dormir.

***

 

 

Varios días más tarde, tras 4 meses desde nuestra salida de Shirone, finalmente alcanzamos La Mandíbula Inferior del Dragón Rojo, lo que significaba que habíamos llegado finalmente al reino de Asura.

Y en este momento, comprendimos un hecho: Todo pasa sin previo aviso.

Ya que los hechos traumáticos ocurren en situaciones impredecibles e imposibles de prevenir.

Publicidad M-M4

Tus padres pueden morir inesperadamente.

Tus hermanos pueden venir a darte una paliza y echarte de casa inesperadamente.

Un camión puede venir y atropellarte inesperadamente.

Puedes ser reencarnado en otro mundo inesperadamente.

Tu padre puede atacarte y obligarte a convertirte en profesor particular para una ojou-sama inesperadamente.

Puedes ser teletransportado a otro continente inesperadamente.

Y es que seguramente todo ocurra fruto del azar, pero tarde o temprano iba a a tener que comprender la frialdad de este mundo; de como cualquiera puede morir, sin importar quién sea.

La muerte puede venir a llevárselo sin contemplaciones.

Y el hecho de que para esta regla no hay excepciones, ni siquiera uno mismo ni aquellos que te rodean tenéis una habilidad bastante conveniente que exige que viváis durante muchos años.

Publicidad Y-AB

Pero al menos, en este tramo de mi vida, fui capaz de comprender esta ley natural, así como el hecho de que cualquier compañero cercano puede morir inesperadamente.

Y en ese momento, tonto de mí, fui incapaz de conectar los puntos para alcanzar la verdad.

Ya que, si desde un principio, hubiera aspirado a adquirir un poder que no hubiera perdido contra nada ni nadie, no habría llegado a lamentarlo tanto más adelante. Si tras este evento hubiera aspirado a convertirme en el más poderoso de este mundo, no me habría lamentado tanto.

Porque, aun con lo que ocurrió en este entonces, fui incapaz de obtener ansia por el poder.

No obstante, hay alguien que sí fue capaz de asimilar esta lección……. Esa es mi Eris.

5 25 votes
Calificación de este Capítulo
Subscribe
Notify of
guest
8 Comentarios
Most Voted
Newest Oldest
Inline Feedbacks
View all comments