Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 6

Capítulo 55: El Tercer Príncipe

 

 

Hola a todos, os habla el ex-HikiNEET Ludeus.

El tema que tratamos hoy es… ¡El fantástico apartamento No-Cost del reino Shirone!

Publicidad Y-AR

¡Sin fianza ni alquiler! Se trata de una habitación perfecta para siestas aunque no incluya comidas; construida en sólida piedra, con una dureza y solidez garantizadas.

Es cierto que la falta de luz solar y de una cama pueden presentar unos problemas menores, ¡pero con su precio, sigue siendo una ganga! ¡Recordemos que el precio del alquiler es inexistente, 0 absoluto!

El baño es un tanto insuficiente debido a que hablamos del modelo pañal-sin-pañal; además que es bastante probable que acabaras cogiendo alguna enfermedad si la estancia en este lugar se prolongara durante bastante tiempo, ¡pero aún así, el precio así lo merece!

Por otra parte, quiero que observéis la seguridad que ofrece la estructura de la habitación, seguro que os tranquilizará por las noches. Fijaos en esa fuerte barrera que la recubre, ¡de todas las opciones posibles, cuando entréis en ella, toda magia sera anulada y no podréis escapar! ¡Pero tened en cuenta que ni el puñetazo de un aventurero de rango A como yo ha hecho que tiemble!

No me cabe duda de que por maestro que sea quien intente escapar, dudo que entrar o salir de este lugar le fuera sencillo.

Publicidad Y-M2

Meh… bueno… ha quedado así así, pero es normal, es la segunda vez que uso este chiste. Pero básicamente, no puedo escapar; que alguien me ayude. ¡Ruijerd, ven a salvarme, rápido! ¡Popeijerd, sálvame!

Y así fue como acabé sintiéndome como la Princesa Peach.

***

 

 

Llevo ya un día entero desde que acabé aquí, y todavía estoy pensando como escapar de esta barrera.

Hablando de la barrera… he de decir que es un instrumento bastante cruel. El hecho de que impida el uso de magia hace que las opciones a mi alcance se queden en casi nada, como por ejemplo, intentar romper a golpes una pared invisible, intentar arañar y romper el círculo mágico inscrito en el suelo, o intentar llegar de un salto al falso techo que hay a unos 4 metros de altura.

Todas estas opciones las he intentado sin conseguir nada de ninguna de ellas.

Si al menos todavía llevara mi báculo sería capaz de tocar el techo con él, pero le dejé todas mis cosas a Ginger. Tampoco es que me importe mucho, porque salvo mi báculo no llevaba encima nada de especial valor.

Hice varios experimentos con la magia mientras me encontraba en este lugar, aunque todos ellos acabaron saliendo mal.

Mi idea inicial es que el poder mágico era absorbido por la barrera, por lo que intenté usar una enorme cantidad de maná para intentar romper la barrera, imitando la idea tan propia de los mangas shonen, pero no parece que vaya a funcionar.

Por algún motivo, puedo manipular el maná de mi cuerpo pero no consigo que coja forma; falla la etapa de creación del hechizo, en el que el maná cambia de forma. Por un lado parece que funcionará, pero al final no lo hace; ¿cómo decirlo? Es como intentar encender algo con un mechero un día con mucha brisa, ves la chispa y el gas sale, pero el fuego no consigue prenderse; aunque quizás sea que el fuego prende pero se apaga de inmediato.

Recuerdo que dijo que era una barrera de nivel Real, y la verdad es que me parece un fenómeno sorprendente; lo que hace que mi irritación vaya en aumento.

Publicidad M-M3

Pase lo que pase, soy incapaz de hacer nada… Imagina que ocurre lo peor y aparece Roxy, cuando llegue el momento de la verdad, seré incapaz de rescatarla, y solo podré gritarle que me deje atrás y huya. Si por ejemplo Eris viniera, seguramente me usarían de rehén y podrían acabar atrapándola, ya que tampoco podría ayudarla; nos veríamos obligados a depender nuevamente de Ruijerd, aunque básicamente, mi única acción posible sería gritarles que me dejaran aquí. Otro ejemplo, Pax cambia de opinión y piensa que solo conmigo de rehén es suficiente, y va y mata a Lilia; mi única opción nuevamente sería gritar.

Sigo recordando el consejo de Hitogami y compruebo que no lo he seguido a la perfección. Empiezo a pensar que me he desviado demasiado de su consejo, aunque como es Hitogami, es posible que haya tenido estos cambios en cuenta; pero si lo pienso bien, en su consejo dijo que tanto Aisha y Lilia serían rescatadas, nadie más.

No creo… la intención de este consejo era ganarse mi respeto, y no le veo ningún valor escondido en que me encarcelen…

Pero mis malos pensamientos vienen y van y todo lo veo negro.

Joder… tengo que escapar como sea, y rápido…

***

 

 

Ya no sé ni cuanto tiempo llevo aquí mientras intentaba varios experimentos para intentar escapar, pero estoy cansado. Parece que hace mucho tiempo desde la última vez que utilicé tanto maná el mismo día.

Por su parte, la barrera no se ha movido ni un ápice.

Aunque claro, es normal, la idea era capturar a Roxy con ella, así que supongo que no conseguiré escaparme con facilidad….

Se me escapa un suspiro y decido descansar.

Publicidad M-M1

Debido a que no puedo ver el sol desde donde estoy ni llevo reloj, mi sentido del tiempo es algo difuso. Lo peor es que estoy hambriento, y mi estómago lleva tiempo rugiendo.

Espero que ese dichoso príncipe no se olvide de traerme la comida… Aunque espera, quizás su intención es mantenerme corto de alimentos para tenerme delicado y enclenque hasta dejarme hecho una cerilla… es posible que hasta eso le haga excitarse más cuando Roxy me vea…. En ese caso, es posible que se quede en una comida diaria; teniendo en cuenta que estoy en mi fase de crecimiento, me voy a resentir… ¿Qué debería hacer? Definitivamente no puedo escapar con magia, así que mejor lo pongo desde otro punto de vista. ¿Cómo se escapaban de la cárcel en mi anterior vida?

Recuerdo que en alguna ocasión fingían estar muertos o enfermos, así conseguían que trajeran un médico o un curandero mágico, por lo que necesitarían desactivar la barrera un rato. No me fío… es probable que simplemente me dejen morir, para tener rehenes no hace falta que el rehén esté vivo mientras puedas ocultarlo.

Si esto fuera una película de Hollywood, seguro que podría esperar a que el guarda se acercara a los barrotes y le haría una llave para dejarle inconsciente en un segundo para robarle las llaves, pero por motivos obvios, eso no va a funcionar en esta ocasión (no hay barrotes).

Jum…. aparte de eso, ¿qué otros métodos había? Y básicamente, lo único que quiero es salir de la barrera, en cuanto pueda usar magia, ganaría muchísima libertad.

Podría pretender ponerme de su lado diciéndole algo así como: hace tiempo que Roxy me hizo una jugarreta y me gustaría vengarme, bro, juehjueh… es más, sé dónde se encuentra la familia de Roxy, ¿qué te parece si la disfrutas a la vista de su padre y de su madre? es posible que si dijera algo así de un modo similar podría conseguir que se lo creyera, parece suficientemente tonto para ello.

…..Aunque mejor que no. Da igual la situación en la que me vea, no me gustaría hablar mal de Roxy; no me importa cuanto orgullo tenga que restregar por el suelo, pero siquiera decir algo malo de ella es algo que me repulsa.

TAP…TAP…TAP…TAP…

Mientras andaba preocupado, me llegó un extraño sonido que creo fueron pisadas que se acercaban más y más. Me pregunto si será Pax que ha venido a ver como me encuentro.

TAP…

Las pisadas se detuvieron justo sobre donde me encontraba, tras lo que atravesaron la habitación superior completa y bajaron por las escaleras que usó Pax.

Publicidad M-M5

«Oh, vaya, justo como Ginger dijo.»

La persona que apareció al bajar por las escalera era… un desconocido; aunque tras un simple vistazo, comprendí que se trataba casi seguro de parte de la realeza, porque para empezar, su ropa tenían un claro toque arrogante, con una base de color negro y dándole forma con líneas de un tono rojizo, entremezclado con bordado de un color dorado. A simple vista supe lo caras que eran.

El desconocido debía tener unos 20 años, y tenía una cara similar a la de Pax, aunque era bastante más alto y delgaducho que este. Su cara tenía una forma ovalada, aunque sus pómulos sobresalían, además, llevaba puestas unas gafas; que raro, no he visto gafas en este mundo, pero veo que existen. Aunque vamos, tiene una cara similar a los NEETs de ese mundo en el que la ciencia ha demostrado la existencia de Cupido.

«Soy Zanoba Shirone, el tercer príncipe del reino de Shirone.»

Esto lo dijo con un tono especialmente calmado.

Pero si ha dicho el tercer príncipe, debe ser el hermano mayor de Pax…

«Gracias por deleitarme con su presencia, su alteza, soy Ludeus Greyrat.»

«Umu.»

«¿Qué le ha traído hoy hasta aquí?»

«Umu.»

Zanoba asintió de manera exagerada y levantó una bolsa que llevaba en su mano, era una bolsa de viaje de estas que llevas al hombro, y la verdad es que me es familiar… hasta el punto de que es literalmente mi bolsa.

Zanoba colocó la bolsa en el suelo y sacó con cuidado algo de su interior, pude ver que se trataba de la figura de Ruijerd.

«¿Dónde conseguiste esta figura de la raza demoníaca?»

Zanoba colocó la figura en el suelo, justo frente a la barrera.

«Habla. Según Ginger, este objeto se encontraba en tu poder.»

Su tono era duro y exigente.

Esa figura la traje sin pensar mucho en el motivo, pero es probable que por estos lugares se le considere a una figura de una raza demoníaca algo como un dios satánico o algo parecido. Con la figura de Roxy quizás no pasaba nada porque a simple vista no se podía saber que era de la raza demoníaca, pero la de Ruijerd es bastante más clara, sobretodo por la joya que lleva en la frente.

Por todo esto no sé bien cómo responder, al menos, creo que por el momento es mejor no decir que yo fui su creador.

«…Es algo que de casualidad encontré mientras viajaba por el continente demoníaco.»

«¡Oh! ¡Así que como imaginaba, estaba hecho por una raza demoníaca! ¿Por qué zona la encontraste? ¿Cómo se llamaba el mercader que te la vendió? ¡¿Acaso sabes quién fue su creador?!»

¿Eh? ¿No se lo está tomando como increíblemente bien? Pero mírale, si le brillan los ojos y todo…

«E-Esto… no-no lo sé, me gustó en cuanto puse mis ojos en ella y simplemente la compré, no conozco los detall-«

«¡¡¿¿CÓMO??!!»

Las gafas de Zanoba reflejaron la luz bloqueando la visión y casi pude escuchar un TCHIN a juego… Pero qué… siento una enorme presión… siento que podría matar a alguien con esa mirada.

«Ah, ahora caigo. Cuando el mercader me estaba entregando la muñeca me dijo que mientras llevaras encima la figura, no tendrías que temer ser atacado por los Supard. Que si me encontraba con alguno, tan solo tenía que enseñarle la figura y recitar las siguientes palabras ARuijerdLeGustanLosNiños ARuijerdLeGustanLosNiños; si lo haces, el Supard que te encuentres se hará amigo tuyo como si le conocieras de hace décadas, hasta el punto de que pondrá su mano sobre tu cabeza y te dirá en un tono super enrollao ¿Qué pasa broth’a?, o eso me contó.»

«¡Oh, OHH! ¡¿En serio hace eso?! ¡¿Y qué más?! ¡¿Tiene alguna cosa más?!»

«Ehh… ¿Qué ayudará a que tus niños nazcan sanos, y que también puede que te ayude a mejorar tu habilidad con la espada?»

«¡No, eso no me interesa! ¡Pero la persona que lo hizo debe tener grandes lazos con los Supard, ¿no es así?!»

Supongo que los tengo, ¿no? Aunque en realidad, de los Supard solo conozco a Ruijerd. Aunque si lo piensas, tenemos una profunda y hermosa relación, por lo que compensa.

Mientras Zanoba inspeccionaba la figura, estaba observándola desde distintos ángulos rodeándola.

«Jum, en ese caso, la probabilidad de que el creador de esta figura sea el mismo que el de esta otra.»

Y tras estas palabras, dejó la figura de Ruijerd en el suelo y volvió a meter la mano en la bolsa.

Eh… que lo único que me queda en esa bolsa es la ropa para emergencias…

«Entonces dime, ¿has visto con anterioridad esta otra figura?»

Lo que Zanoba sacó de la bolsa no fue mi ropa interior de emergencia, sino la figura 1:10 de Roxy que vendí en Roa hace años.

***

 

 

La figura de Roxy fue puesta en el suelo con cuidado, tras lo que Zanoba se dejó caer al suelo para sentarse frente a ella.

Mushoku Tensei Volumen 6 Capítulo 55 Novela Web

 

Me pregunto si no le importa que esa ropa suya tan cara se ensucie, aunque no me parece que sea él el que se haga la colada.

«Esta estatuilla de una raza demoníaca fue descubierta y comprada en el mercado hace 5 años…»

Zanoba observaba con cariño y atención la figura que había frente a sus ojos.

Mientras viajaba por Milis intentando extender la bondad de los Supard con la figura de Ruijerd, comprendí que debido a la influencia de la Iglesia Milis, las muñecas de las razas demoníacas estaban mal vistas y casi consideradas contrabando.

¿Acaso quiere denunciar al creador o algo así? …. Aunque no parece enfadado o molesto mientras mira la figura.

«Fue algo que descubrió mi hermano pequeño, lo compró el mismo de un vendedor ambulante debido a que se parecía mucho a la que era nuestra maga de la corte por aquel entonces, Roxy.»

¿Hmm?

«¿La que era vuestra maga de la corte por aquel entonces

«¿? Así es. Parece que no lo sabes, pero Roxy Migurdia ya no se encuentra en este país. Por lo visto era incapaz de soportar durante más tiempo el acoso sexual de mi hermano pequeño, por lo que decidió marcharse.»

Realmente ya me lo contó Pax, pero entiendo… así que escapó para evitar…. ¿acoso sexual?

«¿Podrías ser más concreto en cuanto al tipo de acoso sexual?»

«No sé, ¿sexual? Por ejemplo intentar robarle ropa interior o espiarla en el baño.»

¿En serio? Imperdonable… alguien así se merece un duro castigo. Ya sé, debería destrozársele su PC con un bate. O que se le obligue a vivir bajo el mismo techo que una jovencita que le dará puñetazos hasta dejarle a punto de morir por cada niñería que se le haga. O que le encierren en prisión totalmente desnudo y le rocíen con agua helada. Cualquiera de esos me valdría; pero vamos, si fuera por mí, le lanzaría con una Columna Terrestre hacia el infinito, seguro que al caer acaba convertido en pulpa o plantado como un pino.

Pero mira que atreverse a robarle unas bragas a Roxy, seguro que no le dio importancia… pues la tiene, no hay excusa que valga, es imperdonable; aunque sea un príncipe, hay cosas que puede y otras que no puede hacer. Es normal que Roxy huyera de aquí………..¿Uh? Si extrapolo esa lógica… ¿podría ser que el motivo de que Roxy se marchara de mi casa fuera el mismo…?

«Pero dejemos eso a un lado, hablemos de esta estatuilla.»

Con estas palabras, Zanoba puso su mano sobre el hombro de la figura de Roxy, a lo que asentí con seriedad.

Sí, mejor dejar a un lado temas tan deprimentes.

Publicidad M-M4

«Tengo cierto interés por las estatuas y estatuillas como estas, las he ido coleccionando provenientes de todo el mundo, aunque…»

Con este preámbulo comenzó su disertación.

«De todas ellas, esta estatuilla es aquella de la que desconozco el creador y el país de origen. Podría comprenderlo si se hizo tallada en piedra, pero tiene una consistencia mucho más sólida y pesada de las que he visto en otras artesanías de los mineros del carbón (Enanos). Por lo que sé, no existen técnicas para tallado de piedras tan duras como para poder producir esta estatuilla… si no, mira la sección del báculo. Ni los mineros del carbón más experimentados serían capaces de tallar una pieza tan fina de una piedra tan resistente.»

Zanoba sujetó entre sus dedos el báculo de la figurilla mientras me hablaba.

Es cierto que al principio las piezas más delicadas como ese báculo se rompían con facilidad; para solucionarlo tuve que hacer bastantes pruebas y errores, pero al final conseguí crearlas con una enorme tenacidad y resistencia. Tuve que usar esta técnica también con la lanza de la figura de Ruijerd, y aunque no era especialmente grande, fueron necesarios una gran cantidad de poder, concentración y tiempo para crearla; puesto en perspectiva, cada día era capaz de crear tan solo 1 cm de lanza.

Publicidad M-M3

Lo pongo de esa forma, pero en realidad lo considero el culmen de mi técnica de creación de figuras, hasta el punto de que es casi imposible romper o doblar los materiales. Por lo que debido al tiempo que me tomó diseñarlo y crearlo, me alegra escuchar los halagos.

«Este objeto tan espléndido se vendía por la mísera cantidad de 5 Asuras de oro… yo habría sido capaz de pagar hasta 100 Asuras de oro por él. Veo que los aldeanos no tienen buen ojo para la calidad, me preocupa la falta de dedicación en su trabajo. Aunque, quizás el precio se debiera a que se trataba de una raza demoníaca, por lo que tuvieron que abaratarla; si la orden del templo de la Iglesia Milis te descubriera con un objeto así, ni un príncipe de Shirone se salvaría de un juicio por herejía, para acabar ejecutados por intentar instaurar un culto al Dios Demonio.»

Mientras se agarraba la barbilla, Zanoba suspiraba y se encogía de hombros.

¿De verdad te matarían? Recuerdo que me avisaron que la Orden del Templo tenía varios fanáticos, ¿pero tanto?

«Aun así, sigo interesado en descubrir el constructor de esta estatuilla. No es mi intención ingresar en un culto al Dios Demonio, pero me encantaría poder hablar con el creador. Cuando estaba viendo formas de averiguar esta información, Lilia acabó apareciendo misteriosa y repentinamente en mi habitación, justo al día siguiente de Roxy marcharse.»

Vaya… así que fue una coincidencia que Lilia no se encontrara con Roxy en este palacio tras ser teletransportada…

«A Lilia la capturaron los soldados, varias cosas pasaron y acabó cediéndosele a Pax para que hiciera con ella lo que quisiera. Lo importante es, que entre las pertenencias de Lilia se encontraba este objeto.»

Mientras decía esto, Zanoba sacó una cosa más de mi bolsa, que ya parecía ser su bolsa por como la manejaba; en este caso se trataba de una cajita del tamaño de un puño que no me sonaba de nada.

«Me pareció bastante misterioso el hecho de que llevara consigo algo como esto y que lo tratara como algo importante; pero no quiero ser agua fiestas, mejor obsérvalo tú mismo.»

Zanoba abrió la cajita lo suficiente como para mostrarme su interior; tras lo que sacó una especie de trapo a modo de envoltorio que Zanoba destapó con cuidado. En el interior del trapo había un colgante de madera tallado que me sonaba de algo.

Tenía ese toque de naturalidad de los objetos hechos a mano que transmitía una sensación de torpeza por parte del creador.

«Un colgante….. ¿y qué tiene de especial?»

«Umu, el colgante no tiene ninguna importancia.»

Diciendo esto, Zanoba volvió a guardar el collar dentro de la bolsa, que salvo este, no contenía nada más en su interior. La forma con la que movía los objetos y los trataba dejaba entrever una enorme cantidad de cuidado que me hacía pensar que sentía cariño por esas pertenencias.

Pero su comentario de que el contenido de la caja no tuviera importancia me dejó algo extrañado, hasta que por fin lo comprendí. Reconocí la prenda que se había usado a modo de envoltorio.

«Lo importante son estas bragas.»

Con estas palabras, Zanoba estiró la prenda delante mía.

No hay duda… esa es… La Reliquia Sagrada de Roxy.

«Parece ser que Lilia quería entregarte esto para tu 10º cumpleaños por lo que me pudo contar.»

Ahora lo entiendo, claro… el colgante es para desviar la atención, quería entregarme la prenda usándola como envoltorio para hacérmela llegar. No me extrañaría que hubiera intentado mandármela directamente al principio, pero comprendiera lo difícil de explicar que sería enviar unas bragas como regalo de cumpleaños, por lo que decidió tomar medidas, envolviendo otro objeto con él. Es una lástima que no lo consiguiera.

Además, la Reliquia Sagrada ha sido lavada, eliminando el aceite de Roxy virgen extra, por lo que ha perdido su aura de divinidad… Dios ya no reside en esas bragas. Pero a cambio, podría decirse que siguen conteniendo la devoción por su ser.

«Y-y entonces, ¿q-qué tienen de especial esas bragas?»

Hice la pregunta intentando ocultar mi voz temblorosa, a lo que Zanoba respondió con un Umu.

«Antes de que me refiera a esta prenda, quiero explicar una cosa de esta estatuilla.»

A lo que Zanoba se puso a 4 patas en el suelo y tratando la figura de Roxy como algo frágil, la empezó a señalar y manosear con cuidado y dedos temblorosos, tras lo que se puso a explicar.

Pero vaya si se puso a explicar.

«Si la miras con atención, tiene un porte de un típico mago preparando su báculo para el combate, y muestra viveza en su movimiento. Pero eso no es todo, por ejemplo, observa este manto que lleva, que si mueves primero una pierna y luego apartas el báculo, es una muestra clara de lo que te quiero decir; fíjate en la posición en la que se queda el borde del manto y las mangas, ¡En esta pose, puedes observar únicamente su muñeca y su tobillo! ¡y aun con una cantidad tan reducida de piel a la vista, no puedes negar el desmesurado erotismo que emana de esta estatua! Solo con esa visión puedes comprender que esta joven maga, que parece pequeña en todos los aspectos y no me cabe duda de que sus curvas son casi inexistentes, esconde esa sensualidad debajo del manto, ¡Y esa impresión la obtienes aun con ropa tan holgada, ¿lo entiendes?! Y si llegado a ese punto, haces esto y esto otro y la observas desde atrás, puedes comprender que ese manto tan holgado no está completamente en contacto con la piel que esconde debajo. Llegado a este punto, si mueves la pierna al frente y tiras ligeramente del manto, se puede observar, aunque solo sea un poco de como la curva de sus nalgas queda a simple vista, pudiendo verse un culo pequeño, que más que seguro, aunque lo vieras al natural en la de verdad no sería especialmente erótico. ¡No obstante, viéndolo así en esta figura, escapando de una ropa tan holgada, la cantidad de erotismo es extrema! ¡Hasta el punto de que te hace querer verlo, pensando que quieres desnudarla y ver ese culo sin impedimentos! Y justo cuando piensas eso, te das cuenta de que, contra todo pronóstico, el manto se puede quitar en esta estatuilla; soltando con cuidado la sección por la que se fija el manto, aparece ante tus ojos la figura de una jovencita inocente vestida solo con su ropa interior, y por si fuera poco, la joven no lleva puesto un sujetador en su pecho, que tiene sentido si analizas la copa de este en la verdadera Roxy. Pero cuando observas este detalle, compruebas que su mano izquierda está haciendo lo posible por ocultar su pecho de la vista de todos, lo que es extraño, ya que esa misma mano izquierda llevaba su báculo anteriormente; pero con esta duda, observas el manto y te das cuenta de que el creador ha incluido una segunda mano izquierda en el manto, dándole ciertamente, 3 brazos a la figura. En total, el creador tenía la intención de darle a la figura las 2 opciones, tenerla con el manto puesto o solo en ropa interior. Es un truco realmente ingenioso para obtener 2 figuras en 1. Por mucho que el manto fuera removible hacia que la pose de la figura se mantuviera totalmente rígida, pero con la mano oculta de esta forma, le da a la estatuilla una sensación de libertad. Y no solo eso, si la observas desde el lateral, la pose que daba la impresión de que se mostraba completamente erguida al tener el pie completamente mostrado, al quitarle el manto, ves a la chica en realidad algo encorvada, como si intentara ocultar su figura y sus curvas de la vista del observador. Si no me crees, obsérvala de frente y mírala a los ojos, cuando llevaba el manto puesto, parecía una expresión honorífica pero ahora lo que parece es que está haciendo lo posible por soportar la vergüenza de su situación. Comprendo lo que intentaba hacer el creador de la estatuilla, al igual que comprendo que la expresión es la misma, y lo que veo en esta estatua posee una Supremacía Invisible en su creador imposible de imitar. Ciertamente, se podría decir que está lejos de llegar al nivel de detalle que pueden alcanzar los mineros del carbón en algunos aspectos, y hasta podrías considerarlo el trabajo de un aprendiz. ¡Pero no me cabe duda de que esta estatuilla está fuera del alcance de lo que los mineros del carbón jamás podrán realizar!«

Escuché todas y cada una de las palabras de ese resumen detallado, y aunque por lo general a una exposición de este tipo solo se pudiera escuchar algo anonadado, debido a que soy el creador de esa figura escuché con toda mi atención cada palabra mientras pensaba en ello.

Cuando terminó, tuve que sentirme orgulloso.

¿Cómo no voy a sentirme orgulloso si algo que yo mismo he creado es analizado con esa pasión? Por supuesto que me alegrará ver a alguien así de enfrascado en mi trabajo, puedo sentir como mi corazón se infla y arde en mi pecho ante sus comentarios. Claro que sí, ¿cómo iba a ser de otra forma? Pero si esta figura de Roxy la hice con todo mi cariño y atención en el poco tiempo libre que tenía. Como ha dicho, es el trabajo de un aprendiz, es algo que cualquiera con buen ojo sabría al momento, pero sus comentarios me han inspirado. El hecho de que hasta viera hasta los menores detalles…. bueno… todos no, hay uno que se le pasó, el motivo por el que se tapa el pecho de esa forma…

«¿Huh?»

Y entonces comprendí el motivo de que no lo viera.

«El lunar del lateral está como desgastado.»

«¿Hn?»

Dejando escapar el detalle que acababa de observar, Zanoba, al escucharme, volvió a fijarse en la figura girándola.

«Ah, ¿te refieres a esa marquita que tenía en el costado? Como no encajaban con la belleza de la figura decidí borrarla.»

Son palabras dichas de forma casual, sin darle importancia. Palabras que me hicieron quedarme petrificado, congelado… tenía los ojos abiertos como platos e incapaz de moverme.

«¿B-borrarla…?»

«Umu, el hecho de que supieras que ahí se encontraba esa marca implica que después de todo, sí que sabías algo de esta figura.»

«…Por favor, gira la figura y obsérvala.»

«Antes quiero que me expliques por qué trataste de ocultarlo.»

«No importa, gírala.»

Mi voz era tan fría que hasta yo mismo me sorprendí. Ante mi actitud, Zanoba dudó un poco y dejando escapar un Uh.. hizo lo que le pedí.

«Déjala así, obsérvala desde este ángulo, por favor.»

Le hice detenerla quedándose frente a Zanoba el lugar en el que debía ir el lunar, aunque de forma lateral, para que le costara verlo.

«Observa la posición de su mano ahora.»

«¿Qué ocurre?»

«Nada, solo fíjate en la mano, por favor.»

Pude ver como mi tono algo duro hizo que Zanoba comenzara a irritarse, pero aun así, me hizo caso y observó la figura.

«¿Puedes ver como no puede ocultarlo con sus manos?»

«…¿Hmmm?»

«¿Comprendes que no alcanza ese lugar con sus manos?»

«….Ah.»

Pude escuchar como se le escapó a Zanoba un pequeño gritito cuando por fin lo comprendió el motivo exacto por el que hice que escondiera su pecho con sus manos.

¿Por qué si no iba a esquivar la oportunidad de dejar expuesto el pequeño pero encantador pecho de Roxy en un mundo donde no hay leyes que prohíban contenido para adultos?

«¿Puedes ver como aunque es capaz de ocultar su pecho, es incapaz de ocultar el lunar que tiene en su costado?»

«…Cómo… es….posible…»

Zanoba estaba temblando e inquieto.

En efecto, Zanoba, ahora comprendes por qué resalté tanto el lunar en su costado; se debe a que el lunar que no puede ocultar actúa como su segundo pezón y eso hace que su expresión de vergüenza y timidez, al no ser capaz de ocultarlo, resalten. Básicamente, ese lunar es la parte que le da más erotismo a esa figura.

«Yo…Yo….Yo…….. Yo no fui capaz de comprender algo como eso…. y aún así… esta obra de arte… la profané…»

La mirada de Zanoba estaba perdida y su cuerpo comenzó a convulsionar, haciendo que burbujas de saliva comenzaran a emanar de su boca.

¿Esa reacción no es un pelín excesiva?

«Bueno, no pasa nada, un lunar o 2 se pueden añadir cuando haga falta con un poco de pintura, así que se puede arreglar, ¿pero qué querías decirme de las bragas?»

«L-las… las bragas… son las mismas…»

Cuando lo dijo, recordé que en efecto, las bragas de la figura y la Reliquia Sagrada son exactamente las mismas, ya que cuando quise ponerle unas, decidí usar las bragas que me resultaban más familiares.

En ese caso, Zanoba, al ver que Lilia tenía intención de enviarme esas bragas, pensó que era más que probable que yo estuviera relacionado de alguna forma con la figura.

Por cierto, he de decir que por aquel entonces, Roxy tenía otros 4 pares de bragas, todas con pequeños detalles que las distinguían. Es normal, ya que Roxy tiene un buen gusto por la moda.

«¿De verdad? Pues bien, ¿qué querías preguntarme sobre esa figura?»

No creo que pase nada, después de todo, Zanoba trataba la figura de Roxy con enorme cariño; dudo que me fuera a acusar a la orden del templo…

«¡</small>Nu</small>uuuohh!«

Un enorme chillido emanó de la garganta de Zanoba conforme se lanzaba al suelo de rodillas frente a mí; dejándome totalmente patidifuso.

«¡Así que tú fuiste el creador de esta estatuilla!»

Como era de esperar, este gesto por su parte sí que me hizo quedarme en blanco.

¿Por qué de buenas a primeras un príncipe como este se arrodilla ante mí? En todo caso debería de guardarle ese gesto solo para la Magnificencia de Roxy.

«¡Así que como imaginaba, la estatuilla la creaste con magia, ¿no es así?! ¡Eres digno de ser el discípulo de Roxy, la maga Real de Agua!»

No menciones a Roxy sin usar honoríficos, dirígete a ella como Roxy-san

«Me he sentido fascinado por tu creación cada día, y cada vez que la observaba, acababa descubriendo algo nuevo sobre ella, haciendo que el respeto que siento por ti sea cada vez mayor. Permítame que le llame Shishou, por favor.»

Decía esto mientras avanzaba de rodillas pudiendo escuchar como su ropa se arrastraba por el suelo en un movimiento con la intención de besarme los pies, aunque cuando se chocó con la barrera que le impidió tal acto, se levantó con un furioso rugido y se puso a darle puñetazos a la pared.

Su actitud me recordó a como se aglutina la gente como zombies hambrientos de nuevas publicaciones del comiket de verano; recordándome a esas personas que han desechado su orgullo y dignidad como persona para dejarse llevar por sus emociones y deseos.

«¡Uoohh! ¡¿Qué demonios hace aquí esta barrera?! ¡¿quién puso aquí algo así?! ¡Shishou! ¡Permítame besar esas manos divinaaaahhhhgggg!»

Y así fue como obtuve un discípulo algo espeluznante.

En mi anterior vida recuerdo haber visto gente de ese tipo, de las que conoces únicamente por internet y cuya relación no es exactamente de amigo pero está ahí, siguiendo lo que haces. Es raro de explicar, pero la cara de Zanoba se parece a como me imaginaba a esos extraños adoradores. Aunque es la primera vez que veo este nivel de adoración… aunque me viene genial.

No me cabe duda de que Hitogami predijo que esto pasaría, junto con el hecho de que me capturarían y que me haría amigo del tercer príncipe para escapar recibiendo su ayuda.

¡Ya puedo ver el final!

Calmé mis emociones y le dije lo siguiente.

«Oh, discípulo mío. En este habitáculo debería haber un cristal mágico que hace perdurar la barrera, ¡encuéntralo y destrúyelo!»

«¡Como ordene, Shishou! ¡Cuando acate su orden, por favor, ¿podría concederme el honor de enseñarme su método de creación de figuras?!»

«Como gustes, pero si no pudieras encontrar el cristal, serás excomulgado y perderás el derecho a llamarme Shishou para siempre.»

«¡Entendido, cuente conmigo!»

Con estas palabras, Zanoba se irguió y dedicó a recorrer la habitación en busca del cristal. Hubo ocasiones en los que subió a la habitación superior para ver si lo encontraba, dejándome escuchar sonidos similares a los de una cucaracha moviéndose por el techo.

Estos eventos duraron una hora aproximadamente.

Lo que encontramos fue un pequeño agujero del tamaño de un A4 en el techo sobre la barrera, imagino que el que Pax tenía planeado usar para tirarme la comida.  (NT: A4, Tamaño estándar para papel, con unas proporciones de 210×297 mm).

Al menos veo que tenía el problema de la comida cubierto, ¿pero me pregunto qué tenía en mente para limpiar las heces y protegerme de enfermedades? Quizás llenar la barrera con gas del sueño para ponerme a dormir y poder quitar la barrera a mis espaldas… aunque lo más probable es que ni se le ocurriera limpiar la celda; estoy seguro de que es de los que piensan que con alimentar a una mascota es suficiente.

Por ahora, gracias a la ayuda de mi esbirro, mis pertenencias dentro de la barrera han aumentado a una bolsa y una botella que Zanoba no necesitaba. Con estos objetos, al menos puedo deshacerme de mis propios excrementos, y evitar el mearme encima, y he de decir que ha faltado poco.

En esta situación, con que quite la plancha de piedra que bloquea la salida superior de la barrera debería ser suficiente, porque aunque el techo esté a unos 4 metros de altura, con que lance una cuerda, podría escapar trepando.

El problema vino cuando la plancha de piedra encajaba completamente en el hueco por el que me tiraron y se encontraba fuertemente sujeta, por lo que quitarla era increíblemente complicado; sumado además que posee un círculo mágico dibujado encima que posiblemente funcione en complementación con la barrera protegiéndola del daño.

Da la impresión de que será difícil destruirla con fuerza bruta.

«¿No posee su alteza a nadie que pueda explicarle el funcionamiento de las barreras?»

«No, ya que no poseo a ningún seguidor propio y de confianza.»

«¿De veras? Pero si Pax tenía al menos una guarda imperial, ¿no?»

«¡Cambié mi último caballero por la figura de Roxy! ¡Uff, fue un buen trato!»

Así que este tío también es un idiota… Por no hablar de que ha mencionado que cambió a su guardia personal… ¿qué demonios pasa en este país con la cantidad de estúpidos en la realeza? Bueno, al menos hay una cosa que hemos confirmado.

«Vale… comprendo.»

«¡Oh, así que ya conoce la solución, Shishou, justo lo que esperaba de alguien de su capacidad!»

«Sí, he visto que si todo continúa como hasta ahora, no tendré más remedio que excomulgarte.»

«¡NOooo puede hacerme eso!»

Para ser mi primer discípulo algo espeluznante, va a ser excomulgado en un tiempo record…. ja, ni de broma. No pienso perder mi tan esperado minion.

«Soy magnánimo y cambiaré la condición inicial. Si me ayudas a salir de aquí, te convertiré en mi discípulo.»

«¡Oh! ¡Maravilloso! ¡¡Espéreme hasta que vuelva, no tardaré, espere, por favor se lo pido!! ¡¡Voy a destrozar el techo con mis puños!!»

«Detente por favor, no hagas nada precipitado.»

Entré un poco en pánico y decidí detener a Zanoba conforme apretaba fuertemente sus puños mirando con odio al techo. Su expresión no era de broma, su cara parecía decir que no dejaría de pegarle puñetazos al muro del techo hasta que cediera, ya sea el propio techo, o los huesos de sus manos.

Este tipo es peligroso.

Zanoba estuvo intranquilo y yendo de aquí para allá durante un rato, pero de improviso se detuvo como si hubiera comprendido algo y levantó su rostro.

«Shishou, ¿quién fue el que pidió crear esta barrera?»

«Umm, si no me equivoco, fue por orden del 7º príncipe, su alteza Pax.»

«Hmmm, ahora que lo dice, creo recordar que Ginger mencionó algo al respecto…»

«¿Acaso se atrevió a omitir información a un príncipe?»

«No es eso, pero como mi cabeza solo pensaba en la figura, no le presté atención.»

«… Comprendo.»

Por todo lo que he ido viendo, parece que hay alguna relación entre este príncipe y Ginger; casi parece que Ginger está haciendo cosas a espaldas de Pax, como para intentar que el secuestro no le salga bien, pero vamos, no me disgusta recibir ayuda por ese frente. Aunque más que llamarlo un frente a parte, el hecho de que Zanoba viniera se debe exclusivamente gracias a Ginger.

Quizás lo hiciera pensando que teníamos gustos similares al ver la figura de Ruijerd, aunque no estoy seguro de lo que Ginger esperaba al hacer venir a este príncipe que hasta ahora ha fallado en todo; no acabo de ver cual era su intención, ni cómo debería continuar.

«Básicamente, Shishou, Pax sería capaz de hacer algo con esta barrera, ¿no es así?»

«¿Hn? Sí, supongo.»

Zanoba se quedó pensativo durante un rato, tras lo que dijo, con un tono bastante calmado totalmente distinto a los ánimos que había tenido hasta ahora.

«Comprendo, en ese caso, sea paciente y espéreme un rato.»

Parece que ha pensado en algo, aunque estoy preocupado, ya que el tercer príncipe no parece demasiado listo. Siento algo de temor al pensar que si hiciera algo alocado o extraño, acabaría peor que como estoy ahora.

«Ummm, antes de tomar acción, creo que deberías consultarlo como es debido con alguien. Ya sé, podrías preguntarle a Ginger-san, o a mí directamente.»

«Jajaja, veo que Shishou es de los que se preocupan mucho. No te preocupes y déjamelo a mí.»

«Ey, un segundo, ¿a dónde vas? ¿no me oyes? ¡¿Qué piensas hacer?!»

Zanoba subió por las escaleras mientras se reía.

«Pero será…»

Publicidad Y-AB

En ese momento, tuve una clara corazonada de que ya la había liado.

Según veía marcharse al príncipe tan confiado pero sin seguidores, sentía como si se estuviera marchando a agitar un nido de serpientes… veía que la situación iba a ir en una pésima dirección y las premoniciones me asaltaban sobre las posibles consecuencias.

Ah…. si iba a acabar así, al menos podría haberle pedido que me trajera algo de comer…

No obstante, pronto comprendería mi error. Ya que la persona conocida como Zanoba Shirone me había causado una impresión completamente equivocada.

Tiempo después lo pensé, y comprendí que en el momento en que Zanoba se dio cuenta de que yo había creado la figura de Roxy, todo lo demás ya no importaba.

4.8 24 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
8 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios