Goblin Slayer

Volumen 9

Capítulo 4: El Asesino del Pueblo Fantasma

Parte 2

 

 

“¿¡Ah!?” La Vaquera gritó al sumergirse completamente en un agua tan fría que literalmente la hizo dejar de respirar.

Sin embargo, ella inmediatamente parpadeó debido a la sorpresa.

Esto no era como ella pensaba. No, más bien, esto era un lugar más cálido en comparación con el exterior, y además ──……

“…… ¿Puedo respirar?”

“Es debido al anillo de 《Respiración》.”

Podía escuchar una voz dentro del agua que se acercaba constantemente hacia ella.

Era él.




La atrapó abrazándola repentinamente para sostener su cuerpo que se balanceaba dentro del agua.

La Vaquera reacciono con un “Ah” y endureció su cuerpo, pero este hecho solo duro un momento, y en cambio le confió su cuerpo dócilmente.

Seria molesto y muy infantil forcejear ruidosamente, pero ese no era el caso.

La Vaquera inclino suavemente su cabeza mientras miraba su casco de metal de cerca.

“…… ¿Anillo?”

“Yo te lo puse.”




Ahora que lo decía, había un brillante anillo en su mano derecha que él sostenía desde hace un rato.

Eso debió haberla protegido del agua del pozo.

Le recordaba a una ilusión, como si su cuerpo estuviera encerrado en una extraña membrana, como dentro de una burbuja.




Parecía que ella no se mojaba en absoluto, y su cabello y ropa danzaban alrededor suavemente.

Al voltear hacia arriba pudo ver el cielo reducido a un pequeño círculo distorsionado y distante, como si lo viera a través de una lente.

Ella efectivamente estaba dentro del pozo. Reconoció tal hecho una vez más y aceptó que había saltado ahí.

“Ya veo” dijo ella y flotó hacia el cielo mientras sus palabras se filtraban por la burbuja que la recubria. “…… Me hubiera gustado que al menos me lo explicaras antes de saltar.”

“Lo siento” dijo él. “No tuve tiempo.”

“¿Estaremos bien aquí?”




“No lo sé.”

Cuando él respondió salieron burbujas por la abertura de su casco. Realmente fue un gesto un poco confuso.

“El sonido de nuestro salto se desvaneció gracias a la caída de la nieve. No debieron de habernos visto. Además, la ventisca debería ocultar nuestras pisadas. Sera difícil que nos siguán.” Murmuró él como si revisara ── como si rezara ── cada aspecto de su escape uno por uno, y luego añadió en voz baja. “Probablemente.”

“……”

“Son goblins. No deberían ser tan competentes. Pero podrían percatarse por casualidad. Existe esa posibilidad.”

“…… ¿Nos encontrarán?”

“Aun así, no habrá problema si piensan que hicimos un salto suicida al quedarnos sin otra ruta de escape.”

No deberían haber notado el anillo. Con esas palabras la Vaquera miró el anillo en su mano derecha.

Un anillo que combinaba con el de él.

La Vaquera no sabía sobre el precio de estas cosas. Ella era una chica de granja. Solo sabía de cultivos y ganado.

Pero este era un anillo mágico. De seguro era algo valioso.

Sin embargo, el anillo que le compró durante el festival le parecía aún más valioso.

“Es difícil sumergirse en un pozo para comprobar un cadáver. Incluso si ese monstruo, como sea que se llame, lo ordena……”

Llevo una armadura. El agua fría. El esfuerzo de sacarnos. El rechazo de los goblins. El retraso del tiempo.

Él murmuró quejándose por un rato y luego dijo molesto:

“Todo depende del destino. No hay nada que podamos hacer.”

“¿De la sartén al fuego?” La Vaquera murmuró en voz baja y luego sonrió con todas sus fuerzas. “Aun así está bien.”

Ella apoyó su cabeza sobre su dura armadura y susurró esas palabras.




Incluso si ella giraba su pecho para acurrucarse sobre él, seguramente el sonido de su corazón no se transmitiría.

Ella no quería que pensara que estaba asustada y ansiosa.

“Sé te que esfuerzas mucho.”

“Pero eso no tiene sentido si no trae resultados.” Dijo en un tono como si se regañara a sí mismo. “Si el maestro estuviera aquí de seguro lo haría mucho mejor.”




“Pero, tu eres quien está aquí ahora, ¿no?” Dijo ella antes de que él intentara continuar. No es que fuera su intención interrumpirlo. “Yo te estoy ayudando.”

“…… Ya veo.”

“Así es.”

“Ya veo.”

. La Vaquera asintió, y se enroscó entre sus brazos.

Luego ella se giró rápidamente y miró hacia arriba, recargando su delicada espalda sobre su fuerte pecho.

Aunque hubiera sido bueno que pudieran ver las estrellas y la luna, el cielo seguía siendo de color plomo, y eso que era mediodía.

Además, el saltar al vacío con él mientras se daban a la fuga, tampoco aporto mucho a la atmosfera.

── Bueno, supongo que está bien que no me vea la cara. Él siempre ve mi rostro unilateralmente. Que no pueda verla de vez en cuando no está mal.

“…… Quiero decir, sí. Lo siento. Me disculpo.”

“¿Por qué?”

“Es que” dijo la Vaquera rascando su mejilla como si por alguna razón no pudiera decirlo. “Soy solo una carga.”

“No.”

Fue una respuesta inmediata.

La Vaquera parpadeó inconscientemente.

“Eso no es verdad.”

“…… ¿Ah sí?”

“Así es.”

“Ya veo” murmuró la Vaquera. Pequeñas burbujas escaparon de sus labios. “Ya veo.”

Um, dijo él y guardó silencio.




Goblin Slayer Volumen 9 Capítulo 4 Parte 2 Novela Ligera

 

La Vaquera también guardó silencio y miro hacia el cielo.

Observó, desde debajo del agua, las ondas que creaba la nieve que no paraba de caer sobre la superficie del agua.

No eran estrellas, pero no es como si pudiera darse el lujo de quejarse en esta situación.

“¿No estás cansado?”

“No.”

“Está bien, puedes dormir.”

La Vaquera jugó con su cabello que flotaba en el agua.

Su cabello rojo se veía de un color distinto a lo usual, lo cual era un poco extraño incluso en esta situación.

De repente ella recordó que de niños habían jugado en algún río cercano. Debió haber sido durante el verano… No invierno.

“Después de todo no podremos movernos de aquí por un tiempo, ¿no es así?”

“……” él bramo en voz baja. “Incluso podrían arrojarnos una roca.”

“Incluso yo puedo subir mientras esté observando.”

Él parecía vacilar bastante.

Sin embargo, la Vaquera noto que él soltó un gran suspiro. Burbujas fluyeron hacia arriba.

“…… Te lo encargo.”

“Sí.”

La Vaquera movió ligeramente su cuerpo para que él pudiera descansar.

Pateó el agua, giro su cuerpo como si bailara, lo encaró ── y recargó su cuerpo contra la pared del pozo.

Estaba hecho de una roca dura y fría, incluso más que su armadura, después de todo.

“……”

La Vaquera volteó hacia arriba, y después le dio un vistazo a él.

Su casco de metal estaba ligeramente inclinado hacia adelante, y entonces supo que ya estaba dormitando.

Ha estado moviéndose y en contante alerta desde ayer. Es comprensible.

“Oye.” Susurró la Vaquera con una voz muy baja, como para no perturbar su sueño. Algunas burbujas flotaron hacia arriba. “…… ¿Quieres volver?”

Ella no preguntó a dónde. No quería la respuesta en sí.




Él no respondió por un tiempo, tardó lo suficiente como para que ella pensara que se había dormido, y después dijo:

“Um.” Era una voz seca y entrecortada, como si fueran sus primeras palabras al nacer. “Quiero volver.”

Ya veo, asintió la Vaquera.

Ella abrazo sus rodillas y miró hacia el pequeño y redondo circulo que era el cielo, mientras flotaba como una redonda burbuja.

Ella odiaba mucho a los goblins.

5 6 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios