Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 3

Capítulo 29: Terminando Nuestro Primer Encargo

 

 

Bueno, es hora de que empecemos de una vez con el interrogatorio, pero ¿a quién debería interrogar primero, al hombre o a la mujer?

La mujer de ojos compuestos parece completamente aterrada y puedo oír sus ahogados llantos, mientras hace lo posible por alejarse de nosotros estando todavía maniatada.

- Gracias ( ◠‿◠) -

Verla con esa expresión tan asustada es tremendamente estimulante…… aunque mejor dejar eso a un lado.

Estoy seguro de que si le quito la mordaza se pondrá a gritar y que lo que nos diga acabarán siendo cosas poco coherentes por su actual estado mental. Así que si fuéramos a interrogarla, sería necesario calmarla antes lo suficiente para que fuera productivo.

Por otro lado, el cara lagarto de al lado tiene una cara difícil de leer, y soy incapaz de entender lo que significan sus expresiones cuando veo cambios en sus facciones.

Lo único que he sido capaz de entender es que, de alguna forma que desconozco, se está poniendo algo pálido.

Observa con detenimiento lo que le rodea, al igual que nuestras expresiones; tengo claro que está pensando seriamente sobre cómo sobrevivir a esta situación. Habiendo visto a Ruijerd pensativo en una esquina por el evento de hace unos minutos en el que acabó matando a su compañero, no sé como lo entenderá y reaccionará.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

Era más fácil hablar con el que se enfadaba con facilidad; pero en este caso, sería preferible interrogar a ambos por separado, ¿no?

En ese caso, los llevaré a habitaciones distintas y los interrogaré corroborando la información entre ambos, para después compilar la información clara y segura más tarde.

Bien, hagamos eso.

“Eris, por favor, vigila a la mujer.”

“De acuerdo.”

Eris me afirma con decisión.

Llevo al hombre hasta el pasillo de antes, realmente le pido a Ruijerd que lo lleve porque soy incapaz de llevarlo yo solo.

Elegimos un lugar del pasillo en el que el sonido no debería llegar a la habitación de los animales, y con cuidado le quito la mordaza de forma que no pueda morderme.

“Tengo unas preguntas que hacerte.”

“H-hablaré, te contaré todo, pero por favor, no me mates.”

“De acuerdo, si nos cuentas todo te dejaré marchar.”

“¡E-Está bien!”

Le sonrió para intentar tranquilizarle, pero está completamente asustado; pensé que sería una persona más tranquila y calculadora pero parece que me equivoqué.

“¿De dónde salieron los animales del cuarto de al lado?”

“L-los recogimos.”

“¡Gua~u, fantástico! Pero…. ¿De dónde los recogisteis?”

“No, quiero decir…..”

Sus ojos no paran de ir de aquí para allá, mirándome primero a mí y después a Ruijerd.

¿Acaso va a intentar mentirnos?”

“P-por los alrededores…..”

Es pésimo mintiendo.

Por su expresión de antes pensé que sería alguien más espabilado, pero parece que no es el caso.

“¡Ya veo! ¡Así que son animales que deciden ir en masa a los barrios bajos!……. ¡Desgraciado, ¿te crees que porque tengo cara de niño me puedes tratar como un imbécil?!”

Le intimido un poco.

“E-En absoluto.”

No parece que esté funcionando.

Este cuerpo debe parecer ridículo a la hora de amenazar a alguien; aunque claro, tengo 10 años después de todo.

Bueno, qué más da, seguiré amenazándole un poco más.

“『IGNI-FRAGOR』(Explosión)”

Hago un chasquido con mis dedos, y al mismo tiempo una pequeña explosión se desencadena frente a los ojos del hombre.

“¡Ahhh!”

La punta de la nariz del desconocido se quema ligeramente.

“¡¿Q-qué haces?!”

Le ignoro.

“Dime, si de verdad no quieres morir, creo que deberías pensar mejor como respondes, ¿no crees?”

El Desconocido B se pone a temblar, quizás porque ha recordado lo que le pasó a Desconocido A hace pocos momentos. También recuerdo que la conversación que tuve con Ruijerd no la mantuvimos en el idioma del Dios Demonio, por lo que no nos pudieron comprender en absoluto.

Es un idioma bastante feo, y en cuanto puedo vuelvo a hablar humano; pero la parte más significativa es que no llegaron a entender la parte en la que hablamos sobre que Ruijerd es un Supard.

Bueno, no importa; escucharon la palabra Supard y no creo que importa que lo sepan si podemos sacarle el mayor partido en esta situación.

“¿Recuerdas el nombre de nuestro grupo? pues ese hombre de ahí, por mucho que se haya teñido el pelo de azul, es el verdadero Dead End. Y en mi caso, mi aspecto físico no refleja realmente mi edad.”

“¿El verdadero Dead End….?”

“Tú y yo puede que tengamos mucho en común, por lo que si me cuentas la verdad, es posible que podamos ayudarnos mutuamente.”

Encamino la conversación por la rama de la comprensión.

“Pero…. ¡iiik!”

En cuanto el hombre vuelve a mirar a Ruijerd, de inmediato aparta la vista asustado. Seguramente Ruijerd le haya mirado enfadado.

“Dime, lo que, hacéis, aquí.”

“S-secuestramos mascotas….”

“Oh, así que secuestro…”

“Y cuando ponen recompensas para encontrar a esos animales, aceptamos la tarea y hacemos como que las buscamos antes de entregarlas.”

“Ya veo.”

Aunque no tengo forma real de comprobarlo, es muy probable que sea la verdad.

Todo cuando hemos visto y ha ocurrido encaja con la descripción que me ha dado, además de que es bastante creíble.

En esta ocasión se trataba de la mascota de una niña pequeña, pero si le pasara algo similar a que una persona rica ofreciera recompensa adicional a los que encontraran a su mascota…. Con suficiente suerte podrías volverte rico simplemente encontrando mascotas.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

Digo lo de recompensa adicional porque el gremio de aventureros tiene limitaciones en cuanto a la recompensa mínimas y máximas según el rango.

“En ese caso, ¿qué hacéis con las mascotas si nadie acaba publicando una tarea para su búsqueda?”

“Pasado un tiempo las soltamos…..”

“Ohh, ¿no saldría más rentable vendérselas a una tienda de animales?”

“¡Jah! Si hiciéramos eso podría llegarse a descubrir que las secuestramos nosotros.”

Conforme Desconocido A se pone algo valiente reprochando mi comentario, Ruijerd golpea la base de su lanza en el suelo; consiguiendo que se ponga nuevamente a temblar.

¡Fantástico Ruijerd, has sabido escoger el momento exacto para acobardarle y recordarle su lugar antes de que se creciera más de lo apropiado!

“Veo que lo tenéis todo bien pensado y controlado.”

“P-por supuesto.”

“Si estuviera en tu lugar, habría vendido a las mascotas que no fuera a devolver. Aunque antes las trocearía y se las vendería a un carnicero; de esa forma nadie se enteraría de nada, ¿no crees?”

En un mundo en el que la carne de los monstruos es considerada deliciosa, dudo que tengan problemas con la proveniencia de la carne.

El hombre lagarto con el que hablo me mira como si hubiera dicho algo impensable.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

¿Por qué me estará mirando de esa forma? ¿Acaso hay tanta diferencia de sabor de la Gran Tortuga Reina de las Colinas con respecto a la carne de una tortuga mascota?

“Ludeus, ¿acaso planeas vender a estos 2 a un carnicero?”

Me giro hacia Ruijerd tras escuchar una frase con un significado tan oscuro.

…Ah, claro, el lagarto se piensa que es a lo que me refería al mencionar lo del carnicero…

“Esa podría ser una fantástica idea….”

Decido asustarle un poco más y veo como su cara se contrae de terror y empieza a temblar.

Anda, esa cara me la conozco, qué recuerdos…

Es una cara que he visto con claridad en mi anterior vida.

“Ludeus…”

Ruijerd-san, no me mires de esa forma, porque como sigas me vas a hacer un agujero en la espalda. Solo bromeaba, no tengo intención de hacerlo.

“Bueno, nosotros vinimos aquí tan solo porque andábamos buscando a un gato, no suena muy distinto de lo que haría un justiciero, pero tampoco hace falta que seamos tan radicales, por lo que podemos hacer como que no hemos visto nada y marcharnos.”

“¿E-en serio?”

“Pero la cosa, es que habéis conocido la verdadera identidad de nuestro amigo Ruijerd-san, así que, ¿qué deberíamos de hacer con vosotros?”

“¡N-no le diremos nada a nadie! ¡Además, aunque fuéramos contando que Dead End está en la ciudad nadie nos creería!”

“Pues yo creo que sí os creería, porque, como seguramente sepas, las malas noticias vuelan.”

En especial porque sería un rumor que nos haría más mal que bien, o eso creo, pero al menos dudo que nos haga mal ahorrarnos posibles problemas por el momento.

“Lo más seguro para mí, sería mataros a los 2 y enterraros aquí mismo si fuera necesario.”

“N-no, p-por favor, déjame ir… haré lo que sea, ¡pero por favor, déjame vivir…!”

Viéndole suplicar de esa forma, detengo mis amenazas, aunque, ¿qué debería hacer?

Son secuestradores de mascotas, culpables confesos y por lo tanto villanos; pero aun poniéndolo de esa forma, realmente son solo mierdecilla que no tiene intención de hacer fechorías mayores. Si los dejáramos marchar, dudo que se siguieran delinquiendo.

El problema es que han visto como Ruijerd mataba a una persona, por lo que podrían convertirse en una traba a la hora de conseguir mejorar la fama de los Supard. Creo que lo mejor si no queremos problemas futuros sería quitarlos de enmedio.

Pero como le acabo de decir a Ruijerd que matar no está permitido, matarles no es una opción.

En ese caso, ¿qué tal si los llevamos a la guardia de la ciudad?…. No creo que sirva, porque como dije, son simples secuestradores de mascotas; por mucho que los entregáramos a la policia, no les darían un duro castigo. Si tan solo recibieran una multa, puede que se quieran vengar por lo ocurrido.

Por mucho que estén tan asustados que casi me haga reír, puede que se les pase una vez el peligro (Ruijerd) desaparezca.

Si fuera posible, me gustaría continuar observándoles y amenazándoles de vez en cuando, pero dándoles una sensación de seguridad. Esto claramente traería ciertos riesgos; si les amenazamos continuamente lo único que conseguiremos es que acumulen odio hacia nosotros, hasta que finalmente busquen venganza.

Porque si te paras a pensarlo, fuimos nosotros quienes matamos a uno de sus compañeros; eso nos puede valer en este momento para tenerlos aterrados, pero antes o después podría convertirse en combustible para su odio.

Pues si no podemos matarlos ni entregarlos a la policia, solo nos queda intentar ponerlos de nuestra parte… Es posible que haciendo una alianza con ellos pudiéramos ganar dinero y hasta subir nuestro rango de aventureros; podemos hasta usarlos para reunir información sobre la ciudad y encargarle trabajos varios.

Si se diera el caso, podríamos hasta quedarnos con el negocio de las mascotas.

Aunque si hicieramos esto, es probable que la actitud de Ruijerd empeorara enormemente; esto es debido a que consideras a estas personas como malvadas, y que no importa matarlas. Así que seguramente no quiera trabajar con ellos.

Hmm—- Necesito pensar, mejor organizo mejor nuestras opciones teniendo en cuenta los riesgos y beneficios.

  • 1. Matarlos

Riesgos:

Ruijerd no consigue comprender mi explicación del no matar.
Seguramente cojamos la manía de matar a alguien cada vez que tengamos algún problema.

Beneficios:

No tendremos problemas futuro.
Podremos saquear su dinero.
  • 2. Entregarlos a la guardia

Riesgos:

Pueden acabar vengándose.

Beneficios:

Puede que ganemos algo de renombre.
  • 3. Dejarles ir

Riesgos:

Pueden acabar vengándose.

Beneficios:

Ninguno.
  • 4. Ponerlos de nuestra parte

Riesgos:

Mi acompañante se puede enfadar y verme como manipulador y rastrero.

Beneficios:

Tenerles controlados.
Recibiríamos su ayuda como si fueran nuestros subordinados.

Me da la impresión de que 1 no es la mejor solución teniendo en cuenta nuestros planes de futuro. Puede que no sea un fanático de la justicia, pero creo que matar a alguien sin un buen motivo puede conllevar a que tarde o temprano nos acabará tocando pagar por ello.

Las opciones 2 y 3 tienen poco riesgo y poco beneficio; porque aunque nos acaben odiando y quieran vengarse, no le costaría nada a Ruijerd encontrarlos y capturarlos, lo que llevaría a matarlos al final. Por lo que en ese caso tendríamos que trabajar el doble.

¿Entonces solo la 4 es aceptable? Es bastante probable que Ruijerd acabo teniendo malísima opinión de mí, pero nuestro problema financiero nos tiene contra la espada y la pared.

En efecto, el problema es el dinero; necesitamos dinero.

Teniéndolos como súbditos, podemos utilizar el negocio de captura de mascotas para obtener beneficios y si se unieran a nuestro grupo podríamos hasta repartirnos más rápidamente las estúpidas misiones de rango F para subir de rango, porque hasta que no lleguemos al rango C o superior no podremos dedicarnos a tareas más adecuadas para nosotros.

………. ahora que lo pienso….

“Antes dijiste que capturabais las mascotas para devolverlas cuando ponían anuncios… ¿acaso sois aventureros?”

“C-claro.”

Anda, si son aventureros.

“¿Qué rango tenéis?”

“R-rango D.”

Y tienen hasta más rango que nosotros.

“¿Por qué aceptáis misiones de rango E si vuestro rango es mayor?”

“Ahh… podemos incluso ascender al rango C, pero nuestras ganancias son bastante estables con el negocio de las mascotas del rango E.”

Claro, porque si suben al rango C ya no podrán aceptar tareas de rango E, por eso prefieren quedarse en el D. Se han adaptado, aunque fraudulentamente, a las misiones de rango E y eso les permite ganar un sueldo estable… no es una mala idea.

En nuestro caso, necesitamos ascender rápidamente para poder hacer misiones de rango C y B; aunque imagino que habrá aventureros que no se especialicen tanto en combate.

Hmmm…. si por ejemplo les ayudáramos a hacer misiones de rango C y repartiéramos las ganancias con ellos…. Aunque claro, haciéndolo de esa manera, nuestro rango no aumentaría.

“1 segundo…….”

De improviso, una chispa se enciende en mi cabeza.

Qué buena idea he tenido….

“Dime… ¿sin el tío de antes todavía podríais hacer lo de las mascotas?”

“N-no, no lo volveremos a hacer, en serio, nos dedicaremos a—”

“Respóndeme.”

“¡Sí, podemos hacerlo! ¡El tío ese lo que hizo fue enterarse y nos amenazaba para que le diéramos una parte mientras nosotros 2 trabajábamos!”

¿En serio? Menuda suerte tuvimos… hemos abierto la plaza para 1 de esas 3 partes que se dividían. Me pregunto si esta era la intención de Hitogami.

“De acuerdo, pues nos gustaría aliarnos con vosotros.”

A mi espalda, y nada más decir estas palabras, Ruijerd grita enfurecido.

“¡¿Que nos aliemos?! ¡¿Qué tonterías estás diciendo?!”

“Ruijerd-san, ¿puedes guardar silencio hasta que termine?”

“¡¿Cómo dices?!”

“No voy a hacer nada ruin.”

“……”

Fijándome bien en Ruijerd, veo que está furioso, y es que por mucho que crea que esta es una buena idea, ¿debería olvidarme?

La cosa es que creo que el plan es perfecto, ganamos dinero, subimos nuestro rango y mejoramos la reputación de Ruijerd. Este plan soluciona todos nuestros problema…. o eso creo.

Vuelvo a girarme hacia el hombre lagarto.

“Hace un minuto dijiste que harías cualquier cosa, ¿no es así?”

“S-si me dejáis vivir, o-os daré todo lo que tengo.”

“No es eso lo que quiero, sino que ascendáis de rango.”

“¿Eh?”

Le explico mi plan.

“Quiero que prestes atención, nosotros 3 somos combatientes, y aunque no se nos dé mal buscar mascotas, seremos muchísimo más eficientes acabando con monstruos.”

“E-entiendo… aunque en ese caso ¿por qué aceptasteis esta tarea?”

“Porque tuvimos que hacernos aventureros sin previo aviso.”

“O-oh……”

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

“Bueno, volviendo al asunto que nos interesa.”

El tema de conversación para intentar desviarse a otros temas, por lo que fuerzo a que vuelva al tema principal.

“Podemos realizar tareas que impliquen combatir, pero nuestro rango no nos permite aceptarlas en el gremio; por otro lado, ustedes 2 sí podéis aceptar esas tareas aunque no queráis realizarlas, ¿me sigues?”

“S-sí.”

“Por eso lo que haremos será intercambiar tareas entre nosotros.”

El hombre lagarto inclina la cabeza al escuchar mis palabras.

“¿A-A qué te refieres?”

“Vosotros cogéis las tareas de rango C o B, y nosotros, para subir nuestro propio rango, aceptaremos tareas de búsqueda de mascotas. Nosotros nos encargamos de vuestras misiones y vosotros de las nuestras.”

“P-Pero espera un momento, si un grupo distinto entrega la tarea….”

“¡No seas tonto! ¡Cuando vayamos a entregar la tarea como realizada, volveremos a intercambiar y cada grupo entregará la que le corresponda!”

“Ah.”

Finalmente parece que Desconocido B entiende lo que le digo.

En resumen,

Nosotros aceptamos tareas de rango E, y hacemos tareas de rango B. Cuando terminamos, entregamos la tarea de rango E que hicieron ellos.

Ellos aceptarán las tareas de rango B y harán nuestras tareas de rango E. Cuando terminen, entregarán las tareas de rango B que hicimos.

Siguiendo este planteamiento, lo único que pasará es que ellos recibirán una recompensa de rango E y nosotros una de B. Puede que esto choque ligeramente con las reglas del gremio, pero tengo entendido que los aventureros de rango superior pueden ayudar a realizar tareas de menor nivel a otros aventureros.

En este caso, tan solo estaríamos retorciendo este caso especial ligeramente, por lo que no podría considerarse algo ilegal o no permitido.

“Nosotros necesitamos dinero y ascender de rango, mientras que vosotros queréis estabilidad. Haciéndolo como te digo, ambos ganamos, es más, ¿qué te parece si te damos una parte de la recompensa de las misiones de rango B?”

“¿Una p-parte de recompensa de misión B…?”

La voz del hombre lagarto se acerca por un instante a la voz de Gollum diciendo mi tesooorooo y traga con fuerza. Y es que hay que tener en cuenta, que la recompensa por una misión de rango B es altísima.

Es una manipulación con la forma de premio y castigo, también conocido como la zanahoria y el garrote. La vara la usaremos si nos traicionan y la zanahoria para motivarles a no hacerlo, para que de paso parezca que lo hicieron por su propia voluntad.

“Aunque tengo una condición.”

“¿C-Condición?”

“Sí, que extendáis el nombre de Dead End.”

“¿Que lo extendamos…? Pero si todo el mundo lo conoce ya.”

Ciertamente.

“Lo que quiero es que vayáis diciendo que Dead End ayuda a la gente, extended rumores aunque os tengáis que inventar algo.”

“¿Por qué motivo necesitáis que hagamos eso…?”

Motivo… Podría contarles la larga historia de Ruijerd, pero, ¿nos creeran? No, imposible, porque Ruijerd acaba de matar a una persona delante suya. Puede que podamos trabajar juntos, pero es muy probable que la idea de que los Supard son aterradores se le haya quedado grabada en las retinas.

“A veces es mejor no saber algunas cosas, eso lo comprendes, ¿no es así?”

“…..L-lo comprendo.”

Busco la primera excusa que se me ocurre y parece que la acepta.

“¿Solo tenemos que extender rumores?”

“Sí, pero no digáis cosas malas sobre nosotros, ¿entendido? Conocemos a alguien que os puede seguir hasta el fin del mundo si fuera necesario.”

El hombre lagarto le lanza una mirada a Ruijerd y afirma con la cabeza.

“En ese caso, tenemos un trato, ayudadnos a subir de rango y a cambio os ayudaremos como podamos.”

“E-eso.”

“Nos vemos mañana por la mañana en el gremio de aventureros, no faltéis, ¿entendido?”

Le dejo con una palmadita en la espalda.

***

 

 

Aunque parezca que hemos llegado a un acuerdo, prefiero interrogar también a la mujer para obtener posible información adicional.

Tienen mucha experiencia buscando mascotas, hasta el punto de que es lo que llevan haciendo desde que se enlistaron como aventureros.

Al principio se debió a que encontraron una mascota perdida y para protegerla se la llevaron a la guarida hasta descubrir el dueño; cuando vieron que los dueños a menudo anunciaban la pérdida de sus mascotas con ofertas de empleo en el gremio, fue cuando empezaron a dedicarse a la captura de mascotas que no estaban especialmente perdidas, hasta directamente secuestrarlas.

Por lo general lo hacían con mucho cuidado de no ser descubiertos, pero el Desconocido A les pilló con las manos en la masa un día y les obligó a aceptarle en el grupo a modo de guardaespaldas. Más tarde se instauró como líder del grupo y les obligó a expandir el negocio algo más; a lo que siguió que empezó a solicitar no solo su parte como guardaespaldas sino como líder, seguramente motivo de su gusto por las mujeres, por lo que acabó llevándose la mayor parte de las ganancias.

Parece que al menos a la mujer no le ha importado que lo hayamos matado, no puedo creerme la suerte que hemos tenido.

Y principalmente para clarificar, el hombre lagarto se llama Jalil y la mujer Veskel, se acabó llamarles Desconocido B y Desconocida Femenina.

Tras hablar con los dos y pensarlo un poco más, decido quitarles sus ataduras y mordazas.

***

 

 

Cuando salimos del almacen secreto acompañados del gato, Ruijerd se gira enfadado.

“¡Dime, ¿a qué ha venido eso?!”

“Hmm, ¿a qué te refieres?”

Ruijerd me coge del cuello de la camisa y me levanta dejando mis pies colgando en el aire.

“¡Deja de hacerte el tonto! ¡Son malvados, lo que hacen está mal! ¡¿Y vas y te alías con ellos?!”

Puedo afirmar que Ruijerd estaba furioso, y viéndole mirarme con esa cara tan terrible me hace recordar que acaba de matar a una persona.

“T-tienes razón en que lo que hacen está mal, pero comparados con otros no han hecho nada imperdonable, más que malvados los llamaría picarillos.”

“¡En el momento que hacen algo mal no existe diferenciación, si son malvados son malvados y punto!”

No tiene sentido, ¿cómo es posible que sabiendo que las cosas iban a acabar así, mis piernas pueden ponerse a temblar, mi voz entrecortada y las lágrimas se acumulan en el extremo de mis ojos?

“L-lo hice, lo que hice, porque este plan, mata 2 pájaros de un tiro…”

“….¡¿Y eso qué importa?!”

Parece que Ruijder no puede aceptarlo bajo ningún concepto.

Mierda.

Estoy tan aterrorizado que no puedo ni pensar, en mi mente solo resuena el rechineo tembloroso de mis dientes.

“¡Las malas personas jamás cumplirán su palabra!”

Ruijerd, clavándome la mirada grita enfurecido.

La idea de que nos traicionen ya la he contado como posibilidad, pero con todo lo ocurrido y los beneficios que le hemos aportado, junto con el terror que le hemos infundado es necesario para que no haya problemas durante un tiempo.

“¡¿En qué estabas pensando para tener la necesidad de aliarte con ellos?!”

Escuchando eso, comienzo a dudar de si ha sido lo mejor.

Ciertamente no teníamos motivos reales para tener que aliarnos con ellos de forma alguna. Tan solo necesitábamos dedicarle algo más de tiempo a las tareas del gremio y si nos llegaba a faltar dinero solo teníamos que cazar algunos monstruos. Eso funcionaría y conseguiríamos de paso subir nuestro rango en el gremio que es lo que más necesitamos.

No era necesario su participación para conseguir ese objetivo, tan solo hemos acortado el tiempo para conseguirlo ligeramente.

¿Deberíamos olvidarnos del asunto después de todo? ¿Sería mejor si diéramos media vuelta y los matáramos sin avisar? ¿No pasará nada si nos damos un baño con su sangre?

La duda se apodera de mí, ya no sé ni lo que deberíamos hacer ni lo que no.

“¡Ruijerd!”

Una potente voz detiene nuestra discusión y me saca momentáneamente de mis inseguridades.

Tras la estridente voz, veo como Ruijerd comienza a tambalearse un poco.

“¡Suelta a Ludeus ahora mismo!”

Observo como Eris le pega patada tras patada al culo de Ruijerd.

“¡¿Qué es lo que te molesta?!”

Siento como mis tímpanos están a punto de estallar por la potente voz de Eris, observo que a nuestro alrededor varias personas se acercan y se quedan observándonos viendo lo que ocurre.

“Pues que no me gusta trabajar con malas personas.”

“¡¿Te pones a gruñir y patalear porque no te gusta algo?! ¡Ludeus hace lo que hace por tu bien y por el mío, Ruijerd!”

Los ojos de Ruijerd se abren como platos, de improviso y con un seco golpe, mis pies vuelven al suelo.

Las patadas de Eris cesan, pero su potente voz no parece ni disminuir ni detenerse.

“¡Si lo piensas bien, lo único que hacen es capturar animales!”

“No, el tipejo de antes hasta le dio una patada a un niño.”

“¡¿Y qué? Yo también le he dado patadas a Ludeus antes!”

“….. Pero… pero quien es malvado lo es siempre.”

“¿No dijiste que tú también hiciste cosas malvadas en el pasado?”

Eris-san, te agradezco enormemente tu ayuda, pero no puedes meter demasiado el dedo en la yaga en un asunto tan peliagudo como ese, lo sabes, ¿no es así?

“¡Te puedo asegurar que Ludeus es increíble! ¡Se preocupa por todo y acaba encontrando solución a todos los problemas! ¡Así que lo que tienes que hacer es dejar de quejarte y hacer lo que te diga!”

“…..”

“¡No te pongas a patalear por nimiedades y cosas insignificantes!”

“No lo son.”

“¡Si solo te vas a quejar, vete! ¡Nosotros 2 volveremos por nuestra cuenta!”

Puedo ver claramente como Ruijerd se desinfla ante la acalorada retahíla de Eris.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

“….. De acuerdo……. Siento lo ocurrido.”

Al final, Ruijerd acaba pidiéndome disculpas; aunque creo que es más por haberse visto forzado por el ímpetu de Eris que porque haya aceptado lo ocurrido.

“N-No… no te preocupes….”

Puede que parezca que todo acabó bien, pero por algún motivo siento que la presión ha aumentado enormemente hasta el punto de que vuelvo a dudar sobre mis actos.

Es posible que la idea de cooperar con ellos haya sido demasiado precipitada, pero viendo como hemos llegado a esto y tras esta discusión, soy incapaz de dar marcha atrás.

Los nervios me inundan en forma de mariposas en el estómago, pero lo único que puedo hacer ahora es seguir adelante.

Debo confiar en que salga bien este plan que tomé como buena idea desde el principio.

Por mucho que ni yo mismo tenga confianza en que salga bien…

***

 

 

En cuanto le devolvemos el gato a su dueño, la pequeña parece encantada con su vuelta y nada más verlo se tira al cuello del animal y lo abraza con fuerza mientras se le escapan algunas lágrimas.

Parece que lo quiere con locura; y el gato es increíblemente dócil, y eso que en verdad se parece a una pantera negra.

“¡Muchísimas gracias! ¡Ah, cierto, tomad esto!”

La pequeña le da a Ruijerd una tarjeta que no estoy seguro del metal que estará hecha.

 


D040023

Completada


 

Puedo ver palabras escritas en el metal.

“¿Qué es?”

“¡¿Sois aventureros y no sabéis lo que es eso?!”

La jovencita nos mira con la boca abierta, incapaz de contener su desconcierto.

A-Antes de ponerte así, podrías explicárnoslo, ¿no crees?

“S-si fuera posible, ¿podrías explicárnoslo, por favor?”

“Vale, es algo que si llevas al gremio de aventureros te lo cambian por dinero.”

Ah, claro, D040023 será el número de la tarea, aunque no entiendo muy bien lo que representa exactamente este número, quizás alguna cifra represente al continente mágico…

“Cuando me la dieron no ponía eso de completado, ¿pero sabes? Cuando la toqué con el dedo y dije tarea completada ¡salieron las letras! Fue porque hice lo que me dijeron en el gremio, y ahora puedes llevarles esta tarjeta marcada como completada.”

En resumen, cuando el cliente solicita gente para un trabajo y se lo paga por adelantado al gremio, recibe una tarjeta con su identificador y cuando haya sido completada se le entrega a los aventureros, tras poner el dedo sobre ella y decir las palabras tarea completada.

Supongo que es algún tipo de medida antirrobo. Aunque claro, ¿qué pasaría si fuera yo el que dijera esas palabras mientras la toco? ¿Podría cambiarla por dinero? ….. No creo, estoy seguro de que me descubrirían rápido, debe tener algún sistema para prevenir este tipo de estafas.

“Pero cuando sacaste la tarjeta ya ponía que estaba completada, ¿no?”

¿No sería lo más normal que se indicara como tal una vez que se confirma que la tarea ha sido realizada y no antes?

“¡Claro! ¡Porque como sabía que Ruijerd encontraría a Mii-chan, la puse como completada nada más iros!”

¡Qué ricura de niña! Aisshhh, me la quiero llevar a casa. ¡Es realmente cautivador ver a una jovencita confiar de esa manera en otra persona!

Ruijerd acaricia la cabeza de la pequeña.

“¿De verdad?…. Gracias por confiar en mí.”

“¡Por supuesto! ¡Sabía que aunque dieras tanto miedo eras buena persona, demonio-san!”

Al escuchar las palabras de la pequeña, Ruijerd se queda casi petrificado por un instante.

Comprendo como te sientes, es normal; te has ganado con tus actos la aprobación de alguien y lo has visto en primera persona, me pasaría lo mismo.

“En ese caso, Ojou-san, espero que nunca olvides a Ruijerd, del grupo Dead End.

“¡Claro! ¡Pero si mi mascota se vuelve a escapar, espero que me ayudéis a encontrarla otra vez!”

Las palabras de la jovencita me hacen recordar el trato que casi acabamos de hacer y hace que se me retuerza el corazón.

***

 

 

Una vez regresamos al gremio de aventureros, el cielo ha se está tornando a un color oscuro.

Nos ha tomado bastante tiempo, si seguimos a este ritmo nuestros ahorros no tardarán en desaparecer.

“Mira, si han vuelto.”

“Eh, ¡¿eso significa que han encontrado la mascota?!”

Una vez entramos en el gremio, el tipejo ese con cara de caballo empieza a caldear el ambiente en la habitación. Su cuerpo se acerca al de un minotauro, pero en vez de ser similar a un toro, su base animal es la de un caballo.

Me quedé con su cara porque es bastante llamativo, aunque me llama la atención que siga aquí.

¿Será que no sale del gremio o algo por el estilo?

“Vaya, eres el hombre caballo de esta mañana… ¿ya terminaste de trabajar por hoy?”

Se me dan mal las personas como él, porque me recuerda a los tipos que me hicieron bullying en el instituto. Y por algún motivo siento que intenta aprovecharse de nosotros de alguna forma, por la forma en la que siempre arma tanto alboroto.

“¿Q-qué te pasa? Te pusiste tan educado de repente que me resultó raro…”

Ups, maldita sea, con todo lo que ocurrió hoy se me olvidó actuar bruscamente dentro del gremio…

Intento reorientar la conversación.

“No es eso, senpai, es solo que como decidiste darnos ese consejo, pensé en ser algo más cortés contigo.”

“O-oh, ¿de veras?”

El hombre caballo parece estar un poco confuso y algo avergonzado.

Qué fácil ha sido tomarle el pelo.

“Gracias a tu consejo, ya terminamos nuestra primera tarea.

“¿Cómo?”

Le enseño la tarjeta en la que se indica claramente que ha sido completada la tarea de rango E que aceptamos. Viéndola, se queda bastante sorprendido.

“Menuda sorpresa, con lo difícil que es encontrar a las mascotas perdidas en una ciudad tan grande.”

Tienes toda la razón, sobretodo porque no solo las pierden, sino que algunos hasta las esconden.

“No es para tanto, para nuestro amigo Ruijerd, el conocido Dead End no es un problema.”

“¿Lo dices en serio……? Para ser un impostor, es bastante bueno.”

“¡Ya te dije que es el verdadero!”

Tras terminar nuestra actuación frente al resto de aventureros, nos acercamos a recepción y le entregamos la tarjeta marcada como completada al recepcionista, junto con nuestras identificaciones de aventureros.

Al cabo de uno o 2 minutos, vuelve para devolvernos nuestras identificaciones además de entregarnos una moneda vieja similar a la moneda de 100 yens

Vaya, parece tan poca cosa…

Cuando vuelvo con Eris y Ruijerd, veo que el cara caballo está molestando a Ruijerd.

“Y dime…. ¿Cómo encontrasteis a la mascota? Seguro que me sirve de referencia para otra ocasión.”

“Tan solo los rastreé como hacía cuando voy de caza.”

“¡Así que rastreando! ¿Y de qué raza eres?”

“……. Soy un Supard.”

“Venga, tío, en serio, si viendo este collar ya sé que es mentira.”

El molesto cara caballo tiene su mirada clavada en el pecho de Ruijerd, de donde cuelga el colgante de Roxy que le presté a Ruijerd bajo amenaza de muerte.

“Me llamo Nokopara, aventurero de rango C.”

“Yo Ruijerd, rango F.”

“Ya sé que eres rango F. Bueno, si necesitas cualquier cosa solo tienes que preguntarme, como buen senpai tuyo que soy, te enseñaré lo que pueda. ¡Jhyajhyajhya!”

Veo que el cara caballo (Nokopara) está teniendo una conversación amistosa y alegre con Ruijerd.

Me alegro de que alguien acostumbrado a que le odien pueda conversar con alguien tan tranquilamente, pero me da algo de pánico que alguien le diga algo que vaya a sentar mal a Ruijerd, ¿le atacaría de repente? Seguramente, si se trata de algo malo para algún niño.

Observo a Eris también por preocupación, la veo sentada a un lado de una mesa. Mirándola de reojo mientras estaba en la barra pude comprobar que se acercaron a hablar con ella, pero como no entendía el idioma los acaba ignorando, como ahora.

“Eh, esa espada parece bastante buena, ¿dónde la pillaste?”

“……..”

“Eh, ¡al menos di algo!”

“……..”

Puedo ver como una supuesta guerrera empieza a enfadarse al verse ignorada por Eris.

“¿Ocurre algo?”

Y de inmediato me apresuro hacia donde se encuentran para parar la posible pelea. Al verme, la guerrera suelta un Tch, no, nada y se larga; y en su lugar, Nokopara se nos acerca.

“¿Has cogido ya la recompensa?”

“Sí, una única moneda de hierro oxidado, pero bueno, es nuestro primer encargo.”

“Jaja… como imaginaba, habéis ganado poquísimo.”

“No lo veo tan poco para ser los ahorros de una niña pequeña.”

“Lo que es poco, sigue siendo poco por mucho que busques excusas.”

“Solo la parte del dinero.”

Imaginando en mi mente a esa pequeña rompiendo su cerdito para sacar sus ahorros y así pedir que busquen a su gato… Solo con ver esa imagen, el dinero que hemos ganado no me parece algo sin valor.

“Nunca comprenderás el valor de esta moneda, así que por favor, déjanos un rato.”

“Vaya, me dices que me vaya, qué cruel eres… Bueno, seguid así, Dead End.”

Tras bromear un poco y hacer como que tiembla un poco, se aleja y vuelve a charlar con algunos del gremio.

¿Exactamente a qué se dedica ese tío…?

Pero dejando a un lado la conversación con el cara caballo, finalmente conseguimos terminar nuestro primer encargo del gremio.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme