Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 3

Capítulo 24: A 3 Días de la Ciudad Más Cercana

 

 

Al día siguiente.

«Buenos días.»

Publicidad Y-AR

Estando a punto de abandonar el asentamiento, Robin me saludó; parecía que quería hablar conmigo. Hoy también parece estar custodiando la entrada.

«Buenos días, ¿hoy también estás a cargo de la puerta?»

«Ah, sí, y seguiré haciéndolo, al menos hasta que el resto de los hombres vuelvan de cazar.»

Ahora que lo pienso, hemos pasado la noche en la aldea y los cazadores aun no volvieron. Si ese es el caso, ¿es posible que haya estado haciendo guardia durante toda la noche? Si es así, me recuerda a los guardias en los RPG, cuya tarea es sencilla, estar de pié protegiendo el lugar, ya sea por la mañana, la tarde o la noche.

Aunque dejando eso a un lado, me pregunto si es el único que guarda la entrada mientras los hombres están cazando. Bueno, quizás el jefe del asentamiento también le ayuda, porque viendo el lugar, es muy posible que el jefe también tenga varias responsabilidades y tareas.

Publicidad M-M4

«¿Os marcháis ya?»

«Sí, dejamos todo dicho en la conversación de la pasada noche.»

«¿No podríais quedaros un poco más para que me contaras cosas de mi hija?»

«De verdad me gustaría, pero la urgencia nos impide quedarnos más tiempo.»

«Ya veo…»

Es una lástima, pero de verdad tenemos prisa, y mira que me encantaría poder escuchar historias sobre Roxy de pequeña.

«Una vez volvamos a casa, intentaré ponerme en contacto con Roxy para que os lleguen noticias nuevas.»

«Perfecto pues, así lo espero.»

Inclino la cabeza para despedirme, y me apunto en una nota mental que no debe olvidárseme contarle a Roxy sobre su aldea para cuando volvamos a vernos.

«Ah, cierto, esperadme un segundo aquí.»

Parece que Robin acaba de acordarse de algo y se adentra corriendo en la aldea, entra en una de las casas (que casi seguro será el hogar de Roxy), y vuelve al cabo de varios minutos acompañado de una jovencita que se parece muchísimo a Roxy.

Estaba pensando que si tan solo quería decir a alguien que viniera solo tenía que haber usado su telepatía, pero me doy cuenta de que trae en sus manos una espada.

¿Quizás me la quiera dar?

«Te presento a mi esposa.»

«Soy Rokari.»

Seguramente sea la madre de Roxy.

«Yo soy Ludeus Greyrat. Es usted muy joven.»

Pensándolo bien, si no fuera por estas personas, jamás hubiera sido capaz de salir de mi casa con la ayuda de Roxy, así que mi cabeza instintivamente se inclina ante ellos a modo de una reverencia muda.

«¿Joven dices? Imposible, este año cumplo 102 años ya.»

«Eso…. Eso no quita que sigas siendo bastante joven.»

Por cierto, por lo que me ha contado Rocks, los Migurd dejan de envejecer y se consideran adultos cuando cumplen los 10 años, y tras eso solo vuelven a envejecer pasados los 150 años, aproximadamente.

«Solo quería que supieran que le debo muchísimo a Roxy-sishou.»

«¿Sishou? Jamás hubiera pensado que esa pequeña daría clases a otras personas, me pregunto qué será lo que enseñaba.»

«Me enseñó muchísimas cosas que desconocía hasta ese momento.»

Sonreí diciendo eso, y Rokari se sonrojó añadiendo un apresurado ¡Ya veo!. Me pregunto si no habrá habido algún tipo de malentendido.

«En todo caso, me alegro mucho de que llegarais cuando me tocaba salvaguardar la entrada.»

«Tiene razón, me alegro muchísimo de que nos hayamos conocido. Le debo mucho a Roxy-sishou por todo lo que hizo por mí; hasta el punto de que no me importaría llamarle padre, aunque sea político.»

«Eh, eh, eh… como está, está bien.» Me ha rechazado bastante serio, me he quedado pasmado. Sobretodo porque su cara seria se parece un poco a la de Roxy y he sentido la nostalgia.

«Dejando a un lado las bromas, por favor, llevaos esto.»

Diciendo esto, Robin me ofreció la espada que estaba sujetando.

«Aunque Ruijerd vaya con ustedes, yendo desarmados quizás estéis un tanto nerviosos por si pasara algo.»

«¿Seguro? Tampoco estoy del todo desarmado, pero…»

Digo esto, pero ya he aceptado el arma y la he desenvainado. Es una hoja ancha con un único filo, la hoja tiene unos 60 centímetros, por lo que es más una espada corta, aunque la hoja es un tanto curva, ¿así que sería un machete? Nah, creo que se parece más a un sable chino, creo que se llamaba Dao.

Se ve a simple vista que la han usado durante varios años, por las rozaduras y arañazos que muestran la vaina y la empuñadura, pero la hoja no posee ningún tipo de daño; sino que parece que por lo preciosa que se mantiene, ha sido muy bien cuidada, aunque proveniente de ella noto cierta sed de sangre. La espada al completo posee un color gris oscuro, pero cuando refleja luz tiene un brillo esmeralda.

«Hace años, un herrero que estuvo alojado en nuestra aldea durante un tiempo me la regaló; es tan resistente que no se ha oxidado ni tras varios años de uso. Si no os importa, me gustaría que la llevarais con ustedes.»

«Acepto encantado su obsequio.»

No veo motivos para contenerme, y tampoco estoy en una situación en la que deba hacerlo. Mejor aceptar lo que me ofrezcan. Pero viéndolo de otro modo, me da algo de pena que Eris no tenga un arma, y como usa el estilo del Filo Celestial, seguro que se sentirá más segura si al menos lleva un arma al cinto.

«En ese caso, espero que aceptéis también este dinero, no es mucho, pero os debería permitir alojaros 2 o 3 días en una posada.»

Genial, dinero de bolsillo.

Abro la bolsa y encuentro una moneda que parece acuñada rústicamente sobre una piedra y otra moneda hecha de un metal gris oscuro. Si no lo recuerdo mal, la divisa utilizada en el continente demoníaco son de menor a mayor, monedas de piedra, monedas oxidadas, monedas de hierro y monedas verdes.

Si las comparamos con el resto de divisas de este mundo son las de menor valor, hasta las monedas verdes que son las de mayor valor en la zona equivalen a un gran Asurano de cobre, y las monedas de hierro equivalen a las asuras de cobre, las más bajas del reino.

A modo de ejemplo, diré que si adaptamos las divisas tanto del reino de Asura y el continente demoníaco a yenes, obtenemos que las monedas de menor valor equivalen a un yen.

 

Asura de oro – 100 000 Yen ~ 1 000 € o $

Asura de plata – 10 000 Yen ~ 100 € o $

Gran Asura de cobre / moneda verde del continente demoníaco – 1 000 Yen ~ 10 € o $

Asura de cobre – moneda de hierro – 100 Yen ~ 1 € o $

Moneda oxidada – 10 Yen ~ 0’1 € o $

Moneda de piedra – 1 Yen ~ 0’01 € o $

Publicidad Y-M3

 

Son números que explican claramente la diferencia en cuanto a poder en el mundo que representa el reino de Asura comparado con el continente demoníaco. Aunque claro, el continente demoníaco posee sus propios precios de mercado, por lo que las razas demoníacas no son tan pobres como podría parecer a simple vista.

«Muchísimas gracias.»

«De verdad me hubiera gustado poder sentarme a charlar largo y tendido sobre Roxy.»

Tanto Robin como Rokari dicen más o menos lo mismo, después de todo, seguramente estén muy preocupados por su hija. Y es que aunque tenga ya 44 años, si lo adaptamos proporcionalmente al ciclo de vida humano, es como si tuviera 20.

Así que se puede decir que están preocupados, o que se preocupan, que no es lo mismo.

«Si queréis, podemos quedarnos un día más.»

Les hago esa propuesta, pero Robin responde negando con la cabeza.

«No te preocupes, nos quedamos más tranquilos ahora que sabemos que está bien, ¿no es así, cariño?»

«Sí, no sabía qué pensar, viendo como mi pequeña realmente fue incapaz de adaptarse a la vida en el asentamiento.»

Imagino que era imposible para Roxy adaptarse a este lugar, principalmente por el problema que tiene con la telepatía.

Hablamos de una aldea en la que no se oye ningún tipo de conversación; todos guardan silencio, comunicándose cuando es necesario a través de la telepatía. Pero, por lo que me contó Roxy, ella era incapaz de comunicarse ni escuchar a través de este medio.

Si yo fuera incapaz de hablar con quienes me rodean ni de oírles hablar, estoy seguro que querría abandonar un lugar así.

«Entiendo, en ese caso, espero que volvamos a encontrarnos.»

«Sí, pero, si no te importa, preferiría que no fuera para decirme que soy tu padre político.»

«Jajaja, entiendo, dalo por hecho.»

Casi puedo sentir sus uñas clavándose en mi piel al zanjar el asunto.

Pero bueno, no sé si volveré a ver a Roxy, pero como mínimo, volveré algún día para devolver el dinero que me han prestado hoy.

***

 

 

Supuestamente, según Ruijerd, tardaremos 3 días a pie hasta alcanzar la ciudad más cercana; y tan solo con el primer día, ya pude comprender lo necesario que era para nosotros la compañía del Supard. Me alegro de que nos acompañara.

Publicidad G-M1




Y es que, ya que Ruijerd ha estado viajando solo durante años, se conoce casi al dedillo todas las rutas, y sabe organizar y montar el campamento a la perfección. Sin olvidar que, como además es un radár andante, mantenerse alerta es su fuerte.

Es una persona extremadamente útil, de manera casi excesiva.

«Si fuera posible, ¿podrías enseñarnos un poco sobre cómo sobrevivir?»

«¿Para qué queréis que os enseñe?»

«Para ser útiles y ayudarte.»

Y con esto, conseguimos que Ruijerd nos enseñara a Eris y a mí los tejemanejes sobre cómo acampar en Makai durante estos 3 días de viaje.

«Lo primero es la hoguera; pero no hay árboles de los que sacar madera para la fogata en el continente demoníaco.»

¿Hmm? Ahora que lo pienso, cuando conocimos a Ruijerd, había una hoguera junto a la que despertamos.

«¿Entonces cómo montamos una hoguera?»

«Cazando monstruos.»

En el continente demoníaco parece que todos y cada uno de los problemas para la supervivencia se solucionan cazando monstruos.

«Por casualidad hay uno cerca, dadme un minuto.»

«Whoa, espera un minuto, por favor.»

Agarré del hombro a Ruijerd y conseguí detenerle.

«¿Qué pasa?»

«¿Piensas pelear sin ayuda?»

«Sí, cazar es trabajo de guerreros, los niños deben esperar su regreso.»

Entiendo… Seguramente Ruijerd tenía pensado mantener este reparto de trabajos no solo ahora, sino durante todo el viaje. Aunque claro, si tenemos en cuenta que Ruijerd tiene más de 500 años, más que niños somos comparables a niños de niños, o quizás más realistamente hablando, niños de bisnietos de esos niños.

Por no añadir que Ruijerd es estúpidamente poderoso, por lo que aunque le dejemos todo el trabajo a él en ese campo no nos pasará nada.

Aunque, si tuviéramos un problema grave… algo como que Ruijerd es incapaz de moverse, o peor… que muriera. En ese momento, Eris y yo, 2 personas sin experiencia real en combate tendrían que valerse por sí mismas. Eso podría ocurrir en medio de un bosque denso, o quizás frente a un monstruo descomunal o demasiado poderoso. Por lo que, para prepararnos para una situación así, es necesario que comencemos a ganar desde ya, experiencia en combate real.

Y por todo esto, necesitamos que nos enseñe también a pelear contra monstruos… No, esa forma de verlo no es suficiente, tenemos que enfocarlo como una relación de toma y daca, una relación en la que nos tratemos de igual a igual.

Por eso, no es que queramos que nos enseñe a pelear, sino que queremos aprender a coordinarnos los 3 para combatir juntos.

«No somos niños.»

«Te equivocas, sois niños.»

«Escúchame, Ruijerd.»

Me dirigí a él con un tono contundente.

Parece que ha llegado a un entendimiento de la situación actual un tanto equivocado, y es necesario que dejemos claro nuestra posición, porque nadie está por encima de nadie aquí, nos necesitamos mutuamente.

«Como acordamos, te ayudaremos y nos ayudarás. Y aunque no tengamos el mismo propósito en esta alianza, lucharemos juntos como aliados. Queremos que nos consideres…… guerreros.»

Tras mis palabras, clavo mi mirada en los ojos de Ruijerd, con el rostro más serio que soy capaz de poner.

Varias decenas de segundos pasan mientras nuestras miradas continúan clavadas, pero no mucho más tarde Ruijerd parece llegar a una conclusión.

«……..Comprendo, tú eres un guerrero.»

Al escucharle noté que lo decía como si fuera un Aishh, ¿qué voy a hacer contigo?; pero al menos hemos dejado atrás la relación de protector y protegidos y podemos participar en este peligroso entrenamiento.

«Y por supuesto, Eris, también quieres pelear con nosotros, ¿no es cierto?»

«Por-¡Por supuesto!»

Eris parecía un poco perdida sin saber como actuar, pero al dirigirme a ella conseguí que se uniera también.

Bien hecho, bien hecho, qué niña tan buena.

«En ese caso, Ruijerd-san, por favor, llévanos hasta el monstruo.»

Mejor dejaré de tomarme tantas confianzas con él, eso es solo necesario durante negociaciones para que te respeten.

***

 

Publicidad Y-M2

 

El primer oponente con el que íbamos a enfrentarnos era un monstruo llamado Treant Petreo. Descrito en pocas palabras un Treant sería como un monstruo basado en un árbol, aunque por lo que he podido leer, las personas de este mundo aglutinan todos los monstruos basados en vegetación como variedades de Treant.

Por este motivo, aunque se engloben como monstruos basados en árboles, existen varias clasificaciones para ellos además de 2 ramas muy diferenciadas.

La más extendida y la que se ha encontrado por todo el mundo, son los Treants Menores; que básicamente son semillas que se han visto alteradas y continúan viviendo como un árbol normal camuflado que más adelante comienza a atacar a personas. Suelen ser débiles y lentas, y un joven típico armado con un hacha podría vencerlos aun sin haber recibido entrenamiento alguno.

Y luego están los Treants Mayores, que son árboles que han absorbido maná y nutrientes directamente de un Manantial de Hadas que se puedan encontrar en los grandes bosques del mundo, hasta que acaban mutando en un monstruo, que debido a la cantidad inusitada de poder mágico que poseen los manantiales de las hadas, obtienen la capacidad de utilizar magia de Agua.

Y ya empezamos con cambios más estéticos; que si cuando cambia un árbol de varios siglos se le conoce como Treant Anciano, que si cuando es un árbol podrido y muerto se le llama Treant Zombie, suma y sigue.

Así que aunque posean muchos tipos de clasificación; fundamentalmente son monstruos con forma de árbol que atacan cualquier cosa que se les acerque, y que si además los matas pero no eliminas las semillas, simplemente se volverán a multiplicar por sí solos. Este comportamiento es común para todos.

Dicho esto, los Treant Petreos son algo así como una clasificación especial, ya que de todas las posibles cosas, imita una piedra. Como yo, seguramente os preguntéis como diantres va un árbol a imitar a una piedra… Pues sabed que no tiene nada de raro, porque los Treants Petreos son monstruos desde su fase como semilla, y es en esa fase en la que te los encuentras, porque cuando alguien se les acerca, se convierten instantáneamente en árboles para atacarte.

Y aunque los llame semillas, no hablo de algo tan reconocible como una semilla de girasol, sino que parecen piedras decorando el paisaje aquí y allá, ásperas y de bordes redondeados; si tuviera que dar un ejemplo que se les pareciera en forma seguramente diría una patata.

«¿Hay algo importante que debamos saber antes de pelear con él?»

«Ludeus, tú eres un mago, ¿no es así?»

«Así es.»

«En ese caso, no utilices fuego.»

«¿No les afecta?»

«Si lo quemas, no podremos usarlo como leña.»

«Ya veo.»

«Tampoco utilices agua.»

«¿Porque si se moja será difícil usarlo como leña?»

«Exacto.»

Entiendo; para Ruijerd ese monstruo no es más que leña.

«Entonces vamos a intentar combatirlo solos Eris y yo; pero si ves que Eris está en apuros, ayúdale, por favor.»

«¿Hay algún motivo por el que yo no deba participar?»

«Es porque actualmente no conoces como peleamos ni Eris ni yo; tras el combate, me gustaría que pelearas tú solo delante nuestra para que todos tengamos una idea aproximada de como pelea cada uno.»

«Entendido.»

Habiendo explicado el motivo, Eris actúa como avanzadilla mientras que yo me encargo de la retaguardia, adaptándose a nuestra situación.

Es importante que conozca y preste atención a cómo se maneja Eris con la espada de ahora en adelante; porque no me atrae nada la idea de mandar a la adorable y tierna Eris a primera línea, pero dudo que fuera excesivamente útil si su misión fuera apoyarnos a Ruijerd y a mí, porque no se le da bien adaptarse al ritmo de otros. Y si me puedo dar el capricho de pensarlo, prefiero no tener que necesitar siempre el apoyo de Ruijerd tampoco.

Por todo esto, Considero que las posiciones que más se adaptan a nosotros es dejar que Eris combata como le venga en gana mientras que Ruijerd y yo nos acompasamos a sus movimientos para apoyarla.

«Bien, Eris, lo que vamos a hacer es que yo le voy a lanzar un único ataque desde una distancia prudencial, mientras tú te lanzas a rematarlo aprovechando que lo he debilitado. Por lo general, siempre diré en alto el nombre del hechizo que voy a lanzar, para que cuando lo oigas hagas lo posible para evitar que te impacte a ti, ¿de acuerdo?.»

«De acuerdo.»

Eris sacó la espada que apenas hace un rato le entregué y aprovechó para hacer un corte al aire para intentar acomordarse al nuevo arma, tras lo que afirmó con la cabeza antes de prepararse para partir.

Parece preparada para luchar.

Tras comprobar esto, preparo mi báculo. No puedo usar ni Agua ni Fuego, y si me fijo en su forma, dudo que los hechizos de Viento vayan a ser muy efectivos, así que atacaré con Tierra; que se me da bastante bien, sobretodo después de la cantidad de figuras que hice con ese elemento.

Aunque esta será la primera vez que luche contra un monstruo usándolo, así que mejor empezar dándolo todo.

«Fuuu»

Respiro profundamente, acumulando el maná en mis manos, algo que he hecho miles de veces ya. Creo que con lo acostumbrado que estoy, sería capaz de usar magia aunque me cortaran las piernas en medio de un combate.

«Perfecto.»

Creación: Roca con forma de bala.
Dureza: Máxima posible.
Alteración: La punta del proyectil será plana con un pequeño saliente en el centro y los laterales presentarán niveles dentados a intervalos.
Manipulación: Rotación a gran velocidad.
Tamaño: Ligeramente superior a un puño.
Velocidad: Máxima posible.

 

«¡CAÑÓN DE PIEDRA, BALA ROCOSA!»

Mushoku Tensei Volumen 3 Capítulo 24 Novela Web

 

Un fuerte sonido salía de la punta de mi báculo tras lo que la bala rocosa salió disparada, volando paralela al suelo a una velocidad sorprendente hasta impactar a un Treant Petreo en su forma camuflada.

BAAANNNG

Un estruendo suficiente potente como para taparte los oídos resonó cuando el Treant fue masacrado en pedazos.

Eris había salido corriendo al mismo tiempo que la bala fue disparada, pero detuvo sus pies en el momento que impactó, tras lo que empezó a mirarme enfurecida.

«¡¿No habías dicho que ibas a debilitarlo?! ¡¿Quieres que le pegue a un cadáver o qué?!»

«P-p-perdona, era la primera vez que lo hacía, por lo que no me contuve.»

«¡Jeez!»

Después del metafórico cubo de agua helada que lancé sobre Eris en nuestro primer combate juntos, acabó enfadada enormemente conmigo.

Pero para nada se me pasó por la cabeza que moriría de un único ataque, y es que estoy más acostumbrado a usar las balas rocosas con punta hueca, pero… no quiero ni pensar qué pasaría si lo usase con personas, como era de esperar de una invención de mi mundo original.

Y tras pensar esto, noté la mirada de Ruijerd clavada en mí… no, más bien en mi báculo.

Publicidad Y-M3

«¿Acaso ese báculo es un objeto mágico?»

«No, tan solo es un báculo normal, aunque los materiales con que lo fabricaron son bastante caros, por lo que he oído.»

«¿Y usaste magia sin conjurar ni usar círculos mágicos?»

«Sí, porque conjurando en silencio puedo hacer variaciones a la forma de la bala.»

«Ya veo.»

Ruijerd se quedó en silencio.

Parece que aunque habiendo vivido más de 500 años, la conjuración en silencio es algo poco común hasta en este continente.

«Por otro lado, ¿es ese tu hechizo más poderoso?»

«No, también puedo hacer que el proyectil explote al impactar.»

«Creo que es mejor que no uses una magia así cuando tus compañeros estén cerca del monstruo.»

«Eso parece.»

Publicidad M-M5

Teniendo en cuenta que es la primera vez que he golpeado a algo con este hechizo, el poder destructivo ha superado con creces mis espectativas. Es posible que aun recibiendo solo un rasguño, también hubiera muerto al instante.

Sería mejor que fuera capaz de utilizar magia más útil en apoyo, pero como seguramente siempre me he imaginado peleando solo, no se me ocurre nada en concreto.

Me pregunto como pelearán los magos de este mundo.

«Ruijerd-san, ¿qué tipo de hechizo mágico sería mejor para darle apoyo a otros?»

«No lo sé, nunca he peleado junto a un mago.»

Bueno, teniendo en cuenta que Ruijerd es un Supard con mucha experiencia, es probable que no necesite intentar imitar lo que hacen otros grupos. Así que de ahora en adelante, tan solo debo pensar como coordinar nuestras acciones, pero antes debemos ganar un poco más de experiencia en combate.

«Disculpa la molestia, ¿pero podrías buscar nuevamente enemigos con los que luchar?

«Vale, pero antes de eso, tenemos algo que hacer.»

«¿Algo que hacer?»

¿Acaso se va a arrodillar a rezar por el alma del oponente caído o algo por el estilo?

«Reunir leña, después de todo ha acabado un poco desperdigada.»

Usando magia de Viento yo mismo me dediqué a recolectar la leña diseminada.

***

 

 

Tras ese evento y hasta el anochecer, tuvimos 4 combates más mientras continúabamos nuestro camino. Peleamos contra otro Treant Petreo, una Gran Tortuga, un Lobo Corrosivo y Coyotes Jauría.

Ruijerd acabó con la Gran Tortuga, también conocida como al reina de las colinas, de un único golpe extremadamente potente dirigido directamente a la coronilla del monstruo. Una forma muy sencilla y pragmática de combatir, que mostraba la habilidad de un hombre que, durante 500 años, siempre estuvo combatiendo en solitario.

Verle hacer semejante proeza me da algo de vergüenza por emocionarme al destruir de un solo golpe al Treant Petreo.

El siguiente fue el Lobo Corrosivo, que simplemente es un lobo de cuya boca emana ácido. Como solo encontramos uno, se lo dejé a Eris; de una precisa y poderosa carga, de un solo golpe separó su cabeza del cuerpo. Si lo compararas con el movimiento de Ruijerd parecería un poco tosco, pero eso no le quitaría que lo hizo de un solo golpe.

La sangre que salió del cuerpo decapitado acabó bañando a Eris de pies a cabeza, por lo que se mostró asqueada. Al principio asumí que si su aliento era ácido, su sangre también lo sería, pero no lo parece, visto lo visto.

Viendo nuestros primeros combates reales, veo que tenemos la experiencia necesaria para ir empezando.

Y por cierto, el segundo Treant Petreo que encontramos también recibió 1HKO conmigo como ejecutor, y eso que intenté suavizar la magia mucho al usarlo, pero el control es complejo. Mi idea era causarle suficiente daño sin llegar a matarlo, para que así Eris cogiera más experiencia en combate, pero todos los hechizos que conozco son tan poderosos que todo termina rápido.

Así que hasta que sea capaz de ajustar mi magia propiamente, creo que es mejor si dirijo ningún hechizo a personas, a menos que sea una situación en la que no tenga otra opción más que matar para sobrevivir… porque preferiría no vivir un momento de cine gore.

Y en este preciso instante, estamos enfrascados contra un grupo de Coyotes Jauría; estos monstruos son bastante parecidos a los coyotes normales que se agrupan en packs de varias decenas de ellos, aunque no siempre son una jauría como tal, sino que a veces se manejan de forma individual; y tampoco es que su número aumente conforme peleas contra ellas.

Por lo que tengo entendido, cada par de meses, alguno de los coyotes del grupo se separa de la manada y crea una nueva manada convirtiéndose en el líder de esta, consiguiendo de esta forma aumentar en número.

Y en combate, aunque no cueste acabar con ellos uno a uno, o acabar con el líder, simplemente se adaptan a la situación y un nuevo coyote se organiza como líder para continuar peleando. Se centran más que cantidad que calidad, pero la explotan correctamente, porque el mero hecho de controlar una manada de 20 coyotes los convierte en un poderoso enemigo.

Imagínate viajando solo y encontrándote con semejante grupo, un aventurero normal perdería la vida en esa situación.

Mientras Eris continúa dando espadazos, Ruijerd continúa enseñándole todo tipo de detalles, y parece que disfruta aprendiendo de esta forma. Y más teniendo en cuenta que hoy fue su primer combate real, y esto no parece importunarla; no cesa de acabar uno a uno con los Coyotes Jauría mientras muestra una expresión de seguridad, casi como diciendo que con todo lo que entrena es lo más natural.

Parece que no siente reparo alguno en ir acabando con seres vivos. Aunque claro, sabía desde hace mucho que no era exactamente una chiquilla adorable.

Continúo observando la situación, porque si fuera necesario me incorporaría de inmediato para ayudarle, pero como Ruijerd está aquí no me queda mucho que hacer; es hasta probable que si hubiera ayudado de cualquier forma hubiera causado más problemas que soluciones.

Pero dejando eso a un lado, me aburro; me siento descolocado, necesito inventar algún tipo de formación que se adapte a nosotros y rápido.

Aunque como era de esperar, Eris es muy capaz; sobretodo recordando que alcanzó el rango de Experimentada del Filo Celestial antes de mi cumpleaños. Y últimamente pienso que me es imposible ganarle sin usar magia.

Tened en cuenta que tiene el mismo nivel que Paul en ese estilo, aunque claro, Paul sigue siendo más habilidoso en los estilos Cauce Celestial y Nórdico Celestial; sin contar la experiencia en combate.

Aunque también debo mencionar que Ghyslaine dijo que Eris poseía más talento que Paul, por lo que seguramente lo acabará superando.

¡Zas, en toda la boca, Paul!

«¡Ludeus, acércate!»

Ruijerd me estaba llamando, y es que antes de que me diera cuenta ya habían aniquilado los Coyotes Jauría.

«Vamos a despellejarlos, la piel de los Coyotes Jauría se puede vender. Hemos sido muy afortunados de encontrarnos con tantos.»

Ruijerd dice esto mientras saca un cuchillo, para él seguramente encontrar más monstruos significa tan solo que el botín será mayor.

«Dame un minuto antes, por favor.»

Le digo esto a Ruijerd y me acerco a Eris.

«Hahh…. Hahh…»

Después de despellejar su tercer Coyote, la respiración de Eris se ha vuelto inestable; y es que aunque solo hayan sido 5 minutos de combate, como Ruijerd solo actúo como apoyo, casi todo el esfuerzo lo realizó Eris. Y obviamente eso cansa.

«»¡Oh misericordiosa matriarca de los dioses, te imploro que sanes las heridas de este ser y le permitas recuperar la vitalidad de su cuerpo, 『VITALIS-AMPLIA』!»

Por el momento, al menos le sano sus heridas.

«Gracias.»

«¿Estás bien?»

«¡Hnnhnn, ha sido fácil!»

Mientras se reía orgullosa, se limpiaba con la manga la sangre que la había manchado al salpicar. Aunque pude comprobar que realmente estaba tranquila, aun habiendo combatido por primera vez.

Quizás sea por una disposición natural, porque el olor a sangre me da ganas de vomitar, aunque no llegue a hacerlo.

«Así que fácil, ¿no? Y eso que hoy ha sido tu primer combate real, ¿o no?»

Publicidad M-M4

«Es lo mismo de siempre, no hay diferencia con lo que Ghyslaine me enseñó.»

Una práctica que se asemeja a la realidad, llevando a una realidad que se asemeja a la práctica. O algo por el estilo. Con lo honesta que es Eris, seguramente tanto entrenando como combatiendo de verdad siempre se puede esforzar al 100% o eso parece.

Tiene todo el sentido que si entrenas como siempre y la sangre te salpique no te inmutes porque es lo mismo de siempre

«Anda que…»

vuelvo a donde se encontraba Ruijerd con una sonrisa amarga; parece que nos ha estado obsevando mientras conversábamos.

«¿Cuál es tu finalidad para hacer que Eris combata?»

«Es para que si fuera necesario fuera capaz de defenderse por sí misma, no es que siempre vaya a poder protegerla.»

«Entiendo.»

«Hablando del tema, Ruijerd-san, ¿qué opinas de la habilidad de Eris?»

Pregunto mientras despellejo la piel como nos ha enseñado, y a mi pregunta responde afirmando con la cabeza.

«Si continúa entrenando decididamente, se acabará convirtiendo en una guerrera de primera.»

«¡¿En serio?! ¡Genial!»

Eris salta de alegría al escuchar a ruijerd, tan contenta. Aunque claro, imagino que sienta genial cuando un héroe histórico elogia tu talento y habilidad.

También me ha alegrado un poco saber que Ruijerd reconoce su talento, así será más fácil tanto imaginar como que apliquemos sin problemas nuevas formaciones adaptadas a nosotros.

«Ruijerd-san, ¿qué opinas si de ahora en adelante le dejamos a Eris la delantera mientras que yo seré la retaguardia, o algo similar?»

«En ese caso, ¿cuál sería mi cometido?»

«Encargarte del punto medio; te pido que te muevas con libertad como creas conveniente para cubrir nuestros puntos flacos. Y si fuera necesario u ocurriera algo peligroso, danos órdenes para actuar en esa situación.»

«De acuerdo.»

Así fue como nos decidimos por una estrategia de combate, y durante nuestro trayecto a la ciudad, tanto Eris como yo fuimos amontonando experiencia en combate.

***

 

 

otra cosa en la que fuimos ganando más experiencia fue en acampar.

Lo que hoy tuvimos para cenar fue carne de la reina de las llanuras; y como había más de lo que íbamos a cenar, más de la mitad acabó convirtiéndose en carne seca siguiendo las instrucciones de Ruijerd.

Y la carne de la Gran Tortuga Reina de las Llanuras… si soy franco, está bastante mala; sabe demasiado a crudo y está dura. Por lo que me dijeron en el asentamiento Migurd, es necesario cocinarla durante mucho tiempo; sin embargo, Ruijerd la hizo tan rápido como le fue posible. Asada a la parrilla en la hoguera de nuestro campamento.

Hablando de la hoguera, después de muertos, los Treants Petreos poco a poco se van secando, y pueden ser de mucha utilidad para dejar que las ropas se sequen si las pegas a ellos mientras mueren porque se seca también, además de servir como leña.

Viéndolo así, es comprensible que Ruijerd solo vea a estos monstruos como simple leña.

«¿¿??»

Pero en cualquier caso, esta carne sabe fatal. ¿Quién me dijo que esta carne estaba ríquisima? Ah sí, fue Ruijerd.

Carne de este tipo, es difícil de comer a menos que se usen especias o algo similar para alterarle el sabor.

Ah… quiero ternera… Me encantaría comer arroz con ternera

Recuerdo un manga en mi vida anterior en el que dijeron las siguientes palabras.

Lo fantástico de la carne asada es que está riquísima.

Y lo que implican esas palabras es que la carne asada que no está rica no tiene nada de especial o fanástico.

Pensando esto, me hace recordar de la comida en el reino de Asura… estaban riquísimas. Por lo general se basaban en el pan, pero tanto la carne, el pescado, las verduras y los postres eran propios de un restaurante de lujo.

Aunque si alguien como yo, que nació en medio de ninguna parte está así por la comida, imagino que para Eris debe de ser hasta aun peor por haber nacido rodeada de esos platos.

Me fijo en ella cuando pienso esto y veo que come sin problema alguno la carne que tiene delante.

«Pues ha quedado sorprendentemente bien.»

No es posible… Ah, bueno, es eso, ¿no? Un niño que por siempre ha probado los mejores platos, cuando un día consigue probar la comida rápida y acaba pensando que es deliciosa.

«¿Qué pasa?»

«No, nada, ¿está rico?»

«¡Vaya! Siempre quise probar algo así.»

Diría que tras escuchar tantos relatos de Ghyslaine, siempre quiso asar la carne junto al fuego y comérsela.

La ha acabado admirando en algunos aspectos extraños.

«También se puede comer aun estando cruda.»

Eris, tras escuchar estas palabras de Ruijerd, muestra unos ojos brillantes llenos de curiosidad e interes.

«Por favor, no lo hagas.»

Desesperadamente, intento detener a Eris que ya se ha llevado algo de carne cruda a la boca para probarla.

¿Qué harás si acabas pillando algún parásito que haya en esa carne? ¿eh?

***

 

 

Publicidad Y-M2

Justo antes de irnos a dormir, Ruijerd se dedicó a enseñarle a Eris como mantener y hacer arreglos básicos a su espada; y durante la mayor parte del tiempo también le presté atención.

Y aunque la lanza de Ruijerd no está hecha ni siquiera de metal, y la espada de Eris está hecha de un metal especial que no se oxida tampoco; parece que la manutención es necesaria. Porque si dejas sangre en la hoja tal cual, no solo atrae monstruos por el olor, sino que también disminuye ligeramente la habilidad para cortar.

Por no decir que si eres un guerrero es necesario que seas capaz de cuidar de tu propia arma, cuanto menos; o eso nos ha dicho Ruijerd.

«Ahora que lo pienso, ¿de qué está hecha esa lanza exactamente?»

Como una idea que acaba de pasárseme por la cabeza, decido preguntarle.

Porque la lanza de 3 puntas de la raza Supard, es un arma de un blanco puro, sin decoración alguna; además de que tanto las puntas, la empuñadura y el mastil parecían estar hechos de una única pieza de material.

«De mí.»

«¿Wha?»

«Los Supard hacen sus lanzas de su propia alma.»

Me dio una respuesta filosófica…

Ya veo, ya veo, ahora lo comprendo. Imagino que se refiere con su alma a que es su vida. Tu Lanza es tu Alma o tu Vida, tu Vida implica tu Corazón, y ese Corazón se traduce en Amor. Por lo que supongo que esa lanza está colmada del amor de Ruijerd.

«Desde el día en que nacen, todos en la raza Supard poseen su lanza.»

Mientras le daba vueltas a la confusión originada de esa respuesta de Ruijerd, decide explicármelo.

Parece ser que cuando los Supard nacen, poseen una cola de 3 puntas; y que crece con ellos según su cuerpo se desarrolla, y que cuando comienzan a caminar, se endurece y se desprende del resto del cuerpo.

Y por mucho que no sea una parte real de su cuerpo, son capaces de usarla como si de verdad perteneciera a este; además de que cuanto más lo usan, más afilada acaba.

Irrompible, imparable, con la capacidad de atrevesar casi cualquier cosa, la lanza más poderosa; aunque supuestamente, depende de cada individuo.

«Y es por este motivo, por el que hasta el día de nuestra muerte, nunca nos desprendemos de nuestras lanzas.»

Ante mí, tengo la cara de un hombre que recuerda el error cometido hace 400 años. Estoy casi seguro que su lanza era con diferencia la más dura y afilada de cualquier otro Supard en la historia. Me tranquiliza tenerle cerca.

Aunque también creo que esa forma de pensar no es la mejor, porque, ¿sabes? si eres incapaz de aceptar a otros (otras armas), esos otros serán incapaces de aceptarte a ti. Por lo que esa forma de pensar es bastante peligrosa.

Y de esta forma y sin darnos cuenta, los 3 días pasaron y conseguimos llegar a la ciudad.

4.9 23 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios