Arifureta Shokugyou de Sekai Saikyou (NL)

Volumen 10

Capítulo 2: ¡Gracias A Dios Que Sigue Siendo Una Pervertida!

Parte 5

 

 

La copia no podía creer lo que estaba viendo. Sin ningún ímpetu para reforzarla, Tio había reunido su espíritu casi sin esfuerzo. Eso sólo podia significar una cosa.

Tio tenía control total sobre su estado mental en todo momento. La copia no había estado leyendo los pensamientos de Tio. Ella había estado dejando que los leyera. Y sólo los que ella quería mostrar.




Desde el principio, Tio había poseído tal maestría sobre sí misma que había engañado hasta el laberinto. Si Hajime y los otros eran dominantes cuando se trataba de luchar contra la destreza, entonces Tio dominaba cuando se trataba de fuerza mental.

“Espíritu de este laberinto. Te lo agradezco. Gracias a tu juicio, sé que puedo mantener el control incluso frente a la magia antigua. Con suerte, esto significa que seré capaz de manejar incluso a los dioses.”

“Así que usaste todo este juicio como un experimento… para ver si eras capaz de resistir el empuje de los dioses. No, no sólo eso. Querías ver si podías engañar incluso a los dioses…”

“Por supuesto, yo también deseaba escuchar mis más profundos deseos desde una perspectiva objetiva. El corazón de una persona es tan vasto y profundo como un océano. Es posible que haya dejado pasar algunas grietas sin notarlas. Esto resultó ser una prueba muy instructiva.”

Desde el principio, la copia de Tio había estado bailando en la palma de su mano. Retrocediendo, agitó la cabeza con incredulidad. Necesitaba idear un plan rápido, o el aliento de Tio la abrumaría.

“Sin embargo, mis palabras no eran mentiras. Realmente albergan odio y enojo en su corazón, así que ¿cómo es que pueden controlarse tan perfectamente a pesar de esos sentimientos que arden dentro de ti?”

Tio cerró los ojos en respuesta. Las mangas de su kimono y su largo pelo negro ondeaban como un torbellino torrencial de maná formado a su alrededor. En ese momento, se veía indescriptiblemente hermosa.

Si Hajime hubiese estado presente, incluso él se habría sentido cautivado por su apariencia, independientemente de si Yue también estaba allí. Cuando Tio finalmente habló, sus palabras resonaron con el solemne esplendor de una gran emperatriz.




“Tal parece que me subestimas. ¿Quién crees que soy?”

Arifureta Shokugyou de Sekai Saikyou Volumen 10 Capítulo 2 Parte 5

 

‘Nunca olvides el fuego oscuro que nace en tu corazón en este día, pero tampoco nunca olvides el orgullo que tienes como miembro de la familia Klarus. Vive fuerte, Tio.’

Esas fueron las últimas palabras que el padre de Tio, Kharga Klarus, le había dicho a ella antes de ir a morir. Como él le había dicho, ella había vivido mientras sostenía su odio, su enojo, sus emociones oscuras tan cerca de su corazón de la misma forma en la que ella sostenía su orgullo y conciencia. Con el juramento que hizo como miembro de la raza de dragones, su pilar de apoyo.

Todo lo que le había sido confiado, todo lo que había heredado, seguía con ella. Y esas cosas se habían fusionado para crear un núcleo irrompible que formó su voluntad.

Por eso podía mantener la cabeza alta y decir: “¡Soy Tio Klarus, orgullosa descendiente de la familia Klarus y una noble dragona!”

Como era Tio, nunca se rompería. No importa cuán profundo sea su odio, nunca sería lo único que llenaría su corazón. Eso era todo lo que había que decir.

La copia se quedó en silencio. Sonrió débilmente con resignación, como si supiera que no tenía sentido seguir luchando.

Con calma, añadió Tio, “los colmillos de la venganza no valen nada. Los únicos colmillos verdaderamente fuertes son los de un dragón. Permítame mostrarle.”

El aliento de Tio palpitó y luego se expandió a docenas de veces su tamaño. A continuación, explotó a través del débil aliento blanco de la copia y se la tragó entera. En el momento en que lo hizo, el aliento de Tio parecía las mandíbulas abiertas de un feroz dragón.

Mientras la luz negra y cegadora del aliento de Tio se desvanecía, Suzu y Ryutarou pudieron ver que no quedaba nada donde estaba la copia. Tragaron, asombrados por lo que acababan de presenciar. Fue sólo cuando escucharon el suave desliz de la tela que volvieron a sus sentidos.

Tio se quitó su largo pelo negro de los ojos, su manga de kimono negro revoloteaba de un lado a otro. Parecía tranquila y distante. No había alegría en su rostro al despejar la prueba, ni estaba abrumada por la emoción. Simplemente había hecho lo que tenía que hacer. Lentamente, caminó hacia donde Suzu y Ryutarou estaban esperando. Incluso la forma en que caminaba parecía elegante y refinada. No sólo era completamente inquebrantable, sino que también era una belleza inigualable.

“Mierda… Creo que tendré que empezar a llamarla onee-sama a ella también.”

“No estoy pensando en nada. No, nada en absoluto. Maldita sea, no puedo controlar mis pensamientos.”

Ryutarou y Suzu estaban un poco asustados. Este fue el regreso de Super Tio que había aparecido en el laberinto de Haltina para ayudar a Kaori y Shea. No sólo era tan genial que era un poco espeluznante, sino que también era tan confiable que daba miedo.

De hecho, parecía haber subido de nivel desde entonces. Suzu y Ryutarou sintieron que, si bajaban la guardia, simplemente correrían a sus brazos. Esta vez ella era tan abrumadoramente genial y confiable que no era ni espeluznante ni aterradora. Tio había evolucionado de Super Tio a Super Tio: Edición Emperatriz. Ahora mismo, su carisma era suficiente para encantar a cualquiera.

Al escuchar la conversación en voz baja de Suzu y Ryutarou, Tio les sonrió suavemente a los dos. Sus corazones empezaron a latir más rápido.

“Mis disculpas, ustedes dos. Aunque todo esto era parte de mi plan, tal parece que los hice preocupar. Sin embargo, agradezco el ánimo. Tienen mi agradecimiento.”

“Oh, uh, no fue nada… Ujejejejeje.”

“S-Sí. No hace falta que nos lo agradezcas.”

Tio ladeó la cabeza, preguntándose por qué estaban tan nerviosos. Desafortunadamente, el gesto fue tan lindo que hizo que los corazones de Suzu y Ryutarou saltaran un poco.

Normalmente es una pervertida, así que, ¿cómo puede actuar tan hermosa ahora? Ryutarou gritó mentalmente.

Tio miró detrás de Suzu y Ryutarou, al tunel por el que habían entrado.

“Hmm… Así que las salas de pruebas están todas conectadas. ¿Son ustedes dos los únicos que se han reunido?”

“Creo que sí. No hemos visto a nadie más.”

“Ya veo…” Tio murmuró con un asentimiento algo decepcionado. Parecía extrañamente sola. Por supuesto, eso sólo sirvió para hacerla lucir más sexy. Ryutarou podía sentir que se sonrojaba. Afortunadamente, Tio seguía siendo una pervertida de corazón.

“Si tan sólo el Maestro estuviera aquí. Seguramente me habría castigado por albergar pensamientos tan manipuladores. Probablemente más duramente que nunca antes… Qué desperdicio.”

“¡Esa es nuestra línea!”

Suzu y Ryutarou respondieron en sincronía. Era un desperdicio que Tio fuera como era. Sin embargo, Ryutarou y Suzu se sintieron un poco aliviados de tener de regreso a la habitual Tio. Por supuesto, nunca dirían eso.

Después, los tres se dirigieron por el nuevo camino que se había abierto, con Tio a la cabeza. La magia de restauración de Tío cubrió a Suzu y Ryutarou, iluminando el pasillo con un suave resplandor.

“Oh, mis disculpas. Pasé tanto tiempo estand seria que accidentalmente dejé que mis emociones se me escaparan un poco.”

“¿Un poco?”

Una vez más, Suzu y Ryutarou estaban sincronizados. Miraron fijamente a Tio.

Cuando ella había estado actuando seriamente, el comportamiento elegante y noble de Tio había hecho que sus corazones empezaran a latir más rápido, por lo que el regreso a su vieja forma de ser masoquista había sido aún más estremecedor de lo habitual.

La mirada de Ryutarou era especialmente fría. Sentía como si sus emociones hubieran sido jugueteadas por Tio. Incluso mientras miraban, el hechizo de restauración de Tio hizo su magia y Suzu y Ryutarou se curaron completamente; incluso su agotamiento desapareció. Sus cuerpos se sentían más ligeros que nunca. Sólo habían necesitado unos segundos para que Tio sanara completamente sus heridas relativamente graves.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

“Wow… pero aunque tu magia es tan asombrosa… Siento que no puedo halagarte por tu personalidad. Aún así, gracias, Tio-san.”

“Sí, es un poco raro agradecer a una pervertida, pero… gracias.”

“De nada. Sin embargo, Ryutarou, no me alegra que me insultes, así que no te molestes. Mis disculpas, pero sólo el Maestro es capaz de enviarme escalofríos por la espalda con su desprecio.”

¡Haces que parezca que intenté confesarme contigo y me rechazaron! Ryutarou hirvió internamente. Quería gritarle a Tio, pero tenía la sensación de que eso sólo causaría que se repitiera lo que acababa de pasar, así que se mordió la lengua.

Era a la vez enfurecedor e impresionante lo fácil y rápido que Tio podía cambiar de una poderosa emperatriz dragona a una pervertida masoquista. Pero aún más impresionante que eso fue—

“Cielos. Nagumo es increíble…”

“No creo que debas elogiarlo por ser capaz de manejar a Tio-san. En todo caso, estoy bastante segura de que Nagumo-kun es sólo un sádico.”

Ryutarou estaba asombrado de que Hajime tuviera las pelotas y la magnanimidad para tratar con Tio, pero Suzu veía las cosas de otra manera. Por lo que ella sabía, era el nivel de insensibilidad adecuado para tratar con una pervertida como Tio.

Después de unos minutos de caminata, el grupo encontró un callejón sin salida. Parecía que habían llegado a la habitación de al lado.

“Hmm, siento que hay mucha gente adelante. Parece que algunos de los otros ya se han reunido.”

“Espero que Nagumo sea una de esas personas. Necesitamos que se lleve a su mascota antes de que me vuelva loco,” murmuró Ryutarou.

“Por favor, que el dueño de Tio-san esté más allá de esta pared.”

Suzu unió sus manos en oración. Por que quería que Hajime les quitara a Tio de las manos.

Desafortunadamente, sus oraciones no iban a ser respondidas todas las veces. Cuando los tres se acercaron a la pared, se derritió para revelar—

“¡Mrrrrrrr! ¡Yue, pequeña perra!”

“¡Silencio! ¡Estúpida pervertida!”

“¡Cielos! ¡Ya basta, ustedes dos!”

Yue estaba tirada en el suelo con Kaori a su espalda. Las dos se tiraban de las mejillas, mientras que Shea se paraba a un lado, tratando de que se reconciliaran. Lamentablemente, sus intentos eran inútiles.

“¿Qué están haciendo…?”

“En serio…”

“Esto es muy común. Las dos son muy buenas amigas.”

Tio sonrió, pero Suzu y Ryutarou suspiraron enfadados. Su amiga de la infancia y alguien a quien habían llegado a respetar estaban en medio de una antiestética pelea de gatas. Si se hubieran peleado en serio, Suzu y Ryutarou habrían intervenido para detenerlas, pero era obvio por la forma en que se tiraban de las mejillas y se rasguñaban la una a la otra que no lo hacían. A pesar de que Tio acababa de restaurarlos a su estado óptimo, una ola de cansancio los inundó a los dos.

Por cierto, la razón por la que ambas habían recurrido a tales tácticas juveniles era porque ya habían agotado todo su maná luchando seriamente entre sí. Al notar la llegada de los recién llegados, Shea se giró hacia la recién formada entrada.

“¿Oh? ¿Tio-san? Y la gente del grupo del héroe. Parece que todos ustedes superaron sus pruebas. ¡Eso es genial! ¡Mira, Yue-san, Kaori-san! ¡Tio-san está aquí! ¡Así que dejen de pelear y pongámonos en marcha! Vamos, quítense las manos de las mejillas y dejen de abofetearse. ¡Oye, nada de patadas! Cálmate y…”

A pesar de la súplica de Shea, las patadas, las bofetadas y los tirones continuaron. Shea ya ha tenido suficiente de esta payasada.

“¡Dije que se den un maldito descanso!”

Sin paciencia, Shea golpeó a Kaori y Yue en sus cabezas, usando el fortalecimiento de su cuerpo para aumentar el poder de su puño. La fuerza de sus golpes hizo que Kaori y Yue gritaran de dolor. Acunaron sus cabezas y rodaron por el suelo en agonía.

“Hmm… Parece que las posiciones de Yue y Shea han cambiado desde que entramos en este laberinto. Supongo que Yue está siendo afectada por este laberinto más que la mayoría… o quizás Shea simplemente ha crecido mucho en este corto priodo de tiempo” reflexionó Tio mientras veía a Shea agarrar a Yue y Kaori por el pescuezo de sus cuellos y arrastrarlas hacia ella.

Su conjetura fue acertada. El crecimiento de Shea, tanto en términos de destreza física como de fortaleza mental, había sido explosivo. Especialmente después de que Hajime la aceptara oficialmente como una de sus novias. Ya no era la novata alborotadora y difícil de manejar del grupo. Ahora era tan confiable como Yue. Como resultado, Yue había empezado naturalmente a dejarse mimar por Shea de la misma forma que se dejaba mimar por Hajime.

“Uf… Siento haberlos hecho esperar. El nuevo pasillo está por ahí. Vámonos, chicos.”

“Debo decir que te has convertido en una líder confiable, Shea.”

“Sheashea, eres tan genial…”

“Es tranquilizador saber que nos cubres las espaldas, Shea-san.”

Tio, Suzu, y Ryutarou bañaron a Shea con elogios. Las orejas de conejo de Shea se levantaron y ladeó la cabeza, aún aferrándose a Yue y Kaori. Era un espectáculo bastante extraño, ver a las dos sujetadas tranquilamente en los brazos de Shea.

Con Shea a la cabeza, el grupo se dirigió al siguiente pasaje.

“Las únicas personas con las que no nos hemos encontrado son Hajime-kun, Shizuku-chan y Kouki-kun.”

“Mmm… Esperemos que Hajime sea el siguiente. No quiero tropezarme con ninguna otra cosa.”

“¿Insinúas que soy un inútil, Yue? ¿Hmmm?”

Kaori y Yue discutieron amigablemente entre ellas, intentando pellizcarse las mejillas, pero Shea se lo impidió al separarlas. Todo lo que podían hacer era mirarse fijamente y abofetearse las manos. Una vez que comenzaron a ponerse muy agresivas, Shea las miró con frialdad, haciendo que se callaran mansamente.

“Al menos ustedes dos deberían caminar por su cuenta…” Ryutarou murmuró, Suzu y Tio asintieron de acuerdo. Antes de que cualquiera de ellos pudiera responder, llegaron al callejón sin salida que indicaba la entrada a la siguiente habitación. Pero en lugar de apresurarse, Shea y los demás se detuvieron. Los oídos de Shea se movieron un par de veces y su expresión se tornó perturbada.

Después de unos segundos, sus ojos se abrieron de par en par, sorprendida y exclamó: “¿Qué es lo que…? ¿Esos dos están…?”

Unos segundos después, Yue, Kaori y Tio también se dieron cuenta de lo que estaba ocurriendo más allá de la muralla y sus expresiones se volvieron sombrías. Yue y Kaori se liberaron de los brazos de Shea, y Suzu y Ryutarou intercambiaron miradas confusas.

“No tiene sentido holgazanear aquí. Vamos a ver la situación por nosotros mismos.”

“No es una pelea amistosa como la nuestra, ¿verdad?”

“Mmm… Si realmente es el enemigo de Hajime, entonces lo mataré.”

“Lo averiguaremos pronto.”

Shea y Tio se adelantaron, sus expresiones eran sombrías. Yue parecía francamente asesina mientras que Kaori rezaba, la situación era menos grave de lo que parecía. Desafortunadamente, las oraciones de Kaori no fueron respondidas. Una tormenta de malicia y sed de sangre se extendió más allá de la pared de hielo. Parecía que Hajime y Kouki estaban en medio de un verdadero combate a muerte.

2
Deja un Comentario

avatar
1 Hilos de comentarios
1 Respuestas de hilos
2 Seguidores
 
Comentario más comentado
Hilo de Comentario más popular
2 Autores de Comentarios
AmirMortrexo Autores de Comentarios Recientes
  Suscribirse  
más reciente más antiguo más votado
Notificarme
Mortrexo
Miembro
Mortrexo

Bueno, creo que todos los lectores lo esperabamos verdad?

Amir
Invitado
Amir

Exactamente amigo mio