Goblin Slayer

Volumen 9

Capítulo 3: Un Marcha Ligera

Parte 3

 

 

“¡Mamá, hey! ¡Traje a los seguidores del Dios Supremo!”

“Oh cielos…” la regordeta mujer conejo blanco juntó sus manos con una expresión de alegría. “¡Entonces hagámosles una comida!”




Fue una cálida bienvenida, tan cálida como si hubieran recibido a un viejo amigo.

La casa… la madriguera de la Coneja Blanca Cazadora tenía una entrada muy pequeña como para que un humano pudiera pasar erguido, pero tenía una sala de estar tan grande que incluso un hombre lagarto podía sentirse cómodo.

El techo era un poco bajo, pero la alfombra de hierba era perfecta para estirar las piernas.

No hace falta decir que la amable hospitalidad de la mujer conejo blanco fue sumamente agradable.

Ella preparó una sopa de raíces de acelga roja, como si supiera que vendrían visitas.




Aunque no era un sabor familiar, les hacía sentir como si les calentara el cuerpo desde el interior con un solo bocado.

“Ah, yo estoy bien gracias.” Mientras todos estaban probando la sopa, el Sacerdote Lagarto dijo excusándose. “Simplemente no me acostumbro al sabor de las plantas.”

“Vaya, lo lamento. Es que como no está mi esposo……”

“¿Le sucedió algo?” La Sacerdotisa preguntó mientras llevaba su cuchara hacia su boca y tomaba un bocado.

“Padre fue devorado.” Dijo tristemente la Coneja Blanca Cazadora mientras tomaba y masticaba el rábano en el centro del plato.

“¡Ah, l-lo siento……!”

La Coneja Blanca Cazadora agitó la mano diciéndole “Está bien, está bien” a la Sacerdotisa que nerviosamente se apresuró a bajar su cabeza. “No nos ofende. No se puede evitar morir.”

“…… Aun así, ¿está bien que nos den de comer?” La Arquera Elfa Superior habló con una expresión complicada tratando de cambiar el tema.

“Se están quedando sin alimento, ¿verdad? Y aun así nos alimentan tanto……”




La Aprendiz de Clérigo golpeó ligeramente con el codo al Guerrero Novato diciéndole “Oye”.

El Guerrero Novato, que justo había terminado su tercer plato de sopa, dijo “¿Qué hice?” frunciendo los labios.

“No, está bien.” Dijo la mujer conejo sonriendo de muy buen humor. “No dar la bienvenida a nuestros invitados sería una deshonra para nosotros los conejos blancos.”

“Entiendo.” Asintió el Chamán Enano mientras masticaba una zanahoria para refrescar su garganta en vez de tomar su licor. “¿No hay una historia que dice que la gente conejo arrojaría su propio cuerpo al fuego por el bien de los viajeros o algo así?”

“Fue ese espíritu el que fue reconocido por el Dios Supremo y nos enseñó las oraciones.”

“Eso quiere decir que…… ¿está bien que comamos?”

“Eso quiere decir” dijo el Sacerdote Lagarto al ver que la Arquera Elfa Superior no parecía entenderlo del todo. “Que por lo visto los hombres lagarto tienen mitos de hombres lagarto, los elfos tienen mitos de elfos y la gente conejo tiene los de la gente conejo.”

“Así que es de mala educación rechazar la bienvenida de la gente conejo.” Así que, come, come.

La Arquera Elfa Superior le dijo al Chamán Enano “¿Y tú me lo dices?” viéndolo de reojo.

“Pero es verdad.” La mujer conejo cerró los ojos felizmente. “Coman mucho, por favor.”

Incluso la Arquera Elfa Superior bajó la mirada cuando le sirvieron el segundo plato de sopa.

Ella sentía que no existía nadie que se hubiera ganado una comida tan deliciosa y cálida desde la antigüedad.

“Bien, entonces, otro más……” Era inevitable que la Sacerdotisa también sucumbiera ante la tentación, ¿verdad?

Aunque eso fue debido a que los utensilios de la gente conejo eran un poco pequeños…

“Entonces, este…… sobre la bruja de hielo.”

Fue luego de que se sirviera el té después de la comida, que la Sacerdotisa se aclaró la garganta y comenzó a hablar.

El té de amalaki era agridulce, con un solo trago se sentía que purificara refrescantemente tu garganta, era como un baño medicinal. (NOVA: El fruto del árbol Amalaki es muy utilizado en la medicina ayurvédica en la India, se emplea con el propósito de renovar y fortalecer el cuerpo, así como mejorar la digestión y reforzar la respuesta del sistema inmunológico.)

Era tan gratificante, que ayudaba a que las palabras fluyeran fácilmente.

“Sí, bueno, ya lo dije antes, pero los Sasquatch en lo profundo de las montañas eran algo habitual para nosotros.” Dijo la Coneja Blanca Cazadora mientras sostenía su taza con sus dos esponjosas manos y mecía sus piernas. “Pensábamos algo como ‘este año el invierno es muy largo e intenso, ¿no?’. Y después tal como pensamos……”

En ese momento.

Fun. Junto con el sonido de las pisadas ── si pisadas ── que sacudieron la tierra, todos fueron envueltos por el palpitante sonido de un tambor.

La Arquera Elfa Superior y la Sacerdotisa se estremecieron inconscientemente debido al sonido que resonaba hasta el fondo de sus estómagos.

 

 

Es invierno. Es invierno. Nuestra estación ha llegado.

Vamos, agita el talismán mágico.

Alza la voz. El hechizo liberado.

A los dados darle importancia no debes.

La sabiduría y la fuerza nuestras a armas preceden.

Vamos, es un duelo. Juguemos un juego.

Tal como dice la Bruja de Hielo.

En la montaña los débiles no necesitan estar.

El verano de los muertos ha de pasar.

Florece en la montaña también el loto negro.




Es invierno. ¡Es invierno! ¡Nuestra estación ha llegado!

 

 

Una turbia voz se oía cantando, rasposa como un trueno.

“¿Q-qué es esto……?” Los ojos de la Arquera Elfa Superior, que se quitó nerviosamente las orejeras, se quedaron en blanco.

“…… Parece que ya están aquí.” La Coneja Blanca Cazadora se levantó de un salto con el ceño fruncido. “¡Madre, madre, escóndete en el almacén de comida rápido!”

“Sí, sí.”

“¡Y también llévate contigo a mis 4 hermanos y 3 hermanas por favor!”

“Volveré en un salto.” Respondió despreocupadamente la mujer conejo a la nerviosa Coneja Blanca Cazadora.

Siguiendo la mirada de ambas, los aventureros ── a excepción del Guerrero Novato y la Aprendiz de Clérigo ── saltaron hacia la ventana.

El Sacerdote Lagarto agachó firmemente su enorme cuerpo, lo alineó con el rostro del Chamán Enano y echó un vistazo hacia afuera.

“¿Puedes verlos?”

“Es muy difícil…… Hey, ¿y tú qué tal?”

La Arquera Elfa Superior, a quien le habían preguntado, murmuró “No puedo verlos”, luego agitó sus orejas y dijo “pero puedo escuchar tres voces y sus pisadas. Son tres enemigos.”

“Sí, estas en lo cierto.” Comento la Coneja Blanca Cazadora, mientras acariciaba su hacha de mano en su cintura. “Siempre son tres. ¡Hoy les cortaré la cabeza……!”

La Sacerdotisa apoyó la punta de su blanco y bello dedo en sus labios y comenzó a reflexionar “Hm”.

Un asalto enemigo. Debemos responder el ataque. No hay posibilidad de huir.

── Si fuera Goblin Slayer.

Pero él no se preocuparía, solo piensa y muévete.

Canción. Gigantes. Bruja.

“…… Nosotros iremos contigo.” Dijo la Sacerdotisa con voz decisiva. “¡Para eso hemos venido!”

Los aventureros asintieron sin dudar.

Y esta vez el Guerrero Novato y la Aprendiz de Clérigo estuvieron de acuerdo también.

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
7 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios