Goblin Slayer

Volumen 9

Capítulo 2: Un Asesino de Goblins Errante

Parte 1

 

 

“Hay que acomodarnos apropiadamente” dijo él. “O nos congelaremos.”

“S-sí……”

Ella puso nerviosamente sus manos en su ropa mientras observaba alrededor de la cabaña en ruinas.

Estaba en una condición en que apenas se le podría llamar casa. Una casa en ruinas, un esqueleto abatido por el clima. Esa era su condición.

Sin embargo, los restos escasamente conservados del techo y las paredes los bloqueaban del viento helado.

Definitivamente no se podría decir que era cálido, pero no se podía desear más que esto.

“Gracias a la nieve.”

Goblin Slayer examinó el exterior de la casa desde un agujero en la pared.

Dentro de la noche, envuelta por una blanca oscuridad, varios brillantes y ardientes ojos los buscaban.

Parecía que a pesar del frio los goblins podían moverse tranquilamente por los alrededores.

Sin embargo, sus movimientos no son tan vigorosos como siempre y se veían desmotivados.

Los goblins son criaturas perezosas.

Hace tanto frio en la nieve que no pueden evitar hacer mal su trabajo ── ellos no serían encontrados de inmediato.

“Nuestro olor se confunde con el ambiente.”

La Vaquera comprendió esas simples palabras inmediatamente, por lo que se sonrojó.

“N-no mires para acá, ¿de acuerdo?”

“Bien.”

Goblin Slayer le da la espalda al ruido metálico del cinturón siendo desabrochado y entra en una habitación.

La mayor parte de la casa ha sido saqueada, pero podría quedar algo. Era necesario investigar.

Después de todo, son goblins. No son una especie que sea buena buscando.




“…… Oye.” murmuró la Vaquera, acompañada del sonido de ropa siendo lavada y de piel siendo limpiada con un trapo. “…… Me veo graciosa, o…… miserable, o……”

“No lo creo.” Él respondió mientras rebuscaba en el interior del guardarropa intentando no hacer ruido. Luego pensó que no era suficiente, y añadió después de exhalar. “Hace mucho, aprendí del maestro.”

“¿Maestro?…… ¿El tuyo?”

Sí. Asintió Goblin Slayer. Era un gran mentor quien estaba completamente fuera de su alcance.

“En situaciones peligrosas, el cuerpo se prepara para abandonar las cosas pesadas que le parecen mierda.”

“Mierda……”

“Eso decía el maestro” continuo él bruscamente. “Parece ser una prueba de que no te has rendido.”

Él ignoró la vergüenza de la Vaquera y le arrojó la cobija carcomida por los gusanos que quedaba en el guardarropa.

Ahora el abrigo que ondeaba por el viento era un artículo que, en comparación, podría ser considerado incluso un abrigo mágico de primera clase.

Goblin Slayer arrojo la cobija hacia ella junto con las siguientes palabras.

“Aparta el espíritu, del cuerpo.”

“……”

“Mientras el cuerpo no se rinda, todo depende del espíritu de lucha.”

Las palabras de la Vaquera cesaron.

Solo se oyó un ligero sonido de respiración y una discreta voz como un “Hm” una, dos veces. Debía limpiarse los rastros de sudor y suciedad.

Goblin Slayer continuó buscando hasta que vio la esquina del suelo y sacó la daga de la vaina en su cintura.

“Y quien se ríe de ello es un idiota que no sabe nada, es ridículo soportarlo inútilmente sin tener ganas de huir.”

“…… ¿Y si, muriera de esa manera?”

Cuando él encajó la hoja de la daga abruptamente en el suelo golpeó inmediatamente una textura dura. Comenzó a cavar.

Tal como suponía, varias botellas fueron enterradas en el suelo con la tabla de madera como tapa.

Como era de esperarse después de tantos años la mayoría estaban dañadas, pero si rascabas el moho de la carne seca no debería haber problema.

“Qué estúpido.”

“…… Ya veo.”

Está bien. Goblin Slayer lentamente volteó a mirar en la dirección de la frágil voz de la Vaquera.

Ella termino la limpieza de su cuerpo, volvió a ponerse la ropa interior y la camisa, colgó los pantalones sobre una madera vieja y tomó la cobija.

Sin dudarlo Goblin Slayer se sentó a su lado y le ofreció una pieza rascada de carne seca.




“Come. Es mejor que nada.”

“…… Sí.”

Ella asintió profundamente y se sentó a su lado. Acercando su suave cuerpo.

Cuando los dos se cubrieron con la cobija, la Vaquera bajó la mirada para esconder sus rojas mejillas.

“Oye, ¿no…… apesto?”

“No te preocupes.”

“…… ¿Eso significa que no apesto……?”

El suspiro de la Vaquera flotó formando una nube de color blanco en el aire. Hacia tanto frio que era insoportable. Su cuerpo temblaba en cortos intervalos.

“…… ¿Estás bien?”

“…… Sí.”

La voz que respondió las palabras de Goblin Slayer era baja. Se sentía como si perdiera fuerza cada vez que preguntaba.

La Vaquera masticaba pausadamente la fría y dura carne seca.

Goblin Slayer también metió algo de carne seca por la abertura de su casco y la masticó mientras revisaba su mochila de lona.

Era obvio que podía quemarla. Pero no había razón para deshacerse de ella.

Por desgracia, el anillo de 《Respiración》 no tenía sentido en este frio causado por la nieve.

Si se convirtiera ──……

“Bebe.”

Lo que él le ofreció era una fuerte poción de resistencia.

Los ojos de la Vaquera parpadearon ante el repentino olor de la medicina líquida sacudiéndose dentro del frasco.

“¿Está bien……? Las pociones, son caras, ¿no?……”

“Las compro para usarlas cuando sea necesario.”

“…… Gracias.”

Ella recibió la pequeña botella con ambas manos y con dificultad para descorcharla, la probó tímidamente.

Se la tragó ruidosamente y después dejó salir un suspiro.




“…… Mm, se siente cálido.”

Tal vez se estaba haciendo la fuerte, pero ella incluso asintió con una sonrisa.

Entonces le pasó la pequeña botella diciendo “Ten”, y Goblin Slayer la recibió y la bebió diciendo “Sí.”

Parecía que la medicina agridulce gradualmente brindaba calor al cuerpo.

“Puedes dormir. Con este frio no deberías morir.”

“…… ¿Eso debería de tranquilizarme?”

“Es broma.”

La sonrisa de la Vaquera se tensó. Ignorando eso, Goblin Slayer volvió a revisar el exterior de la casa abandonada.

¿Escapar o esperar un rescate?

── Si eran varios días podría haber problemas.

Aunque se sumergieran en la oscuridad de la noche nevada, podría ser difícil escapar de la búsqueda de los goblins.

Incluso si un grupo pudiera moverse de día y de noche, las condiciones del escondite y el frio seguirían siendo las mismas.

Parecía que no habría problema si se movían teniendo como prioridad el devolver a salvo a la muchacha que tenía a su lado.

── Naturalmente, solo había que hacer eso.

Después de eso ya no hubo más conversación.

Con sus cinco sentidos ella podía reconocer los ligeros movimientos que él a veces hacía, recordando incluso su suavidad y calor.




Incluso el sonido de los suspiros que elevaban y bajaban su pecho, era algo que escasamente dejaba escapar.

Afuera los goblins gritaban y pateaban la nieve.




Sin embargo, podían sentirse a lo lejos.

Eventualmente los parpados de la Vaquera cayeron rendidos debido al cansancio.

Su postura cayo, apoyándose sobre Goblin Slayer.

Entonces ──……




Un fuerte impacto, seguido de un rugido, lo remecieron todo.

“¿¡Ah, a…… ¡?”

Al lado de la Vaquera, que se levantó a causa de la sorpresa, se encontraba Goblin Slayer ya en una postura de batalla.




Con su arma lista y su cintura baja y preparada, su vista estaba enfocada en ──.

La Vaquera definitivamente lo vio.

Algo gigantesco y de un color azul oscuro. Con un cuerno saliendo de su frente. Su respiración era débil e inestable. Y en su mano tenía un martillo de guerra gigante.

Con los ojos abiertos debido al shock, la Vaquera habló como si murmurara.

“¿Q…… qué, es eso……?”

“No lo sé” dijo Goblin Slayer brevemente. “No parece ser un goblin.”

Con cada paso el suelo temblaba y mientras el gigante avanzaba los goblins servilmente lo seguían.

── Ya veo, ese es el líder.

“Este monstruo se me hace familiar.” Dijo Goblin Slayer y examinó cuidadosamente los movimientos del monstruo. Era tal y como había dicho.

“¡Hey! ¿¡Todavía no han encontrado a ese aventurero!?”

Entonces, el mencionado monstruo abrió la boca, alzó su gruesa y turbia voz, y pateó a los goblins que se encontraban a sus pies.

“¿¡GOBG!?”

“¡Por esto los goblins no son tan útiles……!”

Avanzando sobre la nieve, arrojo estas molestas palabras hacia los goblins que se arrodillaban pidiendo perdón.

El monstruo se sentó de golpe sobre los restos del carruaje como si fuera un taburete y dejó caer su martillo de guerra a un lado.

“…… Bueno, está bien. No importa lo que les diga, sus cerebros deberían entenderlo.”

“GBOR……”

“Está bien, encuéntrenlo rápido. El primer grupo tendrá el privilegio de hacer lo que quiera con la muchacha.”

“¡GROGB! ¡GOBOGR!”

“Si lo entienden, entonces esfuércense.”

Los goblins comenzaron a correr lanzando gritos agudos ante la orden de su líder.

Goblin Slayer chasqueo ligeramente su lengua al ver repentinamente los movimientos animados de los goblins.

Sabía cómo elevar la moral de los goblins. Miedo, deseo. Con esos dos.

──  Son inquebrantables.

Goblin Slayer llegó a una conclusión.

Ni escapar, ni esperar por ayuda podrían ser opciones fáciles.

“¿O-oye……?”

El temblor de la muchacha a su lado se incrementó aún más.

Goblin Slayer extendió su mano, la sostuvo fuertemente y se inclinó despacio.

“…… Duerme.” Sin poder encontrar otras palabras además de esas, puso su puño sobre su espalda y volvió a decírselo. “Duerme…… Mañana también será un día difícil.”

“…… Sí.”

La Vaquera asintió y obedientemente cerró los ojos. Aparte de una ligera siesta, no pudo dormir más que eso.

Goblin Slayer se quedó dormido con un ojo abierto sin relajarse.

No podía darse ese lujo.

5 4 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
5 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios