Praise the Orc!

You’re an Orc, Yet You’re Still Praiseworthy!

Capítulo 91: El Bosque Negro (Parte 4)

 

 

Crockta levantó una vez más su cuerpo. Gushantimur declaró «1980.»

«Hoo, joo. Otra vez.»




La cara de Crockta estaba empapada de sudor. Se sentía demasiado cansado para moverse. Cada parte de su cuerpo estaba gritando. Su cuello estaba rígido por la tensión después de haber sido ligeramente cortado por la espada de Gushantimur.

«¿No dijiste que cambiarías el nombre de tu arma por ‘Dragon Slayer’? ¿Ya te disté por vencido?»

«¡Aún no!»

Crockta concentró su mente. Ogre Slayer se alzó y entró en el reino de Pináculo. Se hizo uno con el mundo. El tiempo se volvió más lento. Despertó las leyes del mundo con su espada. Movió su gran espada con el deseo de cortar al enemigo.

La espada de Gushantimur se dirigió hacia él. En este mundo lento, sus corazones chocaban entre sí. Todos los tipos de raíces de espada existían en este mundo y corrían entre ellas. Lo último que les quedaba al final era desenvainar sus espadas.




“¡…!”

Como consecuencia natural después de que terminara el combate, la espada de Crockta voló en el aire mientras que la espada de Gushantimur apuntaba hacia el pecho de Crockta. ¡Una derrota abrumadora sin excusas!

«1981» dijo Gushantimur.

Crockta había muerto casi 2.000 veces hoy. Crockta respiró hondo. Se recuperó de su derrota. Mirando hacia atrás, no sabía cómo debería haber respondido. Así que, en vez de pensar, levantó la gran espada.

«Otra vez.»

Los otros practicantes observaron con admiración el espíritu ilimitado de Crockta. En particular, el ogro que compitió por primera vez con Crockta admiraba su espíritu de lucha mientras levantaba el puño.

No hubo ningún cambio en la expresión de Gushantimur. Simplemente levantó su espada en silencio. No había una sola gota de sudor en su cuerpo. Era un dragón, pero también un increíble espadachín. Crockta no podía imaginar lo fuerte que sería Gushantimur si se convirtiera en un dios.

Eso provocó un deseo de ganar más que uno de admiración.

En el mundo de Elder Lord, él era capaz de renovar sus límites sin cesar. Era un orco derribando a un ogro con una espada. Lo mismo ocurrió con Shakan cazando al Behemoth. Derribó a un monstruo fuerte con un arco.

Crockta estaba convencido de que podía derrotar a Gushantimur.

“1982.”

«Kuock…»

Gasto tiempo y esfuerzo. Aun así, era insuficiente.

«Otra vez.» Crockta levantó sus piernas flojas.

Él sabía la importancia de la repetición en el entrenamiento. Puede ser suficiente matar al enemigo con un solo golpe, pero ese único golpe requería miles de amaneceres y puestas de sol para perfeccionarlo. El que blandía la espada mil veces ganaría a alguien que sólo la blandía una vez.

Gushantimur dijo: «Hasta aquí.»

«Todavía no.»

«Lo es.» Gushantimur guardó la espada. «Ya no puedo pelear más.»

«Te ves bien.»

«Tengo hambre.» Gushantimur dijo con una mirada fría «Lo más importante en el entrenamiento es el descanso y la dieta.»

Su consejo era como el comentario de un entrenador de gimnasia; pero era razonable, así que Crockta asintió.

En poco tiempo, el sol se estaba poniendo. La puesta de sol en el horizonte quemaba el cielo. Era un hermoso crepúsculo.

Los otros practicantes también regresaron al castillo. A lo lejos, Tiyo y el goblin se golpeaban entre sí.

Crockta llegó a la sala de banquetes con Gushantimur. Había una larga mesa de comedor con asientos colocados. Gushantimur se sentó con Crockta. Tiyo y Anor se sentaron cerca de él. El candelabro de la sala de banquetes dispersaba la luz como una cascada. La luz fragmentada se esparcía sobre la comida en el salón del banquete, haciéndola más apetitosa.

«Buena comida dot.»

«Es el trabajo de mi amigo, el hombre lagarto, un gourmet.»

Tiyo se puso una servilleta en el cuello e imitó los modales de un caballero. Comió un pedazo de carne y cerró los ojos.

«Vaya. ¿Qué plato es este? El sabor es profundo y muy bueno.»

«Es carne de gnomo.»

“¡…!”

Tiyo escupió la carne y miró a la cara de Gushantimur. Gushantimur se puso la carne en la boca sin cambiar su expresión.

«Una broma. Es carne de vaca.»

«¡Este bastardo… diciendo cosas tan horribles con una cara seria!» Tiyo se detuvo un momento. Puso los ojos en blanco antes de reírse de repente: «¡Jajaja! ¡Ya veo! ¡Buena broma dot! ¡Jajaja!» Tiyo cambió repentinamente su postura. «Es una broma, pero no está mal para el gran Tiyo. Jajaja!»

Crockta se dio cuenta de que Tiyo estaba actuando como alguien con un gran recipiente. Tiyo abrió la boca, vertió el plato y se lo tragó de un bocado. Gushantimur dijo: «Tienes un recipiente muy grande.»

«¡Jaja! ¡Eso es cierto! ¡No necesitas sorprenderte dot! ¡Soy un gnomo con un gran recipiente!»

Tiyo agitó sus hombros.

“…”

Crockta estaba emocionado. Una vez más obtuvo la iluminación. El hombre que parecía frío podía fácilmente elogiar a su oponente.

Verdaderamente, la vida era impredecible. No era lo que él esperaba y tenía una perspectiva completamente nueva. Todas estas cosas lo estaban convirtiendo en un hombre duro. No eran sólo Tiyo o Gushantimur. En la historia de sus vidas, fueron formados por estas cosas.

“¡…!”

Eso es.

Todas las cosas en el mundo vuelven a su origen. En el mundo, no había efecto sin causa.

Crockta miró repentinamente su tenedor. La luz de la araña se reflejaba sobre los bordes afilados. La luz que caía del candelabro, que provenía de una lámpara que iluminaba el interior. Crockta empuñó su tenedor.

El mundo se ralentizó. Crockta usó el Pináculo para perseguir el pedazo de carne en el plato de Gushantimur. Antes, usaba el poder de Pináculo calculando el ‘resultado’. Pero ahora empezó a calcular el ‘proceso’ para derrotar al enemigo.

¡Fue a través de su razonamiento interior, fuerte voluntad e imaginación!

El tenedor contenía su iluminación.

“…”

Gushantimur también defendió con su tenedor.

Los dos tenedores se cruzaron entre sí. En este ambiente, Crockta imaginó muchas posibilidades en su cabeza, desde quitarle el filete a Gushantimur, a que le robaran el suyo, quizá cometer un error o tal vez que ambos rompieran sus tenedores.

Luego puso su fuerza de voluntad en ello. Retorció la causalidad.

‘El estado Pináculo es convertirse uno con el mundo.’

Crockta recordó las palabras de Gushantimur, ‘Pero más allá de eso, hay un área donde puedes blandir el mundo.’

El mundo se convulsionó. De repente, el filete colgaba del tenedor de Crockta. El tenedor de Gushantimur se detuvo en el aire. Crockta le había robado su filete.

«Esto…»

En ese momento, Crockta obtuvo una pista para alcanzar el rango de Héroe. Empezando desde pequeñas cosas para cambiar el mundo, como las alas de una mariposa. Este era el territorio del Héroe.

«¡Kulkulkulkul!»




Ahora quería blandir su espada. Crockta se rió a carcajadas. «¡Gushantimur!»

«Um.» Gushantimur tenía una expresión severa. «Si es tan delicioso, podrías haber pedido más.»

“¡…!” Crockta lo negó. «¡Es un malentendido…!»

Tiyo chasqueó la lengua. «¡No importa lo hambriento que estés, no es educado codiciar la comida de otra persona, Crockta!”

«N-no es eso.»

Pero todas las miradas a su alrededor eran frías.

«¡Amigo orco, kyak! ¡Has aprendido malos modales, kyaak!»

Incluso el goblin señaló sus modales. El ogro tenía una expresión de decepción en la cara. La opinión pública ya estaba en su contra. Crockta intentó protestar, pero cerró la boca cuando escuchó las palabras de Anor.

«Por favor, cómete el tuyo.»

Dejó de discutir. Crockta miró su plato. El sabor era delicioso. Crockta bajó la cabeza y se metió la carne en la boca.

«Bul’tar…»

***

 

 

«Este lugar es agradable» dijo Anor de repente.

Estaban en la misma habitación. Después de dejar Nuridot, el castillo de Gushantimur era extraño para los que habían estado acampando fuera. Acababa de terminar de bañarse y de cambiarse de ropa, así que Anor se sintió de nuevo como un hermoso elfo al ver su brillante piel. La luz brilló en su rostro.

Tiyo también se había lavado y se había puesto un pijama que le habían dado en el castillo, lo que le hacía parecer el hijo de una familia noble.

«¡Sí!»

Crockta mostró su cara dura.

«Ojalá pudiera quedarme aquí…» murmuró Anor.

Pero él sabía que no podía.

«No tenemos mucho tiempo que perder» contestó Tiyo.

«Ya veo…»

Después de pasar por el Templo del Dios Caído en Nameragon, tenían que buscar la cooperación de los elfos oscuros para lidiar con el Gran Clan. Estaban disfrutando de un poco de paz en este momento, pero les esperaba una horrible guerra en el norte.

«Crockta, ¿cuándo dejaremos este lugar?»

Crockta cerró los ojos y pensó en una respuesta a la pregunta de Tiyo. Quedarse aquí y entrenar sería de gran ayuda. Sin embargo, no podían quedarse para siempre. Era una escala de tiempo razonable.

«En una semana.»

«Una semana…»

«Eso es suficiente para lograr algún progreso.» Tiyo asintió.

«Lamentaré tener que irme.» Dijo Tiyo. Parecía que ya tenía un vínculo con el arquero goblin, Kiao.

«Podemos volver de nuevo».

«¿De nuevo…?»

«Así es.» Crockta sonrió y dijo: «Después de derrotar al Gran Clan y traer la paz al norte, podemos volver aquí y pasar un largo descanso».

«Hoh… bien dot.»

«Estoy deseando que llegue.» Anor rió.

Tiyo declaró: «En ese momento, me volveré muy fuerte y le romperé la nariz a Kiao dot.»

«Kulkul, ¿no puedes rompérsela en una semana?»

«Odio admitirlo, pero es un gran tipo dot. Romperle la nariz será una hazaña difícil de lograr en una semana.»

Crockta estuvo de acuerdo. Aparte de Gushantimur, las otras criaturas perseguían sus propios objetivos. Había innumerables personas de sangre caliente aquí en el Bosque Negro.

«Será difícil incluso si estamos aquí por un mes.»

Él fue testigo de un nuevo mundo, pero aún estaba lejos de ganar contra Gushantimur. Pero un día, cruzaría ese muro insuperable.

«Todos, esfuércense.»

Anor se metió en la cama con calma. Parecía no tener ningún pensamiento en su cabeza. Se estiró sobre el suave edredón.

«Mañana tenemos que entrenar apropiadamente.»

«Sí.»

«Voy a apagar las luces.»

«Buenas noches. Hihit.»

Así terminó su primer día en el Bosque Negro.

***

 

 

El tiempo pasó.




Crockta podía ahora durar mucho más que antes. Gushantimur dejó de contar sus muertes.

Crockta sacudió la gran espada y presionó a Gushantimur.

Ahora era capaz de activar y desactivar el estado Pináculo en un instante. Sin embargo, Gushantimur era muy difícil. Después de conocer verdaderamente el estado Pináculo, Crockta se dio cuenta de que era un espadachín excepcional.

Pero ni siquiera Gushantimur había llegado al verdadero estado de Héroe. ¿Cuánto más fuerte era el poder del estado Héroe?

«Crockta, tu objetivo es matar al cacique.»

«Sí.»

Cuanto más sabía, más decidía que el cacique debía ser removido. Era un peligro no sólo para el norte, sino también para el continente del sur.

«No será fácil.»




«¿Incluso tú lo pasarías mal?»

«Tal vez.»

Crockta detuvo su espada. No esperaba que el gran cacique fuera tan fuerte.

«¿Es más fuerte que tú Gushantimur?»

«Eso no puede ser.» Gushantimur respiró hondo. «Pero hay varias maneras de hacerse más fuerte. Tu camino no es la única manera de aumentar en poder.»

«¿De qué estás hablando?»

«Pronto lo descubrirás.» Gushantimur empuñó su espada. Golpeo su gran espada. Hubo un eco metálico. «Ahora concéntrate en mí.»

«Kulkul, entendido.»

Crockta y Gushantimur compitieron. Poco a poco Crockta empezó a parecer un oponente competente. Había momentos que Gushantimur se debilitaba, pero era cierto que Crockta se había desarrollado mucho.

Era lo mismo para Tiyo.

«¡Ayaaat! ¡La evolución de General!»

Tiyo cerró los ojos y se concentró en el General.

*¡Clink, clink!*

La apariencia de General cambió lentamente. La boca se abrió y el cañón se expandió. La nueva imagen de General fue completada.

¡General Vulcano!

«Fallé en hacer un cañón, pero esto también es genial.» Tiyo apuntó a Vulcano contra Kiao, que aún parecía disgustado.

«¡No pienses en esos trucos, kyak! ¡Tienes que desear tener el corazón más fuerte kyak!»

«Que ruidoso dot, si uno no te empuja, entonces usaré dos. ¡Si dos no funcionan, entonces usaré cuatro y luego ocho!»

«¡Gnomo testarudo kyak!»

«¡Goblin estirado!»

Los dos se miraron el uno al otro. Kiao agitó la cabeza y sacó una flecha. ¡Un goblin que perseguía convertirse en el más fuerte! Un temible impulso provino de él. Era como si la boca de un dragón apareciera detrás de él. La fuerza de una tormenta se condensó en la flecha de Kiao y apuntó a Tiyo.

Tiyo tampoco se quedó quieto. Apuntó a Vulcano contra Kiao. Vulcano rugió y surgieron numerosas balas mágicas.

La flecha dejó el arco.

«¡Kyu Kya kekiyo kuweek!” gritó Kiao en el idioma de los goblins.

Al mismo tiempo, apareció y descendió una tremenda y temible tormenta que cubrió completamente a Tiyo. Ante esto, Tiyo era como una vela frente al viento. La tormenta se apoderó de él.

“¡…!”

Los otros practicantes que observaban a los dos no pudieron evitar tragar saliva. ¡El gnomo sería pisoteado bajo la flecha del goblin! Sin embargo, destellos de luz aparecieron dentro de la tormenta.

“¡…!”

*¡Dududududu!*

¡Un sonido atronador! El Vulcano de Tiyo comenzó su implacable ataque contra la tormenta. Las dos fuerzas chocaron.

¡El poder de la tormenta espacio temporal! ¡Y las coloridas balas mágicas de Tiyo! ¡Las dos fuerzas se hincharon hasta el límite!

*¡Kwaaaaaang──────!*

Al final, la tormenta proveniente de la flecha y el poder destructivo de General chocaron entre sí, causando una gran explosión. Kiao y Tiyo volaron por el aire después.

*¡Flop!*

*¡Thud!*

Había una enorme nube en forma de hongo.

*¡Hwooooooo!*

Una vez que el humo desapareció, se reveló la imagen de un goblin y un gnomo tendidos en el suelo.

«Kuoh… realmente fuerte…»

«Has crecido, kyak…»

Los dos intercambiaron miradas mientras permanecían colapsados en el suelo. Levantaron los pulgares el uno hacia el otro.

Se habían burlado el uno del otro en su primer encuentro en el Bosque Negro. Ahora se reconocieron entre ellos.

5 8 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
11 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios