Praise the Orc!

You’re an Orc, Yet You’re Still Praiseworthy!

Capítulo 90: El Bosque Negro (Parte 3)

 

 

[Se ha obtenido una habilidad misteriosa (Rango ¿?)]

[Sólo se puede usar después de salir de la guarida de Gushantimur.]




 

El sistema no le dio el nombre de la habilidad. Estaba pendiente hasta que dejara la guarida.

«Derrotar a mis guardianes fue una gran hazaña. La mayoría de la gente se rinde y huye a la mitad» dijo Gushantimur.

Había sentido el terrible poder de Gushantimur después de que el verdadero paisaje de este lugar fuera revelado. Era la majestuosidad de un dragón que hacía temblar de miedo a alguien sólo por estar en su presencia.

«¿Eres un dragón?» preguntó Anor.




La fuerte magia que cambió el paisaje en un instante, los términos «guarida», «guardianes» y la atmósfera de miedo se ajustaban realmente a las características de un dragón.

Gushantimur asintió. «Así es. Y tú, eres el que tienes la sangre de un nigromante.»

“¡…!”

«Un nigromante contenía el antiguo linaje de un dios. Nunca había visto una concentración
tan espesa en la sangre en muchos años.»

Gushantimur levantó una mano hacia su cara. Era la cara de un joven, pero tenía una sensación de longevidad. Gushantimur sonrió.

«Deberías estar orgulloso.»

Los ojos de Anor se abrieron de par en par. Era un poder vergonzoso que había encubierto toda su vida. Aquellos que podían resucitar a los muertos eran a menudo la razón del miedo de otras personas. Incluso su madre había renunciado a su línea de sangre y la había sellado.

Sin embargo, este poderoso dragón le decía que debería estar orgulloso de ello.

«El poder de conectar a los muertos con este mundo no está dentro de la fuerza de un mortal. Pero un viejo dios que está preocupado por aquellos que sufren debido a la separación eterna te ha dado fuerza. Esta es la misericordia y la bendición de un dios.»

«Ah…» Anor se rascó la cabeza. Nunca había escuchado un cumplido así y no sabía cómo responder. Sólo se inclinó con la cara roja. «Gracias.»

«Pero es insuficiente.»




«¿Eh?»

«Lo máximo que puedes hacer ahora es levantar cuerpos y aprender a controlarlos. No has llegado a la verdadera nigromancia.»

“¡…!”

Esta vez los ojos de Gushantimur se dirigieron hacia Tiyo.

«Tiyo, valiente hijo del gnomo Hedor.»

Los ojos de Tiyo se abrieron de par en par. «¿Conoces a mi padre?»




«Eres deficiente comparado con tu padre.»

“¡…!”

El dragón no sólo sabía el nombre del padre de Tiyo, sino que también dijo que Tiyo era deficiente en comparación con él. Era como si conociera bien al padre de Tiyo.

«El artefacto que estás usando no tiene límite en su poder. Pero ya le has puesto un límite en tu corazón.»

«¡¿Qué estás diciendo dot?!»

«General es un General Dragón de la Luz, un arma de Dios creada por el dragón de oro Abogullad.»

«¿El arma de un dragón?»

«Así es. Levanta tu propio recipiente.»

Tiyo se tambaleó como si estuviera en shock. «M-Mi recipiente es pequeño dot…»

Había vivido como un macho. Todo el mundo lo alababa como un hombre con un gran recipiente. Pero el dragón negro señaló lo pequeño que era.

«El verdadero nombre de General es ‘Dragon Slayer’.» (NOVA: Asesino de Dragones)

“¡…!”

«Es el arma de un dragón diseñada para matar dragones. Pero no eres capaz de atrapar a un ogro con él, mucho menos a un dragón.» Tiyo se deslizo hasta el suelo. Sus ojos temblaban salvajemente.

Los ojos de Gushantimur se dirigieron ahora hacia Crockta. Crockta se preparó. El sistema dijo que la reunión en sí misma era una recompensa. Gushantimur podría haber parecido afectado al principio, pero les había dado hechos importantes que eventualmente se convertirían en la base para su crecimiento. Aquellos que no lo escuchaban no crecerían más.

Crockta miró a Gushantimur y esperó lo que él le fuera a decir. Gushantimur abrió la boca, «Maravilloso.»

“¡…!”




«Sigue intentándolo. Más que esto.»

Crockta agarró a Gushantimur que se estaba dando la vuelta. «Disculpe, señáleme algo.»

«No hay nada.»

«No mientas.»

«¿Está bien?»

«Sí. Por favor, señale lo que me hace falta. ¡Sin reservas!»

«Hmm, si quieres…»

Este dragón era una persona sorprendentemente gentil. Miró fríamente a Crockta y abrió la boca. «Has alcanzado el nivel Pináculo.»

«Eso es correcto.»

¡Pináculo! Había sido el objetivo de Crockta desde que Hoyt se lo mostró por primera vez. Era una zona a la que apenas había llegado tras derrotar al Behemoth. Al principio fue difícil, pero poco a poco se fue acostumbrando. Ahora todos los movimientos de Crockta contenían la iluminación del Pináculo.

«Mira más allá de eso.»

Los ojos de Crockta se abrieron de par en par. Como su nombre lo implicaba, pensó que Pináculo era el final. El poder del Pináculo era suficiente para derrotar a la mayoría de los enemigos, pero ¿había algo más allá de eso?

Los mentores que enseñaron a Crockta fueron Lenox, Hoyt y Baek Hanho. Y sólo habían mencionado el Pináculo. Podía haber habilidades altas y bajas en esa área, pero ninguno de ellos había visto más allá de ella.

Era bastante inexplorado.

«El estado Pináculo es convertirse en uno con el mundo.», Gushantimur dijo, «Pero más allá de eso, hay un área donde puedes blandir el mundo.»

“¡…!”

«Esa es tu meta.»

El cuerpo de Crockta tembló en anticipación. Quería mover su espada de inmediato. Mover el mundo de acuerdo a su propia voluntad. ¿Era eso posible?

«¿Cómo se llama?»

«Eso…» Gushantimur sonrió. «La gente que se las arregló para hacerlo, todos fueron elogiados como Héroes.»

¡Rango Héroe!

El cinturón de Boca del Demonio Desolador que llevaba puesto también era un elemento de rango de Héroe. En ese momento, el poder del demonio era aterrador. Si no hubiera convencido al demonio, Quantes habría desaparecido del mapa.

Era posible que hubiera individuos que tuvieran un poder tan grande. El siguiente paso después de Pináculo es el rango de Héroe.

«No creí que fueras capaz de vencer a todos mis guardianes. Pero al final, todos tenemos infinitas posibilidades de crecimiento» dijo Gushantimur.

Entonces se abrieron las puertas del castillo.

“¡…!”

Las criaturas que habían vencido estaban reunidas allí.

El ogro que acorraló a Crockta con artes marciales, el goblin arquero que jugó con Tiyo, el lich que mostró un nivel más alto de magia no-muerta que Anor, el troll con su hacha y el lancero hombre lagarto, el hombre lobo que los atacó como un ninja y el arquero kobold, estaban todos reunidos allí.

«Grrr.»

El ogro miró a Crockta y levantó el pulgar. Crockta también respondió con el pulgar. El ogro tenía una venda alrededor de la cabeza.

«E-Ese tipo…»

Tiyo señaló al goblin. El goblin que llevaba una tablilla se sentó en el suelo. Miró a Tiyo e hizo un movimiento de corte en su cuello. ¡Acabaría con Tiyo la próxima vez!

«Mis guardianes son todos aquellos que apuntan a un mundo superior.»

Al dragón negro Gushantimur le gustaba quedarse en este bosque y ayudar a otros a crecer. Pero eso no significaba que todos pudieran obtener su ayuda. Tenían que pasar la prueba de sus guardianes. Y los guardianes fueron aumentando gradualmente sus niveles a partir de la prueba.

«¿Qué les parece, viajeros?» preguntó Gushantimur. «¿No van a derribar el muro que pueden ver, aquí?»

Fue una dulce seducción. Los guardianes los miraban fijamente, como si los desafiaran a venir.

«De hecho, los verdaderamente fuertes fueron considerados con ustedes.»




Más allá de los guardianes había un cíclope enorme. Miró a Crockta y se rió. Luego acarició la cabeza del ogro que Crockta derrotó.

“¡…!”

Las cejas de Crockta se movieron.

«¿Están seguros de que pueden vencerlos con sus fuerzas?»

Crockta miró a Tiyo y luego a Anor. Las reacciones de los dos fueron diferentes. Los ojos de Tiyo ardían con espíritu de lucha. Anor agitó levemente su cabeza con expresión de miedo.

Tiyo dijo, «Debes tener miedo dot.»

Anor respondió reflexivamente: «¡Claro que no, imbécil!»

«Entonces, vamos.»

«Ah…. ¿ah?»

Tiyo empujó a Anor. Crockta los siguió. Entraron en la guarida del dragón Gushantimur.

***

 

 

El castillo de Gushantimur era magnífico. ¿Quién podría imaginar que un castillo tan grande estaría escondido en el bosque? Era un área escondida por la magia, igual que la fortaleza de Shakan. Como se esperaba de la guarida de un dragón, contenía oro y plata.

«Una vez viví en una cueva como cualquier otro dragón.» Gushantimur explicó mientras los guiaba. «Pero me di cuenta después de experimentar un incidente. El verdadero tesoro no es el oro, sino los amigos.»

“¡…!”

¡Las palabras que los viejos siempre decían cuando se emborrachaban!

«Los amigos son un tesoro.»

Pero no pudo evitar convencerse al contemplar la belleza sobre el telón de fondo del maravilloso castillo.

«Así que hice un castillo usando oro y tesoros. Me hice amigo de aquellos que buscaban la iluminación después de alcanzar el límite. Uno o dos me visitaron, y el número de amigos aumentó gradualmente.»

Había armas por todas partes en su castillo. Y las criaturas estaban puliendo y afilando sus habilidades.

«¿Por qué no hay humanos, elfos u orcos?»

«Todos se fueron.» No hubo ningún cambio en la cara de Gushantimur, pero Crockta pensó que de alguna manera parecía solitario. «Todos ellos se fueron después de alcanzar cierto nivel para ganar riqueza y honor. Pero estos chicos son diferentes.»

“……”

«Si salen, pueden ser cazados como monstruos inusuales. No tienen adónde ir. Han trascendido los límites de su especie y desean buscar un mundo más grande, pero ese mundo sólo los desprecia como criaturas. Ya han probado aquel mundo y no pueden conformarse con cazar y saquear como su gente, así que no tienen adónde ir.»

Gushantimur se rió tranquilamente.

«Los tendré conmigo hasta el día en que puedan ser reconocidos. Ellos nunca me traicionarán y yo tampoco los traicionaré a ellos.»

Crockta se dio cuenta de algo. Este dragón no era sólo un dragón. Era un dragón de sangre caliente. ¿Quién podría llamar a este hombre un reptil de sangre fría?

«Gushantimur, no nos quedaremos aquí por mucho tiempo.»

«Me lo imaginaba.»

«Pero queremos ser tus amigos.»

Gushantimur se echó a reír. Su risa era clara.

«Crockta, estás diciendo cosas extrañas.»

«Qué…»

«¿No somos ya amigos?»

“¡…!”

Cálido. Este hombre era más cálido de lo que Crockta esperaba. Ya eran amigos de este amable hombre.

Crockta asintió.

«Ahora, mis amigos te están esperando. Desempaca y ven afuera.»

El grupo de Crockta desempacó sus pertenencias en la habitación a la que Gushantimur los había guiado. Luego salieron inmediatamente mientras estaban armados. Afuera, los entrenamientos ya estaban en pleno apogeo.

«Ven.»

Gushantimur estaba allí de pie después de cambiarse de ropa. Estaba vestido con ropa que permitía un movimiento fácil. Cuando se conocieron, parecía un erudito o un mago. Pero ahora que sostenía una espada, estaba cobrando un fuerte ímpetu.

«Anor, deberías aprender de este amigo.»

Era el lich huesudo. Este se rió.

«¡Hiik!»

«Tu mayor problema como nigromante es tu naturaleza tímida.» Anor se quedó sin habla mientras el lich colocaba un brazo alrededor de su hombro. El cráneo era aterrador para él. «Hazte amigo de la muerte.»

«¡Kelkelkel! ¿Confías en mí? ¡Kelkelkel!»

«¡Aack!»

Anor se quejó de la risa del lich. Así, Anor fue arrastrado por el lich. Los esqueletos los siguieron.

Ahora era el turno de Tiyo.

«Tiyo.»

«Um.»

«Tu debilidad es tu pequeño recipiente.»

«¿Qué?» declaró Tiyo.

Parecía que se había recuperado del hecho que le dijeran que tenía un pequeño recipiente.

«¡¿Qué estás diciendo dot?! ¡Soy un hombre que nunca tuvo la reputación de ser pequeño dot! Es la primera vez que oigo que mi recipiente es pequeño. Realmente es la primera vez. Jajaja, que gracioso dot. ¡Una persona con un sueño extraño me llama ‘pequeño’ dot! ¡Soy alguien que recibió 500 medallas dot! ¡Retira lo que acabas de decir! ¡No soy pequeño! ¡Soy Tiyo, que se unió a la guarnición de Quantes desde que era joven…!»

Gushantimur miró a Crockta. Crockta asintió.

«¿No es correcto?»

«Lo es.»

«¡No estés de acuerdo con él, Crockta!»

Gushantimur tosió.

«Tos, parece que hay un malentendido. De lo que estoy hablando no es de tu naturaleza. Bueno, ahora que veo tu personalidad…»

«¿Qué dot?»

«No te preocupes. En cualquier caso, el recipiente pequeño es tu imaginación. Présteme a General por un momento.»

Tiyo entregó a General a Gushantimur con cara agria. Gushantimur agarró a General y en ese momento…




“¡…!”

General cambió. General tenía la forma de un rifle largo, pero luego el cañón se ensanchó, la columna se expandió y tomó la apariencia de un arma más grande. Era como un cañón.

«E-esto es…»

«General es tan fuerte como tu imaginación y tu fuerza de voluntad.»

Entonces Gushantimur apuntó la boca hacia el aire y jaló el gatillo. El poder mágico alrededor de General fue absorbido ferozmente. Una luz emergió del barril y una masa de energía fue disparada.

¡Roaaaaaaar!

El proyectil mágico voló hacia el cielo. Entonces la luz parpadeó y hubo una gran explosión.

¡Kwaang!

El colorido poder mágico en el cielo parecía fuegos artificiales.

«Increíble…»

Tiyo había estado usando a General durante mucho tiempo, así que no pudo evitar mirarlo con una expresión sorprendida.

«Esto es…»

«Este es el verdadero poder del arma. El General Dragón de la Luz es incomparablemente poderoso cuando yo lo uso.»

General regresó a la forma de un rifle.

«Ten.»

«V-Volveré a ponerlo en esa forma de nuevo. ¡Haré un cañón aún mejor! ¡Increíble dot!»

«Depende de ti. Tiyo.»

«¡Ohhhh!»

Tiyo tomó el rifle y lo examinó. Sin embargo, General se veía exactamente igual que antes.

«El que te enseñará es el gran goblin, Kiao.»

«¡Por fin llegaste kyakk!» Era el goblin que le mostró a Tiyo la arquería de tormenta. Kiao caminó hacia delante con su arco corto.

«¡Ya derroté a ese tipo Dot!»

«Tiyo. Echa un vistazo a Kiao.»

«¿Qué?»

Kiao se encogió de hombros.

«Disparar al árbol y noquearlo es digno de elogio. De hecho, es el movimiento de un soldado acostumbrado a los combates reales. Pero si Kiao hubiera usado su verdadera fuerza, no estarías aquí.» Declaró Gushantimur. «Si hubiera disparado la flecha con todas sus fuerzas, tu cuerpo habría desaparecido en esa tormenta espacio-temporal sin dejar rastro.»

“¡…!”

¡Una tormenta espacio temporal! Tiyo no pudo refutarlo. Ciertamente, el goblin tenía el poder de crear una tormenta con su arco y flecha. ¡Pero creando una tormenta espacio-temporal!

«Kiao también es un gran mentor. Su poder te ayudará con General. Aprende bien.»

Kiao se rió y empujó a Tiyo. «¡Vamos Kyak! ¡El entrenamiento duro espera Kyaak!»

«Ohh…. este bastardo…»

«¡Llámame Maestro, Kyak!»

«¡Cállate, goblin! ¡Enséñame adecuadamente dot!»

«¡Kyak kyak, eres un discípulo descarado!»

Ahora Crockta se quedó solo. Los ojos de Gushantimur se dirigieron hacia Crockta. Levantó su espada.

«Heh.»




Crockta sonrió. Se lo esperaba cuando vio a Gushantimur sosteniendo la espada. El dragón negro Gushantimur le enseñaría a Crockta. El espíritu de lucha se levantó en su pecho. Su oponente era un dragón. ¿Podría cruzar espadas con este oponente?

«Gushantimur. El nombre de mi espada es Ogre Slayer.»

«Una gran espada.»

«Pero hoy podría cambiar de nombre.» Crockta sacó su gran espada. Ogre Slayer gritó como si hubiera estado esperando. «A Dragon Slayer.»

¡Un comentario para provocar al dragón!




Gushantimur se rió. Entonces algo fluyó hacia abajo.

“¡…!”

Crockta tembló. Gushantimur sonrió, pero la punta de su espada tocaba el cuello de Crockta. Fue una puñalada. Ni siquiera se había dado cuenta hasta que una gota de sangre caliente salió de su cuello.

Gushantimur dijo: «Primer golpe.»

Crockta no pudo evitar sonreír. No podía imaginar cuántas veces moriría hoy.

5 6 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios