Uchi no Musume no Tame naraba, Ore wa Moshikashitara Maou mo Taoseru kamo Shirenai

Volumen 6

Capítulo 4: Precuela, El Fin, el Inicio y un Encuentro

Parte 4

 

 

Sentada frente a su padre, que había dejado de moverse, la joven se quedó sin palabras.

Ella no sabía lo que debía hacer.

Sus gentiles padres y su hermana gemela, con la que estaba más unida que nadie, su otra mitad, habían sido la totalidad de su mundo, y ahora lo había perdido todo.

Ni siquiera sabía si llorar. Incluso si derramaba lágrimas, ya no había manos suaves para consolarla. Pensó que quizás sería mejor simplemente sentarse al lado de su padre y dejarse pudrir también. Después de todo, ya no quedaba nadie que la necesitara.

Sin embargo…

El último deseo de su padre fue que fuera feliz. No sabía lo que debía hacer, y no podía imaginar que alguna vez podría ser feliz. Pero negar esa posibilidad sería negar el último deseo de su padre.

Y así, ella se puso de pie.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

Decidió hacer todo lo posible para cumplir el último deseo de su padre.

Y entonces, esa chica que había seguido luchando por su cuenta, lo conoció.

Ese encuentro había sido el comienzo de todo para esa chica, que había tenido la marca de un criminal sobre ella.

Y así comenzó nuestra historia.

***

 

 

[Eres el familiar de la Octava Señor Demonio, ¿Cierto?]

Cuando vio al joven, también conocido como el Héroe de Platino, en ese lugar donde había visto su propia muerte, estaba increíblemente tranquila.

Su intención no era ser alabada como la Dama Oráculo Púrpura, o ser considerada como una santa que incluso sacrificaría su propia vida por el bien del rey y de la patria.

Esas innumerables expectativas no son más que una pesada carga. No estaba mirando las cosas tan filosóficamente, ni era una persona tan excelente y perfecta.

Aun así, arriesgó su vida, arriesgándolo todo para elegir el mejor futuro posible para poder proteger a su hija.

Y también fue una expiación por haber sacrificado al hombre que ella amaba, que ya se había ido de este mundo. Si se rompía en el camino y tiraba todo por la borda, entonces perdería a la preciosa hija que tenía con él.

No podía permitir que la pérdida de ese hombre amado, que seguramente ya no estaba en ninguna parte del mundo, fuera en vano. Ella nunca dejaría que eso pasara.

Por lo tanto, no actuaba como la excepcional Dama Oráculo, sino como una madre soltera que deseaba proteger a su hija.

Se sacrificaría por el bien de su país y de su gente que vive allí. Sin duda, esa era también su intención. Su amada hija estaba allí, después de todo, esforzándose por liderar a la población como su rey. Aunque no pudiera estar a su lado, había decidido hacer lo que pudiera por el bien de esa niña y del país que dirigía.

La joven con el apodo que contiene la palabra ‘platino’.

Su encuentro con él le permitió descubrir que estaba avanzando por el camino hacia el futuro ideal que deseaba. Que se estaban moviendo hacia un futuro en el que esas chicas seguramente podrían ser felices. Que estaban siendo recompensados, por todas las decisiones que habían tomado, ella y él.

Cuando se enteró de la existencia de la Octava Señor Demonio, que existía fuera del orden natural, se había dado cuenta del verdadero significado de la profecía que sus hijas habían recibido. Tal como se había predicho, ambas se habían convertido en ‘reyes’.

Además, los Señores Demonio estaban siendo llevados a la ruina. Ese enemigo que era su odiado enemigo… Esa hija suya concedería los deseos más queridos de mucha gente.

Para ella, una persona con el poder de ver el futuro, era un futuro en el que podía creer.

También era consciente de que nunca más volvería a encontrarse con el hombre que amaba. Ella sintió que él ya no estaba en ninguna parte de este mundo.

También quería ver a sus amadas hijas una vez más, pero sabía que ese deseo tampoco se cumpliría.

Aun así, el encuentro con este joven fue una bendita oportunidad.

Este fue el hombre elegido por Platina, su preciosa hija de la que se separó cuando la niña aún era joven. Era la prueba de que seguía viviendo con buena salud.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Y este hombre estaba luchando desesperadamente para recuperar a esa preciosa chica. Se sintió segura de que su hija era muy valiosa para él. Seguramente este joven no tenía forma de saber cuánto alivio le había traído esa historia que se extendió por toda la raza humana, ‘La historia del héroe de platino y la princesa hada’.

Esa chica había encontrado y elegido un compañero especial. Seguramente tendría un futuro feliz por delante. Esa no fue una predicción de una sacerdotisa con protección divina de Banafsaj, sino el deseo de una madre soltera por la felicidad de su hija.

El joven frente a ella se quitó el guante de la mano izquierda. También era consciente de que esa era la prueba de que la chica lo había hecho su familiar, una muestra de su confianza en él.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Era una prueba de que uno estaba bajo el control de un Señor Demonio, que era su amo, de modo que el ‘nombre’, que era un símbolo de la fuerza poderosa que se apoderaba de él, y el hecho de que era un familiar, la posesión de su señor, estaba grabado en un lugar cercano a sus signos vitales.

Sin embargo, esa chica había colocado el ‘nombre’ de este hombre en su mano izquierda, una extremidad. Para cualquier Señor Demonio o familiar de uno, sería totalmente obvio cuán profunda era la confianza entre estos dos.

Aun pensando en todo eso, cuando vio el ‘nombre’ grabado allí, se quedó más que sorprendida. Viendo ese nombre nostálgico en un lugar tan inesperado, su expresión tembló, aunque se había acostumbrado a ocultar cómo se sentía.

No hubo forma de evitarlo. Después de todo, sólo se había permitido mostrar sus sentimientos, ser ella misma, frente a esa persona.

[Has sido mi esperanza todo este tiempo. En el futuro de esa noble muchacha, vi los resultados que buscaba… Y al final, te conocí.]

Este joven tenía el mismo nombre. El mismo nombre que el de ese hombre, al que no podría volver a ver nunca más. Qué cosa tan maravillosa.

[Esta es mi última profecía: Verás a la chica pronto.]

Quería que fueran felices. Solo había sido por poco tiempo, pero ella misma había sido feliz.

Deseó que sus hijas fueran felices, y se sintió verdaderamente bendecida por poder dedicarse a ese propósito.

La energía se le escurrió del cuerpo y se volvió incapaz de mantenerse en pie, pero el joven la atrapó antes de que cayera al suelo. Sintiendo la fuerza de sus brazos, se sorprendió un poco, pero una sonrisa también cruzó su rostro.

Su apariencia y los colores que lo rodeaban, e incluso su raza, eran totalmente diferentes. Y los brazos de ese hombre no habían sido tan fuertes. Pero, aun así, de alguna manera lo entendió. Su hija se había enamorado de un hombre similar al que ella misma había elegido.

Una persona amable.

Este joven era un buen hombre, igual que ese hombre, que había sido más amable que todos.

Esa chica seguramente estaría bien ahora. Y también lo estaría su otra hija.

Desde que nacieron, esas chicas no han estado solas. Seguramente podrían caminar por un camino en el que compartirían sus pesadas cargas y sufrimientos, y apoyarse la una a la otra. Y seguramente, el hecho de que no hubieran nacido solas había sido la mayor bendición para esas niñas.

Así que—

Supongo que está bien ahora…

Ella lo había intentado. Ella realmente lo había intentado con todas sus fuerzas.

Desde que esa persona que escuchaba sus quejas se había ido, ella había soportado mucho. Desde que ese hombre que la llamaba por su nombre se había ido, sólo la llamaban con el título de ‘La Dama Oráculo Púrpura’.

Porque ella quería proteger a las hijas que él había dejado atrás, y para cumplir la promesa que le había hecho, se había esforzado al máximo.

Espero que me elogies…

Y así, como cuando era pequeña, sintió que sus brazos la abrazaban y oyó una voz suave que decía: ‘Lo intentaste con todas tus fuerzas, Mov.’

Aunque la voz que había oído era sólo una ilusión, sentía que había sido recompensada por todo.

[Gracias… Smaragdi…]

Y con eso, su conciencia se desvaneció completamente en la luz.

***

 

 

Mientras él la abrazaba fuerte, Latina gritó, [¿Dale?], con una voz nerviosa.

[Ah… te hice recordar algunos recuerdos dolorosos. Lo siento.]

Al darse cuenta de que esas palabras de disculpa eran para consolarla, una suave sonrisa cruzó el rostro de Latina. Se aferró a Dale como un gatito.

[Aquel tiempo atrás, cuando era niña, había sido demasiado aterrador y doloroso, así que ni siquiera había sido capaz de recordar.], dijo Latina mientras unía sus dedos, como si estuviera orando. Para ella, el abrazo de Dale era el lugar donde se sentía más a gusto en el mundo. Cuando era joven se sentía como si hubiera sido negada por el mundo entero, pero él la había rodeado de un gran amor como este y la había hecho sentir aliviada.

Eso no había cambiado, ni siquiera ahora.

No dudaba del profundo amor que sus padres le tenían, y ahora sabía que era amada, todo porque este lugar en el que se sentía segura había permanecido firmemente allí para ella.

Como Latina siempre diría, ella realmente sintió que conocer a Dale en ese momento y ser salvada fue la mayor parte de su fortuna en su vida. Se sintió bendecida, pensando que fue precisamente porque Dale le había dado un amor que era un poco diferente al que sus padres le habían dado, pero no era más débil, que lo que ella sentía.

Y así, una sonrisa permaneció en su rostro.

[Ahora lo entiendo perfectamente. Mis padres realmente se preocuparon por mí. Ellos realmente deseaban que yo… que Chrysos y yo fuéramos felices…]

Incluso ahora, Latina no entendía completamente la naturaleza de la profecía de que iba a provocar un desastre. Ella sabía que la profecía era la razón por la que fue exiliada de su antiguo hogar como criminal.

Aun así, ella pensó…

[Soy feliz. Ahora mismo, estoy muy contento, así que… Ahora soy capaz de recordar a mis padres. soy capaz de darme cuenta de que yo también fui feliz en ese entonces.]

Precisamente porque esa felicidad había sido tan preciosa para ella, le había dolido tanto perderla. Había sido demasiado doloroso incluso para recordarlo. Pero tal como estaba ahora, Latina podía aceptar incluso esos recuerdos.

Gracias (๑˃̵ᴗ˂̵)و

Ese paso del tiempo hizo que los recuerdos amargos se desvanezcan, pero también causó que esos recuerdos que no quería olvidar se desvanezcan.

[Me alegro de poder recordar… de no olvidar.]

Sus padres existían dentro de esos recuerdos felices. Ella no quería olvidar eso. Y también quería esforzarse para ser feliz de ahora en adelante.

Así respondería a los deseos de sus padres, que querían que sus hijas fueran más felices que ellos mismos. Mientras Latina pensaba esas cosas, Dale acariciaba suavemente su cabello.

Sintiendo que Dale, a quien quería entender más que a nadie, había afirmado sus sentimientos, Latina permaneció apoyada en él mientras cerraba los ojos con una gentil expresión en su rostro.

1
Deja un Comentario

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilos
1 Seguidores
 
Comentario más comentado
Hilo de Comentario más popular
1 Autores de Comentarios
DKP Autores de Comentarios Recientes
  Suscribirse  
más reciente más antiguo más votado
Notificarme
DKP
Invitado
DKP

Es imposible no sentir nada despues de ver esto en especial ver los ultimos minutos de mov irse sin poder decir nada a sus hijas comment image