Assassins Pride (NL)

Volumen 1

Lección 04: Los que no Duermen

Parte 1

 

 

–… Ojou-sama. Por favor despierta, Ojou-sama.

Siendo sacudida por encima de las sábanas, la conciencia de la chica lentamente fué arrastrada desde sus sueños.




Sus parpados se sentían increíblemente pesados y su cabeza le dolía. Aun le quedaba bastante del cansancio por el torneo de ayer y parecía como si tuviese plomo dentro de su cuerpo. Las marcas de los golpes de ese momento, aun le dolían.

Cuando levantó la cabeza y miró el reloj en la pared, sus manecillas estaban indicando las 5 en punto. Era demasiado pronto para que las personas normales hicieran sus actividades e incluso las luces de la calle seguramente continuaban durmiendo tranquilamente.

A pesar de eso, alguien estaba parado al lado de su cama y sacudía fuertemente a la chica.

–¡Ojou-sama! No puedes seguir durmiendo por siempre. ¡Por favor levántate!

–… Si.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

La chica a regañadientes levantó la parte superior de su cuerpo. Inmediatamente después sus sábanas le fueron robadas y a continuación, con sus brazos estirándose hacia arriba, los botones de su pijama fueron desabrochados y rápidamente le cambiaron la ropa.

Levantando en un moño su cabello blanco, la mujer que tenía una mirada aguda como la de un cuervo, era la jefa de sirvientas, Dama Osello. Era una experimentada sirvienta quien fué enviada junto con su ingreso a Saint Frideswide, como la encargada de su cuidado desde su verdadera casa.

Cuando aún seguía siendo prisionera de su somnolencia, antes de que se diera cuenta su preparación ya estaba lista. Finalmente, Osello golpeó ligeramente las mejillas de la chica, reanimándola y entonces, con un paso firme que desmentía su vejez se dirigió a la puerta.

–Rosetti-sensei aun parece estar descansando así que voy a despertarla inmediatamente. Las lecciones matutinas son las que pondrán una brecha frente a las otras chicas. ¡No podemos desperdiciar ni siquiera un segundo!

Poniendo su mano en la puerta, la dama dijo con un tono agudo.

–¿¡Cuál es tu respuesta, Elise-sama!?

–… Si. Me esforzare.

–¡Muy bien! El Amo también estará feliz.

Cerrando la puerta con fuerza, Osello, de una manera nada adecuada para el lánguido ambiente de la mañana, se marchó dejando resonar sus pasos.

Era una persona bastante inflexible, pero recientemente estaba tomando esta faceta como su supervisora. Sin embargo, la razón por la que se estaba volviendo así de afanosa también era clara. En el torneo público de final de semestre de hace unos días, la prima de Elise—Melida Angel, había realizado una actuación fuera de sus expectativas y eso la estaba afectando.

En la calle con escasa luz, naturalmente el ambiente era frío. Elise, vistiendo un delgado traje de entrenamiento, abrazó sus propios hombros al borde de la cama.

–… Hace frio.

Su aliento se volvió blanco y no llegó a ningún lado.

***

 

 

La mansión de Elise estaba construida en uno de los barrios de clase más alta incluso en el distrito educacional Cardinal. Después de haber realizado su entrenamiento matutino en el salón de prácticas ubicado debajo de la mansión y haberse quitado toda la suciedad en el baño, finalmente era la hora del desayuno en la que podía tomarse un respiro.

Dicho eso, a cada lado del comedor, las sirvientas estaban alineadas correctamente y en una larga y demasiado espaciosa mesa, solo dos personas tomaban su desayuno. Dejando de lado a Elise quien estaba acostumbrada a esto desde su infancia, su tutora privada, Rosetti, quien había nacido como una plebeya siempre se sentía incomoda.

En el asiento opuesto a Elise, Rosetti, “Fuaa…”, dejó escapar un gran bostezo e inmediatamente fue reprendida por Osello.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

–¡Sensei! ¿¡Qué pasa con ese gesto tan indecoroso!?

–¡Uhyaah! ¡L-Lo siento mucho! Pero tengo sueño…

–¿¡Que quieres decir con eso, sensei!? Deberías estar tomado adecuadamente tu tiempo de sueño. ¡Es preocupante si la misma tutora no le da un buen ejemplo a Ojou-sama!

Mientras ocultaba su rostro poniendo su boca en un vaso, Rosetti replicó tímidamente.

–… Sabes, Osello-san, antes te lo dije, pero, pienso que no deberías aumentar imprudentemente el tiempo de entrenamiento. Especialmente ya que Elise-sama está en su periodo de crecimiento, si rompe su cuerpo por hacer algo demasiado imprudente ya no habría vuelta atrás…

–¡Ooh! ¿¡Acaso no tienes motivación, sensei!?

Con una voz estridente que sacudió los cubiertos, Osello gritó.

–Ya que está en su etapa de crecimiento, mientras más entrene su cuerpo se volverá más fuerte. ¿Me equivoco? El esfuerzo definitivamente nunca traiciona. ¡El dolor y el sufrimiento son la semilla del éxito! Sé muy bien eso. Y como prueba de eso mira… ¿¡No obtuvo resultados maravillosos en el torneo público de ayer!?

Con un gesto como el de una serpiente, Osello acaricio el hombro de Elise.

–¿No es así, Ojou-sama? Si informas los resultados de ayer, el Amo también estará muy complacido. ¡Incluso Felgus-sama de la casa principal, se rendirá ante tu valiente figura, Elise-sama! ¡Hohoho!

–… Si. Estoy muy feliz.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

–Pero, hay un punto en que debo reprocharte, lo sabes, ¿No es así? ¿Por qué apresuraste la conclusión de esa manera en el tercer duelo? A pesar de que si hubieses acabado con las chicas de la Unidad enemiga una a una y finalmente hacer arrodillarse a la restante Melida-sama frente a las miradas del publico… ¡¡Podrías haber dejado en claro frente a todos quien es la más adecuada para ser la legitima heredera de la Casa Angel!!

–…

En remplazo de Elise quien no dijo nada, Rosetti levantó su mano tímidamente.

–Disculpa~ pienso que lo mejor es que detenga un poco esa manera de actuar~

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

–¿A qué manera de actuar, te refieres?

–T-Tambien te lo dije el día del torneo, ¿No es así? Haciendo una apelación al público sobre la arena y a pesar de estar ganando normalmente, derrotar a todos los miembros como si alardeara de su fuerza… si lo vemos desde el punto de vista de las chicas en la academia, me pregunto si no se sintieron mal…

–No comprendo de lo que estás hablando, ¿Sabes?

Osello resopló por la nariz altivamente.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

–Ya que tiene una fuerza y una posición de la que puede alardear, es natural. El hecho de que Ojou-sama está muy por encima de las otras chicas es solo la verdad después de todo, ¿Qué problema hay en que se los haga saber? En ese lugar las personas del Gremio también estaban observando. ¿¡Por qué no habría de promoverse asertivamente hacia ellos!?

–E-Eso probablemente estaría bien para ti, Osello-san, pero, ¿Qué hay del lugar de Elise-sama en la academia…?

–¡Lugar en la academia! ¡¡Hay cosas mucho más importantes que eso para Elise-sama!!

¿Cuántas veces ya se había escuchado los estridentes gritos de Osello?

Para la familia secundaria de la casa Angel donde Elise nació, no existía mayor dicha que la desgracia de Melida, la hija de la familia principal. Si la menospreciaban a ella quien no despertaba su <Mana> y por otro lado hacían madurar a Elise como una espléndida <Paladín>, existía la posibilidad que la relación entre ambas casas se revirtiera—ese, era el reclamo de la facción reformista quienes hicieron a Osello su punta de lanza.

Por eso, en el torneo público de hace unos días, habían sufrido un gran shock. Melida, la chica a quien llamaban chica sin talento, repentinamente manifestó su <Mana> y con una forma de luchar que no parecía de alguien de primer año, había derrotado a un enemigo de mayor rango. Con la mirada de miles de personas sobre ella, guió a su Unidad hacia la victoria.

Debido a que no le había gustado para nada esa escena, Osello quien llegó corriendo antes del encuentro mientras echaba espuma por la boca y le ordenó a Elise que exhibiera un encuentro más impresionante que el de Melida y borrara su imagen de la mente de los espectadores. Con acciones heroicas como destruir completamente al enemigo, apelando al público antes y después del encuentro y sobrescribiendo la actuación de Melida.

Incluso siendo forzada a hacer eso, Elise solo lo hizo sin decir nada. El nepotismo de Osello, incluso las sirvientas de la mansión parecían estarlo sintiendo. Pero incluso mientras se asustaban ante ella quien les ordenaba con voz aguda, nadie dijo nada. Hablar por si mismas estaba estrictamente prohibido.

Mientras vigilaba a las sirvientas que estaban paradas sin moverse como muebles, Rosetti les lanzó una sonrisa desde el otro lado de la mesa. Sabiendo vívidamente lo irrazonable de todo esto, tenía una expresión incómoda.

–E-El desayuno de hoy está aún más delicioso!

–Hm…

Elise solo le devolvió una respuesta deslucida. Pero para ser justos, las salchichas, huevos y tambien el quiche no eran diferentes de un desayuno normal después de todo.

Pensando que su reacción no fue buena después de todo, Rosetti a continuación levantó unos bollos.

–V-Veamos, ¡Esta mermelada de miel de fresa también es de gran calidad!

–… Sensei, esa mermelada es de guinda. La de fresa es esta.

Elise la corrigió con indiferencia y levantó el frasco color naranja que estaba en su mano. Ya que la miel se estaba fundiendo en la pulpa, no había ningún error.

–Auh…

Ante a su tutora privada quien dejaba caer sus hombros, Elise solo se quedó en silencio con su rostro inexpresivo.

Desde ese día en que el torneo publico terminó, Rosetti estaba actuando de esa manera. Como si estuviera enfrentando algo y muriendo con honor, una impaciencia como esa se transmitía hacia ella.

¿Quizás, estaba preocupada porque Elise siempre hacia solo esa expresión aburrida? ¿O posiblemente había superado su límite de aburrimiento y quería hablar con alguien, sin importar quién fuera?

Sea cual sea, probablemente ahora estaba lamentándose el hecho de volverse la tutora privada de Elise.

–Dama Osello. Esta ropa llegó desde Saint Frideswide.

–Bueno, es por el festival, ¿No es asi?

En el momento que el desayuno terminó, una de las sirvientas llegó con un paquete. Los ojos de Elise quien siempre mantenía un rostro inexpresivo, se abrieron un poco en el instante en que escuchó esas palabras.

Rosetti quien estaba bebiendo un té después de la comida, estiró su cuerpo sobre la mesa.

–¿Qué es esa ropa para el festival?

–Es el traje usado en la “Noche de Anillos”. Los asistentes de la Academia las usan.

— —¡Santo dios! ¿¡Qué pasa con estas andrajosas telas!?

Osello quien abrió el paquete dejó escapar una voz histérica.

La ropa que había llegado desde la academia, era un vestido blanco con un hinchado dobladillo y una corona delicada que parecía ser hecha de cristal. En compensación a la larga falda, la exposición de la parte superior era mucha, pero, si las doncellas de Saint Frideswide lo vestían seguramente emitirían una lindura como la de un hada del bosque.

Sin embargo, si se miraba adecuadamente, eran visibles deterioros por el paso de los años. A Osello parecía no agradarle eso. Dándole una simple mirada a la ropa la devolvió al paquete y—

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

–Elise-sama no vestirá algo como esto. Prepararemos ropa nueva para el festival. Ordena el envió de una tela y llama a la modista.

–¿Eh?

Elise dejó escapar su voz sin pensarlo. Los ojos de Osello brillaron.

–¿Qué ocurre, Ojou-sama?

–… Nada.

En remplazo de Elise quien bajó su mirada, Rosetti reservadamente dió su opinión.

–Err~ Creo que, si solo ella va con ropa distinta, llamará la atención de una mala manera…

–¿No está bien así? De esa forma puede hacer más fácil que comprendan la diferencia con las otras chicas. ¡Como la reina de las hadas que lleva a sus súbditas! ¡Hohoho, maravilloso!

Con una risa extasiada, Osello regresó el paquete del traje a la sirvienta.

–Pon una excusa adecuada y envíalo de regreso a la academia.

–… Si, Dama Osello.

La sirvienta, asintió mientras hacia una expresión complicada y se marchó con el paquete en sus manos. Elise aun mirando la mesa, escuchó el sonido de la puerta cerrándose.

–… Lo siento, Lita.

Esas palabras que parecían un susurro, naturalmente no alcanzaron a nadie.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme