Assassins Pride (NL)

Volumen 1

Lección 01: El Despertar del Ave Dorada

Parte 5

 

 

Tarde en esa noche, cuando todos en la mansión habían caído profundamente en el mundo de sus sueños, Kufa estaba sentado en su escritorio.

Estaba escribiendo el informe de su misión. Ese informe pasaría a través de canales desconocidos por la oficina de correos, y sin que nadie lo supiera, llegaría a manos de su superior antes del amanecer.

El texto escrito en el informe era simplemente el siguiente.

• Después de observar un día entero, no he podido encontrar algún talento en Melida Angel.

• Conclusión, ella no es la hija biológica del Duque Caballero Felgus Angel.

• Por lo tanto, completaré la “segunda misión” que me fue asignada.

Kufa dejó su pluma y se levantó de la silla. Llevó su equipaje sin abrir a la cama y abrió la correa.




El equipaje que guardaba ropa limpia, artículos de primera necesidad y libros, tenía un compartimiento secreto. Kufa quitó la cerradura y abrió la tapa, exponiendo lo que ocultaba debajo.

—Existia un rumor. Algo que una madre diría cuando los niños no la escuchaban. Un estúpido cuento de fantasmas.

Se decía, que en este país existía un gremio oscuro bajo el mando directo del consejo, opuesto al Gremio Fénix. Las misiones realizadas por ellos, ya sea “asesinato”, “Investigaciones secretas” o a veces “experimentos prohibidos” que incluso usaban humanos como sujetos de prueba—eran trabajos sucios que harían que las personas desconfiaran de sus propios oídos.

La mayoría de sus miembros habían sido educados desde jóvenes por la organización, siendo personas que no deberían existir en la sociedad pública. Cada vez que aparecían frente a las personas, cambian sus nombres y posiciones sociales, para después de alcanzar su objetivo desaparecer como la niebla. Los asesinos, en primer lugar, no existían en este mundo—

–Nunca pensé que tendría que deshacerme del nombre Vampir así de rápido…

Lo que estaba oculto en el fondo de su equipaje, era veneno, pólvora para explosivos, alambre de acero y una daga negra entre otros. Habia preparado todo eso porque no sabía lo que podría necesitar.

Mientras se ponía guantes de cuero negro en ambas manos, comenzó a pensar.

Esta vez, mis misiones eran dos. Una era educar a esa rezagada Ojou-sama y nutrirla para ser un guerrero adecuado para la Casa del Duque Ángel.

Y la segunda. En el caso de que no pueda ver un crecimiento en Melida Angel, es decir, en el caso de que pudiera comprobar que no posee la línea de sangre de Paladín.

Esa chica que se volvería una mancha para la Casa Angel. Sin dejar ningún rastro…—

–Debo eliminarla.

Sujetando el alambre de acero, lo metió bajo su manga. Ya que sería problemático si quedara incluso una gota de sangre probablemente la estrangulación sería lo mejor. ¿O sería mejor quemarla hasta que solo queden cenizas? Sería bastante difícil “no dejar el cuerpo” para evitar la investigación.

Por si acaso, Kufa colocó la daga en su cinturón y abandonó la habitación. Pensando que no necesitaría usar su Katana favorita como Clase <Samurái>, la dejo oculta bajo el colchón.

Kufa camino por los pasillos de la mansión donde las sirvientas dormían sin emitir ningún sonido.

–Lo siento, Amy-san, todas.

Kufa se disculpó con una pequeña voz. Antes acababan de celebrarle una gran fiesta de bienvenida.

Originalmente, no debería haber sido tan rápido. Su superior estaba sonriendo cuando le dijo: “si las cosas van bien, podrías regresar dentro de un mes, ¿No?” sin embargo, para tener cuidado, debería haber esperado y ver si las cosas cambiarían.

Después de todo, si Melida moria ese día en que un nuevo sirviente acababa de llegar ese día, entonces cualquiera sospecharía de él. Incluso si la persona llamada “Kufa” no existía en la sociedad y el cliente ayudaba a eliminar las sospechas, debería evitar llamar la atención.

Sin embargo, la razón por la que aún tenía la determinación de terminar esta misión—era porque no podía esperar.

Melida Angel no le permitiría esperar.

Incluso después de la escuela, durante las lecciones en casa, no tuvo resultados. Eso también era natural. Melida cuya madre pertenecía a una familia mercantil, si su presentimiento era correcto, no heredó la línea de sangre de un Noble.

Era la hija que nació entre el romance de su madre—que incluso si era acaudalada, era plebeya—con un desconocido. Incluso si llevaba el nombre de la casa Angel, Melida no poseía las cualidades para ser un <Paladín>.

Ella, quien no sabía eso, creía sinceramente en su propio talento.

–Pobre chica.

Sentía eso desde el fondo de su corazón. Kufa recordó la expresion de Melida quien solo mostro su rostro al principio de la fiesta de bienvenida y luego de dar un saludo regreso a su propia habitación.

Su vida estaba llena de dolor. Después de hoy, solo continuará. Además, un día en que su dolor fuese recompensado no llegaría en toda la eternidad.

Siendo ese el caso, el romper rápidamente esas cadenas—

Era el Orgullo de un Asesino  ( NT:  Por si no lo saben, ese es el título de la novela en español ).

En el pasillo sin luz, una sombra humana alta, estaba parada frente a la habitación de Melida en el primer piso.

–Ojou-sama, el mundo es cruel.

Afortunadamente, viviste sin conocer esa desesperación—

Cuando estaba pensando en eso, Kufa repentinamente notó la anormalidad al otro lado de la puerta.

Abriendo inmediatamente la puerta, entró a la habitación. Una habitación no demasiado amplia con muebles preciosos. Un tocador de estilo femenino y un armario. La razón por la que Kufa pudo ver claramente eso era porque la vela sobre la mesa estaba encendida. Su ropa de dormir estaba doblada en la cama de estilo princesa.

Sin embargo—la figura de Melida no estaba.

–¿A dónde fue…?

Libros de texto de la academia estaban apilados sobre la mesa, al abrir un cuaderno, palabras bonitas y limpias estaban escritas en todas las páginas. Kufa no pudo encontrar la espada de práctica y al abrir su armario, tampoco pudo encontrar su ropa de entrenamiento.

En otras palabras, hasta esta hora estuvo estudiando para las lecciones de mañana y luego tomando su espada se dirigió a practicar por sí misma. Su motivación era digna respeto.

No, espera.

El agudo sentido del oído de Kufa noto la anormalidad.

La habitación de Melida tenía las ventanas abiertas. Seguramente salió hacia la terraza directamente desde aquí y se dirigió a entrenar. Sin embargo, en el oscuro patio, su figura no estaba por ningún lado.

Un mal presentimiento lo inundo.

— —

Kufa salió corriendo antes de darse cuenta. Como si fuera una ráfaga de viento, corrió hacia el jardín.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

El cielo de Flandor, sin importar si era de día o de noche, estaba oscuro como siempre. Aun así, en las personas existía el concepto de reloj biológico. Una vez que terminaba el día, las tiendas cerrarían, las personas regresarían a sus casas, las farolas se debilitarían, y la mayoría de las personas entrarían en el mundo de los sueños. En la tranquila ciudad, los sonidos distantes se transmitían muy bien.

Kufa descubrió fácilmente la verdad detrás de la extraña sensación.

–¿¡¡Por qué están en este lugar…!!?

Cruzando el sendero con la misma velocidad de una pantera, no le tomó mucho tiempo para que varias sombras entraran en su campo de visión. Pateando el suelo inmediatamente se ocultó en los arbustos y como una bestia en medio de una cacería, elimino su presencia.

Las pupilas de sus ojos violetas capturaron la forma de su objetivo en medio de la oscuridad.

Una de ellas era Melida Angel. Estaba usando su ropa de entrenamiento justo como lo predijo y balanceaba una espada de madera que no se ajustaba a su altura. Un grupo de tres seres con <Cabeza de Calabaza> en ropa de payaso la rodeaban.

–¿¡Licántropos…!?

Kufa gimió en voz baja. El contenido de la clase del día repentinamente cruzó por su mente.

Esos eran los enemigos de la humanidad que vivían en la Noche y en el pasado, solían ser humanos. Su nombre significaba “caer en un profundo sueño y perder a tu yo original”.

Esos seres ante él eran la especie de más bajo rango entre los Licántropos, también llamadas “<Cabeza de Calabaza>”. No tenían <Anima> y no poseían gran inteligencia, solo tenían una gran fuerza. A veces eran llamados como pequeñas cucarachas por los humanos.

Esas “pequeñas cucarachas”, no deberían poder infiltrarse hasta un área tan alta como esta.

Kufa de repente recordó. La declaración que su superior le dijo antes de la misión—

“Sir Modrew también ha estado presionándola, pero parece que no hubo ningún resultado”.

–¿¡Esta es la presión …!?

Las tres <Cabeza de Calabaza> claramente fueron enviadas por el abuelo de Melida, Lord Modrew. Probablemente quería despertar el <Mana> que había estado durmiendo en Melida, obligándola a luchar contra los Licántropos.

Un método bastante imprudente.

–Ha… ha… ¿¡Qué es lo que quieren…!?

A pesar de que Melida estaba jadeando mientras las miraba, las <Cabeza de Calabaza>, todavía mantenían su sonrisa sarcástica. Melida levantó valientemente su espada y cargó hacia adelante.

–¡Yaaa!

La oscilo hacia abajo suavemente. Sin embargo, después de que la espada de madera golpeara a la <Cabeza de Calabaza>, Melida voló hacia atrás como si hubiese sido pateada.

–¿¡Kyuu!?

La espada de madera con la que golpeo se partió por la mitad y el rebote golpeo a Melida. La <Cabeza de Calabaza> ni siquiera lo esquivó, señalando a la Melida caída mientras se reían.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Eso era lo peligroso con los Licántropos. Anularían cualquier arma convencional. Lo único que podía penetrar sus defensas era la luz del <Néctar> o el <Mana>—solo la <Sangre del Sol>. Era precisamente por esa razón que el país otorgaba el privilegio de un Noble a las personas que podían luchar contra los Licántropos—también conocidos como <Usuarios de Mana>—y vertían su sangre y sudor en educarlos.

–¡Uu… ku…!

Melida sostuvo su espada con fuerza y trató de levantarse. Una escena tan desgarradora haría que cualquiera pensará en la escena cuándo luchó contra Kufa o la instructora de la escuela.

Una de las <Cabeza de Calabaza> parecía reírse de ella mientras pisaba su mano. Melida gritó “¡ah!” y la espada medio rota salió disparada al aire.

–Eso… duele… ¡Maldito!

Melida apretó con fuerza su mano sangrante y golpeó directamente a la <Cabeza de Calabaza>. La <Cabeza de Calabaza> de grandes ojos jalo la pierna de Melida como si estuviera bailando, haciendo que cayera de cara al suelo.

–¡Urgh! ¡¡Uu…!!

El rostro entero de Melida estaba cubierto de tierra mientras yacía en el suelo, las tres <Cabeza de Calabaza> la rodeaban. Riendo y bailando a un ritmo extraño, patearon a Melida.

Señalaban a Melida quien estaba rodando por el suelo y se echaban a reír.

–¡U..uu…uu…!

Melida, incluso mientras se arrastraba por el suelo, intentó levantarse.

—¿Qué está haciendo?

Kufa frunció el ceño en medio de los arbustos.

Una persona normal que no poseía <Mana>, sin importar lo que hiciera, no podría oponerse a los Licántropos. Sin importar si se trataba de hijos de un Noble o un plebeyo, en el jardín de infancia siempre habían escuchado a los maestros decirles eso. Por eso, los plebeyos debían evitar a los Licántropos a toda costa y los Nobles debían salir al frente a protegerlos.

Melida quien no tenía <Mana>, debía pedir ayuda. Aun así, desde el principio, ¿Por qué había soportado las lágrimas que estaban a punto de derramarse, y ni siquiera había dejado escapar un grito de dolor?

En el distrito Educacional Cardinal había muchas tropas del Gremio, siempre y cuando Melida gritara con fuerza, las tropas que patrullaban la salvarían de inmediato. Lucharían contra esos Licántropos de clase baja mientras bostezaban. ¿O acaso tenía miedo de que vinieran las sirvientas? Debería saber que Kufa quien era un <Usuario de Mana> también estaba en la mansión—

Incluso sin poder encontrar una respuesta, la situación frene a sus ojos se fue agravando aún más.

–Ya… es suficiente… váyanse….

Melida que yacía en el suelo gimió. La atención de las <Cabeza de Calabaza> se centró en ella.

La reacción de Melida a esa presión, daba a entender que este no era el primer ataque. Este grupo debería haber aparecido en el entrenamiento de Melida varias veces hasta ahora, iniciando unilateralmente una pelea y retirándose antes de que se convirtiera en una gran conmoción. Esa situación, ahora también sería la misma—

Pero solo esta vez, fue diferente. Una de las <Cabeza de Calabaza> mostró su brazo y una garra oxidada se extendió de sus mangas. Estiró su otro brazo, agarró el cabello rubio de Melida quien estaba en el suelo y la levantó violentamente.

–¿¡Eh!? ¡Eso… duele!

Por primera vez un grito lastimero se filtró desde los labios de Melida. La <Cabeza de Calabaza> levantó su cabello rubio que llegaba hasta su cintura y luego colocó la garra oxidada en el centro de este.

Melida notó la situación y su expresión se tenso repentinamente.

–Es mentira, no… ¡¡Detente!! ¡No toques mi cabello!

Inmediatamente intentó luchar, pero las otras dos <Cabeza de Calabaza> se aferraron a su cuerpo. La <Cabeza de Calabaza> que tiraba del cabello de Melida y tenía su garra oxidada en el, se rio maliciosamente.

Melida luchó mientras gritaba desesperadamente.

–¡Para, déjame ir! ¡Esa es un recuerdo de mi madre! ¡Es el mismo cabello rubio que mi madre muerta! ¡¡Si pierdo esto, entonces ya no podré recordarla!!

Keke… keke… keke…

Las <Cabeza de Calabaza> se rieron como si dijeran que lo que escucharon era algo divertido.

El abuelo de Melida, Sir Modrew quien había enviado a un asesino como Kufa, obviamente no tenia paciencia. Después de todo, incluso había dicho, “si no es una <Paladín>, está bien matarla”, llegado a esto, era seguro que no tenía la intención de darle ninguna misericordia.

Ya lo había decidido, si Melida moría a causa de eso, entonces estaba bien.

–¡¡Uu… Uu… déjame… ir…!!

Melida usó toda su fuerza e intentó escapar del agarre de las <Cabeza de Calabaza>. Podría haber usado esa fuerza para pedir ayuda y entonces la situación se resolvería, pero aún así no lo hizo.

¿Por qué?

Una ansiedad inexplicable inundó a Kufa.

¿¡Por qué no pides ayuda!?

Las piernas de Kufa estaban a punto de saltar por reflejo y su mano izquierda de la razón inmediatamente las contuvo. Un impulso que no se podía explicar con palabras lo estaba empujando.

¿¡Por qué, por qué, por qué—!?

Finalmente, Melida misma dio a respuesta.

–¡Yo… debo cuidar este cabello…! ¡Debo unirme a la Legión Crest! Porque, porque si no lo hago, entonces—

–¡¡Entonces nadie admitirá, que soy hija de la casa Angel!!

Un impacto que era invisible a simple vista, golpeó a Kufa de la cabeza a los pies.

Cuando acepto la misión, memorizo la mayor parte de la información de la Casa Angel. Recordó que una parte decía lo siguiente:

“Como <Paladines> de la Casa Angel, todos deben poseer la experiencia de unirse a la Legion Crest.”

Melida también entendía ese punto. Quizás la razón por la que manejaba una espada que no se ajustaba a su altura era porque creía que ella misma era una <Paladín>.

El que hasta ahora no llamara por ayuda—se debia a que una vez que lo hiciera, ella misma admitiría que “Era alguien que no poseia <Mana>“.

Terminaría por reconocer—que no era la hija de un Noble y no era una hija de la Casa Angel.

La fuerza se escapó de todo el cuerpo de Kufa.

Aah, en serio, es una broma de la que no puedo reír.

¿Qué demonios estoy haciendo dentro de estos arbustos—?

¡¡Kekyaaaa———————————!!

La <Cabeza de Calabaza> dejó escapar un extraño y agudo sonido y finalmente levantó sus garras.

*¡Ka———n!*

Con un sonido sordo, una daga apuñaló la frente de la <Cabeza de Calabaza>.

No hubo mucho daño, pero la situación inesperada hizo que dejaran de moverse.

–No toquen a mi ama.

Todas las <Cabeza de Calabaza> se voltearon para mirar la silueta con un uniforme militar que salía de la oscuridad.

Toda emoción había desaparecido de los ojos de Kufa que brillaban con intenciones asesinas.

–Piérdanse.

El aire retumbó y justo después la cabeza de uno de ellos había sido cortada en forma de cruz. Kufa dio un paso adelante y al mismo tiempo que sostenia la daga que fue apuñalada en la <Cabeza de Calabaza>—realizó un corte vertical y uno horizontal. Cuando se dieron cuenta de que Kufa estaba entre ellos, ya había matado a uno.

Pero en ese momento, la daga no pudo manejar la presión del <Mana> y se disolvió. El arma no estaba destinada a ser usada contra los Licántropos. Kufa sacó su cable de acero y osciló su brazo a gran velocidad. Envolvió el cable de acero alrededor del cuello de una de las <Cabeza de Calabaza> que estaba paralizada y justo después, llamas azul pálido de su <Mana> inmediatamente fluyeron sobre el cable.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

Finalmente dándose cuenta de la situación, la <Cabeza de Calabaza> trató de quitarse el cable de acero desesperadamente mientras gritaba algo.

–¿”Ayuda”…?

Kufa ni siquiera parpadeó.

–¿Crees que sobreviviras?

Kufa jaló el alambre de acero con su mano y—*¡Ping!* La <Cabeza de Calabaza> fue decapitada.

La tercera y última <Cabeza de Calabaza>, hizo un juicio preciso de la situación. Siendo testigo de la velocidad de Kufa, rápidamente huyó de la escena. Debería haber sido capaz de entender la diferencia de poder entre ambos. Después de que la cabeza de la segunda <Cabeza de Calabaza> cayera, huyó del radio de ataque del cable de acero.

No te dejaré volver con Sir Modrew.

Kufa encendió el <Mana> que estaba concentrado en su palma derecha y activó una <Habilidad de Asalto> de nivel básico.

–«Tridente Fantasma»—

Mientras las llamas se arremolinaban se afilaron a gran velocidad y formaron una cuchilla más larga que su mano.

–«¡¡Colmillo de Vacio!!»

Junto con un paso agudo, su brazo destelló. Desde la distancia, la cuchilla azul de <Mana> apunto a la espalda de la <Cabeza de Calabaza> y voló. Como para cubrir su ruta de escape, las cuchillas le apuntaron desde tres direcciones diferentes, y en el punto donde cada una convergió—*¡Shak!* Destrozaron al Licántropo.

La <Cabeza de Calabaza> que fue cortado en tres partes ni siquiera logró gritar antes de que sus restos rodaran en el suelo.

Sin depender del poder o el esplendor, sino concentrándose solo en la velocidad y precisión, ese era el estilo de lucha de la Clase <Samurái>. Desde el punto de vista de Melida, quien era casi lo mismo que una persona normal, todo sucedió en un abrir y cerrar de ojos. Solo una ligera sensación de luz y sonido y todo volvió al silencio.

Melida parpadeó y miró hacia arriba, para ver a un hombre alto vestido con un uniforme militar de espaldas frente a ella.

–¿Sen… sei…?

Al escucharla, Kufa se dio la vuelta.

En su corazón, apareció el pensamiento: “Lo hice sin pensar…”, estaba sorprendido de sí mismo.

Esto obviamente va contra de la voluntad del cliente. Necesitó encubrir la muerte de las <Cabeza de Calabaza> para convencer a Sir Modrew. Sin mencionar que en un área tan elevada como esta, si alguien encuentra a estos tipos, causaría una gran conmoción. Debería tratar con los cuerpos cuidadosamente…

Sin embargo, ese tipo de pensamientos desaparecieron en un instante cuando volvió la cabeza.

A pesar de no le habían cortado ni una hebra, el cabello rubio dorado de Melida estaba cubierto de tierra. En el instante en que vio, la cual el mismo sentía como “Noble”, manchada de sangre y lágrimas—

–… Llegué tarde, me disculpo, Ojou-sama.

Assassins Pride Volumen 1 Capítulo 1 Parte 5 Novela Ligera

NOVA: Muchas gracias a Zeth Ito por ayudarnos a saber donde iban estas ilustraciones, ya que como los textos están en chino no sabíamos donde colocarlos xD.

 

Kufa se arrodilló sobre una rodilla y le tendió su mano. Melida, que estaba tambaleándose, tomó su mano y se levantó.

Melida se frotó los ojos y las huellas del lodo se extendieron aún más.

–No… lo siento… por haberte molestado.

–Ojou-sama.

Kufa tomó sus manos.

Las sostuvo con fuerza, esperando que su calor se transfiriera a los helados dedos de Melida.

–Ojou-sama. Por favor, permíteme ayudarte. Quiero convertirme en tu fuerza. Sin importar la situación, siempre responderé a tu voz sin falta.

–……

Melida se mordió el labio con fuerza y de repente se derrumbó.

Desde sus ojos color rubí que se ensancharon grandemente, grandes lágrimas se desbordaron.

Gracias (๑˃̵ᴗ˂̵)و

— Y, ya no pudo ser detenido.

–Uu… uaa… ¡¡Uaaaaah! ¡¡Aaaaaaaaaaaaaaaah!!

Melida gritaba tan fuerte que se escucho hasta cada rincón del jardín.

Las lágrimas no son solo por hoy.

Pensó Kufa.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme