Assassins Pride (NL)

Volumen 1

Lección 01: El Despertar del Ave Dorada

Parte 1

 

 

Un gigantesco candelabro que estaba montado en el suelo—esa era la forma de este mundo.

Las personas levantaban la cabeza para mirar el cielo sin ninguna luz. Los deslumbrantes cuerpos celestes como las estrellas, la luna y el sol solo existían en textos antiguos que habían sido transmitidos como leyendas. Había muchos estudiosos que pensaban que esas solo eran creaciones de los poetas, porque en el mundo actual, la escena de un cielo azul sobre sus cabezas era bastante increíble.

En este mundo, desde la cima del cielo hasta el suelo e incluso hasta el final del mundo, todo estaba cubierto por la oscuridad. Una oscuridad incolora que hacía que las personas no pudieran confirmar hasta donde se extendía este ambiente. Algo como la superficie total de la tierra estaba más allá de la imaginación… solo en un rincón de toda esa oscuridad, un grupo de gigantescos recipientes de cristal cuya altura oscilaba entre los cientos y miles de metros, emanaban una luz brillante.

Esa era la última ciudad de la humanidad—”el mundo dentro de la linterna”, <Flandor>.

La linterna tenía un diámetro de 5 km, sus grandes contenedores de cristal se llamaban “Canvell”, cada uno con una calle, como si quisieran rodear el “Distrito del Rey Santo” donde vivían muchos de las clases privilegiadas, 24 Canvells alineados en bases metálicas, solo podría describirse como un candelabro. Aunque había una gran diferencia.

Entre los diferentes tipos de Canvell, se construyeron pesados puentes de metal, y situados en la parte superior de estos puentes estaban contenidos los transportes de las personas. Justo en este momento, había un tren que pasaba a través del túnel exterior del distrito del Rey Santo, siguiendo los cientos de metros de líneas férreas que bajaban hacia otros Canvells.

En el segundo carro de pasajeros, en el compartimiento cercano al final, había un joven mirando por la ventanilla, mientras captaba en su campo visual las decenas de Canvells que se enorgullecían de su majestuosidad, pensaba casualmente.

¿Qué tipo de fuerza creó tales construcciones irracionales? No me atrevo ni a imaginarlo.

—Eso, era lo que el joven pensaba.

***

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

 

 

El tren en el que viajaba el joven finalmente llegó a su parada final. Esta era una estación situada en uno de los Canvells fuera del distrito del Rey Santo—el Distrito Educacional Cardinal. Aquí era donde estaban situadas las filas de academias, la mitad de los residentes aquí eran estudiantes, siendo la ciudad académica más importante de Flandor.

Era el amanecer cuando el joven bajó del tren, llegando a una plataforma cubierta de niebla, miró a su alrededor una vez y confirmó que estaba en la ciudad que pertenecía a los estudiantes.

La mayoría de las personas que desembarcaban, las personas que abordaban los trenes, o las personas que cruzaban por la estación, eran jóvenes. El joven tomo una bocanada de aire fresco mientras se arreglaba su uniforme militar habitual.

Sacó del bolsillo de su abrigo un mapa de la ciudad que había sido redactado en un papel.

Hablando de las características del Distrito Educacional Cardinal, también se le conocía como las “Torres de Meditación” debido a su hermosa arquitectura. Era como si los matemáticos, médicos y artistas hubiesen cooperado para construirlo, cientos de construcciones de techos puntiagudos bien diseñadas les quitaban el aliento a muchos con su belleza.

El destino del joven era el borde de esas calles de torres puntiagudas.

Había escuchado que la mansión de Melida Angel había sido construida en las cercanías del canal Seamus que atravesaba la ciudad.

Desde hoy en adelante y durante 3 años—este joven comenzaría a vivir la vida de un tutor privado en esta ciudad.

–La atmósfera es muy diferente del Distrito del Rey Santo.

El joven inhaló suavemente mientras guardaba el papel en su bolsillo.

–Hay un olor a inteligencia…

–Hay un olor a inteligencia…

Murmuró, entonces una inesperada y clara voz aguda se superpuso con la suya.

El joven miró por encima de su hombro y al mismo tiempo intercambió miradas con la persona que lo miraba.

La persona era una chica que había desembarcado del tren. Parecía un poco más joven que él, aproximadamente de 16 años. La forma en que estaba vestida, mostraba una clara idea de que era consciente de su atuendo.

Su brillante cabello rojo estaba bien mantenido pareciendo suave como la seda, y sus delgadas extremidades también estaban llenas de encanto. Estaba vestida como una hermosa hada, como una bailarina bailando en un escenario, o una modelo sacada de una revista de moda.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

Una chica como ella atraería muchas miradas de los chicos, pero ella misma no parecía notar su propio encanto. La chica le mostró una sonrisa inocente al joven, pareciendo infantil en comparación con la forma en que se vestía.

–Hehe, dijimos lo mismo.

–Así parece—espera, no, uh—

El joven respondió fríamente, pero inmediatamente sacudió la cabeza suavemente.

Assassins Pride Volumen 1 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

 

Desde su llegada a la ciudad, su misión ya había comenzado. La identidad del joven en este momento era la de un tutor privado que llegaría a la casa de un Duque Caballero. Necesitaba ponerse una “máscara” de tutor privado para manejar a las personas que conociera en las circunstancias actuales.

Después de un momento, el joven sonrió cálidamente hacia la chica pelirroja.

–¿Estás aquí para unas vacaciones?

–¡N-no, es para un trabajo! Eso significa…

–Sí, como puedes ver, no soy un estudiante—adelante, vamos.

El joven acompañó a la chica hacia el compartimiento de equipaje del tren.

En este mismo momento, había más que solo chicos cautivados por la belleza de la chica pelirroja, incluso algunas mujeres que estaban cruzando dentro de la estación tenían las mejillas enrojecidas, deteniéndose en seco. Un pintor de retratos inmediatamente se tomó la libertad de comenzar a pintar la escena, mientras que un hombre de espalda ancha, aparentemente un periodista, presionaba repetidamente el botón del obturador de su cámara.

¿Realmente nos vemos como un retrato mientras caminamos juntos?

El joven dudaba, pero la chica pelirroja era lo opuesto al joven, su rostro no contenía ningún indicio de que notara los ojos del público, sus mejillas rojizas daban un sentido de alegría por la atmósfera.

Después de llegar al compartimiento de equipaje, el joven dio el primer paso hacia las escaleras que conducían a él.

–¿Cuál es tu número de boleto?

–¿Eh? ¿Número de boleto? Uh… ¡Lo encontré!

El joven tomó el boleto que la chica sacó del bolsillo de su vestido. Entró en el y, al cabo de unos instantes, sacó su propio equipaje en su mano derecha y una bolsa de viaje decorada en su mano izquierda.

–Lamento haberte hecho esperar, señorita.

El joven le entregó la bolsa, la pelirroja jadeó sorprendida, exclamando alegremente.

–¡Q-Qué caballeroso!

–Es sólo algo sin importancia, nada más. Si pudiera ayudarte a llegar a tu destino, sería lo mejor, pero…

La chica mostró una cara de miedo y luego negó con la cabeza, tomando su propio bolso inmediatamente.

Después de preguntar, el destino de la chica era el área residencial de más clase alta del Distrito Educacional Cardinal, a diferencia del joven que ya estaba listo para dirigirse a las deprimentes afuera de la ciudad.

Después de salir de la estación, ambos se pararon en lo alto de las grandes escaleras que se podían ver desde las calles con solo una mirada.

Como si estuvieran en un escenario, ambos se estrecharon las manos sobre las grandes escaleras.

–Vine aquí sola y me sentía insegura… ¡Pero conocer a una persona tan agradable, es increíble! ¡Se siente como que, de hoy en adelante, muchas cosas irán bien!

–Eso es genial. Si hay una oportunidad, entonces nos reuniremos de nuevo.

–¡Si, no vemos! ¡Encontrémonos de nuevo!

La chica tomó la mano del joven con ambas manos y la agitó varias veces, y después de eso, corrió escaleras abajo. La chica se giró, con su cabello rojo siguiendo el viento mientras se balanceaba, y saludó al joven acompañado con una sonrisa.

El joven agitó suavemente su mano en respuesta mientras la veía desaparecer.

–Haah…

El joven suspiró sin darse cuenta.

La afirmación del superior del joven de que sus habilidades de actuación eran imbatibles no era una mentira. Aunque era un poco triste, de todos los miembros de la unidad, parecía que él era el candidato más adecuado para esta misión.

Después de confirmar que la chica pelirroja había desaparecido entre la multitud, el joven caminó hacia las escaleras con su equipaje a cuestas, preparándose para dirigirse a su destino.

Dependiendo de sus notas, el joven caminó hacia una de las calles que se extendían radialmente. Pasó por las construcciones de techos puntiagudas y los estudiantes de ojos cordiales, dirigiéndose directamente hacia las afueras.

Los cimientos de la ciudad-estado (Flandor) eran los 25 Canvells, aunque hablando con precisión, eran las calles en sí las que irradiaban tanta luz que podían arrojar lejos la oscuridad. La verdadera razón de la luz eran
las lámparas colgando en la calle. El interior de los recipientes de cristal estaba lleno de un brillante gas especial.

El nombre de este gas era conocido como “Sangre del Sol”—<Néctar>.

Ese combustible líquido podría ser extraído de una mina cerca de las afueras de Flandor, luego de encender el gas con fuego, podría irradiar una luz fuerte y santa. Ese era un escudo y una armadura, defendiendo a toda la ciudad de <la maldición de la noche> que había envuelto al mundo. Era el último salvavidas de la humanidad para mantener una sociedad civilizada.

Cuando la vena minera de <Néctar> se haya secado, ¿Qué sería de Flandor? ¿Cómo continuaría la vida? Se había discutido en el concilio innumerables veces, pero hasta ahora no había respuesta a esa pregunta, ese pensamiento cruzó la mente del joven y luego desapareció.

En lugar de temer por un futuro lejano, lo más importante ahora era no perderse en esta ciudad extranjera.

El joven dependía de sus notas a medida que avanzaba, de vez en cuando le pedía instrucciones a los comerciantes, y finalmente llegó a su destino—un rincón del Canvell. El lado izquierdo de la calle tenía una pared de ladrillo que había sido construida desde hace mucho tiempo, también se había construido una cerca de hierro para evitar que los visitantes entraran.

Una visión impactante de un jardín exuberante estaba en el lado opuesto de la valla de hierro.

Las plantas que existían dentro de Canvells no eran, por supuesto, plantas naturales. ¿Quién era lo suficientemente rico para mantener un jardín de tal escala?

El joven se acercó a la cerca y fue recibido por tres sirvientas que le hicieron una reverencia.

–Debes ser Kufa Vampir-san. Bienvenido, te hemos estado esperando.

El joven escuchó el nombre que se le dio por el bien de la misión y le devolvió una sonrisa elegante. La chica pelirroja de antes había demostrado que la “máscara” que llevaba era útil para el público.

–Es un placer conocerlas, de ahora en adelante, estaré a su cuidado

–Sí, deberíamos ser nosotras quienes digamos eso. Es un placer conocerte.

De las tres sirvientas, la que estaba en medio se adelantó con una floreciente sonrisa en su rostro. La chica daba una impresión inocente, pero al mismo tiempo se sentía su fuerte voluntad.

–Soy Amy, la jefa de sirvientas de esta mansión. Si hay algo que no entiendas, por favor no lo dudes y ven a buscarme.

–¿Jefa de sirvientas?

El joven—Kufa—frunció el ceño. La joven llamada Amy, sin importar cómo se mirará, tenía unos 17 años, no mucha diferencia en comparación con él. La jefa de sirvientas era llamada respetuosamente como “dama” y por lo general, quien tenía el rango sería la sirvienta de mayor de edad, y con amplia experiencia.

Repentinamente recordó lo que había escuchado de su superior antes de la misión. Aparentemente, como se sospechaba del linaje de sangre de Melida, su posición dentro de la Casa Angel parecía ser muy delicada, incluso su padre no la trataba bien, incluso la agrupó con las sirvientas de rango más bajo y las colocó en otra mansión.

Eso significa que no solo la cantidad de personas es mínima, sino que eso incluye la experiencia, ¿Verdad?

Las sirvientas detrás de Amy también podrían considerarse jovencitas.

–¡Mira, es un hombre!

–¡Es un hombre…!

–Es bastante joven, ¿No es así…?

–Parece que es bastante maduro, me pregunto cuántos años tendrá.

Las chicas susurraban entre ellas. A pesar de que estaban frente a un invitado, aún chismorreaban, hablando felizmente de sus temas secretos. Las chicas miraban en su dirección con miradas llenas de interés y pasión, haciendo que se sintiera un poco avergonzado.

–Mira, es delgado y alto… ¡Ese uniforme militar del Gremio le queda muy bien!

–¡Incluyendo ese cabello negro purpúreo, acompañado de ojos fríos, realmente increíble…!

–Exuda un aura que dice: “Soy hábil, ¿Y qué?”, ¿¡Cierto!?

–¡A pesar de que deberíamos ser sus senpais, en cambio, será él quien nos educará severamente bajo el nombre de entrenamiento!

–¡Ah, qué cruel!

–¡Es un tutor demoniaco…!

¿Quién es un tutor demoniaco?

Contrariamente al tema de discusión y a la razón desconocida de por qué las chicas estaban felices, Kufa actuó como si no escuchara nada y al mismo tiempo suspiró. Sin embargo, Amy malinterpretó tal gesto y rápidamente extendió su mano.

–¡Oh, lo siento mucho, debes estar cansado! Déjame ayudarte con tu equipaje.

–No, está bien.

Kufa rechazó su amable gesto, y estrechó la mano extendida de Amy.

–A partir de hoy, seremos colegas, no hay necesidad de un gesto tan formal, ¿No es así? Por favor, trátenme como sus manos y piernas, si hay algún trabajo que pueda hacer, solo díganme.

–¡Oh!

El rostro de Amy enrojeció. Las sirvientas detrás de ella se alborotaron.

–¡Amy ya cayo!

–¡Amy es astuta~!

–*Cough*, *Cough*.

La joven jefa de sirvientas fingió una tos, y se dio la vuelta, con su falda ondeándose siguiendo sus acciones.

–E-Entonces te guiare a la mansión. ¿Nos vamos?

Acompañado por las tres sirvientas, Kufa pasó por la puerta principal. Detrás de la puerta, estaba el jardín que se podía ver enfrente de la cerca. Senderos artificiales habían sido colocados entre las exuberantes y altas plantas. El verde cubría el camino hacia adelante y no dejaba ver la silueta de la mansión.

–La presencia de un hombre es realmente útil, si la casa solo tiene chicas, entonces traería muchos inconvenientes…

Amy intentó iniciar una conversación, y luego las otras sirvientas también se unieron.

–Si hay algún trabajo que requiera fuerza, ¿Podemos molestarte~?

–¿¡Cómo mover cosas, o limpiar áreas altas!?

Kufa dejó escapar una sonrisa amarga, y al mismo tiempo flexionó sus bíceps.

–Déjenmelo a mí.

Su respuesta hizo que las sirvientas gritaran ““kyaaaa~”“.

Según ellas, la mansión tenía otra sirvienta de la misma edad. A su vez, significaba que solo existían estas sirvientas… Por la mente de Kufa pasó el viejo dicho “los hombres están prohibidos”.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Incluso si era trabajo, no era como si no estuviese tenso de entrar en ese jardín. Pero al ver un ambiente tan acogedor, parecía no ser suficiente para entorpecer su mente y afectar su mision.

—Hasta antes de encontrarse con ella al final del camino, eso fue lo que Kufa pensó.

La mansión de Melida Angel era un elegante y moderno edificio de dos pisos, el nivel de espacio era adecuado para albergar de 5 a 6 personas. Comparando las calles de la Institución de Aprendizaje Cardinal y los tejados puntiagudos, y acompañada con un entorno tan exuberante de vegetación, toda la escena emitía la atmosfera del escondite de un mago.

Después de caminar por cinco minutos desde la puerta principal, finalmente llegaron a la entrada principal de la mansión, Amy giró rápidamente.

–Kufa-san, bienvenido. A partir de hoy, por una duración total de tres años, este será tu lugar de trabajo. Ojou- sama debería estar esperando… ¿Ara?

Amy de repente notó algo y levantó la mirada. Kufa, quien fue guiado por esta acción, también miró hacia arriba, siguiendo a las otras dos sirvientas.

Se podían escuchar voces hablando.

Por encima de la entrada, en el segundo piso, había un balcón, los sonidos provenían del pasillo dentro del balcón.

–¿Eh? ¿Aún no han vuelto? Desde que salieron a recibirlo, ya pasó bastante tiempo.

–Ojou-sama, en serio, ¿Cuántas veces tienes que hacer la misma pregunta? Amy y las demás recibirán al invitado y llegarán muy pronto~

–Pero, solo quedan 3 minutos hasta la hora prometida de la reunión. ¡Podría haberse perdido, o tal vez el tren tuvo un accidente…! ¡Iré a comprobarlo!

–¡E-Espera, Melida Ojou-sama!

Entonces una sombra salió corriendo hacia el balcón. Pasos apresurados aparecieron sobre Kufa y las demás. Kufa dio uno, dos, tres pasos atrás, para confirmar la identidad de la persona.

—Justo después, sin pensarlo entrecerró sus ojos ante el resplandor que llego hacia su campo visual.

Era un cabello dorado.

Era incluso más brillante que la <Néctar>, si se compararan los colores, se podría decir que era como una luz brillante. Si un ángel creara la luz que se reflejara en una joya, ¿Sería una luz dorada tan santa?

Cuando pisó la baranda mientras seguía el impulso con el que venía corriendo, su cabello dorado danzó como un arpa siendo tocada. Ese acto infantil se adaptaba a su edad de 13 años que estaba en el informe.

Su rostro era infantil pero hermoso, usar una muñeca para describirla sería lo más apropiado.

Mejillas suaves y de color cereza, cuerpo delgado y altura linda—

Ante su belleza perfecta que haría que cualquiera dudara de que acababa de graduarse de la escuela primaria, la mirada de Kufa por un instante se sintió atraída.

Ante su mirada medio hipnotizada, Melida estiró su cuerpo grandemente desde la baranda y estaba mirando hacia la distancia. Al parecer ni siquiera había notado que las personas que buscaba estaban debajo de ella.

–U~n… ¡No puedo verlos! No están en el jardín. Eso significa que aún están en la calle o en la puerta principal… Mou, ¡Ya lo había pensado, pero el jardín es demasiado exuberante!

–¡E-E-Espera! ¡Ojou-sama, eso es muy peligroso!

Una nerviosa sirvienta corrió hacia el balcón desde el vestíbulo.

Una expresión de impaciente apareció en el rostro de la traviesa Ojou-sama mientras colocaba una rodilla en la parte superior de la baranda. Ante esa escena, Kufa también se quedó sin habla.

Tal vez porque se acercaba el momento de ir a la escuela, Melida llevaba el uniforme de la academia. Los colores de su uniforme eran vivos y profundos como una rosa roja y se adaptaban bien a su cabello rubio dorado.

Esto estaba bien y todo, pero—Naturalmente, la parte inferior de su cuerpo llevaba una falda. Desde la perspectiva de Kufa, poner la falda a un lado audazmente sin duda mostraría la piel debajo de ella de manera poco elegante—

Kufa miró hacia otro lado.

El que estaba preocupado por él, era el que miraba desde su misma perspectiva, Amy.

–¡N-No puedes, Ojou-sama! ¡Aquí! ¡Estamos aquí!

–¡Pueden verse! ¡Hay un hombre mirando!

–¿Eh?

Llamada desde un lugar que nunca había esperado, Melida inclino su cuello manteniendo su misma postura. Y entonces finalmente se dio cuenta. Las tres sirvientas que la miraban, y justo en medio de ellas, un hombre alto vestido con un uniforme militar.

Considerando su propia apariencia y la posición en que ambos lados estaban parados— aunque solo se lo imagino, Kufa sabía que su hermoso rostro infantil se volvía rojo lentamente.

–¿Eh? Ah… ¿¡Uwaaa…!?—¡Kyaa!

–” “ “¡Ah!” “ “

Su voz avergonzada repentinamente se convirtió en un grito agudo. Kufa sintió que Amy y las demás jadeaban profundamente y levanto la vista al instante.

Todo lo que vio fue que Melida había perdido el equilibrio y comenzó a caer desde el balcón del segundo piso. En momentos como esos, las personas que no estaban listas, no podrían hacer nada. Kufa tiró su equipaje y pateo el piso, deslizándose hacia su punto de caída. Extendió sus brazos y esperando tranquilamente—la atrapó.

Un impacto como el de una pluma, aterrizó en el pecho de Kufa. Cargándola como princesa.

Melida no tenía idea de lo que había sucedido y con sus ojos fuertemente cerrados, todo su cuerpo estaba rígido.

–¿E-Estas bien, Ojou-sama?

–¿Eh…?—Ah, uh, s-si…

Melida abrió sus ojos temblorosamente e intercambió miradas con Kufa.

Su hermoso rostro infantil se volvió rojo hasta las orejas.

¿Era porque recordó lo de antes? ¿O porque estaba demasiado aterrorizada hasta el punto que sus piernas se debilitaron? ¿O era porque los musculosos brazos de Kufa eran demasiado duros y la hacían sentir incómoda?

Sus labios color melocotón temblaron y acompañado de un suspiro cálido, un susurro se escapó de ellos.

–¿Tu, eres, mi tutor…?

–Ah—sí, soy Kufa Vampir. Por favor, cuídame de ahora en adelante.

–…

Melida cerró inmediatamente la boca.

Sus pupilas como gemas irradiaban una especie de gravedad, atrayendo la mirada de Kufa. En esa postura extremadamente cercana en la que ambos se miraban, además de Melida, todo lo demás parecía haber desaparecido de su visión.

Cuando Amy y las demás se apresuraron, Kufa y Melida recuperaron sus sentidos.

–¡Ojou-sama! ¡Es una suerte que estés bien!

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

–¡Waaaa! ¿Eh? Ah… yo… ¿¡Qué es esto…!?

Melida recobró sus propios sentidos. Parecía que esta era la primera vez que era cargada como princesa por alguien del sexo opuesto, ya que su rostro estaba rojo mientras empujaba a Kufa y aterrizaba en el suelo.

Kufa pensó que abandonaría la escena de inmediato, pero su orgullo como la hija de un Duque hizo que Melida se detuviera cuando se estaba yendo.

–P-Por favor guíen a Sensei a su habitación.

Se obligó a decir eso y después se apresuró a entrar en la mansión inmediatamente. Esos lindos pasos pero llenos de pánico se desvanecieron lentamente… las sirvientas que quedaron en la entrada se miraron entre sí.

–Bueno, ¿Esa persona es mi empleadora…?

–… Si, ella es Melida Angel-sama.

Amy parecía tener un dolor de cabeza mientras se inclinaba. Las otras sirvientas tenían una mirada de impotencia mientras se encogían de hombros. Parecia que los actos maliciosos de la dueña de la mansión eran algo común para todas.

¿Debería resignarme de varias maneras?

Cuando Kufa estaba decidiéndose a esto, Desde dentro de la mansión el sonido de pasos venia acercándose. Pensaron que Melida había regresado, pero no fue así.

*¡Bang!*

Quien abrió la puerta, fue la cuarta sirvienta de nombre desconocido.

–¡Malas noticias, Ojou-sama saltó desde el balcón…! ¿Eh? Qué raro, ¿Dónde está Ojou-sama?

La cuarta sirvienta miró a su alrededor y no logró ver la sombra de su Ama, pero encontró a cuatro de sus colegas. Eran su superior, Amy, dos de las sirvientas de su misma edad, y el joven tutor privado con el que se reunía por primera vez…

Kufa inmediatamente sonrió amistosamente, sin embargo—

–Un apuesto tutor demoníaco…

La cuarta sirvienta se olvidó por completo del peligro en el que se encontraba Melida y mostró una mirada hipnotizada.

Como dije, no soy demoníaco.

1
Deja un Comentario

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilos
1 Seguidores
 
Comentario más comentado
Hilo de Comentario más popular
1 Autores de Comentarios
Losto Vayne Autores de Comentarios Recientes
  Suscribirse  
más reciente más antiguo más votado
Notificarme
Losto Vayne
Invitado
Losto Vayne

thanks , se ve muy entrete la novela a ver que tal el anime