Date A Live (NL)

Volumen 14

Capítulo 4: Cuento de Hadas

Parte 2

 

 

Los ojos del lobo brillaban con hambre insaciable ya que observaba atentamente todos sus movimientos. Shidou oprimió su aliento y dio un empujón a Yoshino con toda la fuerza que pudo reunir.

— ¡Yoshino, corre! ¡De Prisa!

— ¡No! ¡No abandonaré a Shidou-san! ¡No huiré!

— ¡Jajajaja! ¡Muy bien, exquisito! Confío en que usted no tendrá ningún recelo. ¡Ahora bien, comenzaré mi festín!

El lobo abrió sus amplias mandíbulas dentadas para engullirlos con un gran bocado. Shidou abrazó a Yoshino, para protegerla firmemente hasta el final. Él apretó los dientes, soportando el dolor. Sin embargo, nunca sucedió no importa el tiempo que esperaban. Mientras tanto, el sonido metálico de una katana al ser desenfundada roso su oído, a lo largo de varios cortes fuertes acompañados de los gritos insoportables del lobo.

— Kuhh, ¡¿quiénes son ustedes?!

— ¿Eh?

Shidou levantó la cabeza por curiosidad después de escuchar aullidos inusuales del lobo en agonía. Dos chicas habían surgido allí, poniéndose en guardia y defendiéndolo.

— ¿Estás bien? ¡Shidou! ¡Yoshino!

— Ehehe, eso estuvo cerca, Chico.

— ¡Tohka! ¿¡Y Nía!?

Shidou no podría estar más alegre cuando confirmó la identidad del dúo. De hecho, en ese momento de peligro inminente, dos chicas habían aparecido de la nada. Tohka llevaba una prenda tejida de pluma brillante con pantalones cortos y sandalias de madera y con una cuchilla pulida en su mano. Nía, por otra parte, tenía puesto un largo abrigo negro y plateado con pistolas duales en cada mano. A pesar de que sus trajes eran tan excéntricos como el de Shidou, ya que tales trajes fueron diseñados específicamente para los papeles de combatientes expertos, a diferencia de Yoshino y de él. Se había puesto en marcha una ofensiva brutal contra el lobo para proteger a Shidou.

La piel del lobo fue dañada con puñaladas y cortes, además de heridas de bala por todas partes. A pesar de ello, no reveló ninguna cobardía y profundizó su mera burla feroz mientras murmuraba sufrimientos estando paralizado en el suelo manchado de sangre.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

— ¡Ah, para chuparse los dedos! No estoy seguro de lo que están haciendo, ¡pero mi estómago también tiene espacio para ustedes sean bienvenidas!

— Hum, bestia tenaz. Creo que la sencillez no es fuerza.

Nía dirigió sus armas como si ella estuviera expresando abiertamente su molestia. Miró en dirección a Tohka y continuó hablando.

— Tohka-chan. Esa bola de arroz en tu cintura, ¿por qué no se la das a ese maldito perro callejero?

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

— Umm, ¿esta?

Tohka asintió con la cabeza y siguió la sugerencia de Nía. Ella sacó una bola de arroz de mijo de la bolsa de su cintura y se la arroja al lobo.

— Aquí va.

— ¿Gaaaaaaaaaa-a?

Considerándolo como un regalo por parte de Tohka, el lobo apresuradamente abrió su boca y se comió la bola de arroz con asombro. Un segundo después, el lobo entró en un trance y cambio a una mejor postura que era diferente a su anterior postura vulgar.

— ¿Eh…?

El lobo bajó la cabeza en tono de disculpa tanto que Shidou se quedó sin aliento.

— Yaa cerdo-chan y pequeña caperucita roja, lo siento por lo que hice. Yo lo siento tanto, pero yo realmente estaba tan hambriento…

— Ah, eh…

La discontinuidad brusca en la actitud del lobo sorprendió a Shidou. Al mismo tiempo, Nía rio con un ligero toque de burla.

— Como era de esperar de las bolas de arroz hervidas en Momotarou, sí que es eficaz contra los perros.

Nía alabó a Tohka mientras acariciaba sus hombros. El vestido de Tohka fácilmente podría ser reconocido por cualquier persona japonesa. Ya que es el número uno en el folclore japonés, niño melocotón.

— ¿Esa era una bola de arroz…?

— Bueno, los detalles no son importantes

Nía se encogió de hombros. A pesar de que algunas cosas no estaban tan bien elaboradas, sin embargo, así fue como se expuso. Shidou pudo relajarse y descansar al fin y deliberadamente se apoyó sobre sus piernas para hacer frente a la pareja.

— Umm… gracias, Tohka, Nía.

—Umm, lo importante es que estás bien.

Date A Live Volumen 14 Capítulo 4 Parte 2 Novela Ligera

 

Tohka sonrió mientras enfundaba su espada en la vaina con un ruido metálico. Llevaba el pelo recogido en una cola de caballo y llevaba una diadema de marca en la frente. De alguna manera, su traje emite un peculiar sentido de coordinación magistral.

— ¿Pasa algo?

— No importa. De todos modos, ¿sabes dónde estamos? ¿Qué es este lugar, Nía? ¿Estamos en el interior de “Belcebú”?

Al ser interrogada por Shidou de tal manera, Nía dejó escapar un suspiro.

— No exactamente… Claro, estamos dentro de Belcebú, pero estamos no sólo en Belcebú. Para ser precisos, la fantasía que estamos viendo es un mundo adyacente creado por Belcebú.

— ¡¿Otro mundo?!

Shidou frunció las cejas cuando escuchó su conclusión inferida. Un mundo adyacente que era el lugar donde los espíritus quedaron varados sin ninguna esperanza.

— Sólo se ve de esa manera. Básicamente, estamos en un espacio separado aislado del mundo exterior.

— Y-ya veo, entonces ¿qué pasa con Yoshino y su ropa y la de todo el mundo?

— Umm, la Biblioteca fantasma se basa en la imaginación de todos, ¿no? Fantasías y sueños son los planos que muestran este espacio.

— ¿Eso significa?

— Bueno, en resumen, Belcebú recoge información sobre diferentes historias y combina sus escenarios. Nosotros, estamos atrapado en su interior que también se mezclan en medio de ellos.

— Historias…

— Sí. Tu ropa se ve bastante normal, Chico.

— Ah, cuando me desperté estaba en un traje de cerdo relleno y luego me vi perseguido por este lobo…

— ¿Eh? ¡Oh, por supuesto, los tres cerditos! Ahh, ¿por qué no te lo quitas? Quiero ver…

— ¡N-no puedes hacer un alboroto por eso!

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

Shidou declinó la petición de Nía por la vergüenza y timidez, observó las apariciones de cada uno.

De hecho, todo el mundo llevaba trajes de diferentes personajes de cuentos. Shidou de los tres cerditos, Yoshino de la Caperucita Roja, además…

— ¿Hm?

Shidou dio una expresión de desconcierto hacia Nía.

— Nía, ¿de qué historia es tu personaje?

A pesar de que más o menos podría deducir los atuendos de los otros, fundamentalmente, Shidou no podía distinguir quién era Nía. Por lo menos, nunca había visto un protagonista con ese tipo de ropa.

— ¿Esta? Es Fátima de Silver Bullet (NT: Bala de plata.)

— Silver Bullet… Eh,  ¡¿no es del manga que tu dibujas?!

Esa fue una respuesta contradictoria de Nía que causó a Shidou exclamar en desarreglo, a pesar de que era un hecho de buena fe. Sus ropas inexplicablemente compartieron una sorprendente similitud con el principal héroe en el manga de Honjou Souji, Silver Bullet.

— Kukuku, no hay nada extraño en la producción de una parcela, chico. La probabilidad de que una pieza sea popular en los trabajos y suba en el ranking es alta, pasando por una gran cantidad de cosas por sentado. Pero en mi caso, ¡mi historia fue realizada por la mano del destino!

— ¿En serio? pensé que solo estaba restringido sólo a los cuentos de hadas…

— Disparates. Si estamos hablando de opiniones de la gente sobre historias, existen sin importar dónde se encuentre. ¿Cómo una analogía conveniente para el público, no existe un carácter moderno muy popular y también familiar que le guste caminar en grandes pasos? Ya sabes, ese renombrado ratón… blanco y negro

— ¡Detente! No creo que debas tocar ese tema en particular.

Shidou gritó mientras movía la cabeza de lado a lado.

— E-en fin, he adquirido una comprensión aproximada acerca de qué tipo de lugar es en el que estamos atrapados. Pero yo estaba inconsciente cuando llegué aquí… ¿sabes cuánto tiempo ha pasado desde entonces?

Shidou torció sus cejas al realizar esa pregunta. Cuando él y las demás estaban rumbo a Ratatoskr, ya se encontraban aquí. Si ellos ciegamente malgastaban su valioso tiempo en tonterías, la base de Ratatoskr probablemente sería destruida por cualquiera como la Muku del cosmos o las garras diabólicas de DEM hasta que prácticamente no quedara nada. Como si se diera cuenta de las ansiedades de Shidou, Nía suavemente tomó sus manos, apretándolas para calmar su inquietud.

— Bueno, la prisa no trae éxito. Chico, necesitas mantener la calma en un momento como este. El flujo del tiempo es más lento en este mundo, nada importante debería suceder en un corto periodo de tiempo.

— ¿En serio…?

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Sus palabras le dieron un poco de paz. Y Nía reanudó su discurso.

— A pesar de que sería genial, todavía no hemos encontrado una salida o cualquier requisito previo para salir, por lo que no hay que estar demasiado relajados.

— Eso es cierto, se me olvidaba. ¿Cómo se supone que vamos a salir de aquí?

Nía cruzó sus brazos sobre su pecho, preocupada por la repentina pregunta.

— Bueno… el único método infalible es conseguir que Westcott reabra la vía de paso con “Belcebú”, pero…

— Hmm…

Shidou expone una expresión torpe. No hay manera de que él y los otros puedan confiar sus esperanzas en el enemigo que los había capturado. En primer lugar, incluso si Westcott quería liberarlos por alguna razón, sólo sería después de haber alcanzado todos sus objetivos egoístas.

— Además de eso… no tenemos otra opción que buscar un personaje que sea capaz de destruir este mundo desde el interior. Ya sea uno de esos protagonistas que sólo entren en el escenario de los cuentos, o posiblemente un superhéroe omnipotente…

— ¿Alguien así existe?

— Sí, este mundo se compone de todo tipo de historias mezcladas juntas, ya sea antigua o moderna. No estoy seguro de que tipo de papel tiene cada una, pero incluso si lo hay, ¿Crees que va a estar dispuesto a prestarnos su poder tan fácilmente?

Shidou frunció las cejas con descuido hacia la declaración de Nía. Estaba completamente inconsciente de lo absurdamente amplio que es este mundo, sería como buscar una aguja en un pajar. Sin embargo, Shidou era incapaz de permanecer quieto y no hacer nada con claridad, dio un suspiro, levantando la cabeza con decisión.

— En resumen, debemos encontrar a todas las demás en primer lugar. Kotori y los demás deben haber sido enviadas a algún lugar aquí también.

— Umm, de eso se trata.

— En ese caso, vamos a empezar. Sería malo si volviéramos si no está todo el mundo.

Shidou dijo decididamente y los demás asintieron en aprobación. Sin embargo, Tohka abrazó torpemente su pecho con ambas manos.

— Pero Shidou, ¿cómo vamos a hacer eso?

— Umm, eso…

Shidou no sabía cómo responderle a ella. Políticamente no sabía que era realmente lo correcto. Pero, francamente, no tenía la más mínima idea de cómo. Shidou se hundió irritantemente en sus profundos pensamientos. El lobo que había permanecido callado hasta entonces, estaba escuchando con atención a su conversación y lentamente levantó su pata.

— Sobre eso, ¿podría ser que usted este buscando a sus compañeras que vinieron a este mundo junto con usted?

— Ah, eso es correcto.

Shidou respondió con perplejidad al lobo el cual había sufrido un cambio total de personalidad hace tan sólo unos momentos. El lobo golpeó su pecho con orgullo y continuó.

— Entonces esta nariz puede ser útil. Con respecto a este mundo, ustedes son extranjeros con un olor único. Puedo oler este olor peculiar y seguir sus huellas.

— ¿En serio?

— Realmente no eres un incompetente eh, lobo.

La expresión facial de Tohka se iluminó con vivacidad mientras le acariciaba la cabeza peluda. El lobo sin duda consideró a la persona que le había alimentado con una bola de arroz como su maestro, ladrando alegremente.

— Bueno, debemos darnos prisa. Aunque es escaso, huelo algo en una pequeña ciudad al norte de aquí.

— Entonces dependeremos de ti entonces.

Shidou aplicó fuerza en ambos pies y se puso de pie, temblorosamente. Sin embargo, debido al uso excesivo de energía, sus piernas pronto se vinieron abajo después de una fracción de segundo de fragilidad.

— Ooooa…

— ¿Estás bien, Shidou?

— Ah, estoy bien, sólo estoy un poco cansado.

Escuchando las palabras de Shidou, el lobo sintió una punzada de culpa y curvó hacia abajo sus orejas.

Gracias (๑˃̵ᴗ˂̵)و

— En verdad lo siento, es mi culpa. Permítame transportarlo cerdito-san como una disculpa.

— No hay necesidad de ir tan lejos.

— No, no, no se preocupe. Venga, por favor entre en mi boca. No soy del tipo que se traga a su presa entera y no lo morderé. Voy a regurgitarlo para cuando lleguemos, no se preocupe.

—…

Shidou sólo podía mover la cabeza en silencio hacia dicha oferta indebidamente aterradora.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme