Date A Live (NL)

Volumen 14

Capítulo 1: La Primera Visita Anual al Templo

Parte 1

 

 

Las leyendas dicen que la cantidad de dinero que uno ofrece en un saisen-box (NT: Los que se ven en santuarios) parece no tener relación con la fortuna. Aunque simplemente tirar una moneda de 5 yenes puede traerte buena suerte, da igual, lanzar seis de ellas la cuales podría llevarte a un destino insatisfecho, así es el significado detrás de este mito. La moneda de 500 yenes tiene el valor nominal más alto, por ello no tiene sentido ofrecerla, ya que es cien veces más del valor original (NT: Las monedas japonesas incluyen denominaciones de ¥ 1, 5, 10, 50, 100 y 500.  ¥ 5 o ご 円 se lee como “go-en”, mientras que el destino (Fate) / destino (Destiny) o ご 縁 también se lee como “go-en “. Estas palabras se conocen como homófonos. Con seis (六) siendo leído como “Roku”, ofreciendo seis ¥5 (seis monedas de 5 yenes) es por lo tanto leídos como “Roku Na Goen Ga Nai” que es homófono a un destino poco satisfactorio.)

Pues bien, los dioses justos no juzgan a alguien en base a la cantidad que él o ella ofrezca, a cualquiera que ofrece una nota con ¥10.000 a cambio de un presagio beneficioso o predicción, terminará de igual manera con sus deseos no cumplidos.

- Gracias ( ◠‿◠) -

Sin embargo, Shidou, siendo un estudiante de escuela secundaria superior, no tenía la menor idea si daba o no una gran suma de dinero. Francamente, estaba agradecido por la benevolencia de las deidades y mostró sus respetos lanzando una moneda de 5 yenes, haciendo sonar la campana, que hizo un ruido metálico.

—…

Cerró los ojos y pidió un deseo.

Date A Live Volumen 14 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

 

Actualmente, para las divinidades todopoderosas situadas en el interior del templo, conceder las aspiraciones de sus devotos era una posibilidad que no se ha de considerar. A pesar de que hay 8 millones de deidades que se originan en Japón, se asigna a la gente a reunir los diversos deseos de los fieles en un solo dominio de deidad en esta cruel leyenda.

Sin embargo, Shidou, no se molestó en reflexionar sobre el significado detrás de la oración.

Aspiraciones, demandas y objetivos son cosas que todo el mundo posee. Tales circunstancias, también surgen en la vida cotidiana.

Naturalmente, los examinados y las chicas enamoradas a menudo representan sus propios deseos, pero este tipo de personas deben vivir en la felicidad. Muy pocas personas que se encuentran en un estado de agitación confrontando adversidades reflexionarán sobre sus problemas.

Las personas sanas probablemente se sienten inclinadas a depender de sí mismos y los que tienen la riqueza no preferirán raspar una vida pobre con tales aspiraciones.

A pesar de que todos estos son casos extremos, cada uno tiene su propia dicha subconsciente, por lo tanto, Shidou, deseó vivamente.

«Que la alegría que sentía ahora pueda durar para siempre.»

—… phew.

Shidou suspiró suavemente y abrió los ojos. Observando cualquiera de sus lados, Shidou, echó un vistazo a las chicas que estaban orando. A su derecha estaba Tohka, mientras que a su izquierda estaban Origami, Kaguya y Yuzuru.

Todo ellos asistían a la Escuela Secundaria Raizen y todas eran espíritus previamente sellados por Shidou. Sus Kimonos resplandecientes brillaban bajo el sol decorando los atuendos de dichos devotos. Ellas, junto con Shidou, oraron por un período bastante largo de tiempo desconociendo lo que en realidad estaban orando.

— Hmm.

Él se preguntaba acerca de ese enigma, ya que junto a él, Tohka, abrió sus cristalinos ojos oscuros. Su mechón de cabello largo color negro como la noche brillaba bajo la luz del sol.

Ella apartó suavemente a un lado de sus mejillas, su bello cabello.

— Oh, has esperado por mucho, ¿Shidou?

— Está bien. ¿Qué es lo que deseaste?

— Umu, ¡Quiero comer una gran cantidad de deliciosa comida este año!

— Jaja, eso es cierto.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

De hecho era un deseo típico de Tohka. Frente a tales pensamientos, Shidou no podía dejar de pensar sobre el menú de esta noche, sin embargo, Tohka continuó:

— Un deseo más.

— ¿Sí?

— Espero que pueda estar junto con Shidou y todas las demás para siempre.

Dijo Tohka, mientras emanaba una sonrisa radiante. Shidou, momentáneamente abrió mucho los ojos.

— Aah, eso es verdad.

Se rio y asintió.

Y en conjunto, las hermanas Yamai, Kaguya y Yuzuru se desplazaron hacia Shidou, después de completar su oración.

— Oh, ¿qué desearon ustedes? —preguntó Shidou.

Kaguya, que llevaba un kimono con una variación de naranja y negro, hizo un gesto de mando con su mano.

— ¿Deseo? Kuku… pensé que lo entendiste de otra manera. Pero conquistar esta trama minúscula de tierra con la medida de destreza que una deidad posee, es algo que busqué hace mucho tiempo. Sin embargo, todo aquel que permanece bajo mi presencia, en verdad tiembla y tiemblan.

— Divulgación. Mentiras, Kaguya, la indudable susurró: “Justo ahora espero ascender las escaleras de la adolescencia este año.”.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

— Silencio, no hables de esas tonterías. Obviamente vocalizaba mi deseo de tener una cita con Shidou —sin terminar, Kaguya respondió con un ligero temblor en sus hombros.

Shidou se rascó la mejilla ruborizada, después de haber oído su nombre siendo mencionado, y se agitó lejos de su línea de visión.

— No uhh… Voy a considerar eso.

— ¡…!

Al ver la cara enrojecida de Kaguya, Yuzuru sonrió,

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

— Sonrisa. Eso sería genial.

— Ahhh… de verdad… —la Kaguya de ahora con los ojos llorosos comenzó a golpear de nuevo juguetonamente a Yuzuru.

— Retirada. Me duele… Kaguya.

— Oye, no molesten a los demás —Shidou forzó una sonrisa y detuvo a la pareja de hermanas.

Su ubicación actual era un santuario en las proximidades de la casa Itsuka. A pesar de que todavía era 4 de enero, la vivacidad y el entusiasmo durante los últimos tres días habían decaído un poco. Varias personas todavía podían verse aquí y allá visitando el santuario. Kaguya, también notó su rostro recuperando su color después de la regulación de su respiración.

—… Ok. Pienso que mi compostura ha regresado. No necesito recordarte que poseo una capacidad de recuperación de magia oscura.

— Seguro que la tiene. Pues bien, vamos a seguir adelante.

Todo el mundo empezó a salir del santuario, pero Shidou, se dio cuenta de que todavía había una chica más de pie en oración con las palmas unidas ante el altar.

Una chica vestida con un kimono blanco puro, adornado con diseños de grúas de papel, Origami, seguía devotamente orando y murmurando encantamientos.

— ¿Origami?

— El tiempo es verdaderamente eterno. ¿Qué pidieron? — Kaguya curiosamente se acercó a Origami y se acercó a su oído.

— ¡…!

Al acercarse, Kaguya escuchó algunas de las palabras de Origami y su rostro se asombró, al instante se volvió aún más enrojecido, con una oleada de sangre corriendo en sus mejillas, retirándose después a toda velocidad.

— ¿Kaguya?

— Muuu… ¿qué dijo Origami? —Tohka decidió caminar hacia la persona en cuestión con una expresión de perplejidad.

Kaguya, en pánico, corrió para evitar cualquier pérdida de inocencia:

— ¡No! ¡Es muy pronto para ti Tohka!

— ¿Muu…?

— ¿Qué… qué es lo que está deseando ella?

Viendo a Kaguya ser presa del pánico, Shidou respiró hondo y se limpió el sudor. En ese momento, Origami avanzó hacia ellos.

— ¿Terminaste, Origami?

—…

Como en respuesta a la pregunta de Shidou, Origami permaneció en silencio y se frotó su vientre antes de dar a Shidou un pulgar hacia arriba.

— Preparativos completos.

— ¿Para qué…? —Shidou se lamentó. Con una mano en la frente, exhaló—. De todos modos, hay gente haciendo fila. Vámonos.

Los espíritus estuvieron de acuerdo y Shidou se disculpó con los demás fieles que esperaban detrás de ellos por el alboroto que ellos crearon. Ellos volvieron y dejaron la saisen-box.

Después de alcanzar un área más amplia observaron su entorno.

— ¿Dónde han ido Kotori y los otros?

No mucho tiempo después, Shidou vio la figura de su hermana menor Kotori. A pesar de que originalmente habían planeado visitar juntos el santuario, debido al tamaño limitado de los saisen-box, se fijó el número de personas permitidas y como resultado de ello no tenían otro remedio que separarse.

— Oye, Onii-chan~~~.

Una voz familiar lo llamó desde atrás. Y como si su imaginación se diera cuenta, Kotori y los demás aparecieron con algo cautivador en la mano. Junto a él, Tohka, sacudió la cabeza con incertidumbre.

— ¿Muu? ¿Kotori? ¿Qué están haciendo chicas?

Esto también era inútil, sin embargo.

Donde estaba Kotori había una larga mesa de conferencias. Los espíritus que vinieron a venerar, con bolígrafos en las manos, parecían estar escribiendo algo.

— Hmm.

Actualmente equipada con sus cintas blancas, Kotori, llevaba un kimono de color rojo vivo y recogió los cuboides de madera al lado de sus manos. La parte superior perforada fue utilizada para izar dichos tablones en miniatura con un nudo.

— Ooh ¿qué es eso? —preguntó Tohka.

— Es una placa de deseos. Si escribes tus deseos en ella, estos se harán realidad.

— ¿Qué? ¿En serio?

Los ojos de Tohka emiten un brillo resplandeciente.

— Primero, el festival de la estrella, entonces las oraciones en este momento y ahora esto, yo no sabía que existían tantos métodos para materializar los deseos, ¡la vida es buena!

— Jaja… bueno, a pesar de que no se pueden cumplirse, no esperes mucho.

Dijo Shidou con una sonrisa.

— Umu —asintió Tohka—. Lo sé, El Dios-sama  (NT: Kami-sama.) tiene su trabajo cortado.




Tohka se retorció con entusiasmo, con los ojos fijos en Shidou. Mirando por encima de las hermanas Yamai, Shidou se dio cuenta de que sus expresiones eran similares a las de Tohka.

— Dado que esta es una rara oportunidad, vamos todos a probarlo —Shidou hizo una sonrisa irónica.

— ¡Yay!

Exclamaron los espíritus.

Exaltado hasta tal punto, Shidou no quiso arruinar el estado de ánimo de las chicas, por lo tanto, obtuvo placas de madera de deseos para todo el mundo.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme