Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 7

Capítulo 4: Una Apuesta para Resistir a la Desesperación

Parte 4

 

 

La fuerza expedicionaria había perdido su principal fuerza de pelea, y los escuadrones restantes estaban separados, peleando en dos frentes. Incluso con Subaru cumpliendo su rol como distracción, si la Ballena Blanca flotando en el cielo fuera a unirse a cualquiera de los frentes, sería suficiente para cambiar decisivamente el curso de la batalla. Si cualquier fuerza fuera engullida, estaban acabados.

Y aun así, esa Ballena Blanca no hizo nada. ¿Por qué…?




«El mensaje de Ricardo…»

Ligero, Ricardo había dicho.

Estaba transmitiendo la razón por la cual no había muerto después de poner su vida en riesgo.

¿Así que a que se refería? Ligero, pero que era ligero? ¿Su vida? Ciertamente la vida tenía menos peso en el campo de batalla, pero no pensaba que así debía entenderse. Ligero, ligero significaba…

«Esta es una situación pesada y dura. ¡¿Qué demonios puede ser ligero…?!»




Puso todo su peso en Patlash y cargo contra la punta de la nariz de la Ballena Blanca más cercana una vez más.

Con Crusch y los otros sobre ella, la cavidad oral de la Ballena Blanca apunto hacia ellos, pero un corte invisible de Crusch hacia los cristales mágicos arrojados a ella infringió daño explosivo

Un rugido se elevó entre los caballeros. Incluso cuando sus números disminuyeron, uno que, uno allá, estaban manteniendo el frente de batalla solo con moral inagotable.

¿Era así cuan fuertes se volvían los seres humanos cuando se deciden a afrontan la muerte frente a sus ojos?

Después de todo, la fuerza expedicionaria había desafiado a la Ballena Blanca con su lista completa. Habiendo perdido su principal poder de pelea e incluso gran parte de sus números, el hecho que todavía se resistan por la fuerza de armas solo podía ser dicho como fuerza de voluntad…

«Aunque no puedes esperar que la fuerza de voluntad explique todo esto.»

Habiendo pensado tan lejos, Subaru jadeo, levantando su cara.

Miro de nuevo a la Ballena Blanca que había dejado en la estacada detrás de él, mirando al rostro distante de la bestia demoniaca

Entonces, se dio cuenta de lo que se sentía tan extraño

«¡Si ese es el caso…!»

Subaru apretó sus dientes, un escalofrío recorrió todo su cuerpo cuando la posibilidad surgió y lo recorrió.

Transmitiendo sus intenciones a través de las riendas, Patlash hizo un giro brusco y ferozmente se acercó a la otra Ballena Blanca.

Rem, peleando furiosamente con su poder Demonio completo suelto, montó un liger mientras hacia un agujero tras otro en el torso de la Ballena Blanca. Incluso con su vestido de delantal manchado con sangre de bestia demoníaca salpicada, sonrió firmemente cuando sintió el acercamiento de Subaru.

Viendo esa expresión feliz mientras ella estaba bañada en sangre de ballena fue desconcertante, pero imprudente como era, Subaru miro a Rem con fascinación. Incluso con la situación en tal desventaja, Rem confió en resolución imprudente de Subaru.

Su fe, su amor, no podían quedarse sin respuesta.

«…….»

Sin ningún intercambio de palabras, el dragón terrestre de Subaru se encontró con el liger de Rem, con Subaru yendo hacia la punta de la nariz de la Ballena Blanca, y Rem girando su montura hacia su cola.




No había necesidad de detenerse y discutirlo. Ambos sabían que Subaru tenía su propio rol que desempeñar, y Rem tenía el suyo.

Cuando Subaru circulo al frente de la Ballena Blanca, la bestia demoniaca, sintiendo su acercamiento, volteo su cabeza en su dirección. Encima de su ojo gigante, múltiples bocas escupe niebla aparecieron, babeando mientras emitían niebla blanca.

«¡Ta-daa! ¡Ba-baa!, ¡Whoosh, dispérsate, dispersate!»

El liger que Mimi montaba salto de la izquierda de Patlash, a la derecha, encima, y alrededor. Mientras Mimi hacia poses decisivas y hacia efectos de sonido encima del lomo del perro negro, la vara en su mano brilló, bloqueando la niebla con una barrera mágica, dándole tiempo suficiente a Subaru y a Patlash para evadir antes que el bombardeo los alcanzara.

«¡Esto te costara mucho, señor!»

«¡Estoy lo suficientemente agradecido; cuando esto termine te agradeceré cientos de veces!»

«¡Muy bien!»




A la corta respuesta de Mimi, dio su espalda y corrió paralelamente en búsqueda de la Ballena Blanca. Luego la adelanto, y salió al frente.

Subaru se volteó, y él y la Ballena Blanca se miraron entre ellos. La vestía demoniaca, con un ojo pintado escarlata, dejo salir un llanto agudo al desafío del chico, tan molesto y pequeño como una plaga. Pero la apariencia de la bestia dio convicción a los pensamientos de Subaru.

Ni esa Ballenas Blanca, ni la que se enfrentaba a Crusch y a los otras, tenía un ojo izquierdo.

«¡Justo como pensé! ¡No hay tres de ustedes, maldición… te dividiste!»

La que estaba flotando en el cielo estaba seguramente herida en los mismos lugares al inicio, incluyendo la pérdida de su ojo izquierdo

…El ojo izquierdo faltante era la herida de batalla que Wilhelm había infligido en la Ballena Blanca en la pelea anterior

Estaba claro que solo podía haber una razón por la cual las mismas heridas no estaban solo en una solo bestia, sino en las otras dos también: La que estaba en el cielo se había dividido a sí misma, trayendo a las otras dos a existir.

«¡Los golpes son más ligeros debido a que cada una tiene un tercio de su poder de pelea! ¡Ese truco explica por qué podemos luchar contra ella incluso con muchas menos personas!»

Explicaba por qué Ricardo, golpeado en el ataque sorpresa, no fue asesinado en el proceso. Así, también, como la fuerza expedicionaria, disminuida en números, era capaz de mantenerse peleando contra múltiples Ballenas Blancas.

Subaru había abandonado el conveniente pensamiento que lo vincularía al poder milagroso de la voluntad. Y era precisamente debido a que Subaru era tan negativo que había llegado a esa respuesta tan poco convencional.

El poder de la niebla aniquiladora era absoluto. En consecuencia, la Ballena Blanca había incrementado sus números al precio de su propia resistencia. Si la tiranía de los números rompiera el espíritu de la fuerza expedicionaria, la batalla seguramente terminaría ahí.




A Subaru le costó creer que la Ballena Blanca entendía la debilidad del corazón humano y había recurrido a esa táctica con ese conocimiento. Pero la Ballena Blanca teniendo el poder de dividirse a sí misma era un hecho indiscutible.

¿Que hubiera pasado si Subaru no se hubiera rebelado contra la renuncia cuando lo hizo?

Subaru no podía comprender qué hubiera pasado si no hubiera aullado. El actual Subaru no se permitiría percibir un futuro donde no lo había hecho.

Nunca quería mirar a las feas caras de la Ballenas Blancas por tanto tiempo nunca ma—

«¿¡…Que dem…?!»

Frente a Subaru, formando esa conclusión, los movimientos de la Ballena Blanca persiguiéndolo cambiaron. Donde alguna vez floto en el cielo, ahora se frotaba contra el suelo, como si algún objeto dentro de su cuerpo estuviera causándole agonía.

«¡Hermana mayor, ahora!»

«¡Mimi entiende! ¡Es difícil cuando tienes un picor que no puedes rascar, eh!»

Hetaro, viendo la favorable oportunidad, salto hacia adelante, y Mimi, no entendiendo los movimientos de la Ballena Blanca siguió el ejemplo. Los gemelos emparejaron sus movimientos en un ataque de pinza en la Ballena Blanca desde derecha a izquiera, abriendo sus bocas al mismo tiempo cuando…




«¡Wa…!»  «¡Ha…!»

Las ondas aullantes de izquierda y derecho deformaron en gran medida el torso de la Ballena Blanca, y la onda de choque golpeo a través de la piel exterior a los interiores. Rebotaron en la piel endurecida, las gritas la atravesaron, la sangre fluyó hacia afuera, y al momento siguiente…

«¡¡…Zuaaaaaa!!»

La parte del estómago que se frotaba contra la superficie del suelo se hinchó desde el interior, solo para que carne y sangre se rompieran.

Liquido negro rojizo fluyo hacia afuera como una corriente fangosa y escupida; sobre esa corriente estaba…

«¡¿Wilhelm?!»

El Demonio de la Espada, con su supervivencia incierta después de haber sido engullido por la Ballena Blanca, había vuelto.

Subaru corrió hacia Wilhelm mientras la fuerza expedicionaria restringía a la apaliada Ballena Blanca. Wilhelm, con su cuerpo entero bañado en sangre, cayó sobre una rodilla, sosteniendo la mitad de su cuerpo con una espada.

«¡Fui… imprudente… y… descuidado!» Gimió.

«¡No necesitas hablar! Aw, maldición, no sé qué hacer aquí, pero al menos estas vivo. !Volvamos donde Ferris antes que nada!»

Cuando Subaru extendió su mano, contuvo su aliento; el estado de las heridas de Wilhelm estaban mucho más allá de sus expectativas. Aún tenía la fuerza de voluntad para agarrar una espada, pero estaba a las puertas de la muerte, con su brazo izquierdo destrozado incluido.

La llama de su vida amenazaba con extinguirse en cualquier momento si Subaru no encontraba un médico pronto. Y aun así, cuando Subaru corrió hacia el, Wilhelm amablemente retiro su mano. Poniendo su peso en la espada se levanto, apretó sus dientes, intentando pararse con su propia fuerza.

«Aun… no. Aun puedo… pelear…»

«¡Este no es el momento! ¡Morirás frente a la ballena! ¡Así que no digas ninguna mierda de ‘no es suficiente para matarme’ o ‘Estoy cansado’! ¡Cuando se trata de vida y muerte, se mas que tú!»

«¿Que… estas… diciendo…?»

Regañando al destrozado Wilhelm, Subaru agarro su cuerpo y lo arrastro hacia arriba. Durante el tiempo que discutieron, los gemelos gato se unieron a ellos.

«¡El anciano salió!»

«¡¿Señor Wilhelm, está bien?!»

Cuando los gemelos vinieron corriendo y vieron las graves heridas de Wilhelm, ambos instantáneamente se pusieron a actuar. Mimi aplico magia curativa simplificada a las heridas del viejo espadachín, y durante ese tiempo, Hetaro miro a Subaru y dijo, Incluso la magia curativa de hermana mayor no puede hacer mucho para curar esas heridas. Señor Natsuki, ¿Puedes llevar al Señor Wilhelm hasta el Señor Felix?




«¡Si, puedo ver por mí mismo que Wilhelm está en mal estado! ¡Si no es tratado, será demasiado tarde! Realmente quiero llevarlo yo mismo pero…»

Subaru miro a la Ballena Blanca mientras esta empezaba a levantarse una vez más.

La herida del estómago era profunda, y el sangrado de la abertura no había cesado, pero la bestia demoníaca continúo escupiendo niebla de las bocas por todo su cuerpo, no mostrando más signos abandonar la pelea que Wilhelm.

No había error: Al momento, la distracción de Subaru no era una parte pequeña de su fuerza de combate. Si Subaru cargaba con Wilhelm, la batalla solo iría a peor.

«Incluso dejando eso de lado, puede que termine atrayendo a la Ballena Blanca directamente sobre los heridos. ¿Puedo encargarles a Wilhelm a ustedes dos?»

«Podemos hacerlo con nuestros ligers… ¿pero tienes algo en mente?»

Hetaro aceptó a Wilhelm de Subaru, gimiendo un poco por la disparidad en peso corporal mientras ponía al hombre en su liger. Después de eso, miró a Subaru, tomando la mano de su felizmente riendo hermana, mientras decía, “Si hay una oportunidad de victoria, escucharé. Si no, agarrare la mano de mi hermana y huiré.”

«Ehh, ¿Por qué? ¡Aún no los hemos vencidos!»

«Hermana Mayor, silencio.»

La declaración de su hermano menor hizo que Mimi pusiera sus labios en visible consternación.

Viendo el intercambio entre los gemelos, Subaru dijo, “Supongo que es así,” y acepto con un asentimiento.

«Ustedes son mercenarios. Están trabajando solo por dinero, no como yo, Crusch, y los caballeros con un resentimiento contra la ballena… No tienen obligación de arriesgar sus vidas.»




«No lo malinterpretes. No estamos obligados a tirar nuestras vidas.»

Su rostro y comportamiento eran mansos, pero Hetaro le dio a Subaru su opinión con fortaleza. Mirando hacia los pequeños hombres bestia, que ni siquiera llegaban a sus caderas, Subaru exhalo profundamente.

“Lo siento, pero no hay tiempo” dijo, “Creo que hay una oportunidad de victoria. Por ahora, solo lleven a Wilhelm a la retaguardia… Debo… hablar con Rem y Crusch.”

Con Patlash a su lado, Subaru prácticamente saltó a su lomo, montándolo mientras recorría su mirada por encima.

Miro hacia el cielo, observando a la abominable figura como pez tranquilamente nadando en el…

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios