Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 7

Capítulo 3: La Batalla de la Ballena Blanca

Parte 7

 

 

No había una manera especial de probarlo.

Ellos aún era capaces de usar magia dentro del efecto de los cristales anti-magia. Cuando el recordó las varias cosas que hablaron antes de la operación, y su experiencia encontrándose con la Ballena Blanca en su anterior vuelta, esa ansiedad repentinamente salió a la superficie.




Estos eran restos de la ampliamente dispersada niebla en la atmósfera.

La Ballena Blanca había expandido su propio terreno y obstruido sus campo de visión, el truco más viejo en el Libro de la Bestia Demoníaca de la Niebla. Esa era toda la información previa que tenía, ¿pero podía realmente decir que era la única razón por la cual estaba asustado?

Pero antes que a duda en su cabeza tomara forma…

“¡¡——!!”

…el chillante coro que hizo eco a través de la ligeramente brumosa Carretera Liphas llegó más rápido




“¡¿Qué demonios fue eso?!”

El agudo eco era como el chillido de una mujer, inculcando un sentimiento de disgusto que hizo que Subaru quisiera cubrir sus orejas. Era ambos un rugido y una risa, y aun así repulsiva en otro nivel completo, atravesando la niebla para burlarse de ellos sobre las llanuras.

“¡Justo ahora…!”

Subaru intento poner la pregunta en palabras cuando se dio cuenta de ello—que la niebla se enrollaba alrededor de su cuerpo entero pareciendo fundirse con él, como si tratara de impregnar su carne.

Y entonces—

“¡¿Aaa, aaa, aaa—?!”

El primer cambio vino en la unidad dragón montando corriendo a su lado.

Los hombros de Subaru saltaron ante las extrañas voces, sonando como ninguna que provenía de seres humanos cuerdos. Suponiendo que algo había cambiado, volteó para ver caballería corriendo a su lado, cayendo de sus dragones terrestres uno tras otro.




“¡Hey! ¡¿Que pasa?!”

Siguiendo las intenciones del grito de Subaru, su propio dragón terrestre hizo un giro de U y se dirigió hacia ellos. Paso por en medio de los dragones terrestre, confundidos por la pérdida de sus jinetes, y llamo a los hombres caídos.

“¡¿Estas bien?! Caerte de un caballo puede terminar hiriéndote muy m…”

Subaru, preocupado por tales heridas, sin querer dejo que su voz se extinga a medio camino. Habiendo caído de sus dragones terrestres, los caballeros estaban retorciéndose alrededor—pero su estado era mucho más preocupante que simples heridas físicas.

“Uu, uu, uu, aa—”

Las extrañas voces que levantaron no era nada como aquellas de seres humanos; era más parecidas a ruidos de bestias.

Un hombre estaba echando espuma por la boca, convulsionando en el suelo con sus ojos volteados. Otro hombre dejo salir un gemido mientras rascaba desesperadamente sus propios brazos. Otro más apretó sus molares hasta que se rompieron, golpeando su cabeza contra el suelo.

No había un conjunto único de síntomas, pero incluso así, él sabía; Era locura, usando la niebla como medio para transmitirse.

“Esto es…”

“La voz de ahora directamente afecto sus mentes a través de la niebla…. ¡Es como envenenamiento de mana, pero esto es terrible…!

Con Subaru apenas hablando, Rem puso una mano en su frente, hacienda un cara angustiada cuando respondió.

“¿Envenenamiento por mana…? ¡¿Así que realmente no es niebla normal después de todo?!”

Juzgando por el estado de Rem y el sentimiento de niebla enroscándose alrededor de su cuerpo, Subaru se dio cuenta que esa era la función real de la niebla.

La niebla de largo rango era una trampa inevitable infligiendo un estado anormal en los seres dentro de su ancho alcance. La inmensidad del efecto, y el daño que infligió, estaban frente suyo.

Subaru no pensó que los efectos de la niebla estaban limitados a los escuadrones alrededor suyo y de Rem. De hecho, incluso por lo que sus ojos podían ver, vio múltiples escuadrones detenidos en sus caminos, intentando hacer algo con el estado anormal de sus aliados.

“¿Así que algunas personas son resistentes a la niebla, y otras no…? ¡No siento nada…!”

“Yo solo siento un poco desde… mi cabeza… Estoy calmada… ahora.”

Respirando profundamente muchas veces, Rem toco el cuerno en su frente mientras se calmaba a sí misma.

Mientras tanto, Subaru bajo del dragón terrestre, corriendo a detener aquellos intentando herirse a sí mismo.

¡Hey, deja de hacer eso! Tus heridas… ¡Whoa!”

“¡Si, si, si! ¡Quédate ahí!”

Uno de los confundidos hombres aparto su brazo, arañando su brazo sin piedad. Cuando el agudo dolor hizo retroceder a Subaru, el hombre continuo su comportamiento auto-dañino, rascando su cara lo suficiente para que empezara a sangrar.

“Eso dolió, ¿pero no es esto muy malo? ¡Puede que no se detengan hasta que estén muertos!”

“¡Subaru! ¡¿Estas herido?!”

“¡Duele y quiero llorar un poco, pero no es nadad! ¡Más importante, todos se destrozaran si no hacemos algo! ¿No hay algo que podamos hacer?”

Cuando Rem se apresuró en venir, tenía una mirada sombría en su cara mientras negaba con la cabeza a su respuesta.




“Desafortunadamente, no sé qué tanto efecto tendría mi magia curativa. Esto no está simplemente interfiriendo con el cuerpo sino con el Odo directamente a través de sus puertas. Solo el Maestro Ferris puede tratar con tan poderosa contaminación de mana…”




“En primer lugar, ¿cuánto tiempo puede resistir la contaminación mental? ¡Además de nosotros dos, estamos prácticamente acabados aquí!”

El escuadrón corriendo al lado de Subaru y Rem fue prácticamente vencido—y unas pocas almas ilesas estaban intentando detener a sus camaradas de herirse a sí mismos como Subaru había hecho.

«Si Ferris se contamina, estamos perdidos. ¿Qué hacemos…?»

Esto fue solo hasta donde Subaru pudo ver. Solo podía desesperarse de que fuera así también en todas partes.

Junto con Crusch y Wilhelm, si Ferris, su pilar de apoyo, fuera a caer, sería el fin para ellos. Sería difícil incluso mantener la batalla en absoluto.

“¡Todos los que puedan moverse, lleven a los heridos al Gran Árbol! ¡Usen la fuerza que deban!”

Pero escucho la voz de Crusch del otro lado de la niebla. Una seria de voces respondió, y aparentemente, Crusch había escapado del efecto de la niebla. Estaba comunicando como lidiarían con la misma amenaza.

Inmediatamente después de ordenar a la fuerza entera a atacar, estaba instantáneamente cambiando las órdenes. La voz de Crusch estaba disgustada, y Subaru, también, sintió rabia mientras descargaba maldiciones en la Ballena Blanca.

“En lo que respecta a la fuerza, luchar con personas heridas es más difícil que luchar con los muertos, ¡¿pero los monstruos incluso piensan hacer eso…?!”

“Parece ser que el Maestro Félix está a salvo. Con el curando, los efectos de la contaminación deber al menos disminuir, pero…”

Rem vaciló, pero Subaru sabía que estaba intentando decir.

Con todo este daño sufrido, Ferris tendría sus manos completamente llenas. Con la fuerza dividida para juntar a los heridos, eso hacia su fuerza de pelea mucho menor. Y más importante—

“No hay suficiente tiempo. No podemos solo estar expuestos así hasta que Ferris cure a todos.”

“En el peor de los casos, con la fuerza de expedición agrupada así, la niebla de la Ballena Blanca podría tragarla entera. No quiero pensar que eso cosa es tan inteligente, pero…dado que ha creado esta situación, eso es optimista.”

“Es posible que esté haciendo todo esto por instinto, pero…no, no podemos subestimarla de cualquier forma.”

Resignándose al peligro, Crusch quería confiar a los miembros heridos de la fuerza de expedición a Ferris. Naturalmente, era necesario hacer algo para comprar tiempo para que la Ballena Blanca no se acercara a los heridos.

Necesitaban tender una atractiva pieza de carnada para distraerla de golpear a su enemigo a fondo.

“—Fiuu.”

Exhalando profundamente, Subaru vacío sus pulmones.

Sacando oxigeno de su cuerpo hasta su límite, naturalmente se sintió ahogado dentro de su pecho—sus latidos se ralentizaron, y supo que su ritmo fue cada vez más seguro.




Subaru espontáneamente hizo una sonrisa tensa por lo inesperadamente tranquilo que estaba.

Él siempre había sido movido por las circunstancias, jugado por los eventos frente a sus ojos, y el corazón de Subaru había reflejado sus emociones, dejándose llevar una y otra vez.

¿Así que porque estaba tan calmado entonces, en el precipicio de su decisión?

“…Prestado o no, coraje es coraje, ¿supongo?”

Subaru golpeó su pecho y inhalo profundamente. Se detuvo, cerró sus ojos, y luego exhalo y abrió sus ojos. Se dio la vuelta. Frente a Subaru, Rem, montando el dragón terrestre, lo estaba observando.

¿Que iba a decir Subaru? ¿Que deseaba? Eso era lo que ella estaba esperando escuchar.

“Rem, quédate conmigo durante la parte más peligrosa.”

“Si—sin importar a donde nos lleve.”

Sin dudarlo, Rem acepto la petición de Subaru, con una sonrisa apareciendo en su cara.

Con eso aceptado, Subaru corrió hacia el dragón terrestre. Rem ofreció su mano, y el prácticamente voló hasta la espalda del dragón terrestre, dirigiéndose hacia los caballeros restringiendo a sus camaradas retorciéndose en el suelo.

“¡Rem y yo alejaremos a la Ballena Blanca! Mientras tanto, que reciban el tratamiento de Ferris. ¡Después de dejárselos a Ferris, cualquiera que se vea bien, júntense con Crusch!”

“¡¿Alejarla?! ¿Como demonios piensas…?”

“Así.”

Subaru sonrió al viejo soldado levantando una voz de duda, retirando su aliento y limpiando su garganta, luego anuncio, “—¡¡Todos los que puedan oír esto, cúbranse los oídos!! ¡¡Y si no pueden, quédense justo ahí!!”

El grito a todo pulmón de Subaru hizo eco sobre la brumosa llanura.




Rem escucho cómodamente la alta voz de Subaru, y luego puso sus manos en sus oídos. Los caballeros cercano también se apresuraron en cubrir sus oídos; otros miembros de la fuerza de expedición al alcance de oído habían seguramente hecho lo mismo—justo como Subaru había pedido en las instrucciones antes de la operación.

Y entonces, Subaru voluntariamente invoco el tabú—

“Yo he Vuelto de la Muerte—”

En el instante en el que lo dijo, el corazón de Subaru fue atacado por un miedo creciente—que, a pesar de sus intenciones, aquellas manos negras se estirarían hacia sus compañeros, hacia Rem.

Pero obligo a bajar ese miedo, levantando su voz para que la Bruja pudiera oírlo.

¡¡Puedes tener mi corazón, así que dame una mano aquí!!

Subaru abrió grande sus ojos, suprimió su debilidad, y gritó en su corazón—y un momento después, eso vino de visita.

“Te amo.”




Era una frágil y delicada voz que parecía haber susurrado a sus oídos.

Sin embargo, que infundio el ardor que le hizo temblar el pecho?

Inconscientemente, lagrimas salieron de las esquinas de sus ojos, y La respiración de Subaru se detuvo cuando fue golpeado por el impulso de perseguir a la voz que retrocedía para abrazar la persona en ese mismo momento.

Su cuerpo entero estaba gobernado por el calor del amor, ardiendo al rojo vivo en su mente—

“…Estoy de vuelta.”

Después de una breve estadía, la mente de Subaru despertó a la realidad.

El fervor que había gobernado a Subaru hasta hace un momento se volvió distante, y se volvió incapaz de recordar los profundos sentimientos que había tenido hasta ahora. Pero sintió incomodo por el dolor feroz que supuestamente se había resignado a no haber llegado milagrosamente. Sin embargo, incluso así…

“¿Rem, como está? El aroma de la Bruja en mi…”

“¡Apestas!”

“¡¿Esa era la idea, pero no es eso un poco duro?!”

Aunque no estaba encantado de recibir una mala nota de Rem, había cumplido con su objetivo.




Su cuerpo se envolvió en el miasma de la Bruja, Subaru miró atrás y levanto su voz hacia los caballeros esparcidos.

“¡Aléjense de nosotros ahora mismo! ¡Acérquense al Gran Árbol tanto como puedan y júntense con Crusch lo mejor que puedan!”

“¡En-entendido! ¡Buen trabajo!”

“¡Tu también!”

Expulsando a los caballeros, la palmada de Subaru en el hombro de Rem era la señal para que el dragón terrestre comenzara a correr.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios