Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 7

Capítulo 3: La Batalla de la Ballena Blanca

Parte 6

 

 

Una fuerte risa resonó a través de la Carretera Liphas.

Sonidos discordantes salieron de las pequeñas bocas abiertas en el cuerpo gigante de la Ballena Blanca mientras nadaba tranquilamente en el cielo.




Cuando rugió con su propia boca, vino con tal destrucción que hizo que la tierra se estremeciera. Pero el sonido dado por varias bocas fuera de sincronización era retorcido y repulsivo, como ser arañado por el mismo viento.

El sentimiento desagradable no fue como un golpe a los tímpanos sino, como si pincharan el cerebro de uno con delgadas agujas.

Con ese cambio macabro en la Ballena Blanca, Subaru sintió que la marea había cambiado.

Habían golpeado con ese inmenso ataque sorpresa con la fuerza de expedición. Con Wilhelm desde abajo, añadiendo sus propios ataques concentrados. El daño infringido a la Ballena Blanca no era de ninguna manera mínimo. Después de todo, el poder de fuego combinado era suficiente para matar a Subaru cien veces; si se comparaba con otras bestias demoníacas, era suficiente poder de ataque para acabar con un grupo de Urugarum completo diez veces.

La bestia, bañada en todo eso, había tomado suficiente daño para perder un ojo. Si no era suficiente para terminar con la batalla, Subaru había esperado que al menos resultara en traer a la bestia a la tierra, pero—




“¡Maldición, la niebla…!”

Continuando levantando un estridente grito, la Ballena Blanca esparció niebla de sus incontables bocas.

La niebla se extendió una gran distancia a través de la carretera, su invasión avanzaba a medida que caía pesadamente desde el cielo. El campo de visión de Subaru se volvió progresivamente más blanco, y el efecto del cristal mágico Repeler Noche decreció.

—La Bestia Demoníaca de la Niebla había entrado a su territorio.

Con la visibilidad empeorando, la fuerza de expedición era incapaz de mantener una cohesión ajustada sobre las llanuras envueltas en niebla. ¿Además, no parecía que incluso la Ballena Blanca se estaba camuflando en la niebla, desapareciendo de vista…?

“¡¿Estas bromeando…?!”

“—¡¡Subaru, por favor confíame tu vida!!”

Rem se inclinó hacia adelante y gritó a Subaru, sacudida por la desaparición de la Ballena Blanca. Subaru respondió a su grito profundizando su abrazo del cuerpo de Rem en sus brazos.

Obedeciendo el chasquido de las riendas de Rem, el dragón terrestre se giró, partiendo el suelo cuando empezó a correr.

Ferris, a su lado hace poco, volvió similarmente la cabeza de su dragón terrestre hacia el interior de la niebla. Con la Ballena Blanca entrando a un estado de combate, el contraataque empezaría. Naturalmente, las bajas no podían ser evitadas. Siendo ese el caso, aquí era donde su deber estaba, siendo llamado El Caballero Azul, el mejor de los médicos.

Y sin embargo, a pesar de eso…

“¡¡Todas las tropas, retirada—!!”

…un bramido desde dentro de la niebla resonó, deteniéndolos antes que saltaran al mar de blanco.

Era la voz de Crusch la que escucharon.

¿Que está haciendo? era la mirada en la cara que Subaru levantó, pero en el momento siguiente—

“¡¿Whoa?!”

El cuerpo de Subaru fue sacudido por la fuerza centrífuga cuando el dragón terrestre viró a la izquierda en una decisión espontanea. Al frente, el dragón terrestre se Ferris estaba haciendo su propia vuelta a la derecha de emergencia, resultando en ellos yendo por diferentes caminos.

Y el blanco apareció violentamente en las esquinas de la visión empobrecida de Subaru.




“—¡¿Hey, espera?!”

El centro del camino que habían abierto al separarse fue arrasado por una sola ráfaga de niebla muy densa.

La fuerza de la ola de niebla disparada a través seguramente hubiera tragado los dragones terrestres si lo hubieran evadido un segundo después.

Sin haber visto lo real en acción, uno podría reírse como si tratara de hacer una gran cosa de simple niebla. Pero nadie viendo la naturaleza de esa niebla desde cerca con sus propios ojos nunca lo descartaría tan a la ligera.

La superficie de las llanuras rozadas por la niebla fue arrancada como si se derritiera, con la superficie de la carretera desapareciendo todo el camino desde su inicio.

Un cuerpo humano completamente bañado en esa niebla sin duda compartiría el mismo destino.

“¡Si hubiéramos sido golpeados por eso…!”

Subaru pensó que se había tomado muy enserio la información de antemano sobre la amenaza de la niebla de la Ballena Blanca. Pero la real estaba más allá de sus expectativas.

“¡Así que esta es la misteriosa niebla…!”

La Ballena Blanca, llama la Bestia Demoníaca de la Niebla, tenía niebla que caía ampliamente en dos categorías.

La primera era la niebla de amplia área que había dispersado para expandir su propia área de nadado, como la que había usado para cubrir la carretera. Y la segunda era la niebla aniquiladora,  la cual había borrado un buen pedazo de tierra frente sus ojos justo ahora.

No había visto los medios de ataque hasta entonces, pero fue la última, la niebla aniquiladora, la que causó la destrucción. Y aunque una sola mirada era suficiente para comprender su poder destructivo, había incluso más que eso.

Es decir—

“¡¡Yaaa!!”

En un vigoroso destello, una valiente voz atravesó la niebla mientras algo de repente abrió la escena blanca frente a los ojos de Subaru.

Era el dragón terrestre blanco con Crusch en su espalda el que se mostró en la niebla. Ella probablemente había usado el corte invisible de gran alcance para dispersar la niebla y asegurar su visión.

Crusch bruscamente seco el sudor de su frente, jadeando encima del dragón terrestre. Usándola como una señal al centro de la niebla despejada, los separados elementos de la fuerza de expedición empezaron a reunirse rápidamente.




Crusch miro a través de sus subordinados de cada uno de los escuadrones reunidos y pregunto, “—¿Cuantas personas fueron golpeadas?”

“Nuestro escuadrón tiene doce personas—nos faltan tres.”

“…¿Quienes faltan?”

“¡No lo sabemos…!”

Frente a la impaciencia de Crusch, un hombre en su juventud parecía escurrir su respuesta mientras sacudía su cabeza.




Bajo circunstancias normales, tal intercambio sería incomprensible. El líder de escuadrón, consiente del número de personas en su escuadrón, estaba reportando que no podía recordar los nombres de los miembros perdidos. Seguramente tal loca situación no era posible, y aun…

“Tenemos catorce y hemos perdido uno.”

“Dos hombres en mi escuadrón. Incierto de igual manera.”

“Seis hombres… ¡Lo siento mucho! ¡Nuestra posición era avanzada, y fuimos incapaces de evadir la niebla…!

Reportes similares vinieron uno tras otro, con ninguno capaz de recordar los nombres de sus camaradas desaparecidos.

Era esa circunstancia bizarra la verdadera amenaza de la niebla de la Ballena Blanca.

“¡¡La niebla… aniquiladora…!!”

En shock, los molares de Subaru castañearon mientras el murmuro vino corriendo de su garganta.

Aquellos literalmente aniquilados por la niebla tuvieron incluso las memorias de su existencia borradas de este mundo. Incluso si quedaba prueba de su existencia, ninguna memoria de su existencia permanecía.

Ese era el verdadero significado detrás de Crusch organizando la fuerza de expedición en escuadrones de quince hombres cada uno. Si los escuadrones perdieron hombres debido a la niebla, seria incapaces de incluso discernir quien habían sido golpeado. Incluso así, teniendo un número fijo en cada escuadrón, podían al menos entender el hecho que habían perdido personas.

—Subaru conocía ese miedo misterios por si mismo, puesto que lo había experimentado en la vuelta anterior.

Para Otto, el comerciante ambulante acompañándolo en la carretera, la existencia de un compañero comerciante siendo presa de la Ballena Blanca, y la existencia de Rem, quien se quedó atrás para retrasar a la Ballena Blanca, habían sido completamente consignadas al olvido.

En ese momento, Subaru pensó que Otto había olvidado esas inconvenientes memorias por miedo, pero tenía más sentido que estaba bajo el efecto de la niebla de la Ballena Blanca. Todas las memorias de su compañero comerciante, y Rem, fueron borradas de ese mundo—al igual que cuando, de vuelta en la mansión, incluso la hermana gemela mayor de Rem, Ram, la había olvidado.

Ahora, que lo mismo había sucedido de nuevo. Sin embargo, a pesar de eso—

“Soy el único… que recuerda…”




Aturdido, Subaru expreso ese innegable hecho.

Al igual que en la última vuelta, cuando Subaru nunca olvido el comerciante borrado o Rem, sacrificándose a sí misma para que Subaru pudiera escapar, solo él recordaba.

Dos de los líderes de escuadrón reunidos bajo Crusch… se habían vuelto diferentes personas.

Bañados por la niebla aniquiladora, los líderes de escuadrón originales habían sido borrados. Todos aceptaron al siguiente en línea como líder de escuadrón en su lugar, sin nadie dándose cuenta del cambio repentino en rango.

Frente a esa anormalidad, Subaru supo que la Bruja y la Ballena Blanca fueron cortadas de la misma tela.

Subaru Natsuki continuaba recordando las cosas que todos los demás habían olvidado—ciertamente esto no estaba relacionado con Regreso de la Muerte, un rasgo que solo Subaru poseía.

Crusch observo las caras de la fuerza de expedición y cortó la conversación.

“Ahora que se ha sumergido en la niebla, no podemos saber de dónde ataca. Juntarnos es un mal plan—nos dispersaremos, y usaremos cristales de repulsión de maná.»




Al ver que todos asintieron a la orden en su visión periférica, los ojos de Subaru se agrandaron cuando se dio cuenta de que no veía a Wilhelm ni a Ricardo entre ellos. Seguramente incluso esos dos no fueron borrados por la niebla…?

—Así que has vuelto, Wilhelm.

Pero el nerviosismo de Subaru fue desmentido por el oportuno regreso de una figura de la niebla.

Habiendo atravesado la densa niebla, el Demonio de la Espada se veía aterrador, su cuerpo entero estaba bañado en sangre. Wilhelm limpió las espadas manchadas de sangre, frotando tersamente la sangre de sus mejillas después de pensarlo.

“Me adelante demasiado—¿nuestras perdidas?” preguntó Wilhelm

“Un total de veintiuno… Esencialmente un escuadrón fue aniquilado. Ya ni siquiera podemos esperar honrar adecuadamente la memoria de los caídos.”

Ser borrado por la niebla literalmente significaba que la existencia de uno era borrada. Sin ningún rastro suyo detrás, incluso en las memorias de las personas, había un completo blanco donde ellos habían existido alguna vez en el mundo.

Subaru se preguntó si los lazos y sentimientos, incluso amor, que habían estado ahí hasta ahora, desaparecieron en algún lugar.

Cuando vio más de cerca, Subaru vio un grupo de ligers detrás de Wilhelm, y entre ellos estaban Ricardo, montando a horcajadas su liger extra largo, y los dos tenientes. Aparentemente, como Wilhelm, aquellos peleando directamente contra la Ballena Blanca habían sufrido un daño mínimo.

“La niebla saliendo hace esto difícil. Los cristales de repulsión de mana son escasos, y tenemos menos de los que quisiera… Si los usamos en el lugar equivocado, estamos acabados.”

“Si golpeamos con un ataque concentrado más, seguramente caerá en el suelo. Habiéndola perdido de vista, este es el momento correcto de usarlos, evitando un ataque sorpresa entre otras cosas. ¿Objeciones?”

Cuando todos respaldaron la decisión de Crusch, su mirada se volvió hacia la unidad de apoyo bajo las ordenes de Ferris.

“Ferris, lanza cristales anti-magia con los cañones. Solo dos veces. Debemos usarlos con cuidado.”

“Los preparativos están listos~. En cualquier momento, a tus órdenes.”

Cuando Ferris golpeó su pecho, Crusch bajo su barbilla, mirando a todos antes que la batalla sea reanudada.




“¡Desde ahora la batalla real comienza! ¡La respuesta que queda en sus manos probara que nuestros ataque son efectivos contra la Ballena Blanca! Ciertamente, nuestro oponente es poderoso e incomprensible. En el peor de los casos, no habrá nadie que recuerde nuestras muertes. ¡Sin embargo!”

Crusch, capaz de lanzar golpes cortantes con su sola mano, saco de su cintura la atesorada espada de la Casa de Karsten—una espada sin duda desprovista de uso—y la levantó hacia el cielo, declarando con una fuerte voz:

“Por el bien de los muertos sin nombre en sus lapidas, por el bien de los débiles quien serian amenazados por la niebla en un mundo por delante, la derrotaremos, sin importar lo que tome— ¡¡Síganme!!”

Todo tipo de arma fue levantado hacia el cielo, todos gritando en exaltación como uno.

La niebla se estremeció del increíble surgimiento de moral, encendiendo ferozmente su espíritu de lucha humedecido.

“¡¡Lancen los cristales anti-magia!!”

A la orden de Crusch, las personas bajo las órdenes de Ferris dispararon los cañones al mismo tiempo—en el siguiente momento, con un gran rugido, los cristales mágicos se elevaron alto en el brumoso cielo cuando…

“¡La niebla… se está aclarando—!”

…el brillo de los cristales mágicos rompiéndose en los cielos borró la niebla blanca obstruyendo su vista de repente.

Propiamente dicho, toda la niebla cubriendo las cuatro esquinas de las llanuras no había sido barrida. Al final, todo lo que cambio fue la densidad de la niebla, que había reducido de modo que ya no era difícil mantener una visión clara.

Pero incluso se podría llamar suficiente a ese resultado.

—La niebla de la Ballena Blanca era aparentemente una calamidad forjada por la vasta cantidad de mana que poseía. En otras palabras, la Ballena Blanca dispersaba si mana en la dirección que escogía, y esta se volvía la niebla visible para otros.

Los cristales anti-magia—por derecho, cristales con el efecto de forzar el mana de un área volver a su estado sin color, además de neutralizarla—había usado su poder para anular el mana de la niebla, alejándola.

Era una apuesta peligrosa, si es que los cristales anti-magia funcionaban demasiado bien, también disminuiría la fuerza du sus propias ataques mágicos, pero parecer que no había necesidad de preocupación siempre que pudieran ver los restos de la niebla.

“No suficiente para limpiar toda la niebla, ¿huh?”

“Por ellos, no hay efecto en nuestra propia magia. Yo, también, estoy en óptimas condiciones.”

Rem dio un pequeño asentimiento, pero era el brillo del cuerno en su frente lo que ofreció la verdadera respuesta. El hecho que sintió mana girando alrededor del área y haya empezado a construir la energía mágica de Rem una vez mas era la prueba.

“—¡Muy bien! No puedo quedarme quieto. No he llegado tan lejos para ser inútil ahora. ¡Es hora que subamos al escenario!”

“¡Si! ¡Vayamos!”




Rem tomo las riendas del dragón terrestre, y su relincho emparejo el rebote del trasero de Subaru. Se agarró de las caderas de Rem sobre el dragón terrestre que corría, buscando una señal de la Ballena Blanca en la delgada niebla encima de sus cabezas.

Con Crusch en cabeza, la fuerza de expedición partió también, dispersando sus varias partes para buscar a la Ballena Blanca. Con la batalla continuando en posiblemente cualquier momento, Subaru sintió la tensión secando su garganta por la prisa.

Nadie vio a la Ballena Blanca salir aun. Se sentía como antes que empezara la batalla, cuando esperaron para que la Ballena Blanca apareciera en el cielo nocturno, cuando…

“—Niebla.”

Repentinamente, una mala premonición apareció en el fondo de la cabeza de Subaru.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios