Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 7

Capítulo 3: La Batalla de la Ballena Blanca

Parte 5

 

 

Al aterrizar, el dragón terrestre comenzó a correr instantáneamente. La Ballena Blanca se dejó llevar por la ira y persiguió a evasivo Demonio de la Espada.

“¡Hey, no apartes la mirada, imbécil! ¡¡Te estas enfrentando a un montón de nosotros también!!”




Un único movimiento de la enorme cuchilla golpeó directamente a la Ballena Blanca en la mandíbula con suficiente fuerza para romper varios de los enormes dientes que tenía, haciendo un sonido sordo cuando los molares amarillos fueron mandados a volar.

Era Ricardo, montando un liger, que gritaban mientras galopaban hacia la cara de la Ballena Blanca. Justo como había dicho, el feroz perro tenía mayor agilidad que los dragones terrestres, y estaba usando esa movilidad en toda su extensión, con su maestro en su espalda, cruzando la Ballena Blanca mientras su cuerpo se elevó en el cielo.

“¡¡Hey, no hemos terminado contigo aún!!”

Encima del liger mientras corría, Ricardo lanzó un grito más bestial que el de una bestia mientras balanceaba la enorme cuchilla, La piel exterior se hizo añicos y la carne fue arrancada, todo en una sola carga. Y después de Ricardo…

“¡Muy bieeeen, aquí vamos!”




“¡Hermana mayor, estas demasiado adelante! ¡Todos, ahora!”

Los tenientes gemelos, ambos en las monturas de ligers pequeños, se separaron, emitiendo órdenes a la banda de mercenarios detrás de ellos. Con saltos feroces, un grupo de ligers se enganchó en la Ballena Blanca y comenzaron a correr desenfrenadamente con su cuerpo gigante como punto de apoyo. Agitaban espadas y lanzas, infringiendo daño a la Ballena Blanca como un enjambre de avispas.

Salvo por mover su enorme cuerpo, la Ballena Blanca no tenía ninguna manera de librarse de los intrusos que se aferraban a ella. Su gran tamaño dificultaba pequeños movimientos, una debilidad que fue expuesta. Además, en ese punto—

“¡¡Todas las tropas, aléjense!!”

Cuando la orden de Crusch se abrió paso en el campo de batalla, los Colmillos de Hierro colgando de la Ballena Blanca saltaron fuera de su cuerpo como uno. Todos los ligers aterrizaron ágilmente, y la Ballena Blanca, ahora libre de ellos, dio un gran giro, pensando que era finalmente el momento de contraatacar—pero estaba equivocada en ese pensamiento.

“¡Así que has expuesto tu flanco—!”

El segundo ataque de Crusch golpeó muy por encima de su cabeza, su corte diagonal corría a lo largo del lado de la Ballena Blanca en Angulo, y ese golpe de la espada fue el preludio de un tercer ataque—esta vez, del escuadrón mágico, el cual no había atacado hasta el momento, dedicándose únicamente en el canto.

“—¡¡Al Goa!!”

Del canto compuesto de varios miembros del escuadrón salió una aurora roja caliente. En ese mundo, con ambos el sol y la luna flotando en el cielo, un nuevo segundo sol fue creado, bajo en el cielo y hecho de llamas incandescentes.

Incluso sabiendo que era poder de magia de fuego concentrada, Subaru no pudo alejar sus ojos, boquiabierto ante la conflagración quemando el mundo delante de él. Las olas de calor desprendidas por la bola gigante de fuego, con más de diez metros de diámetro, podía quemar la piel incluso a una gran distancia alejado, quemando con suficiente calor para secar la humedad de sus ojos, incluso con sus parpados protegiéndolos.

Esa gran bola de fuego oscilo, luego gano velocidad.

“¡Uoooo!”

La velocidad dio lugar a aceleración, y aceleración, a gran velocidad. La bola de fuego se dirigió al costado de la Ballena Blanca, luego la golpeo directo en el estómago. A través de sus heridas acumuladas, el fuego ardió dentro de su cuerpo, y la Ballena Blanca gritó mientras sus órganos internos se cocían.

Los mercenarios evacuaron apresuradamente para no ser atrapados en los fragmentos de llamas cayendo sobre la planicie. Subaru y Rem fueron parte de la evacuación, incluso cuando sus ojos continuaron siguiendo a la Ballena Blanca quemándose.

Esa abrumadora, incluso unilateral, circunstancia significaba nada menos que el ataque sorpresa había dado frutos. A ese paso, ¿no sería la bestia demoníaca subyugada sin que sea capaz de hacer algo?

“¡Parece que eso golpeó muy duro! ¡¿Quizás todo ira de esta misma manera?!”

A una distancia fuera de las llamas, Subaru vio a la Ballena Blanca desde la parte posterior del dragón terrestre, agitando un puño cerrado.

Hasta ese punto, habían abrumado completamente a la Ballena Blanca, seguramente no infringiendo poco daño. Con el fallo de la Gran Expedición catorce años antes como precedente, había mantenido su guardia, pero esto lo había puesto de un buen ánimo de fácil victoria. Había mordido el anzuelo muy fácilmente, esto lo hizo sentir eufórico de que una victoria rápida estaba justo delante de sus ojos.

Sin embargo, con lamento, Rem sacudió su cabeza ante el optimista punto de vista de Subaru, mirando a la bestia demoníaca engullida en llamas.

“No—si fuera el caso, el ataque sorpresa habría hecho que cayera al suelo.”

Sus palabras hicieron que los ojos de Subaru se abrieran. Volteó sus ojos hacia la Ballena Blanca, preguntándose a que se refería.




Incluso entonces, la mitad del cuerpo de la bestia demoníaca estaba siendo quemado por gran magia, sin rastro que las llama, extendiéndose por los pelos de su cuerpo, estuvieran extinguiéndose. Los ataque directos de los cañones de cristales mágicos habían dejado varia heridas, y la vista de sangre goteando de ellas era francamente dolorosa.

Pero—

“Su altitud… no está bajando.”

Viendo hacia arriba, vio a la Ballena Blanca quedándose tranquilamente en el cielo.

No era tan alto para que la caballería no pudiera saltar encima, pero sería muy difícil para los hombres desafiarla a pie. Más importante, sin la bestia demoníaca cayendo en el suelo, no podían pasar a la siguiente fase de la operación.

Ricardo se detuvo al lado, llevando con su cuchilla mientras la sangre salpicaba la piel de su cara.

“Jugamos nuestras mejores cartas desde el inicio. Que esa no haya caído significa que esa cosa era más resistente, huh” Él resopló con su hocico canino, sus orejas puntiagudas se movían dijo, “Parece que anotamos un punto, pero no será fácil romper a través de esa gruesa piel por debajo, excepto por una arma como la mía con fuerza bruta o las habilidades del Señor Wil, será una gota más en el cubo.”

“Tal vez eso va para ataques físicos, pero parecía que los ataques mágicos funcionaron, ¿verdad?”




“Dudo que ese sea el caso. A primera vista, parecían ser ataques espectaculares, pero ese pelo blanco dispersa el mana, opacando la fuerza. Mi magia no hizo tanto daño como parece tampoco.”

Rem dijo eso con remordimiento que la magia que representaba su mayor potencia de fuego haya sido ineficaz.

Cuando sus palabras llamaron la atención de Subaru, vio que ciertamente había numerosas heridas superficiales en la carne de la Ballena Blanca, pero ninguna llegaba a heridas profundas que disminuían su habilidad de pelea. Pero al menos…

“Aunque parece que los hechizos de fuego de antes están quemando su pelo bastante bien,”

“Es simple—quemamos ese pelo dispersor de magia y podemos tener esa piel de ballena frita para la cena.

Ricardo mostró ferozmente sus colmillos mientras estaba de acuerdo con la         suposición de Subaru. Con la masiva cuchilla en mano, le dio una palmada al liger en la espalda, saltando hacia la línea de batalla otra vez.

“¡Muuy bieeeen, saquemos lo que queda del saco justo como antes! Crusch, dale a ese chico grande un golpe más en el estómago, ¿puedes?”

Preparando su propio plan, se deslizo bajo la Ballena Blanca y salto a su cuerpo una vez más.

Cuando Subaru vio, Wilhelm, quien estaba seguro que se había distanciado, también estaba apuntando en volver encima de la Ballena Blanca, esta vez desde la punta de su cola. La fuerza de Expedición parecía llegar a la misma conclusión que Subaru y Ricardo y estaba pasando a su siguiente movimiento—en otras palabras, un segundo ataque total.

“En este caso, estarán vertiendo poder de fuego en la Ballena Blanca, así que estaríamos en el camino si nos acercamos. ¿Rem, puedes pegarle con magia como lo hiciste antes?”

“Tomaría tiempo para un encantamiento de fuerza idéntica, y mana de elemento agua no puede hacer daño cuando es dispersada. Cualquier cosa de menor fuerza no tendría suficiente poder de fuego para empezar, así que…”

Si seguía la conclusión de Ricardo de antes, lo que tenía que hacer era que Rem se uniera a las líneas delanteras y se sumara a los ataque de fuerza contundente contra la Ballena Blanca. Sin embargo, si Subaru la hacía hacer eso, él se convertiría en su bola y cadena. Era patético, pero usar su condición física para implementar una operación de señuelo significaba que Subaru no podía enviar a Rem sola.

“Es molesto, pero debo observar hasta que haya algo que pueda hacer…”

Cuando Subaru habló, su dragón terrestre se alejó del campo de batalla a paso lento, y un dragón terrestre diferente se puso al lado.




“Ese molesto sentimiento es el mismo para mí que para ti, meow.”

Era Ferris, montando un dragón terrestre vestido en placas fuertemente blindadas.

“Ferri no tiene ninguna forma de atacar, así que observar es todo lo que puedo hacer. Estoy de alguna manera acostumbrado a ello, pero siempre me desanima, meow.”

“Tal vez, pero tu curación es muy importante para la fuerza de expedición. No te pueden tener en el fuera en el frente. Te suplico, concéntrate en ese trabajo, ¿ok?”

Subaru enfatizo sin rodeos eso a Ferris, aprovechando ese momento para acercarse en su comportamiento normal. La respuesta hizo que Ferris cerrara un ojo con un hmm.

“Realmente has cambiado en un día, meow. ¿Que te pasó?”

“Si tuviera que ponerlo en palabras, me hice un poco más hombre.”

Mientras sus ojos observaban el cambiante campo de batalla, Subaru respondió con una expresión reflectaba, mordiendo pensamientos amargos.

El comportamiento de Subaru provoco que Ferris pusiera un dedo en una mejilla sugestivamente mientras decía, “Subawu, no me digas que Rem te hizo un hombre, meow.

La respuesta era ambos un sí y un definitivo no.




Subaru estaba a punto de lanzar un grito furioso para callar a Ferris por la vulgaridad fuera de lugar.

“¡El Maestro Wilhelm esta—!”

Pero fue interrumpido por el urgente grito de Rem.




Cuando se apresuró a enviar su mirada en la dirección que Rem estaba mirando, vio al viejo espadachín corriendo en la espalda de la Ballena Blanca.

Con una espada, apuñaló el lado trasero de la Ballena Blanca, rasgando el cuerpo de la ballena blanca a lo largo mientras corría. Mientras Wilhelm corría de la cola hacia atrás, el retraso en el chorro de sangre de ballena hacía parecer que unos géiseres lo estaban persiguiendo.

En ese momento, las obras de Wilhelm eran verdaderamente las de un dios enojado.

La Fuerza Expedicionaria levantó sus rostros, con la moral explotando más alto por la habilidad anormal del Demonio de la Espada con la hoja. El ritmo de disparo de los cañones de cristal mágico, el vigor de los mercenarios y los ataques organizados de la unidad de caballería crecieron aún más.

Incapaz de soportar la agonía, la Ballena Blanca se retorció en el aire, completamente incapaz de responder al ataque de la Fuerza Expedicionaria.

Al ver a la Bestia Demoníaca de la Niebla, la calamidad que había causado sufrimiento continuo durante cuatro siglos, en un estado tan patético, Subaru creía firmemente que la marea iba por completo en su camino.

“¡Cheeeeeiiiiii!”

Con un arrebato energético, Wilhelm sacó su espada en una línea hasta la cabeza de la Ballena Blanca, manteniendo su impulso mientras sus viejos huesos saltaban de la punta del enorme cuerpo. Mientras el viejo hombre se doblaba e invertía en el aire—

“¡Aquí tienes!”

La cuchilla de Ricardo coincidió con el tiempo de Wilhelm, levantándose para saludarlo desde abajo. Wilhelm descendió, apuntando a la cuchilla mientras se elevaba hacia su cenit, y las plantas de los pies del Demonio de la Espada se encontraron con el golpe contundente e inminente de la cuchilla.

“¡¡Shii—!!”

La fuerza de Ricardo se sumó a la capacidad de salto de Wilhelm, enviando al Demonio de la Espada a volar como una bala.

Disparadas, las dos espadas de Wilhelm giraron, cortando salvajemente el rostro de la Ballena Blanca. Fue cruelmente rallado desde la punta de su nariz hasta su mejilla, con Wilhelm desatando una puñalada hacia su ojo gigantesco.

“¡¡—!!”

Las espadas gemelas hundieron sus empuñaduras en el ojo izquierdo de la Ballena Blanca, y un líquido claro fluyó fuera del globo ocular devastado.

Wilhelm abandonó instantáneamente las dos espadas clavadas, desenvainando dos nuevas espadas en un instante—de derecha a izquierda, sus cortes cortaron por encima y por debajo del ojo; volteando las cuchillas, agregó cortes verticales a su izquierda y derecha.

Como resultado, el globo ocular izquierdo de la ballena blanca se cortó en cuatro direcciones cuando—

“¡El ojo está cayendo!”

Sacado por cuatro rebanadas, el ojo izquierdo de la Ballena Blanca cayó libremente, y Wilhelm junto con él—

El grito, de cualquier fuente, se convirtió en verdad, y el globo ocular, echando sangre y fluidos, chocó contra el suelo, aplastándose y salpicando.

Wilhelm aterrizó justo al lado, el Demonio de la Espada clavó una espada en el globo ocular, amenazando con perder toda coherencia, y levantándola para que el ojo derecho de la Ballena Blanca pudiera verla.

“—Patético.”

Entonces, las esquinas de sus labios se levantaron en una horrible y triunfante sonrisa.

La Ballena Blanca se había quedado impotente, mientras las sublimes técnicas de combate del Diablo de la Espada lo convertían en deporte.

Estaba claro para todos que su fuerza de combate no estaba determinada por la abrumadora diferencia en el tamaño de sus cuerpos. Quizás fue necesaria la pérdida de su ojo izquierdo para que la Ballena Blanca finalmente aceptara ese hecho…

“¡El color de los ojos de la Ballena Blanca esta…!”

“¡¡Está viniendo!!”

“¡¡Subaru, por favor mantén tu cabeza abajo—!!”

El instante que Subaru se dio cuenta del cambio, Ferris gritó, y Rem aceleró el dragón terrestre.

Debido a que se detuvieron, la bendición de repeler viento no estaba funcionando. Subaru, agarrándose de Rem mientras soportaba el feroz viento y temblando, de alguna manera logro volver sus ojos hacia la Ballena Blanca encima de sus cabezas.




Dentro del campo de visión de Subaru, el estado de la Ballena Blanca cambió.

“¡¡——!!”

La Ballena Blanca, enojada por tener un ojo arrancado, dejó escapar un rugido cuando su ojo intacto se tiñó de un rojo intenso.




El globo ocular, ahora del color de la sangre, pasó como una daga a través de la Fuerza de Expedición, la cual retrocedía para poner distancia entre ellos y la bestia. Inmediatamente después, el cuerpo de la Ballena Blanca tembló de odio e ira cuando un cambio se produjo en su carne.

…en el instante en que comenzó el cambio, Subaru no pudo reprimir una sensación de disgusto que desafiaba las palabras.

La Ballena Blanca abrió su boca.

No, esas palabras eran ambas correctas e incorrectas. Para expresar con más precisión la verdad…

—Las bocas de innumerables cavidades sobre el cuerpo entero de la Ballena Blanca se abrieron y comenzaron a elevar sus voces

“¡¡——!!”

Reverberaciones como voces chillonas brotaban de las innumerables bocas creadas sobre la carne de la bestia demoníaca.

El sonido discordante que uno no creía que existía en ese mundo parecía arrebatar directamente el espíritu de los oyentes, evitando que escucharan para violar sus nervios craneales.

El daño no se detuvo solo en los seres humanos. Los dragones terrestres y los ligers empleados como monturas se detuvieron en seco, atrapados por el miedo instintivo y primordial.

La Fuerza de Expedición fue superada en el peor momento en el que no tenía defensas desde el inicio de la batalla para derribar a la Ballena Blanca.

Y entonces…




“…Ah…”

Levantando un coro, las innumerables bocas arrojaron una inmensa cantidad de niebla.

En un abrir y cerrar de ojos, la niebla se derramó sobre las llanuras, y el mundo iluminado por el efecto de Repeler Noche se borró en blanco.

Con su visión obstruida y todo su cuerpo encogido, Subaru comprendió que la Ballena Blanca los había reconocido como sus enemigos.

Era la Bestia Demoníaca de la Niebla levantando un grito de guerra que anunciaba el verdadero comienzo de las hostilidades.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios