Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 7

Capítulo 3: La Batalla de la Ballena Blanca

Parte 2

 

 

Afortunadamente, la fuerza de expedición llegó a salvo a su destino sin ningún problema.

Como fue previsto, llegaron cinco horas temprano—la brillante luna acababa de levantarse en la noche de la batalla decisiva.




La fuerza de expedición se desplegó, unidas con la vanguardia, y procedió a inspeccionar armas y a repasar la operación una última vez. Naturalmente, Subaru participo en la discusión, y mientras los detalles de la operación se resolvían, se incluyó la forma en que se maniobrarían todos, el tiempo restante antes de la pelea era tiempo libre.

Y mientras pasaba su tiempo antes de la operación con varios pensamientos corriendo a través de su cabeza, Subaru—

“Es… seguramente enoooorme.”

“Pareces muy feliz, Subaru”

Mirando arriba hasta el punto que su cuello le dolía, Subaru casi no pudo ver la punta del árbol porque el tronco era muy alto. Con la forma en que sobresalía de la tierra, sus grandes raíces extendiéndose alrededor de su base, Subaru no pudo mantener sus sinceros sentimientos de emoción fuera de sus labios.

“Los hombres son criaturas impresionadas por cosas grandes y fuertes por naturaleza. Estuve muy impresionado la primera vez que vi un dragón terrestre, pero la Madre Naturaleza no lo hace nada mal! Ese tipo Flugel hizo un buen trabajo.”

Mientras tocaba el tronco del árbol, Subaru alabó el trabajo del sabio que se decía haber plantado el árbol. Aparentemente, él fue importante, pero nadie sabía que había hecho además de plantar ese árbol; pero incluso si ese era su gran hazaña guardada en la historia, no era un problema. El nombre Flugel era increíble también.

“Ah, aunque debo tallar el nombre de alguien en el tronco. No somos estudiantes en un viaje de campo, así que solo es, bueno, buenos modales. Rem, préstame un cuchillo.”

“Incluso por ti, Subaru, estará enojada si haces eso, como todos.”

Rem gentil y adecuadamente reprendió a Subaru por su ardiente y rebelde deseo de tener su nombre tallado. Luego, mientras Subaru ponía una mala cara, ella le dio una pequeña sonrisa y miro arriba hacia el Gran Árbol.

“¿Aquí es donde la Ballena Blanca aparecerá?”

“Si, vendrá. Cuando sea el momento, este teléfono cel… este metia sonará.”

Subaru tomo el teléfono celular de su bolsillo, jugando con el dándole vueltas. La alarma ya había sido puesta para sonar cuando la Ballena Blanca fuera a emerger.

Esas fueron las mismas palabras que había dicho durante su última reunión, y la explicación para Crusch para la cual había exprimido su cerebro para pensar. Se sintió culpable por no divulgar la verdad, sintiendo que tenía que compensarlo consiguiendo resultados.

Por supuesto, no exponer la verdad incluso a Rem tiró de su corazón, pero—

“Así que este metia nos alertara de la presencia de una bestia demoníaca…”

“Mm, eso es correcto. Dicho sin rodeos, si no fuera por esto, mi valor esta vez seria cerca de…”




“—Esa es una mentira, ¿verdad?”

Cuando Rem dijo eso con ojos entrecerrados, Subaru estaba seguro que su corazón se detuvo. Dejando salir una voz que ni siquiera era un jadeo, sus latidos se reiniciaron tardíamente.

“—”

¿Que le había dicho rem justo ahora?




Debo haberla escuchado mal, Subaru esperó en vano, pero los ojos con los que Rem lo miraba rompieron esa esperanza en pedazos.

Ella lo había dicho, y con convicción.

“¿Qu-Que estás diciendo? Sabes lo que me harían si estuviera mintiendo acerca de algo como…”




“Recurrir al dialecto de Kararagi no te queda, Subaru.”

“Er, el hecho es, incluso Crusch y los otros lo aceptaron, así que no puede ser una mentira.”

Aclarar las cosas no estaba funcionando con Rem. Incluso así, Subaru esconder la verdad, si esta era revelada, no había duda que esto anunciaría el empeoramiento de la situación. Si la mentira era expuesta, Subaru ya no sería consistente con las circunstancias conocidas como Crusch y los otros, por lo tanto la única manera de cuadrar esas inconsistencias seria explicar su Regreso de la Muerte.

Por supuesto, siempre y cuando obedeciera el tabú impuesto por la Bruja, no podía revelar el Regreso de la Muerte a nadie, tanto más debido a que las bromas jugadas por las manos de la Bruja habían progresado hasta aplazar el corazón de Emilia. Si tuviera que adivinar quién sería la siguiente víctima, está claro que bien podría ser Rem.

—El absolutamente no podía dejar a Rem conocer la verdad.

Y sin embargo, Rem lentamente negó con la cabeza ante las excusas de Subaru.

“Crusch y los otros meramente decidieron que no era necesario para ti mentir. Si arriesgabas eso, no serias solo enemigo de Lady Crusch, sino también de Anastasia y todos mercaderes del gremio, Maestro Russel incluido. Eso no tendría sentido.”

“Eso es…”

Era una verdad innegable.

De vuelta a la mesa de negociación, Crusch pudo seguramente haber ofrecido cualquier cantidad de refutaciones a Subaru. Russel y Anastasia, ambos negociadores experimentados, podrían haber hecho lo mismo. Solo podía concluir que el hecho que hayan cerrado sus ojos a sus incompetencias y aceptado las negociaciones de igual forma no era debido a la confianza en Subaru, sino en un juicio basado en las circunstancias.

Subaru había preparado el lugar y a las personas para la negociación. No había necesidad para Subaru de engañarlos. Por supuesto, el cálculo que ellos pensarían de esa manera era uno de los seguros que Subaru había usado.

Pero eso se basó en nada más que los pros y los contras del éxito de alinearse sobre el hielo más delgado.

El tipo de “mentira” que Subaru estaba viendo era basado en una falsa impresión inicial. Y era el tipo de mentira que necesitaba nunca ser expuesta para traer resultados…nunca.

Pero era diferente en lo que a Rem se refería.

Entonces, como siempre, Rem se mantuvo como el aliado de Subaru. Subaru estaba profundamente consiente que Rem era ahora la persona más cercana a él en el otro mundo.

Continuar mintiéndole a Rem tenía un significado completamente diferente que mantener el engaño con Crusch y los otros. Hacerla aceptarlo después que ella se haya dado cuenta que era falso dejo una impresión enteramente diferente: es decir, él no revelo la mentira a Crusch y a los otros porque los pros y los contras se alineaban de esa manera, pero él no lo revelo a Rem porque no confiaba en ella

El no podía hacer nada si eso la hacía pensar de esa manera, ya sea que lo hiciera o no, el absolutamente no podia revelarle la verdad…

“Rem, yo…”

“Está bien, Subaru.”

“¿Huh?”

Subaru planeó usar palabras para de alguna manera suavizar las cosas y proteger a Rem. Pero Rem rechazo eso con un movimiento de cabeza y una delgada sonrisa en sus labios.

Con Subaru tan sorprendido para cerrar su boca, Rem le mostró una mirada sincera y habló.

“Te entiendo lo suficiente para saber cuándo estas mintiendo, Subaru. Te he estado observando mucho, mucho tiempo, después de todo.”




“Con una sonrisa tímida y sonrojada, Rem provocadoramente puso un dedo en sus labios. Luego, movió el dedo en dirección de Subaru y continuó.

“También sé que no me dirás la razón de la mentira. Pero el hecho que no me cuentes acerca de ello no me molesta tanto, sabes.”

“—”

“Después de todo, yo creo en ti, Subaru.”

En la base del Gran Árbol Flugel, una brisa pasó entre los dos mientras se veían uno al otro.

Con Subaru aturdido en silencio, Rem gentilmente puso una mano en su pecho y declaro delante suyo, “Subaru, si dices que sabes dónde aparecerá la Ballena Blanca, creo en ti. Si dices que el Culto de la Bruja está detrás de Lady Emilia y los otros, creo en ti. Incluso si dices que la luna caerá y destruirá esta nación, creeré en ti, Subaru.”

“…Bueno, yo no iría tan lejos.”

“Si, supongo que no. Pero eso es lo seria que soy.”

La sonrisa desapareció, y Rem miro a Subaru con ojos serios. Luego, silenciosamente bajo sus cadera, agarro los bordes de su falda con sus dos manos y la levantó levemente.

“Te adoro con todo este cuerpo y todo este corazón, Subaru—por lo tanto, ahora y en el futuro, yo nunca, jamás dudare de ti, Subaru.”

“—”

“Así que no es necesario que te empujes a un rincón para hacerme creer tu mentira.”

Subaru apenas logro contener el calor que brotaba de su garganta.

Presionó las esquinas interiores de sus ojos, volvió su cara hacia arriba, y abrió su boca temblorosa y exclamo, “¡Ahh! ¡Hombre, ver este árbol gigante realmente aumenta la tensión!”

“Si, supongo.”

“¡No seré capaz de calmarme a menos que este mirando arriba hacia este árbol! ¡No hay otra razón para nada, pero no seré capaz de mirar abajo por un momento!”

“Si, supongo que no.”

Subaru hizo un show para mantener su cara hacia arriba y que las lágrimas no cayeran. Era un engaño muy frágil, pero Rem, envuelta por gentil benevolencia, no le dijo nada.

En ese momento, Subaru entendió la verdadera extensión de su propia idiotez completamente de nuevo.

Si tan solo pudiera haberle revelado todo a Rem desde el principio. No podía haberle contado todo, pero si al menos le hubiera transmitido la tragedia que aún estaba por venir, sin duda Subaru se habría salvado de que la tragedia se repitiera una segunda y tercera vez.

Subaru no podía explicar las razones del porqué, así que pensó que nadie le creería si decía algo. Además, decidió que tenía que ir solo, encaminándose a varios fracasos una y otra vez.

Pero Rem era diferente.

Ella no preguntaba por una razón. Ella creía en Subaru, incluso si él no lo explicaba. Justo como en ese momento, ella perdonó a Subaru, en su gentil y cariñosa manera, por no decir la verdad.

“Esto es cuando, en vez de disculparte, dices gracias, ¿huh?”

Habiendo desesperadamente contenido sus lágrimas, Subaru de alguna manera logro mirar a Rem una vez más. Rem hizo una sonrisa radiante y asintió a su respuesta.

“Para ser honesto, siento que solo soy capaz de devolver todo lo que me has dado en piezas súper pequeñas, Rem…”

“Eso no es así.”

Rem bajó su cabeza ligeramente y rechazo las palabras de Subaru.

“Realmente entiendo que hablar así solo te traerá sufrimiento, Subaru. Que haya hablado independientemente es mi propio egoísmo.”

“No pienso de eso así para nada. Yo soy el malo escondiendo cosas.”




“Pero es realmente egoísta de mi parte. Lo siento.”

Las palabras fueron modestas, pero cuando Rem levanto su rostro, su expresión era resplandeciente. Viendo a Subaru vacilando felizmente por la inconsciente vista, Rem inclino su cabeza.

“Pensé… que sería bueno si compartieras con los otros un poco de tu carga. Como soy ahora, que no tuvieras a nadie me hace… insoportablemente triste.”

“Yo…”

En ese momento, Rem transmitió su resolución, la firmeza de sus sentimientos.

Subaru se apoyó en el tronco del Gran Árbol y respiro hondo.

“Yo… amo a Emilia.”

“Si.”

Él repitió las palabras que había dicho antes a Rem.

Él sabía que esas palabras la herían profundamente, que eran palabras que la hacían sufrir, y aun así Subaru se las dijo una vez más.

Sin embargo—

“Pero…”

“—”

“Cuando estás conmigo, mi corazón tiembla… Adelante. Probablemente pienses que soy un tipo terrible ahora.”

Se preguntó si la palabra terrible si quiera era suficiente.

Pero eran los sentimientos honestos de Subaru.

Porque aunque sabía que no podía responder a las esperanzas de Rem, solo sus palabras habían calentado su corazón así.

De alguna manera, la respiración que Rem dejo salir parecía caliente mientras decía:

“Verdaderamente, eres una persona terrible, Subaru.”

“…Lo sé.”

“Eso fue una mentira. Te amo.”

“Lo… sé, cielos.”

La cara de Subaru se puso roja como un tomate cuando ella declaró claramente cómo se sentía de nuevo.

Si no fuera de noche, ese enrojecimiento seguramente habría sobresalido. Subaru le dio la espalda, como si tratara de esconder la superficie roja de su cara, y comenzó a alejarse del árbol.




“Es tiempo de volver” dijo. “Necesitamos preparar nuestra mente y cuerpo para cuando aparezca la Ballena Blanca.”

Antes de pasar enfrente de Rem, agarró su mano derecha que colgaba.

Cuando su mano fue agarrada, Rem levantó su voz en un pequeño ah, pero inmediatamente se apresuró a seguir el ritmo de Subaru, mirando al costado de la cara del joven, uno que él no quería que viera, con ojos provocadores mientras decía:

“Subaru.”

“…¿Que?”

“Me conformo con ser tu segunda esposa.”

Esas eran palabras para hacer que un hombre se detuviera sin saberlo.

Cuando Subaru, incapaz de resistir, miro hacia ella, Rem hizo una cara como la de un adorable cachorro, aparentemente meneando su cola mientras esperaba la respuesta de Subaru.

Oh, santo cielo, ¿hasta donde va a llegar esta chica—?

“Si Emilia-tan es una generosa primera esposa…”




“Bueno entonces, cuando volvamos debes convencer a Lady Emilia. Me esforzare mucho también.”

Rem apretó su mano libre en un puño, muy animada mientras hablaba con una sonrisa.

Hablar bromeando así rompió toda la tensión, demostrando cuan débil era Subaru. El verdaderamente no podía seguirle el ritmo a esa chica.

Ningún hombre podría seguirle el ritmo a una mujer, sea Emilia o Rem en este tipo de situación.

No es que realmente le importara aceptar esa debilidad en particular, comparada con las otras que había conocido hasta la fecha…

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios