Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 7

Capítulo 3: La Batalla de la Ballena Blanca

Parte 1

 

 

Con la Duquesa Crusch Karsten en cabeza, la nueva expedición para vencer a la Ballena Blanca avanzó.

Era la primera operación de este tipo desde la Gran Expedición de hace catorce años, emprendido con la expectativa de un feroz combate  que pocos verían.




La fuerza de expedición reunida por la campaña estaba bajo las órdenes de Crusch—con Wilhelm Van Astrea, miembro de la familia de Santos de la Espada, nombrado como capitán.

Las tropas al servicio de Wilhelm estaban divididas en quince escuadrones, con cada uno dirigido por uno de los viejos veteranos que habían atendido al llamado de Crusch en el gran hall. Cada escuadrón estaba compuesto por quince hombres, así que las fuerzas combinadas bajo las ordenes de Crusch eran aproximadamente 220.

Sin embargo, la fuerza total de combate no estaba limitado a eso. Un vagón bajo las órdenes de Russel estaba aparentemente corriendo delante de ellos al sitio de la batalla decisiva, el Gran Árbol Flugel, para poder empezar a transportar los suministros necesarios para el despliegue.

Además de eso, trece miembros de los hombres bestia del grupo mercenario Colmillos de Hierro, contratados por Anastasia, se habían unido bajo el mando de Ricardo. Ricardo estaba al mando en general con dos tenientes que le informaban.

Y los “tenientes” de los colmillos de Hierro eran…

“¡Soy Mimi!”

“¡Soy Hetaro!”

Con gran energía, los dos hombres bestia parecidos a gatitos saludaron, luego cortésmente hicieron una reverencia.

Tenían un pelaje naranja, y sus cabezas ni siquiera llegaban a las caderas de Subaru. Tenían caras adorables, y realmente, las túnicas blancas como la nieve que les cubrían hasta el cuello les sentaban muy bien, así que si Subaru tuviera que expresar sus pensamientos sin rodeos—

“¡Son tan lindos que quiero robármelos!”

“¡La señorita también dice eso mucho!”

“Ah-ahí vas diciendo so de Nuevo, hermana…”

La niña que se hace llamar Mimi se rió vibrantemente ante el pensamiento de Subaru, con el joven chico llamado Hetaro con una expresión extrañamente agitada cuando la reprendió. Basado en como la llamó, eran hermanos—probablemente mellizos. Se veían como una hermana mayor machona con un obediente y dócil hermano menor siguiéndola.

Subaru no tenía objeción de su encanto, pero lo que importaba aquí no era la apariencia sino la habilidad. Ellos realmente no estaban dirigiéndose a un picnic.

“No es como si dudara de ustedes, pero… ¿realmente son tenientes?”

“¿Mm? ¿Señor, ha conocido a Mimi en algún lugar antes? Mmmm, no puedo recordarlo, pero realmente se siente así…”

Mimi cruzó sus brazos e inclino su cabeza, pero Subaru lo paso por alto con una sonrisa forzada.

No podía evitarse que ella no lo recordara. Para Subaru, la primera vez que conoció a Mimi fue durante los eventos de la última vuelta. Además, no era una ocasión que quisiera recordar.

Sin embargo, entonces y ahora, la alegría sin fondo de Mimi se mantuvo igual…

“No te preocupes por ello. Mi nombre es Subaru Natsuki. ¿Entonces ustedes dos son buenos?”

“¡Okay, no te preocupes! ¡Mimi y Hetaro son los mejores! ¡Si TB está con nosotros, somos incluso más fuertes! ¡Súper mejores! ¡Ka-ching!”

«Err, si, es correcto. Hermana mayor y yo trabajaremos duro.”

El hermano menor tomo las riendas de su presumida hermana mayor y de alguna manera la puso bajo control. Viendo a esos dos, Subaru tuvo que preguntarse si el mundo tenía otras hermanas mayores además de las que hacen a sus hermanos menores seguir sus pasos.

“¿—? ¿Cuál es el problema Subaru?”

Cuando Subaru, albergando esa pregunta, miro a Rem, ella inclino su cabeza con una expresión de duda y una adorable sonrisa. A ese punto Subaru había aclarado su garganta, volviéndose para encontrarse con Mimí mientras decía, “Bueno, eso es mucha confianza. Teniente no es algo que puedas ser a menos que seas una persona importante.”

“En lugar del capitán y hermana mayor, yo doy órdenes a todos los demás.”

“Ahh, ya veo… Trabajo duro, huh.”

Subaru Imagino a la hermana mayor corriendo al lado del agresivo gigante, deslizándose por todo el campo de batalla con una risa sincera. Eso significaría, teniente o no, Hetaro era el único verdaderamente realizando las tareas apropiadas. La linda hermana mayor era como una imagen de ingenua imprudencia dibujada por un niño.

“Seguiremos las ordenes de Lady Crusch en la medida posible, pero tenemos nuestra propia manera de luchar. Pensé que sería mejor informarte de esto para minimizar el caos, Señor Natsuki… Er, ¿Señor Natsuki?”

“No, solo estoy sorprendido de que seas tan agudo y serio. Esa atención al detalle es comparable con Rem.”

“Mm-hmm, ¡es increíble!”

“Ahora harás que tu hermana mayor se deje llevar de nuevo… Tan lindo.”

Por alguna razón, Mimi fue la que se hinchó de orgullo cuando vio la franca evaluación de Hetaro por parte de Subaru. Hetaro tenía una expresión de consternación por la cara de Mimi, solo para deslizarse en lo que realmente pensaba al final.

Subaru agregó el inconveniente de las hermanas grandes excesivamente mimadas a la lista de dudas que tenía sobre los gemelos de ese mundo. Hetaro también estaba en la liga de Rem en ese punto. Crecer con Mimi seguramente tuvo una gran influencia sobre Hetaro.

Habiendo terminado de reunirse con los hermanos, Subaru miró su teléfono celular para ver la hora.

—Doce horas restantes antes que la Ballena Blanca apareciera.

Tenían aproximadamente la mitad de la distancia que les quedaba hasta su destino, probablemente dándoles aproximadamente cinco horas después de su llegada hasta la batalla decisiva.




“Una vez que lleguemos al Gran Árbol, tendremos que repasar la operación una última vez… Parece que tenerme corriendo va a crear un poco de caos”.

“Esta vez, me tendrás a tu lado, Subaru, no permitiré que se repita lo que sucedió cuando luchamos contra los Urugarum.”

Rem respondió al comentario de Subaru con una resolución tranquila ardiendo en sus ojos.

“Realmente me opongo a esto. Creo que usar el aroma de la bruja para atraer a la Ballena Blanca es demasiado peligroso… y en primer lugar, el hecho de que el olor provenga de ti es…”




“Usaré todo lo que pueda. Si agrega un décimo de porcentaje a la posibilidad de ganar, esa es una apuesta que tomaré. Me quedo corto en tantos niveles, que si ni siquiera hago esto, nunca lo compensaré.”

“Eres increíble, Subaru.”

Incluso ante la determinación de Subaru, esto fue algo que Rem se negó obstinadamente a dejar ir. La forma en que parecía hacer un puchero cuando apartó la cara era una muestra rara de una oleada de emociones, haciendo que la sonrisa de Subaru muy suave.

Subaru sintió con demasiada agudeza el cambio obvio en el comportamiento de Rem en el último medio día. Desde el incidente de las bestias demoníacas, estaba convencido de que Rem le había abierto el corazón, pero fue solo el día anterior cuando sus corazones se conectaron en un verdadero sentido.

Quizás Rem había percibido que donde el tiempo se había detenido, había comenzado a moverse una vez más. En verdad, fue así.

Es por eso que—

“Quiero ganar eso.”

Silenciosamente, Subaru expreso esa esperanza.

En la actualidad, las cosas se habían acelerado hasta tal punto que ni siquiera se las habría imaginado durante sus intentos anteriores. Donde nadie lo escucharía sin importar cuánto suplicara, esta vez, ellos aceptaron su petición. Las relaciones con la facción Crusch, destinadas a la ruptura, fueron buenas. Dejando a un lado la exposición de todas las cosas vergonzosas dentro de él, no era un alarde decir que su relación con Rem ahora era un vínculo mucho más fuerte.

Pero, por otro lado, era un hecho que las cosas se habían desarrollado de una manera más peligrosa que nunca.

Incluso en ese momento, la amenaza de la Ballena Blanca se grabó en la mente de Subaru, tan clara como el día. Incluso el poder de Rem había resultado completamente desigual en la pelea contra su enorme armazón volador, capaz de enviar un carruaje dragón volando en pedazos sin siquiera un ataque, sino con un golpe de su cola. Sus fauces abiertas se tragaron un dragón terrestre y toda la tierra debajo de él.

El solo pensamiento de que se dirigía a enfrentar esa cosa hacía temblar sus extremidades, pero no podía dejar avanzar

Sin embargo, aun cuando la mente de Subaru retrocedió hacia la debilidad…

“—”

Rem, sentada a su lado, miro a Subaru como su pudiera ver directo a su mente.

Un débil e impotente Subaru Natsuki no se podía permitir ante los ojos de Rem.

“Incluso yo sé que la resolución no soluciona todo, pero…”

Incluso si paraba de ser pesimista, eso no significaba que su suerte había mejorado dramáticamente. La ruta en la que estaba tenía un peligro aun mayor por delante, y todavía no podía decir que las preparaciones eran ideales.

Todo lo que Subaru podía hacer era lo que pensó que era mejor en el tiempo limitado disponible para él, reuniendo a las chicas y sus aliados por ayuda y dejando todo el resto que queda por delante al poder de otros. Dicho esto, Crusch y los otros no buscaron nada más de Subaru, lo cual no era absolutamente porque tachando a Subaru como un alborotador inútil.

Pero cuando el momento llegara, el haría lo que pudiera con todo lo que tenía.

Debido a que las cosas que Subaru podía hacer ocupaban un rango tan estrecho, tenía que al menos llegar al límite de lo posible, pensando en que podría hacer dentro de esos límites.

“En otras palabras, es lo mismo de siempre. Aunque supongo que no es necesario decir eso.”

“¿Que pasa, chico—? Esa es un cara con una mirada decidida la que tienes ahí.”

Abruptamente, Ricardo, montando al lado de la línea de los carruajes dragón, observó a Subaru, riéndose mientras hablaba.

Mirando atrás hacia el hombre bestia con cabeza de perro, Subaru firmemente doblo las puntas de sus labios.

“Es verdad. Te tomó tu tiempo, pero es roca sólida. Soy realmente impresionante cuando me decido por algo, ¿ok? Sin importar lo que pase, no me rendiré en el futuro, incluso si eso me mata.”

“¡Esas son las palabras de un hombre! ¡La señorita estará realmente feliz de oír eso! ¡Como supuse, tu eres el amigo que la señorita necesita!”

“No creo que sacudir su mano fuera del gran escenario sea algo malo, tampoco… Ah, pero si me llevo bien con Anastasia, hay un tipo problemático ahí también…”

Recordando a Anastasia le hizo recordad la visión de un hombre guapo a su lado como el paquete completo.

Incluso su paliza en los terrenos del desfile a manos de Julius parecía hace mucho tiempo. El había experimentado el tiempo en el nivel de semanas, a pesar que solo habían sido cinco días o más en tiempo real.

Luego, las palabras de Subaru trajeron una enorme e irreprimible sonrisa en la gran boca de Ricardo.

Por la reacción y la mirada desafiante en sus ojos, parecía que él había escuchado todo acerca de la humillación de Subaru. Naturalmente, Subaru volteo su mirada en un mal humor visible.

“Si vas a reírte, ríete bien y fuerte. Incluso yo puedo apreciar cuan poco leí el ambiente en ese entonces.”

“¡Hey, espera! No es que lo encuentre divertido, es algo más. Bueno, te darás cuenta tú mismo, ¡así que soltarlo todo aquí solo sería ser grosero!”

Así convencido, Ricardo acarició su propia melena mientras cortaba el tema. El comportamiento sugerente llamó la atención de Subaru, pero incluso si presionaba el punto, las probabilidades de una respuesta eran escasas.

“De paso, he querido preguntarte algo desde que salimos…”

“¿Que? Pregúntame lo que sea. ¡Somos compañeros, chico! Si no es nada loco, hablare de cualquier cosa! ¡Y si lo es, depende de que tema sea!”

“Esa parte suena como el Kararagi dentro tuyo hablando… solo estaba pensando, esas criaturas gigantes como perros que están montando son algo increíble.”

Subaru señaló debajo de la cadera del entusiasta Ricardo a la criatura que montaba, sin saber cuál era la mejor manera de abordar el tema.

Las bestias que montaban los Colmillos de Hierro de Ricardo eran criaturas completamente diferentes de los dragones terrestres. La comparación más cercana era con un perro enorme, pero los enormes marcos de los carnívoros rivalizaban con los leones y tigres de su mundo original, y su velocidad y resistencia no eran de ninguna manera inferiores a la de los dragones terrestres

El comentario de Subaru trajo una expresión de comprensión de Ricardo cuando le dio una palmada a la bestia en la espalda.

“No los ves mucho en estas partes. Estos bichos se llaman Ligers. Son tan preciados en Kararagi como lo son los dragones terrestres aquí. Son muy territoriales, así que es difícil criarlos, por eso no hay muchos en Lugunica o en otros países.”

“Ligers…”

Cuando parpadeo y vio, Subaru pensó que estaba viendo algún tipo de pariente de los Urugarum con lo que tenía historia. Afortunadamente, no había signos de cuernos en sus cabezas, y comparados con esas bestias demoníacas, sus caras eran claramente más adorables. Si las bestias demoníacas se parecieran mas a lobos, el podría decir que los ligers definitivamente se veían más como perros.

Pero teniendo a Ricardo, un hombre bestia tipo perro, montando encima de un perro súper enorme era un poco—

“De alguna manera, es un sentimiento muy extraño, como si alguien debiera pintar esto… ¿pero no te sientes incomodo?”

“Algunas veces las personas mencionan eso, pero no realmente. Quiero decir, soy un hombre bestia, este es un animal, gran diferencia entre nosotros… Ah, ahora que lo mencionas, algunos tipos pueden enojarse si dices eso. Aunque a mí no me importa.”

“Nah, solo me preguntaba si debía decir algo o no. Disculpa, fue mi culpa.”

“Gah-ja-ja, ¡Bueno eso es algo muy honesto de tu parte!”

Descubriendo sus dientes mientras se reía, Ricardo le dio un buen masaje a la parte posterior del cuello del lagarto. El Liger no reaccionó ante la acción de su amo, pero la forma en que se dejó mimar en silencio por su dueño ciertamente lo hace parecer un perro bueno y leal. Incluso con la diferencia de tamaño, al parecer no había perdido ninguna de sus virtudes caninas.




“Los ligers no tienes los caballos de fuerza que tienen los dragones terrestres, pero su agilidad es mucho mayor. ¡Solo mira, una salvaje batalla para enviar el paquete de ballena es parte de nuestro servicio!”

“Caballos de potencia, huh. Supongo que aun miden el poder animal así, incluso con dragones y perros por todos lados… Aunque no es como su haya visto un caballo.”




Había oído directamente de la boca de Emilia que ellos existían, pero él no había visto uno en ese mundo aun. Aparentemente, su tasa de uso era muy baja.

Después de eso, Subaru señalo a la fuerza de expedición en marcha detrás de ellos.

“¿Así que menos caballos de fuerza es por qué tienen grupos de perros para jalar cada carruaje? ¿Por qué no dejan a los dragones terrestres jalando la carga? No quieres que los perros se cansen antes del evento principal.”

“Hey, debemos mover nuestras cosas por nosotros mismo. Además, no te preocupes, cualquier liger jalando la carga ha sido entrenado apropiadamente para ello. No los mimamos y ningún enemigo los botara a sus pies, Ballena Blanca o no.”

Con un trago, Subaru de alguna manera detuvo su confusión mental interna para que no saliera a su cara. Por otro lado, Ricardo no notó la sorpresa de Subaru mientras hablaba.

“Nunca sabes lo que te encontrarás en la carretera, como bandidos o lo que sea. Si se toma demasiado tiempo, llegará tarde, y ese es el peor resultado de todos. Así que al menos tenemos que ser capaces de llevar cosas por nosotros mismos.”

“…De ninguna manera hay bandidos que tengan las agallas de atacar a un grupo completamente armado como ustedes. Si lo hicieran, no sería valiente—sería un deseo de muerte.”

“¡Ese es un buen punto!”

Ricardo se echó a reír y, moviendo su mano hacia Subaru, se alejó del carruaje dragón. Tomó su posición a la cabeza de las monturas bestia mientras las personas alrededor suyo miraban la ruidosa conversación

“Parece ser que el Maestro Ricardo está dando vueltas hablando así para aliviar la tensión de todos antes de la batalla.”

“—”

Observando a Ricardo alejarse en la distancia, Subaru escucho el suave susurro de Rem en su oído. Una sonrisa amarga apareció en la cara de Subaru cuando se dio cuenta, repentinamente, que el hombre bestia estaba preocupándose por él.

“Y yo aquí pensando que había endurecido mi determinación…”

Significaba que el aún se veía muy joven desde la perspectiva de su superior—a pesar que la inminente batalla con la Ballena Blanca no era más que el primer obstáculo, con otros esperando.




“Cielos, puedes decir, ‘avanza, héroe,’ pero es más fácil decirlo que hacerlo.”

Subaru murmuro en voz baja para que Rem no lo oyera, pero sus mejillas formaron una sonrisa.

Las cosas que tenía que hacer y las cosas que quería hacer eran una y la misma, y tenía a alguien a su espalda para empujarlo a hacerlas—supuso que eso hizo que valiera la pena.

Su moral estaba en su máximo punto en la víspera de la batalla que se aproxima.

“—Ahora, hagámoslo, Señor Destino.”

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios