Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 7

Capítulo 2: Víspera de la Batalla Decisiva

Parte 2

 

 

Subaru se preguntó qué tan profunda era la venganza de Wilhelm.

Todos sabían de, y temían, a la Bestia Demoníaca de la Niebla, un poderoso enemigo en gran parte debido a como todo acerca de la criatura estaba envuelto en misterio—y aun así, por sí solo, este viejo hombre continuo peleando contra ese ser.




“Pero cuando finalmente lo descubrió, nadie creería una palabra de lo que dijo.”

Así que el Viejo espadachín paso noche tras noche manteniendo a raya su deseo de venganza mientras estudiaba los tomos con ojos llenos de sangre. Y aun, cunado su fervor finalmente se volvió en una pista tangible, nadie tenía el poder para actuar—

“Las heridas del reino después de la Gran Expedición aun eran profundas. Con el trono vacío, no había nadie que podía ayudar al Viejo Wil. Nadie tenía la voluntad para pelear contra la Ballena Blanca, o los suministros que dar… Creo que el Viejo Wil estaba al borde de la desesperación cuando no pudo encontrar a nadie que cooperara con él.”

Wilhelm había ansiado por venganza, sin embargo ni siquiera podía arrastrarse hasta los pies de su odiado enemigo.

Subaru sabia la desesperación que venía de la aplastante impotencia, porque la debilidad era un pecado del que él mismo no podía escapar.




“Parecía como si pensara en dejar atrás todo y todos los que conocía para luchar contra la Ballena Blanca completamente solo. Creo que su vergüenza por no pelear contra ella era más pesado que el hecho que no podía ganar—los hombres son realmente idiotas. Su esposa no hubiese querido que hiciera eso, estoy seguro de ello.”




“Supongo que no…”

Si, fue Rem, callada hasta ese punto, quien estuvo de acuerdo con Ferris.

Rem puso su mano en su propio pecho mientras miraba suavemente a Subaru con sus ojos azul pálido.

“Quiero que la persona que amo viva feliz por siempre. Incluso si no estoy, quiero ser recordada con una sonrisa.”

“…Es demasiado temprano para hablar acerca de recuerdos, ¿sabes?”

Subaru no evitar  rechazar las palabras sentimentales de Rem. Alargo su mano y le dio un pequeño golpe a la cabeza de Rem, luego suavemente la toco con su palma y la acaricio.

Rem entorno sus ojos con cariño ante el estallido de emoción de Subaru.

“Luego, ¿fue Lady Crusch quien se acercó al Maestro Wilhelm?”

Ferris asintió, alejando su cara con una mirada distante en sus ojos.

“Eso es porque Lady Crusch es verdaderamente amable de corazón. Ella ayudara a alguien ahogándose en dolor y desesperación, o hablara con la persona a quien todos le han dado la espalda, y ayudara a cualquiera que quiera cuidar a alguien preciado para ellos—Ella diría, ‘Eso es lo que Su Alteza haría.’”

Por un momento, Ferris cerró sus ojos; luego, levanto su cara con una expresión normal en ella, sacando su lengua.




“Muy bien, charla rara acabada. Fue una larga conversación, pero el punto es, Subawu, ¡no necesitas preocuparte por esto ni un poco! ¡Además, no es como si estuviéramos haciendo nada de esto por tu bien, de todos modos! ¡Nadie esta tan interesado en ti tanto como tú crees que lo están!”

“Quizás estuviste tratando de esconder tu vergüenza o algo, ¡pero eso fue realmente duro!”




“No hay de qué preocuparse, Subaru. Estoy muy interesada en ti. Si esto es lo que otros piensan de ti, mis sentimientos son diez veces más fuertes.”

“¡Eso es aterrador también!”

Después que la dura declaración de Ferris vino un seguimiento muy diferente de Rem. Asediado por los dos lados, Subaru intento entender el núcleo de lo que estaban diciéndole.

“Hombre, esa fue una conversación compleja…”

“Esa actitud de ‘oh, ahora entiendo’ realmente me molesta, meow. Hmph.”

“Dicho todo eso… tu lengua es un algo muy simplista, Ferris.”

“¡¿Meow?!”

A pesar que había adoptado una actitud contundente, Ferris salto de sorpresa ante la voz que repentinamente vino de atrás. Ansiosamente, volteó para ver a un viejo espadachín parándose detrás de él, con los brazos cruzados.

La afilada mirada de Wilhelm parecía hacer a Ferris encogerse.

“No puedo decir que es un buen pasatiempo hablar excesivamente de la vergüenza de un hombre a otros.”

“No es nada de lo que avergonzarse, meow. Es como una deconstrucción literaria del personaje del Viejo Wil al estilo Ferris.”

Ferris junto sus dedos de sus dos manos juntos y sacó la lengua en una pose coqueta. Para todo el mundo, el parecía como una pequeña, adorable chica con orejas de gato, pero tristemente, él era un chico.

Por supuesto, ese encanto era poco probable que funcionara en Wilhelm.

“De todos modos, no parlotees tanto acerca de una persona sin su permiso.”

“Eeeentendido.”

Secamente expuesto, los hombros de Ferris cayeron mientras dócilmente retrocedía. Era típico de Ferris despedirse de ellos, solo para desaparecer en un parpadear al final.

Pero era Subaru cuyo estrado mental estaba en caos. Habiendo escuchado involuntariamente todos los detalles acerca del pasado de Wilhelm, no pudo sino sentirse culpable.

Brevemente pensó en divulgar su propia vergüenza del pasado para compensar por ello, pero pudo imaginar qué tipo de paisaje d tierra chamuscada eso dejaría, así que firmemente rechazó la idea.




Como resultado, el silencio permaneció intacto, con una gota de sudor deslizándose por la frente de Subaru.

“Me disculpo que tuviera que escuchar ese cuento desagradable. No deseo desperdiciar su tiempo con los sueños triviales de un viejo hombre. Por favor, olvídelo.”

Fue Wilhelm quien rompió el silencio, intentando actuar como si la conversación de antes nunca hubiera ocurrido. Viendo ala dolorosa sonrisa en su cara, Subaru decidió silenciosamente respetar sus deseos. No preguntes, dijo el deseo silencioso de Wilhelm. Así que no preguntaría nada.

“Verdaderamente amabas a tu esposa, ¿no es cierto?”

¡¿Señorita Rem?!

La sorpresa de Subaru era visible. Rem había caminado directamente hacia un verdadero campo minado.

Sin prestarle atención al nerviosismo de Subaru, Wilhelm levantó una ceja por un momento antes de responder.

“Si, amo a mi esposa. Más que a cualquier cosa, más que a cualquiera, sin importar que tanto tiempo pase.”

La misma edad de Wilhelm le dio a su declaración mucho mas peso.

En muchas ocasiones pasadas Subaru había escuchado a Wilhelm expresar su sentimiento por su amada esposa. En esos pocos momentos, Wilhelm había transmitido que tan preciada era su esposa para él, pero ahora que sabía que estos eran los sentimientos de Wilhelm por alguien que ya no estaba en este mundo, provocó una diferente emoción dentro de Subaru.

“Si me disculpa, las preparaciones para mañana aún esperan. Por favor, descanse pacíficamente esta noche.”

Con el par cayendo en silencio, Wilhlem les dio la espalda y se retiro amablemente.

“Mañana—”

Mientras Wilhelm se disculpaba, Subaru le habló de manera espontánea.

Él se detuvo. Pero no volvió a ver hacia atrás cuando volvió a hablar.




“Mañana, Rem y yo pelearemos a tu lado.”

“Eso es…”

“Como si pudiéramos quedarnos atrás y observar mientras nuestros aliados se enfrentan a un poderoso enemigo. No te preocupes. Rem puede pelear… y yo tengo cosas que hacer también” Subaru apilo sus palabras habladas apresuradamente, cortando cualquier rechazo a su cooperación. Luego añadió, “Juntemos nuestra fuerza juntos y démosle a esa ballena bastarda una buena paliza! Ayudare en todo lo que pueda!”

“—”

Subaru levantó el pulgar de su mano derecha mientras prometía que él y Wilhelm serian compañeros de armas.

Por un tiempo, Wilhelm no dijo nada a su declaración. Entonces—

“—Mi esposa era una mujer que amaba admirar las flores.”

Vacilantemente, respondió al juramento de Subaru en un tono muy diferente.

“Ella no le importaba el camino de la espada, sin embargo la espada la amaba como a ningún otro. No se le fue permitido vivir ninguna vida excepto una con la espada, y mi esposa aceptó ese destino.”

Subaru había personalmente observado el poder de Reinar, el actual Santo de la Espada. La bendición del Santo de la Espada otorgaba al cuerpo humano un absurdo nivel de poder—suficiente poder para definir el futuro de una persona y estrechar las posibilidades de uno sin límite.

“Fui yo quien robó a mi esposa de la espada y la hizo abandonar su título de Santa de la Espada.”

Antes, Wilhelm le había dicho a Subaru que él era un viejo espadachín sin talento—que su estado actual había sido conseguido después de ofrecer la mitad de su vida a la espada. ¿Cuanto contratiempos debió haber sufrido, cuantos clavos fueron clavados en su corazón hasta llegar a ese querido deseo? Y entonces—

“Ella abandonó la espada y se volvió una mujer—y mi esposa. Todo esto lo permitió para que ella pudiera vivir como Theresia en lugar de Santa de la Espada—Sin embargo, la espada no la perdonó.”

Si ella había abandonado la espada, ¿como termino siendo parte de la fuerza de la expedición de la Ballena Blanca?




Sin embargo, los recuerdos de Wilhelm no tocaron ese tema mientras hablaba.

“Señor Subaru, le doy las gracias.” Después de un suspiro, agregó, “En la batalla de mañana, encontrare la respuesta con mi propia espada. Seré capaz de ir donde descansa mi esposa. Finalmente seré capaz de encontrarme con ella.”

Dejando esas palabras detrás, Wilhelm dejo la sala definitivamente.

Subaru no pudo evitar que todo su cuerpo temblara por el torrente de emociones dentro de él.

Como un compañero hombre, la determinación de Wilhelm no podía fallar en inspirar una profunda reverencia dentro suyo. Wilhelm era un hombre seriamente, sinceramente movido por el amor.

“Subaru…”




Repentinamente, la voz de Rem hizo eco en la ahora silenciosa habitación. Sin decir una palabra, Subaru se volvió hacia ella, perfectamente encontrándose con la mirada de Rem.

“…Si yo desaparezco, ¿me recordaras de igual manera?”

“…No quiero responder eso. Es de mala suerte.”

Hablando con una voz de consternación, Subaru le dio a la frente de Rem un pequeño golpe.

Cuando tocó la frente de Rem, ella sonrió con una expresión de felicidad, casi como si hubiera recibido la respuesta que ella estaba esperando.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios