Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 6

Capítulo 4: No Me Dejes Decir Esas Palabras

Parte 2

 

 

Tenía la intención de asumir su responsabilidad, de llevar su crimen sobre sus hombros. Había querido aceptar esa carga demasiado pesada, la responsabilidad que deseaba dejar de lado y huir en ese mismo momento, y enfrentarse a la muerte de Rem.

“Yo… yo…”




¿Ni siquiera tenía derecho a llorar la muerte de Rem y pedir perdón?

Él había hecho cosas pensando que era por Emilia, pero ella no lo había aceptado; Sus sentimientos estaban en desacuerdo y aún permanecían en diferentes trayectorias. Rem, quien lo había tirado todo por el bien de Subaru, había gastado su vida de una manera heroica mientras el mundo se repetía. Y, sin embargo, el mundo le había robado a Subaru el deber de asumir la responsabilidad de su vida.

El tiempo, el mundo, el Culto de la bruja, la Ballena Blanca—varios obstáculos se interponían entre Subaru y lo que él deseaba. ¿Por qué el mundo era tan frío para Subaru, traicionándolo a él y todos sus sentimientos?

Eso es, eso es—

“Barusu, por favor regresa a tu habitación.”




Mientras Subaru se quedó estupefacto en las habitaciones desocupadas, Ram le habló así. Con Subaru clavado en el suelo, Ram, de pie junto a él, se llevó una mano a la espalda para sacarlo de la habitación y le dijo, “Debes estar confundido acerca de muchas cosas porque estás cansado. Regresa a tu habitación y sigue durmiendo en la cama. Tengo cosas que hacer, así que no puedo quedarme contigo así por siempre.

A pesar de que Subaru estaba decaído, la decisión de Rem hacia Subaru era estricta. Tenía la intención de llevar a cabo sus tareas asignadas sin consentirlo más.

“Vuelve a tu habitación, y duerme.”

Repitiendo la orden una vez más mientras se iba, Ram bajo las escaleras y desapareció de vista.

Ciertamente, si dormía como ella decía, podría ser capaz de escapar de ese sentimiento de locura. Todo era un mal suelo, seguramente. Estaba soñando, así que tenía que volver a la cama para dormir.

El debería simplemente huir, huir, huir. Había huido hasta donde estaba parado ahora. Si seguía intentando escapar, como siempre lo había hecho, como siempre lo haría—si corría y corría y corría y corría, entonces—

“¿Entonces… que…?”

Subaru murmuro, su pie se detuvo justo cuando estaba a punto de bajar las escaleras. Había arrastro sus pies hacia las escaleras. Levantando un poco la mandíbula, Subaru miró los escalones hasta el siguiente piso.

No importa lo lejos que huyó, todo sería igual. Y Subaru habría traicionado a Rem de nuevo.




Rem había protegido a Subaru, apostando con su propia vida para que pudiera escapar de la ballena blanca… ¿Y para qué?

Para que Subaru pudiera terminar lo que había comenzado

Por su objetivo de salvar a la gente preciada para él de las garras malvadas del Culto de la Bruja.

Si abandonara ese objetivo en ese momento, dejándolo ir y huyendo a su propia mente…

“Eso es… mucho peor que pedir perdón…”

Subaru se apartó de las escaleras que bajaban.

Esta vez, no hubo vacilación en su marcha. Subaru puso el pie en el primer escalón y subió, no bajó, porque allí era donde encontraría el motivo de su regreso.

Pisando firmemente cada paso, Subaru se dirigió lentamente hacia arriba. Al llegar al piso más alto, suspiró al encontrar la puerta por la que había estado luchando por encontrar todo este tiempo.

Cuando alcanzó el picaporte, Subaru se dio cuenta de que estaba extrañamente tranquilo. Parecía irreal lo mucho que su corazón se había calmado después de su frenético latido cuando irrumpió en la habitación de Rem. Se preguntó si realmente se había calmado o si se había movido completamente más allá del estrés y se había hundido tanto que ya no podía escuchar su poderoso golpe.

Pero: “Rem, préstame… tu coraje—“

Cuando dijeron ese nombre, Subaru sintió que su mano se volvió más fuerte. Esa fuerza se transfirió al picaporte; gentilmente abrió la puerta de aspecto obstinado. Y en el otro lado del marco de la puerta, una chica estaba sentada frente a su escritorio, mirando hacia atrás donde él estaba mientras decía, “—¿Subaru?”




Cuando Subaru escuchó la dulce como una campana que gritaba su nombre, cerró los ojos. Finalmente, recordó las profundas emociones que atravesaban su pecho que eran difíciles de poner en palabras… y que había regresado por el simple hecho de escuchar su voz.

Era una chica con cabello plateado, piel pálida y ojos violetas. La tristeza estropeó sus fugaces y hermosos rasgos. La chica, Emilia, se levantó de su asiento y le dijo a Subaru: “…¿Por qué… regresaste?”

No fueron las palabras en sí mismas, sino el tono tembloroso de su voz lo que privó a Subaru de todo pensamiento.

Aquí estaba Emilia, carente de fuerza en sus ojos, sus labios temblaban.

Había pasado un tiempo desde que la había visto. Sentía que ella era más delgada que cuando se habían separado. Tanto su voz como sus ojos estaban nublados por la fatiga, lo suficiente como para sugerir que no había estado durmiendo.

Probablemente había sido puesta contra una pared, su espíritu desgastado por influencias externas.

Por lo tanto, Subaru dio un paso adelante, ignorando la pregunta de Emilia mientras le ofrecía su mano.

“Vamos. No puedes quedarte aquí.”

El comportamiento fuerte de Subaru sorprendió a Emilia; Ella se apartó un poco de él. Cuando se restableció la distancia original entre ellos, Emilia sacudió la cabeza hacia el joven con problemas

“¿Ir donde…? No, ¿por qué?”

“Cualquier lugar sirve, siempre que no sea aquí. Si vas a preguntar la razón, mi respuesta es que es por tu bien. Volví por tu—”

“Eso de nuevo, ¿Subaru?”

Emilia se veía decepcionada en su respuesta mientras hablo.

Sus ojos de terciopelo se humedecieron un poco, mirándolo con furia a través de sus pestañas y haciéndole callar.

“Volviendo repentinamente, cubierto en heridas y haciendo que todos se preocupen… ¡¿No se supone que deberías estar bajo el tratamiento de Ferris en la Capital Real? ¿Porque estás aquí ahora?”

“¡Muchas cosas pasaron! Hay una montaña de cosas que explicar, pero no tengo el tiempo para hacerlo. Por favor escúchame.

“Tenemos que salir de la mansión en este—”

“Te lo dije que no puedo, ¿no es verdad? No puedo confiar en ti así, Subaru… te lo dije.”

A regañadientes, Emilia negó con la cabeza y lo rechazó con voz temblorosa. Fue una continuación directa de su intercambio en la sala de espera de la capital real, sin el menor progreso. Subaru no había podido transmitirle a Emilia su voluntad de hacer nada por ella, y él no había entendido por qué Emilia se negaba a entender cómo se sentía. Pero una cosa era diferente de antes.

“Te arrastrare fuera de aquí si tengo que hacerlo. En pocos días, sabrás si estoy en lo correcto o no, ¡así que…!”

“Espera. Espera, Subaru. ¿Que está mal? Esto no es como eres, Subaru. Yo… Y aun así—”

“¡¡Cállate y escúchame!!”

En el instante en que gritó, los hombros de Emilia temblaron. Ante sus ojos incrédulos, la respiración entrecortada de Subaru llegó con tanta fuerza como su grito de enojo, y él la miró intensamente.

“No puedes quedarte aquí. Lo lamentaras. Sé que lo harás. No ayudara a nadie. No salvara a nadie. No quiero sufrir más. ¡Ya no quiero llorar!”




“¿De que estas hablando…? Subaru, no lo entiendo.”

“¡Silencio! Si todos simplemente… ¡Si haces exactamente lo que te digo, estará bien! Todo terminara bien. ¡Es verdad! ¡¿Por qué nadie lo entiende…?!”

Subaru se agarró la cabeza, levantando su voz—no hacia Emilia sino a la irracionalidad de la situación.

Sin duda, Emilia no podía entender el significado detrás del arrebato de enojo de Subaru. Pero este era el único lugar donde podía expresar estas maldiciones en voz alta. Solo antes de que Emilia pudiera comprender Subaru se desahogó con todas las cosas sin sentido que había encontrado y sacar todas las emociones feas que había soportado con tanta dificultad.

Al ver a Subaru suplicar con voz llorosa, Emilia bajó los ojos con tristeza.

“Lo siento, Subaru. No entiendo lo que dices. En serio no puedo entenderlo.”

Los ojos de Emilia permanecieron bajos mientras suavizaba el tono de su voz en un esfuerzo por calmar el espíritu de Subaru.

“Quiero entender. Pero incluso si pudiera entenderlo con el tiempo, no puedo dártelo ahora… Hay muchas cosas que tengo que hacer. Es por eso que ahora, yo—”

“Todo saldrá mal.”

Subaru interrumpió su preocupación con unas pocas palabras, pisoteando los sentimientos de Emilia.

Al escuchar la malicia llenando su voz, Emilia estaba en shock, parpadeando mientras repetía las palabras.

“Todo irá mal. No eres buena. Vas a fallar. No hay manera de que puedas hacerlo. No hay posibilidad. Eres solo hablar. Totalmente fuera de salvación. Nadie puede rescatarte. Solo seguirás haciendo cosas temerarias e imprudentes, y la cantidad de cadáveres en la pila será la misma. Ese… es tu futuro.”

La satisfacción que llenaba el cuerpo de Subaru era de un tono negro, mezquino, feo y despreciable. A medida que cada palabra que salía de su boca sonaba en los oídos de Emilia, el dolor en su rostro le permitió ver realmente los efectos de atascar sus sentimientos como cuchillas en los puntos débiles de su corazón.

En ese momento, Emilia se vio obligada a prestar atención a todo lo que decía. Solo en ese instante, sintió una alegría mórbida porque ella no podía ignorarlo.

Él había rechazado su determinación, se había burlado de su resolución, había pisoteado cruelmente sus acciones, se había burlado de su pasada ociosidad y había profetizado un futuro completamente oscuro. Mientras Subaru observaba a Emilia, aturdida por todo lo que había dicho, su corazón—

Silenciosamente, Emilia murmuró, “¿por qué?”

La pena por las palabras crueles de Subaru, junto con el dolor por su descripción de un futuro ineludiblemente oscuro, hicieron que la expresión de Emilia se pusiera rígida. Pero incluso entonces, sus ojos violetas permanecieron despejados. Cautivada por el brillo tenebroso y tenue de sus ojos, vio cómo el mundo se reflejaba en ellos, es decir, el propio Subaru, tal como lo veía ella. Entonces, “¿Por que te vez como si estuvieras llorando de tanto dolor, Subaru?”

—Solo entonces se dio cuenta de que una sonrisa torcida se había apoderado de él mientras derramaba lágrimas.

Sabía que todo lo que había dicho había sido rechazado en su cara.

Reflexionando sobre cada una de las palabras con las que había aplastado los sentimientos de Emilia, con los ojos corriendo todo el tiempo, se dio cuenta de que no eran nada. Con todo lo que dijo, Subaru solo había logrado cortarse en tiras.

Determinación, resolución, acciones, pasado, futuro—Las de Subaru habían sido rechazadas tanto como las de ella.

Sentía que era inútil, por mucho que lo intentara.

Sabía que estaba atrapado por una necesidad urgente de hacer algo. En cuanto a contra qué luchaba, no tenía ni idea. Solo sabía una cosa.

“Rem, ella… me trajo hasta aquí… No. Ella se quedó conmigo hasta aquí, y hay cosas que tengo que hacer por ella…”

“¿Rem?”

Subaru buscó ansiosamente en su corazón los sentimientos originales que lo habían llevado a donde estaba actualmente. Emilia, escuchando su expresión aparentemente sin sentido, inclinó ligeramente la cabeza.

“—”

Su aliento se detuvo.

La forma en que Emilia había dicho su nombre.

Era claro cómo sonaba las personas cuando estaban confundidos.

“—Tu también.”

“¿Hmm?”

“Tú has… olvidado a Rem, también—”

Su propia hermana gemela no solo había olvidado su existencia, no solo había desaparecido todo rastro de ella, sino que la persona que fue la razón principal del regreso de Subaru tampoco la recordaba, a pesar de que Rem había apostado su vida para que esto sucediera.

Los días que había pasado, el tiempo, los sentimientos, la forma en que había vivido, todo había desaparecido. Su sonrisa, su ira, sus lágrimas, los toques que habían compartido, ¿qué había pasado con todas las cosas que la hacían quien era, que eran una prueba firme de que había vivido?

“—Bien. Te contaré todo.”

“¿Eh?” Respondió Emilia, sorprendida por las palabras de Subaru. Mirando su hermoso y refinado rostro, Subaru encontró de nuevo la fuente de las emociones que lo habían llevado a tales distancias.

Si la alternativa era que Rem y sus sentimientos se desvanecieran en el éter para siempre…

“Es mejor sacar todo, incluso si me hace toser sangre.”

Subaru había decidido.

Él lo revelaría todo. Le contaría la verdad sobre lo que nublaba las profundidades de su espíritu.

Emilia, al ver que la mirada en los ojos de Subaru había cambiado, tragó con dificultad.

De pie ante ella, Subaru puso una mano en el pecho. Sus latidos eran rápidos; sabía y temía exactamente qué iba a pasar, cuál sería el resultado.

Ese dolor. Dolor suficiente para volver loco a un hombre.

El sufrimiento de esos apretujones en su corazón, la sensación de ser aplastado, su incapacidad para incluso emitir un sonido, seguir y seguir, sin saber cuándo terminaría…

Pero él también había pensado en esto.

Como si me importara. No me importa. Qué es dolor comparado con este sufrimiento?

Ella no podía confiar en el. Ella no podía entenderlo. Si tuviera que soportar el sufrimiento de que nadie recuerde a Rem encima de eso, simple dolor físico palidecía en comparación.

—Si vas a venir, entonces ven, maldición. Si es mi corazón lo que quieres, puedes tenerlo.

“Emilia.”

“¿Si?”

“Yo he… visto el futuro. Se lo que va a pasar. Y si quieres saber porque, es porque… puedo Volver de la Muerte—”

En el instante en que llegó al borde de revelar todo, el mundo se detuvo. Como había esperado, todo se desaceleró gradualmente y finalmente se detuvo por completo. En ese instante, el ambiente perdió su color; Todos los sonidos que había escuchado hasta ese momento se desvanecieron. El viento, su aliento, su corazón palpitante, todo creció más y más lejos y no regresó.

Con los cinco sentidos abandonando su mente, Subaru estaba aislado del mundo.

—Entonces, como si no pudiera dejarlo solo en su soledad, las manos aparecieron lentamente, soportando su benevolencia no buscada.

La nube negra que engendró pareció deslizarse por el aire mientras se retorcía, cambiando para formar brazos. En tiempos pasados, solo el brazo derecho tenía los contornos bien definidos de una extremidad. Pero a medida que la frecuencia de ocurrencia de las manos malvadas había aumentado, también formaban una mano izquierda con una velocidad perturbadora.

Ambas manos se acercaron a Subaru, con la izquierda acariciando su mejilla, aparentemente aficionada a él. La derecha se negó groseramente a ser paciente, se hundió en el pecho de Subaru, se deslizó por sus costillas y envolvió suavemente su corazón.

La sensación aterradora de ese brazo extraño gentil y suavemente jugando con su corazón recorrió todo su cuerpo.

A diferencia del dolor inimaginable que se le infligió anteriormente, la negrura que sostenía la vida de Subaru en sus manos parecía estar manipulando astutamente su miedo final para romper su determinación y resolución.

Con la inminente agonía que no llegó, un nuevo miedo comenzó a arraigarse silenciosamente en la mente de Subaru.

Había hecho las paces con la insoportable incomodidad y había jurado soportarla. Las manos malvadas parecían burlarse de la determinación de Subaru, no causando más dolor a su cuerpo y mente que los pinchazos, y confiando en su imaginación para completar el resto. Fue esa forma de infligir dolor, tan diferente de lo que había esperado, lo que hizo que el inmovilizado Subaru quisiera gritar. Pero apretó sus dientes inmóviles y rechazó el impulso.

Estaba dolorido, asustado, ignorante, pero Subaru no permitía que ese sufrimiento afectara su espíritu. Si fallaba, no ganaría nada. Si fallaba, nunca sería perdonado. En un mundo donde nadie recordaba que Rem había existido alguna vez, Subaru no había dejado de pedir perdón por su responsabilidad en su muerte, excepto los confines de su propia alma.




Si la mano quisiera infligir sufrimiento, dejaría que se regocijara tanto en como quisiera. Esa determinación fue la única cosa que no se rompería tan fácilmente.

Subaru miró a la mano malvada jugando con su propio corazón, conteniendo la respiración mientras esperaba el momento inevitable. Pero la mano no hizo ningún movimiento para hacerlo. Si pudiera hacer la acción en cualquier momento, también podría demorarse tanto como lo deseara.

En ese mundo de tiempo detenido, todo lo que podía hacer era librar una guerra de desgaste hasta que su mente estuviera agotada. Incluso si la determinación de Subaru se mantuviera firme por el momento, eventualmente fallaría, y su espíritu sería subsumido y quebrantado.

—Si eso es lo que pensaba, tenía otro pensamiento por venir.

Soportaría la agonía, sin importar cuantas horas o días pueda tomar. No había muerto una y otra vez por nada. Si no lo iba a matar, el soportaría todo lo que el simple dolor podía ofrecer.

Tal fue la resolución de Subaru—

“—¿Ah?”

De repente, algo comenzó a animar ese mundo inmóvil. Todos los rastros del dolor que se avecina, del que solo había recibido una vista previa, desaparecieron de su mundo. Subaru y su resolución quedaron intactos como sonido, color y tiempo devueltos. Un torrente de sonidos—su respiración, su ritmo cardíaco, los movimientos de las cosas que se movían en el mundo—se arremolinaba alrededor de Subaru, como si ese otro reino lo hubiera escupido en tono burlón.

¿Quizás la mano malvada había juzgado que era inútil frente a la obstinada determinación de Subaru?

Como no, pensó Subaru. Su repetido sufrimiento en esas manos lo llevó a burlarse de la idea. Incluso entonces, sintió que la mano derecha de la nube negra sujetaba suavemente su corazón. Si se apretara, Subaru sería en ese mismo—

“—”

En ese punto, una duda se deslizó en los pensamientos de Subaru.

Subaru tenía un firme recuerdo de esa abominable mano derecha tocando su corazón.

Pero, ¿qué había estado haciendo la mano izquierda durante ese tiempo? Al principio, le había tocado la mejilla, pero después de eso—

“—Hu.”

Antes de que pudiera encontrar una respuesta a su pregunta, Emilia, parada frente a él, pareció murmurar algo.

Su voz despertó a Subaru a sus sentidos. Recordó el resto de la frase que había comenzado antes de que el tiempo se hubiera detenido. Aunque su repentina liberación de la pesadilla lo había echado a perder, si violar el tabú no traería más precio, no tenía por qué preocuparse más por eso. Lo revelaría todo, compartiendo con ella los momentos del futuro, para que Subaru, y todos, puedan obtener el mundo que esperaban. Finalmente, su determinación de ver que a través daría fruto—

“Ahh.”

Un momento antes que pudiera, el cuerpo de Emilia se inclinó bruscamente hacia Subaru, quien estaba sentado justo enfrente suya.

Subaru instintivamente abrió sus manos para atraparla. Su respiración se detuvo un poco ante el suave y cálido toque contra su mano cuando…

Splat.

“—¿Eh?”

Splat, splat, splat.

“—¿Emi… lia?”

Splatsplatsplat, spurt.

Emilia hizo ruidos extraños mientras lo abrazaba mientras una enorme cantidad de sangre brotaba de su boca.

—¿Donde había ido la mano izquierda mientras la derecho estaba tocando el corazón de Subaru?

Emilia apoyó la cabeza en el hombro de Subaru, continuando tosiendo sangre. La cantidad total que sale se tiñe de la mitad de Subaru carmesí a medida que su cuerpo se vuelve más ligero.

“Detente… ¿Que? ¿Espe…? ¿Huh?”

Levantó la cabeza, aparentemente tratando de detener la sangre que estaba derramando, pero en ese instante, dejó caer su cabeza apáticamente. Ella se deslizó por su hombro. Su mirada sin vida le dijo todo lo que necesitaba saber.

En ese mismo momento, ante los ojos de Subaru, la vida de Emilia—

“¡¡WaaaAAAHHHHHH—!!”

Un grito surgió.

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 6 Capítulo 4 Parte 2 Novela Ligera

 

Gritó y aulló lo suficiente como para desgarrar su garganta, como si eso le permitiera olvidarse de todo. Si fuera así, quería que se rompiera en ese mismo momento, que lo arañara y lo arrancara con sus propias manos.




El cuerpo inerte de Emilia todavía se estaba volviendo más ligero dentro de sus brazos.

La sangre no dejaría de fluir fuera de ella. El cuerpo de Subaru se volvió más rojo. Más rojo Y más rojo.

—Mientras la mano derecha había estado tocando el corazón de Subaru, la mano izquierda había llegado al de Emilia.

Su determinación, su resolución, sus acciones, su pasado y su futuro habían sido pisoteados y burlados. Su determinación obstinada, la resolución que acababa de decidir nunca se rompería, se hizo pedazos, y Subaru Natsuki se hundió en un abismo de desesperación. Su grito llegó más alto y más alto, nunca se desvaneció. Finalmente había llegado a esto. Subaru—

—había matado a Emilia.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios