Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 6

Capítulo 3: Las Fauces de la Ballena Blanca

Parte 4

 

 

Bañado en una ponderosa ráfaga de viento, Subaru se sintió que había sido golpeado en la .

“¡—!”




Golpeado por el vendaval, el Cuerpo de Subaru floto hacia arriba, en peligro de ser arrojado del asiento del conductor por completo. Instantáneamente intento agarrar algo, pero sus dedos no lograron encontrarse con algo; el cuerpo de Subaru voló hacia delante, precipitándose a la oscuridad—o así habría sido, si ella no estuviera ahí en ese momento.

“¡¡Subaru!!”

Su cuello fue agarrado por detrás, jalándolo forzosamente de vuelta. El duro impacto de su trasero en el asiento lo hizo ver estrellas; en medio de ellas, el vio a Rem, sosteniéndolo mientras manejaba las riendas

La boca de Rem esta abierta mientras abandonaba su usual expresión neutral, gritando desesperadamente.  Sus gritos se convirtieron en un encantamiento. Mana se arremolino de acuerdo a la voluntad de Rem, transformando el mundo a su alrededor con magia para crear lanzas de hielo tan largas como la altura de Subaru.

En un parpadear, tres misiles congelados se formaron en medio del aire disparándose como flechas con una increíble potencia. Las lanzas de hielo atravesaron el cielo, aterrizando con un sonido como hierro golpeando piedra—y la oscuridad detrás de ellos fue destrozada




“¡¿Oh, wahhh?!”

El momento siguiente, Subaru fue agarrado por su cuello una vez mas y alzado al instante hacia arriba.

Mientras flotaba alzándose lejos del asiento del conductor, el vio el carruaje dragón debajo suyo. El dragon terrestre, sin darse cuenta que su pasajero había desaparecido, continuo corriendo en la carretera con todas sus fuerzas,

En el instante siguiente, un golpe desde un lado con una enorme masa detrás de el redujo el carruaje a astillas, mandando al dragón terrestre que lo llevaba con el. El vehículo sin adornos de uso de carga comercial fue destrozado como papel; el enorme animal, golpeado contra el suelo, se desprendió en el impacto y se convirtió en una mancha de sangre, entrañas y fragmentos de carne en la carretera.

La mente de Subaru se quedo en blanco ante el espectáculo abrumadoramente irreal

“¡¡Izquierda—!!”

Creyó oír un grito justo a su lado. Un segundo después, su cuerpo aterrizo en el duro suelo. El dolor sordo que le recorría el hombro y cadera hizo que su mente volviera a la realidad.




Sin embargo, los vientos que le asaltaron uno tras otro no le dieron oportunidad de levantar su cabeza. EL carruaje dragón que estaba montando hizo un giro repentino, y la fuerza centrifuga arrojo a Subaru a un lado. Cuando el vehículo se inclino, la cuerda amarrada alrededor de sus dedos era lo único que evito que fuera lanzado de inmediato.

Volteando su cabeza, se dio cuenta que había saltado sobre el carruaje dragón de Otto.

Envolviendo la cuerda que aseguraba la carga alrededor de su muñeca, Subaru trató de levantarse en medio del temblor.

“¡No Subaru, no debes! La bendición del carruaje dragón ha acabado. ¡Es peligroso para ti y para Rem levantarse!

Cuando miró, Rem había empalado el suelo del carruaje con su propio brazo derecho para sostenerse. Era difícil para ella mantenerse estable durante el balanceo, incluso con sus habilidades físicas.

Sin los efectos del repelente de viento envolviendo al dragón terrestre, El cuerpo de Subaru fue sometido sin piedad al viento feroz y al temblor. Se mareo; ni siquiera podía intentar pararse.

Rem había lanzado a Subaru y saltado de su carruaje dragón al de Otto. Si ella hubiera tomado esa decisión incluso un segundo después, ella y Subaru hubieran compartido el mismo destino que el carro pulverizado

“¡¿Qu-que paso?! ¡¿Que demonios esta pasando aquí?!”

El cambio abrumadoramente destructivo había ocurrido en tan solo decenas de segundos. Subaru ni siquiera podía comenzar a comprender la secuencia de eventos.

“¡¿No lo entiendes?!”

Otto respondió a la pregunta confusa de Subaru con casi un grito. Cuando Otto miro atrás, su cara estaba tan blanca como un fantasma y sus dientes castañeteaban mientras apuntaba al cielo.

“¡La niebla apareció! ¡Esa cosa gigante nadando en el cielo solo puede ser una cosa!”

Era como si Otto se estuviera convenciendo a si mismo porque se negaba a aceptarlo; el negó a regañadientes la cabeza, convulsionando con miedo mientra desesperadamente aspiraba aire a sus pulmones y grito con toda su fuerza: “—¡¡La Ballena Blanca!!”

Como si respondiera al grito de Otto, el rugido de la Ballena Blanca sacudió el aire, haciendo eco a través de las llanuras

La Ballena Blanca

Subaru sabia que había escuchado ese nombre durante su primera vez en el bucle. El nombre del monstruo envuelto en la niebla que había cerrado el camino.

Con la carretera bloqueada debido a esta criatura, el tuvo que tomar un gran desvió para volver a la mansión. Uno podría decir que era la razón por la que el no pudo volver antes de la masacre causada por el Culto de la Bruja.

Pero hasta ese momento. Subaru nunca había puesto los ojos en el monstruo mismo. Incluso, Subaru había olvidado su existencia; no podía negar que había sido demasiado ingenuo. A saber, que …

“¡¿Como pudo terminar así, justo ahora?!”

Subaru sabia que la carretera estaba cerrada siempre que la Ballena Blanca aparecía. En su primera ronda, el bloqueo se produjo en el tercer día de viaje de regreso de Subaru y Rem debido a la aparición de la niebla de la Ballena Blanca a lo largo del camino. Y ese momento era la noche del segundo día— sin duda la capital real seria informada de la aparición de la niebla en la mañana, y el camino cerraría durante el día.

Esa noche fue la única cuando no se dieron cuenta de la presencia de la Ballena Blanca, y se habían metido en la amenaza.

“Y pensar…encontrarse con la Ba-Ballena Blanca… ¡O dragón, O dragón, por favor sálvanos…!”

Con ojos vacíos, Otto murmuro una oración al dragón en busca de salvación. Mientras Otto perdió toda voluntad de pelear e incluso su propio espíritu, Subaru vio con sus propios ojos como, entre los mercaderes ambulantes, la existencia de la Ballena Blanca era sinónimo de absoluto terror.

La anterior vez, Otto había indicado como la Ballena Blanca era un mal presagio entre todos los mercaderes.

Los labios de Otto temblaron, su mente estaba en otro lugar mientras controlaba las riendas. Su dragón terrestre, sintiendo la presencia de la Ballena Blanca, había caído en un estado de terror, gastando su fuerza restante para patear el suelo  y llevarlos adelante a una velocidad insostenible

La Ballena Blanca se había hundido en noche, su gigante cuerpo no se podía encontrar.

“Mierda… ¡¡Justo cuando empieza a perseguirnos, la niebla sale…!!”

Subaru frunció el ceño mientras sentía gotas frías de sudor en sus cejas, secándolas con la palma de su mano. Con pocas fuentes de luz para empezar, la aparición de la niebla hizo que mantener la visión fuera imposible.

Subaru miro detrás, a sus lado, y arriba, buscando cualquier signo de algo que se pareciera a un pez.

“¡Rem! ¡¿Puedes ver a la Ballena Blanca?!”

“No puedo; ¡esta demasiado oscuro! ¡Pero…!»

Rem respondió amargamente a la pregunta de Subaru, pero por una razón, paro de hablar. El repentino silencio de Rem llamo la atención de Subaru, pero cuando intentó mirarla, todo lo que pudo ver en la profunda niebla fue una silueta; no podía distinguir lo que tenía en la cara. La niebla se hizo aún más espesa, hasta el punto de que no estaba seguro de dónde estaban sus propias manos.

“—”

Cuando Subaru se encontró por primera vez con la mirada de la Ballena Blanca, tenía una circunferencia más grande que la que los brazos de Subaru podían alcanzar. Si el ojo gigante era tomado en cuenta, la Ballena Blanca tenía que ser verdaderamente tan grande como el nombre implicaba.

Le sorprendió que tal monstruo se escondiera sin ningún sonido o señal de su presencia, y que fuera capaz de nadar libremente a través del cielo nocturno. Habían perdido de vista a la Ballena Blanca en la profunda niebla, un hecho que despertó terror aún mayor.

“Pero creo que mi ataque preventivo golpeo… es posible que la criatura se haya retirado.”

Eso era realmente demasiado optimista.

La fuerza de las lanzas de hielo con las que Rem había atacado estaba a la par con la magia mas poderosa que Subaru había visto hasta ahora. Si el alguna vez fuera el objetivo, eso seria suficiente para matarlo una tres veces.

Quizás incluso una criatura gigantesca como esa podría dudar en perseguirlos demasiado lejos.

“¡¿Que paso con los otros carruaje dragón?!”

“Parece que se han separado y empezado a huir. Si te divides y escapas en el instante que la niebla aparece, puedes ser capaz de escapar sin la Ballena Blanca persiguiéndote—si tienes suerte.”

Sin duda fue un procedimiento operativo estándar cuando se encuentra con la Ballena Blanca.




Tenia sentido. Ciertamente, el carruaje dragón que había corrido paralelamente a ellos no se podía encontrar. Los otros vehículos que los seguían detrás de ellos hasta ese punto parecían haber obedecido aquella regla sin escribir y se separaron.

—Subaru apretó los dientes ante el hecho de que perdió todos los carruajes que trabajo tan duro para obtener.

El momento era un desastre. Su plan de evacuar a todos en el pueblo se había hecho pedazos una vez mas.

“No vale la pena llorar sobre la leche derramada. De cualquier forma, ahora mismo debo concentrarme en encontrar una manera de escapar de esta niebla…”

Mientras la tensión empujaba sus órganos internos, Subaru saco de sus mente todas sus preocupaciones hasta que ellos hayan escapado. Ellos tenían pocas cartas que jugar para escapar esta crisis inmediata. Ahora que su propio carruaje dragón no estaba disponible, necesitaba al menos de Otto para volver a la mansión. Por eso, en ese momento, tenían que superar esa peligrosa niebla—

“¡¡—!!”

Una cavidad bucal revestida por dientes gigantes que se asemejan a filas de piedras de molino se abrió repentinamente ante sus propios ojos.

La violencia abrumadora del sonido y los vientos de su estruendoso rugido hicieron tambalear al dragón de la tierra. El suelo se partió, tropezándose, y las ruedas del carro del dragón se levantaron cuando el carro se inclinó hacia un lado. El dosel que sostenía las jarras de aceite se rompió, y la carga salio volando; Subaru, sosteniendo su cuerda, estaba en peligro de ser lanzado.

Subaru se aferro desesperadamente al vagón mientras veía la enorme boca alineada con dientes sucios en frente de ellos, buscando tragárselos enteros.

Fue en ese momento que Subaru realmente se dio cuneta de lo poco que había entendido.

Y ahora, en ese instante, sumergido en ese encuentro con la Ballena Blanca en medio la profunda niebla nocturna, era la mesa de apuesta en la que ellos apostarían su supervivencia.

“—¡Roaaaaa!”

En el instante en que las fauces vinieron a tragar el carruaje del dragón, hubo un gran grito cuando algo se disparo al aire desde el piso del carro. Rem había saltado, disparando al frente como una bala, destrozando el piso en el proceso. Desde debajo del pelo de su cerquillo, sacudido por los vientos fuertes, un cuerno afilado sobresalía cuando entró en su estado de Oni. Ella agitó su arma personal, una bola con pinchos en una cadena.

“¡Deslízate por la izquierda!”

“¡Izquierda, izquierda, izquierda, izquierda, izquierda!”

La bola de hierro golpeo directamente en la mandíbula superior de la Ballena Blanca, enviando una nube negra de sangre cuando la enorme boca que estaba abierta se cerraba de golpe.La mandíbula inferior arranco la tierra, pero incluso así, la inercia continuo impulsando la gigante cabeza hacia adelante. Otto virtió su ser completo en controlar en dragón terrestre, deslizándose justo por el lado de la cabeza. Sin embargo, el vagón detrás del animal corriendo no pudo evadir completamente el gigantesco cuerpo a su derecha; los dos se encontraron, soltando un sonido como el roce contra la solida roca.

Con un fuerte cric, el  vagón perdió una rueda; sin ese balance, se volcó. Naturalmente, Subaru, quien estaba encima, era incapaz de evitar ser aplastado contra el suelo en el proceso.

—¿Voy a morir?

Justo antes que su incapacidad de reaccionar terminara en su muerte, una cadena plateada ser enlazo alrededor del pecho de Subaru con un fuerte rugido. Subaru fue forzosamente arrastrado de su precipitada caída y cayo de cabeza en el asiento del conductor.

“¡Toma estooooo—¡”

Después de jalar a Subaru con la bola de hierro en su mano derecha, Rem golpeo la articulación que conecta el vagón con el asiento del conductor con su mano izquierda vacía, agarrando  el borde de la sección separada. Instantáneamente, el dragón terrestre jalando el carruaje dragón dejo salir un doloroso alarido por la tensión mientras las partes del vehículo comercial fueron destrozadas,




Incluso si solo la mitad fue separada, era una bala gigante hecha de tanta madera como una cabaña de troncos. Golpeo directamente el estómago de la Ballena Blanca. La Ballena Blanca se sacudió, su cola destrozo la tierra y los árboles, levantando nubes de polvo.

“¡¿L-Lo conseguiste?!”




Incluso si Otto no sabia que acababa de pasar, el seguramente se dio cuenta que la mayor parte de su carruaje dragón estaba perdida. SU voz estaba teñida con amargura mientras buscaba la esperanza  que justificaría su sacrificio.

Un rugido hizo el temblar el aire mientras una niebla aún peor borraba la luz. Por la presión que los agobiaba desde atrás, una conocida como desesperación absoluta, él sabía que la esperanza se había roto.

“¿Por-Porque esta solo detrás de nosotros…? ¡¿No hay también otros carruajes?!”

Otto dejo salir un lamento mientras maldecía la desgracia que había caído sobre el. Culpó la irracionalidad de los otros ocho carruajes siendo ignorados mientras el suyo era atacado. Subaru se sintió de la misma manera, Pero se trago sus quejas cuando Otto lanzo una cadena de maldiciones. Sentía que estaba viendo bien y con dureza una fea verdad: contra el Culto de las Brujas, él y los demás que Subaru había traído solo podían servir como peones de sacrificio, o tal vez como escudos de carne.

“Ademas, maldecir mi destino no cambiara nada…”

La amenaza de la Ballena Blanca continuo presionándolos desde atrás, nadando a través del cielo mas rápido que el dragón terrestre. Aunque el dragón terrestre estaba corriendo con una carga aligerada ahora que habían abandonado la carga, era solo cuestión de tiempo antes que la ballena los alcanzara.

“Piensa, piensa, piensa. Tiene que haber una manera, algo, algo…!”

Subaru puso desesperadamente su cabeza a trabajar, pero ningún plan de contraataque le llego a la cabeza. Con un sentido de urgencia presionándolo y la niebla nocturna tan gruesa que no podía ver sus propios pies, Subaru no podía encontrar ni una sola pista.

Y mientras el tiempo era ociosamente gastado, el destino forzó otra difícil decisión a cargo de Subaru.

El carruaje estaba severamente dañado. Mientras Subaru se aferraba al suelo, Rem se acercó. Ella debería estar temblando también, pero ella no parecía ser molestada por ello cuando se acerco.

“Suabru, por favor toma esto.”

“¿¡Que?! ¡¿Pensaste en algo?! Ahora podemos hacer algo acer—”

Creyendo que Rem podría haber ideado un plan para escapar de la crisis, Subaru levanto su cabeza mientras ella le entrego un pequeño saco. Por el peso de la bolsa, el inmediatamente se dio cuenta que era el dinero del viaje.

¿Que uso podría tener dinero en un momento como este…?

Sintiendo un profundo escalofrió frente a la petición de Rem, las mejillas de Subaru se estiraron en una sonrisa rígida.

“¿R-Rem…? Sé que se puede pagar para subir las estadísticas de alguien, pero eso es solo en juegos…”

“Bajare del carruaje dragón y contraatacare. Durante ese tiempo, Por favor huye de la niebla, Subaru.”

Aunque Subaru intentó negar la realidad con una broma, la firmeza de la voz de Rem rompió el esfuerzo.

Rem se volteó, mirando a Otto en vez de Subaru.

“Maestro Otto, Por favor cuida de Subaru, el es capaz de pagar la recompensa prometida—Huye de la niebla y reporta la aparición de la Ballena Blanca en territorio Mathers.”




Otto, sin haber escuchado la anterior conversación, respondió, “¿Re-Recompensa…? ¡No hay tiempo para eso! ¡Ahora mismo, nuestras m-mismas vidas están en riesgo!”

A pesar de su protesta, Rem se sintió aliviada al ver que él estaba haciendo correr su dragón terrestre para que pudiera vivir. Sus labios se suavizaron mientras miraba a Subaru.

“Subaru, por favor perdóname. No soy tan inteligente, así que este es el único plan que puedo pensar….”

“¡E-espera, Rem! Dijiste que reporte acerca de la Ballena Blanca apareciendo, ¿verdad? No me digas… ¿no planeas en volver con vida?”

Subaru trato desesperadamente de hacer Rem reconsiderar la trágica decisión que tomó.

Incluso cuando la oscuridad que había caído sobre ellos continuo ocultando el resto del mundo, por una razón, lo única cosa que podía ver claramente era la cara de Rem frente de sus ojos.

“¡No te dejare ir! ¡No te dejare! Si tu… ¡Si tu mueres, también, Yo…!”

Cuando Rem se paró ante él, Subaru dejó caer la bolsa de dinero, puso sus manos en las caderas de Rem y la atrajo hacia él. Envolvió sus brazos alrededor de su pequeña figura para que ella no pudiera retirarse. Si se aflojara los brazos, también dejaría ir la vida de Rem.

El al menos tenia que detener eso. Al menos eso—

“Ahh…”

Con las emociones fuertes en su interior, casi lo suficiente como para hacerla llorar, Rem dejó escapar un suspiro cuando ella aceptó su abrazo. Mientras miraba a Subaru, sosteniéndola en sus brazos, bajó la mirada con una encantadora sonrisa en sus labios, aparentemente cautivada por el sonido de su voz.

“Seguramente nací para este mismo momento…”

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 6 Capítulo 3 Parte 4 Novela Ligera

 

“¿Que estas dici…?”

Diciendo, pero su boca no formaría la palabra.

Algo golpeó la parte posterior del cuello de Subaru, y parecía que todo el mundo se había vuelto del revés. Rem había estirado un brazo, como para darle un abrazo, y le entregó un golpe en la parte posterior de la cabeza. La fuerza se drenó del cuerpo de Subaru, y se apoyo contra Rem.

“¿Re…m… Que has hecho…?”

No solo el movimiento del carruaje dragón estaba afectando su visión, pero esta tragando su desvaneciente conciencia también. Subaru desesperadamente se aferro a Rem mientras se volvía difícil sostener su cabeza en alto.

Rem miro afectuosamente a Subaru mientras el luchaba. Luego, ella llevó suavemente sus labios a la oreja de Subaru, susurrando como para alcanzar el último fragmento de su conciencia.

“Todo estará bien, Subaru. Siempre estaré observándote desde atrás.”

No necesitas hacer nada. Solo mantente justo detrás mio.

Esas fueron las palabras de Subaru para Rem en la mañana de su salida.

Por lo tanto, justo como el dijo, ella se paro detrás suyo ahora—como su retaguardia.

“No… Nunca quise…”

“Subaru. Yo—“

Su mente se desvaneció.

Se sintió distante y se volvió blanca.

Por un momento, el sintió como si alguien lo abrazara fuertemente.

Sintió que algo suave le tocaba la frente y de inmediato se apartaba

Y eso fue lo último que supo.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios