Date A Live (NL)

Volumen 7

Capítulo 7: El Campo de Batalla de Solo Dos Personas

Parte 4

 

 

-…Ahora, la siguiente pregunta. ¿Eres consciente del término “Ratatoskr”?

Dentro de la sala inorgánica. Ellen, que estaba sentada frente a Tohka, siguió examinando sus documentos mientras la interrogaba en un tono aparentemente indiferente. Pero Tohka resopló antes de apartar la cara.

- Gracias ( ◠‿◠) -

-¡Hmph! ¡Como si fuera a decírtelo!

-Ya veo. Entonces, la siguiente pregunta. ¿Sabes por qué Itsuka Shidou es capaz de utilizar un Ángel?

A Ellen no pareció importarle mientras continuaba. Fue así desde el principio. En su lugar, fue la persona siendo interrogada la que se agotó primero. Tohka dejó escapar un suspiro.

-…Tú. Te llamas Ellen, ¿no? La fotógrafa que estuvo con nosotros durante la excursión escolar.

-Es un honor que me recuerdes.

-¿Por qué una fotógrafa está haciendo esto? ¿No ganas lo suficiente para llenar tus platos de arroz?

-…No, simplemente estaba fingiendo ser una fotógrafa. Esa no es mi verdadera profesión.

-¿Qué…? ¿Eres una fotógrafa pero no eres una fotógrafa?

-No, como dije…

Ellen se rascó la cara mientras trataba de explicar, entonces un equipo similar a un altavoz montado en el techo empezó a emitir un ruido.

-(¡Por favor no lo haga, esto es demasiado peligroso! Qué tal si…) Al escuchar eso, Ellen frunció el ceño con sorpresa.

-¿Qué sucedió?

-(¡Ah…eso, él dijo que quiere entrar en la sala de aislamiento…!)

-¿Entrar aquí? ¿Quién es?

Ellen preguntó. La voz en el altavoz hizo una pausa antes de continuar.

-(Es, es el señor Westcott…)

-… ¿Ike? (NT: Es la forma en que Ellen se refiere a él. ).

Como en respuesta a Ellen, la voz de un hombre salió del altavoz.

-(…Sí, ¿puedes oírme, Ellen? Ellos no quieren escuchar mis palabras, ¿puedes ayudarme? Estoy desilusionado de nuestros propios empleados.)

-Todos están preocupados por ti. Por favor no andes jugando.

-(Ya veo. Puedes verlo de esa manera también. Pero esto es difícil. Un subordinado que me escucha y un subordinado que trabaja por mi bien, me pregunto cuál es mejor.)

-Como sea, yo pertenezco a los últimos.

-(No digas esas cosas, mi linda Ellen.)

Al escuchar a la voz del altavoz decir esas palabras, Ellen no pudo evitar suspirar con una sensación de impotencia nunca antes vista.

-…Está bien, déjenlo entrar.

-(¡Pero…! ¿Está bien?)

-Sí, incluso si el Espíritu intenta algo, todo está bajo control mientras yo esté aquí.

-(E-entendido… ¡por favor tenga cuidado…!)

Unos segundos después, el muro se agrietó como antes y se abrió una puerta allí.

—Y por ahí, entró un hombre.

Era un hombre alto y delgado. Sus características más distintivas eran su pelo plateado sencillo y sus ojos tan agudos que parecía que fueron grabados en su rostro con un cuchillo. Parecía tener alrededor de treinta y cinco años, pero tenía un aura peligrosa a su alrededor que ocultaba su verdadera edad.

-……

Cuando el hombre entró en la habitación, Tohka sintió una extraña inquietud.

No fue porque Ellen hubiera extendido su Territorio. Pero por alguna razón desconocida, en el momento que lo vio, Tohka sintió como si la temperatura hubiera descendido varios grados.

-¿¡Tú, tú, quién eres…!?

Tohka preguntó con voz temblorosa mirando al hombre. Al entender aparentemente lo que quería decir, el hombre le respondió.

-Es un honor conocerte, “Princess”. No…Yatogami Tohka.

Mientras decía eso, el hombre se movió lentamente hacia Tohka. Con cada paso que daba, crecía la sensación tortuosa que Tohka sentía.

-Soy Isaac Westcott de Industrias DEM. Mucho gusto.

El hombre…Westcott, utilizó un tono destinado para hablar con amigos. Pero Tohka siguió mirando a Westcott con hostilidad en sus ojos.

-… ¿Estoy siendo odiado?

-Si quieres ser querido, deberías pensar en un mejor método.

Al escuchar las palabras de Ellen, Westcott se encogió de hombros y dijo: “Tienes razón”.

Tohka suprimió las náuseas que subían desde su estómago y continuó mirando a Westcott.

-¡Tú, tú eres el responsable! ¿¡Cuál…cuál es tú objetivo…!?

Después de eso, Westcott miró a Tohka de nuevo y habló en voz baja.

-Mi objetivo…hm. Sí. Eso en realidad sería muy simple. Lo único que queremos son tus poderes de Espíritu.

Curvó sus labios y luego continuó.

-Con el fin de derrumbar las limitaciones de este mundo.

-¿Qué dijiste…?

No entendió las palabras de Westcott. Tohka frunció el ceño.

-Bastardo, ¿se han equivocado en algo? ¡Yo no tengo ese tipo de poderes!

-Sí, es cierto. La-Tú-Actual-No-Tiene-Esos-Poderes.

-¿La yo de…ahora?

Westcott extendió dramáticamente los brazos en respuesta a la sorprendida Tohka.

-La tú que reside actualmente en este mundo está viviendo demasiado tranquila. Por lo tanto, necesitamos ponerte a dormir primero. Sí…cuando estás flotando en el mar entre los mundos. No…para ser más precisos, la sensación que tienes antes de despertar.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

-¿Qué…estás diciendo…?

-Tú…

Westcott continuó sin apartar la mirada.

-¿Cómo es posible, que caigas completamente en la desesperación?

-¿Q-qué…?

-Odia este mundo, odia a los humanos. Que ni siquiera el Ángel más fuerte sea capaz de llenar el vacío en tu corazón. Solo puedes confiar en una ayuda externa más allá de la de un Ángel. ¿Cómo es posible que entres en ese estado? Al revisar los registros del AST, hubo un momento en que de hecho estuviste cerca de ese estado… ¿qué sucedió exactamente entonces?

Después de decir eso, Westcott se volvió hacia Ellen.

-…Oye, Ellen. ¿Tal vez sería más rápido si aumentamos la tortura física sobre ella? Empecemos con electrocución. Y entonces disminuir la concentración de oxígeno en la habitación y observar su reacción. Tal vez también podamos probar cambiar la presión del aire. Si eso fracasa, entonces arranquemos sus uñas, y sus dedos…ah, cierto, tal vez podamos arrancar sus dientes también. El dolor sentido por el sistema nervioso será insoportable para entonces.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

-Qué…

El rostro de Tohka se volvió azul y sintió un escalofrío recorrer su espalda.

Los métodos que Westcott sugirió eran suficientes para asustar a cualquiera. Pero en comparación con la indiferencia con la que los dijo, como si leyera un menú, su actitud fue suficiente para hacer que Tohka sintiera aún más miedo.

Como si no hubiera notado su reacción, Westcott siguió con gran interés.

-El cuerpo de un Espíritu es mucho más resistente que un humano…para tratar de alimentar su veneno. Ah, en ese caso, también deberíamos darle tranquilizantes. Y entonces, sí, qué sientes acerca de tu propia castidad. El dolor que sientas cuando destruyamos por completo cualquier dignidad que tengas como mujer. En el largo tiempo que has pasado en este mundo, ¿has tenido algún amigo o amante? Si matáramos a un ser querido delante de ti, ¿cómo te sentirías?

-……

Al oír las palabras de Westcott, la cara de Tohka tembló ligeramente. De inmediato…recordó la vez que Shidou fue asesinado por Origami.

Westcott asintió tranquilamente ante la reacción de Tohka.

-…Ellen.

-Sí. Supongo que la persona más cercana a ella sería Itsuka Shidou. Ella tuvo una reacción completamente diferente cuando mencionamos su nombre en comparación a cuando mencionamos otros.

-Ya veo. Muy bien, entonces seguiremos esperando.

-Entendido.

Westcott asintió mientras se disponía a salir de la habitación.

-¡Espera! ¿¡Bastardos, qué tratan de hacerle a Shidou!?

Tohka gritó a su espalda mientras trataba de ponerse de pie y atacarlo. Las esposas que restringían sus manos comenzaron a emitir un sonido extraño.

Sin embargo…Tohka rápidamente sintió una fuerza invisible por todo su cuerpo que la empujó hacia la silla.

-¡Ah, ugh…!

-Sé honesta conmigo.

La fría voz de Ellen resonó en sus oídos.

-Shi…dou…

Cuando murmuró el nombre de Shidou con una voz débil…Tohka perdió el conocimiento.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme