Dungeon ni Deai wo Motomeru no wa Machigatteiru Darou ka (NL)

Volumen 12

Capítulo 6: La Llama Sagrada del Héroe

Parte 6

 

 

–… ¡Bell… -sama!

Lili empujó hacia atrás la <Túnica de Goliat> que cubría el agujero, levanto su rostro hacia el pasaje y pronunció su nombre como lo había hecho antes.

- Gracias ( ◠‿◠) -

Podía verlo allí, más abajo en el pasaje que ahora estaba libre de monstruos y humeaba con el calor de innumerables Piedras Mágicas derretidas.

Un chico solitario, caminando a través de la reluciente neblina dejada por las llamas.

Para ella, esa figura caminando tranquilamente a través de los remolinos de chispas parecía increíblemente heroica.

Lili temblaba mientras lo observaba. Incluso Welf y los otros que levantaron sus rostros jadearon.

Lili quería saltar desde el agujero y lanzarse hacia él. Quería abrazarlo, sollozar e inundarlo con un caótico lío de disculpas y gratitud.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Pero la llama del guerrero todavía ardía en sus ojos.




Miraba hacia el frente, con todo su cuerpo ardiendo con indignación y determinación de matar a su poderoso enemigo.

En ese caso, había una cosa que Lili podía hacer. Salió del agujero, sacó un vial de cristal de la bolsa que tenía en su cadera y se lo entregó bruscamente.

–¡Bell-sama!

— —Gracias.

Eso fue todo lo que dijo después de tomar la Poción Dual Superior, una de las nuevas pociones de Naaza, de su mano. Pero fue suficiente.

Aisha salió de su túnel, paso por delante del agujero donde Mikoto y los demás estaban apilados uno encima del otro, y le sonrió a la espalda de Bell.

–… ¡Bell Cranel! ¡Acaba con esa cosa antes de que todos caigamos muertos!

Dijo ella.

–¡Lo siento, Bell, pero contamos contigo!

Agregó Welf, con una triste sonrisa en su rostro mientras salía del cráter.

Bell no se giró hacia ellos, respondiendo solo levantando una mano.

Bebió las últimas gotas de la Poción Dual Superior, se limpió la comisura de la boca con el brazo y caminó hacia el agujero en la pared del Calabozo.

***

 

 

Él estaba loco de ira.

¿Que era esto?

¿Qué acababa de pasar?

Debería haber sido la caza perfecta. Después de terminar con la hembra marrón, mataría a los otros humanos y luego comería sus Piedras Mágicas. Pero—

 

¿¡Por qué está vivo ese humano!?

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

¡Pensé que caíste por la catarata!

¿Por qué no moriste?

¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

 

Esta era la primera vez que algo así sucedía.

No había manera de que pudiera permitir algo como esto.

Era inaceptable que existiera un humano que no siguiera sus expectativas como cazador.

Solo eran presas, solo comida. Nada más.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Furia y odio se alzaban como humo de su cuerpo.

La tela azul que rozaba su piel se tensó y crujió por su uso excesivo.

Rechino sus colmillos y se levantó.

–¡UOOOO…!

Si vienes, entonces ven. He comido suficientes Piedras Mágicas.

Era diferente de lo que había sido poco antes. Su poder había crecido a alturas increíbles. Sería fácil torcer y aplastar el brazo delgado de ese humano.

El fuego ya no podía afectarlo. Tal vez debería arrastrar al humano de nuevo bajo el agua.

El Calabozo era su madre. Dentro del vientre de su madre, podría ganar una fuerza infinita. Pero los humanos no tenían trucos para ganar fuerza. Esta vez, detendría el aliento de su presa desde el origen.

Con sus ojos brillando con el deseo de matar, miró al chico que apareció desde más allá del agujero.

***

 

 

Bell estaba parado en el borde del agujero que había abierto con el <Firebolt>, mirando la escena que tenía delante.

Era una habitación tranquila y acuosa. El agua cubría más de la mitad del gran espacio, y en el centro había una masa de cristal de cincuenta metros de diámetro. Parecía una isla flotando en un gran lago. No veía a ningún monstruo. Ninguno, es decir, excepto por la Especie Mejorada que estaba en el centro de la isla, mirándolo con una mirada llena de intento asesino

Bell saltó desde el borde y saltó a través del lago, utilizando los cristales que sobresalían de la superficie del agua como escalones, hasta que llegó a la isla donde el monstruo esperaba. Nada se interponía entre ellos ahora. En el plano y brillante suelo azul, bajo la luz de los cristales blancos que cubrían el techo, Bell y la Especie Mejorada se enfrentaron.

–¡¡GRRRRRR…!!

Los ojos de Bell se encontraron con los de su oponente mientras dejaba escapar un profundo gruñido. Era un poco más grande ahora. Parado ante el grotesco gigante, la emoción que el Aventurero sentía en su corazón casi definitivamente era rabia. Este monstruo había herido a sus amigos y había matado a muchos de sus compañeros Aventureros. Había atormentado cruelmente a los Elfos. Bell no era el tipo de tonto que podía permanecer parado en silencio mientras esta criatura sádica y calculadamente arrasaba a traves del Calabozo para satisfacer su propia codicia.

Pero también sabía que, desde la perspectiva del monstruo, su rabia era absurda. Heridas e incluso la vida misma eran el precio de la aventura. Todo era hecho bajo el propio riesgo del Aventurero. Era un error ver esta batalla como una venganza por el brazo de Luvis. Bell y su grupo eran intrusos que pisoteaban destructivamente el Calabozo. Eran los invasores.

Bell entendió esto, y miró al enemigo ante él a través de los ojos de un Aventurero. Obedecería las leyes del Calabozo—y mataría al monstruo que ahora enfrentaba.

–…

–HAA…

Bell en silencio desenvaino sus Dagas.

El monstruo de ojos rojos exhaló un aliento asesino.

Un instante después, sus cuerpos temblaron y patearon el suelo.

Bell y la Especie Mejorada cargaron hacia el otro, rompiendo el silencio de la habitación y transformando la pequeña isla en un anillo de combate.

–¡Agh!

–¡¡OOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!

El monstruo tuvo la ventaja en su primera colisión. Su poder había crecido más allá de lo que Bell esperaba, y su brazo envió el empuje de su Daga volando hacia atrás. Para evitar la persecución del monstruo, rodó por el suelo y pateó su flanco.

El Musgo Gigante se lanzó hacia él otra vez, sus dientes se mostraban precisamente como si estuviera sonriendo. Bell se defendió.

***

 

 

–¡Aquí van…!

Al oír los gritos de batalla, Lili y los demás corrieron hacia el agujero en la pared.

Welf jadeo, Ouka cargaba a Chigusa en sus brazos, Mikoto apoyaba a Haruhime con su hombro y Aisha estaba parada con las enredaderas parasitarias alrededor de su cuerpo. Incluso Luvis, Dormul y los otros Enanos y Elfos se forzaron a sí mismos a traves de su dolor y se reunieron en el agujero para ver cómo comenzaba la lucha.

–¡Hey chicos! ¿Van a pararse allí y no van ayudar?

Daphne jadeó mientras corría para alcanzar a los demás observando la feroz batalla. Su opinión, expresada con extrema franqueza, era que, en la situación actual, juntos podrían darle una buena paliza al monstruo.

–Mala idea. Si esas semillas te golpean y te implantan enredaderas, solo serás una carga para Bell Cranel

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

Aisha respondió. Daphne se estremeció por un momento al ver a la Amazona abrazando la mitad de su cuerpo cubierto de enredaderas, pero luego renovó su argumento.

–¡P-Pero… podemos usar flechas, y tal vez podríamos obtener otro <Impulso de Nivel>! ¡<Pies de Conejo> no debería tener que enfrentarse a ese monstruo completamente solo…!

Casandra la interrumpió, señalando hacia la habitación.

–D-Daph… mira…

Daphne miró con recelo hacia la batalla.

–¡¡OOOOOOAAA!!

–… ¡…!

Bell había conseguido que su Daga pasara más allá del brazo del monstruo y ahora estaba cortando su cuerpo implacablemente. Aprovechando su pequeño tamaño comparado con el de su oponente, saltaba de su lado izquierdo a su lado derecho, luego se inclinaba casi hacia el suelo y se deslizaba hacia su lado posterior. Estaba desatando una serie de ataques en rango cercano—no era tanto golpear y correr sino más bien atacar impetuosamente, esquivar y repetir.

Las relucientes cuchillas de color azul purpureo y blanco golpeaban contra el monstruo, cortando su armadura de madera y su carne de musgo.

–¿¡Q-Que ese monstruo no se había vuelto más fuerte al comer Piedras Mágicas!?

Daphne espetó.

–Creo que sí. Pero más que eso…

Aisha entrecerró los ojos.

–… ¿Bell Cranel no se está moviendo más rápido que la última vez que lo vimos?

Ouka dijo desde su lado, bajando la voz con terror. En sus brazos, Chigusa abrió un poco los ojos sorprendida.

Solo Mikoto, parada junto al grupo, estallo en sudor frío.

De ninguna manera…

Había algo familiar en la sensacion que se apoderaba de ella mientras notaba la diferencia entre el Bell de ahora y el Bell que estuvo con el equipo la última vez.

No era que se estuviera moviendo más rápido. Era que sus movimientos ahora tenían mucha más vitalidad en ellos.

Algo así como cuando Haruhime-dono nos da los <Impulsos de nivel>…

Mikoto se aclaró la garganta, consciente del peso de la Renart en su hombro.

Cuando Mikoto recibía <Impulsos de Nivel>, a menudo sentía que su cuerpo estaba fuera de control. Su mente no era capaz de mantenerse al día con el repentino aumento de poder que emanaba de su cuerpo físico.

¿Qué pasaría si Bell hubiera estado en la misma situación antes de separarse del grupo?

¿Y si su mente y su cuerpo no estaban sincronizados en ese momento?

Eso sucedía cuando los cambios físicos drásticos que ocurrían cuando se obtenía un <Aumento de Nivel> superaban las sensaciones producidas por la mente.

Un escalofrío recorrió la espalda de Mikoto.

Gracias (๑˃̵ᴗ˂̵)و

Así que todo este tiempo, Bell-dono había estado—

Probablemente, los Aventureros de Primera Clase podían sincronizar su mente y su cuerpo después de una gran batalla. Pero Bell todavía era inmaduro—y lo más importante, su tasa de crecimiento era increíblemente rápida. Incluso más que la de una persona común, su mente no podía seguir el ritmo de su cuerpo.

¿Pero qué pasaría si su experiencia en los Pisos Inferiores finalmente se había ocupado del problema?

Los ojos violetas de Mikoto se agrandaron mientras observaba al chico lanzar a su oponente de un lado a otro entre sus Dagas. Recordó algo que Takemikazuchi le había dicho cuando la estaba entrenando antes de la expedición.

¿Estabas luchando con tu cuerpo y tu mente fuera de sincronía?

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme